viernes, 10 de febrero de 2012

Solo Peleo Para Ti One Shot (Meg x Joe) Bakuretsu Tenshi

Hola Mis Amadísimos Seguidores y Seguidoras, este día voy a dejarles un fanfic de un anime que me gusto mucho se llama Bakuretsu Tenshi; ufffff, tiene un buen rato que lo vi, más de 5 años pero esta genial, se los recomiendo ampliamente!!!! Esas Dos Chicas Joe y Meg son lo máximo!!! Espero que les guste!!!

Este Fic se lo dedico en especial a mi amiga Raquel Gili, gracias amiga, eres un encanto, te mando mil besos y a mi amiga Jenniferyma, espero que estes un poco más libre de tiempo amiga, te recuerdo con cariño.

Y pues empezamos!!!! Para los que no han visto Bakuretsu Tenshi les dejo este video que encontre en Youtube, esta lindo.



Solo Peleo Para Ti.


Autora: Sheila Segovia Silva.


- Esta vez tuvimos suerte – Sei miró a Meg con enfado – la próxima vez quizá Joe pueda morir, piensa en eso antes de actuar tan imprudentemente.

- Jo…e – musitó Meg bajando la mirada – ¿estará bien?

- Eso parece – le respondió Sei mirando el monitor de su computadora – aunque sus heridas son de considerable importancia.

- Lo… lo lamento – Meg apretó sus manos con fuerza formando puños, sin poder evitarlo sus lagrimas escaparon de sus ojos deslizándose silenciosas a través de sus mejillas.

- Lo importante es que ambas están bien, no sabemos cuándo será nuestro próximo trabajo, así que procura estar lista .

- Sí – respondió Meg – me retiro – dijo al tiempo que le daba la espalda y salía de la habitación, Meg se encerró todo el día en su habitación, se negó a comer y mucho menos a visitar a Joe, se sentía sumamente culpable por haber actuado tan imprudentemente – Joe… - musitó – lo siento… lo… siento tanto… perdóname… - sus recuerdos la llevaron de regreso al instante en que Joe la cubrió con su propio cuerpo recibiendo de lleno las balas que iban destinadas para ella – siempre estas cuidando de mí ¿verdad?- una amarga sonrisa se dibujo en su rostro – ¿y yo?, ¿cuándo te protegeré a ti?

Paso una semana entera para que Joe se recuperara casi por completo. Kyohei preparó la comida mientras Amy sentada a la mesa miraba a ratos el televisor y unos más a Meg quién miraba el techo del vehículo con la mirada perdida.

- Hey, Meg ¿es qué te vas a pasar toda la vida con esa actitud? – preguntó Amy mostrándose molesta – Joe ya casi esta bien, ¿vas a seguir evitándola?, ayer me preguntó por ti… yo no entiendo ¿cómo puede ser la persona más importante para ti y aun así la dejas sola en estos momentos?

- ¿Dejarla… sola? – preguntó casi autómata.

- Sí, te salva la vida y ni siquiera se lo has ido a agradecer… encima no comes y te ves decaída… ¿crees acaso que Joe te salvó para que te dejes morir así?

- ¿Dejarme… morir? – volvió a preguntar de la misma forma.

- Como sea no me importa – torció la boca y giro el rostro a un lado – pero Joe quiere verte, cada vez que la puerta de su habitación se abre y me ve a mi su rostro se torna más serio de lo normal… diría que inclusive se ve triste y desconcertada, por eso será hoy Kyohei quién le llevará la comida, ya me cansé de ser yo quién le mire triste todo el tiempo.

- ¿Mirarla… triste? – dijo con la voz apagada.

- ¡Hey, Meg!, ¡estas escuchando lo que digo?, ¡o solo estás burlándote de mí? – le gritó al tiempo que hacia aspavientos con las manos – ¿eh? – dijo sorprendida al ver que Meg se levantaba con una expresión tan seria y tan molesta que por un momento sintió que se había metido en un lío por haber hablado de más.

- Aquí esta la comida, perdón por la demora – Kyohei sonrió y dejó los platos sobre la mesa – le llevaré a Joe la comida – dijo – con permiso.

- Espera – dijo Meg mirándolo seriamente – yo lo haré.

- ¿Eh?... ¿tú? – preguntó con un claro signo de interrogación en el rostro.

- Sí, yo la llevaré – prácticamente se la arrebato de la manos.

Momentos después Joe escuchó los leves golpeteos tras la metálica puerta.

- Adelante – dijo sin ganas.

- Joe… ¿puedo pasar?

- ¿Eh? – Joe abrió enormemente los ojos y miró hacia la puerta, Meg miraba el plato de sopa esperando la autorización de Joe para entrar – Meg – susurró – pa… pasa.

La puerta se cerró tras ella y con paso lento se acercó a la cama, dejo el plato sobre las piernas de Joe que yacía sentada en su cama con la sábana cubriéndole hasta la cintura, Meg se sentó a un lado de ella sin atreverse a mirarla a los ojos.

- ¿Cómo estas? – se animó a preguntar mientras miraba el humeante plato de sopa.

- Bien – respondió Joe mirando el contenido de su plato.

- ¿Te sientes mejor?

- Sí… no, no ha sido nada.

- ¿Cómo puedes decir eso? – preguntó Meg al tiempo que apretaba las manos formando puños – si por mi culpa… por… por mi culpa – su rostro se contrajo de coraje y de dolor, sus lagrimas se deslizaron por sus mejillas – por mi culpa… casí pierdes la vida.

- Meg – Joe estiró su mano para tocarla pero se detuvo al ver que Meg bajaba la cabeza y se soltaba a llorar con más fuerza.

- Soy… - dijo Meg tratando de limpiar sus lagrimas con sus manos – soy un estorbo ¿cierto? – se mordió el labio inferior con fuerza – solo te estoy molestando con mis estupideces y haciendo que te pongas en peligro siempre… perdóname Joe… por favor… perdóname… lo mejor para ti sería que no estuviera más a tu lado.

- Te equivocas – dijo Joe – sin ti – bajo la mirada – hace tiempo que me habrían matado.

- ¿Eh? – Meg le miró sorprendida.

- Si… peleo… - levantó la mirada viendo el techo del vehículo – es para protegerte… yo peleo solo por ti – sonrió suavemente.

- Joe – Meg le miró con el rostro cubierto de llanto - ¡Joe! – se abalanzó hacia ella tirando al suelo el plato de sopa.

Meg la abrazó y se soltó a llorar sobre su pecho.

- Joe… - murmuró – Joe… yo… sin ti… yo… no… yo no… en verdad… Joe… - Meg levantó el rostro y se abrazó al cuello de la chica quien le miró con ternura, sin decir ni una palabra se aferró a su boca, Joe quedó sorprendida, con los ojos muy abiertos, mientras Meg imprimía en esa caricia todo el amor que sentía por ella, las lagrimas resbalaban por sus ojos y su corazón latía con fuerza, tras unos momentos se separó de su boca llevando con ella un fino hilo de saliva, bajo la mirada, sus mejillas se incendiaron en un profundo carmín y su rostro tomó un gesto de resignación – Lo… lo siento – murmuró al tiempo que limpiaba sus lagrimas con el envés de la mano, recargó su frente contra el pecho de Joe y sonrió amargamente – esto… yo… creo que… no te gusto ¿verdad? – sonrió con amargura y su rostro se entristeció – te he besado y no has sentido nada ¿cierto? – dijo con un dejo de tristeza.

- Eso… eso no es verdad – le respondió Joe tomándola por los hombros haciendo que la mirara a los ojos – siempre creí que sería yo la que tendría el valor de hacerlo – dijo sonrojándose levemente – sin embargo, no sabía como hacerlo… y…

- Joe… - Meg posó su dedo sobre los labios de Joe, los acarició y volvió a besarla profunda e intensamente.

- “¿Qué es esta sensación tan cálida en mi pecho?” – sé preguntó Joe mientras abrazaba y correspondía al beso de su eterna compañera.

- Joe – susurró Meg en sus labios, separándose poco a poco de ella – en este trabajo no sabemos si viviremos para ver el día siguiente, los enemigos cada vez son más fuertes… Joe – le miró fijamente a los ojos con una ternura inusitada – por eso… yo… - se sonrojo visiblemente – quiero que… - se quedó un momento en silencio mientras se reflejaba en los ojos de la mujer que tanto amaba, tras unos instantes, sin decir ni una sola palabra subió a la cama y retiró la sábana que cubría el cuerpo de su compañera, se recostó sobre su cuerpo, le acarició las mejillas con sus manos y le miró con suma ternura.

- Meg… - susurró Joe sintiendo el corazón latirle a mil por hora.

- De esta forma – dijo Meg – no importa que suceda ¿no es así Joe?, de esta menera… así – dijo acercándose lentamente a sus labios – tu y yo… seremos por siempre, una sola ¿verdad? – sus labios se unieron, Meg le besó muy lentamente, tomando todo el tiempo del mundo para recorrer el dulce interior de esa boca con la que tantas y tantas noches había soñado, una cálida sensación le llenó el corazón al sentir las manos de Joe hacer presión sobre su espalda para hacer el beso más profundo e intenso, entre más profundizaban el beso más unidas se sentían la una a la otra, sus manos se encargaron de dejarse mutuamente sin ropa, un fino puente de saliva se formo entre sus bocas al separarse, Joe la tomó por la cintura y dando la vuelta la dejo debajo de ella, se deslizó con soltura por su cuello incitando en cada roce y caricia que la respiración de su Pelirroja compañera se profundizara, al escucharla Joe ansió poder ser capaz de arrancarle de sus labios profundos suspiros, se sintió motivada para llevarla a una culminación que equivaldría a ganar el paraíso en la tierra; deslizó sus labios a lo ancho de los hombros de Meg, cubriendo los perfectos pechos de su compañera con sus manos, la suavidad que sintió en las palmas la llevó a acariciarlos suavemente provocando en Meg, suaves gemidos que provocaron en Joe una excitación mayor, Meg pronunció su nombre una y otra vez como si se tratara de un rezo, un rezo infinito, que se elevaba a un cielo que solo les pertenecía a ellas dos, Joe descendió hasta sus pechos y los cubrió de caricias y de besos, dejándolos sensibles y húmedos.

- ¡Aaaah! Joe – musitó con excitación – yo… – le tomó la mano entre la suya llevándola a sus labios y le besó dulcemente – Te Amo – expresó con ternura y guió la mano de la chica de ojos rubíes hasta posarla en su entrepierna.

- ¡Aaaaahh! Meg – Joe le miró a los ojos y un tenue rubor cubrió su rostro al ver el angelical rostro de Meg cuyas mejillas poseían un maravilloso arrebol.

- Joe – susurró asiéndola con su mano libre y atrayéndola hacia sí – esta es mi ofrenda para ti, te entrego mi corazón, mis pensamientos, mi vida, mis sueños y el entero de mi cuerpo… Joe… después de ti no habrá nadie… después de ti nadie, definitivamente nadie obtendrá absolutamente nada de mí.

- Meg…hummmmm – la chica pelirroja no le dejo decir ni una palabra, selló sus labios con un beso y Joe recorrió con sus dedos cada pliegue, cada rincón, de ese paraíso jamás tocado por nadie, Meg se abrazó con fuerza a la espalda de Joe al sentirla por primera vez dentro de su ser, la besó con profundidad mientras sus lágrimas se deslizaban por sus mejillas, Joe al sentirla llorar se separó de ella y le miró con preocupación.

- Meg, ¿Te he lastimado? - preguntó con aprensión.

- No –dijo y negó con la cabeza – no es eso… es la felicidad que me embarga de tal forma que… me hace llorar porque nunca en toda mi vida he sido más feliz… Joe, tu eres mi completa y absoluta felicidad… Te Amo Joe, Te Amo.

- Meg – Joe le miró con emoción y ternura – Te Amo Meg, yo, yo, te protegeré, te protegeré, no dejaré nunca que te suceda nada – dijo con un gesto de dolor – no permitiré que nadie te lastime, yo peleo por ti, únicamente por ti, mi vida es para defenderte, para cuidar de ti, no importa que suceda nunca conseguirán lastimarte porque no lo permitiré, nunca, nunca Meg – la chica pelirroja le sonrió y la atrajo nuevamente hacia si, le besó una vez más, deslizó su mano lentamente hasta posarla en la entrepierna de su joven amante, Joe le miró ligeramente sorprendida.

- Quiero llegar contigo – le respondió Meg a esa pregunta que se formo en los rubíes ojos de su compañera – quiero ser una contigo.

- Meg – Joe asintió, entrecerraron los ojos y se besaron nuevamente, se acariciaron mutuamente, el calor de sus cuerpos se hizo uno, la suavidad de sus pieles se conjugó en una sola, sus manos empapadas en deseo líquido y sus besos haciéndose cada vez más profundos y largos anunciaba que estaban por llegar al clímax, ambas se liberaron en un grito unísono, su nombres elevados en el aire entremezclados con un Te Amo mutuo, sus cuerpos se rindieron, se abrazaron mutuamente mientras trataban de recuperar el aliento, sus cuerpos cubiertos por miles de gotitas de sudor que se deslizaban a cada tanto por su piel, sus corazones latiendo como si fuera uno solo y sus manos entrelazadas, unidas en una eterna promesa, sus sonrientes rostros se encontraron, sus ojos se miraron fijamente, no había duda en ellos, no había temor de ningún tipo, solo un infinito amor, un genuino e incondicional amor que quedaría grabado con fuego en sus corazones para siempre.

- Muy bien ustedes dos – la voz de Sei les hizo incorporarse de inmediato - si ya terminaron ahí adentro será mejor que se alisten tenemos trabajo que hacer.

- Aahhh, s… sí, sí, en… en seguida vamos – gritó Meg con el rostro completamente tinto en rojo.

- ¿Crees que? – preguntó Joe sintiendo las mejillas arderle con fuerza.

- No – dijo con el rostro cubierto en carmín – tenemos, tenemos trabajo que hacer – dijo con tono imperativo.

- Entendido – asintió Joe mientras se vestía.

- Joe – la voz de Meg le distrajo, se acercó a ella y Joe quedó ligeramente desconcertada al ver el gesto duro con el que Meg le miraba.

- Joe…

- Di… dime

- Más te vale nunca hacer nada como esto con nadie más que no sea yo ¿quedo claro? – la sujetó con fuerza de su chamarra con ambas manos atrayéndola hacia sí, Joe le miró y solo asintió con la cabeza.

- Bien – sonrió Meg al tiempo que la soltaba – tenemos una misión que cumplir – se guardo sus armas y antes de salir de la habitación besó a Joe en los labios – pase lo que pase no mueras – le pidió.

- No lo haré – Joe sonrió y se enfundo sus armas.

- Bien – dijo Meg con su carateristica sonrisa – entonces ¡vamos!

Salieron a toda prisa de la habitación, una nueva aventura les esperaba, nuevos riesgos que correr, pero ahora ya no importaba nada, porque pasara lo que pasara, siempre serían una sola alma, siempre serían un solo ser.

FIN

10 comentarios:

  1. Bakuretsu, salvaje, me encantó, es bueno que nos regales lo que el anime no nos pudo dar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja Síiiiii es que el final fue tan inesperado y triste T_T pero es uno de los mejores animes de acción que he visto sin duda.

      Eliminar
  2. Ahh, Burts Angel...!! excelente anime!! una de la 1eras recomendaciones que recibi cuando apenas entraba al mundo del anime...desde luego son siempre candidatas ideales meg y joe para recibir atenciones de una excelente escritora. Es genial leer un fic dedicado a ellas. La ternura de Meg es irresistible...las excentricidades de Joe, son irresistibles tamb...(lo admito me gustan extrañas sexys y psicopatas...jajaja)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja que cool ¿sexys y psicopatas? mmmmmm no pues Sharon Stone es definitivamente tu tipo entonces jajajajajaja, nah broma amiga, pero si que interesante eso de que con Bakuretsu tenshi entraste al anime, yo entre al mundo del anime con F3 jaaaaaaaaaaajajajajaja ni sabía que se podía hacer por....cof...no, cof, cof, ejem, con animaciones jajajajajaja ya después me pasaron un manga en formato español de Video Girl Ai y posteriormente el anime de Proyect A-Ko. Y bueno la verdad es que adore a Meg y a Joe cuando vi este anime por primera vez.

      Eliminar
    2. No nop...entre al anime como fanatica otaku friki con mai hime (por accidente) y maria sama ga miteru, para ser exacta...en cuanto a sharon ston...tiene los componente ideales...pero sexys y psicho shizuru, chikane...1313 ...jajaj no se que es F3 pero tus cof cof suenan interesantes como para averiguar...jajaja

      Eliminar
    3. AHHHHHHHH F3!! ya se...la vi el año pasado...jajaja...si bueno soy un poco leeenta...(eso explica los cof cof cof....etc)

      Eliminar
    4. jajajajajaja muy buen anime shei, yo entré al mundo yuri x mi novia jajaja broma, pues entré con Kanazuki no miko, strawberry panic y bueno, la muy reconosible Mai hime xD jajajaja **y multiples semi-org...con ranma 1/2 version chica cof cof** U///U ...................no conozco muchas series de anime independientemente si son yuri o no, pero de que me encanta, ME ENCANTA!! XDD

      Eliminar
  3. Sí, ya sabes lo que dicen hay que tener cuidado cuando te hipnotizan no vaya a ser la de malas que bueno jajajajajajajajajajajaja se acabe haciendo el oso en x lugar jajajajajaja

    ResponderEliminar
  4. Creo que todos/as quedamos colgados/as con la relacion de meg y joe en el anime ajajaa gracias por compartir esta historia

    ResponderEliminar
  5. Creo que todos/as quedamos colgados/as con la relacion de meg y joe en el anime ajajaa gracias por compartir esta historia

    ResponderEliminar