lunes, 14 de febrero de 2011

De San Valentin y Encuentros One Shot

De San Valentín y Encuentros.

autora: Sheila Segovia S.

San Valentín… que fecha más triste… una vez más despierto sola de nuevo en mi cama… ¿iré a trabajar hoy?... desearía no hacerlo, todos estarán platicando de sus planes para esta noche y yo tendré que sonreír y fingir que lo pasaré muy bien con mi “novio”… es tan fastidioso tener que hacerme pasar por algo que no soy pero sacar a relucir mis verdaderas preferencias no ayudaría en nada todos ahí son tan prejuiciosos… para muestra bastó Isaac cuando se supo que era Gay la presión fue tal que terminó por renunciar – me levanto de malagana y me dirijo al baño – en verdad no quisiera terminar igual que él, además a nadie le importa si prefiero tener el cuerpo de una mujer a mi lado en vez del de un hombre… el agua esta excelente, sin embargo me siento tan tensa… ¿por qué todas mis relaciones fracasan?, ¿soy yo?... ¿son ellas?... ¿es que hago algo mal?... mi relación más duradera ha sido de un año – sonrío con tristeza al recordarla – pensé que sería para siempre… pero creo que… hice planes demasiado rápido… un día al volver del trabajo ella ya se había ido… “Necesito ver más” tres palabras me dejo escritas en esa pequeña nota y nada más. Quizá debería de probar con un hombre – cierro las llaves del agua – son más simples… sin embargo pensar amanecer con uno a mi lado me hace sentir escalofríos.

Las 7:30 am, marca mi reloj, ya no hay tiempo para desayunar, me vestiré rápido y saldré… un día más, este es solo un día más… y eso es todo…

****

Lo dicho, todo mundo esta sonriente, platicando acerca de sus planes y lo mucho que quieren a sus parejas, Adán me mira desde su cubículo y me sonríe, su amarillenta dentadura no termina nunca de darme asco, pero le sonrío de igual manera, aún recuerdo la primera vez que se acerco a mí y me pidió salir con él, su fétido aliento me causo tal nausea que desde entonces mantengo una considerable distancia cuando platico con él.

- Ximena – la voz de Ismael mi jefe me distrajo – quiero presentarte a Eliza va a trabajar con nosotros quisiera que la pusieras al corriente con las actividades de la oficina.

- Será un placer – le digo mientras miro los marrones ojos de la chica y la forma como se tensa cuando Andrés le pone la mano sobre el hombro.

- Ahí lo tienes Eliza ella te enseñara todo lo que necesites aprender, no olvides pasar a mi oficina antes de irte.

- Sí – le responde algo tímida sin mirarle a la cara.

- Bueno – le digo cuando Ismael se ha marchado – es un placer conocerte – le extendí la mano y ella me la apretó suavemente, no sé si fue mi imaginación o en verdad sus manos eran demasiado suaves como si fueran de algodón.

- Igualmente – me dijo y sus ojos se posaron brevemente en los míos para después volver la vista a un lado.

- “Que chica más tímida” – pensé mientras suspiraba – bueno – le dije – me imagino que también eres dibujante.

- Sí lo soy – me dijo con una hermosa sonrisa que ilumino su perfecto rostro de niña, su corto y negro cabello que apenas si rozaba su cuello se agito suavemente - ¿quieres ver algo de mi trabajo? – me preguntó mientras apretaba el cuaderno de dibujo contra su pecho.

- Será después por el momento te asignaré una mesa de trabajo – le dije mientras terminaba de dejar mis cosas en mi cubículo – como sabrás nos dedicamos a crear diseños para distintos productos, desde vasos hasta imágenes para libros, se te asignaran varios proyectos según tus habilidades, ¿has trabajado antes? – le pregunté al ver su mocedad en el rostro.

- No – me dijo con la voz un poco apagada – apenas he terminado mis estudios.

- ¿En serio?, no imagino como Ismael pudo contratar a alguien sin experiencia regularmente no suele hacer eso – no me dijo nada solo volvió el rostro a un lado y pude apreciar su gesto de dolor y arrepentimiento.

Le asigné el lugar de Frida, mi única amiga dentro de la oficina quien renunció y se fue sin decir una palabra, le había marcado varias veces a su casa y celular pero simplemente no me contestaba, una vez la vi en el supermercado pero ella paso de largo e ignoró mi saludo, siempre fue un poco extraña pero con esas actitudes sobrepasaba ese concepto. Ismael me mando a llamar a su oficina y me pidió que le diera a Eliza el proyecto Condor House, no puedo negar que me quede sorprendida el proyecto Condor House no era cualquier cosa, era un proyecto muy importante y no entendí como es que la chica nueva haría los diseños en vez de alguno de nosotros que teníamos muchísima más experiencia, aún cuando le pedí una explicación este simplemente sonrió y me dijo que el jefe era él y que confiaba plenamente en la nueva adquisición. Yo solo esperaba que no fuera esta chica un fiasco de otra forma nuestros sueldos en serio sufrirían un revés. Le entregué el proyecto a Eliza e inmediatamente se puso manos a la obra, bueno al menos era diligente la chiquilla, aunque eso no sería suficiente.

- ¿Quieres ir a comer conmigo? – la voz de Adán termino de tensarme.

- No, tengo mucho trabajo – le dije mientras le miraba de reojo.

- Algún día saldrás conmigo – me dijo en tono socarron mientras me guiñaba un ojo.

- “Cuando los pingüinos vuelen” – pensé mientras terminaba de dibujar precisamente un pingüino que se usaría como logotipo de una marca de ropa. Elevé la mirada y pude observar a la nueva concentrada sobre la mesa de dibujo su rostro estaba completamente serio, se notaba verdaderamente concentrada en lo que estaba haciendo, era una chica muy guapa, su tez blanca contrastaba con su negro cabello y sus labios naturalmente rojos le daban ese toque de vida a su rostro de niña no tenía más de 24 años eso era seguro, su esbelto y compacto cuerpo radiaba una sensualidad natural que estoy segura volvía a hacia ella muchas miradas; que pena, seguramente tendría novio vaya desperdicio.

- Guapa la chica nueva ¿verdad? – la voz de Claudia me hizo volver el rostro.

- ¿Crees? – le pregunté fingiendo no darle gran importancia a su comentario.

- Hay que admitirlo mira a todos no le han quitado la vista de encima desde que llegó.

- Incluido tu novio – le dije mientras miraba a Sergio quien literalmente babeaba contemplando a Eliza.

- Ese hijo de… - Claudia se dirigió a la mesa de Sergio mientras yo me reía internamente… hombres todos son iguales, nada más viendo donde esparcir la semilla – levanté la vista y esta vez fueron sus marrones ojos los que me sorprendieron, sentí las mejillas sonrojárseme y ella desvió la mirada a un lado lo mismo que yo...

Vaya día, todos nos fuimos y la única que seguía trabajando era Eliza… esa sería otra aburrida y solitaria noche de San Valentín para mí.

****

Han pasado 6 meses desde que ella está trabajando con nosotros y cada día que pasa menos puedo apartar mis ojos de ella, no sé qué es ese raro encanto que tiene, ¿será ese halo de inocencia que le rodea lo que me hace sentí atraída hacia ella?... no sé qué es lo que es pero desde hace días en lo único en lo que pienso es en ella, día y noche esta constante en mis pensamientos, y… estoy casi segura que no le soy del todo indiferente pues varias veces le he visto mirándome a escondidas, así que… creo… pienso… en realidad… realmente espero que no solo sean suposiciones mías.

Esta tarde la he invitado a comer, me he enterado que su mamá está enferma, cáncer en etapa terminal no le dan más de dos meses más de vida, he tratado de consolarle pero las palabras simplemente no se me dan bien… sin embargo ella ha entendido lo que le he querido decir, me ha puesto la mano encima de la mía y me ha sonreído, tiene una sonrisa de ensueño y el candor en sus voz es como una dulce melodía; en verdad esta chica esta interesándome como ninguna otra en la vida. Como siempre se ha quedado a trabajar hasta tarde esta noche también, ahora entiendo porque lo hace, necesita cada centavo que gana para poder pagar el hospital… quisiera hacer algo más por ella.

Los días siguieron su curso normal hasta que el triste día aconteció su madre murió, le ayude con los preparativos del funeral, solo eran ellas dos, nadie más… estaba desolada pero aún así se mantenía fuerte… un hombre Gonzalo estuvo a su lado todo el tiempo, un chico atractivo… sentí el golpe de los celos avasallarme internamente… que suerte tenía ese tipo… Eliza era una mujer admirable y él podía estar a su lado consolándole, apoyándole… pero yo tenía que ser solo su amiga… no era justo. Esa noche paso lo impensable.

- ¿Estarás bien? – le pregunto Gonzalo mientras le tomaba el rostro con ambas manos.

- Lo estaré – le dijo – Ximena se quedará conmigo un rato más – le sonrió y le depositó un delicado beso en los labios y sentí como el estomago se me contraía de celos. Él salió y nos quedamos en su pequeño departamento, era tan modesto.

- ¿Deseas tomar algo? – me preguntó mientras tomaba un vaso y se servía un poco de brandy.

- Tomaré lo mismo que tu – le dije mientras le miraba, sus ojos tristes me miraron por un momento, se notaba cansada y abrumada por todo lo acontecido, se acercó a mí y me dio el vaso, nos sentamos en el sofá y entonces ella recargo su rostro contra mi hombro y comenzó a llorar. Acaricié su negra cabellera y le hable dulcemente, diciéndole que había hecho un gran trabajo, que había sido una buena hija, la abrace a mi pecho y le deje llorar… ella en verdad necesitaba liberar todo su dolor. Se durmió entre mis brazos, despertó cerca de las 3 de la mañana, ella me miró ligeramente extrañada, me acarició el rostro y sin decirme nada me besó… cuando quise ir más allá del beso ella se aparto bruscamente de mi… y me sentí avergonzada, me disculpe con ella y salí; cuando llegue a casa me sentí estúpida, ridícula, ¿cómo podría verla ahora a la cara?

****

Eliza no volvió al trabajo… me sentía culpable, pensé que se había asustado por mi proceder… pasaron dos largos meses antes de que pudiera encontrarla, estaba trabajando de mesera en un pequeño café. Al principio solo iba a verla de lejos, me conformaba con verla y saber que estaba bien, conforme pasaron los días me arme de valor y por fin me decidí a acercarme a ella, necesitaba pedirle perdón por mi actitud de ese día y además quería que volviera al trabajo, si era necesario renunciaría yo con tal de que no se sintiera incomoda con mi presencia.

- En que le puedo… - se quedo callada al reconocerme - ¿Ximena? – me preguntó con un dejo de sorpresa - ¿qué haces aquí?

- He venido a disculparme – le dije y sentí el sonrojo cubrirme las mejillas – ese día yo me pase de la raya y…

- No, no – me dijo – lo lamento, no puedo hablar de eso en este momento…

- Lo siento, no volveré a molestarte – le dije sintiendo un nudo en la boca del estómago, me levante para irme.

- Espera, hablemos pero cuando termine mi turno ¿sí?, hay un restaurante a dos cuadras de aquí ¿podemos vernos ahí en un par de horas?

- Cla… claro – le dije sintiendo que la vida volvía a mi cuerpo.

- Te veré ahí entonces.

Fueron las dos horas más largas de mi vida, había pensando una y mil veces lo que le diría cuando la volviera a ver y ahora que la veía entrar en el restaurante la mente se me puso en blanco, me quede sin palabras cuando se sentó en mi mesa y sus inmensos ojos marrones me miraron tiernamente.

- Lamento – dijimos las dos al mismo tiempo, nos miramos sorprendidas y reímos un poco.

- Por favor, habla tu primero – le pedí mientras me perdía en la intensidad de su mirada.

- Perdona mi actitud ese día…

- No, perdóname tu a mí, fui yo quien…

- No – me interrumpió – no me malentiendas… yo… quería besarte, pero cuando quisiste ir más allá – al decir esto último sentí las mejillas arderme de vergüenza –me sentí indigna de ti.

- ¿Qué?

- Sí – me dijo – yo… para conseguir ese trabajo hice algo… demasiado bajo…

No hubo necesidad de decir nada más, ahora entendía porque se había puesto tensa cuando Ismael toco su hombro aquel día que me la presentó.

- Tranquila – le dije posando mi mano sobre la suya.

- Es que yo… necesito que sepas – me dijo con cierta angustia – por qué lo hice.

- Entiendo – le dije – no fue culpa tuya, las circunstancias te obligaron a ello.

- ¿No me odias?

- ¿Odiarte? Por supuesto que no, fueron las circunstancias de la vida y la desesperación quienes te arrinconaron y te pusieron en esa situación.

- Me siento tan indigna de ti… lo que más me dolió al dejar ese trabajo fue el ya no poder verte… eso simplemente me mato. Pero no podía seguir ahí, no quería seguir siendo… la…

- Tranquila, todo está bien – le tome las manos entre las mías – quisiera que volvieras, Ismael ya no trabaja más ahí, ahora soy yo quien ocupa su cargo, por favor regresa ¿sí?, la empresa te necesita… yo… te necesito.

- Pero yo… - desvió la mirada a un lado y le tome el rostro haciendo que me mirara.

- Te Quiero – le dije sincera – no quiero perderte, la vida es tan corta… ¿por qué no darnos la oportunidad de ser felices?

- ¿Aún con lo que sabes de mí?

- Aún con eso.

- Ximena… - mordió su labio inferior mientras su rostro se contraía de dolor, una lagrima se deslizo por su mejilla y la limpie con mi índice.

- Quédate conmigo – le dije y ella asentó un par de veces con la cabeza.

Salimos del restaurante y al llegar a mi casa terminamos lo que empezamos aquel día, al día siguiente ella estaba entre mis brazos y la sujete fuertemente deseaba tenerla por siempre y para siempre a mi lado, le besé la frente, las mejillas y los labios y entonces sentí que estaba completa, que ya no faltaba nada absolutamente nada en mí.

Han pasado dos años, y hoy es San Valentín y esta vez como el año anterior tengo planes y me he despertado al lado de mi gran amor.

- Eliza – susurró suavemente mientras le despierto.

- Dime – me dice perezosamente mientras abre lentamente los ojos.

- Feliz San Valentín Amor – le digo mientras le doy una caja envuelta en papel para regalo, ella me sonríe y me abraza, me besa suavemente en los labios mientras me sentencia.

- Tu regalo lo recibirás esta noche así que será mejor que regresemos temprano – me susurra seductoramente en mi oreja y entonces le hago nuevamente el amor.

FIN

10 comentarios:

  1. Sheila sama tiene novia? nu puk? T_T

    ResponderEliminar
  2. O Wow!!!!!, pero que calladito se lo tenían, jejeje, muchas felicidades!!!!! Un brindis de copas por ustedes!!!!

    ResponderEliminar
  3. Estuvo genial, dicen que lo mejor viene en presentaciones pequeñas..... me encantó la historia.

    ResponderEliminar
  4. envidio a Fujino Kaichou T_T

    ResponderEliminar
  5. jajaja super calladita sheila pero esta super bien, creo q fujino te tienes q presentar ante todas =D

    te deseo mucha suerte en esta relacion q nose hace cuanto existe pero en fin felicidades sheila =D

    me gusto la historia porq yo tambien trabajo en un estudio de diseño pero nunca vienen a trabajar chicas asi de bonitas o si las hay son muy heteros =(

    ResponderEliminar
  6. sheila-sama yo conozco a fujino kaichou y la neta no te conbiene

    ResponderEliminar
  7. Bueno compañer@ deja que sea Sheila quien decida eso....

    ResponderEliminar
  8. Yeay habló la mujer jodido!!! Bien escrito Fujino, aplausos, aplausos...me alegra que estes dispuesta y conciente a pagar este precio tan alto! jejejeje
    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. hey sheila muchas felicidades por tu relacion y tienes razon amiga tu disfruta el momento y la persona ke esta contigo, y las demas personas debemos de mantenernos al margen pues las ke deciden son tanto sheila como fujino, asi ke chicas uds disfruten de su amor y no se preocupen por las personas mal intencionadas ke solo buscan crear problemas y ke ni sikiera tienen el valor de dar la cara, pero bueno, a ese tipo de gente mejor ignorarlas, y sheila, una vez mas gracias por compartir con nosotras tu enorme talento, me ha encantado este fic, y mas porque te enfocaste en el diseño y ya sabes ke como buena diseñadora me apasiona todo eso, coincido con harley, lastima ke las diseñadoras tan hermosas sean heteros jeje, pero bueno las mercadologas tambien tienen lo suyo como el amor de mi vida, jeje pero bueno, en verdad muchas felicidades por el fic y por tu relacion, te deseo lo mejor amiga, mucha suerte y seguimos en contacto.

    Ross

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Vengo a comentar ya que antes no lo había hecho por decidía pero realmente puedo decir que me encanta como escribes y quede enamorada de tus historias.Saludos :)

    ResponderEliminar