domingo, 24 de octubre de 2010

Lux In Tinebris


Hola mis amadisimas novias y novio bahamuth xDDDDDDDD pues bien nuestra amiga Taeko nos presenta los cinco primeros capítulos de su historia Titulada Lux In Tinebris.


LUX IN TINEBRIS
Autora: Taeko
 
Capitulo 01:

Estaba en el hospital, no recordaba nada, solo que estaba en el baño y había cogido una cuchilla, cortándome la parte de la muñeca, creo que había cortado algunas de las venas. ¿Cómo había llegado allí? Mis padres no estaban en casa, mi hermano mayor se había ido con sus amigos. Estaba en la cama del hospital no había abierto los ojos pero sabia que estaba allí por que olía al un hospital, la verdad me agrada mucho el olor. Intento levantarme pero no tengo fuerzas, habría perdido mucha sangre. Notaba una mano agarrando de mi mano, abrí lentamente los ojos y vi a mi mejor amiga a mi lado. No pude hablar vi las marcas de lagrimas en sus ojos, no pude morirme como yo quise y ahora tengo que llevarme la bronca cosa que no me hacia gracia. Ella no dejaba de cogerme la mano, yo me sentía aliviada cada vez que ella estaba a mi lado.

Taeko ¿cómo te encuentras?- me pregunto Kaede mi amiga, mientras sus ojos mostraban una tristeza inmensa, eso me encantaba de ella aparte de tener unos ojos preciosos de color marrones su mirada mostraba como se sentía.
Agh... cre... creo que bien- le contesté como pude no tenía mucha fuerza y mi cabeza me daba vueltas.
Tranquila Taeko, tus padres están en camino... están muy preocupados y tu hermano estaba aquí salió un momento a la cafetería.
¿Cómo es que estoy en el hospital?... yo debería estar muerta... no lo comprendo...- Dije con mucha tristeza en realidad me daba mucha rabia seguir viva y empece a llorar, no debo culpar a la persona que me salvo pero yo quería, no NESECITABA MORIR.
Tae... fui yo el que aviso a tu hermano... - me dijo con tono serio.
¿Cómo supiste lo que iba ha hacer...? – Otra vez me sorprendía esa persona... cada minuto que pasaba con ella era como estar con el enigma más grande del mundo.
Note que tenia que verte, vi a tu hermano salir y le dije que si me dejaba entrar... subí a tu casa, oí el grifo del agua como estabas bañándote decidí no molestarte hasta que terminaras... paso una hora y me permití entrar al baño... entonces vi a ti y tu sangre... llame a la ambulancia y a tu hermano después... me entro el pánico. Pensaba que había llegado tarde... - me contó todo eso, veía su tristeza ella quería preguntarme el motivo seguro... pero no podía al igual que la razón que no dejaba de mirar a mi brazo.
Lo siento- susurre, volví a llorar... me sentía inútil...

Me empece a sentir débil mis ojos se iban cerrando, creo que era la causa por haber perdido demasiada sangre, oí la puerta abriéndose. Deduje que era mi hermano que acababa de entrar. Mis ojos seguían cerrados, note la cama moviéndose. Mi hermano se había sentado en la parte delantera de la cama donde estaban mis pies. Oí como hablaban Kaede y mi hermano le estaba agradeciendo por a verme salvado, que si no fuera por ella ahora yo estaría en el otro mundo, que se lo agradecía enteramente... pero lo que más me aterrorizó fue cuando mi hermano le dijo el motivo por la que me había intentado matar... no quería que se enterase. Pero no supe lo que le dijo me desmaye cuando dijo: pues se intento matar porque...
Ahora me viene a la mente el día que nos conocimos, estaba metida en unos de mis libros de mitología, casi nadie pasaba por allí cosa que me tranquilizaba. En ese entonces era la presa fácil para los matones de clase y lo soportaba, ella se me acerco y la mire... sus ojos marrones se adentraban en mi alma y me hizo sentir la persona más débil en ese momento como si en cualquier instante me fuera a atacar. Pero ella cogió uno de los libros de mitología nórdica y se puso a leerlo al lado mío. No entendí su comportamiento, se estaba arriesgando a que fuera acusada injustamente y marginada por el grupo.
Deberías irte con los otros... antes que te vean conmigo... - le susurre para que no lo oyera nadie.
¿Acaso no quieres compañía?- me pregunto en el mismo tono de voz y mirándome con una ceja subida.
No es eso, es que si te ven conmigo te podrían marginar, hazme caso no soy buena compañía.- le respondí mientras miraba su cabello era largo de color oscuro y liso.
Mmm... - fue lo único que dijo y se puso haber el libro después desvió la mirada hacia mi- y si a mi me diera igual lo que digiera la gente, por lo tanto me quedare leyendo aquí a tu lado si no te molesta.
Creo que estas loca, tu encajas con las personas normales y eres especialmente guapa, deberías estar con los grupos de clase.- le comenté de forma poco convincente hasta para mí.
Tu también pegarías con cualquier persona de aquí, lo que pasa que no te integras.- Dijo medio enfadada, por lo visto algo le había enfadado. Así que decidí irme de allí lo antes posible.
Bueno yo no pegaría con ninguno de aquí ni con cola, además tampoco me interesa integrarme, con ese tipo de personas me las veo venir cada vez que vienen hablarme, y tampoco creo que ellos quieran integrarse con alguien como yo.- me levante, pero antes de empezar a caminar me cogió de la mano.
En todos estoy años que llevo aquí siempre he intentado comprender por que no te relacionabas, lo que diga la gente de ti, das por entender a todos que te da igual pero en realidad te afecta demasiado... Yo creo que deberías integrarte más y dejar de ser una niña que huye de todo.- dijo enfadada y con furia, me deshiciese de la mano y le pegué en la mejilla enfadada.
Tu no sabes nada, finges saber todo, no necesitó a nadie que me ayude y prefiero estar en la oscuridad o en la soledad antes de integrarme con gente que solo hace lo que ellos quieren nada mas que una amistad fingida y los chicos a la mínima de cambio llevarte a su cama para regodearse con sus amigos... yo prefiero ser como soy, no quiero que nadie me conozca y tampoco quiero conocer a nadie me valgo por mi sola.
Me fui del instituto, conocía un escondrijo que me permitía salir y entrar cuando quisiera, tenia mucha habilidad para subir arboles y saltar entre ellos... Era mi rara afición, cuando era pequeña en la casa de mis abuelos donde todo era cubierto por arboles, me solía montar en ellos y hasta descansar, un día me deje dormir y caí en el suelo haciéndome mucho daño, pero eso no hizo que temiera a los arboles, los arboles hacían que me mantuviera serena, me relajaba y me alejaba de los pensamientos malos de mi mente. Cuando salí del instituto me dirigí a casa, cogí la llave y abrí la puerta de mi casa, lo único que se me ocurrió hacer era escucha La sonata Claro de luna de Beethoven, y me deje dormir. Mi relación con esa persona que en ese momento era como la de un perro y un gato... Yo no comprendía sus pensamientos, ni tenia lógica para mí que una persona normal quisiera relacionarse conmigo y menos después de haberle pegado injustamente... El considerar tener a una persona que no sea mi hermano o mis padres, era algo que no comprendía... pero tampoco me llevaba bien con ellos. Falte durante 3 semanas a clase, hasta que mis padres vinieron del viaje de negocios. Mi hermano mayor trabajaba y tenia una novia con la que mantenía relaciones cuando mis padres no estaban, yo hacía oídos sordos cuando él la traía mientras que él no decía nada de mis faltas. No quería enfrentarme a esa persona, pero quisiera o no quisiera tendría que verla...

Capitulo 02

Eran las ocho menos cuarto, me cambie muy lentamente, oí la voz de mi madre diciéndome que iba a llegar tarde, cuando termine de cambiarme, iba con unos vaqueros azules y una camisa blanca, baje del cuarto a la cocina. Mi madre me había dejado el desayuno preparado, mi hermano se fue a su trabajo, mi padre estaba descansando en la cama, mi madre me advirtió que se volverían a ir de viaje de negocios y esta vez tardarían mucho, y decidieron que unos hijos de sus compañeros de trabajo, viniera con nosotros a vivir durante 3 años. Eso no me hacia ninguna gracia, pero entendía el punto de vista de mi madre así que no me queje. Salí de mi casa y con un paso lento me dirigí a clase, en medio del camino me encontré a unos matones de mi clase pegando a un perro, un animal indefenso y las otras personas que pasaban por allí pasaban como si fuera lo más normal del mundo. Cogí y le grite “Metete con alguien de tu tamaño”, el sujeto se giro, me prepare para lo que me esperaba, una esta extra de paliza con hemorragia nasal, junto a unos morados. Se dirigió corriendo hacía mi, mis piernas no se movían, cuando iba a pegarme un chico y la persona que menos quería ver estaban al frente, “ Espero que le gusten como me mete la paliza” pense en ese instante, el matón me metió un puñetazo en la cara, estampándome contra el suelo y sucedió algo que no comprendí es cuando la chica y el chico fueron a defenderme a mi. La chica estaba llamando a la policía por lo visto el chico que estaba al acompañando a Kaede había neutralizado al matón, parecía tener como unos 25 años. Instintivamente me levante (el golpe que me había dado el matón me había dejado sentada en el suelo) y busque al animal, estaba vivo, suspire de alivio, note algo de sangre en mi boca, seguramente por causa del golpe. Todo termino cuando la policía vino llevándose al matón a la comisaria.
Sin que lo notara Kaede me escabullo, tenia un terrible miendo a que ella me mirara, llegue a clase y note las miradas de mis compañeros, su mirada fría, los susurros y algunas risas se oían también y aquella persona quería que me integrara con esa gente, prefiero seguir siendo como soy. Entre al aula y vi a una chica sentada en mi sitio, lo ultimo que me falto, no había tendió suficiente el mundo que me dieran un puñetazo sino también quería joderme un poco más. Fui caminando hacía mi silla y la chica me mira con una sonrisa, mi corazón por casi se para en ese instante, tenia unos ojos claros y su pelo era castaño oscuro, parecía sedoso.
- Hola- me dice con una sonrisa- me llamo Hikari
- Hola... ese es mi sitio... ¿Podrías quitarte? – le dije con tono serio.
- Mmm... tal como me dijo, no soportas a la gente, le dije que no acercara a ti pero... ha esa niña cuando algo se le mete en la cabeza no lo suelta- dijo con una sonrisa mientras intentaba aguantar el no reírse.
- ¿Quién te dijo qué?- le pregunto confusa “la única persona que había hablado que no me gustaba estar con gente era con la chica de la biblioteca” pensé
- La chica a la que le metiste el tortazo, mientras ella intentaba ayudarte. De verdad no me gustas nada me gustaría que te mantuvieras lejos de ella- me respondió con rabia en los ojos al parecer las dos queríamos lo mismo y me advirtió.- si te atreves acercar a ella te juro que te mataré o le haré daño al perrito que tanto quisiste proteger, seria una pena que le sucediera algo después de que te molestaras en salvarlo.
Se levanto y se fue del aula, no podía creer lo que estaba oyendo, lejos de matarme cosa que no me importaba, iba hacer daño al pobre perro... Salí corriendo de clase, pero al salir me tropiezo con la chica, tenía lagrimas en los ojos, la chica al verme así me cogió del brazo y me llevo lejos de allí. Estabamos en los jardines del colegio, paro cuando no vio que haba nadie. Yo estaba asustada cada segundo que pasaba con ella, podría que esa persona estuviera haciendo daño al pobre perro por la culpa mía. Intente irme pero ella me tenia agarrada.
- ¡Suéltame¡- le ordene pero no me soltaba- pero ¿se puede saber que quieres de mí?.
- No quiero nada, solo tu amistad, pero por lo visto no te caigo bien... además estabas apunto de llorar a ti no te gusta que te vean llorar por ello te lleve para aquí.- me dijo de una forma tranquila y me miraba fijamente, realmente me sentía atacada cada vez que me miraba de esa forma.
- No te entiendo.- le dije muy sincera por que en realidad no entendía su comportamiento.- Te pego y tu sigues hablándome como si nada.
- La verdad es que me lo merecía... intente acercarme a ti de manera brusca y yo lo siento en realidad- Se disculpo y se iba a ir... Cuando yo instintivamente la detuve, la acerque a mí y abrace llore encima de su hombro. Ella correspondió el abrazo, mientras me acariciaba la cabeza.
- Lo... lo siento... de verdad... yo no pude controlarme, no estoy acostumbrada a tratar con personas...
- Tranquila... ¿puedo preguntarte una cosa?
- Mmm... creo que ya me estas preguntando una cosa- bromee y ella me miro con mala cara- lo siento, si puedes preguntarme.
- ¿Por qué llorabas?- me pregunto y recordé la advertencia de la chica.
- Bueno... es que una chica me amenazo si me acercaba a ti me mataría o aria daño al perro que ayude.
- Veo... ¿dime como era la chica?- me pregunto y yo se la describí, entonces empezó a reírse
- No le veo la gracia, a mí me dan igual que me maten pero el pobre perro...- dije furiosa y apenada
- Tranquila el perro esta bien, mira atrás tuyo.

Era la chica y el perro, el perro salto hacia mí lamiéndome la cara, yo me alegre de verlo bien, pero me gire hacia Hikari.
- Lo siento, creo que me pase con la broma
- ¿Qué clase de broma es esa hermana?- Dijo Kaede, mirándola mal mientras que yo tenia la boca abierta- por cierto, no te he dicho mi nombre ¿no, Taeko?, Me llamo Kaede, ella es mi hermana Hikari, le gusta cometer bromas de ese tipo.
- ¿Era una broma?- le pregunte mosqueada
- Si, creo que te merecías un susto después de lo que le habías hecho a mi hermana pero me pase por ello traje al perro conmigo para pedirte disculpas.
- Que gracioso- le dije mosqueada, pero yo creo que mi hermano hubiera actuado igual... así que suspire y me resigne- te pareces mucho a mi hermano
- Normal tu hermano es mi novio, el me lo pego.
- ¿Quéééé?- pregunte sorprendida
- Si, soy la novia de tu hermano, él me pidió que mi hermana se acercara a ti, ya que estaba preocupado, por que temía que volvieras a cometer una locura o te metieras en una pelea. La verdad es que estabas aun peor, se te nota que fuiste acosada en clase anteriormente.- me dijo todo eso y yo no dejaba de sorprenderme lo primero que iba hacer cuando llegara a mi casa es matar a mi hermano... vale que sea su novia pero... contarle hasta la parte esa.
- Lo siento... pero no estoy acostumbrada a andar con gente.
- Tranquila Taeko, hermana vete a casa y yo me encargo de Taeko.
- Vale, pero como te vuelva a pegar sé la vera conmigo.

El perro se fue detrás de ella, Kaede me contó mas sobre su hermana y de que se llevaba muy bien con mi hermano, que ella en realidad hace tiempo había querido hablar conmigo, pero que tenia miedo a que yo le cayera mal, que cuando oyó a mi hermano hablando con su hermana de que había sufrido acoso de otros compañeros, allí decidió hablarme por que ella también lo había sufrido pero en modo sexual por parte de sus compañeros y que por ello, se cambio de instituto. Me sorprendía lo observadora que era, cada día nos hacíamos más amigas. Después de quince días me acostumbre a que ella se estuviera leyendo conmigo, comentábamos los animales de la mitología y también sobre los dioses, un día nos pusimos a jugar a Final Fantasy VII en mi casa, ella decidió que quería el nombre de Tifa y yo decidí el de Red XIII. Un día me pregunto por que me le ponía el nombre mío a un perro, que encima era chico. Lo único que le conteste fue yo quería ser él. El día siguiente mis padres trajeron a los compañeros de trabajo y ellos a sus hijos. Yo estaba en mi cuarto, me llamaron para que conociera a nuestros compañeros de casa, lo primero que pense en verlos es “Como puede ser posible...”

Capitulo 3:

No pense que volvería a verla de nuevo, la chica que me había abandonado, por un chico y dejándome a mi suerte. Ella fue la que me dijo que era diferente, mi hermano estaba furioso, sabia que ella era la causante de que por casi me mataran a patadas en el otro instituto, estuve en coma tres días, los padres de la chica que ahora que me acuerdo se llamaba Kyoko, se despidieron de sus hijos mientras que nuestros padres, nos daban las intrusiones, ellos se iban a ir durante dos años a América por negocios y nosotros nos quedábamos en casa. Salieron los cuatro adultos dejando a mi hermano de 26 años y el hermano de Kyoko tenia 30 años. Kyoko y yo teníamos la misma edad, ella me miro y lo único que hizo era sonreírme y decidí meterme en mi habitación. Puse los auriculares y encendí mi mp3 y me puse a escuchar el bolero de Ravel, cerré los ojos y desee que esto no estuviera pasando. La persona que menos me esperaba ver de nuevo, vuelve del infierno para visitarme.
Oigo gritos aun teniendo la música al máximo, me levante, baje para abajo y me asome a para ver que estaba pasando. Mi hermano esta peleando con Kyoko, el hermano de Kyoko intento tranquilizarle, pero sabía que tenia razón lo que hizo su hermana en aquella ocasión fue grave.
- ¡Te he dicho que lo sentía!, en esa ocasión fui una estúpida...
- ¿Qué fuiste una estúpida? Fuiste mas que eso te recuerdo que por casi matan a mi hermana por tu culpa, por que querías mas atención de tu estúpido novio, y lo que se te ocurrió fue decirle que mi hermana era lesbiana aun sabiendo que ellos no las soportaban. Después como te fue con tu novio te hizo el amor como tu querías.- le interrumpió, el no se lo había perdonado y si no fuera por que su hermano le estaba agarrando, creo que ahora estaría con varios morados.
- Kaname, mi hermana esta pidiendo perdón de corazón ella no sabia lo que hacia...- dijo el hermano de Kyoko.
- Yukito, ¿cómo puedo perdonarla?, Dime como, ella ni se digno a visitar a mi hermana cuando estaba en el hospital en coma, y ni siquiera le agradeció mi hermana por haber salvado a su novio de la cárcel, ella incluso le defendió, para que tu estúpida hermana no sufriera.- Le dijo furioso, le miro a la para cara Kyoko.- Sabes que por tu culpa ella no se a relacionado con nadie, piensa que todos serán unos traidores como tu, si no fuera gracias a que la hermana de mi novia, ella todavía estaría sola.
Mi hermano se estaba descontrolando se soltó de Yuki, fue a pegar a Kyoko.
- Hermano ¡para!- le grite y el se detuvo mirándome.- Hermano déjalo ya, ella no tiene culpa de que sea rara, y me gusten las mujeres en vez de los hombres déjala en paz ella, es nuestra invitada y no vamos a molestarla, todo el tiempo que se quede.
- Taeko... - dijo Kyoko.
- La llevare a la habitación suya, tu lleva a Yuki al suyo. Después comeremos y estaremos tranquilos ¿vale?- Le ordene cogiendo de la mano a Kyoko y llevándomela de allí, sabia que remecería eso y más pero... como se dice hay que saber perdonar, la lleve a su habitación era amplia.- Espero que te guste la habitación, el baño esta al fondo el pasillo a la izquierda y si tienes alguna duda, pregunta a mi hermano o a mi.
La deje sola en la habitación no me gustaba estar con ella, pero no por lo que me había hecho sino por que sabia que ella se sentía incomoda conmigo. Yo fui a donde estaba mi hermano para hablar con él. Estaba en la cocina, preparando la cena. Olí y estaba preparando unas hamburguesas.
- Hermano...
- Taeko, ¿te hizo algo esa tipa?- Pregunto furioso y le mire con mala cara
- Kaname, ¿qué te dije hace un momento?.- Le dije seriamente mientras le miraba a los ojos.
- Lo siento, no pude controlarme, compréndeme si hubiera sabido que ella venia te hubiera llevado lejos.- estaba algo arrepentido pero se notaba la furia en sus ojos.
- Tranquilo, ahora prepara la cena.- le dije con una sonrisa.

Pasaron los invitados y la cena ya estaba hecha, todo sucedió con un silencio incomodo, Kyoko me estaba mirando constantemente, estaba poniéndome nerviosa, pero cuando acabe me levante, puse el plato en la loza y me fui de la cocina hacia mi cuarto. No se me ocurrió otra cosa que ponerme a jugar al final fantasy VIII, pase unos minutos jugando y note que tocaban a la puerta. Yo lo único que dije era adelante y la persona que mas deseaba ver vino, me voltee y ella se me acerco, era mi ángel mi salvación aunque ella no sabía y tal vez nunca lo sepa, ella se sentó a mi lado, la abrase y llore entre sus brazos. Ella sabía que estaba sufriendo por qué le había contado sobre Kyoko y lo que me había hecho, ella levanto mi cabeza con las manos y me beso, ese beso era una medicina aunque sabía que ninguna de las dos podíamos estar juntas... Nadie sabía que la chica que estaba ahora en mi cuarto era mi querida amada, aunque el cruel destino no quiere que estemos juntas.

Capitulo 4: El sentimiento de miedo.

La chica me acariciaba la cabeza mientras me decía "no te preocupes, todo pasara", yo no le podía contestar al me impedía hablar, seguro que no podía seguir así me hacía daño el simple hecho de solo verla por cuando yo soñaba, era mi persona perfecta mi confidente pero esto iba a peor enamorarme de una ilusión, era una tortura constante cada vez que soñaba deseaba no despertar. Me daba miedo que un día no pudiera despertar y quedarme allí., pero no quería hacerlo, mis padres, mi hermano, Kaede y Hikari no se merecían eso. Pero la constante agonía de que este mundo y mis sueños no eran lo que deberían ser me gustaba vivir en mis sueños y el mundo real cada vez me gustaba menos, por ello he planeado un plan que podría funcionar. Estoy buscando la manera de desprenderme de los que yo quiero para así no tener la conciencia de que ellos sufrirán, tengo que buscar la manera de tener la cabeza en un modo inconsciente, porque si lo que busco es la muerte tengo que hacer que mi cuerpo me lo pida y también mi subconsciente. Me desperté era lunes, como cada mañana me levanto de la cama, me visto desayuno y voy a clase, aunque ahora había algo de diferente en vez de una persona acompañándome a desayunar eran tres mas y en vez de macharme sola a busca de Kaede, voy con Kyoko ella, estaba en un instituto cerca del nuestro. A Kaede no le hizo mucha gracia que Kyoko nos acompañara, la situación era tan tensa que se podía hasta cortar nadie hablo mucho solo de vez en cuando Kaede decía cosas sin sentido tal vez para animarme o para quitar esa tención que había. Llegamos al instituto de Kyoko nos despedimos de ella y nos fuimos caminando ahora a nuestro instituto. Estuve callada hasta que Kaede se paro enfrente mío, haciendo que me tropezará y callera encima de ella. Me sonroje, estaba a varios centímetros de su boca de color carmesí que por alguna razón, yo deseaba besarla. Mis pensamientos se congelaron en ese momento, era el mismo sentimiento que había sentido por Kyoko en su momento, y eso no podría pasar no por que las personas tendrían mas razones para hacerle daño. Me levante y le tendí la mano.
- Lo siento mucho, no estaba mirando para delante. - le dije disculpándome y la levante.
- Tranquila, fue culpa mía, Taeko ¿en que estas pensando?- me pregunto.
- En nada- le conteste- ¿por qué preguntas?
-Porque siempre cuando estas pensando no atiendes a nada y miras siempre al suelo, es como caminar sola en realidad.- me sorprendió que fuera capaz de saber que estaba mintiendo o estaba perdiendo facultades o ella me empezaba a conocer mejor.
Llegamos al instituto donde estaba un chico esperando en la entrada, el chico tenía el pelo rubio y ojos verdes oscuros, cuando nos vio se dirigió hacia Kaede. Se paro en frente nuestro y este nos miro con cara de pocos amigos.
- Hola- dijo el chico rubio
- Hola, ¿que pasa?- pregunto Kaede, normal que peguntara, estaba como un tomate y miraba de forma tímida al suelo, era un síntoma que se iba a declarar y seguramente a Kaede, eso me dio mucha rabia y lo único que hice fue seguir para delante oí un "espera" pero estaba tan enfadada y lo mas que me preocupaba era que me había enfadado sin razón.
Entre en clase y me puse en mi sitio mirando hacia delante, crucé mis brazos y puse mi cabeza, tenía ganas de llorar y de forma inconsciente de coger a ese sujeto y estamparlo contra el suelo, eso me hacia tener miedo, porque no quería tener esta clase de sentimiento y menos con esa chica, que era pura, inocente y muy gentil. "No puedo permitir eso" pensé, cuando Kaede me puso una carta en mi mesa.
-¿qué es eso?- le pregunte levantando la ceja y mirándola con una cara divertida, ella se rio.
- Es una carta de amor del chico para ti- me respondió como pudo, no podía contener la risa.
- ¿De qué te ríes?- le volví a peguntar, enfadándome casi me dan ganas de pegarla, pero contuve mi mal genio cuando ella me miro a los ojos, sus ojos me hacia estar tranquila
- Lo siento, pero será mejor que lo hablemos cuando haya terminado la clase.
La clase empezó y el profesor nos estuvo hablando sobre la edad del renacimiento en la literatura, hablaba de los autores de esa época, mientras que yo pensaba "¿cuándo terminara?", el profesor me hecho de la clase por no atender y decir "a ti que te interesa" cosa que se rieron los compañeros a los cinco segundos de decirlo. Salí de clase y me dirigí a mi lugar secreto, allí me acosté debajo de un árbol y volví a soñar con la chica de mi sueños, deseando que no terminara nunca. Entonces cuando desperté del sueño vi a mi lado a Kaede, mirándome con una sonrisa mientras cantaba una canción en voz baja una que me gustaba, yo me acerqué lentamente a ella, mi mente estaba completamente en blanco, ella me miro con sus ojos
marrones me miraron fijamente, mis labios estaban sedientos y deseaban besar a esa chica. La bese suavemente ella me miraba con cara de susto, cuando me di cuenta de lo que hice me fui corriendo de allí a mi casa, esta no fue la primera vez que me pasaba, ya que la otra vez fue con Kyoko... Entre en casa y me encerré en mi cuarto me golpee y puse a llorar no quería que ella se alejara de mi, pero tenía que decir la verdad era un bicho raro.

Capitulo 5:

La estuve evitando durante varios días, ella me venía a buscar a mi casa pero nunca hablamos de lo que había pasado, casi ni hablamos. Un día todos nos fuimos a la montaña, un familiar de Kyoko nos había invitado a pasar varios días allí, Kyoko nos invito, también a Kaede y su hermana. Los días pasaron rápidos, el viernes, Kaede y su hermana se quedaron en nuestra casa, para mañana ir a la casa del familiar de Kyoko, yo estaba preparando las cosas mías, hasta que entro Kaede.
- Hola Taeko- me dijo con una sonrisa bastante bonita.
- Hola, ¿paso algo?- le pregunte y ella dejo de sonreír.
- No, no paso nada - respondió con un suspiro.- Oye lo de mañana, Kyoko me dijo que tendríamos que dormir las tres en un cuarto- "¿qué? ¿por qué? no sé si podre soportarlo estar con dos chicas hermosas en el mismo cuarto" pensé y puse cara de asustada.- ¿qué te pasa por que tienes esa cara?.
- Nada solo que no me encuentro muy bien- le estaba diciendo la verdad, cuando dijo eso me sentía media mareada y por casi me desmayo.
- Espero que no te pongas enferma, ahora espera déjame ver.- dijo y se acerco la cara a la mía, tenía a varios centímetros sus labios y puso su mano en mi frente, su olor era agradable, sus ojos me atraían, ella me miraba fijamente a mis ojos. Ella acercaba sus labios a los míos, me aleje al ver lo que estaba a punto de hacer, me tropecé y caí a mi cama llevándome conmigo a Kaede, ella acabo encima mío, mi respiración era lenta, la verdad eso parecía un sueño, pero era tan real. La acaricie lentamente la mejilla, mi cabeza me decía que me detuviera, oí la voz de la mujer de mis sueños "Sabes que no acabara bien, no lo hagas para ello, me tienes a mí. Solo puedes confiar en mí...", aparte a Kaede.
-Creo que no podre ir al viaje... me encuentro mal.
- Taeko, ¿quieres que llame a tu hermano?.- me pregunto muy preocupada, empecé a toser muy fuerte y casi no podía respirar. Mi corazón me dolía más de lo normal y me habían dado ataques, pero este era muy fuerte. Kaede corrió ha llamar a mi hermano, mi cuerpo me dolía como si me estuvieran dando palizas pero con algo punzante, Kaname entro en mi cuarto y grito a Kaede que llamara al hospital. De repente todo se ve negro, después veo una luz brillante y cejadora voy hacia ella y veo un prado tan extenso, que con mis ojos no veía el final, camine unos pasos y vi a la chica de cabellos dorados y vestido blanco sentada en el prado.
- Hola Taeko, ¿cómo has estado?- me pregunto con una sonrisa sus ojos verdes eran tan hermosos.
-Podría haber estado peor, por lo menos no me puedo quejar estoy en un paraíso, ¿acaso estoy muerta?
-No, lo siento pero todavía no estás muerta, solo en coma por ello nos podemos ver.- me contesto muy feliz.
- La verdad si esto lo que me espera después de morir prefiero morir ya- dije en serio.
- No digas eso, la verdad que estos días he estado pensando que tal vez debería dejarte ir con Kaede... me parece buena chica.
- Mmmm tal vez sea buena chica pero.... yo te quiero a ti, ella no puede estar con alguien como yo...
-¿y por qué no?- me pregunto seriamente
-Pues, lo primero me meto mucho en líos, aparte... no creo que viva mucho, estar con ella.- le conteste y me senté a su lado.
- Tu siempre has tenido un motivo para morir, pero ahora tienes un motivo para vivir y luchar contra tu enfermedad.- me dijo mientras yo me recostaba en sus regazos.
- Pero significaría no verte mas...- le dije con un tono preocupado y ella me acariciaba la cabeza.
- Si, pero creo que sería mejor para todos que vivieras por lo menos unos años mas ya me veras cuando mueras.
- Pues lo siento por ellos, pero creo que ya me decidí, si sobrevivo a esta... me matare y estaré contigo.- le dije con mucha seriedad, ella me miro con tristeza.
- y renunciar a una vida con una mujer maravillosa... no sé yo...
- si lo hare, te lo prometo.
-yo...

Todo se volvió oscuro y pude abrir los ojos de nuevo estaban Kaname, y mis padres estaban también aquí estaba, a mi lado.
-Kaname llama al médico y dile que Taeko despertó.- dijo mi padre
- Si, padre...
Yo estaba cansada casi no mantenía los ojos despiertos, mi madre me estaba agarrando de la mano, el médico entro, y mi hermano se quedo fuera.
- Ya veo que te despertarte- dijo alegre
-Si... tuve suerte- dije sin ganas la verdad que no tenía ganas de seguir viviendo.
- Bien Taeko, te dejaremos 3 días ingresada por si acaso te de otro ataque y si no pasa te dejamos ir a casa con tu padres.
- Gracias, doctor- dijo mi madre
Los tres días pasaron sin ningún incidente, y pude irme a casa, mis padres se fueron a trabajar, Kyoko y su hermano se fueron a su casa a ver a sus padres, Kaname salió un momento con sus amigos a comprar, y me fui al baño a bañarme y a terminar con esto de una vez por todas. Puse la música del claro de luna de Beethoven, y me corte en la parte superior de la muñeca, notaba la sangre irse de mi cuerpo y el agua corría por todo mi cuerpo. No llego un momento que no sentí nada y todo se volvió oscuro. Oí una voz diciéndome: "No dejare que te mueras" y note que algo posándose en mis labios. Y la chica de mis sueños dime dijo " Serás feliz, tendrás que aguantarte hasta que tu cuerpo no pueda mas, te echaré de menos ."

Presente... Capitulo 5: segunda parte

Volví a despertar, me dije a mi alrededor no había nadie, estaba sola, me incorpore de la cama y se estaba haciendo de noche, vi un bolso de alguien no lo lograba distinguir. Empecé a sentir algo de sed y de repente oí la puerta abrirse, era Kaede que había entrado a la habitación. Me sonrió y acerco a mí."Esa sonrisa, sepárese..." pensé hasta que ella me quito de mis pensamientos.
- ¿Cómo te encuentras?- me pregunto.
- Me encuentro bien, solo tengo algo de sed.- Le respondí, ella inmediatamente saco la botella de agua que tenia en el bolso.
- Toma- me dio la botella de agua y yo bebí, ella me miraba fijamente y me ponía nerviosa
-¿Pasa algo? - le pregunte con cara seria.
- No, Taeko tu hermano me dijo lo que tienes, aunque no creo que esa sea la razón por que te intentaste matar.- me dijo seria y mirándome a los ojos.
- Mmm ¿y cuál fue la razón?- le pregunte no creía supiera, la verdadera razón por la que estaba haciendo eso.
- No sé, creo que es una locura, pero una chica de cabellos rubios me vino a visitar en sueños me dijo que estabas en peligro y que yo era la única que podía detenerte, que te ibas a matar, me desperté y como pensé que era un sueño, no le hice mucho caso al principio pero después... - miro para el suelo con algunas lagrimas en los ojos " ya entiendo porque dijo que era la única que podía detenerme, la verdad ella es la única" pensé al ver sus ojos y la sinceridad que decía esas palabras.- Taeko, yo... yo... te amo, sé que es raro, pero desde que nos besamos, he querido decírtelo... pero nunca he tenido y la verdad que yo...

No le deje continuar la atraje para mí y la bese, notaba varias lagrimas correrse por mis mejillas, la deseaba tanto, su olor me atraía y el tacto de su boca con la mía, era como estar en el paraíso, levante mi mano y acaricie su mejilla suavemente, y la deje de besar porque tenía que respirar pero si fuera por mi hubiera preferido, seguirla besando, pero por suerte cuando nos separamos había venido mi hermano a buscar una cosa.

- Hola hermanita, ¿cómo te encuentras?- me pregunto mi hermano feliz
- Mejor, me quede hablando con Kaede, ¿por que le dijiste lo de mi enfermedad?- le pregunte mirándole fijamente.
- Tranquila, un día tendría que saberlo, además es tu amiga ¿no?- me dijo, "Nunca podre hacer amiga suya, yo la quiero más que amiga" pensé y me dirigió una sonrisa - ¡ah!, se me olvido decirte sabes que me voy a casar con la hermana de Kaede.
-¡Qué bien!- grito Kaede.
- Ya era hora que te lanzaras de una vez, idiota- le dije bromeando
- Si, la verdad que si, oye Kaede te podrías quedar cuidando a mi hermana, hoy por que tengo muchas cosas que hacer y llama al médico.
- Vale- le dijo Kaede.
- Entonces me voy, no hagáis cosas raras- dijo guiñándome el ojo.
- ¡Pero que dices, pedazo de idiota!- le grite sonrojada
Kaname se fue y Kaede me cogió de la mano, me sonroje más de lo que estaba.
- Te vez hermosa cuando te sonrojas, como me gustaría verlo más a menudo. - Dijo con una sonrisa.
- No digas esas cosas...- dije mas avergonzada aun entonces vino el doctor.
- Hola de nuevo, Taeko ¿cómo te encuentras?- me pregunto.
- Mejor, no tengo mareos como antes.
- Me alegra, ahora no quiero verte, por una causa como el suicidio entendiste- me miro fijamente el médico.- Creo que te podre dar el alta, si te encuentras mejor.
- Gracias doctor, y intentare venir cuando me encuentre mal no por métodos propios.
El médico se fue a rellenar el alta, Kaede y yo nos quedamos hablando. Salí del hospital al cabo de 3 días por culpa del médico, Kaede me venía a visitar todo los días que estuve en el hospital. Pasaron varias semanas y siempre me besaba con Kaede, pero nunca llegábamos a mas por que venían, su hermana o el mío a jodernos, también estaba el problema de mis padres ya que no me dejaban ningún momento libre me vigilaban constantemente. Un día mi hermano, la hermana de Kaede, Kaede y yo nos fuimos a un hotel con habitaciones separadas y con las camas juntas. Mi hermano dijo que era como recompensa de haberme recuperado, y por qué había conseguido una mujer hermosa. Paseábamos por la pradera del hotel, yo me dejaba dormir entre las piernas de Kaede, le acariciaba la mejilla y la besaba, le decía cuanto la amaba, ella me correspondía cada acaricia con un la misma intensidad. Llego la noche y ella se estaba bañando, y yo me cambiaba de ropa. Hasta que me di cuenta que era la primera noche que pasábamos juntas, ella y yo. Me sonroje mucho al pensarlo y note una acaricia en mi espalda. Me asuste y gire, ella estaba con una toalla que tapaba sus pechos y la parte de abajo, las gotas estaban por todo su cuerpo.
-¿qué pasa?- Me pregunto ya que me había quedado mirando fijamente
- Na... nada, lo siento...
Me dirigí hacia el baño pero una mano me detuvo y me giro, ella me beso en la boca sin dejar me pensar, su toalla se había caído, y yo solo tenía las bragas puestas. Entrelazamos nuestras lenguas era una batalla haber quien ganaba el liderato, ella me gano y acabe en la cama. Me beso por el cuello, notaba su mano recórreme toda la espalda, yo no paraba de dar gemidos pequeños, ella me sonrió y me acaricio los pechos, jugabas con ellos mientras me besaba, yo no podía pensar en nada entonces, me deje llevar y me puse encima de ella la bese y lamí cada rincón de su cuerpo con una lentitud, Kaede daba pequeños gemidos y yo no pude parar ya que estaba sumida en un mundo que me atraía tocaba su cuerpo como si mañana fuera a morir y quería disfrutarlo. Le toque encada parte, disguste su cuerpo, ella me correspondía con mucha intensidad, nos dormimos abrazadas una junto a la otra.

Continuara....?

3 comentarios:

  1. Velazco ^`_ ^`
    Me a gustado mucho esta historia...... el inicio ha estado un poco depresivo pero a medida que va desarrollando la historia pues te das cuenta que hay personas que son asì en los institutos pues pasa mucho en la vida real como hay chavos/as asì dios!!!! ....pues adelante Taeko me ha gustado esa parte del paraíso aunque quièn es ella...(entendì serà el angel de la guarda???xd..) no me quedo muy claro esa parte????? pero al fin esta Kaede a tu lado.... gracias!!! Sheila Sama popr publicarla te queremos.......
    love&kiss.

    ResponderEliminar
  2. buena historia....con aristas reales que no habia visto en otras...tiene muchos temas, pero todo pasa muy rapido....me gustaria ver la conti....muy buen trabajo Taeko espero que te sigas esforzando mucho.....muak

    ResponderEliminar
  3. me gusto mucho esta historia ojala y sigas con ella =)gracias

    ResponderEliminar