jueves, 30 de septiembre de 2010

SENTIMIENTOS One Shot Natsuki x Shizuru

Hola mis amadisimas lectoras y mis amadisimos lectores, les dejo este one shot. Espero que les guste!!!!! Gracias por seguir en este espacio creado para todas y todos ustedes. Les Mando Miles de Besos y Abrazos!!! Espero que les guste!!!


Disclaimers:
¡Exacto! Shizuru y Natsuki son propiedad de Sunrise!!!! Ojala fueran míos xDDDDDD

Autora: Su siempre amiga y servidora Sheila Segovia S.


Con dedicatoria especial a mi lindisima amiga Seisydien!!!


SENTIMIENTOS


Natsuki miraba el atardecer desde el desfiladero donde Shizuru había enfrentado a Nao… el viento agitaba su azulada cabellera mientras recordaba la manera tan desastrosa como se había dejado capturar. Si tan solo no hubiese sabido la terrible verdad sobre su madre hubiera podido estar más alerta y fácilmente habría derrotado a la pelirroja, pero a raíz del Shock que sufrió por la impresión de haberse sabido vendida por su propia madre bueno le dejo sin fuerza para seguir adelante en su lucha… inclusive su Child no había aparecido aún cuando ella le había invocado dejándola por consiguiente completamente indefensa.

Suspiró mirando el nuboso cielo cuyas nubes pintaban en un hermoso color dorado combinado con trazos carmesí y rosáceos que le daban una apariencia encantadora.

Sí… sin duda fue una suerte para ella que Shizuru hubiera acudido a su rescate… sus ojos dejaron momentáneamente el paisaje para centrarse una vez más en la carta que sostenía en sus manos, la volvió a leer, sonrió débilmente y meneo la cabeza en negativo, guardo la carta en su bolsillo y colocándose de nueva cuenta el casco se montó en su motocicleta y se fue de ese lugar.

A pesar de compartir ya el dormitorio con Mai y Mikoto seguía conservando su departamento para esos momentos en los cuales quería estar sola, se sentó frente a su escritorioy tomando papel y pluma escribió, fue algo corto y sencillo, al terminar lo dobló cuidadosamente y lo metió en un sobre. Esa noche decidió pasarla en su departamento, se tumbó en su cama adornada con cientos de peluches y cerró los ojos. Antes de caer en un sueño profundo esbozó una ligera sonrisa.

Al día siguiente habían terminado los festejos de la graduación y Natsuki buscó a Takeda a quien entregó el sobre. Takeda le miró sorprendido y a la vez un poco desilusionado por la expresión de “lo siento” dibujada en el rostro de Natsuki quien no le dijo nada solo se dio la vuelta y se alejó a paso tranquilo.

- Kuga-san – susurró Takeda mientras miraba indeciso el sobre, por fin tras unos instantes se decidió, lo abrió y sacando el bien doblado papel lo leyó – Te agradezco los sentimientos que tienes hacia mí, sin embargo no puedo corresponderlos ni aceptarlos – firme, claro, conciso y directo – susurró mientras sonreía tristemente.

- “Lo lamento Takeda – pensó Natsuki mientras salía del edificio – pero existe alguien más cuyos sentimientos quiero aceptar” – sus mejillas se pintaron de carmín mientras una suave sonrisa se dibujaba en su rostro.

Las horas habían transcurrido y el cielo se pintaba ya de atardecer Natsuki se hallaba en el jardín donde por primera vez Shizuru le había hablado, se hallaba de pie mirando el mismo tipo de flores que alguna vez quiso arrancar y destruir posó la mano sobre una de ellas imitando el movimiento que hiciera algunos años atrás.

- No deberías hacer eso – abrió los ojos ligeramente sorprendida, Shizuru se había acercado a ella y ni siquiera la había sentido, la ex presidenta del consejo estudiantil descanso una mano sobre el hombro de la peliazul mientras la otra la posaba sobre la mano que mantenía encerrada a la flor – las flores bonitas están para agradar – dijo cerca de su oído, provocando que se crispara ligeramente, Shizuru hizo presión con sus dedos sobre el índice y el medio de Natsuki haciendo que soltara la flor y tan solo la acariciase – se esfuerzan mucho por florecer durante su corta vida – Natsuki bajó ligeramente la mirada, sus mejillas se habían pintado en carmín ligeramente.

- Y eso – dijo tranquilamente – ¿a mí que me puede importar? – sonrió con melancolía – Fujino Shizuru.

- Ara, me siento feliz de que conozcas mi nombre Natsuki-chan– Shizuru sonrió con un dejo de tristeza.

- Oe, no me llames por mi nombre, ni tan familiarmente, además todo mundo conoce a Fujino Shizuru eres presidente de tu clase.

- Aaah, hasta conoces mi cargo eso me hace aún más feliz – Natsuki se giró para tenerla de frente.

- Baka – Natsuki volvió el rostro aún lado como lo hizo en aquella ocasión para después sonreír – ha pasado el tiempo ¿verdad Shizuru? – empezó a reír.

- ¿Natsuki? – Shizuru le miró extrañada pero feliz, en verdad feliz porque esa era la primera vez en su vida que veía la verdadera sonrisa de Natsuki.

- Perdona – le dijo Natsuki pasando por delante de ella para quedar a unos pasos de distancia – es solo que si en aquella ocasión te hubieras acercado a mí de esa forma seguramente te habrías enfrentado a mi furia.

- Lo sé – sonrió – por eso mantuve una distancia a la cual estaba segura no pasaría de un insulto y mi pequeña Natsuki huyendo como un animalito herido.

- Oe, eso no se escucho bien ¿animalito?... Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – Natsuki se soltó a reír con fuerza.

- Ah – Shizuru ladeó ligeramente el rostro y sonrió contenta – es la primera vez que veo la verdadera sonrisa de Natsuki.

- Eso es gracias a ti – dijo elevando la vista al cielo – fuiste la primera persona que se acerco a mí, aún cuando fui muy descortés contigo – se volvió a mirarla – tengo que admitir que tu constancia sobre mi me ayudo a volver a confiar en la gente, tener amigos es bueno… tenerte a ti es bueno – se sonrojo pero no perdió la sonrisa de sus labios – te he pedido que nos viéramos en este sitio porque es el más importante para mí – fue aquí donde verdaderamente mi vida comenzó – se llevó las manos a la espalda – porque fue aquí donde por primera vez escuché mi nombre en un tono amistoso y familiar.

- Natsuki – susurró levemente.

- Shizuru… siempre he pensado que eres una persona impresionante, fuerte, decidida, capaz de realizar cualquier tipo de tarea, tienes don de mando y fuerza de carácter, pero también, eres muy amable, dulce, paciente, tranquila y siempre no importa que pase tienes esa sonrisa imperturbable que parece decir todo esta bien, todo saldrá bien. Yo quiero seguir viendo tu sonrisa Shizuru – dijo mientras le tomaba de las manos y le sonreía suavemente entrecerrando sus lindos ojos verdes – y además quiero ser capaz de corresponder tus sentimientos.

- Nat…su…ki – Shizuru le miró con verdadero asombro y sintió que el corazón se le saldría del pecho de lo fuerte que latía.

- Shizuru, sé que Te Amo aunque no sea de momento de la misma forma como tu a mí… pero… – desvió su mirada momentáneamente para después volverla a situar en esos ojos rubíes que le miraban con cierta ansiedad – … pero no es como si este sentimiento que tengo por ti no pueda crecer y hacerse más fuerte… te he pedido que nos veamos en este sitio porque es aquí donde quiero decirte que… ahora que te has graduado, por favor no… no te alejes demasiado de mí ¿de acuerdo?... tenerte cerca me es primordial, Te Quiero Shizuru – se levantó de puntitas y le besó suavemente en los labios.

- Nat…su…ki – Shizuru no daba crédito a lo que escuchaba ¿sería acaso cierto? o ¿era solo un cruel sueño del que se despertaría en cualquier momento?

- Shizuru – Natsuki pronunció su nombre con ternura – sé que quizás sea demasiado pedir pero ¿podrías ser un poquito paciente conmigo? – sus blancas mejillas se ruborizaron – daré mi mejor esfuerzo porque en verdad Te Quiero – le acarició la mejilla con suavidad.

- Natsuki – las lagrimas escurrieron por sus mejillas – no tienes porque forzarte a sentir nada por mí – dijo aún cuando esas palabras le dolían pero sabía que debía hacerlo – soy feliz de saber que me quieres pero no tienes porque esforzarte por tratar de amarme, si no es tu naturaleza no tienes porque hacerlo, soy feliz así porque he visto la verdadera sonrisa de Natsuki y eso era en verdad lo que deseaba ver – apretó sus manos entre las suyas.

- Quiero hacerlo – le dijo con firmeza – porque siento tus labios cálidos… porque aún tengo la sensación de mi boca sobre la tuya y desde ese día en que nos enfrentamos – se sonrojo por completo – no he dejado de pensar en ti… sé que quiero estar solo contigo Shizuru así que no me apartes de tu vida por favor – se recargó en su pecho – tu corazón late muy fuerte – susurró.

- Es porque tu estas en él – dijo suavemente dejando que las lagrimas escaparan de sus ojos, abrazó a su pequeña Natsuki muy fuerte sintiéndose inmensamente feliz.


Después de ese día Natsuki se volvió una persona más accesible y regularmente quedaba con Shizuru ya fuera para estudiar o simplemente para platicar, le gustaba pasarse por el nuevo departamento de Shizuru y entretenerse jugando videojuegos mientras Shizuru estudiaba con ahínco, porque esa chica peliazul era su mejor incentivo para seguir adelante.

- ¿Te falta mucho para terminar? – le preguntó Natsuki mientras ganaba una vez más la carrera en el videojuego.

- No, solo un par de líneas más y estará terminado – le respondió Shizuru sin mirarle.

- Es increíble que aún siendo verano tengas que hacer tantos deberes – le dijo Natsuki recostándose de lleno bajo el aire acondicionado sintiéndose feliz de solo llevar encima una playera sin mangas y un par de Shorts que le llegaban a media pierna.

- La Universidad es un poco diferente a la vida de instituto – dijo Shizuru mientras cerraba su laptop y sonreía a la chica que yacía de costado mirándola con una suave sonrisa en los labios.

- Te ves diferente – le dijo Natsuki sonrojándose ligeramente.

- ¿Diferente? – le preguntó Shizuru mirándole con una graciosa cara de interrogación.

- Te ves mucho más guapa – le respondió tragando un poco de saliva.

- Eso es porque Natsuki está cerca de mí y su presencia me hace feliz.

- Shizuru – dijo con suavidad, mientras miraba a la chica de Kyoto levantarse y caminar hacia ella, se sentó a su lado y empezó a acariciar la cabeza de Natsuki quien sintió mucho confort con esos mimos que esas manos de seda le proporcionaban – a veces creo que te gusto como mascota – le sonrió mientras acomodaba la cabeza sobre las piernas de Shizuru y se dejaba consentir por la chica que le miraba con ternura.

- Natsuki me gusta tal y como es – le respondió – eres hermosa como una flor Natsuki, cuando te conocí te asocie con las rosas.

- ¿Las rosas?

- Sí, porque tu belleza era similar a ellas – elevó ligeramente la cabeza mientras recordaba cuando la vio por primera vez en aquel jardín – sin embargo poseías espinas las cuales no hacías nada por ocultar y provocaban que las personas que te rodeaban solo te miraran de lejos para no lastimarse si se acercaban mucho a ti.

- A ti no te importó herirte – le dijo con un dejo de tristeza – aún cuando te lastime tantas veces.

- Porque me di cuenta de que estabas desesperadamente necesitada de cariño – le respondió acariciándole la mejilla – podía verlo en tus ojos, en tu expresión de enfado… en esa necesidad de resolverlo todo por tu propia cuenta… tan solo te tendí suavemente la mano y tú la tomaste.

- Shizuru – se incorporó ligeramente para poder ver el rostro de la chica que le miraba con semblante tranquilo, le toco los labios con sus dedos para después besarle recostándola suavemente sobre el suelo. Para Shizuru era una dulce tortura el recibir esa clase de besos porque le nublaban el pensamiento y tenía que hacer acopió de todas sus fuerzas para lograr controlarse, le permitía a Natsuki tener y llevar las riendas, nunca iba más allá de lo que Natsuki imponía – dime Shizuru – le dijo mirándole a los ojos – estos últimos meses te has estado controlando demasiado, ¿no es así?

- Natsuki – pronunció su nombre en un suspiro.

- Estas últimas veces he estado besándote más todavía – se sonrojó ligeramente – pero creó que no me has entendido… Shizuru – le tomó el rostro con ambas manos – ya no quiero que te controles más… quiero – se sonrojó intensamente – quiero tocarte más… quiero que me toques más… tú has tirado todas mis defensas, mis miedos y mis inquietudes… así que… te prometo que si te acercas más a mí no volverás a sentir ningún pinchazo.

- Natsuki…

- Así que, simplemente – le sonrió dulcemente – se… se gentil conmigo – le beso profundamente – “Shizuru, mi dulce Shizuru – pensó Natsuki mientras sentía como esas manos rompían sus invisibles cadenas y viajaban con soltura por su cuerpo con un poco de temor – te he mantenido a raya demasiado tiempo… y tu lo has aceptado todo sin quejarte… es hora de curar las heridas que yo misma te provoqué… “- se dejo girar para quedar bajo la chica que con un ligero temblor de manos incursionó bajo su playera para depositar sus manos sobre ese par de firmes pechos – no tengo miedo Shizuru – le dijo mirándola a los ojos – así que tu no tengas miedo tampoco, esta vez no escaparé a ningún sitio… esta vez me quedaré hasta el final… porque tú eres mi casa… porque tú eres en verdad mi hogar.

- Natsuki – las lágrimas de Shizuru rodaron por sus mejillas.

- No llores – le pidió Natsuki al tiempo que le acariciaba la mejilla con su mano – ven – la atrajo hacía sí y le besó – “Shizuru, ¿cómo agradecerte tanto amor, tanto cariño y afecto?... ¿cómo compensar tu nobleza y tus cuidados?... yo… yo Te Quiero… Te Quiero” – ¡¡Aaaaaah!! Su piel se erizó cuando la boca de Shizuru bajo por su cuello trazando una línea húmeda a todo lo largo; las manos de Shizuru le despojaron de su playera dejando su torso desnudo, por un momento Shizuru se quedó inmóvil admirando las perfectas curvas de ese cuerpo que pensó jamás en la vida podría poseer – baka – Natsuki curvo una tímida sonrisa mientras desviaba la mirada a un lado, sus mejillas se ruborizaron suavemente – te he dicho – trago un poco de saliva – que no tengo miedo – giro el rostro para verla directamente a sus rubíes ojos – ven – le tendió la mano y Shizuru se recostó en su pecho cerró los ojos y escuchó el rápido latir de ese precioso corazón que tanto hizo por tratar de proteger.

- Tu corazón… late tan… deprisa.

- Eso es porque eres tu Shizuru, mi corazón late solo por ti – le acarició su castaña cabellera.

- Natsuki – susurró suavemente mientras se dejaba invadir de lleno por la dulce fragancia que manaba naturalmente de la chica que tanto amaba.

- ¡Aaaaahhhhh! – Natsuki se estremeció al sentir el toque de esa boca en sus pechos, se sentía bien, demasiado bien, Shizuru le tomó el otro pecho y con el índice y el pulgar ejerció una suave presión sobre su endurecido pezón - ¡mmmm!¡aaaahhhmm! – el buen juicio de Shizuru se obnubiló por completo.

- “Perdóname Natsuki no puedo más” – fue el último pensamiento coherente de la chica de Kyoto cuyas manos se deshicieron de los Shorts de Natsuki para dejarla únicamente con su ropa interior – “tan sexy” – pensó Shizuru al tiempo deslizaba su mano sobre la fina tela que empezaba a humedecerse, Shizuru probó centímetro a centímetro de esa piel tan anhelada por ella dejando rastros húmedos por todo ese bien formado cuerpo, mientras deslizaba sus dedos sobre la ropa interior de Natsuki, degustó nuevamente ese delicioso par de pechos rozándolos suavemente con la punta de su lengua, describiendo precisos círculos entorno a ellos, Natsuki era consciente de todo ese placer que le hacía dar vueltas la cabeza, había un poco temor en ella pero solo era un poco… pues era la primera vez en su vida que le había permitido a alguien incursionar en su cuerpo de esa manera, toda ella temblaba a cada caricia que Shizuru le prodigaba.

- “Esta bien… esta todo bien porque es Shizuru quien me está tocando” – pensó Natsuki, sin embargo retrocedió un poco cuando Shizuru deslizó su mano bajo la fina tela que cubría el sexo de la chica quien sostuvo a Shizuru de los hombros mientras cerraba los ojos con fuerza.

- Nat…suki – su nombre en labios de la chica que amaba le hizo abrir los ojos para mirarle con un dejo de temor que hizo tragar saliva a Shizuru.

- Lo… lo lamento – dijo Natsuki mientras se incorporaba hasta sentarse abrazándose las piernas contra el pecho – no… no sé que ha pasado yo… - sus mejillas se encendieron en un profundo carmín mientras las lagrimas le brotaban en rauda caída por sus mejillas.

- Esta… esta bien Natsuki – dijo Shizuru tratando de controlar el desconcierto que sentía, sus manos temblaban ligeramente cuando se acercó a Natsuki para limpiarle las lagrimas con sus manos – no llores yo… lo siento… fui, demasiado lejos… kannina Natsuki – intento sonreír sin mucho éxito.

- No… no es que no quiera – dijo Natsuki tomándola del rostro con ambas manos – no quiero que pienses eso… yo… quizás – trago saliva antes de continuar – quizás si… si me dejas ser yo quien… quien te… toque.

- ¡Ah! – Shizuru sintió que se le saldría el alma del cuerpo, se quedo en silencio sin poder emitir palabra alguna, mirando a Natsuki con una franca cara de asombro.

- Bueno, no es que tengas que aceptar es que… - volvió el rostro a un lado.

- No… es… es decir… yo… - Shizuru tartamudeo ligeramente – si… si tu… si tú te sentirás segura de esa forma entonces yo… si – Natsuki volvió el rostro para mirarla y su rostro se ilumino de felicidad.

- ¿En verdad?

- En verdad – afirmo Shizuru; Natsuki le abrazo recargando todo su peso sobre ella provocando que Shizuru se fuera de espaldas Natsuki se abrazo a su pecho y cerró los ojos dejándose envolver por el sutil perfume de Shizuru que le hacía sentirse confortable y segura.

Esa noche se quedaron un rato así, en silencio sin nada que decir, las palabras realmente no eran necesarias entre las dos. La siguiente noche, Natsuki le pidió a Shizuru que se quedara a dormir en su departamento, Shizuru llegó temprano y preparó la cena para las dos, cenaron tranquilamente mientras Natsuki ponía al corriente a Shizuru de lo que acontecía en el instituto Fuuka; a Shizuru le caía en gracia ver a Natsuki tan hablantina siempre había sido tan callada y ahora verla tan relajada y animada le hacían sentirse verdaderamente feliz, terminaron de cenar y recogieron todo, se metieron a bañar y aunque fue un poco duro para Shizuru no tocar de forma inapropiada a Natsuki, salió airosa de esa pequeña prueba pues si algo era seguro era que no quería alejar a la mujer que tanto amaba por no saberse controlar,  Natsuki salio primero y se vistió ligera unicamente con su ropa interior, se cubrió con una toalla seca y espero  a que  Shizuru saliera del baño, una vez  que Shizuru salió Natsuki le beso de lleno haciendo que caminara de espaldas hasta la cama cayendo de espaldas a la misma, entonces Natsuki subió a su cuerpo y le despojó de la toalla, Natsuki admiró su desnudo cuerpo por entero, y deslizó sus manos a lo largo de su torso, sus mejillas pintaron un dulce arrebol mientras las manos de Shizuru se aferraban con fuerza a las sábanas para no caer en la tentación de tocar el cuerpo de la chica que tanto amaba. Natsuki se despojó de su toalla y Shizuru tuvo que cerrar los ojos para no ceder a la tentación de perder el autodominio y hacer algo de lo cual después se arrepentiría, Natsuki se sintió ligeramente más cómoda al ver los ojos cerrados de la mujer que amaba, y entonces se dio a la tarea de recorrer ese cuerpo con sus manos en sendas caricias que hacían temblar por completo a Shizuru.

- ¡¡Aaaaaah!! – el gemido de Shizuru fue intoxicante para Natsuki cuando le besó en el cuello – sonrió suavemente y volvió a tocar esa delicada piel con sus labios y un nuevo gemido emano de la garganta de la chica que tenía rendida a sus pies, su pensamiento se vio envuelto por el deseo de seguir escuchando esa voz.

- Shizuru – susurró suavemente en su oído mientras deslizaba su mano por ese cuerpo bien formado que luchaba para no rendirse a su propio deseo de tocar.

- Natsuki – el dejo de súplica en esa voz enterneció a la peliazul, imitó las caricias que Shizuru le había prodigado la noche anterior, al probar los pechos de Shizuru sintió una descarga eléctrica recorrerle todo el cuerpo excitándola a un punto inimaginable, los rozó suavemente con la punta de su lengua para después succionarlos con presteza, Shizuru quería decirle a Natsuki que se detuviera, que parara inmediatamente porque su buen juicio se estaba nublando por completo, sin embargo no podía rendirse tan fácilmente tenía que ser fuerte, no sería justo para Natsuki no tocarle cuando ella le pidió esa oportunidad, Natsuki se deslizaba lentamente por su cuerpo llenándolo de suaves besos y recreándose en esa suavidad que era mil veces más suave que la más fina de las sedas.

Natsuki acarició el rostro de Shizuru lentamente con sus manos, delineando sus facciones, entonces se inclinó hacia ella y apresó su boca mientras deslizaba una de sus manos a lo largo de su torso, sus mejillas se ruborizaron al máximo cuando se adentro en la entrepierna de Shizuru, sin embargo al ver la manera como Shizuru había respingado supo de inmediato que quería ver todas las facetas de la chica que amaba, se sorprendió al sentir tal humedad entre las piernas de esa chica, por un momento no supo que hacer sin embargo se percató que cualquier movimiento que hiciera provocaba que Shizuru temblara por completo, cerró los ojos y comenzó a deslizar sus dedos suavemente por todo ese sitió escuchando atentamente la respiración de Shizuru grabando en su mente los puntos donde ella respingaba o gemía con mayor profundidad.

- ¡Aaahh! Nat…su..ki… - la voz de Shizuru le llenaba todos sus sentidos, siguió con ese movimiento en la entrepierna de esa chica mientras succionaba con delicadeza uno de sus pechos - ¡aaahhh! – Shizuru abrió los ojos ligeramente y al ver a la chica de sus sueños junto a ella tomándola de esa manera le nació un sentimiento de felicidad que inundó por completo su corazón, Natsuki abrió sus ojos centrándolos en el rostro de esa chica que le miraba con ternura y deseo. Le volvió a besar y justo en ese instante Shizuru llegó al clímax, Natsuki se extasió en el gesto de esa chica, fue tan inocente y a la vez tan dulce; Shizuru permaneció con los ojos cerrados, la respiración agitada y el rostro cubierto por dulces perlas transparentes de sudor que escurrían sutilmente por su frente.

Natsuki retiró sus dedos de la entrepierna de la chica que mantenía los ojos cerrados miró sus dedos empapados en ese líquido transparente y se los llevó a la boca, paso su lengua lentamente por las yemas de sus dedos, llenándose del dulce néctar que le supo delicioso a sus sentidos.

Shizuru abrió lentamente los ojos y al ver lo que Natsuki estaba haciendo provocó que sus mejillas se ruborizaran por completo.

- Nat… suki – dijo Shizuru casi sin voz.

- Es… dulce – dijo Natsuki sin mirar a la chica que yacía de espaldas sobre la cama – me pregunto sí… - sin decir una palabra más se acomodo entre las piernas de Shizuru y sin darle tiempo a decir una sola palabra, hundió su boca en ese cálido sitio; sin embargo y pese a lo bien que se sintió Shizuru retrocedió alejándose un poco de la chica que le miró con ligero desconcierto – Shizuru… ¿no… no quieres? – preguntó con las mejillas completamente ruborizabas y un toque de dulce inocencia.

- No, no es eso, es solo que – Shizuru volvió el rostro a un lado al sentir las mejillas completamente sonrojadas.

Natsuki le observó por breves instantes y sonrió con timidez mientras se deshacía de sus ropas.

- ¡Aaaah! Nat… Natsuki – la chica que Kyoto se quedo con la boca ligeramente abierta mientras Natsuki se quitaba su última prenda de ropa, una vez desnuda se colocó de rodillas frente a Shizuru y le extendió la mano.

- ¿Te parece bien… si lo hacemos juntas? – le sonrió dulcemente, Shizuru le tomó de la mano y asentó con la cabeza.

Se besaron dulce y suavemente, recorriéndose con tranquilidad y parsimonia, deleitándose la una a la otra con irresistible lentitud, conociéndose poco a poco, grabando en sus memorias cada toque, cada roce, cada palabra dicha llena de sentimiento y amor. Se entregaron sin reservas, sin miedos, ni temores; demostrándose a cada segundo transcurrido todo el amor que ambas guardaban en su corazón. Jurándose un amor eterno y sellando en un beso la promesa de estar por siempre juntas hasta la eternidad.

Al día siguiente mientras Natsuki caminaba junto a Mai por los jardines de la escuela, la chica ojiviolaceo no dejaba de notar la simpática sonrisa que afloraba por momentos en el rostro de su amiga.

- ¿Te ha sucedido algo bueno recientemente Natsuki? – le cuestionó Mai mientras Natsuki le ignoraba, sonriéndose de la nada de tan metida que andaba en sus propios pensamientos – Ne, Natsuki, estoy hablándote – por respuesta Natsuki solo soltó una risita que desconcertó a su amiga – Lo hiciste ¿verdad? con Fujino-san

- ¡Eeehh? – Natsuki se puso de los mil colores al tiempo que volteaba a ver a Mai con una franca cara de interrogación.

- ¿Có… cómo lo sabes?

- Entonces es cierto lo hiciste.

- ¡No! – le tapo la boca con ambas manos – no lo digas tan alto – le regaño Natsuki.

- Tranquila Natsuki – le dijo Mai soltándose de su agarre – solo te diré que te ves más feliz que nunca – le sonrió y le guiño un ojo.

- ¿Feliz? – pregunto Natsuki más para sí que para Mai.

- Sí, es la primera vez que te veo contenta… mmm… es como si fueras completamente libre, creo que el amor de Fujino-san te ha liberado de esa prisión de hielo que te tenía presa.

- Libre – susurró tenuemente – sí – sus mejillas se ruborizaron suavemente y sonrió con timidez – Shizuru ella… yo… la amo – dijo elevando la vista al cielo.

- Me alegra que estés tan feliz Natsuki – Mai le palmeo el hombro mientras continuaban su camino.

- “No importa quien lo sepa, nunca me cansaré de decir que Te Amo Shizuru, siempre estaré a tu lado” – Natsuki sonrió al cielo mientras los rayos del sol iluminaban su hermoso rostro y una amplia sonrisa se dibujaba en sus labios.

FIN

10 comentarios:

  1. Wow...Eso ha sido lindo! y sexy...y dulce...tierno...HOT!! Felicidades es Genial!! Ariagatou gozaimasu!(reverencia),por la dedicatoria mi estimada Sheila-San,que la musa siga inspirandote y consintiendo tu talento amiga! y ojala tenga oportunidad algun dia del futuro cercano de felicitarte en forma mas directa y personal.

    ResponderEliminar
  2. wowwwwww me encanta como escribes, no dejes de hacerlo nunca. Gracias por este ShizNat,que tengas un excelente día.

    ResponderEliminar
  3. I LOVE IT, ME ENCANATRIA FELICITARYE EN PERSONA ;)

    ResponderEliminar
  4. Saludos desde Colombia de Yago

    ResponderEliminar
  5. un super wwooooowwwwwww... me estremecio desde los pies hasta la punta de los cabellos... felicidaddes....
    ATTE: Ka-Na

    ResponderEliminar
  6. Esto es lo mejor que e leido en largo tiempo .. me encanto cada frase, y cada detaye que lograste demostrar en esta parte de la historia .... ME ENCANTOOO ;-)

    ResponderEliminar
  7. Esto es lo mejor que e leido en largo tiempo .. me encanto cada frase, y cada detaye que lograste demostrar en esta parte de la historia .... ME ENCANTOOO ;-)

    ResponderEliminar
  8. Toda la magia de ShizNat,las amo!! :)

    ResponderEliminar