sábado, 11 de septiembre de 2010

7ma Temporada de Xena Capitulo 9


Capítulo 9

Tiempo (2a parte)



Era más de mediodía, Gabrielle cocinaba una liebre que Xena cazó, ambas se miraban y sonreían se sentían las personas más dichosas del mundo, la guerrera se acerca a Gabrielle mirándole de forma juguetona.

- Oye Gabrielle... ¿quieres pelear conmigo?.

- ¿Cómo? - la bardo le sonríe - ¿estas segura?, no quisiera lastimarte ¿sabes?

- ¡Lastimarme?... vamos niña que yo ya conquistaba aldeas enteras cuando tu todavía jugabas con tus muñecas - en realidad Xena deseaba saber cuanta fuerza y habilidad poseía su joven amante.

- De acuerdo - Gabrielle se levantó - además aun falta para que nuestra comida termine de cocinarse.

- Gabrielle – Xena le habló seria - por favor necesito que pelees conmigo en serio, ¿comprendes? Te atacaré con todo mi potencial ¿estas de acuerdo?.

- Xena... - Gabrielle le miró por un segundo, dudó pero al ver la seriedad en esos azules ojos dijo - esta bien Xena si así lo quieres así lo haremos, pero te advierto que utilizaré toda mi fuerza.

- No esperaba menos de ti - Xena le sonrió y se puso en guardia lo mismo que Gabrielle de pronto Xena recordó algo - espera te daré unas cosas - se dirigió hacia Argo II y de una de las alforjas saco un par de sais, regresó con ellas en mano y se las entregó a Gabrielle.

- ¿Esto? - Gabrielle tomó las armas en sus manos.

- Son para ti, las compre hace unos días espero que te gusten - Xena le sonrió - ahora, adelante Gabrielle necesito que pelees en serio.

Gabrielle sonrió al ver las armas en sus manos, eran preciosas, perfectamente diseñadas, los mangos de las armas tenían incrustaciones de oro y plata, suspiró y rápidamente se puso en guardia. Ambas se miraba con cuidado con suaves pasos iban marcando el terreno, Xena espada en mano observaba a Gabrielle quien irradiaba confianza y seguridad; por el movimiento de sus ojos la guerrera supo que la estudiaba con detenimiento; Gabrielle observaba cada paso de Xena, incluso podía ver los músculos que se tensaban en su amante guerrera, Xena dio el primer paso y se arrojó con fuerza sobre Gabrielle quien sin mucha dificultad le esquivó, una vez más Xena fue por ella le atacó con la espada lanzándole un par de golpes destinados a su rostro los cuales Gabrielle evadió, para la joven bardo-guerrera eso fue demasiado fácil, sentía el ataque de Xena lento, podía leer cada uno de sus movimientos sin problema, tanto que incluso le llegó a asestar varios golpes certeros los cuales Xena no fue capaz de detener, la guerrera ya sudaba a mares y su pecho subía y bajaba con fuerza en tanto que Gabrielle apenas comenzaba a mostrar signos de cansancio, los golpes que Xena no pudo asestar le debilitaron pues la fuerza con la que golpeaba al aire le restaba energías, por fin Gabrielle en un rápido y audaz movimiento colocó uno de los sais sobre el cuello de Xena.

- Suficiente Xena - Gabrielle suspiró retirando el arma del cuello de su amante.

Xena asintió con la cabeza, sin lugar a dudas se mostraba dolida en su amor propio y sin embargo estaba agradecida con Gabrielle desde el fondo de su corazón por no dejarse vencer.

- Eres muy buena - Xena se dejó caer sobre el piso, ofreciendo a su bardo una sonrisa cansada.

- Tuve a la mejor maestra del mundo - Gabrielle se acercó a ella, la abrazó por la espalada y depositó un besó sobre el cuello de Xena, al mismo tiempo que le succionaba delicadamente dejando una clara huella violácea.

Xena suspiró, tomando la mano de Gabrielle entre las suyas.

- Necesito volver a ponerme en forma - sonrió.

- No te preocupes Xena ahora yo podré defenderte.

- ¡Oh! ¿En serio? Menos mal ahora ya me siento mejor - amabas rieron de buena gana, el olor de la liebre asada les recordó lo hambrientas que se encontraban y decidieron empezar con ese gran festín.

Cerca del atardecer se hallaban de nuevo en la posada de Talius, al entrar no dieron crédito a lo que vieron ahí estaba Lerey discutiendo con un tipo bastante insolente que al parecer no quería pagar la cuenta, el tipo levantó la mano en el aire, Gabrielle sacó sus armas sin embargo Xena la detuvo, le miró y señaló hacia Lerey quien de inmediato esquivo el golpe dando un paso de lado para después girar y enterrar con fuerza su codo en el estómago de aquel hombre que se dobló a causa del dolor y rematándolo la joven de ojos grises con una patada a pleno rostro del sujeto.

- Paggg... paggg... - balbuceaba el hombre.

- ¿Pagarás ahora? – preguntó Lerey

- Ssssíííí - dijo el hombre apenas audible.

- Muy bien ¿alguien más quiere ponerse necio? - la chica recorrió la taberna con la vista, todos los hombres hicieron claros gestos de que aquello no sería necesario con ellos .

Lerey se topó a la entrada con aquellos hermosos ojos azules y sonrió gratamente corrió hacia Xena y la abrazó.

- ¡Xena!, ¡estas bien!, ¡estas bien!

- Ejem, ejem... - Gabrielle carraspeo - disculpa jovencita pero... - Gabrielle separó a la chica de ojos grises de los brazos de SU guerrera y con un leve movimiento de su mano hizo hacia atrás el negro cabello de Xena y le señaló a Lerey que observará aquella marca violácea - Esa marca indica que esta bella guerrera es MIA, ¿te quedó claro? - le miró semi-amenazante.

- ¡Oh! Sí, por supuesto, tanto como que tú le perteneces a esta hermosa mujer ¿verdad? - Lerey paso el dedo índice sobre cada uno de las marcas violáceas que Xena dejara en ella la noche anterior.

- ¿Esto?. Yo... Xena - Gabrielle se alcanzaba a ver algunas de las marcas que Lerey le señalaba.

- Eres mía - Xena le sonrió y paso un brazo alrededor del cuello de la bardo.

Gabrielle suspiró mirando tiernamente a Xena, Lerey las sacó de ese hermoso trance invitándolas a sentarse, les llevó una buena comida y vino del mejor, mientras sus amigas cenaban subió a uno de los cuartos y lo arregló lo mejor que pudo para que disfrutasen de una placentera noche; para cuando regresó con sus amigas estas ya habían acabado con todo.

- ¡Dioses! - exclamó Gabrielle - ¡Qué excelente comida!

- Sin duda - dijo Xena, volvió el rostro mirando al vetusto tabernero - ¡excelente vino Talius!

- ¡Solo lo Mejor! - exclamó sonriendo a sus dos clientas favoritas.

- ¿Ya han acabado? - preguntó Lerey mientras se sentaba con sus amigas.

- Sí, gracias Lerey - Xena le sonrió al igual que Gabrielle.

- Me alegra que les haya gustado, les he preparado una habitación espero que sea de su agrado, en cuanto deseen subir me avisan para acompañarles.

- ¿Te parece bien de una vez Xena? - Gabrielle le miró seductora.

- Mmmmhhh... no lo sé déjame pensarlo.

- ¡Xena!

- Por supuesto que sí tontita, por supuesto que sí - Xena se soltó a reír lo mismo que su joven bardo y Lerey.

2 comentarios:

  1. Ahhh...hacia tiempo que no leia fics sobre Xena...me ha traido gratos recuerdos de cuando apenas aprendia a usar el internet (sola...sin guia ni maestro...), pero Xena era mi motivacion....jajaja. Esta muy genial el contenido asi que espero por la continuacion...buen trabajo Sheila-san.

    ResponderEliminar
  2. Vaya si que tenía tiempo sin visitar el blog, pero ya me puse al día excelente historia me fascina el final que le estas dando a la historia de la princesa guerrera, porque la verdad no me gusto para nada el final de la serie cuando la vi, porque aparte de que me hiso llorar como una magdalena el que quedaran se paramadas me dejo muy triste, así que prefiero conservar tu final en mi memoria porque me gustan más los finales felices, en fin mi querida Sheila extraordinaria historia me encanta voy a esperar con ansias el final. Te mando muchos besos y un abrazo enorme ˄_˄.

    ResponderEliminar