domingo, 5 de septiembre de 2010

7ma Temporada de Xena Capitulo 1

Disclaimers: Los personajes de "Xena, Gabrielle", Argo II, Pérdicas, pertenecen a Reinaisse Pictures MCA/Universal, ejem, menos Sabak, Diocles, Auro, Gustino, Claugus, Lerey, y la bola de gente que he inventado siendo por ende propiedad míos, je,je,je.

Aviso: ESTA ES MI SÉPTIMA TEMPORADA ¿CÓMO LA VEN?, POR QUE XENA NO PUEDE TERMINAR ASÍ ¬¬

Dedicatoria: Este fan fic, te lo dedico especialmente a ti lectora y lector que te tomas tu tiempo para leer lo que escribo, a todos ustedes ¡GRACIAS!. ¡Empezamos! - ¡corre cámara! Y ¡¡Acción!!

Capítulo 1

Una leve esperanza



Por. Sheila Segovia S.



Hace ya un par de días que Gabrielle se embarcó rumbo a Egipto, lleva en el cinturón el chakram de Xena perfectamente pulido, en ocasiones cuando está en la cubierta le gusta mirar en la lejanía como el cielo y el mar se unen, ese azul le recuerda el azul de los ojos de Xena, inconscientemente acaricia el chakram con las yemas de los dedos.

- Xena... - murmura al viento. Las lágrimas surcan su rostro.

- Señorita - le interrumpe una voz - la comida se servirá dentro de unos momentos, desde que se embarcó no ha probado alimento, por favor, debe de comer ¿no querrá morir de hambre, verdad?

Gabrielle mira impasible hacia la lejanía ignorando por completo el comentario de aquel hombre. Al percatarse que Gabrielle no le contesta resopla alejándose un poco apesadumbrado.

- Morir... - repite esta última palabra con tono esperanzador sin dejar de mirar hacia la lejanía, la brisa marina roza el rostro de Gabrielle y alborota un poco su cabello, lo que provoca que Gabrielle cierre los ojos y disfrute esa caricia.

- Así es, dicen que esa vieja lo sabe todo es por eso que llegando a Egipto iré a verla - dice un hombre de piel morena y tozuda barba.

- ¿Y crees qué en verdad lo sepa todo? - le pregunta su acompañante un poco más pequeño de ojos ambiciosos.

- Por supuesto, se dice que es capaz de levantar a los muertos.

Ante ese comentario Gabrielle reacciona mirando a los dos hombres que prosiguen su camino rumbo al comedor, la bardo se encamina hacia ese lugar siguiéndolos de cerca. Una vez dentro Gabrielle se sienta a la mesa que es larga y tiene una fila de asientos a ambos costados de la mesa Gabrielle se sienta frente a ellos, las demás personas están entretenidas conversando, mientras Gabrielle trata de escuchar lo que esos dos extraños tienen que decir. La comida es servida minutos después.

- ¡Aaahh!, que bien pulpo en su tinta mi favorito - dice el hombre de la barba tozuda, aspirando el olor que desprende su platillo.

- Y bien, ¿en donde encontraras a esa vieja? - le dice su amigo.

- Se encuentra al este de la ciudad de Gizeh, el nombre de la mujer es Sabak, ya verás que lo que dicen es cierto.

Ambos hombres dejaron ese tema de lado, y se ocuparon en devorar el contenido de los platos, Gabrielle no salía de su asombro si lo que habían dicho esos hombres era verdad, entonces habría una posibilidad de volver a Xena a la vida, animada ante tal idea decidió comer, su semblante cambió se mostró sonriente ante sus propios pensamientos, comió bastante bien, se sintió mejor y una vez terminado su plato se dirigió de nuevo hacia la cubierta. Volvió a admirar el cielo, el mar y su unión a lo lejos, sonriendo tomó el chakram de Xena y lo jugó en sus manos observándolo con ilusión.

- Lo volverás a usar Xena, te lo juro - y mientras decía estas palabras apretó el chakram hasta que su mano comenzó a sangrar, Gabrielle sostuvo el chakram a la altura de su rostro, al verlo machado con su sangre añadió - es una promesa.

Gabrielle bajó a su camarote, delicadamente sacó de sus alforjas la urna con las cenizas de su guerrera, las sostuvo entre sus manos, ante tal acto no pudo resistir las ganas de llorar, tras calmarse un poco comenzó a platicar como si estuviera frente a Xena, así paso el resto del día.

Los días siguieron su curso, tras casi una semana de viaje, una ansiosa y desesperada bardo desembarcó llevándose a Argo II consigo, sin esperar se dirigió a la ciudad de Gizeh, a medio camino el clima obligó a Gabrielle a comprar un dromedario ya que Argo II necesitaba descanso cada cierta distancia, dejó encargada a Argo II en un establo y se dirigió sin detenerse a Gizeh, el camino fue duro y agotador pero por fin llegó hasta la ciudad casi todo el mundo hablaba el griego lo cual le facilitó darse a entender sobre todo con los comerciantes, después de dos días de intensa búsqueda logró dar con la casa de la mujer de quien había oído hablar, para su desilusión una gran muchedumbre estaba formada entorno a su casa, Gabrielle suspiró hondamente y tomó su lugar en aquella inmensa fila. Gabrielle estuvo todo ese día sin probar bocado, no debido a que no tuviera hambre o dinero, sino por que no sabía cuánto le costaría la información que iba a pedirle a esa mujer. Y si tenía que usar hasta el último dinar que tuviera lo haría si ello le traía a Xena de nuevo a la vida.

- Dioses la fila es interminable - dijo Gabrielle en voz alta.

- A Sabak le gusta la determinación en las personas es por ello que mide la capacidad de resistencia de cada persona, yo llevo ya dos noches con sus días y si es necesario esperaré más - le dijo una mujer de tez tostada y semblante cansado.

- ¿Quiere decir que podríamos pasar días enteros esperando a ser recibidas? - a pesar de la pregunta la mujer no dijo nada más.- "Bien, no me importa si tengo que pasar semanas aquí lo único que me importa es hablar con esa mujer y que me diga cómo puedo traer de nuevo a la vida a Xena" - pensó Gabrielle.

Esa noche Gabrielle paso un poco de frío, a la mañana siguiente ya habían avanzado algo más debido a que las personas por cansancio y al hambre desertaban de conseguir una entrevista con Sabak. El día de Gabrielle transcurrió entre somnolencia, hambre y cansancio, debido a que solo cuando la luna estaba ya muy en alto, la gente podía sentarse, y se les levantaba antes del amanecer, se les prohibía tomar alimentos y agua, de modo que la espera era más y más angustiosa, de esto se dio cuenta Gabrielle en su primer día, después de unas horas de estar de pie se sintió cansada y decidió sentarse un rato estaba apunto de hacerlo cuando esa extraña mujer delante de ella le sostuvo por el brazo. Y sin decir nada le señaló discretamente hacia unos hombres que se encontraban sentados recargados en una de las paredes de enfrente aparentemente dormían, pero... Gabrielle se dió cuenta de que un hombre que estaba a tres personas de ella miró a los hombres, tras unos minutos de duda el hombre se derrumbó sobre el piso y dió un ligero suspiro, dos de los hombres se levantaron cogieron de los brazos al hombre y lo sacaron de la fila, uno de ellos miró en dirección de Gabrielle, un poco más y no hubiera sido posible ver a Sabak, Gabrielle le dió las gracias a esa mujer y siguió su espera. Después de cinco días de angustiosa espera, Gabrielle estaba a solo una persona de ver a Sabak, sin embargo un día más tuvo que pasar para que la vieja Sabak la recibiera.

Cerca de las doce del día llegó el turno de Gabrielle entró en la casa, su rostro estaba demacrado por el cansancio, tenía una sed insoportable y sentía que de un momento a otro perdería el sentido. Sentada sobre un almohadón se encontraba una vieja mujer de rostro apacible con sus ojos cerrados, denotaba tener más de ochenta inviernos, la vieja hablo con voz pausada.

- ¿Qué es lo que quieres Griega?

- ¿Cómo es que sabes que soy griega? - dice Gabrielle asombrada.

- Yo sé muchas cosas y también sé que quieres desafiar al destino, pero no creo que puedas hacerlo así que... - la mujer no terminó la frase, se levantó con un poco de dificultad y le dio la espalda a Gabrielle, encaminándose hacia la parte posterior de la casa.

- ¡Alto! - gritó Gabrielle lanzando el chakram con furia clavándose en una de las vigas de madera. La vieja detuvo su paso - Escúchame bien Sabak - dice Gabrielle de manera fría - he estado esperando por verte seis días y he cumplido con las reglas que has puesto y no me iré hasta que me respondas lo que he venido a consultarte, no me importa el tiempo que tenga que esperar... pero haré que me escuches de una forma u otra - Gabrielle realmente estaba enfurecida.

La vieja sonrió, gesto que no vio Gabrielle ya que Sabak estaba de espaldas a ella.

- Muy bien Griega tienes espíritu, te responderé a las preguntas que quieras pero con una condición... - le dijo aun sin voltear a verla.

- ¿Cuál es esa condición? - preguntó Gabrielle no dejando de mirar a Sabak.

- Tienes que esperar tres días - se fue dando la vuelta para mirar a Gabrielle - con sus noches, sin dormir, ni beber, ni comer y estando de pie... solo entonces - abrió lentamente sus ojos - te recibiré - miró fijamente a Gabrielle de sus ojos salió una fuerte luz y Gabrielle fue barrida fuera de la casa de Sabak, junto con el chakram.

Gabrielle se levantó un poco aturdida, sin poder ver nada absolutamente, se tallaba los ojos una y otra vez pero el resultado fue el mismo, estaba ciega... a tientas buscó el chakram una vez que lo encontró lo colocó en su cinturón. Se levantó con dificultad.

- ¿Qué?. ¿Qué esta sucediendo?. ¿Por qué no puedo ver, qué sucede? - se preguntaba, sin embargo permaneció de pie, no se inmutó, sabía que la vida de Xena valía cualquier sacrificio.

- Ya veremos Griega, ya veremos - decía la anciana sentada sobre su almohadón.

Ese día Gabrielle lo soportó, aun le dolían las palabras dichas por la anciana "sé que quieres desafiar al destino, pero no creo que puedas hacerlo", cada vez que sentía desfallecer recordaba esas palabras y la llenaban de energía para seguir en pie, trataba de no dormir, caminaba en círculos recitando de memoria una y otra vés sus pergaminos favoritos, trataba de recordar los buenos momentos que pasaba con Xena, las bromas, los juegos, se negaba a recordar la muerte de Xena, ya que sabía que no soportaría estar bajo las condiciones de Sabak si lloraba una vez más, recordaba a Joxer y sus peripecias, al segundo día, estaba cantando la vieja canción de Joxer El Poderoso, y de momento se reía para sus adentros de lo que estaba haciendo con tal de ver a Xena una vez más.

- Lo haces bien Griega tienes agallas, pero soportaras un día más - decía Sabak sin salir de su casa.

- Xena, valiente guerrera, valor, valor, valor, siempre me decías eso, ánimo, ánimo Gabrielle, ¿Me ves Xena?, más vale que sí, porque todo esto es por ti - hablaba en voz normal - sí logro volverte a la vida, que Sí lo haré, te lo cobrare con una buena comida - esto lo dijo en voz baja - "Dioses lo que daría por un plato aunque fuera de raíces" pensó la bardo - anda Gabrielle mejor volvamos a la vez en que Xena utilizó uno de tus pergaminos para... ja,ja,ja, esa vez realmente me enfadé, sí, ahora que lo pienso mejor no debí decirle nada... en verdad esos son los momentos bellos de la vida.

Al tercer día apenas si podía hablar, sentía que casi no podía sostenerse en pie, para fortuna de ella comenzó a llover, a pesar de las ansias que sentía de abrir la boca y saciar su sed se contuvo, por temor a echarlo todo a perder por un simple trago de agua, ella sabía que Xena valía más que un simple sorbo de agua... Gabrielle había perdido la cuenta de los días, parecía que estaba lista a rendirse... pero las palabras de la anciana hacían mella en su orgullo amazona así que con un último esfuerzo, trato de pararse firme ante la idea de que Xena haría lo mismo por ella, debía estar a la altura de su guerrera, por ella Xena había combatido a todo un ejército, por ella se internó en el Mundo de Morfeo, por ella Xena siempre estaba dispuesta a dar su vida.

- Griega, ¿estas lista para hacer tus preguntas?, o es acaso ¿qué te sientes demasiado débil como para preguntar? - pregunta Sabak desde la puerta de su casa... poco a poco Gabrielle se va acercando a la entrada de la casa de la anciana, guiándose por el sonido de su voz.

- Estoy lista Sabak, lo logré ahora debo preguntarte... - le decía Gabrielle acercándose cada vez más a la anciana.

- ¡Por favor Sabak dime cómo volver a la vida a mi hija! ¡Por Horus es mi única hija! ¡por favor, mírala, mírala, sus ojos irradiaban alegría y vida y ahora esta muerta Sabak, esta muerta! ¡ayúdame...! - la voz de un hombre sonaba alterada.

- Debes esperar, esta Griega es la persona que sigue debes hacer fila como todos los demás - dijo fríamente la vieja.

- Yo esperaré el tiempo que a él le toque por favor ayuda a su hijita - dijo Gabrielle sintiendo compasión por aquella aturdida voz, bien sabía Gabrielle el dolor de perder a alguien amado.

- Eres noble Griega digna de ser una reina, como lo eres...

- En verdad lo sabes todo ¿cierto? - dijo Gabrielle a punto de desfallecer del esfuerzo sobre humano hecho hasta ese momento.

- Así es Griega - Sabak pasó su mano tocando levemente los párpados de Gabrielle - yo lo sé todo.

Gabrielle abrió los ojos lentamente, debido a la luz, que le molestaba de momento, al recuperar la vista miró alrededor pero no pudo ver al hombre, ni a su hija.

- ¿Ese hombre y su hija en dónde están?, he dicho que yo tomaría su lugar - dijo Gabrielle extrañada.

- Esa fue tu última prueba Griega, has demostrado tener, valor, ánimo, fortaleza, determinación, orgullo, y lo más importante nobleza, pasa, mi casa es tu casa, tus preguntas serán contestadas, y tu cansancio recompensado - la anciana se sostuvo del brazo de Gabrielle y entraron juntas a su casa.

Sabak se sentó sobre su almohadón e invitó a Gabrielle asentarse frente de ella.

- Lo que quieres hacer es difícil, hay almas de por medio, muchas almas inocentes, ¿serias capaz de arriesgar tu vida? - le preguntó la anciana con los ojos cerrados.

- Sin dudarlo Sabak, ¿qué es lo que tengo que hacer para volver a mi amiga a la vida?

- Deberás conseguir los ojos Horus, y entrar en su cámara sagrada la cual se encuentra en su templo junto al palacio del faraón, te costará trabajo ya que las mujeres no pueden acceder a él, si logras conseguir los ojos de Horus, los colocaras en su estatua y esperarás a que la luna llena inunde su cámara, en ese momento depositaras la urna con las cenizas de tu amiga guerrera frente a sus ojos, Horus limpiará sus pecados, de esta manera con ayuda de Anubis guiará a las almas al paraíso, estarán salvas y le devolverá la vida tu amiga por haber mostrado valor y bondad al entregarse por su propia voluntad a la muerte... empero si no logras conseguir los ojos de Horus hay una forma más de devolverle a la vida... ¿estas dispuesta a escuchar?... - le pregunta Sabak frunciendo el entrecejo, con sus ojos aun cerrados.

- Lo que sea, lo haré - dice firmemente Gabrielle.

- Muy bien escucha con atención - Gabrielle le escucha atentamente a cada palabra el entrecejo de la bardo se fruncía un poco más, por fin después de unos minutos... - piénsalo griega no es un asunto fácil, te esperan grandes retos... la decisión es tuya.

- No tengo nada que pensar Sabak, he dicho que lo haré, verás que lo lograré - apretó la urna de las cenizas de Xena en sus manos. - Y una vez que lo haya hecho traeré a mi amiga para que la conozcas. - Gabrielle sonrió con un dejo de cansancio, pero feliz, había una leve esperanza y ella la aprovecharía no dejaría a su guerrera en el inframundo, la traería de regreso.

- Así sea Griega, así sea. - Sabak abrió de nuevo sus ojos una gran luz inundo su casa, Gabrielle cerró los ojos debido a la luminosidad, al abrirlos no dio crédito de donde estaba, junto a ella Argo II pastaba tranquilamente, se miró sus ropas y vió para su fortuna que traía aún consigo las cenizas de su amiga, al levantarse se dió cuenta de que aquel cansancio había desaparecido, al igual que el hambre y la sed.

- Gracias Sabak - murmuró, se dirigió al encargado de establo pagó por el tiempo que estuvo Argo, preguntó al joven mozo acerca del palacio del faraón y salió a toda prisa en su busca.


3 comentarios:

  1. uyyy teno un sueño... y llegué a darme un duchazo xke voy a una conferencia en la noche... pero px me dije... voy a leer a Sheila... y me encuentro con tu dedicatoria... sí, ahí dice "dedicado a tí lectora" y esa soy yop, ké no?? jujuju... y soy la primera en comentar ve, tan raro, pero me guta... mañana otro y px luego AenP... ke ta ke arde!!! bye

    cariñitos,
    Nachi

    ResponderEliminar
  2. Sabes Sheila?... debo decir que tus fanfics son demasiado extraordinarios!! :D yo me acabo de topar hace poo con tus historias y creeme que me han atrapado mucho!! me encantan!! :D y sabes?... voy a considerar esta septima temporada como algo oficial después de la saga... es que no acepto que haya muerto Xena de esa manera :/, merecía un final mucho mejor y gracias a tus fanfics tenemos ese final tan deseado, enhorabuena muchas felicidades!! :D me alegro de haberme topado con tu página n_n, saludos!!

    ResponderEliminar
  3. P.D. M e encantó tu dedicatoria,la sentí muy própia jhe jhe jhe!! :D

    Atte.: Cecy

    ResponderEliminar