jueves, 30 de septiembre de 2010

SENTIMIENTOS One Shot Natsuki x Shizuru

Hola mis amadisimas lectoras y mis amadisimos lectores, les dejo este one shot. Espero que les guste!!!!! Gracias por seguir en este espacio creado para todas y todos ustedes. Les Mando Miles de Besos y Abrazos!!! Espero que les guste!!!


Disclaimers:
¡Exacto! Shizuru y Natsuki son propiedad de Sunrise!!!! Ojala fueran míos xDDDDDD

Autora: Su siempre amiga y servidora Sheila Segovia S.


Con dedicatoria especial a mi lindisima amiga Seisydien!!!


SENTIMIENTOS


Natsuki miraba el atardecer desde el desfiladero donde Shizuru había enfrentado a Nao… el viento agitaba su azulada cabellera mientras recordaba la manera tan desastrosa como se había dejado capturar. Si tan solo no hubiese sabido la terrible verdad sobre su madre hubiera podido estar más alerta y fácilmente habría derrotado a la pelirroja, pero a raíz del Shock que sufrió por la impresión de haberse sabido vendida por su propia madre bueno le dejo sin fuerza para seguir adelante en su lucha… inclusive su Child no había aparecido aún cuando ella le había invocado dejándola por consiguiente completamente indefensa.

Suspiró mirando el nuboso cielo cuyas nubes pintaban en un hermoso color dorado combinado con trazos carmesí y rosáceos que le daban una apariencia encantadora.

Sí… sin duda fue una suerte para ella que Shizuru hubiera acudido a su rescate… sus ojos dejaron momentáneamente el paisaje para centrarse una vez más en la carta que sostenía en sus manos, la volvió a leer, sonrió débilmente y meneo la cabeza en negativo, guardo la carta en su bolsillo y colocándose de nueva cuenta el casco se montó en su motocicleta y se fue de ese lugar.

A pesar de compartir ya el dormitorio con Mai y Mikoto seguía conservando su departamento para esos momentos en los cuales quería estar sola, se sentó frente a su escritorioy tomando papel y pluma escribió, fue algo corto y sencillo, al terminar lo dobló cuidadosamente y lo metió en un sobre. Esa noche decidió pasarla en su departamento, se tumbó en su cama adornada con cientos de peluches y cerró los ojos. Antes de caer en un sueño profundo esbozó una ligera sonrisa.

Al día siguiente habían terminado los festejos de la graduación y Natsuki buscó a Takeda a quien entregó el sobre. Takeda le miró sorprendido y a la vez un poco desilusionado por la expresión de “lo siento” dibujada en el rostro de Natsuki quien no le dijo nada solo se dio la vuelta y se alejó a paso tranquilo.

- Kuga-san – susurró Takeda mientras miraba indeciso el sobre, por fin tras unos instantes se decidió, lo abrió y sacando el bien doblado papel lo leyó – Te agradezco los sentimientos que tienes hacia mí, sin embargo no puedo corresponderlos ni aceptarlos – firme, claro, conciso y directo – susurró mientras sonreía tristemente.

- “Lo lamento Takeda – pensó Natsuki mientras salía del edificio – pero existe alguien más cuyos sentimientos quiero aceptar” – sus mejillas se pintaron de carmín mientras una suave sonrisa se dibujaba en su rostro.

Las horas habían transcurrido y el cielo se pintaba ya de atardecer Natsuki se hallaba en el jardín donde por primera vez Shizuru le había hablado, se hallaba de pie mirando el mismo tipo de flores que alguna vez quiso arrancar y destruir posó la mano sobre una de ellas imitando el movimiento que hiciera algunos años atrás.

- No deberías hacer eso – abrió los ojos ligeramente sorprendida, Shizuru se había acercado a ella y ni siquiera la había sentido, la ex presidenta del consejo estudiantil descanso una mano sobre el hombro de la peliazul mientras la otra la posaba sobre la mano que mantenía encerrada a la flor – las flores bonitas están para agradar – dijo cerca de su oído, provocando que se crispara ligeramente, Shizuru hizo presión con sus dedos sobre el índice y el medio de Natsuki haciendo que soltara la flor y tan solo la acariciase – se esfuerzan mucho por florecer durante su corta vida – Natsuki bajó ligeramente la mirada, sus mejillas se habían pintado en carmín ligeramente.

- Y eso – dijo tranquilamente – ¿a mí que me puede importar? – sonrió con melancolía – Fujino Shizuru.

- Ara, me siento feliz de que conozcas mi nombre Natsuki-chan– Shizuru sonrió con un dejo de tristeza.

- Oe, no me llames por mi nombre, ni tan familiarmente, además todo mundo conoce a Fujino Shizuru eres presidente de tu clase.

- Aaah, hasta conoces mi cargo eso me hace aún más feliz – Natsuki se giró para tenerla de frente.

- Baka – Natsuki volvió el rostro aún lado como lo hizo en aquella ocasión para después sonreír – ha pasado el tiempo ¿verdad Shizuru? – empezó a reír.

- ¿Natsuki? – Shizuru le miró extrañada pero feliz, en verdad feliz porque esa era la primera vez en su vida que veía la verdadera sonrisa de Natsuki.

- Perdona – le dijo Natsuki pasando por delante de ella para quedar a unos pasos de distancia – es solo que si en aquella ocasión te hubieras acercado a mí de esa forma seguramente te habrías enfrentado a mi furia.

- Lo sé – sonrió – por eso mantuve una distancia a la cual estaba segura no pasaría de un insulto y mi pequeña Natsuki huyendo como un animalito herido.

- Oe, eso no se escucho bien ¿animalito?... Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – Natsuki se soltó a reír con fuerza.

- Ah – Shizuru ladeó ligeramente el rostro y sonrió contenta – es la primera vez que veo la verdadera sonrisa de Natsuki.

- Eso es gracias a ti – dijo elevando la vista al cielo – fuiste la primera persona que se acerco a mí, aún cuando fui muy descortés contigo – se volvió a mirarla – tengo que admitir que tu constancia sobre mi me ayudo a volver a confiar en la gente, tener amigos es bueno… tenerte a ti es bueno – se sonrojo pero no perdió la sonrisa de sus labios – te he pedido que nos viéramos en este sitio porque es el más importante para mí – fue aquí donde verdaderamente mi vida comenzó – se llevó las manos a la espalda – porque fue aquí donde por primera vez escuché mi nombre en un tono amistoso y familiar.

- Natsuki – susurró levemente.

- Shizuru… siempre he pensado que eres una persona impresionante, fuerte, decidida, capaz de realizar cualquier tipo de tarea, tienes don de mando y fuerza de carácter, pero también, eres muy amable, dulce, paciente, tranquila y siempre no importa que pase tienes esa sonrisa imperturbable que parece decir todo esta bien, todo saldrá bien. Yo quiero seguir viendo tu sonrisa Shizuru – dijo mientras le tomaba de las manos y le sonreía suavemente entrecerrando sus lindos ojos verdes – y además quiero ser capaz de corresponder tus sentimientos.

- Nat…su…ki – Shizuru le miró con verdadero asombro y sintió que el corazón se le saldría del pecho de lo fuerte que latía.

- Shizuru, sé que Te Amo aunque no sea de momento de la misma forma como tu a mí… pero… – desvió su mirada momentáneamente para después volverla a situar en esos ojos rubíes que le miraban con cierta ansiedad – … pero no es como si este sentimiento que tengo por ti no pueda crecer y hacerse más fuerte… te he pedido que nos veamos en este sitio porque es aquí donde quiero decirte que… ahora que te has graduado, por favor no… no te alejes demasiado de mí ¿de acuerdo?... tenerte cerca me es primordial, Te Quiero Shizuru – se levantó de puntitas y le besó suavemente en los labios.

- Nat…su…ki – Shizuru no daba crédito a lo que escuchaba ¿sería acaso cierto? o ¿era solo un cruel sueño del que se despertaría en cualquier momento?

- Shizuru – Natsuki pronunció su nombre con ternura – sé que quizás sea demasiado pedir pero ¿podrías ser un poquito paciente conmigo? – sus blancas mejillas se ruborizaron – daré mi mejor esfuerzo porque en verdad Te Quiero – le acarició la mejilla con suavidad.

- Natsuki – las lagrimas escurrieron por sus mejillas – no tienes porque forzarte a sentir nada por mí – dijo aún cuando esas palabras le dolían pero sabía que debía hacerlo – soy feliz de saber que me quieres pero no tienes porque esforzarte por tratar de amarme, si no es tu naturaleza no tienes porque hacerlo, soy feliz así porque he visto la verdadera sonrisa de Natsuki y eso era en verdad lo que deseaba ver – apretó sus manos entre las suyas.

- Quiero hacerlo – le dijo con firmeza – porque siento tus labios cálidos… porque aún tengo la sensación de mi boca sobre la tuya y desde ese día en que nos enfrentamos – se sonrojo por completo – no he dejado de pensar en ti… sé que quiero estar solo contigo Shizuru así que no me apartes de tu vida por favor – se recargó en su pecho – tu corazón late muy fuerte – susurró.

- Es porque tu estas en él – dijo suavemente dejando que las lagrimas escaparan de sus ojos, abrazó a su pequeña Natsuki muy fuerte sintiéndose inmensamente feliz.


Después de ese día Natsuki se volvió una persona más accesible y regularmente quedaba con Shizuru ya fuera para estudiar o simplemente para platicar, le gustaba pasarse por el nuevo departamento de Shizuru y entretenerse jugando videojuegos mientras Shizuru estudiaba con ahínco, porque esa chica peliazul era su mejor incentivo para seguir adelante.

- ¿Te falta mucho para terminar? – le preguntó Natsuki mientras ganaba una vez más la carrera en el videojuego.

- No, solo un par de líneas más y estará terminado – le respondió Shizuru sin mirarle.

- Es increíble que aún siendo verano tengas que hacer tantos deberes – le dijo Natsuki recostándose de lleno bajo el aire acondicionado sintiéndose feliz de solo llevar encima una playera sin mangas y un par de Shorts que le llegaban a media pierna.

- La Universidad es un poco diferente a la vida de instituto – dijo Shizuru mientras cerraba su laptop y sonreía a la chica que yacía de costado mirándola con una suave sonrisa en los labios.

- Te ves diferente – le dijo Natsuki sonrojándose ligeramente.

- ¿Diferente? – le preguntó Shizuru mirándole con una graciosa cara de interrogación.

- Te ves mucho más guapa – le respondió tragando un poco de saliva.

- Eso es porque Natsuki está cerca de mí y su presencia me hace feliz.

- Shizuru – dijo con suavidad, mientras miraba a la chica de Kyoto levantarse y caminar hacia ella, se sentó a su lado y empezó a acariciar la cabeza de Natsuki quien sintió mucho confort con esos mimos que esas manos de seda le proporcionaban – a veces creo que te gusto como mascota – le sonrió mientras acomodaba la cabeza sobre las piernas de Shizuru y se dejaba consentir por la chica que le miraba con ternura.

- Natsuki me gusta tal y como es – le respondió – eres hermosa como una flor Natsuki, cuando te conocí te asocie con las rosas.

- ¿Las rosas?

- Sí, porque tu belleza era similar a ellas – elevó ligeramente la cabeza mientras recordaba cuando la vio por primera vez en aquel jardín – sin embargo poseías espinas las cuales no hacías nada por ocultar y provocaban que las personas que te rodeaban solo te miraran de lejos para no lastimarse si se acercaban mucho a ti.

- A ti no te importó herirte – le dijo con un dejo de tristeza – aún cuando te lastime tantas veces.

- Porque me di cuenta de que estabas desesperadamente necesitada de cariño – le respondió acariciándole la mejilla – podía verlo en tus ojos, en tu expresión de enfado… en esa necesidad de resolverlo todo por tu propia cuenta… tan solo te tendí suavemente la mano y tú la tomaste.

- Shizuru – se incorporó ligeramente para poder ver el rostro de la chica que le miraba con semblante tranquilo, le toco los labios con sus dedos para después besarle recostándola suavemente sobre el suelo. Para Shizuru era una dulce tortura el recibir esa clase de besos porque le nublaban el pensamiento y tenía que hacer acopió de todas sus fuerzas para lograr controlarse, le permitía a Natsuki tener y llevar las riendas, nunca iba más allá de lo que Natsuki imponía – dime Shizuru – le dijo mirándole a los ojos – estos últimos meses te has estado controlando demasiado, ¿no es así?

- Natsuki – pronunció su nombre en un suspiro.

- Estas últimas veces he estado besándote más todavía – se sonrojó ligeramente – pero creó que no me has entendido… Shizuru – le tomó el rostro con ambas manos – ya no quiero que te controles más… quiero – se sonrojó intensamente – quiero tocarte más… quiero que me toques más… tú has tirado todas mis defensas, mis miedos y mis inquietudes… así que… te prometo que si te acercas más a mí no volverás a sentir ningún pinchazo.

- Natsuki…

- Así que, simplemente – le sonrió dulcemente – se… se gentil conmigo – le beso profundamente – “Shizuru, mi dulce Shizuru – pensó Natsuki mientras sentía como esas manos rompían sus invisibles cadenas y viajaban con soltura por su cuerpo con un poco de temor – te he mantenido a raya demasiado tiempo… y tu lo has aceptado todo sin quejarte… es hora de curar las heridas que yo misma te provoqué… “- se dejo girar para quedar bajo la chica que con un ligero temblor de manos incursionó bajo su playera para depositar sus manos sobre ese par de firmes pechos – no tengo miedo Shizuru – le dijo mirándola a los ojos – así que tu no tengas miedo tampoco, esta vez no escaparé a ningún sitio… esta vez me quedaré hasta el final… porque tú eres mi casa… porque tú eres en verdad mi hogar.

- Natsuki – las lágrimas de Shizuru rodaron por sus mejillas.

- No llores – le pidió Natsuki al tiempo que le acariciaba la mejilla con su mano – ven – la atrajo hacía sí y le besó – “Shizuru, ¿cómo agradecerte tanto amor, tanto cariño y afecto?... ¿cómo compensar tu nobleza y tus cuidados?... yo… yo Te Quiero… Te Quiero” – ¡¡Aaaaaah!! Su piel se erizó cuando la boca de Shizuru bajo por su cuello trazando una línea húmeda a todo lo largo; las manos de Shizuru le despojaron de su playera dejando su torso desnudo, por un momento Shizuru se quedó inmóvil admirando las perfectas curvas de ese cuerpo que pensó jamás en la vida podría poseer – baka – Natsuki curvo una tímida sonrisa mientras desviaba la mirada a un lado, sus mejillas se ruborizaron suavemente – te he dicho – trago un poco de saliva – que no tengo miedo – giro el rostro para verla directamente a sus rubíes ojos – ven – le tendió la mano y Shizuru se recostó en su pecho cerró los ojos y escuchó el rápido latir de ese precioso corazón que tanto hizo por tratar de proteger.

- Tu corazón… late tan… deprisa.

- Eso es porque eres tu Shizuru, mi corazón late solo por ti – le acarició su castaña cabellera.

- Natsuki – susurró suavemente mientras se dejaba invadir de lleno por la dulce fragancia que manaba naturalmente de la chica que tanto amaba.

- ¡Aaaaahhhhh! – Natsuki se estremeció al sentir el toque de esa boca en sus pechos, se sentía bien, demasiado bien, Shizuru le tomó el otro pecho y con el índice y el pulgar ejerció una suave presión sobre su endurecido pezón - ¡mmmm!¡aaaahhhmm! – el buen juicio de Shizuru se obnubiló por completo.

- “Perdóname Natsuki no puedo más” – fue el último pensamiento coherente de la chica de Kyoto cuyas manos se deshicieron de los Shorts de Natsuki para dejarla únicamente con su ropa interior – “tan sexy” – pensó Shizuru al tiempo deslizaba su mano sobre la fina tela que empezaba a humedecerse, Shizuru probó centímetro a centímetro de esa piel tan anhelada por ella dejando rastros húmedos por todo ese bien formado cuerpo, mientras deslizaba sus dedos sobre la ropa interior de Natsuki, degustó nuevamente ese delicioso par de pechos rozándolos suavemente con la punta de su lengua, describiendo precisos círculos entorno a ellos, Natsuki era consciente de todo ese placer que le hacía dar vueltas la cabeza, había un poco temor en ella pero solo era un poco… pues era la primera vez en su vida que le había permitido a alguien incursionar en su cuerpo de esa manera, toda ella temblaba a cada caricia que Shizuru le prodigaba.

- “Esta bien… esta todo bien porque es Shizuru quien me está tocando” – pensó Natsuki, sin embargo retrocedió un poco cuando Shizuru deslizó su mano bajo la fina tela que cubría el sexo de la chica quien sostuvo a Shizuru de los hombros mientras cerraba los ojos con fuerza.

- Nat…suki – su nombre en labios de la chica que amaba le hizo abrir los ojos para mirarle con un dejo de temor que hizo tragar saliva a Shizuru.

- Lo… lo lamento – dijo Natsuki mientras se incorporaba hasta sentarse abrazándose las piernas contra el pecho – no… no sé que ha pasado yo… - sus mejillas se encendieron en un profundo carmín mientras las lagrimas le brotaban en rauda caída por sus mejillas.

- Esta… esta bien Natsuki – dijo Shizuru tratando de controlar el desconcierto que sentía, sus manos temblaban ligeramente cuando se acercó a Natsuki para limpiarle las lagrimas con sus manos – no llores yo… lo siento… fui, demasiado lejos… kannina Natsuki – intento sonreír sin mucho éxito.

- No… no es que no quiera – dijo Natsuki tomándola del rostro con ambas manos – no quiero que pienses eso… yo… quizás – trago saliva antes de continuar – quizás si… si me dejas ser yo quien… quien te… toque.

- ¡Ah! – Shizuru sintió que se le saldría el alma del cuerpo, se quedo en silencio sin poder emitir palabra alguna, mirando a Natsuki con una franca cara de asombro.

- Bueno, no es que tengas que aceptar es que… - volvió el rostro a un lado.

- No… es… es decir… yo… - Shizuru tartamudeo ligeramente – si… si tu… si tú te sentirás segura de esa forma entonces yo… si – Natsuki volvió el rostro para mirarla y su rostro se ilumino de felicidad.

- ¿En verdad?

- En verdad – afirmo Shizuru; Natsuki le abrazo recargando todo su peso sobre ella provocando que Shizuru se fuera de espaldas Natsuki se abrazo a su pecho y cerró los ojos dejándose envolver por el sutil perfume de Shizuru que le hacía sentirse confortable y segura.

Esa noche se quedaron un rato así, en silencio sin nada que decir, las palabras realmente no eran necesarias entre las dos. La siguiente noche, Natsuki le pidió a Shizuru que se quedara a dormir en su departamento, Shizuru llegó temprano y preparó la cena para las dos, cenaron tranquilamente mientras Natsuki ponía al corriente a Shizuru de lo que acontecía en el instituto Fuuka; a Shizuru le caía en gracia ver a Natsuki tan hablantina siempre había sido tan callada y ahora verla tan relajada y animada le hacían sentirse verdaderamente feliz, terminaron de cenar y recogieron todo, se metieron a bañar y aunque fue un poco duro para Shizuru no tocar de forma inapropiada a Natsuki, salió airosa de esa pequeña prueba pues si algo era seguro era que no quería alejar a la mujer que tanto amaba por no saberse controlar,  Natsuki salio primero y se vistió ligera unicamente con su ropa interior, se cubrió con una toalla seca y espero  a que  Shizuru saliera del baño, una vez  que Shizuru salió Natsuki le beso de lleno haciendo que caminara de espaldas hasta la cama cayendo de espaldas a la misma, entonces Natsuki subió a su cuerpo y le despojó de la toalla, Natsuki admiró su desnudo cuerpo por entero, y deslizó sus manos a lo largo de su torso, sus mejillas pintaron un dulce arrebol mientras las manos de Shizuru se aferraban con fuerza a las sábanas para no caer en la tentación de tocar el cuerpo de la chica que tanto amaba. Natsuki se despojó de su toalla y Shizuru tuvo que cerrar los ojos para no ceder a la tentación de perder el autodominio y hacer algo de lo cual después se arrepentiría, Natsuki se sintió ligeramente más cómoda al ver los ojos cerrados de la mujer que amaba, y entonces se dio a la tarea de recorrer ese cuerpo con sus manos en sendas caricias que hacían temblar por completo a Shizuru.

- ¡¡Aaaaaah!! – el gemido de Shizuru fue intoxicante para Natsuki cuando le besó en el cuello – sonrió suavemente y volvió a tocar esa delicada piel con sus labios y un nuevo gemido emano de la garganta de la chica que tenía rendida a sus pies, su pensamiento se vio envuelto por el deseo de seguir escuchando esa voz.

- Shizuru – susurró suavemente en su oído mientras deslizaba su mano por ese cuerpo bien formado que luchaba para no rendirse a su propio deseo de tocar.

- Natsuki – el dejo de súplica en esa voz enterneció a la peliazul, imitó las caricias que Shizuru le había prodigado la noche anterior, al probar los pechos de Shizuru sintió una descarga eléctrica recorrerle todo el cuerpo excitándola a un punto inimaginable, los rozó suavemente con la punta de su lengua para después succionarlos con presteza, Shizuru quería decirle a Natsuki que se detuviera, que parara inmediatamente porque su buen juicio se estaba nublando por completo, sin embargo no podía rendirse tan fácilmente tenía que ser fuerte, no sería justo para Natsuki no tocarle cuando ella le pidió esa oportunidad, Natsuki se deslizaba lentamente por su cuerpo llenándolo de suaves besos y recreándose en esa suavidad que era mil veces más suave que la más fina de las sedas.

Natsuki acarició el rostro de Shizuru lentamente con sus manos, delineando sus facciones, entonces se inclinó hacia ella y apresó su boca mientras deslizaba una de sus manos a lo largo de su torso, sus mejillas se ruborizaron al máximo cuando se adentro en la entrepierna de Shizuru, sin embargo al ver la manera como Shizuru había respingado supo de inmediato que quería ver todas las facetas de la chica que amaba, se sorprendió al sentir tal humedad entre las piernas de esa chica, por un momento no supo que hacer sin embargo se percató que cualquier movimiento que hiciera provocaba que Shizuru temblara por completo, cerró los ojos y comenzó a deslizar sus dedos suavemente por todo ese sitió escuchando atentamente la respiración de Shizuru grabando en su mente los puntos donde ella respingaba o gemía con mayor profundidad.

- ¡Aaahh! Nat…su..ki… - la voz de Shizuru le llenaba todos sus sentidos, siguió con ese movimiento en la entrepierna de esa chica mientras succionaba con delicadeza uno de sus pechos - ¡aaahhh! – Shizuru abrió los ojos ligeramente y al ver a la chica de sus sueños junto a ella tomándola de esa manera le nació un sentimiento de felicidad que inundó por completo su corazón, Natsuki abrió sus ojos centrándolos en el rostro de esa chica que le miraba con ternura y deseo. Le volvió a besar y justo en ese instante Shizuru llegó al clímax, Natsuki se extasió en el gesto de esa chica, fue tan inocente y a la vez tan dulce; Shizuru permaneció con los ojos cerrados, la respiración agitada y el rostro cubierto por dulces perlas transparentes de sudor que escurrían sutilmente por su frente.

Natsuki retiró sus dedos de la entrepierna de la chica que mantenía los ojos cerrados miró sus dedos empapados en ese líquido transparente y se los llevó a la boca, paso su lengua lentamente por las yemas de sus dedos, llenándose del dulce néctar que le supo delicioso a sus sentidos.

Shizuru abrió lentamente los ojos y al ver lo que Natsuki estaba haciendo provocó que sus mejillas se ruborizaran por completo.

- Nat… suki – dijo Shizuru casi sin voz.

- Es… dulce – dijo Natsuki sin mirar a la chica que yacía de espaldas sobre la cama – me pregunto sí… - sin decir una palabra más se acomodo entre las piernas de Shizuru y sin darle tiempo a decir una sola palabra, hundió su boca en ese cálido sitio; sin embargo y pese a lo bien que se sintió Shizuru retrocedió alejándose un poco de la chica que le miró con ligero desconcierto – Shizuru… ¿no… no quieres? – preguntó con las mejillas completamente ruborizabas y un toque de dulce inocencia.

- No, no es eso, es solo que – Shizuru volvió el rostro a un lado al sentir las mejillas completamente sonrojadas.

Natsuki le observó por breves instantes y sonrió con timidez mientras se deshacía de sus ropas.

- ¡Aaaah! Nat… Natsuki – la chica que Kyoto se quedo con la boca ligeramente abierta mientras Natsuki se quitaba su última prenda de ropa, una vez desnuda se colocó de rodillas frente a Shizuru y le extendió la mano.

- ¿Te parece bien… si lo hacemos juntas? – le sonrió dulcemente, Shizuru le tomó de la mano y asentó con la cabeza.

Se besaron dulce y suavemente, recorriéndose con tranquilidad y parsimonia, deleitándose la una a la otra con irresistible lentitud, conociéndose poco a poco, grabando en sus memorias cada toque, cada roce, cada palabra dicha llena de sentimiento y amor. Se entregaron sin reservas, sin miedos, ni temores; demostrándose a cada segundo transcurrido todo el amor que ambas guardaban en su corazón. Jurándose un amor eterno y sellando en un beso la promesa de estar por siempre juntas hasta la eternidad.

Al día siguiente mientras Natsuki caminaba junto a Mai por los jardines de la escuela, la chica ojiviolaceo no dejaba de notar la simpática sonrisa que afloraba por momentos en el rostro de su amiga.

- ¿Te ha sucedido algo bueno recientemente Natsuki? – le cuestionó Mai mientras Natsuki le ignoraba, sonriéndose de la nada de tan metida que andaba en sus propios pensamientos – Ne, Natsuki, estoy hablándote – por respuesta Natsuki solo soltó una risita que desconcertó a su amiga – Lo hiciste ¿verdad? con Fujino-san

- ¡Eeehh? – Natsuki se puso de los mil colores al tiempo que volteaba a ver a Mai con una franca cara de interrogación.

- ¿Có… cómo lo sabes?

- Entonces es cierto lo hiciste.

- ¡No! – le tapo la boca con ambas manos – no lo digas tan alto – le regaño Natsuki.

- Tranquila Natsuki – le dijo Mai soltándose de su agarre – solo te diré que te ves más feliz que nunca – le sonrió y le guiño un ojo.

- ¿Feliz? – pregunto Natsuki más para sí que para Mai.

- Sí, es la primera vez que te veo contenta… mmm… es como si fueras completamente libre, creo que el amor de Fujino-san te ha liberado de esa prisión de hielo que te tenía presa.

- Libre – susurró tenuemente – sí – sus mejillas se ruborizaron suavemente y sonrió con timidez – Shizuru ella… yo… la amo – dijo elevando la vista al cielo.

- Me alegra que estés tan feliz Natsuki – Mai le palmeo el hombro mientras continuaban su camino.

- “No importa quien lo sepa, nunca me cansaré de decir que Te Amo Shizuru, siempre estaré a tu lado” – Natsuki sonrió al cielo mientras los rayos del sol iluminaban su hermoso rostro y una amplia sonrisa se dibujaba en sus labios.

FIN

domingo, 26 de septiembre de 2010

Déjame Amarte

Buenos días mis queridos y adorados fans tengo el gusto y el honor de presentarles una Historia de Nuestra Amiga Anedemi!! donde conjugara Amor, Acción y Misterio!! Que la Disfruten!!! Yeah!!!

DEJAME AMARTE

Autora: Anedemi
 ¿Quién eres?


Era de noche y se oía en las calles la ruidosa sirena de una ambulancia que se dirigía al hospital del cual al llegar los enfermeros bajaron apresurados llevando consigo en una camilla a una mujer embarazada que estaba a punto de dar a luz, estaba gritando de dolor y angustia diciendo a los enfermeros -¡Salven a mi bebe!, por favor, ¡Salven a mi bebe! Entrando directo hacia la sala de cirugía y cerrando las puertas. - ¡Es una hermosa niña! afirmo el medico al recibirla y solo en ese momento se escucho a una bebe llorando con tanta intensidad, su llanto lleno toda la sala, llevo a la niña a su madre que la miro con tanta ternura, el deseo de alcanzarla y protegerla la hizo alzar su brazo instintivamente, pero sus manos se bajaron con rapidez al suelo, la mujer había perdido el conocimiento por completo quedando así la pequeña niña al merced de los médicos.

Un hombre estaba corriendo apresuradamente por los pasillos del hospital, entro a la sala, se paro en seco con la vista puesta en la peor imagen que el pudiera haber querido observar. Vio ya muerta a la mujer soltándose en un llanto desconsolado, el alma partida y el corazón destrozado, así se sentía ese hombre, pero alcanzo a ver estando arrodillado a unos cuantos militares, estaban viviendo hacia el y cuando pararon el paso le dijeron -¡tu hija a muerto! Quedando este paralizado en un estado de shock.
(16 años después)

Las clases estaban apunto de empezar y la vida de los estudiantes se volvería de nuevo una rutina de libros y estudio, esto era normal en aquella etapa de la juventud, mas para una joven chica llamada Noelia, su padre se pasaba en viajes de negocios para olvidarse de la perdida tan grande que fue la madre. Noel que es el apodo de ella vivía prácticamente sola, un día decidió cambiarse de colegio ya que cursaría el segundo año de la media, queriendo encontrar la respuesta a su búsqueda, es así como comienza esta historia.
..

Se escucha a alguien subiendo las escaleras con los pasos apresurados, por su silueta se sabe que es una mujer mayor y por el rostro se nota que esta preocupada, entra al dormitorio y cruza los brazos exclamando – ¡Madelen despierta, hoy es día de clases! Volviendo a salir del dormitorio apresurada cerrando la puerta al paso.

-¡ya enseguida! Una hermosa chica, de 16 años estaba acostada en su cama, se desperezo al levantarse, sus hermosos cabellos castaños oscuros fueron sutilmente atados en un ruedo y al salir de la cama era la mas hermosa imagen del mundo, su cuerpo era tan bello, si fuera una guitarra tocaría la melodía mas preciosa del mundo por la curvatura perfecta de su imagen, al mirar el cielo desde su balcón dijo con todo el suspiro del alma -¿comienza un nuevo año?, escondió el rostro entre sus brazos recostándose en el suelo del balcón, después de un buen rato la castaña se dispuso a darse una ducha.

-¿Noelia…, hola, estas ahí…? Se escuchaba el contestador y Noel preparándose para salir, -¿no te enojes mi pequeña es que no me puedo ir, espero que la pases bien en tu primer día? El rostro de ella se volvía mas frió cada vez que escuchaba una palabra de su padre al contestador. –bueno, te quiero mi pequeña. Se apaga el mensaje de voz, Noel se abrochaba un chaleco negro con la mirada intacta y frívola, toma una de las llaves del mueble y se dispuso a salir del departamento. Va hasta el parqueadero haciendo sonar la alarma, con una gran sonrisa dice maliciosa-¡Primera impresión! Sube a una motocicleta choper hermosa.

Abrochando el casco que le queda perfectamente bien y hace ver a su figura tan sensual con el uniforme del colegio que estaba estrenando, hace rugir el motor de la motocicleta, ella se dirige a su primer día de clases.



En el camino, en las calles de Asunción había mucho transito y Noel esquivaba todos los semáforos para poder llegar a tiempo, pero se topo con el primer semáforo rojo, ese molesto color que solo puede causarte furia.

..

-Compórtate como toda una dama, recuerda de donde vienes, siempre la elegancia y los buenos modales, nunca pasan desapercibidos ¿lo harás?, acotaba la madre de Madelen en la camioneta mientras paraban frente al semáforo.

– ¡No lo dudes! Fingió sonreír, pero esa expresión solo era neutra, dirigió la miraba al retrovisor, observo a una chica en la motocicleta que estaba al lado de ellas.

Noel solo miro de reojo la camioneta y luego el semáforo que por fin dio luz verde. Todos los vehículos aceleraron el paso y Noel parqueo la motocicleta en una estación de servicio para hacer algunas compras y cargar combustible.

Todas las personas la miraban con incertidumbre al ver el aspecto tan informal de aquella chica y ala vez tan extravagante, disminuyendo cualquier belleza delante de ella.

-¿Tienes refresco? Pregunto Noel al Cajero.

-Si… si claro, tartamudeo el joven viendo recogerse el cabello aquella chica tan hermosa.

-¡Dame uno y guarda el cambio! Pago por el refresco y salió de aquel lugar, se dirigió a su motocicleta bebiéndola. -¿Espero que sirva el colegio de algo? Volviéndose a colocar el casco en la cabeza, siguió el camino de vuelta pero esta vez mucho mas acelerado, se le hizo tarde por desviar su camino.


-¡Bienvenidos a todos ustedes!, este año será uno de los mas esperados para esta institución, por que los mejores alumnos de la generación 2009 concluirán su bachiller, ¡un aplauso!, acoto la castaña y todos empezaron a aplaudir, la Presidenta de la comisión de estudiantes que era Madelen dio un pequeño discurso, empezando.

-Es un largo camino el recorrido… y lo mejor es que nunca vemos el final de ello, hasta que se llegue al propósito, ¡es muy gratificante comenzar este año y lo será aun mejor terminarlo!, mira hacia el frente, ve estacionar a Noel quien le corresponde la mirada un tiempo corto, pero logra cautivar en ello todo la curiosidad en Madelen, ella se queda un poco atontada después de aquella miradas cruzadas, concluye su discurso diciendo.

–Bueno…, es así como llegamos aquí y lo logramos gracias al esfuerzo de cada día. Que tengan un bonito año, a los que comienzan y a los que van a terminar. Con una pequeña sonrisa termina recibiendo el entusiasmo de los alumnos y la aprobación de los maestros.

-¡Eres un ejemplo a seguir Madelen! Lo confirma la maestra Martha mientras la chica baja del escenario y se dirige a su salón de clases. Pero puede ver a Noel caminando sin rumbo en los pasillos con una gran sonrisa decide ir junto a ella.


-¿Eres nueva? Pregunto una alumna a Noel mirándola muy amigable.

-Si, ¿y no encuentro el salón del 2do? mirando el mapa del colegio que había en aquel pasillo.

-ah..,¿ pero en que 2do estas?, por que el de Arte y letra esta en el siguiente piso, ¿eres de hay verdad?…¡Por cierto soy Sheila...! Le dice tomándola la mano y estirándola hacia la escalera.

Una tercera voz ataja el camino a las dos chicas, Sheila da media vuelta con gran coraje, ya sabe de quien es esa vocecita, Noel sigue desubicada.

-¡Déjamelo a mi Sheila!, exclama Madelen con cierta insistencia, ¡a fin de acabo soy la que mejor conoce el colegio!

-¡Pero yo quería mostrarl…! Es interrumpida por Madelen.

-¡No te preocupes estará bien en mis manos!, le sonríe a su compañera y jala a Noel hacia la escalera mientras esta la miraba sorprendida después de subir varios escalones en silencio decide preguntar

-¿Eres del comité de estudiantes verdad?, pregunta Noel a Madelen quien camina delante de ella.

-Si, pero mejor dicho, yo soy la Presidente, vuelve a sonreírle.

-ah, con razón dabas aquel discurso en aquel lugar. Acota de nuevo la morena

-¡Es cierto, y es ahí donde formamos todos los días, señalándole el patio del colegio -¿espero que seas puntual y no como hoy? Haciendo un guiño.

-¡Puede ser!, exclama Noel con cierta arrogancia echando la cabeza aun lado.

-¡Por cierto, me llamo Madelen Jiménez y bueno ya sabes que soy yo de aquí, ¡seria un placer que cuentes conmigo para lo quieras¡ Pasa la mano a Noel quien la estrecha por educación.

-Noelia Britez, y muchas gracias, ¿pero ya me llevaras al salón? Pregunta directamente a Madelen.

-Perdón, es que disfruto mucho de tu compañía, y si justamente estamos en frente de la clase. ¡Seremos compañeras Noelia!

-¡Eso es lo que me temía! Susurra mientras Madelen abre la puerta de la clase y saluda a sus compañeros y a la maestra presentando a Noelia.


-¿Qué bicho le pico a la presidenta?, ¡nunca se presta para presentar a un alumno nuevo! Concluye una alumna entre dichos de los alumnos que murmuraban el entusiasmo de Madelen hacia Noel. En cambio Noel seguía fría y distante de todo aquello que acontecía se fue hasta el último lugar que quedaba en el salón, se sentó y miro el horizonte pensativa.


-¡Tienes una reunión Madelen!, ¿o no es así? Exclama la maestra de química, la castaña hizo caso a la palabra de aquella profesora y miro a Noel como no queriendo dejarla, con poco entusiasmo se dirijo hacia su destino.


-¡Al fin me libre de aquella pesada!, dijo en sus pensamientos Noel al ver salir a Madelen de clases, sonrió, miro hacia su costado que estaba un grupo de chicas sentadas y le dijeron a ella.

-¿Puedes venir con nosotros si quieres?, insistentes. – No gracias, me gusta este sitio, exclamo Noel mirando al frente con cierta arrogancia quedando la clase murmurando de nuevo, el comportamiento de Noel. -¡Como quieras! Sonó una voz enojada ante tal respuesta.


-¡Me gusta la soledad y no quiero de ninguna amistad, no la necesito!, pensaba Noel siempre frívola ya que en el pasado solo ella podía ser su propio refugio y esto la convirtió en una mujer fría, antisocial con un carácter bastante fuerte, es que ella no permitía que nadie se le acercara, siempre pensaba que solo ella podía bastar para estar bien y no necesitar de nadie, mucho menos de una amistad.


En la reunión del comité de estudiantes Madelen solo pensaba en el rostro de Noel, como quedando hipnotizada ante un embrujo.

-¿Quién serás en realidad, me gustaría conocerte?, riéndose en su interior -¡jajaja… que tonta soy, apenas la conozco!, ¡no debo olvidar mi misión y el por que estoy aquí!, pensando en voz alta, al darse cuenta que la escucharon todos en aquella sala sorprendidos el director le pregunto. -¿Qué intentas decir Jiménez?.

..

Avergonzada y desconcertada dijo -¡ehs!, ¡ees.. Muy bonita…!, ¡la idea…! de poder hacer una fiesta este año… -¡haber…! Pensando –para los nuevos alumnos y así que formalicemos con ellos, ¿que me dicen? notándola preocupada por la respuesta del director.

-¡Es una muy buena idea la tuya, te la dejo organizarlo todo a ti! Con esta aprobación dio fin a la reunión y cuando todos salieron de aquel salón y Madelen estaba a punto de salir el director exclama.

- ¡Para la próxima, inventa algo mejor para tapar tu distracción, sonriendo le dice -¡Que tenga un buen día Gimenez! Ella solo sonrió y siguió el paso.

-¡Que usted también tenga un muy buen día Director!

..

Sonando el timbre de receso, los estudiantes con gran entusiasmo salieron al patio a compartir con los demás el tiempo libre que tenían como descanso. Fue tan deslumbrante ver a Noel entrar al comedor, Con sus cabellos de color negro y lacio que al mismo tiempo se lo estaba soltando para acomodarse de nuevo y su piel blanca, con un tono de bronceado, combinan excelentemente su belleza con el uniforme que lleva puesto, sus ojos son de color verde que iluminan el paso de su mirada tan penetrante e impactante. Ella llevaba puesto den vez del zapato original del colegio un calzado deportivo negro con media marrón y el chaleco rojo del colegio, la pollera negra con tablas encontradas de color negro,


-¿Es muy linda la chica nueva, verdad? Murmuraban las alumnas que la miraban maravilladas, otras chicas engreídas la acusaban con mucha envidia, Noel tan solo no hacia caso a las habladurías y se sentó sola en un lugar.


-¡lo que pasa es que eres muy linda, por eso todos te están mirando de esa manera! Le sonrió y se sentó a su lado Madelen compartiendo el momento del almuerzo.


-Jajaja.. Linda, ¿y tu que dices? ¿Lo soy? Pregunta a Madelen Noel

- ¿No fue ese mi discurso? Pero todo depende del cristal con que te veas. Volviendo a sonreír tan gentilmente como era visto en ese momento, cambiando de tema a la charla Noel pregunta a Madelen que estaba haciendo con ella, con un tono muy desagradable.

-¡Mi labor como presidenta! Recibiendo a los nuevos alumnos, lo dijo con una sonrisa que inquieto la comodidad de Noel levantándose abruptamente del lugar.

– ¡te aseguro que pierdes el tiempo!, dejando la mesa.

-¡Espera!, insiste Madelen ante la reacción de Noel –Disculpa mi imprudencia por favor, disfruta del almuerzo, con una grata sonrisa se despide dejando a Noel un poco anonada ante su propia reacción, la morena se da cuenta de su dureza actitud, tapando el rostro con una sola mano negando con la cabeza se expresaba -¡te pasaste Noel! Y volviendo a su pensamiento serio dijo en su mente.

-“¡No hay tiempo para cordialidades, necesito centrarme en mi misión!”

Siente vibrar el bolsillo de su chaqueta y volviendo a sentarse en la mesa contesta.

-¡Estoy en mi primer día de clases, muriendo de ganas por estudiar!



VIII

Ella no lo podía creer, y mucho menos entender, de repente fue una fiera y al otro la persona mas tierna del mundo, ¿que pasaba en la cabeza de aquella morena?, ¿por que era tan bipolar?, y que fue eso de Sheila, ¡cuando se hicieron novias?, es que acaso la estaba engañando el pensamiento, era tan difícil entender, Noel era una caja de sorpresas y a Madelen le molestaba demasiado sus cambios de actitudes, mas cuando no puede descifrar en esos ojos verdes a la verdadera espía que esta oculta, a la enemiga que juro desenmascarar.

Flash back.

-¿Eso es todo? pregunto la mujer volviendo a su tarea en el computador.

-No creas que te será tan fácil Jimenez, de ella tenemos poca información, solo que viene de un internado, puede que lo sea como que no también. Lo decía una señora, que por su aspecto se podría medir tenia unos 40 años con la silueta bastante bien cuidada, estaba sentada en frente de Madelen mientras se tomaba una taza de té.

-¿Entonces cual es el problema? dejando de escribir, cerrando la tapa del computador, mostrando esa hermosa y triste sonrisa, aquella que no dejaba ver mas allá de sus pensamientos. -Si dices que es solo una alumna nueva, no hay nada que temer, sabes bien que solo las personas autorizadas del colegio pueden tener información, si es una espía no le será nada fácil obtener lo que busca.

-Tu solo has lo que se te dice, acércate a ella como una amiga, hasta su mas fiel compañera y si se presta, la miro directamente a los ojos con una mueca de sonrisa, Madelen ya sabia lo que le estaba por decir.

-Con el talento que tienes con las chicas y chicos, puedes hacerte mas intima a ella, ¡me entiende Jimenez? esta y ultima palabra logro sorprender a la joven que la acompañaba, pero no duro tanto la impresión en Madelen que la mujer mayor con toda la elegancia que poseía se dispuso a levantarse e irse de aquella sala.

-Si no es un peligro aquella chica, ¿por que se toman tanto trabajo en vigilarla?, un silencio acudió inmediatamente la sala del consejo estudiantil, -¿Dra. Sneidher, cual es la verdadera razón de esta organización para temer tanto a una simple chica como ella?.

-Tu mas que nadie Madelen, sabes que nadie puede saber, mucho menos los estudiantes que no son elegidos, el peligro que conlleva que se descubra nuestros experimentos, la mujer mayor camino lentamente hacia la puerta antes de tocar el picaporte miro a Madelen y dijo.

- Para las demás personas nuestras ideologías son absurdas, y mas que nada me refiero a los enemigos de Sembrado, Los colorados, ellos nos están investigando a toda costa, entonces esto requiere mayor seguridad en nuestra institución, creo que con eso entenderás que es fundamental no abstenerse de nada.

-Fue un placer verla Dra., la castaña hizo reverencia mientras la Dra. Salía de la sala, cada minuto que pasaba, aumentaba la intriga de Madelen hacia su nueva misión, no creyó del todo el monologo de aquella mujer, así entonces decidió por su cuenta descubrir por que era tan importante vigilar a esa chica, abrió la laptop y escribió el nombre de Noelia Britez en la base de datos y pudo observar la información básica del objetivo.

NOMBRE: Noelia
APELLIDO: Britez
EDA: 16
COMPLEXTURA: Delgada
COLOR DE OJOS: Verdes
COLOR DE PIEL: Blanca
COLOR DE CABELLOS: Negros
TRASNFERIDO DE: R.D.
CALIFICACIONES: Promedio

-¡Interesante!, eres muy bella Britez, seguía observando la información en el computador pero se fijo en una pequeña parte que la sorprendió al instante.

PASATIEMPO: Motociclista Profesional

Se quedo toda la tarde viendo la fotografía de Noel, en cierta forma ya estaba mas que interesada en ella, era como si ya la conocía de alguna parte, sus ojos, su rostro, todo le parecía tan conocido, ¡pero en donde?.

-Noelia Britez, juro que encontrare la verdadera razón del por que eres tan importante, no descansare hasta saber todo sobre ti.

Fin Flash back

-No puedo creer que me deje llevar por esa chica, la castaña estaba sentada en su escritorio miro el reloj de pared acordándose de la prueba de hoy, -tampoco estudie para el examen, con suerte y podre aprobar algunas ecuaciones. Apoyó el brazo en la mesa y recostó el rostro en ellos, cerrando sus ojos sintió tranquilidad en ese momento, una paz tan linda, pero poco duro el estado al recordarse de aquel beso, ese beso que le ardía dentro. -Si quieres jugar Noelia, entonces jugaremos, en ese momento la presidenta estaba muy decidida, jamás nadie la humillo como lo había hecho la joven espía, pero lo que Madelen no quería reconocer era lo celosa que estaba en ese momento.

-Esto ya es personal mi querida Noel.

..
-Aclaremos una cosa Sheila, no estarás conmigo todo el día, no me dirás cosas así como “amor” frente a los demás , y no me llamaras a cada rato, ¿entendido?. Sheila escuchaba atentamente cada detalle en las palabras de Noel, pero parecía no entender nada.

-Lo que tu digas amor, estar contigo es todo lo que quiero, se aferro a la cintura de la morena, pero en los ojos de Noel no estaba ese brillo que estaba en los de Sheila, su mente estaba en un gran debate, ¿esta bien lo que estaba haciendo?, o esta cometiendo una grandísima estupidez.

-Sheila creo que debemos hablar, yo...

-Este no es el lugar ni la hora en donde ustedes deben de estar, era nada más y nada menos que el Prefecto recorriendo los pasillos en busca de alumnos escurridizos. -TÚ, dirigiéndose a Noel directamente, -De nuevo fuera de clases, ¿esta vez me volverás a decir que no encontraste el baño?.

-Profesor Alcides, la verdad es que nos estamos hiendo directo al salón, solo que me sentí mal y por eso Noelia me acompaño a la emfer... el prefecto la interrumpió de golpe.

-Ya van dos veces que te encuentro fuera de clases Britez, esta vez nada ni nadie te salvara, dirigiéndose a Sheila, -no creo en absoluto su fundamento Zaldívar.

-Noel, Sheila, solo llámame Noel, la morena no dejaba de observar a ese hombre frente a ellas, era una rivalidad sin palabras, las miradas que cruzaban eran de ira. -Haga lo que crea justo, total es usted quien decide si esta bien o mal, empuño su mano aguantándose todas las ganas que tenia de descargar esa fuerza en el, -Yo no necesito de ninguna excusa.

-Aja, mira niña, quien te crees que eres para hablarme así, de esta no te salvas. el prefecto tenia la misma ira que Noel, pero cuando el la iba a reprender una tercera voz sonó detrás de ellos.

-¡¡ahí, están niñas!!, te sientes mejor Sheila, y tu, em.? Sheila tocio el nombre de Noel para que la maestra lo pudiera pronunciar. -Noelia, si Noelia, gracias por acompañar a tu compañera, ahora pueden pasar a la sala y continuar con la prueba.

-Creo que ahora estoy mejor que nunca, dijo Sheila abrazándose a Noel y llevándola dentro del aula, pero aquella mirada entre Noel y ese hombre era más allá que un profesor y una alumna.

-Es usted un excelente Profesor, velando siempre por la seguridad de los estudiantes, gracias por acompañarlas hasta aquí. Y antes que articule cualquier palabra, la profesora se dirigió hacia el aula dejándolo mas intranquilo que nunca.

..
-Hola Zorrito, quiero que me informes en los avances de esa niña, ¿ya consiguió acercarse a la Presidenta? Sonaba una voz en el teléfono de aquel hombre.

-¿Cómo esta Señor?, en estas ultimas semanas el conejo ya consiguió amistarse con aquella chica, creo que de alguna forma ya tiene interés en ella.

-Madelen Jimenez, es la única en ese colegio que tiene acceso a la red que opera ese laboratorio secreto, cuando sienta mas confianza dile que busque la 3.41, es hay en donde esta presente ese Maldito de Sembrado.

El general, ese hombre en realidad era la cabecilla de aquella organización llamada los colorados, desde hace mucho tiempo se formo para proteger al estado de aquella nación. Para descubrir conspiraciones y otras cosas que conlleven introducirse en los planes del gobierno, es por eso que Sembrado esta siendo buscado, el es uno de los mejores científico que trabajo para ellos, en la investigación de la alteración del ADN, para crear soldados mas dotados de fuerzas sobrenaturales, pero cuando estaban a punto de terminar el experimento, Sembrado descubrió que lo iban a matar cuando terminara ello. Por eso el decidió salir de la organización y esconderse, pero el día que su esposa dio a luz los soldados de aquella organización entraron en su casa e hirieron a su mujer, el no pudo llegar a tiempo, solo encontró al general diciéndole que su hija y su esposa estaban muertas, pero nunca se supo del paradero de aquella niña.

Sembrado pudo escaparse del hospital vivo, pero ese día juro con lágrimas de sangre que se vengaría de todos los colorados y reviviría a su hija cueste lo que cueste.

-Ya va siendo hora de ver como has entrenado al conejito, cuando termine su conquista definitivamente, ella será la encargada de destruir todo ese predio, ¿me has entendido zorro?. No pudo evitar recordar todo lo acontecido con Sembrado, solo esperaba poder terminar lo que empezaron alguna vez, y el estaba seguro de que el no seria el muerto en esta historia.

-Lo que usted diga Señor, aquel hombre cerró la tapa de su celular imaginándose en lo que estaba convirtiendo a esa niña, -Noel, ¿que debo hacer? Sonrió pensando en como le estaría hiendo después de su consejo, -Ojala no exageres las cosas conejo.

..

-Tu, tu y tu, ¿las tres que hacían fuera de clases a estas horas? La maestra estaba frente al pizarrón, ya todos los estudiantes habían terminado la prueba pero solo tres chicas faltaron a esa hora.

-Tuve una pequeña emergencia, por ello no pude llegar a hora, pero mis dos queridas compañeras, ¿donde será que estuvieron? La voz sínica de Madelen no podía sonar más sarcástica, miro hacia las dos chicas, Noel solo sonreía, jamás pensó ver tan alterada a aquella chica.

-Antes que nada, muchas gracias por lo de hace rato, Mi querida Noelia y yo, nos demoramos, por que ella, tan gentil, estuvo esperándome para venir juntitas, entonces por eso demoramos tanto, no sabe como es el transito. Parecía que las palabras de Sheila iban mas dirigidas a Madelen que a su maestra.

-Muy bien señoritas, se perdieron de la prueba, pero por ello no significa que están del todo liberadas, la Profesora tomo asiento detrás del escritorio y prosiguió. – Las tres, incluyéndote a ti Madelen, participaran de un proyecto para ganarse los puntos que perdieron hoy.

-Estoy de acuerdo, dijo Madelen, -No tengo problemas en hacerlo, discúlpeme maestra por haber demorado tanto.

..


Y así esas tres chicas tuvieron que aceptar trabajar las tres juntas, Noel en ningún momento dejo de mirar a Madelen, parecía que era una reacción automática.

-Felicidades Britez, es bueno que en poco tiempo ya estés muy cómoda en el colegio. Esa era una voz conocida, si era ella.

-A ti te quería encontrar, debes de ayudarme, es decir me vas a ayudar, me debes una. Noel desvió automáticamente la mira y la poso en los de Cinthia, la vice presidenta, quien solo atino a sonreír.

-Y dime Noel, ¿en que te puedo ayudar?, veo que tu objetivo es otro y no nuestra presidenta. Se sentó al lado de Noel, compartiendo el hermoso paisaje que le rodeaba.

-Tu me dijiste que ella era muy popular ¿cierto?

-Así es, ¿y que con eso? cuestiono la pelirroja.

-Y que todo el mundo esta detrás de ella ¿cierto también?

-Exactamente, Nuestra querida Presidenta es muy admirada por todos y todas en este lugar, es la mejor en todo por ello es lo que es, Cinthia pudo descifrar lo que Noel intentaba decir, -No es fácil estar en este lugar Noel, las personas buenas, a veces pueden ser malas y viceversa, pero algo ten en cuenta, si quieres conquistar el corazón de esa chica, debes de empezar en demostrarle que no eres igual a cualquier chica que habite este lugar.

-Eso hago exactamente. Es increíble como la morena se sonroja cuando habla de Madelen, la chica mas fría del mundo se congela con un simple nombre.

-Pues buena suerte Noel. ¿Y como piensas hacerlo? La pelirroja era una persona muy especial, era ese tipo de persona que se adecua a cualquier situación y en ese momento estaba siendo algo que Noel nunca tuvo, una amiga.

-Este sábado a la noche, tengo que correr una carrera, ¿podrías hacerme un favor en ese momento?, costo un poco para la morena pedirle semejante cosa, puesto a que muy poca gente o casi nadie era cercana a la joven espía.

-Me esta empezando a gustar este trió amoroso, esta broma hizo que Cinthia recibiera un gran golpe en la espalda, dificultándole respirar, y cuando lo articulo palabra.

-Es…ta bien, esta bie..n, niña, ¿que quieres que haga?, apenas y podía decirlo.

-Quiero que lleves a Madelen a la carrera, quiero verla en ese lugar, luego te cuento que pasara. Y en ese momento salió corriendo del lugar la morena llevaba prisa por sus pasos dejando sola a la vice presidenta quien la observo con nostalgia, arreglo unos cuantos cabellos rebeldes por el viento en su rostro.

.¡¡Excelente conejo!!, estas haciéndolo muy bien. Cinthia se dirigió a la sala de juntas para cumplir con su cometido.

..

Noel estaba caminando por los pasillos, estaba por marcar al numero del zorro, cuando de repente se escucho una explosión que retumbo todo el edificio, -¿Pero que mierda esta pasando? Se dijo así misma y se fue corriendo hacia los salones. Por la ventana pudo observar a mucho hombre con armas saliendo de unos vagones. Y otra vez retumbo una explosión, pero esta vez más fuerte, los alumnos corrían sin rumbo, totalmente alterados, y el celular de Noel comenzó a sonar. Cuando iba a contestar la explosión la tiro al suelo, pero pudo recoger el móvil, - ¿Qué diablos pasa zorro?

-¡Conejo esta es tu oportunidad!


IX Capitulo.

-Área despejada, cambio, los soldados se desplazaban sigilosamente mientras tiraban bola de gases en los pasillos.

-Unidad 1, cambio, Unidad1, ¿me escuchan? cambio,

-Aquí Unidad 1, ¿que pasa comando? Cambio.

-Pido permiso para evacuar gente, los colorados están alzando fuego, cambio. El hombre que estaba escondido entre los arbustos del jardín tenia la cubierta de una mascarada para no inhalar el gas que provenía de los pasillos de l colegio.

-Permiso concedido, cambio

..

La gente estaba alborotada y el retumbar de los disparos hacia que todos se desesperen aun más, ese día no planeó que se les atacase.

-Están agarrando territorio por el frente, y también intentan irrumpir los costados, las unidades están evacuando a los alumnos, pero haciendo eso.

-Pondremos en peligro el laboratorio, si ya lo se Yesca, pero da la Orden a todas las unidades y comandos que solo al estar evacuados, todos pusieron sus atenciones a la orden de aquella castaña, -Podrán Contestar el ataque.

Yesca estaba con Madelen reportando todos los movimientos del enemigo, una cosa que tenía el colegio Sembrador, era que sus alumnos estaban preparados para estos casos de emergencia, y con Madelen al frente la estrategia era aun más comprometedora.

-Presidenta, todas áreas del pasillos están despejadas, solo la entrada al laboratorio esta custodiada, ¿esperan ordenes para contraatacar?.

-Confirmen la orden, que ni una sola mosca vuele por esos lados, ¿entendido Yesca?, la rubia solo afirmo la orden y con eso en el centro del colegio empezó un gran ataque, los colorados ese día decidieron invadir el colegio en busca de más pruebas.

..

Noel estaba sorprendida, de vez en cuando se tapaba el rostro cubriéndose de los ataques, aun seguía recostada en el suelo. -¿No me has entendido conejo, es ahora o nunca? El zorro le había dado la orden a la joven espía de internarse dentro del colegio y buscar el laboratorio que más de uno estaba interesado ese día.

-Justo hoy zorro, justo hoy que no se que hacer, dio un gran suspiro de cansancio, la morena colgó el celular se levanto del suelo y arrojo el móvil por la ventana, este cayó en la fuente que dividía el patio del colegio y los salones.

-¿Que harías tu mamá en un momento como este?, pudo sonreír con nostalgia. Pero para la tarde de hoy se requeriría mucho mas que solo la nostalgia, Noel debía tomar una decisión o se perdería del único día de probarse a ella misma que estaba dispuesta a ser en verdad esa espía que tanto odiaba.

-Juguemos un poquito, esta vez seria diferente, la morena estaba mas que decidida, empezaba a sentir la euforia del momento, en verdad era muy bueno sentir la adrenalina recorrerle el cuerpo en cada paso que daba, mas se ajustaba Noel a su destino. Con el paso apresurado y cuidadoso se dirigía hacia el sótano del colegio Sembrador.

..

-Presidenta el área 3.41 esta en custodia, la rubia la estaba mirada impactante deseosa de una aprobación –No creo que nadie pueda ingresar a esta inmediación. Yesca no paraba en cubrir todos los sectores del colegio, mientras los colorados seguían atacando por afuera, hasta el momento todos los ataques fueron por fuera, también ellos estaban solo en un sector y eso era un tanto extraño.

..

-Pantera 1, esta en posición de combate, ¿necesita confirmación para conteo?, en un cuarto oscuro, iluminado solamente por la luz de los computadores presentes.

– ¿Zorro, le damos la confirmación?, aquel hombre moreno, la persona que dirigía las operaciones y movimientos de esta organización, en ese momento estaba un tanto intranquilo, -Tengo otros planes que el día de hoy. Tomando el último sorbo de su cocido.

–Sigan en sus posiciones, esperen orden de salida.

El hombre que estaba hablando por radio, dio la orden que emano del zorro, y con ello siguieron en sus posiciones.

–Zorro, solo espero que el conejo sepa aprovechar nuestra ayuda.

-Lo hará Pantera, por algo la nombramos Conejo, es muy escurridiza esa niña. Aquel momento lo reconforto con sus palabras, en verdad Noel era una chica muy inquieta, al principio costo entrenarla, pues la morena es muy terca y no dejaba que ningún miembro la aconsejara, en todas las pruebas cuando parecía que ella no iba a poder pasarlas, se levantaba del fango y continuaba, esa espía en preparación era toda una lucha.

-¿Dime Zorro?, Noel… ¡digo el Conejo!, crees que ella quisiera aceptar, ya sabes… un día de estos… si yo le pido que… ya te lo dije, salir a… ¿no se? ¿Cenar conmigo?, ¿Crees que acepte?, el muchacho que tenia de seudónimo Pantera lo dijo con toda la pena que tenia, ese joven, desde que la vio por primera vez se quedo encantado con la morena, nunca se atrevió a hablarle de frente, tan solo la observaba de lejos, deseando en lo mas profundo de su ser que esa chica algún día se doblegara a sus brazos.

-Es mejor que sigas en tu trabajo, de lo otro vete olvidando jovenzuelo, esa chica nunca te haría caso. Como un balde de agua fría cayo en el pantera esas palabras, entonces se dedico quejosamente a su labor, puesto que no fueron muy gratificantes esas afirmaciones del zorro.

..

-¡Aquí esta su café Profesora!, será mejor que se calme, la Presidenta esta manejando muy bien la situación. Mientras le ofrecía la taza, la mujer sintió un poco de tranquilidad, se dejo llevar por el dulce y agradable olor de la cafeína.

-¿Y como te fue en el examen de hoy Martha? Trataba de tener algún tema de conversación puesto a la situación en que se encontraban.

La Profesora solo reacciono con una pequeña sonrisa, ese hombre siempre tan gentil, tan comprensivo, era su mas leal amigo, después de tantos años estando juntos como esclavos de Sembrado, siempre la reconfortaba.

-Sabes algo diego, hoy conocí a la nueva alumna, esa de las que todos hablan, Noelia, ¿así creo que se llama? Alzo la vista y lo miro fijamente, dejando la taza de café en su regazo –Creo que es ella, es idéntica a.

-No, no lo es Profesora. Esa voz agudizo cualquier sentido de los presente, el susto que ejerció la mujer en la profesora solo sirvió para que derrama un poco el café entre sus piernas.

-Noelia Britez, esta siendo investigada en estos momentos, y con la información que tenemos, se puede decir que no es la hija de Sembrado. Era la Dra. Sneidher, la mano derecha del Director. Y el más odiado hasta ahora.

– ¡Hola Diego!, tu, tan guapo como siempre, lastima y seas un peón más. Esto molesto al Profesor quien no dijo nada, seria ridículo decir algo, no serviría echarle leña al fuego, así que el hombre solo tomo asiento y continúo trabajando en el ordenador.

-¿Que haces aquí? Hasta ahora estamos trabajando en lo que nos pidieron, ¡tu presencia no ayuda en nada Cilda! La profesora Martha no podía aguantar el coraje que le tenía a esa mujer, era tan detestable como una espina clavada, en cambio la Dra. Sneidher estaba divertida con la molestia de aquella mujer.

- ¡Que bueno que te agrade verme Martha!, ya extrañaba estar con viejos amigos. La Dra. Cilda Sneidher es una mujer muy sínica y al igual que su colega también trabajo para los colorados, pero la única diferencia es que esta mujer no tenía escrúpulos.

-¡¡Cilda!! El hombre la hablo directamente con esa voz gruesa y varonil. –Sera mejor que dejes trabajar a la Profesora Martha, si quieres que sigan los experimentos con calidad. Al fin el pudo intervenir, no le agradaba en nada la forma en que Cilda trataba a su amiga de tantos años, siempre tan arrogante, siempre intimando, era muy molestoso.

-¡Discúlpenme Genios! Juro que no es mi intención molestarlos, una risa maliciosa inundo el rostro de la Dra. Sneidher -¿Qué creen ustedes dos?, ¿que esto es un hotel y están de visita?, ya han pasado varios años, ¡y no encuentran nada! Tienen suerte de seguir con vida.

-Nosotros no pedimos estar aquí, ustedes nos obligaron, adueñándose de nuestro destinos, fue tan solo por ella que yo estoy…

-Si Martha, si, por ella tienes que hacerlo, bien sabes que si no nos das resultados ella morirá, tu hija, tu patética hija, la mujer coloco sus brazos en los extremos del sillón de la profesora a pocos centímetros de su rostro –Asique mi querida amiga, nunca lo olvides. Mientras la profesora estaba derramando de sus ojos pequeñas gotas de lagrimas sin consuelo, Cilda con sus manos alzo la barbilla y rompió los pocos centímetros que quedaban entre ellas y le planto un beso en sus labios, fue un beso agresivo, poco gentil. –No lo olvides jamás.

Termino esa molesta visita, esa mujer ya se había ido pero no con ello el amargo sabor de sus desagradables palabras, de su presencia tan arrogante, no tenía piedad de nadie.

-Diego, ellos nunca nos dejaran libres, por eso tenemos que hacer algo ya, o perderemos todo lo que queremos. Martha estaba desconsolada, pero lo que estaba diciendo era en realidad, años de puro dolor, estaba harta de querer verla y no saber ni siquiera quien era, esos malditos la tenían encerrada, enseñando y experimentando eso era la rutina diaria. Pero su compañero no estaba tan seguro de aquellas palabras.

..

-¿Yesca en donde se encuentra Madelen? Cilda había llegado al área de seguridad encontrándose con solo con los alumnos y la rubia al mando. – ¿Es que no soy lo suficiente entendible acaso? ¿Dónde esta la Presidenta de este colegio? esa mujer podía ser muy frívola, tanto que Yesca no paraba de temblar dejando de escribir en la laptop.

-¡Bu…e…nos Dí…as Dra. Sneidher!, la Presiden…ta fue a… ver el períme…tro,

..

“¡tengo que hacerlo bien esta vez!” Noel seguía corriendo por los pasillos pero cada vez se adentraba mas al sótano, “Tiene que ser uno de estos salones, ¡¡si, eso!! El salón que vi el primer día de clases” paro el paso de nuevo en frente a ese lugar, sentía un dejavu por todo el cuerpo, pero esta vez no estaba tan asustada, esta vez nadie la iba a molestar como ese día, pero no pudo negar que de igual manera sentía un poco de temor encontrarse con algo horrible, algún alienígena disecado, un Monstro mutante, o algo mucho pero, su madre, “Dios mío, ¿por que tengo tanto nerviosismo?”

-Noel siempre esta en los lugares que no debe de estar, ¿o acaso busca algo? Esa voz la paralizo por un momento, de todas las personas tenia que estar ella en ese lugar. –Es peligroso Noel, nos están acatando guerrilleros. Seguía la morena de espalda, pero con una media sonrisa.

–“¿guerrilleros?” pensó Noel divertida, lentamente se dispuso a dar media vuelta, encontrándose con la castaña mas intrépida. – ¿Y tu Madelen?, ¿Qué haces?

-Si te pones a pensar un poquito, disminuyo el gran espacio que había de la una a la otra -bueno es decir si usas un tanto tu cerebro, podrás captar que yo soy la Presidenta de este colegio y tengo que velar por la seguridad de todos ustedes. Madelen hizo unos aspavientos con sus manos.

-Si, claro Presidenta, Noel se recostó por la puerta de ese salón suspirando. –De lo poco que te conozco Madelen, lo ultimo que te importa es la seguridad de este colegio. De inmediato hubo unas miradas cruzadas entre esas dos, pero Madelen frunció el ceño y dijo.

-De lo poco que te conozco Noelia, se que no te importa nadie mas que tu misma, ¿será que estas dos chicas se han olvidado que afuera en el patio del colegio hay una pequeño combate? La morena estaba por contestar pero un gran estruendo en el edificio hizo que esto no ocurriera.

–Noel tenemos que escondernos. La castaña no estaba bromeando ni nada por ese estilo, tomo del brazo de su acompañante y la jalo dentro de un pasillo oscuro.

-¿Pero nos tenemos que esconder?, deberíamos de enfrentarlos, para que así. –Shh, será mejor que te calles un momento, la castaña escucho los pasos y armas enfundadas dirigiéndose a ellas, por ello silencio a Noel, esto no causo mucha gracia en la morena pero no tenia otra alternativa.

Los pasos se hacían cada vez más intensos, la morena se aferraba cada vez a Madelen, y la presidenta estaba recostada en la pared con la mano en la boca de Noel atrayéndola mejor a su cuerpo, mirando hacia todos los lados, pero era casi inútil el lugar en donde se encontraban estaba demasiado oscuro.

- “¿será que el zorro los mando?, Maldición, si tu no estuvieras aqui Madelen ya habría acabado con esos idiotas, ¿Madelen? Noel miraba discretamente los ojos de la Presidenta, en cambio los de ellas observaban pensativa los costados.

-“Dios Noel que bien hueles, es tan suave tu piel, hasta puedo sentir tu respiración entrecortada por mis manos, endureció la mirada. ¿Pero que Diablos pienso?, ¿Madelen que te pasa? y Tu Noelia no me ayudas en nada mirándome. ¡Deja ya de hacer eso!

Estaban tan sumergidas en sus pensamientos que no lograron reaccionar a tiempo cuando una bala cruzo al lado de ellas, por suerte tan solo roso el suéter de la morena, la castaña cogió la mano de Noel y comenzó una fuga rápidamente mientras evadían todos los disparos. Era tan difícil correr en la oscuridad que cuando doblaron la esquina se encontraron con un hoyo en el suelo, haciendo que las dos caigan al instante.

Cuando lograron recapacitarse de los golpes por la caída la morena se levanto y limpio el uniforme. –Este lugar es peor que las calles de Asunción, hay hoyos en todos lados. Esto causo tanta gracia en la castaña que se dio el gusto de reírse fluidamente.

– No quiero sonar pesimista Noel, ¡¡pero estamos atrapadas!!.






sábado, 25 de septiembre de 2010

Ella es mi primer Amor Capítulo 2

Saludos Amadisim@s Fans!!! Pues esta noche nuestra amiga Alejandra nos presenta el segundo capítulo de su historia Ella es mi primer Amor, Disfrutenla!!!!


Pare en el momento que me di cuenta que la iba a besar, no podía hacerlo….. no con ella.
Si lo hacia ello lo tomaría enserio. La iba a lastimar eso era seguro. Ella ahora era una de mis amigas.
Ella solo se quedo helada al toque de mi nariz contra la de ella.

-perdón……es que se me habían caído unos papeles- le dije levantándome del asiento del cine- salgamos de aquí.

-esta….bi….bien- me dijo sujetando mi mano.

Salimos de ahí, y nos dirigimos a otro centro comercial. Fuimos a otro y nos dirigimos a la tienda de helado. Me quede un momento viendo los sabores que habían.

-¿Cuál vas a pedir tu?- me dijo ella.

-ummmm…… creo q pediré uno de chocolate.

-yo pediré uno de fresa.

-me lo imagine….. –le dije viéndola fijamente.

-¿por…que lo dices?

-es que eres una típica chica tímida. Asi que la fresa daría bien contigo- le dije sonriendo.

Ella solo se puso un poco roja. Buscamos una mesa para sentarnos y comer nuestro helado. Mientras me lo comía, la miraba a ella comerse su helado. Lo comía como una niña de 10 años lo hacia. Eran tan lindos sus pequeños mordiscos.

-¿puedo preguntarte algo? – me dijo.

-claro, adelante.

-¿con……cuantas…..chicas has….

-¿tenido sexo?- ya habíamos olvidado completamente que supuestamente veníamos de compras.

-ummmm….. no, no era lo que iba a decir- dijo ella poniéndose roja como un tomate

-¿entonces? –me dije dándole la ultima mordida a mi helado.

-olvídalo…….te lo preguntare en otra ocasión.

-de acuerdo.

-¿te parece si nos vamos? Se esta haciendo tarde.

Entonces nos fuimos al parqueo de carros. Abrí la puerta de Danielle para que entrara.
Me di la vuelta y entre al carro también. Me quede sentada viendo el volante por unos minutos. Mire a Danielle sentada a mi lado, mire inocencia en su mirada, mire felicidad. Como podría yo estar con ella sin herirla. Nunca pasara.
Íbamos por la carretera cuando ella me pregunto.

-¿hice algo malo?- dijo haciendo nudos con sus manos.

-¿Qué?-le dije levantando una ceja.

-es que, al principio estabas bien conmigo, pero cuando salimos del cine…… no estabas muy feliz.

-lo siento, es que…… estoy teniendo algunos problemas con la casa, por favor no pienses que tu hiciste algo- le dije tocando su mano.

-esta bien- dijo bajando la mirada.

-¿oye te importa si fumo?

-adelante.

-si que lo necesitaba- dije mientras daba un buen suspiro de cigarro.

Mientras estábamos en el camino no platicamos de nada mas, me sentía muy incomoda estar asi con ella. Y entonces llegamos a su casa.
Baje del carro y abri su puerta. La encamine hacia la puerta de su casa.

-fue en realidad, un muy bonito día estar contigo, espero se pueda repetir señorita- le dije bromeando, y le saque un sonrisa.

-yo la pase muy bien, gracias por todo- dijo sobándose los brazos por el frio.

-oh! Espera- le dije quitándome la chaqueta.

-oh, no te preocupes ya entrare a mi casa.

-no quiero que te de un resfriado- le dije poniéndosela encima.

-gra…gracias- dijo tomando mi mano.

Bese su mano y luego le di un beso en sus mejillas color rosado intenso, me quede por unos segundos con mis labios en sus mejillas, luego me di la vuelta y subí al carro.
Llegue a mi apartamento y solo me tumbe en la cama.

-al fin llegas- me dijeron varias voces.

-ahhh!!! Pero que demonios!?

-hahahahahaha, se asusto demasiado- dijo Jenny riéndose.

-¿Cómo…..como lograron entrar?

-dejaste abierto tontita- dijo Camila.

-al menos pudieron avisarme- les dije prendiendo las luces.

-Llego el momento de las preguntas- dijo Ileana.

-pues no paso nada si eso querían saber.

-¿enserio?- dijo Jenny- ¿entonces en donde esta tu chaqueta?

-yo, yo , yo ¡- decía Camila- la tiene Daniela.

-correcto- dijo Jenny

-si esta bien, se la di porque tenia frio, eso no significa nada.

-¿Qué? ¿Nada estas diciendo? Tu no le darías tu chaqueta ni a la persona mas congelada en este mundo, un día yo dije “tengo frio” y ni se te ocurrió decir “ oh amiga mía, toma mi chaqueta”

-eso es porque……

-¡porque amas tu chaqueta! No se la darías a cualquier persona.

-¡ya! ¡Paren ya! De acuerdo, si le di mi chaqueta…. Pero tengo miedo de lo que estoy sintiendo por ella- le dije cruzándome de brazos.

-¡nuestra Shane esta enamorada!- dijo Ileana.

-¡por favor! – dije suspirando hondo.

-estas enamorada, y no lo puedes negar- dijo cantando Jenny - ¿sabes porque no lo puedes negar?- me dijo levantando una ceja.

-¿porque?- le dije poniendo los ojos en blanco.

-porque en tu mirada miro felicidad…….eso no lo puedes esconder- me dijo tomando mi barbilla.

-tu sabes que no puedo tener relaciones Jenny, lo sabes muy bien.

-¿Por qué? ¿Porque no puedes ser fiel? Eso se puede arreglar.

-no, no se puede- le dije apartando su mano de mi.

-mañana te llevare a un lugar- me dijo cruzando los brazos.

-como quieras- le dije recostándome en la cama.

Me recosté y me puse a dormir, fue un dia cansado, y ni idea de a donde me llevaría Jennifer mañana. ¿Como me iba ella ayudarme a no estar con mas de una chica? Bueno, lo descubriré mañana.

Jenny me levanto muy temprano al siguiente dia, la mire con una cara de sueño horrible. Solo le levante una ceja.

Entonces nos pusimos en marcha.

-¿A dónde se supone que vamos? –le dije en el carro.

-tu solo sigue mis instrucciones- me dijo señalando un camino- vamos- me dijo levantando abriendo sus ojos.

-tranquila- le dije encendiendo el carro y poniéndome mis lentes de sol.

Dimos muchas vueltas, pero al fin habíamos llegado. Era un edificio enorme y celeste. Baje del carro y mire lo alto que era.

-¿Qué demonios hacemos aquí?- le dije bajando mis lentes para verla a los ojos.

-bueno pues te he traído a la clínica.

-si, eso es mas que obvio, pero exactamente ¿Qué hacemos aquí? No estoy enferma ¿o si?

-no, por supuesto que no, estas muy sana. Te he traído a la psicóloga.

-¡¿con una loquera?! – le dije exaltada.

-es por tu bien, ella te ayudara a dejar de seducir a las chicas, como tu lo haces.

-espero que esto valga la pena- le dije poniéndome los lentes y cerrando el carro.

-lo valdrá- dijo riéndose.

-¡oh espera! Solo sacare un cigarro.

-aghh! ¿no puedes dejar de fumar tan solo un minuto?

-hahahahaha solo es uno- dije señalándolo.

Entonces entro a la clínica, y la seguí. Nos dirigimos hacia el elevador, entramos y Jenny apacho el numero 12. Me pareció demasiado alto, le tenia un poco de miedo a las alturas.

-hasta…. ¿el 12?

-tranquila, no vas a caer- me dijo sonriendo.

Subimos, subimos, subimos, subimos, y subimos.

Jenny bajo y se dirigió a uno de los miles de cuartos que habían ahí. Le hablo a la secretaria que había ahí y empezaron hablar, después solo me hizo una seña diciéndome que pasara. Entonces entramos al consultorio.

Había una hermosa mujer de unos 27 años, alta, rubia, con unos gafas, y ojos verdes.

-hola Cinthia- le dijo Jenny dándole un abrazo.

-hola Jen- dijo la mujer.

-mira te he traído a una amiga- dijo señalándome con la mano.

-pues hola- me dijo dándome la mano.

-hola- dije levantando una ceja- me llamo Shane.

-de eso mismo venia a pedir tu ayuda- dijo Jenny separando nuestras manos.

-¿Qué?- le dije.

-Shane, aunque no te des cuenta, estas coqueteando con ella.

-hahahahahaha- se rio la mujer.

-bueno Cinthia, vengo a que me ayudes a que esta Don Juan que esta aquí, no sea una seductora total.

-eres tan exagerada- le dijo poniendo los ojos en blanco- solo estaba siendo emmm amable

-si, me pude dar cuenta de eso- dijo Jenny.

-pero si esta guapa- le susurre al oído a Jenny.

-ahh! Cállate- dijo enojada Jenny- bueno Cinthia venia a ver si Shane podía venir unos días a tu consultorio para que hables con ella sobre su…..comportamiento.

-claro, por mi esta bien- dijo Cinthia- puede venir los lunes, martes y jueves.

-¿crees que puedes ayudarla?

-ni que fuera un caso perdido- dije bromeando.

-lo digo porque quieres tener una relación y no puedes por que no puedes ser F I E L – dijo Jenny

-¿entonces de eso se trata? –dijo Cinthia

-si asi es- dijo Jenny.

-se arreglara, ya veras- me dijo la mujer.

-bueno entonces salgamos de aquí, no llegaremos a tiempo al coleguio- dije levantándome.

-hahahaha ¡no!- me dijo Jenny dándome unas palmaditas en la espalda.

-¿y porque no?- le dije extrañada.

-pues si no te diste cuenta…..hoy es lunes.

-¿pero tenemos que ir al colegio?- mire a la mujer, y ella solo se reía para sus adentros.

-entre mas pronto mejor- me dijo la mujer. Solo le sonreí.

-si después hago algo con ella, no me eches la culpa- le dije susurrando a Jenny.

-pues mas te vale que no, es mi prima idiota.- me dijo susurrándome también.

-hahahahahaha- mientras yo reía Jenny salía mirando con cara de “ te mato si haces algo”

-bueno- dijo Cinthia- ya podemos empezar.

-claro- le dije sentándome en un mueble rojo.

-¿y como estas el dia de hoy?

-¿Cuánto durara esto?

-solo 1:30

-perfecto- dije sarcásticamente, todavía no entendía que hacia con una loquera.

-no te preocupes, no te aburrirás.

La mire y me di cuenta que era muy hermosa, Jenny me dijo que no hiciera nada con ella, pero no seria lo mismo si yo la provoco. Y entonces solo le sonrei.
Me acerque a ella y le dije.

-por supuesto que no- le dije poniendo mis mano a la orilla de donde ella estaba sentada, acerque mi cara contra la de ella esperando a que ella fuera quien me besara y yo no.

-no hagas esto- me dijo haciéndose para atrás.

-yo no estoy haciendo nada, hahahahaha.

-se supone que estas aquí para solucionar tu “infidelidad”

-tranquila, no lo volveré hacer- le dije retrocediendo.

-¿Por qué te gusta estar con tantas chicas?

-porque lo que no tiene una, lo tiene la otra- le dije sentándome.

-¿y crees que la chica con la que quieres estar lo tiene todo?

-ella es……….perfecta- le dije cerrando los ojos.

-¿entonces porque buscas a mas chicas?

-creo que es………….porque todas son muy hermosas….y a veces….

-¿acaso esta chica no es hermosa?- me dijo antes de que yo terminara la oración.

-si que lo es.

-¿entonces? ¿Porque lo piensas tanto?

-es que tengo miedo de que la pueda lastimar, yo…….. no la quiero lastimar.

-creo que esta será tu primera y ultima cita.

-¿Por qué? ¿hice algo mal?

-no, no es eso. Con las preguntas que te estoy haciendo se que te quedaras consiente de lo que hagas. Y ahora te voy a llevar a un lugar.

-de acuerdo.

Cinthia arreglo su bolso, se maquillo un poco. Y abrio la puerta.

-¿Qué estas esperando? – me dijo.

-si, si, claro- le dije levantándome.

-Luisa, cancela las citas de hoy por favor- le dijo a su secretaria.

-si señorita- le respondió la secretaria.

Y entonces nos dirigimos al elevador.

-¿a donde vamos?

-te voy a llevar a un café gay

-¿para que o que? –le dije extrañada.

-vamos a intentar que no coquetees con alguien- me dijo.

-de acuerdo- le dije metiendo mis manos en mis bolsillos.

Y entonces llegamos al lobby y nos dirigimos a su carro, era un carro blanco y convertible.

-¡wow! ¿este es tu carro?- le dije asombrada.

-si, me dijo abriéndolo.

-es un carro soñado- le dije abriendo la puerta.

-hahahahaha, lo se, es muy hermoso.

-hermoso se queda corto- le dije bromeando.

Encendió el carro, y nos pusimos en marcha. Manejo tan rápido que ni sentí el camino. Entonces llegamos al café gay que ella decía.

-aquí estamos- dijo quitándose el cinturón de seguridad.

-veremos que tal nos va- dije bajando del carro.

Entramos al café,¡ y habían unas chicas! Oh dio, todas estaban muy guapas. Y vi que muchas no paraban de mirarme, ¿asi que porque no complacerlas?
Di unos pasos hacia una de ellas.

-no, no ,no ,no ¿A dónde crees que vas?

-solo iba a saludar –le dije levantando la ceja.

-no, no lo creo. Ahora veras de que si alguna chica te ve con tu novia, no se acercara a ti.

-si tu lo dices- le dije agarrando su mano.

-mejor-me dijo apretándola- ahora, vamos a sentarnos a esa mesa de ahí.

Nos sentamos y empezamos a platicar de cualquier cosa, ella me acariciaba, como si yo fuera su novia verdaderamente, yo la acariciaba también. Y entonces toque su pierna y ella dio un pequeño salto.

-¿Qué? ¿te pones nerviosa?

-no, por supuesto que no, entre mas parezcamos novias, mejor.

Entonces me acerque a ella, a pocos centímetros de besarnos.

-¿Qué tanto hay que parecer?- le dije tocando su rostro.

-lo mas posible- me susurro.

Entonces me acerque a ella, y la bese. Primero fue un suave y lento, luego se fue haciendo mas rápido y apasionado.

-ahora quiero que vayas allá y pidas un café- me dijo separándose

-¿y eso para que?- le dije extrañada.

-ahora veras como no se te acerca ninguna chica. Y luego quiero que intentas platicar con alguna.

-si tu lo dices- le dije levantándome.

Entonces me díriji a pedir un café, ahora las chicas si me miraban diferente, mas bien, no me miraban. La que tomaba la orden era un chica hermosa de ojos marron.
Y entonces intente seducirla.

-hola hermosa.

-hola- me dijo ella.

-¿me puedes dar un café expreso y un café simple por favor ?

-claro- me dijo ella.

-¿vives cerca de aquí?

-emmmm si- al parecer nada funcionada.

-¿te gustaría salir algún día?

-la verdad, no creo que a tu novia le guste eso- me dijo dándome los cafés.

-ella no es mi – claro, ahora se suponía que iba a actuar como tal- oh si, tienes razón- le dije marchándome.

-¿y que tal te fue?

-ni siquiera quiso salir conmigo- le dije dándole su café.

-¿ves? Otra chica no se te acercaría si supiera que tienes novia, y si sales un día sola, eso dependerá de ti para no acercarte mucho a alguna.

-¿entonces no será tan difícil?

-no, no lo será- me dijo Cinthia.

-Oh, pero y si salgo sola y todas saben que yo tengo novia ¿aun así no se acercarían?

-si saben que tienes novia, no.

-perfecto- dije sonriendo. No parecía muy difícil después de todo.

-¿ves? Es mucho mas fácil de lo que crees.

-creo……que si- dije emocionada.

-¿Qué pasaría si voy a una fiesta y nadie me conoce?

-eso, dependerá de ti. Si en verdad llegas a amar a alguien no harás nada fuera de lugar.

-en verdad espero no hacer nada……fuera de lugar- dije tomando mi café.

Seguimos platicando ahí en el café de muchas cosas. Ella era muy coherente al responder o decir cualquier cosa.

Tal vez, solo tal vez, si me iba ayudar platicar con ella sobre eso. Habíamos estado como 2 horas en el café hasta que decidimos irnos. Ella me dejo en la entrada del edificio para que yo fuera por mi carro. Me despedí de ella y le agradecía por todo. Después de todo hoy seria mi primer y ultimo día ahí. Casi eran la 1, pronto mis amigas y Danielle saldrían del colegio.

Me estacione fuera del colegio a esperar a que salieran. Estaba pensado en invitar a salir a Danielle una vez mas, así las cosas me quedaran mas claras. Solo faltaban como 15 minutos para que salieran. Baje del carro y empecé a dar vueltas frente al colegio. Y entonces salieron.

-hola Shane- me dijo Jenny.

-hola Jenny.

-¿Cómo te fue con Cinthya?

-de maravilla, hoy es mi ultimo día que la miro- le dije sacándole la lengua.

-¿y eso? ¿acaso la hiciste enojar?

-no es eso, es que dice ella que estuve muy bien, y que no necesito ir de nuevo- le dije guiñándole el ojo.

-bueno- me dijo entrecerrando los ojos- tienes suerte. ¿Entonces crees que puedes tener una relación con Danielle?

-si, creo que si podre- le dije- oh! Hablando de ella- dije dirigiéndome hacia Danielle- ¡hola Dani!

-hola Shane- me dijo mientras la abrazaba- oye ¿Por qué no viniste al colegio hoy?

-ah si, es que…… tenia que ir con mi doctora.

-¿Qué? ¿Estas enferma?¿te pasa algo?

-no, no, tranquila no es nada malo- le dije dejándola de abrazar.

-¿enserio? Que bueno- me dijo dedicándome una sonrisa.

-¿oye que harás hoy por la tarde?

-mmmm…… creo q nada ¿Por qué?

-es que quisiera invitarte a dar un paseo conmigo al bosque que esta cerca de mi casa ¿puedes venir?

-por supuesto- me dijo emocionada- me encanta salir contigo a lugares bonitos.

-¿te parece bien que pase por ti a las 3?

-seria perfecto.

Entonces ya estaba planeado. lleve a algunas de mis amigas a su casa. Deje a Danielle en u casa y algunas me acompañaron a la mia.

-tendrás una novia- me dijo cantando Jenny.

-no se si hoy será el día- le dije bajando del carro.

-por supuesto que lo será, ya lo veras- me dijo Ileana.

-gracias- Le dije abriendo la puerta de mi casa.

-bueno, entonces hoy te arreglare para que te mires RADIANTE!- me dijo Jenny bromeando.

-hahahahaha, yo no necesito arreglarme para verme así- le dije bromeando.

-creo que seria bueno si llevas algo de comida para comer ahí- me dijo Ileana.

-no creo, eso seria muy cursi- le dije.

-cursi……pero romántico- dijo Camila, tomando la mano de Ileana

-¿y si mejor llevo una pizza?

-¿otra vez pensando en eso?- me dijo Jenny sentándose en el mueble de la sala.

-pero……son deliciosas- le dije sentándome también. Y Camila e Ileana fueron a un cuarto besándose.

-¿no se supone que Danielle es vegetariana?

-oh, cierto, olvide eso. bueno entonces será mejor que prepare una ensalada.

-si, seria mejor- me dijo Jenny levantándose- entonces, vamos a prepararla.

-de acuerdo- le dije levantándome también.

Después de unos 25 minutos Camila e Ileana salieron y me ayudaron a preparar una ensalada para Danielle.

-creo que ya es hora de que me vaya- les dije.

-ya esta todo listo- me dijo Jennifer dándome la ensalada en un traste.

-¿Cómo estoy?- pregunte.

-perfecta - me dijeron todas.

-gracias- le dije dándole un abrazo- ya me voy es algo tarde.

Salí del apartamento y subí rápido al carro. ¡Tenía que darme prisa, ya eran las 3!. Llegue a su casa y solo bocine, ella salió con un short corto y una blusa escotada, se miraba tan hermosa. Dios! ¿Porque me haces esto?¡¡ Y lo peor es que no podre hacer nada!! ¿Por qué, porque, pooorque!?

-hola Shane- me dijo al momento que entro al carro.

Solo me quede unos momentos mirando sus hermosas piernas, ahhhh, creo q estaba babeando. No podía dejar de ver sus piernas, y después empecé a ver sus pechos, ufff sus hermosos pechos. Y luego me di cuenta de que ella miro sus pechos y luego me miro a mi.

-¿tengo algo ahí? –me dijo tocándoselos.

-ammm…emm…. Perdón, no, no tienes nada es que tu blusa esta muy linda- le dije un poco avergonzada.

-es que vi que… que tu..

-bueno, entonces será mejor que nos vayamos- le dije interrumpiéndola.

Llegamos al bosque entonces, era hermoso. Habían unos arboles enormes y muy coloridos, unas flores totalmente lindas. Era como el lugar perfecto para cualquier cosa.

-esto es hermoso- me dijo Jenny bajando del carro.

-lo se- le dije bajando también.

-¿Cómo conoces este lugar?

-mi hermana solía traerme aquí de pequeña. Pero ahora….

-¿ahora que?- me dijo agarrando mi mano.

-ella no tiene tiempo para estar conmigo, ahora todo es, trabajo, trabajo y trabajo. Cuando éramos pequeñas pasábamos mucho tiempo juntas, ella era como mi mejor amiga, hablábamos de todo. Pero ahora las cosas son diferentes, muy diferentes.

-eso es algo triste- me dijo tomando mi cintura- pero no te preocupes, algún día recuperaras esa amistad con ella- me dijo guiñándome el ojo.

-eso seria maravillosos.

Estábamos caminando y a veces corriendo por todo el bosque. Y decidimos sentarnos. Saque la comida y empezamos a comer. Platicamos de cómo éramos cuando éramos pequeñas, no reímos mucho con nuestras historias. Ya estaba atardeciendo cuando vi que ella bostezo.

-me puedo recostar en tus piernas por un momento- me dijo tocándolas. Al toque de su mano con mis piernas di un pequeño salto, pero ella no se dio cuenta.

-claro, si eso quieres.

Se recostó sobre mis piernas y empezó a cantar una canción de cuna hermosa, era como si ella la estuviera cantando para que ella misma se durmiera, pero no era así.

-¿alguna vez has tenido novia Danielle?- le pregunte algo apenada.

-solo uno……pero no fue muy agradable que se diga.

-¿Por qué lo dices? Digo, si se puede saber.

-claro que si puedes saber. Es que el no me supo tratar bien, siempre me trataba como si solo fuera una amiga mas, y……. no me trataba con cariño. Hasta mis amigas me trataban mejor que el.

-¿y entonces terminaste con el?

-si, así es. Eso paso hace 3 años y medio. Desde entonces pienso que los hombres no saben tratar a una mujer.

-entonces tu……..

-no lo se, siempre me lo pregunto y creo q si- ella sabia exactamente de lo que yo estaba hablando.

-¿te puedo preguntar algo?

-por supuesto- me dijo cerrando los ojos, mientras yo acariciaba su cabello.

-¿has tenido alguna….novia?- se quedo callada por unos minutos y dejamos de hablar.

Solo seguí admirando su hermosa cabellera rojiza y brillante, ella seguía con los ojos cerrados, parecía que estaba pensando en la pregunta, pero en verdad no lo sabia.

°°°°°

Shane me había preguntado que si había tenido alguna novia. No podía responderle eso…. si le decía que no, ella pensaría que todavía me gustan los hombres de alguna forma u otra, y si decía que si….. bueno la verdad no sabia que pasaría si le decía que si. Ya desde hace mucho que me gusta Shane, pero ella no hace nada al respecto, y yo soy casi incapaz de hacer algo por mi cuenta con ella. Creo que después de todo yo no le gusto a ella. Ella hacia lo que quería con las que quisiera, ¿Por qué no ha hecho algo conmigo? Creo que simplemente no soy su tipo.
Entonces después de pensarlo tanto decidí levantarme. Me pare y me puse cara a cara con Shane, ella solo se me quedo viendo directamente a los ojos y acaricio mi mejilla. Estábamos demasiado cerca, tenia que hacer algo. Y entonces me hacer que mas hacia ella………… y la bese. Eso no era nada propio de mi, Shane hacia que yo……. que yo…..yo la deseara. Sentí el roce de sus labios rosados y bien formados, ella se recostó y yo me recosté sobre ella. Ella me siguió besando intensamente.

-nunca creí que esto pasaría- me dijo acariciando mi mejilla de nuevo. Yo solo reaccione de una forma en la que me sonroje demasiado.

-ni yo me lo puedo……creer todavía- le dije cerrando los ojos de la pena.

-¿no lo querías hacer?- me pregunto sonriente.

-si….si lo quería hacer pero…..

-¿pero que?- le dije sonriendo.

-no lo se, tu haces que yo……………actué de forma diferente.

-¿y eso es algo malo o bueno?- me dijo seductoramente.

-bueno, demasiado bueno- le dije besándola de nuevo.

Nos besamos, y ella me llevo hacia sus pechos y yo me recosté sobre ella, mientras nos besábamos ella empezó a besar mi cuello y luego me dio un gran abrazo y me hizo dar la vuelta, ahora ella estaba arriba y yo abajo. Ella me miro a los ojos y me dedico una sonrisa acogedora, yo le devolví la sonrisa también y entonces me siguió besando con unos besos suaves y cariñosos.

-dime que estas segura de esto- me dijo Shane.

-si……quiero hacerlo- le dije dándole un pequeño beso.

Entonces ella me regalo una sonrisa por las cuales uno se derretía. Ella era tan hermosa, ese pelo corto y negro la hacían ver tan hermosa. Esos hermosos verdes ojos, toda ella era hermosa. No podía creer que ella estuviera ahí conmigo, ella podía estar con quien ella quisiera, pero no…….. Ella estaba ahí conmigo, dándome sus hermosas caricias y sus dulces besos.
Nos recostamos y nos besamos con unos besos totalmente cálidos y dulces, empezamos a quitarnos la ropa una a la otra. Dimos vueltas y vueltas en el hermoso césped, era un color verde totalmente hermoso y un atardecer tan….tan…..romántico. Seguimos acariciándonos y besándonos e hicimos el amor tan dulcemente, ella me trato de una forma muy acogedora. Ella era tan sutil en su forma de tocarme. Hicimos el amor hasta quedarnos dormidas.
Despertamos y ya era de noche, vi que era una noche estrellada, mire a mi lado y Shane estaba ahí conmigo, era tan hermosa, admire su belleza por unos momentos y entonces la abrace. Ella se despertó con mi abrazo, me vio, me sonrió y me abrazo también.

-hola preciosa – me dijo bostezando.

Solo la mire y sentí como me iba sonrojando poco a poco. Y entonces ella solo soltó una pequeña carcajada.

-eres hermosa- me dijo tocando mis mejillas.

-tu…..tu….. eres muy, muy, pero muy hermosa- le dije bajando la cabeza.

-seria mejor si desde ahora empiezas a sentir mas libertad y confianza conmigo, no te sonrojes tanto solo porque te digo que eres hermosa.

-yo te admiro ¿sabes? Amo la forma que eres, tu eres tan libre contigo misma. Tu forma de ser es de admirar.

-gracias Danielle- me dijo dándome un pequeño beso.

Entonces se levanto y se empezó a vestir.

-creo que ya es algo tarde, no quiero que te regañen después por mi.

-no creo que me regañen, y mas porque estoy contigo- le dije sonriendo y levantándome.

Y entonces me empecé a vestir también, empezamos a meter las cosas en el carro, y cada vez que nos chocábamos ella me daba un beso y me sonreía. Esto que sentía era tan hermoso, me encanta sentir esa sensación de mariposas en el estómago.
Entonces subimos al carro. Cuando ella iba manejando, sostenía mi mano.
Entonces llegamos a mi casa. ella salio del carro al mismo tiempo que yo, me acompaño hasta la puerta.

-me la pase………………increíble, no tienes idea de cuanto- me dijo tomando mis dos manos.

-yo también me la pases increíble- le dije apretándolas.

-se que no lo he hecho oficialmente, así que- y entonces se acerco y pego su frente con la mía- ¿quieres ser mi novia?- y pude ver como por primera vez se sonrojaba.

Ella…..ella….. me pidió que fuera su novia. Yo ya conocía su reputación, ella nunca había tenido novia antes, ella……me lo pidió a mi.

-s….s….sii- le dije tomando su cara, y mirándola directamente a los ojos- por supuesto que si- y entonces le di un beso muy apasionado. Entonces ella me llevo hacia la pared y me beso mas apasionadamente, entonces empecé tocar su espalda y luego su parte baja.

-no, no, no , no, tu papás Danielle- me dijo Shane separándose.

-tienes razón- le dije arreglándome el cabello.

-aun así……. Me la pase increíble.

-no tienes idea de cómo me la pase yo también.

Entonces nos despedimos con un pequeño beso, y Shane se fue. Y entonces di un gran suspiro por lo bien que me lo había pasado.

°°°°

Entonces me despedí de Danielle con un pequeño beso. Ese tal vez era un pequeño beso, pero para mi significaba mucho. Fue un día asombrosamente.

-¡¡GENIAL!! – grite dentro del carro mientras iba manejando. Me desvié un poco con el carro pero no paso nada.

Aunque no quería parecer muy emocionada, ahora ya no lo podía evitar. Ahora tenia novia, una novia, ¡una novia!