domingo, 22 de agosto de 2010

EN SEGUNDOS… todo puede cambiar.

Pues bien mis queridas y queridisimos Fans tengo el honor de dejarles unos fanfic de nuestra amiga Aimee quién se ha basado en las chicas del grupo T.A.T.U así que a l@s amantes de ese grupo y en general disfrutenlos!!!!!!

EN SEGUNDOS… todo puede cambiar.

“…Nunca yo podré olvidarte
tú del Volga eres bella flor”
Sonía, Julio Jaramillo (Sonja, Jeno Partos)

Es invierno y una fría Siberia hace su aparición, la lúgubre fusión entre los grises y el blanco más profundo cubren el paisaje, dejando ver de lo que fuera vegetación, sólo las ramas secas por el gélido soplo del viento, entre la nieve.
En este recóndito lugar, las más altas murallas se erigen formando una obscura celda que ni el rayo más nimio de sol puede penetrar; y al interior de esta helada penumbra, se puede ver el despojo triste, de un menudo cuerpo sobre una ruda cama, que a fuerza del invierno se antoja de piedra. Yace en ella manteniendo su termostasis a través de agudas, y por qué no, acaloradas discusiones con los espectros del pasado, quienes de a pocos le roban la poca cordura y el soplo de vida que de un tajo le arrebatara un momento, añoranzas de un pretérito apasionado y mejor, que a su cuerpo llenara de exquisito y húmedo fervor, y que pronto se ven transformados en febril ardor por los sentimientos que despierta la traición.
Dentro de esa solitaria celda sólo irrumpe por ocasión una triste y vaga melodía, lastimera sonata se desprende de los labios, antaño sonrosados y llenos de vida y ahora ajados y doloridos, impulsada por un corazón al que ya no es el invierno quien lo enfría.

♫…sin cordura…sin tiempo…podría volar, perder y fallar en el mismo tiempo que me toma hacer planes o cometer errores…
…en segundos, lo que un parpadeo;
segundos, para alterar para siempre nuestras vidas;
en segundos, darme cuenta;
en segundos, decidir;
en segundos, tu nombre susurrar;
en segundos, cargar por siempre con la culpa;
segundos, de dicha por mentiras;
segundos, para decidir
…aunque igual, al final, las opciones cambien, las oportunidades fallen y los trenes se descarrilen…♫

Lena! Lena! esos tus rojizos rizos entre los cuales tantas veces palidecí embriagada del éxtasis de nuestra intimidad, Lena! Lena! eras tú la ambrosía de mis días…pero ahora siento que mi existencia se extingue, que el glacial externo se cuela para dar fin a mi angustiosa miseria, consiguiendo por fin paralizar gélidamente este músculo innecesario dentro de mi pecho, que es mi corazón, pero antes por mi orgullo y sufrimiento a causa de la decepción, te dejaré para que te lleves mi maldición.

Nuevamente los fantasmas de aquellos lejanos días regresan para acrecentar su agonía, representando a su frente escenas de lo que fuera su vida, las noches en que en desvelo solían tocar el cielo, al explorarse y recorrerse cual amantes invidentes con besos y con caricias mutuamente los cuerpos, y el paroxístico placer que al final les envolvía, las tardes en las que a causa del cansancio por el matutino trajín de las compras y los juegos, su cuerpo se rendía y yacía en profundo sueño sobre sus piernas adormecidas, todos aquellos hermosos recuerdos se veían ensombrecidos por la tragedia de sólo un día, de esa fatídica noche en que la descubriría.
Lena! Lena! eres acaso fugaz consuelo, elaboración de mi mente, un retorcido sueño hecho para que me atormente, acaso sin fijarme y sólo de verte, imaginó la vida maravillosa que pudimos tener mi subconsciente, o en verdad existes y exististe en mi vivir, pues eso querida Lena no lo puedo decir ya pues que en esta inmensa y fría soledad somos los únicos pobladores mi ahora demente seso y yo, aunque aún puedo escuchar a los lobos en su aullar, ahora pienso que si existieses en la realidad por mi muerte y este suplicio mereces que, una vez desfallezca te vaya a cobrar en visitas espectrales por igual, tu gratuita voluntad para amar a quienquiera entre tus sábanas retozar, y así se consuma como yo, tu alma y tu mente en la desesperación, eso es lo que quiero para ti, mi maldición.

Al interior de aquel despacho, nada peor que un puerco, de tu fino cuello se asía y a tus caderas sostenía mientras sin compasión te embestía, desgarradora representación mis ojos acudían, pero aún peor que ésa, era la imagen que con fuego se grababa en mi mente, tu rostro consumido en lujuria, con deleite, te retorcías en placentero regocijo…las lágrimas me interrumpían el pensamiento…como conmigo, salieron al fin las palabras en forma de suspiro…en mi mente aparecía la niebla de la duda…eras falsa, mentías, fingías, pero con quién…con él o conmigo?…cómo saberlo? si ese mismo rostro lo vi y aún más lo disfrute pensando en que lo que teníamos tu y yo era amor…ese mismo amor que tú infame ahora mancillas…
En mi mente como carrusel, daban vueltas mis pensamientos, el calor de aquellas apasionadas noches, el amor que sólo para ti, guardaba dentro de mí, se transformaba en furia al verte sobre la cómoda apenas vestida al igual que ese puerco infeliz…por qué, por qué.
No pude soportarlo más, penetré en el cuarto con inmensa violencia, tanta como el dolor y mi cuerpo me lo permitían, buscando donde sabía que encontraría a la fuerza redentora de mis penas, su Desert Eagle cromada de reserva para las emergencias. Con mi primer acto provoqué que la cruel y sorprendida pareja frenara su asquerosa perfidia y apartasen de golpe sus sudados cuerpos.
Lo que no entendí, fue cómo cuando yo con mi odio, atravesar como hoja de katana su espurio cuerpo intentaba, ella con asombro y hasta con pasión, me veía, cómo podía ser ella tan perversa, tan nociva…y mientras que con esto mi pensamiento se entretenía, aquel miserable aprovechaba para lanzarse sobre mí, tratando de someterme, yo, con furia que enloquece le asestaba por todos sus flancos, cuanto golpe permitía. Un fuerte sonido como cañón se oyó de pronto, y luego el silencio. Caí de rodillas.

Ahí, sobre la roja alfombra que revestía el piso del infortunado cuarto, postrada de rodillas y como entrando en razón, temí, por fin, lo peor. Y sí, es que frente a mí yacía el cuerpo sin vida, del desdichado que me robó, ya no la paz sino la misma vida. Debido al ruido, pronto los que serían los testigos de aquel suceso hicieron su aparición. La culpa, según el anciano juez que presidió mi caso, fue sólo mía; y a treinta años de prisión en las fortalezas de Siberia, impávido me sometía.

Desde esa fecha mi existencia ya no resiste tanta hiel ni melancolía, pues es tu aparición mi triste compañía, ésa misma que con sus afeites me ronda tanto en la noche como en el día.
Viene iluminada con esos rizados y rojizos cabellos que antaño besé, seduciendo con esas caderas con las que tanto deliré, primero a mí, y luego a él. Por qué? por qué atraerme para que te viera así, provocándome dolor a morir, no era mejor dejarme en la ignorancia soñando para siempre con tu piel, por qué?…éso, es algo que hasta el final de mis días, y aún después, me preguntaré.

Mientras tanto, y antecedido por los ahogados gritos del nombre que le vuelve loca, se vuelve a escuchar el lastimero cantar…

♫…sin cordura…sin tiempo…podría volar, perder y fallar en el mismo tiempo que me toma hacer planes o cometer errores…
…en segundos, lo que un parpadeo;
segundos, para alterar para siempre nuestras vidas;
en segundos, darme cuenta;
en segundos, decidir;
en segundos, tu nombre susurrar;
en segundos, cargar por siempre con la culpa;
segundos, de dicha por mentiras;
segundos, para decidir
…aunque igual, al final, las opciones cambien, las oportunidades fallen y los trenes se descarrilen…♫

Lena! Lena! encerrada en esta gran prisión al ver que mi final llega y el helar de la nieve alrededor se apodera de mi frágil corazón, más que una maldición, al cielo imploraré por ti perdón.

2 comentarios:

  1. woooow o.o en serio k estuvo genial!!!! ^^ me gusto mucho!!! y nop, no hubo nada k me disgustara ^^

    Chrizz

    ResponderEliminar