domingo, 15 de agosto de 2010

Amor en Preparatoria Capitulo 11 Cambios Parte 1

Hola mis queridisimas y queridisimos fans, pues bien les traigo la primera parte de este capítulo no. 11 de Amor en Preparatoria espero que les guste y les agrade!!!! este cápitulo va con dedicatoría especial a Anedemi!!! y a todas y cada una de ustedes que leen este espacio !!!!! 
Les Amo Muchisimo pásenlo bien!!!!!

Capítulo 11

Cambios

Había pasado ya una semana entera… una larga y agónica semana… de mirar a Laura sentada en su pupitre con sus verdes ojos puestos sobre la libreta o en algún libro sin mirarme… simplemente su mirada nunca rozaba la mía; no había ido conmigo a ninguna asesoría… ya mañana sería nuevamente lunes… otra vez sería lunes y como siempre tendría que contener las ganas de acercarme a ella… era tan frustrante tenerla tan cerca y a la vez tan lejos… tan cerca, cerré mi mano y tan lejos, volví a abrirla, miré la palma de mi mano atentamente ¿será verdad que en ella se ve el futuro?... me reí para mis adentros mientras meneaba la cabeza en negativo… que estupidez… no hay nada científico en ello… me lleve mi tercera taza de café a los labios… ya estaba frío… volví el rostro para mirar el reloj caminaba lentamente, tan lentamente que me deprimía… eche la cabeza hacía atrás recargándome en el respaldo del sofá y miré atentamente el blanco de mi techo… era una mujer de veintiséis años desecha por dentro… enamorada de una mocosa de dieciséis años que simplemente un día dijo amarme con locura y después sus palabras se esfumaron como si de un truco de magia se tratara… me mataba verla tan seria en la escuela… y no poder ver sus ojos… no poder ver su mirada esa verde mirada que no se cruzaba nunca con la mía ni siquiera por equivocación… era como un muro enorme, pesado e infranqueable… a veces tenía ganas de llorar ahí mismo… descubrirme por completo ante los demás y rogarle que me mirase pero no podía hacerlo… ¿de qué serviría?... era tan obvio que no me quería ya… ¿qué iba a hacer con el concurso de conocimientos?... ¿acaso me importaba?... no… ya no importaba nada… en verdad nada… cerré los ojos dormir se había vuelto parte de mi costumbre para olvidar momentáneamente mi dolor… es curioso siempre pensé que cada vez que durmiera soñaría con Laura por eso los primeros días prefería desvelarme estudiando por mi cuenta temas tan complejos que a veces simplemente no entendía, tan solo lo hacía para mantener la cabeza ocupada, pero después al ver que no soñaba nada… al ver que simplemente mi cerebro había hecho un pacto conmigo haciéndome olvidar, me fue fácil volver a conciliar el sueño. Laura… que idiota fui… Al había tenido razón ¿cómo me fui enamorar de una niña?... por fin… por fin entendía que había sido un error… nunca debí volver la mirada hacia una niña… abrí los ojos y suspiré con tristeza, me acomodé en el sillón recostándome de lado, ya jamás me sucedería algo similar; esto había sido el acabose, de ahora en adelante me dedicaría a estar sola, las mujeres en verdad pueden ser muy complicadas… yo misma… ¡Dios! Yo misma soy tan complicada… ¿cómo poder estar con otra mujer si yo misma no me termino de conocer?... ya basta de divagar… nací sin Laura, fui sin Laura, podré ser sin Laura… Laura… Laura… mierda no puedo dejar de pensar en ti… en tu verde mirada, en tus labios tan dulces, en tu sonrisa, esa sonrisa tan tierna; aún tengo grabado en mi mente el aroma de tu piel, aún tengo grabada en la piel el toque tan suave de tus manos… Laura… ahora estoy sola… tan sola sin ti… tan sola… ¿vale la pena seguir en esa escuela?... ¿vale la pena si no puedo estar contigo?... ¡Dios mío! pero ¿qué estoy pensando?... ¿acaso quiero tirar mi vida por la borda solo porque Laura ya no está conmigo?... sonreí con amargura ante mi infantilismo… vamos Karla, vamos eres una estúpida por pensar de esa manera… lo tuyo con Laura se acabo… simplemente se esfumo… se fue… simplemente se acabo algo que jamás debió haber comenzado… eso fue todo… cerré los ojos con pesadez… bendita depresión…

Andrea entro a la recamara de Dennis quien se encontraba arreglándolo le dejo un plato con galletas y una taza de café sobre el escritorio.

- Ya ha pasado una semana peque – le dijo Andrea mientras miraba sobre el escritorio de su hermana un oso blanco de peluche y una pequeña caja envuelta en papel para regalo con un pequeño moñito en color rosa - ¿cuándo piensas dárselo? ¿en su próximo cumpleaños?

- Eso… eso no te incumbe – le dijo Dennis dándole la espalda pues sintió sus mejillas calientes.

- ¿Para eso me llevaste a rastras contigo? – le pregunto su hermana recargándose en el escritorio mientras miraba a Dennis mover unos libros de su pequeño librero, para después pasar un trapo húmedo con el que recogía el polvo que se había acumulado durante esa semana.

- No te lleve a fuerzas – le replicó Dennis sin volverse para mirarle – tu me quisiste acompañar.

- ¡Aaahh! – suspiro mientras se acercaba a la cama y se dejaba caer sobre la misma.

- Si me arrugas el cobertor tú lo vas a restirar.

- Sí, sí, sí – le dijo Andrea mientras se llevaba las manos debajo de la nuca – esa profesora tuya ¿no es la que iban a cambiar por la tipa que me dijiste que de plano no daba una?

- Sí – le respondió Dennis mientras terminaba de acomodar de nuevo sus libros - ¿puedes creerlo?, la otra era una persona detestable solo hablaba de cómo había dejado de beber y de cómo se emborrachaba en sus salidas de campo en la universidad, con quienes se acostaba y bueno era un verdadero infierno cuando platicaba sus chistes léperos y asquerosos.

- Vaya fichita ¿cómo fue posible que siquiera le dieran la oportunidad de pseudoenseñar?

- Eso pensé yo, ¿cómo pudieron pensar siquiera en darle una oportunidad a esa tipa? Nada que ver con la profesora Karla… ella…

- Es la primera vez que te oigo pronunciar su nombre – le dijo Andrea bostezando – siempre le dices la vieja, la tipa, la de química, la sangrona ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – se empezó a reír irritando a Dennis – ¿has escuchado el refrán de que del odio al amor solo hay un paso?

- No seas tonta – Dennis le aventó una blusa que cayó directo a su cara - ¡por supuesto que la tipa esa no me cae bien!, ¡ni siquiera la soporto!, ¡es tan sangrona!

- Te voy a comprar otro desodorante la verdad es que te huelen las alitas – dijo Andrea mientras se llevaba a la nariz la blusa de su hermana.

- ¡Deja de oler mi blusa! – se acerco a ella y le arrebato la misma de las manos - ¡eso es asqueroso! Además yo no huelo tanto.

- Sí claro eso crees tú – Andrea se levanto de la cama, sonriendo por lo bajo.

- Sé que no huelo tan mal – dijo llevándose la blusa a la nariz – bueno… no… no tan mal.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja eres un encanto peque – Andrea aliso la cama de su hermana y se dirigió a la puerta – mira Dennis eso que tienes en el escritorio lo compraste por una razón, quítate la pena y entrégaselo, que no eduque a una hermana vergonzosa eso déjalo para alguien que este enamorado de ella. Te veo al rato nena voy a salir con Roberto ¿quieres que te traiga algo de la calle?

- No, de momento nada.

- De acuerdo, nos vemos al rato entonces, te quiero – le dijo mientras salía de la habitación.

- Yo también – le dijo cuando la puerta se hubo cerrado Dennis dejo de limpiar su librero y observo la rosa que ahora yacía seca en un florero sin agua. Su hermana le había dicho que si deseaba conservarla la colgara con los pétalos hacía abajo a la luz del sol de esa manera se secaría y conservaría sus pétalos.

- ¿Alguien que este enamorado de ella? – se pregunto Dennis mientras levantaba una ceja y se encogía de hombros - ¿quién se enamoraría de una vieja como ella?, solo porque tiene un cuerpazo, unos ojazos preciosos, una voz muy linda y porque es cálida y… ese aroma que despide… ¿qué será ese aroma que despide?... huele muy bien… pero bueno ¿eso es suficiente para que alguien se enamore de ella? Ppffffff, cómo si de verdad estuviera tan buena – Dennis meneo la cabeza en negativo mientras sacaba la siguiente tanda de libros de la segunda repisa de su librero.

Canadá… iría con mi hermano y su novia a Canadá, ya era un hecho… había escuchado a Alejandro hablar por teléfono a una escuela llamada St. Thomas; por lo que escuche no había problemas el cuestionario que me mandaron vía internet había sido aprobado y ahora tendría que irme… solo será un año… me dijo mi hermano en lo que terminaba la residencia, ellos no tenían la intención de quedarse a vivir allá, pues sea como sea toda nuestra familia y la familia de Ericka viven aquí; teniendo la experiencia de la residencia en Canadá les abriría una mejor puerta a los empleos en México… pero ¿yo en verdad quería irme?... me levante de la cama y me acerque a la ventana, toda mi vida había vivido en México, mis familiares y mis recientes amigos estaban aquí… pero como dice mi hermano es una experiencia que no podía dejar pasar además de que mejoraría mi nivel de inglés y empezaría con el francés… ¿sería en verdad lo mejor para mí?... quizás si… así podría empezar de nuevo desde cero y aclarar mis pensamientos… sobre todo… mis sentimientos… no podía dejar de pensar en Karla y en ese beso que imprimió en mis labios, lo sentí tan ansioso fue a la vez muy doloroso sentir su cálido cuerpo contra el mío porque ya no sentiré más esa cálida aura que le rodea… no me he atrevido a mirarle a los ojos… ¿cómo decirle que no estaré para el concurso de conocimientos?... quisiera decirle adiós y sin embargo no puedo… ni siquiera tengo el valor de mirarle a los ojos… hoy por la noche me voy… en un rato más tengo que hablarle a la profesora Adriana para despedirme de ella, mi mamá esta semana ha estado arreglando todo en servicios escolares, recogiendo mis papeles y no sé cuanto más, ha ido a diversos sitios llevando papeles de aquí para allá hasta ayer que me dijo sonriente que ya estaba todo listo… yo solo tenía que empacar mis cosas… me costó mucho hacer mi equipaje… pero ya está listo, empaque a Pinky ese peluche que compartimos Dennis y yo de niñas y en mi celular guardo las fotos que Karla y yo nos hicimos cuando jugábamos en la cama o cuando estábamos en el laboratorio de química… sus ojos… esos hermosos ojos color zafiro… color de mar… esos ojos a los cuales he decepcionado por mi forma de ser… no sé qué pasa conmigo… ¿por qué he actuado de esa manera?... elevé la vista al cielo limpio de nubes se miraba precioso, azul intenso como los ojos de Karla… ¿quería estar con ella?... sí… si lo deseaba pero… pero… ¡Dios! ¿qué me pasa?... ¿la amo o no la amo?... ¡qué sucede conmigo?... en verdad ¿qué me pasa?... ¿acaso no me sentía mujer entre sus brazos?... sí, sí, ¡sí, me sentía mujer entre sus brazos! ¡y amada! Y casi la idolatraba; entonces ¿por qué?... ¿por qué actuaba de esta forma?...verdaderamente me dolía más mi separación con Karla que la discusión que tuve con Giselle quién se había enfadado conmigo… y todo por… todo por… recordé mi cita con Al el día siguiente a que me quedará en su casa. En la mañana me había llevado con una amiga suya a un consultorio ginecológico, al entrar una mujer de unos cuarenta y tantos saludo a Al y enseguida a mí.

- Hola Laura, siéntate por favor – me pidió y nos sentamos frente a su escritorio – Al me ha contado que ya iniciaste con tu vida sexual.

- Sí – le dije bajando la mirada pues me sentía un poco avergonzada.

- Te explicaré sobre que va mi trabajo – me dijo – primeramente mi nombre es Susana seré tu ginecóloga y me dedico a atender más a mujeres lesbianas y bisexuales, te voy a hacer un pequeño cuestionario ¿de acuerdo?

- Sí – le dije sintiéndome un poco más en confianza por tratar a mujeres con mi preferencia, después de darle mi nombre completo, la dirección donde vivía, asegurarle que no era alérgica a ningún medicamento y confirmarme que toda esa información sería completamente confidencial me pregunto lo siguiente:

- ¿A qué edad te llego tu primer periodo menstrual?

- A los 14

- ¿A qué edad tuviste tu primer encuentro sexual?

- A los 16

- ¿Usaste protección?

- No

- ¿Cuántas parejas has tenido hasta el momento?

- Tres

- Bien de los 16 a los 17 ya has tenido 3 parejas sexuales

- Sí, pero los 17 los cumplo el domingo que viene.

- Bueno no falta mucho y dices que no has tenido ningún tipo de protección.

- Sí, así es.

- Les preguntaste a las personas con las que tuviste relaciones ¿Cuántas parejas previas habían tenido?

- No, pero de mi segunda pareja sé que ninguna porque… es mi mejor amiga desde la infancia y la conozco bien.

- ¿Sabes cuantas parejas sexuales tuvieron tu primera pareja y la tercera?

- No, bueno de la primera no estoy segura creo que una previa antes que yo y de la tercera me ha comentado que ha tenido varias parejas.

- Bien pongámosle un foco rojo a tu tercera pareja.

- ¿Un foco rojo? ¿por qué?

- Porque ha tenido más parejas sexuales que tu y si contigo no ha usado ningún tipo de protección, no creo que con las otras personas lo haya hecho, recuerda entre más parejas sexuales tengas si no usas ningún tipo de protección puedes contraer alguna enfermedad por ejemplo clamidia, gonorrea, herpes genital, el virus del papiloma humano, sífilis, Tricomoniasis, vaginosis bacteriana, en fin hasta el VIH; ahorita lo que vamos a hacer es hacerte un examen de reconocimiento, es un estudio que se llama colposcopia para ver como se encuentra el cuello de tu matriz, este estudio sirve para ver si hay alteraciones que nos puedan indicar algún tipo de problema en tu cuello pero no te preocupes aún eres demasiado joven así que dudo que haya algún tipo de problema, pero nunca esta demás echar un vistazo, además como ya iniciaste con tu vida sexual te mandaré a hacer un estudio de Papanicolaou, ya que es bueno que haya un antecedente. Ahorita lo que me interesa saber es si has utilizado juguetes sexuales.

- Sí, si los he usado.

- ¿Han estado limpios y desinfectados?

- Pues la verdad no lo sé – le dije – mi tercer pareja que es con la que he estado manteniendo relaciones me venda los ojos así que solo los siento cuando entran.

- Muy bien entonces no estará de más que te mandemos a hacer unos análisis, te mandaré a realizar un VIH-VDRL de ahora en adelante quiero que te quites la pena y la vergüenza y le preguntes a las personas con las que vayas a ejercer tu sexualidad lo siguiente, ¿Cuántas personas han tenido como parejas sexuales?, ¿si han usado protección y de qué tipo?, ¿si tienen alguna lesión en los genitales o en la boca o en las manos y de qué tipo son?, ¿si están dispuestas a utilizar algún tipo de protección?.

- Pero son demasiadas preguntas, ¿no se molestaran?

- ¿Qué te preocupa más Laura? – me pregunto sacando una carpeta con fotografías donde los ojos de las personas estaban cubiertas por una línea ancha de color negro, ¿qué las persona se molesten por tu intentar protegerte? ¿O qué te suceda algo como esto? – me mostro una fotos que en verdad me sorprendieron y me llenaron de cierta repulsa, labios con heridas rojas, lenguas con cosas blanquecinas, penes con chancros, lo mismo que vulvas con los mismos tipos de laceraciones y unas extrañas cosas que me explico Susana se llaman verrugas genitales, fluidos verdosos-amarillentos, blancos espumosos, flujos amarillosos y blancos grumosos – tener sexo Laura no es solo acostarse con alguien y ya, te estas acostando no solo con esa persona sino con todas las demás personas de la vida de esa persona; se puede tener un buen sexo seguro y muy disfrutable también, sobre todo entre mujeres porque se prestan más al juego erótico de las caricias y los besos, no digo que no haya relaciones heterosexuales igual de intensas pero ya es cuestión de gusto de cada quien. Quiero que mires bien cada foto, viene escrita en la parte superior a que enfermedad pertenecen.

- Cielos – dije mientras miraba las fotos – son asquerosas, no sabía que en la boca podían salir cosas así.

- Ya lo ves Laura ¿no crees que es mejor protegerte para no llegar a pasar por eso que el pensar en si la persona se molestará?; sobre todo porque hay personas de las que puedes pensar que no tienen absolutamente nada ya que se ven muy sanas pero pueden ser portadoras y no mostrar ningún síntoma.

- Sí, creo que es mejor preguntar.

- Si vas a usar juguetes Laura checa bien que estén desinfectados y lavados adecuadamente y siempre úsalos con condón, de preferencia tanto tu como tu pareja deben de tener sus propios juguetes sexuales y no compartirlos, si realizas el sexo anal no utilices el mismo condón y de preferencia utiliza solo juguetes hechos para esa zona en particular.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja – Al se soltó a reír y me puse de los mil colores – perdóname Laura es solo que estás haciendo unas caras increíblemente graciosas.

- Las mismas caras que hiciste tu Al cuando las viste por primera vez – Susana le miro burlona.

- Ja,ja,ja,ja,ja – me empecé a reír cuando las mejillas de Al se pintaron de carmín – así que no he sido la única ¿eh?

- Ja,ja,ja,ja – se soltó a reír Al – sí tienes razón la verdad de las cosas es que me paso lo mismo que a ti.

Susana fue muy amable conmigo, me examino y me dijo que tenía un poco de flujo me receto unos óvulos vaginales por tres días y me dio un pequeño folleto de cómo tener sexo seguro, me sorprendió ver que se puede utilizar papel plástico adherente, lo mismo que condones y hasta guantes de latex, supe que debía tener las uñas cortas y los dedos sin heridas, leí también que hay cremas, aceites, talcos de sabores que se pueden utilizar para jugar a las caricias y los besos; vaya en realidad no imagine que existieran esas cosas. Tener sexo seguro no parecía mala idea. Cuando salimos de la consulta Al me llevo a un laboratorio clínico para que me hicieran el estudio que ella me había mandado.

- Yo pasaré a recogerlos Laura y te avisaré los resultados ¿de acuerdo?

- Me da pena contigo, no tengo dinero para pagarte lo que estas gastando en mí – le dije.

- ¿Te estoy cobrando acaso? - me sonrió negando con la cabeza – tan solo prométeme que de ahora en adelante solo tendrás sexo seguro Laura con eso me basta, prométeme que si beberás lo harás con moderación y que jamás probaras las drogas ni esas sanas – dijo con sarcasmo – como la marihuana; como psicóloga puedo decirte que he llevado casos de personas que terminan esquizofrénicas por el abuso de las drogas.

- Nunca me he drogado – le dije

- Buena chica – me dijo sacudiéndome el flequillo como si fuera una niña pequeña – cualquier duda que tengas Laura, lo que sea no dudes en preguntarme ¿de acuerdo? – me guiño un ojo – siempre estaré para ti.

- Gracias, lo haré – le dije y la tome del brazo, caminamos hasta llegar a su auto cuando estuvimos adentro me mantuve callada un buen rato pero después tuve que hacerlo… – oye Al… tu has ¿tu has tenido sexo seguro?

- Sí – me contesto mientras bajaba la velocidad a segunda.

- ¿Ha usado esas cosas, los aceites, los talcos y eso?

- Aja – me respondió mientras echaba un rápido vistazo por el retrovisor.

- ¿Es difícil hacerlo de forma segura?

- No, solo necesitas el tiempo justo y adecuado.

- Aaaah ya veo – le dije y miré por la ventanilla de mi lado.

- ¿A dónde quieres llegar con esas preguntas Laura?

- ¿A dónde? – le pregunte sintiéndome descubierta.

- Aja – me respondió y esbozo una sutil sonrisa.

- Pues… a ningún lado solo… solo eran unas preguntas.

- ¿Me tomas el pelo? – me pregunto negando con la cabeza.

- ¿Por qué no te puedo ocultar nada? – le pregunte con cierta molestia.

- Porque soy demasiado buena – me dijo sonriente mientras me miraba de reojo – así que ¿por qué no me haces la pregunta que realmente quieres hacerme?

- ¿Cómo sabes que quiero hacerte una pregunta? – de hecho si quería hacerlo pero me daba vergüenza ¿qué pensaría de mi?

- Laura – me dijo con un suspiro – soy psicóloga y de las mejores cuando vivía en Estados Unidos cobraba cuatrocientos dólares la hora.

- ¿Cuatrocientos dólares? – le pregunte mirándola sin poder creérmelo.

- Y eso era barato – me dijo encogiéndose de hombros.

- ¿Cuándo estuviste en Estados Unidos?

- Hace un par de años – me contesto.

- Si ganabas tanto ¿por qué volviste? – le pregunte sin poder salir de mi asombro.

- Cuando seas mayor Laura veras que el dinero es importante pero hay cosas que lo son mucho más – me guiño el ojo.

- Ya – le respondí y no dije nada más, me concentre en las personas que iban y venían a lo largo de las calles, miré el cielo limpio y brillante y suspiré para mis adentros casi llegábamos a mi casa… - Al, ¿me enseñarías a hacer el amor de forma segura?

- No te preocupes Laura todo lo que necesitas saber esta en los folletos que Susana te ha dado – me respondió, y sin dejar de mirar por mi ventanilla le hable.

- Al, quiero tener sexo seguro contigo – mis mejillas se pintaron en carmín.

- ¿Por qué? – me preguntó y fruncí el entrecejo.

- Me ofreciste estar para mí.

- ¿Y eso implica tener sexo contigo?

- ¿No te gusto?

- No es cuestión de si me gustas o no.

- ¿Qué quieres decir?

- Dame una buena razón para tener sexo contigo y lo haré.

No dije nada más, me sentía ligeramente avergonzada. Tras ese acontecimiento un par de días después una mañana que estaba sola en casa Giselle vino a verme estaba terminando la tarea de física cuando ella llegó, platicamos un rato en la sala de mi casa y nos besamos durante un rato, tanto sus besos como sus caricias empezaron a excitarme y pensé que ya que Al no había querido enseñarme a hacer el sexo seguro quizás Giselle lo haría. Me separé suavemente de sus labios.

- Giselle ¿has escuchado lo del sexo seguro entre mujeres? – le pregunte mientras le tomaba de las manos.

- ¡Pues claro! Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja es muy seguro porque ¿cuándo has sabido que una mujer deje embarazada a otra? Ja,ja,ja,ja,ja.

- No, tonta ja,ja,ja,ja,ja – me reí por su ocurrencia – me refiero al otro sexo seguro.

- ¿Cuál otro sexo seguro? – pregunto ligeramente extrañada.

- Lo leí en unos folletos que me dieron donde dice que para tener sexo entre mujeres también se debe tener protección para no contagiarse ningún tipo de enfermedad.

- ¡Vamos Laura! ¿y te lo creíste? – me pregunto meneando la cabeza en negativo.

- Pues… supongo que nunca esta demás tomar precauciones ¿no crees?

- ¿Precauciones para qué? – me pregunto frunciendo ligeramente el ceño.

- Pues… es que se supone que podemos transmitirnos algún tipo de enfermedad si no tenemos cuidado y me parece que no hay demasiado problema he leído lo que se usa y no creo que… - me callé al ver la cara de indignación que se formo en su rostro - ¿sucede algo? – pregunte sintiendo calor en las mejillas.

- ¡Estás insinuando que estoy enferma o algo por el estilo? ¡crees que voy a contagiarte de algo? – me pregunto airada.

- No, no, solo, solo…

- ¿Quién te metió esas ideas en la cabeza?

- Bueno Al

- ¿Esa tipa?

- Sí, me llevo a un reconocimiento ginecológico y la doctora que me atendió dijo que… - me callé al ver su cara de creciente molestia.

- Nunca en mi vida – me dijo con sentida ofensa – me habían dicho nada como lo que estas insinuando, es indignante que puedas siquiera pensar que te puedo contagiar algo – se levantó bastante molesta y tomó su bolso.

- No, Giselle, espera no te vayas.

- Déjame Laura estoy muy molesta y no me llames mejor me voy ahora antes que decirte algo de lo que después me pueda arrepentir – se dirigió con paso airado hacía la puerta.

- Lo… lo siento no quería.

- Está bien Laura estoy molesta pero al rato se me pasará ya te lo dije no me llames yo te llamaré, nos vemos – la vi salir de mi casa dando un portazo y me sentí bastante idiota ¿cómo se me había ocurrido decirle algo así? Definitivamente empezaba a pensar que toda esa idea de sexo seguro solo era una verdadera tontería.

Al día siguiente de que Giselle se enojara conmigo fui en la mañana a casa de Al con todo y folletos definitivamente iba a decirle que todo ese asunto era una real estupidez, como llegue demasiado temprano a eso de las siete de la mañana ella salió a abrirme todavía en bata de dormir, bostezo al verme y se tallo uno de sus ojos.

- Hola Laura – me dijo – ¿qué haces tan temprano de visita? – me pregunto haciéndose a un lado para que pasara.

- ¡Me pasa que por tu culpa mi amiga Giselle se ha enojado conmigo! – le espeté molesta tomando los folletos y dándoselos en la mano.

- ¿Qué fue lo que sucedió? – me preguntó mirando los folletos en su mano los cuales guardo en uno de los bolsillos de la bata y luego poso sus verdes ojos en los míos y su mirada se relajó.

- Pues nada que ya que tu… - me sonroje – no querías enseñarme a hacer el sexo seguro pues le pregunte a ella que si lo hacíamos – Al sonrió y me tomo de los hombros.

- ¿Y qué te dijo? - me pregunto sonriente

- ¡Pues se ofendió! – le espeté molesta – ¡qué creías?, ¿qué se lo iba a tomar muy feliz?

- Pues si ella se quisiera – acerco su boca a la mía apenas rozándome – habría estado de acuerdo y hubiera aceptado sin ningún tipo de reparo – me quede sin palabras ante su toque, me tomo la barbilla con sus dedos y me miro fijamente a los ojos – en ese tipo de actitudes te das cuenta si le importas o no a una persona – me acaricio el rostro y sus manos me parecieron tan suaves que cerré los ojos ante su tacto.

- ¿Por qué no quisiste hacer el amor conmigo? – le pregunte sin abrir los ojos.

- Porqué quería que esa chica te decepcionara – me respondió y abrí los ojos lentamente.

- ¿Por qué?

- Si hubiera accedido a tu petición, no lo hubieras intentado con ella – me sonrió – y no te habrías dado cuenta de la valiosa lección que has aprendido.

- ¿Nunca le pidas a tus amigas tener sexo seguro? – le pregunte mientras sentía que me ruborizaba por completo.

- No – me respondió ella – nunca hagas el amor con alguien que se moleste por tener sexo seguro contigo, porque si esa persona no se preocupa por si misma, menos lo hará por ti.

- Aahh, ya – baje la vista apenada – pero ella es mi amiga…

- Y tu amante también y por ello debería haberte cuidado más, ya que por lo que platiqué con ella en verdad ha tenido varias parejas y eso es de tenerse en consideración Laura – me soltó el rostro y me sacudió el flequillo – has tenido suerte los resultados de tus análisis dieron negativo – me dijo y me hizo señas para que entrara con ella en su despacho – mira Laura yo te aprecio y no quiero que acabes como algunos de mis mejores amigos – se acerco a su escritorio y tomo una fotografía en la cual había un grupo de chicos y de chicas a las cuales calcule más o menos de mi edad – son mis amigos de la preparatoria – me dijo antes de que le pudiera preguntar nada – Gabriel es el que aparece en la esquina derecha de la fotografía el de cabello castaño claro, murió hace dos años de SIDA, Rubén el que esta en cuclillas de chamarra negra es VIH positivo, Lorena que está al lado derecho de él no supo que estaba embarazada, se fue a trabajar de voluntaria en una comunidad indígena donde no había servicios médicos adecuados… su pareja de aquel entonces tenía sífilis y nunca se lo dijo y su hijo Jonathan nació ciego – dijo con tristeza – ellos eran como los rebeldes del grupo pensaban que nunca les pasaría nada – suspiro meneando la cabeza en negativo – la juventud Laura es algo maravilloso – se dejo caer en su silla ejecutiva tras su escritorio y me invito a sentarme frente a su escritorio - ¿sabes Laura? Debes de aprender que la juventud no la tendrás por siempre y lo que hagas ahora te repercutirá en un futuro, a tu edad actual vuélvete una bebedora empedernida y a los cuarenta quizás y hasta requieras de transplante de hígado, fuma como chimenea y de seguro si no te da cáncer por lo menos un enfisema pulmonar obtendrás, has el amor descontroladamente con cualquier cualquiera y no te protejas y sin duda sino es el SIDA alguna enfermedad venérea adquirirás; Laura eres una chica muy guapa y oportunidades no te faltarán, no voy a decirte como llevar tu sexualidad y si quieres acostarte con quien se te pegue la gana pues hazlo pero ten muy presente que deberás de ser responsable de tus propios actos; no quiero que el día de mañana vengas a mí preguntándome porque es tan injusto el destino si te llegas a enfermar de SIDA Laura ¿de acuerdo? – me pregunto y se levanto de su sillón y camino hasta mí, se inclino y me tomo de la barbilla con su tibia y suave mano – Laura grábate esto con fuego en tu memoria El ser humano debe de estar preparado para asumir las consecuencias de sus propios actos nunca lo olvides – sus ojos se fijaron en los míos mirándome seriamente, con un escrutinio que me hizo sentir desnuda ante ella – te voy a enseñar a hacer el amor de forma segura y mientras hago el amor contigo quiero que visualices a la persona que mas quieres en este momento.

Regrese de mis recuerdos y suspiré con fuerza mientras tomaba mi libreta donde escribía todos mis pecados; escribí de forma detallada lo que había aprendido con Al, como utilizar el papel plástico adherente sobre mi sexo, en mis dedos, Al me había mostrado que el uso de los aceites te hacen sentir calor o frío y como estos estimulan tus partes erógenas; lo qué más me sorprendió fue la forma como me cuestionó antes de tener sexo con ella, la verdad de las cosas es que empezaba a pensar que no era mala idea el preguntar antes de arriesgarme a contraer alguna enfermedad, como ella me dijo tenía que aprender cuándo poder darme el lujo de no utilizar protección, como ella en ciertas ocasiones se lo permitía y regularmente era con personas de excesiva confianza consientes de su propio cuerpo y el de los demás. Deje plasmado en mi libreta lo que sentí cuando me penetro utilizando en sus dedos un condón, he de confesar que eso me agrado ya que era cierto que a veces las uñas por muy bien cortadas que estén la verdad es que pueden lastimar, sobre todo las de Giselle que las llevaba siempre largas por eso me agradaba más utilizar los juguetes con ella así no me resentía tanto; sin embargo fue muy disfrutable incluso más que las veces que lo había hecho con Giselle o con Dennis pero nunca tan intenso como lo había sido con Karla… el peso de su cuerpo fue diferente al de ella, su forma de acariciarme, de probarme embadurnándome de talcos de sabores, aceites que me hicieron sentir calor en los pezones y en mi sexo que bajo el papel adherente con las caricias que Al me proporcionaba sobre este tal parecía que no había nada entre su boca y mi sexo no voy a negar que me excite y lo disfrute sin embargo cuando acabé había algo que faltaba, siempre terminaba con un vacío que no acababa de comprender, el gusto del placer duraba tan poco, era tan efímero como el paso por el cielo de una estrella fugaz en una noche despejada… le había prometido a Al cuidarme mucho ahora que me fuera a Canadá contrario a lo que pensé no se mostró triste ni nada por el estilo se le veía tan tranquila como siempre incluso dormitamos un rato tras hacer el amor y todo el tiempo me dio la espalda, no hubo abrazos, ni palabras tiernas, ni emoción en sus ojos… sin embargo no me extraño demasiado con Giselle a veces era así cuando acabábamos de hacer el amor ella lo más que hacía era tomarme de la mano y en raras ocasiones me abrazaba… Al me dijo que pensara en la persona que más quería… y la verdad es que pensé en Karla; cuando cerré los ojos para alcanzar el clímax fue su azul mirada lo que inundo mi mente… sin embargo con todo ello… me era imposible hacer lo que ella me pedía… simplemente no podía irme a vivir con ella.

Mi hermano y mi mamá respetaron mi decisión hoy en mi cumpleaños número 17 le había pedido que no le dijeran nada a la familia de Dennis sobre nuestra partida pretextando que me dolería mucho decirle adiós, Alejandro no estuvo muy de acuerdo pero al final lo acepto… sonreí tristemente mientras me miraba fugazmente en el espejo, a las finales me iría huyendo de Karla, de Dennis y de Giselle como un perro con la cola entre las patas… no pude dejar de pensar en lo patética que me veía… mi libreta, mi mudo confesionario lo deje metido entre unos cuadernos en mi terriblemente mal arreglado librero, le dije a mi mamá que no quería que me moviera nada y en mi casa sea como sea se respetaban las cosas de los demás así que sabía que al regresar encontraría mi libreta ahí, mis pecados, mis miedos, mis indecisiones no se irían a ningún lado.

Regresé de mis recuerdos y llamé a la profesora Adriana, se sorprendió mucho al oír la noticia, no era para menos esa semana había estado fuera de la escuela, supongo que arreglando algunos asuntos escolares, siempre me he preguntado ¿por qué no es ella mejor la directora?, la veo siempre más preocupada por los asuntos escolares que el mismo director. Me he sentido terriblemente mal cuando escuche su desanimada voz cuando me pregunto sobre el concurso de conocimientos ¿pero que podía hacer yo? En mi casa ya todo se había decidido… A las diez de la noche partía mi avión y ya no había marcha atrás, mi adiós fue definitivo.


****

Ya era Lunes por la mañana Dennis se había levantado de la cama, encendió su pequeño estereo y escucho la canción de Lacuna Coil llamada Falling Again… se miró en el espejo, lo único que quedaba de la agresión sufrida era una pequeña cicatriz que estaba curando con una pomada, volvía a verse tan guapa como siempre, se metió al baño y preparo la tina echándole sales de baño que su mamá le compro a fin de que se relajara, cuando estuvo casi llena se metió en ella y cerró los ojos mientras se sumergía por completo dentro del agua, sostuvo la respiración tanto como pudo pero aún le dolían muy tenuemente las costillas así que emergió antes de que pasara un minuto, se recostó y dejo caer una de sus manos al costado de la tina, respiro profundamente mientras se dejaba envolver por las melodías que se sucedían una a una en su pequeño estereo, se sentía triste pero las lagrimas ya no le brotaban más… sin embargo se sentía extrañamente vacía… perdida… no le hallaba ya el sentido a su existencia… cerro los ojos mientras respiraba el olor del sándalo que se desprendía del vapor de agua.

- Al menos ya no lloro – musito suavemente - ¿no es acaso un buen síntoma? – se pregunto mientras volvía a respirar profundamente – la vida sin ti Laura… ¿cómo la he de llevar?, me dejaste una profunda huella… me tocaste el alma a un nivel que nunca había sido concebido por mi… y ahora… ¿qué voy a hacer ahora?... – suspiro profundamente – tengo que seguir… si me hundo… todo se habrá perdido… ¿voy al Gym? … no… hoy no tengo ganas ni tampoco quiero ir a mi asesoría sea como sea soy buena no la necesito.

La mañana se transcurrió lenta tanto para Karla como para Dennis y en cierta forma aunque Karla no tenía interés en ver a Dennis la extraño porque al menos con ella mantenía su mente ocupada con los temas de revisión de química y Dennis al ver que el tiempo pasaba tan lentamente se arrepintió de no haber ido sea como sea tener la mente ocupada en el estudio le habría hecho sentirse mejor. Sin embargo lento o rápido el tiempo seguía su curso, al salir de su casa Karla miró el cielo estaba brillante y azul intenso se puso sus gafas de sol y se encamino a la escuela sintiendo en su estomago un nudo que no dejaba de molestarle pues ese día su primer clase la impartiría en el aula de Laura y saber que esos verdes ojos no le mirarían le hacía sentirse sumamente desdichada.

Mientras caminaba tras los estudiantes recordó la vez que le había topado a la mitad del camino escuchando la conversación de un grupo de chicos, ahora eso le parecía tan lejano, tan irreal como si de un sueño se hubiese tratado. Sonrío tristemente mientras seguía su camino todos los estudiantes que iban delante o detrás de ella caminaban sin prisas riendo, jugando disfrutando de su pequeño mundo juvenil.

- “Ojala tuviera dieciséis otra vez” – pensó al tiempo que suspiraba – “todo sería más sencillo… ayer Laura cumplió diecisiete, ¡Santo cielo! ¡Laura cumplió diecisiete años! ¿cómo fue posible que me enredara con una niña de esa edad?” – meneó la cabeza en negativo y sonrió derrotada – “es una niña… es solo una niña y yo ya soy una mujer… no puedo permitirme hundirme… simplemente no puedo permitirlo… es hora de volver a tomar las riendas de mi vida” – pensó con decisión mientras cruzaba la puerta de la escuela.

Dennis iba tomada de la mano de Armando mientras este le contaba sobre su partido del día anterior, como jugaba de portero le alardeo la manera como había desviado un par de balones por arriba del arco y las grandes atajadas que le valieron varios aplausos, a pesar de querer mostrar interés en lo que Armando le contaba simplemente le parecía aburrido y soso sin embargo Dennis le fingió atención, cuando el chico le soltó de la mano y le abrazo por la cintura Dennis se sintió ligeramente incomoda, pero ella sabía que debía irse acostumbrando al toque masculino pues para ella las mujeres simplemente habían muerto, de ahora en adelante pensaba llevar una vida normal entre comillas, cuando tuviera unos treinta años pensaba casarse y si le apetecía un par de años después quizás se embarazaría por el momento faltaba mucho para eso y ella quería terminar la preparatoria para después entrar en la Universidad, estudiaría medicina sentía que esa sería una buena carrera para ella, aunque recientemente tenía curiosidad por la química aún faltaba un año para decidir su futuro así que no había prisas. Cuando llegaron a la escuela los amigos de Armando lo llamaron y el besando a Dennis suavemente en los labios se despidió de ella, a esa hora les tocaba educación física y Armando y sus amigos siempre jugaban al futbol mientras ella prefería jugar al baloncesto. Para que los chicos no estuvieran piropeando a las chicas el profesor de educación física les prohibía tajantemente utilizar el short así que todos andaban con el uniforme de educación física los lunes que constaba de un pants gris claro, camiseta blanca, tenis blancos y chamarra gris claro con vivos vino en los puños y en el cuello.

Mientras Dennis tomaba su clase de educación física, Karla resentía la ausencia de Laura y a pesar de no quererlo no podía dejar de pensar que seguramente estaría con la tipa pelirroja se llenaba de celos pero trataba de controlarse, había decidido hablar con ella y decirle que aún cuando ya no eran nada en los estudios tendría que aplicarse y no faltar porque en su tercera falta le negaría el derecho al examen. La clase transcurrió tranquila y antes de que terminara Adriana se acerco a la puerta, Karla salió y su amiga le pidió que se reuniese con ella al salir de esa clase pues tenía que decirle algo con respecto al concurso de conocimientos. Karla regreso a su clase mientras internamente se preguntaba si era capaz de decir que Laura y Dennis estaban en excelente nivel.

****

Entre en la oficina de Adriana y me invitó a sentarme, advertí por su semblante que no lo estaba pasando nada bien, revolvió unos expedientes que tenía sobre la mesa y suspiró profundamente mientras se tocaba la sien derecha con las yemas de sus dedos.

- ¿Sucede algo Amiga? – le pregunte y ella sin despegar los ojos de los fólderes me contesto.

- Sí – me dijo al tiempo que se escucharon un par de golpes suaves contra la puerta – pase por favor – dijo en voz alta y Dennis entro en la oficina.

- ¿Me mando llamar profesora?

- Sí Dennis por favor toma asiento – le dijo y Dennis se sentó a mi lado dirigiéndome una mirada ligeramente indiferente.

- “Tampoco me interesa mucho verte mocosa” – pensé mientras giraba el rostro a un lado y miraba nadar a Sansón el pez Beta Corona color azul de mi amiga que tenía en una pecera ubicada en uno de sus estantes, donde guardaba algunos libros.

- Les he mandado a llamar – dijo levantando el rostro ligeramente – porque – suspiró antes de proseguir – únicamente participara Dennis por el área de química en el concurso de conocimientos.

- ¿Qué quieres decir con eso? – le pregunté y supe que una nota de aprensión se escucho junto con la pregunta, afortunadamente Adriana no pareció percatarse.

- Laura no participara más ya que ayer partió para Canadá con su hermano mayor.

- ¿Ca…nadá? – preguntamos Dennis y yo al mismo tiempo.

- Sí, así es se ha ido a Canadá de tal forma que nos hemos quedado contigo Karla solo para el área de química, a estas alturas no creo que nadie más se quiera postular para el área de biología ya que tendría que estudiar arduamente y bueno estamos hablando de adolescentes, lo que me recuerda Dennis – le dijo Adriana mirando la chica que solo miraba sus manos con demasiada atención, mientras que yo no salía de mi asombro… Laura… Laura se había ido… a Canadá… se había ido… sentí un vació enorme e interminable… me parecía que todo era solo una broma pesada… algo risorio… una mentira que sabía a verdad – Dennis – le dijo Adriana – quiero saber si te estas tomando en serio el concurso, porque ya esta cerca y no quiero que vayas a desertar a la hora del concurso.

- Yo tomaré su lugar – le contesto Dennis con tranquilidad.

- ¿Qué?

- Yo tomaré el lugar de Laura – dijo con voz seria sin mirarle.

- Pero Dennis…

- No voy mal en esa materia, no voy mal – dijo bajando ligeramente la voz – en ninguna materia… así que déjeme tomar su lugar.

- ¿No renunciaras? – le pregunte sin saber porque.

- ¡Por supuesto que no! – levanto la voz y me saco de mi ensimismamiento - ¡soy una excelente alumna! – dijo y al volverme a verla note las lagrimas que le llenaban los ojos, pero se negaba a soltar el llanto - ¡soy la mejor!, ¡entiende?, ¡soy mejor que Laura!, ¡siempre ha sido mejor que ella! – apretó con fuerza la mandíbula, dejándome ligeramente perpleja.

- Dennis – le dijo Adriana con voz serena – tranquilízate y no olvides tu posición de alumna, no quiero volver a oírte hablarle en ese tono a la profesora Karla – Dennis apretó las manos formando puños y no dijo nada más, bajo el rostro y note dos lagrimas caer sobre su falda.

- ¿Estas segura Dennis de querer tomar el lugar de Laura? – le pregunto Adriana.

- Discúlpeme profesora – dijo con la voz quebrada – y se levanto rápidamente – tengo que… - no dijo más de tres pasos llego a la puerta y salió, nos quedamos a solas Adriana y yo.

- Lo siento Karla – me dijo – pero no estés triste, es cierto que trabajaste mucho con Laura pero, no veas esto como trabajo tirado a la basura – me dijo y me sonrió suavemente – sea como sea ella se llevo tus conocimientos y eso es bueno.

- “Y mi vida, y mis ilusiones y mi felicidad… y mis ganas de vivir” – pensé y me levanté – si me disculpas tengo una clase que atender.

- Adelante Karla, Dennis tomará el lugar de Laura, sé que no te cae muy bien pero quiero que la prepares ¿de acuerdo?

- De acuerdo – le conteste pues no tenía ganas de discutir con ella.

Salí de su oficina sintiendo una opresión en el pecho, Laura me había negado ver sus ojos durante esa semana en las clases, ella había faltado a las asesorías matutinas y prácticamente ahora estaba ella en Canadá… se había ido a otro país y con ella se fueron mis ganas de amar otra vez.

****

Corrí tan rápido como pude a nuestro refugio quizás debería decir a mi refugió ¡pues Laura se había largado! ¡Me había dejado sola!, ¡por qué no me dijo que se iba?, ¡por qué se fue si decirme ni siquiera adiós! Pensé que al presentarse en mi casa, al decirme con su mirada que solo me quería como amiga podríamos serlo una vez más y me topo con la sorpresa de que ella simplemente ¡se larga!, ¡se larga sin decirme nada! Me deje caer de rodillas sobre el recién cortado césped y me solté a llorar pero no de tristeza sino de rabia y de coraje; no entendía su actitud, ¡por qué huía de esa forma?... ¿por qué? Si ya no quería ser mi amiga simplemente me lo hubiera dicho y yo lo hubiera entendido y jamás la hubiese molestado de nuevo… pero irse así… ¿irse así? ¿de qué estaba huyendo?... ¿de qué?

Laura y su hermano habían llegado a Canadá, fueron directamente a una pequeña casa en los suburbios, todo allá era distinto, las casas con sus grandes jardines tapizados en blanco por las recientes nevadas, la gente amable, el ambiente se sentía distinto, se percibía un aire completamente diferente al que ella estaba acostumbrada, sus ojos recorrieron cada habitación de la casa que por todo un año se convertiría en su nuevo hogar.

- ¿Cómo te sientes Laura? – le pregunto Ericka mientras le servía una taza de café.

- Con mucho frío – le contesto sobándose ligeramente los brazos – ¿aún no funciona la calefacción?

- El técnico está por terminar pronto te sentirás como en la playa.

- Me conformo como poder quitarme el montón de suéteres que tengo encima me siento súper apretada.

- Descuida ya casi ha terminado – bebió un poco de su humeante café.

- Pero es que parezco paleta – le dijo Laura – mientras sentía a través de sus guantes el calor que despedía la taza de café.

- Te juro que tengo encima casi toda mi ropa y aún así siento que el frío se me cuela directo a los huesitos.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja, - la risa de su hermano le hizo volver el rostro – vete a la cama a meterte entre la cobijas.

- Tonto si me salí de ella porque no aguantaba el frío.

- Ya esta listo y la casa empezará a calentarse dentro de poco así que tranquilízate – su hermano le puso la mano sobre la cabeza que tenía cubierta por un par de gorros.

- Eres una exagerada ¿tienes puestos todos tus suéteres y tus dos chamarras? – le pregunto mientras miraba el bultito que era su pequeña hermana.

- Pues claro tu sabes que el frío no lo soporto.

- Pues ni modo te aguantas.

- Ya tranquilos he mandado a pedir una pizza bien caliente para celebrar que nos hemos mudado – Ericka le sonrió a ambos y les guiño un ojo – el día de hoy debe de ser el mejor así que vamos a pasarlo en grande.

- Por mi de acuerdo – dijo su flamante novio.

- Por mi igual, espero que la pizza llegue pronto me muero de hambre.

- Tragona – su hermano se soltó a reír.

****

Fue un día tremendamente largo, cuando llegue a mi casa lo primero que hice fue dejar los exámenes sobre mi mesa, lo mismo que mi portafolios y me fui directamente a la cama no tenía ganas de pensar en más nada, en nada, Laura se había ido solo sabía eso, eso y nada más, nada más… esa noche soñé con Laura, me decía adiós y yo corría hacia ella pero a cada paso  que daba parecía que ella se alejaba dos de mi, cuando desperté al día siguiente sentía que todo, que absolutamente todo había sido un gran castigo por no haber sabido respetar la ética entre profesor y alumno. Mi pecado había sido enamorarme de ella, mi castigo su lejanía… su olvido.

Me vestí pues eran casi las diez y media de la mañana, no tenía hambre tan solo tenía ganas de seguir llorando pero me negaba hacerlo, ya no más lagrimas, aún así mis ojos seguían pidiéndome liberar su dolor con líquido sentimiento, sin embargo tenía los ojos llorosos por el recuerdo del beso que le di a Laura… me quemaba en los labios el beso que le di, no sabía que sentir… no sabía como actuar… ¿hice lo correcto al tomar ese beso?... ¿hice lo correcto?... al cerrar los ojos sentí el quemante calor de las lagrimas que rodaron por mis mejillas… nuevamente estaba sola… y este vació estaba carcomiéndome el alma, me levante del sofá, encendí mi aparato esteréo y puse el compacto que me regalo Iván por mi cumpleaños el más triste de mi vida… me dirigí a la cocina necesitaba distraerme un poco quizá seria buena idea cocinar algo e invitar a desayunar a Al y Esmeralda tal vez a Iván… quien fuera… no me importaba quien fuera tan solo… tan solo no quería estar sola… el timbre de la puerta se escucho y sentí un alivio del tamaño del mundo, no importaba quien fuera tan solo no quería estar sola… al abrir la puerta sus ojos llorosos se clavaron en los míos…

- ¿Dennis? – pregunte observando la tristeza en sus mieles ojos, ella me miro y se saco la barra de chocolate de la boca, no me dijo nada tan solo me miro y metiendo su mano libre en el bolsillo de su pantalón y saco otra barra de chocolate como la que estaba comiendo una lagrima se soltó de sus ojos y con una triste sonrisa me la ofreció

- ¿Endorfinas? – me pregunto ahogando el llanto mientras nos envolvía una suave melodía que extrañamente la sentí muy mía por las preguntas que en ella había.

Canción que estaba escuchando Karla cuando ha llegado Dennis:



13 comentarios:

  1. hola sheila, primero gracias por ese capitulo, fue muy intenso, y a la vez educativo, esa clase que le dieron a Laura sobre sexo seguro fue muy buena, clao que la forma de enseñar de Al no fue tanto, pero con la forma de ser de ese personaje tenia que ser con practica incluida, con respecto a Karla y Dennis me da pena por que estan sufriendo por culpa de Laura, el hecho que ella este en Canada es mejor por que asi es mas facil para las 3, lo que no quiero yo es que Dennis termine remplazando a Laura en todo hasta en la relacion con Karla, pero bueno, eso es lo que la mayoria quiere, y al parecer ya se estan dando los primeros acercamientos, en cuanto a Laura me gusto que ya se esta dando cuenta que hay que ser mas responzable a la hora de tener sexo y no es hacerlo por que si, sino todo lo que eso implica y tambien que se dio cuenta con quien es que en verdad se siente bien, me gusto lo que paso con Gisella por que eso le iso ver como era esa persona, que si no se cuida ella misma menos va a pensar en otra persona, con respecto a su relacion con Karla, ya la veo acabada, asi que ya me voy asiendo a la idea.
    Eres una genio escribiendo, me encanta este fic, y la forma de narrar la historia,
    otra cosa, ese cuaderno que Laura dejo con sus pecados como ella lo llama me huele a problemas futuros con su casa.
    bombom7805

    ResponderEliminar
  2. ZATA:

    saludos sheila
    te kedo relindo la entrega
    me encanta esta hirtoria =D
    y la cancion esta genial!!!!!!!!!!!!!!
    me imagine como Karla y Dennis sintieron cada cambio de tono de la cancion en el alma
    aw ya kiero ke sea 30 nwn
    bueno espero andes muy bien, cuidate sheila
    nwn

    ResponderEliminar
  3. awww Sheila
    Muy buena entrega
    las dos sufren a sun manera por la misma persona
    pero ke ac dennis en casa de karla? 0w0
    Por fin se dara algo entre ellas OwO???
    Las dos seran sinceras del porke les afecto tanto la partido de laura??
    ke pasara?
    Ahh ay muchas preguntas espero y las respondas pronto sempai

    ResponderEliminar
  4. hola Sheila... muchas gracias por la dedicatoria.. me haces muy feliz.... jajaja sabes hoy cumpli 19 años.... ya soy grande jeje.. bueno eso creo... =) Laura se fue a canada... =( en verdad a mi me gusta mucho su personaje.. por que es transparente su personalidad de alguna manera.. aunq no paresca confiable.. ella es muy sensible y super linda... solo que esta confusa.. yo creo que si ama a Karla y la quiere demasiado, pero la presion aburre a cualquiera, eso a veces es malo para una relacion... pero bueno jejeje aunq creo que soy la unica que deseo que se quede con KArla... me gusta muchicimo como escribes amiga, tienes un don de la escritura exelente...!!

    Besos y abrazos.....!!! cuidate preciosa..!! una vez mas gracias.... para mi super tu escritura....

    ResponderEliminar
  5. Vaya! otra vez no se que decir... Me recordó algo de mi pasado esta continuación... wow are you the one? una buena canción para el cierre de este capitulo... En fin creo que me limitaré a decir algo que siempre escribo aquí, muchas gracias por el talento, creo que esas dos palabras ya se quedaron pequeñas pero son las únicas que caen justo, en serio muchas gracias.

    Espero la segunda parte de este capitulo un abrazo de ánimo y fuerza para ti Sheila ¡Éxito!

    ResponderEliminar
  6. wow excelente como siempre!!! gracias sheila!

    ResponderEliminar
  7. ayyy no sé xke pero siempre hay algo ke me impide llegar a tiempo para leer freskexita esta historia, esta vez acampada!!! pero aká estoy muy bueno, lo único...no será posible adelantar la fecha de la próxima entrega ke me kedé de... no mentis...tómate tu tiempo, gracias!!!

    love,
    Nachi

    ResponderEliminar
  8. Brigidao--o_o
    siempre me sorprendes ya era hora que nos deleitaras con "amor en preparatoria y esto estuvo...genial aunque pienso que hay que darle su oportunidad a Dennis con Karla ya Laura la tuvo y la perdiò sea como sea la vida continua..y Karla se merece alguien que d verdad la ame...aaahh plis mi cumple es el 20-09 ....jajjajja a ver si ya nos deleitaràs con otro capitulo de "Eternidad" ....ahhh ojalà y sea màs extenso .....love&kiss

    ResponderEliminar
  9. Mi querida Shey este capítulo te quedo extraordinario como ya te lo había dicho antes pero te lo ratifico, me encanta que Karla este aceptando aunque sea un poco que su relación con Lau termino y la conversación entre Dennis y su hermana estuvo súper graciosa, una cosa que no me gusto mucho es que Lau se marchara sin despedirse por lo menos se debió despedir de Dennis ya que supuestamente seguía siendo su mejor amiga, en cuanto a Karla si me pareció que fue lo mejor que no se despidiera de ella porque esta es capaz de encerarla y no dejarla ir XDD. El personaje de Al me fascina, me encanta su inteligencia, madurez, la forma tan franca que tiene de decirle a las personas en su cara la verdad y sobretodo el buen corazón que tiene por que mira que atender a medio mundo gratis XDDD, aunque pensándolo mejor creo que si le pagan pero de una forma más carnal XDD, por otro lado el mensaje que das sobre el sexo seguro es excelente me parece muy educativo y el final del capítulo me gusto mucho ahora a ver qué va a pasar entre Karla y Dennis ya que Lau se fue, por cierto dejando algo muy pero muy peligroso atrás como es esa libreta mira que si la consigue la madre con lo homofóbica que es.

    Mi queridísima Shei cuídate mucho y mejórate pronto te mando millones de besos y abrazos ˄_˄.

    PD. La canción fue un toque excelente la primera estrofa ˵¿Eres el único?, El viajero en el tiempo que ha llegado, Para curar mis heridas, para guiarme al sol, Para caminar este camino conmigo hasta el final de los tiempos˶, sencillamente me fascina.

    ResponderEliminar
  10. Me encanto esta conti y todo!!
    genial, gracias y suerte ^^

    ResponderEliminar
  11. disculpa cuando vas a subir el proximo capitulo? me muero de la curiosidad, porfa porfa que sea pronto...

    ResponderEliminar
  12. estuvo genial ^^
    aaahh aqui tengo duda, no en vez de Karla era Dennis?
    Sí, así es se ha ido a Canadá de tal forma que nos hemos quedado contigo Karla solo para el área de química

    me imagine a la ultima ecena con la cancion y es... muy triste

    ^^chao

    ResponderEliminar
  13. Alguien me puede decir como se llama esa cancion esq no la puedo oir y me muero de la curiosidad x fis

    ResponderEliminar