viernes, 14 de mayo de 2010

Una captura, una confesión ¿tu de mi? es decir ¿las dos? One- Shot

Hola!!!! Muchisimas Gracias por su apoyo y por tan lindas palabras de aliento, en verdad les agradezco de todo corazón los ánimos que me han dado. En agradecimiento espero que les guste este One-Shot. Gracias Chicas son lo máximo!!!!! Las Amoooo!!!!

Autora: Sheila Segovia S.

Corro escaleras eléctricas arriba mientras voy detrás de ti, siempre has sido más rápida que yo, y eso como te enorgullece pues en tiro siempre he sido yo la número 1, puedo ver por tus movimientos que no lo dejarás escapar lo tenemos ya casi lo tenemos por fin localizamos al hombre que violo y mato a su propia hija después de dejar severamente golpeada a la madre la cual aún está hospitalizada pero por fin después de varias semanas en coma ha vuelto a este mundo.

- Es un monstruo – dijo entre sollozos esa pobre mujer cuyo rostro quedo prácticamente desfigurado por la brutalidad con que fue golpeada – deténganle por favor… por favor…

- Lo prometo – le dijiste mirándole con esa muda rabia que se reflejaba en tu rostro, ese rostro tan hermoso y tan bello que me hace suspirar constantemente, le tomaste la mano y le juraste que buscarías por mar y tierra a ese maldito el cual mato a su propia hija degollándola de una forma tan salvaje que casi le arranca la cabeza del cuerpo… ¿la edad de la victima?... siete años… en verdad ese tipo merece morir.

- Le mantendremos informada Señora Walker, le aseguramos que haremos todo lo que esté en nuestras manos para detener a su esposo.

- Ex-esposo – dijo con amargura – siempre me dijo que si me separaba de él pagaría las consecuencias… ¡Dios mío! si no me hubiera separado de él esto no habría sucedido – se soltó a llorar con verdadero sentimiento.

- Eso no es verdad señora Walker

- Anderson – le interrumpió la señora Walker – mi apellido de soltera es… es Anderson me… me asquea siquiera seguir teniendo el… apellido de ese maldito… - apretó las manos formando puños – ha sido culpa mía…

- No… - le dijiste mirándola seriamente – mi madre soporto a mi padre demasiado tiempo… casi hasta que mi hermano y yo obtuvimos la mayoría de edad – me quede de piedra a escucharte relatar esa historia nunca lo hacías, pero supongo que… querías demostrarle lo mucho que te interesaba resolver su caso – un día después del colegio mi hermano y yo llegamos a la casa y ahí estaba mi padre limpiando la sangre de mi madre que se encontraba a un costado suyo tirada… muerta había… - tu voz tembló ligeramente – había tomado el cuchillo y le corto una parte del cuello… nunca lo supo pero ese día le atino justo en la yugular – bajaste la mirada y reprimiste con todas tus fuerzas el llanto – esa clase de personas tarde o temprano terminan cometiendo el delito… ¿comprende ahora porque no fue su culpa?... ¿comprende porque no cejaré hasta localizar a ese monstruo?

- Agente Green – musito suavemente la mujer – sí – te respondió ella – gracias por toda su ayuda… lo dejo en sus manos – te dijo y tu entonces sonreíste ligeramente porque notaste que en verdad confiaba en ti.

Y después tras varias semanas de búsqueda logramos encontrarle, estaba en ese centro comercial nuevo vestido con vaqueros y playera negra con una gorra negra que cubría su calvicie había entrado a una casa de empeños para vender su esclava de oro pero al parecer no le pareció la suma que le ofrecieron y su mal genio salió a relucir el dueño del sitio tuvo la buena precaución de hacer sonar la alarma y con ello el tipo entro en pánico y salió de ahí huyendo a carrera tendida, tu me dijiste que era probable que se acercara a ese centro comercial ya que al ser nuevo podría ir a cualquier establecimiento y nadie le conocería yo te aposte la cena a que no lo hallaríamos ahí que sería mejor buscarlo en las estaciones de trenes y en los aeropuertos así como en las estaciones de autobuses, tu me dijiste que necesitaba dinero y que se desharía de lo que tuviera consigo para no ser rastreado por medio del uso de su tarjeta de crédito. Te sonreí de medio lado cuando me dijiste que en varias fotos familiares que había en la sala el usaba un collar de oro, lo mismo que una esclava del mismo material y un par de anillos que al parecer también serian de oro.

- Eres demasiado observadora ¿sabes? – te dije mientras pagaba el café

- Por eso soy la mejor – me dijiste y echaste tu castaño cabello tras tu hombro me encantaba que hicieras eso, me sonreíste y me miraste con tus verdes ojos llenos de expectativa.

- ¿En verdad crees que pudiera estar por aquí? – te pregunte tras maldecir la pequeña quemadura que sentí en la boca al beber el café sin tener la precaución de soplarle un poco por lo menos.

- Con cuidado Agente Hall – me dijiste riendo entre dientes mientras tu cuidadosamente soplabas a tu café y bebías un trago – no querrás que la comida te sepa a nada si te quemas ¿o sí?

- Ja,ja,ja… que simpática agente Green

- Samantha – me dijiste seriamente - ¿viste al tipo que acaba de entrar en esa casa de empeños?

- No – te respondí mirando varios de los locales que estaban frente a nosotras.

- Estoy segura que era él – dijiste tirando el café en un cesto de basura y adelantándote rápidamente.

- Alyssa, espera – te dije pero como siempre no me hiciste caso, corrí tras de ti tirando el café en un cesto de basura más adelante – “si no es el tipo te obligaré a comprarme otro café pero esta vez con tu dinero” – pensé mientras miraba en derredor viendo las principales rutas de escape que podría utilizar el sospechoso en caso de que en verdad fuera él.

En ese momento la alarma se activo y a un par de metros de que llegaras a la puerta el sujeto en cuestión salió corriendo, se le cayó la gorra y el tatuaje que tenía grabado en la cabeza fue ampliamente visible FUCK YOU. ¡Mierda en verdad era el!

- ¡FBI deténgase! – le gritaste desenfundando tu arma, pero eso solo lo motivo a correr más rápido entre la gente que de repente empezó a correr despavorida al verte correr con el arma en la mano.

- “Demonios Alyssa el arma en público nunca“– pensé mientras corría tras de ti saque mi celular y le marque a Taylor.

- Sí ¿qué sucede? – me pregunto – tenemos al sospechoso en el nuevo centro comercial, manda todas las unidades disponibles Alyssa esta tras él – le dije.

- ¡Mierda! – exclamo – ¿pero por qué diablos no usas la radio?

- Si la tuviera la usaría, ahora no es el momento de discutir porque medios te estoy llamando ¡mierda! Tengo que colgar me estoy atrasando mucho - le dije y le colgué sin esperar a que me dijera nada más.

- “Alyssa” – pensé mientras le miraba correr en dirección del sujeto que aventaba a cuanta persona se le ponía al frente.

Te alcance en las escaleras eléctricas iba a un par de peldaños atrás de ti… Detuve la bala sí, sí lo hice y tu estas a salvo, Dios duele, en verdad que duele.

- ¡Alto! – gritas y se escuchan los disparos de tu arma semiautomática, el atronador ruido hace que no acabe de perderme en ese túnel obscuro que amenaza con tragarme ¿pero por qué?... ¡oh! es verdad… me precipite delante de ti cuando el tipo al que perseguíamos le arrebato el arma a ese policía se giro y disparo, te cubrí con mi cuerpo y caí ahora que lo pienso creo que me golpee la nuca al resbalar con el agua con el que el chico de la limpieza estaba limpiando el piso.

Escucho dos tiros más, gritos, gente corriendo, se escuchan las sirenas de las patrullas a lo lejos… todo esta dando vueltas a mi alrededor pero no quiero desmayarme, no puedo permitírmelo ¿qué ha sido de ti? ¿te ha herido?, si lo ha hecho lo mataré con mis propias manos, lo juro.

- Samantha – escucho tu voz decir mi nombre pero soy incapaz de incorporarme – lo tenemos, lo tenemos – sonrió dentro de mi dolor aún cuando no puedo verte pues sé que estas siguiendo el protocolo, debes de estar esposándolo a algunos metros delante de mí porque no puedo verte, me llevo la mano a mi costado izquierdo puedo sentir el pegajoso liquido de la sangre que emana de mi cuerpo – “mierda espero que los paramédicos lleguen pronto” – pienso mientras trato de no perder el conocimiento pero todo se está poniendo obscuro… antes de desmayarme puedo ver tu rostro sonriente y preocupado a la vez el toque de tu suave mano en mi frente es tan cálido… tan cálido…

Una semana en la cama de ese hospital me hace apreciar la suavidad y comodidad de mi cama la cual extraño con verdaderas ganas. Tengo un presentimiento extraño y es que desde el día que recibí el disparo no has venido a visitarme; le he preguntado a Taylor por ti pero dice que te estas encargando de otros asuntos, asuntos que no ha querido decirme de que se tratan, tengo miedo de que estés por ahí afuera tratando de solucionar algún caso sin mí. Te he marcado al celular pero tampoco lo contestas… en cierta forma me siento abandonada… prendo el televisor del cuarto y veo las noticias… ahí esta el sujeto… subo un poco el volumen, para oír bien.

- El sospechoso en cuestión acusado de golpear salvajemente a su mujer y de violar y asesinar a su propia hija de 7 años de edad Erick Walker ha sido declarado culpable de asesinato en primer grado y de intento de homicidio se le ha sentenciado a la pena capital, muerte por inyección letal, así lo determino el Juez Jonathan Brown después de que el jurado declarara a Walker culpable de todos los cargos que se le imputaran. El abogado defensor de Erick Walker ha declinado a dar entrevistas pero hay rumores que dicen que intentará…

Apague el televisor, el juicio más rápido que me ha tocado presenciar… bueno no es para menos… la testigo presencial vivía muy a pesar de que el tipo pensó que la había matado, las huellas del tipo en toda la casa y el semen concordante al hallado en el cuerpo de la victima, además de que el arma con el que fue degollada presentaba las huellas del sujeto. Y la ropa ensangrentada del mismo fue encontrada en un contenedor de basura a dos cuadras de su casa… todo era simplemente apabullante no había manera de que pudiera salirse con la suya… La puerta de mi habitación se abrió y entonces pasaste mirándome tan seriamente que sentí un poco de incomodidad.

- Hola agente Hall – me dijiste seria, sin esa habitual sonrisa que siempre me regalabas.

- Hola – te respondí sintiendo un extraño hueco en el estómago.

- Quiero hablar contigo seriamente – me dijiste acercándote al lado derecho de mi cama.

- Dime – te dije sintiendo las manos sudarme de repente.

- Samantha – dijiste mi nombre y me tomaste el rostro con tus manos mirándome seriamente a los ojos – repíteme lo que dijiste en ese centro comercial.

- ¿Lo que te dije? – te pregunte extrañada de tu pregunta.

- Sí – me dijiste examinándome con la profundidad de tu mirada.

- No… no sé qué te dije – te respondí aguantándome las ganas de jalarte hacia mí y simplemente besarte.

- ¿No lo recuerdas? – me preguntaste frunciendo tu hermoso entrecejo.

- Espera – te dije tratando de recordar… "ahí estaba tu voz que me estaba llamando y cuando casi perdí el conocimiento llegaste a mi lado y me acariciaste la frente y yo… ¿te dije algo?.... mmmm ¿qué pude haberte dicho?... ¿Qué eras una inconsciente por sacar tu arma en pleno centro comercial?... ¿Qué eras demasiado impetuosa?... ¿qué me debías un café?... ¿qué?... ¿qué pude haberte dicho para que me dejaras de hablar toda esa semana?"

- ¿En verdad no lo recuerdas? – tu rostro se desdibujo y me sentí terrible por no recordar.

- No – te respondí sintiéndome culpable me soltaste el rostro y te diste la vuelta.

- Volveré después – me dijiste sin mirarme dejándome con el corazón estrujado de ansiedad.

- Pero…

- Nos vemos después agente Hall – me dijiste y al abrir la puerta para salir simplemente casi lo grite…

- ¡Te Amo! ¡Te Amo! Eso fue lo que te dije – te digo con aprensión en mi voz y veo como te quedas estática sin decir nada, no volteas a mirarme, no dices nada simplemente estas ahí con la mano sobre el picaporte…

- ¿Estas segura de eso? – me preguntas y al fin puedo respirar al escuchar tu voz.

- Te he amado desde la academia – te confieso tragando un poco de saliva, pues siento que la garganta se me ha secado de repente.

- Llevamos 8 años juntas y no me habías dicho nunca nada – dices volviendo el rostro para verme.

- Las parejas que has tenido durante esos ocho años han sido todos hombres – te digo apretando las sabanas con mis manos - ¿cómo podría haberte dicho que te amaba?... era mejor así… amándote en secreto – te sonrió tristemente

- Te han herido mil veces… por causa mía – me dices apretando los dientes.

- Impetuosa – te digo desviando la mirada.

- Zoquete – me respondes.

- Cabeza hueca – te digo mientras las lagrimas escurren por mis mejillas.

- Tarada – tu voz tiembla

- Un día vas a hacer que me maten realmente – te digo con reproche mientras bajo la mirada y entonces te siento abrazarme de golpe.

- No, no digas eso… por favor… por favor… no quiero perderte… no quiero… perdóname… perdóname… - me dices y me sorprendo ante tus palabras, y ante ese llanto que mana de tus hermosos ojos – Samantha… Samantha… - repites mi nombre con un tono de voz diferente más suave, más dulce… ¿o es mi imaginación? – Te Amo Samantha – me confiesas mientras me besas la frente y las mejillas – Te Amo – repites y mi corazón se llena de un profundo sentimiento que no sé del todo definir.

- ¿Me amas? – te pregunto con la voz temblándome de emoción.

- Con toda mi vida – me respondes y tus verdes ojos se pierden en los míos.

- Pero como es que nunca me dijiste nada… - te pregunto con un poco de ansiedad.

- Supongo que por la misma razón que tu no me lo decías a mí, John, Michael, Robert… todos esos con lo que llegaste a salir.

- Pero nunca me fui a la cama con ninguno de ellos – te digo con aprensión.

- Ni yo me fui nunca a la cama con ninguno de los que salía.

- ¿Qué?

- Es verdad – sonríes tiernamente - ¿Por qué crees que se cansaban tan rápidamente de estar conmigo?

- ¿Entonces?…Tu...

- Me enamore de ti la primera vez que te vi ducharte después de la prueba que hicimos a campo traviesa ¿lo recuerdas? – me preguntas mientras me limpias las lagrimas con tus manos.

- Eso fue en la academia – te digo mirándote incrédula, ¿osea que todo este tiempo estábamos enamoradas la una de la otra y ni siquiera nos lo imaginábamos?

- Me he tomado la ligera molestia de mudar mis cosas a tu departamento – me dices sonriente y ante ese gesto me he quedado helada.

- ¿Qué? – te pregunto mirándote con cierta incredulidad – ¿a mí departamento?... ¿mi santuario?, ¿mi refugio?, ¿mi guarida?... mi…

- Sí, a tu en serio catastrófico departamento, el cual me ha llevado una semana poder arreglar porque no se podía ni caminar.

- ¿Qué?... ¿qué hiciste qué?

- Bueno tenía que arreglarlo tu sabes que no me gustan las cosas fuera de su lugar.

- Pero era mi tiradero.

- Pero ahora es la casa donde viviremos las dos

- ¿Las dos?

- Las… Dos – me haces hincapié remarcando las palabras mientras pegas tu frente contra la mía.

- Por eso decía que las dos – te sonrió y de repente siento mi calor corporal elevarse al tenerte tan cerca, tan cerca, puedo respirar el mismo aire que tu y sé que tu también lo sabes… quiero hacerlo porque hace tanto tiempo que lo deseo… tanto… te sujeto del rostro y te observo atentamente, eres tan hermosa, tan perfecta… tan…

- Hola Agen…te – la voz del médico me ha impedido besarte siquiera siento las mejillas arderme con fuerza mientras tu te das la vuelta y caminas hacia la ventana – si… amm.. interrumpo puedo… volver más…

- No, no – le digo rápidamente – dígame doctor.

- Bueno pues solo quería decirle que el día de hoy podrá regresar a sus actividades normales, la herida ha sanado perfectamente bien y no hay muestras de fractura o de ningún tipo de lesión en el cráneo así que he venido a darle el alta, solo recuerde no cargar cosas pesadas por lo menos no durante las próximas dos semanas ¿de acuerdo?

- De acuerdo doctor y gracias – le digo mientras me levanto.

- Bueno me retiro solo firmo el alta y podrá salir – dijo mientras me miraba una última vez.

Al salir te volteas a verme y nos miramos por unos instantes para después romper a reír a carcajadas.

- Déjame ayudarte a vestirte – me dices y mientras lo haces me platicas de todas esas veces que tuviste que morderte los labios para no besarme o confesarme que estabas enamorada de mi. Me hace un poco de gracia saber que compartíamos los mismos temores.

Al llegar a mi departamento no puedo creer lo que veo, nunca lo había visto tan arreglado y limpio, sea como sea sé que soy un desastre total, me parece increíble que se vea tan amplio y comodo.

- ¿Entonces hice o no un buen trabajo? - me preguntas mientras estiras las manos en forma de cruz y sonríes satisfecha.

- Increíble – te respondo – no parece mi casa ¿estas segura que es mi departamento?

- Muy segura – me sonríes y te acercas a mi – tu mirada se clava en mis ojos me tomas del rostro y empiezas a rozar tu nariz contra la mía, te sujeto de la cintura, esa cintura estrecha y hermosa que tienes, mientras tu me acaricias los labios con los tuyos rozándolos lentamente – no puedo más – me dices entre susurros mientras sigues rozando tus dulces labios contra los míos – necesito poseerte ya mismo – me besas apasionadamente adentrándote en el interior de mi boca y tu toque me sabe a gloria, la suavidad de tu boca es infinitamente deliciosa, me uno a tu beso con desenfreno y mis manos viajan a lo largo de tu cuerpo sintiéndote, deleitándose en las perfectas formas de ese cuerpo tantas veces deseado y anhelado por mí, nos separamos brevemente y te miro fijamente a los ojos. Tus verdes se clavan profundamente en mis grises ojos, te sonrió y te tomo de la mano, te llevo a mi recamará y tan solo de entrar te llevo con premura a la cama donde te recuesto y te desvisto con rapidez, es tanto mi deseo por tocarte, por besarte, por sentirte mía… al ver tu cuerpo completamente desnudo tengo que tragar saliva, eres tan hermosa, tan perfecta, la tersura de tu piel es como seda entre mis dedos y el sabor de cada parte que mi lengua toca es como el dulce néctar de los melocotones maduros, sentir tu piel desnuda contra la mía me hace estremecer eres tan suave… me tomas del rostro y me vuelves a besar mientras deslizas tus manos por mi espalda, la dulce presión de tus pechos contra los míos se siente en verdad fascinante, nunca en mi vida me había sentido tan humeda ni tan deseosa por nadie, deslizo mi mano lentamente por tu cuerpo y la deposito en ese sitio que es todo un deleite... están tan mojada… y es solo para mi… te recorro despacio sin prisas mientras acometo con ansias tu boca, tus caderas se mueven a mi ritmo con mi mano libre acaricio uno de tus senos apretando suavemente tu henchido pezón con mi índice y pulgar. Deslizo mi boca a todo lo largo de tu cuello y me detengo en tu oído donde te susurro cuanto te amo, cuanto te he deseado, cuanto me excitas y lo mucho que quiero amarte, tocarte, poseerte.

Me vuelves a besar y me tomas del cabello con fuerza y eso me excita más aún, intensifico las caricias que te proporciono en tu entrepierna y entonces me libero de tu boca y te beso tu seno mientras mi otra mano sigue jugando con tu dulce pezón, sabes tan infinitamente bien, tan irresistiblemente bien, te muerdo suavemente el pezón y sé que lo estas disfrutando, tus gemidos me están diciendo que estas realmente disfrutando la forma como te estoy poseyendo. Me deslizo lentamente por tu cuerpo llenándote de besos y caricias separo tus piernas y aspiro tu aroma, esa dulce fragancia que me hace enloquecer, hundo mi boca de lleno en tu sexo, caliente y húmedo y me lleno de ti, te recorro lentamente, quiero explorarte paso a paso, conocer cada detalle de ti, puedo notar tu deseo aumentar, me encanta como entierras tus manos entre mi cabellera y me presionas más contra tu dulce y embriagador sexo el cual estoy disfrutando al máximo, pero quiero más quiero llegar contigo, quiero verte a los ojos cuando llegues así que me separo lentamente de ti mientras beso todo lo largo de tus hermosas piernas las cuales separo un poco más y mientras lo hago me acomodo de tal forma que nuestros cuerpos se acoplen perfectamente, uniendo nuestros sexos, es una suavidad infinita, tu humedad mezclada con la mía, conjugándose y volviéndose una sola, puedo sentirte por completo mientras me pierdo en el verde mar de tus ojos, nuestros movimientos acoplados y perfectos un mismo ritmo que nos hace perdernos en un mundo de sensaciones plenas cargadas de cientos de emociones, siento como todo el amor que siento por ti me llena violentamente cada célula de mi cuerpo, siento el alma llenárseme de ti, Te Amo tanto, te deseo y añoro tanto, te necesito tanto, puedo sentir como te haces una conmigo, lo puedo ver en tu rostro, lo puedo ver reflejado en tus ojos, tus labios se entreabren y mi nombre sale pronunciado con un grito combinado con un Te Amo que me hace llegar a la cumbre más alta del placer, he gritado tu nombre y también te he dicho que Te Amo y me derrumbo sobre tu cuerpo, las dos con nuestras respiraciones agitadas y el alma llena de nosotras dos.

- Samantha – mi nombre pronunciado en tus labios es tan dulce.

- Alyssa, Te Amo – te digo besando tu piel.

Hacemos el amor, una y otra vez hasta el cansancio, hasta quedar rendidas. No importa que pase pienso mientras te miro dormir y te abrazo a mi pecho siempre voy a estar aquí para protegerte, para ser tu escudo, tu hombro, tu amiga, tu amante, tu confidente, tu compañera… no importa cuántas balas tenga que detener con mi cuerpo, siempre te protegeré.



EPISODIO 1: UNA DURA BIENVENIDA

Safe Creative #1006206634635

8 comentarios:

  1. Ohhhh.......que romántico, pero porque siempre tienes que esperar el casi perder a la persona que amas, para decirle lo que sientes....eso se me hace a veces injusto y un poco egoísta......me ha encantado estuvo muy bueno
    Hasta el prox
    besos
    Bye

    ResponderEliminar
  2. Que buena historia y de policias!!! wooww eso activo mi perversidad jajajaja quiero una vestidita de poli y deteniendome jajajaja .
    Gracias Sheilita por este oneshot que a decir verdad lo estaba esperando desde anoche pero valio la pena esperar. Espero que te mejores de tu resfrio y animo pues tu puedes todo, solo tienes que proponertelo.

    Un besote grande y aqui esta una amiga, una amante virtual, un hombro y una guerrera que te acompañara en las buenas y en las malas jejeje.

    Me despido con mi espada y mi alma

    ResponderEliminar
  3. vaya que bonita historia por un segundo casi me ases llorar jejeje bueno yasaves que casi todas tushistorias probocan eso en mi jejejeejej

    ResponderEliminar
  4. Ya he dicho que me encantan tus historias verdad? porque sino lo he dicho entonces lo hago ahora, me encantaaaaaaaaan xDDD y si son con policias pues mucho mejor, la verdad es que soy hetero pero siempre he pensado que las mujeres con pistolas y mas aun si tambien tienen una moto son lo mas sexy que hay xDDD, espero que te mejores pronto, que estes bien, Ciao.

    PS: La verdad es que si no hubiera decidido estudiar en el area de medicina hubiera estudiado para policia, la descripcion de Alyssa con su color de ojos y cabello es identica a la mia xDDD.

    ResponderEliminar
  5. Sheila querida sabes perfectamente que tus historias me llegan a lo más profundo de mi corazón y esta por supuesto no es la excepción, que historia tan romántica Sam es todo un caballero con armadura me ha gustado muchísimo y la parte cuando Alyssa le pregunta que si es verdad lo que le dijo y esta otra no recuerda que fue lo que le dijo es divertidísima.

    Mi queridísima Sheila sabes que para mi eres una escritora extraordinaria y que admiro muchísimo tu trabajo, muchas gracias por escribir este oneshot para nosotras, pero por ahora descansa y mejórate para que vuelvas a deleitarnos con tus maravillosas historias pronto. Besos y abrazos de tu fiel admiradora ˄_˄.

    ResponderEliminar
  6. Genial historia, me gusto mucho n.n

    ResponderEliminar
  7. Definitivamente Sheila..!!! si escribes un libro... lo compro sin dudarlo... jejejejeje.. no te moriras de hambre en ese aspecto jejeje... jijiji.. exelente historia.....!!!!!

    Besos Mi querida mexicana....!!! :-)

    ResponderEliminar
  8. yeah yeah shey!! espero qe hayas estado mejor y qe te sientas muy bien!!! animo animo!! recuerda la salud es siempre primero qe nada! y qe decir de este one-shot! woow geneal!!! como tooodooos animo de nueva cuenta y qe estes supeeer un besooote, cuidate hermosiisima shey!! ^^

    ResponderEliminar