domingo, 9 de mayo de 2010

MI ANGEL ONE SHOT

Advertencia: Los muy creyentes y/o Religiosos no lo lean en serio no quiero herir suceptibilidades. 

Hola mis adoradisimas y adoradisimos Fan's!!! se supone que iba a subir este one-shot hace Horasssss!!!! pero bueno entre mis sobrinos y mi amigo que me vino a visitar pues ya se imaginaran xDDDDDDDDD en fin pero ya saben lo que se dice ¿no? nunca es tarde. Espero Lo Disfruten Mucho!!!!! Les Amoooooo!!!! Saludos a Jeniferyma un Beso guapa, Eldest88 Besos!!!, Alternative Culture Besotes y abrazos!!!, Lui Chick deja de andar perdiedote en el internet y a la tarea xDDDDD!!!!, besos peque je,je,je,je; miyuki2103  mil besos hermosa!!! mi queridisima Maryfer besos, abrazos y apapachos hermosa!!! a todas y a todos mis lectores mil abrazos y millones de Besos!!!!!!

Autora: Sheila Segovia S.

Me pierdo una vez más en el cálido océano de tu entrepierna, naufragando una y otra vez en ese mar que amenaza con ahogarme y perderme para siempre en el… en tu aroma… esa fragancia que me cautiva y vuelve locos mis sentidos y en tu sabor… ese sabor que me llena por completo que me hace desear quedarme entre tus piernas para siempre, sabes tan bien, hueles tan bien y la música de tus gemidos se adentra en mis oídos y me hace temblar de excitación haciendo que me pierda en el universo de tu ser; navego en tu océano lentamente, recorriéndote sin prisas, tocándote suavemente, paso a paso, disfrutando cada parte de ti que tienes para ofrecerme. Siento tu cuerpo empezar a tensarse, se siente muy bien tenerte así, el movimiento de tus caderas me indica que estas a punto de llegar y lo harás en mi boca, llega por completo en mi boca, déjame beber de ti hasta la última gota, sacia mi sed porque he naufragado en tu mar y estoy sedienta, nada calmara mi sed más que el agua proveniente de tu cuerpo, nada apaciguara el volcán que llevo dentro porque se enciende con tan solo mirarte, con tan solo rozarte… pareciera que fue ayer cuando te conocí… ¿lo recuerdas? Yo sí, pareciera que no ha pasado el tiempo… pero lo ha hecho… el tiempo ha seguido su curso… lo recuerdo… te recuerdo como si hubiera sido ayer…

Estaba apuntando el horario de mis clases cuando te acercaste a mí envuelta en ese habito que me hizo levantar una ceja.

- ¿Deseas hacer una donación al Templo de nuestra señora del Santo Socorro? – me preguntaste con una sonrisa que me pareció cautivadora.

- No – te dije tajante y entonces tu sonrisa se difumino y fue sustituida por un gesto de resignación.

- Gracias – me dijiste y menee la cabeza en negativo ¿de eso va lo de poner la otra mejilla?

- ¿No te doy nada y encima me das las gracias? – pregunte incomoda por la amabilidad de tu voz.

- Dios ama al dador alegre, si no es tu voluntad ofrecerle nada él no se molestara contigo.

- Patrañas – te dije frunciendo el entrecejo – deberías de hacer algo positivo con tu vida – te dije molesta – trabaja o estudia estas muy joven para estar mendigando en nombre del señor.

- No es mendigar – me dijiste meneando la cabeza y mirándome con un dejo de lastima en tu mirada que me hizo sentir verdaderamente incomoda y molesta – y por supuesto que tengo un trabajo y ese es el servir en la casa del señor.

- Estupideces – te dije con aire triunfante – eso lo hace la gente que no tiene nada bueno que hacer en la vida y que le asusta enfrentarse al mundo real  anda sigue pidiendo limosna a la gente que en verdad hace mucho por salir delante en este mundo de porquería.

- Estas tan sola – me dijo – que no te das cuenta de que a pesar de todo el dolor que has sufrido a lo largo de tu vida Dios siempre ha estado contigo.

- ¡Oh!, ¿en serio? – te pregunte sarcástica – ¿osea que estaba en asiento de primera fila cuando mi tio abusaba de mi siendo yo una niña? – te sonreí mordazmente al ver tu rostro de incomprensión.

- Dios nos pone pruebas… algunas muy duras… - me dijiste mirándome de lleno con tus grandes y castaños ojos – pero siempre al final viene el porqué de esas pruebas…

- Sigo esperando la explicación – te dije mirándote con despreció y te di la espalda.

- Si no vas a buscarlo ¿cómo esperas que te de la respuesta? – dijiste y te alejaste… sin decir más nada.

Estúpida monja, fue lo que pensé cuando te fuiste… y ese día lo pase terriblemente enfadada, tenía ganas de buscarte y gritarte a la cara unas cuantas verdades científicas que dejaban en la raya de la ciencia ficción a Dios. “Si no vas a buscarlo ¿cómo esperas que te de la respuesta?” tu voz, tu voz me siguió a lo largo del día, y por la tarde y por la noche y no me dejo dormir.

Al día siguiente pase por la Iglesia y me detuve momentáneamente para mirar la fachada… bien lo decía Carlos Marx “la religión es el opio del pueblo” en cierta manera era muy cierto en nombre de la religión se habían cometido miles de atrocidades… “muere en nombre de Cristo nuestro señor porque eres demasiado bella y la belleza es el escudo del demonio” me había sobrecogido ese relato que nos conto el profesor de Historia… El Obscurantismo ha sido la peor época del ser humano. Si eras fea eras una bruja, si eras muy hermosa, eras una bruja, si tu marido era impotente eras una bruja que le robaba la fuerza vital a los hombres. Si peleabas con tu marido y lo desacatabas eras una bruja hereje, si tenias un hijo esquizofrénico, malformado, paralizado etcétera eras una bruja que había mantenido relaciones con el demonio y así Dios mostraba al mundo tu pecado, si se enteraban de que eras lesbiana u homosexual tenías al diablo metido dentro… me sobrecogía demasiado la ignorancia en la que vivían en esa época; si un rey era católico y estaba desposado por las leyes de Dios y quería casarse de nuevo pues sencillo matemos a la mujer porque el divorcio es pecado, bien había leído la historia de enrique VIII bastante bien. “Si no vas a buscarlo ¿cómo esperas que te de la respuesta?” una vez más tu voz… esa dulce bondad en palabras firmes que me molestaba tanto. Sentí la vergüenza cubrir mi rostro al traspasar el umbral de la puerta de esa iglesia, el silencio reinaba, el ambiente era frío, miré las imágenes religiosas que colgaban en grandes cuadros en las paredes de la iglesia, siempre los mismos temas, la piedad, la derrota del mal, la lástima por los más necesitados, era muy cierto lo que decía Nietzsche la religión está plagada de un culto no a lo triunfador sino enfocado a alabar a los perdedores. Me sentí extraña dentro de ese recinto, miré las imágenes con sus rostros piadosos… o debería decir más bien hipócritas… ¿bondad?, ¿piedad?, ¿dónde?... ¿cuándo?... ¿dónde estaba Dios?... Dios ¿eh?, un ser omnipresente, todo poderoso, dejando que su hijo muriera vilmente a manos de su propia creación, ¿no era entonces la humanidad como el monstruo de Frankenstein? Un hijo descarriado, atrapado en el limbo del concepto erróneo del bien y el mal… el hijo de Dios me dije al mirar en el retablo a Cristo crucificado, desnudo, exhibido en su desgracia aun cuando habían pasado cerca de dos mil años, todo mundo recordaba a un Cristo agonizante… un Cristo muerto… ¿qué murió para salvarnos a todos nosotros?... que tontería debiste vivir para ti mismo pues la humanidad ya esta condenada sin lugar a dudas a una muerte segura… saque mi Ipod y me coloque los audífonos me vendría bien un poco de música obscura para ahogar el molesto silencio de esta iglesia donde no resonaba otra cosa que no fueran los pasos de las personas que entraban. Me senté en primera fila para observar el retablo. Sin desearlo empecé a llorar, sentía las lagrimas quemar mis mejillas con forme resbalaban por mi rostro, me dolía profundamente el pecho, tenía tanto dolor y coraje acumulado dentro de mi alma y él me miraba con ese dejo de piedad y lastima aún cuando el mismo estaba más herido y lastimado que yo… ¿dónde estuviste hijo de Dios cuando él me arrebato una y otra vez mi inocencia?, ¿Dónde estuviste cuando perdí a mi madre?... había perdido a mi madre cuando era pequeña, mi padre ya vivía entonces con otra mujer, me llevo a vivir con él y a pesar de que esa mujer era una desconocida sentía yo una necesidad tan grande del cariño materno que le llame mamá y me apreste a ser una hija modelo, una niña de la cual esa mujer estuviera orgullosa lo mismo que mi padre pero ellos ya tenían una familia mis dos pequeñas hermanas a las cuales cuidaba, esperando en recompensa una palabra de cariño… una palabra de aliento que nunca salió de sus labios… siempre fui lo que los demás querían que fuera… siempre buscando un poco a cariño… tan solo eso… y luego ese idiota… ese estúpido, maldito infeliz al cual cada día de mi vida le deseaba una muerte lenta y agónica llego para arrebatarme la inocencia… conocía a los hombres… definitivamente los conocía de sobra… y no conforme con ser el único que abusara de mi invito a uno de mis primos a hacer lo mismo conmigo… mancillada, vencida y humillada… vejada… me sentía tan asqueada de mi misma… tan miserable… sin embargo no podía darme el lujo de que me miraran en desgracia tenía que levantarme del fango en el que estaba embutida… centre mis deseos de triunfo en mis estudios alimentándome constantemente del odio y del rencor y me he mirado ir triunfante por la vida… pero esa mujer… su maldita voz plagada de lastima quisiera volverla a ver para escupirle directo a la cara ¡yo no tengo nada que pedirle a un Dios que me ha abandonado!... ¡que me ha dejado sola!, ¡que me ha arrebatado mi vida!...

- Si me siento junto a ti ¿prometes no matarme? – tu voz me hizo girar violentamente el rostro.

- ¡Tu? – Pregunte mirándote incrédula me saque los audífonos mientras te miraba sonreírme tímidamente.

- Das un poco de miedo con esa expresión en el rostro – intentaste reír mientras te sentabas a mi lado – si sigues así la gente no se acercará demasiado a ti.

- No me interesa la gente… prefiero estar sola – te dije tajante mientras regresaba la vista al retablo.

- No lo creo – me dijiste soltando un pequeño suspiro – creo más bien que estas desesperadamente buscando compañía yo puedo ser tu amiga – me dijiste tomándome de la mano que descansaba sobre mi pierna, tu tacto tan suave y sedoso me hizo daño y retiré mi mano como si tu toque fuera de fuego.

- No me toques – te dije tan fríamente como recuerdo y te quise fulminar con la mirada, entonces tus blancas mejillas se pintaron en carmín – sonreí al ver ese temor en tus ojos – si quieres ser algo mío entonces se mi amante – y al ver tu cara de espanto sentí un gozo mórbido que me lleno de satisfacción.

- Lo que estas diciendo, no lo dices verdaderamente – me dijiste bajando la mirada sutilmente – tu alma esta lastimada… no eres tu la que habla es… es el dolor ¿no es así? – me preguntaste mientras elevabas el rostro para mirarme y sin decirte nada te sujete con mi mano tu hermosa carita y te plante un beso en los labios y me adentre en tu boca besándote rudamente mientras intentabas soltarte de mi mano inútilmente era tanto mi odio y rencor que me alimentaba llenándome de fuerza, tu mano se estrello de lleno contra mi rostro provocando que te soltara y me miraste con un terror inusitado… y solo por una fracción de segundo me sentí miserable.

- No te acerques a mi – te dije levantándome y saliendo de ese sitio… por alguna extraña razón me sentí aliviada de que no hubiese en ese momento nadie más en ese lugar, solo cuando salí vi a un grupo de mujeres mayores que llevaban en sus manos rosarios seguro irían a rezar y a perder el tiempo en vez de hacer algo de provecho en sus casas.

No te volví a ver sino hasta varios días después iba saliendo de la Universidad cuando te vi de pie en la entrada repartiendo pequeñas imágenes a cambio de unas monedas. En verdad que un oficio de mucho dinero es andar mendigando, iba a pasar de largo sin siquiera voltear a verte pero sentí tu mirada seguirme y al volver el rostro tus castaños ojos se posaron en los míos, sentí que las mejillas se me ruborizaban y por eso mismo desvié la mirada tu te acercaste a mí y me pusiste en la mano una imagen.

- No tengo nada que darte – te dije intentando devolverte esa imagen.

- No tienes que dar nada – me dijiste – cuando estés lista para abrir tu corazón puedes buscarme estoy en el convento que está a cinco cuadras de aquí, me llamo Lena – me dijiste con una suave sonrisa y me diste la espalda… mientras te alejabas… me sentí más sola que nunca, me quede mirando la imagen de San Jorge que depositaste en mis manos… “San Jorge” – pensé – “un héroe de leyenda que no existió o que si existió fue tergiversado para propósitos de idolatría y dejar como siempre dinero por gente que quizás y solo es ficción” - estruje la imagen en mi mano… sin embargo fui incapaz de tirarla, la metí en el bolsillo de mi pantalón y me fui a casa, el resto del día después de terminar los deberes me fui al Gym para cansarme al máximo y así dejar de pensar en ti.

Pasaron los días y de vez en cuando te miraba a lo lejos y cuando nuestros ojos se encontraban tu me sonreías sutilmente.

- Que lastima de novicia ¿no? – me dijo mi amigo Fernando mientras se ajustaba uno de sus tantos piercing.

- Pensé que seria una monja – le dije mientras sacaba un cigarrillo y lo colocaba en mi boca.

- No, esa es una novicia lo sé porque una de mis primas usaba esa misma ropa. Pero hablando de otra cosa hoy Noah me pregunto que si alguna vez has usado algún otro color en tu vestimenta que no sea el negro o el blanco.

- Mientras estemos estudiando medicina mi color será el blanco – me solté a reír – pero en casa y en mi vida diría el negro siempre me acompañara – le dije mientras encendía el cigarro y exhalaba el humo.

- ¿Quieres ir este fin de semana a tomar algo? Conozco un sitio donde hay unas chicas muy lindas y por quinientos pesos te las puedes llevar a los cuartos de arriba.

- Me parece bien – le dije a mi amigo y nos fuimos a la biblioteca antes de entrar te miré a lo lejos y por un momento desee ir a tu lado e iniciar una conversación pero eso no sería sino hasta mucho después.

Ese fin de semana le cancele a mi amigo, me visito en casa una vieja amiga de la secundaria de la cual estaba yo en aquel entonces terriblemente enamorada, me gustaba bastante eso lo recordaba bien, comimos y aprovechando que no había nadie en casa me dedique a tratar de seducirla, para mi sorpresa no puso demasiada objeción después de que ella sola se acabará la mitad de la botella de brandy, ebria o no de cualquier forma iba a tomarla la lleve a mi recamara y la desvestí me complació ver que sus formas seguían siendo tan perfectas como las recordaba, me perdí en su cuerpo y la llene de placer, cuando se hubo quedado dormida seguí acariciando su cuerpo era sumamente interesante ver que a pesar de que el cuerpo humano este en una inconsciencia total este reacciona a los estímulos físicos. Me acurruque junto a ella recargando mi cabeza en su pecho me pase su mano por encima de mí para sentir ese abrazo inconsciente y sin fuerza… pero por ese momento estaba bien así… para cuando desperté ella ya no estaba… una vez más estaba yo sola en el enorme vacío de mi cama.

Al cabo de tres meses de verte constantemente en la entrada de la Universidad y de nuestras múltiples miradas me decidí a hablar contigo, mientras me acercaba a la entrada sentí que las manos me sudaban y una extraña emoción se apodero de la boca de mi estómago, saque unas monedas de mi bolsillo y las deposite en tu pequeño cesto lleno de imágenes de diferentes santos. Me miraste llena de expectación.

- Toma el que quieras – me dijiste con una ínfima sonrisa.

- ¿Las novicias pueden tomar café? – te pregunte mientras buscaba sin buscar entre las imágenes que había en ese pequeño cesto.

- S… sí – me contestaste con un ligero temblor en tu voz.

- Mañana a las 5 de la tarde ¿puedes? – te pregunte sin mirarte.

- Puedo – me respondiste

- Paso mañana por ti – te dije sin mirarte, tome una imagen cualquiera y te di la espalda.

- ¿Cómo… cómo te llamas? – me preguntaste y me gire para mirarte.

- Jade – te dije y seguí mi camino ligeramente contenta de que te interesara saber como me llamaba.

Al día siguiente me esperabas en la entrada de la Universidad, me sentí contenta al verte fuimos a tomar un café y lejos de hablar de mí, dejé que me contaras todo con respecto a ti, era la primera vez que no me aburría al conversar con alguien aún cuando era yo más la escucha que la parte hablante, después de esa primera cita vinieron muchas otras más y con la gentileza de tus palabras, con la bondad de tu corazón, con cada roce que me regalabas, con cada abrazo, con la ternura con la que me tomabas de la mano me fui abriendo a ti y te conté mis penas y me consolaste con un amor que nunca había sentido, mi fe en la religión cambió muy ligeramente porque sea como sea seguía teniendo a la ciencia de mi lado, pero al menos ahora creía que existía la gente buena, la gente honesta aquella que da sin esperar nada a cambio. Me fui enamorando de ti, cada día un poco más y un poco más cada vez que te miraba… pero eras de Dios… nunca serías mía… un día me citaste al caer la noche y fuimos al mirador para ver la ciudad en todo su esplendor yo acababa de recibirme ya por fin estaba licenciada en medicina con especialidad en pediatría, ¿por qué pediatría?, pues porque los padres siempre se preocuparían por sus hijos y los niños gracias a Dios ja,ja,ja,ja,ja,ja siempre se metían en la boca cuanta cosa hubiera así que enfermedades siempre pescarían, de tal forma que sabía que siempre tendría trabajo.

Tu mirabas de lleno la ciudad, ese destello de cientos de miles de luces que brillaban a lo lejos con una sutil armonía casi sinfónica.

- Voy a dejar el noviciado – me dijiste sin apartar la mirada de la ciudad.

- ¿Cómo? – te pregunte más como una exclamación que como pregunta.

- Dios es amor ¿verdad? – me preguntaste volviendo tu rostro para mirarme, tus facciones se mostraban tristes – si Dios es amor, si nos inculca el amor entonces no puede ser malo ¿verdad? – me miraste llena de una sutil ansiedad.

- Yo…. – suspiré antes de continuar y me acerque a ti para abrazarte al ver que temblabas – creo que el amor es el sentimiento más hermoso que existe en este mundo… es cálido como tu abrazo… es dulce como tu voz… es tierno como tu corazón… - levante tu rostro para mirarte a los ojos - ¿por qué quieres dejar el noviciado? – te pregunte sutilmente.

- Me he enamorado – dijiste y las lagrimas escurrieron por tus mejillas.

- ¿Te has… enamorado?... – pregunte con un súbito temor que me hizo temblar la voz… la alegría que sentía al tenerte abrazada a mi pecho se evaporo y de repente aunque te tenía entre mis brazos te sentí muy lejana.

- Sí, he hablado con el sacerdote y me ha dicho que no podía enamorarme, que mi vida y mi corazón debían pertenecerle solo a Dios que era verdaderamente pecaminoso lo que estaba sintiendo… pero… ¿por qué?... si Dios nos ha bendecido con el don de poder amar ¿no es así? Y si me he enamorado… de ti… entonces no debe ser malo ¿verdad?

- ¿De… mi? - te pregunté sin poder dar crédito a lo que escuchaba.

- Desde el día que me besaste – dijiste y bajaste tu mirada cuando tus mejillas se pintaban en carmín – se me lleno la cabeza de ti, mis pensamientos solo giraban en volverte a ver… es por eso que siempre estaba a las puertas de tu Universidad, me gustaba verte… amaba verte… - elevaste la mirada y entonces entrecerraste los ojos y parándote ligeramente sobre las puntas de tus pies me besaste, cuan diferente era ese beso del primero que te di, tu boca era suave y delicada, tus movimientos tranquilos, el toque de tus manos en mi espalda tan dócil.

Sin embargo el edén de ese beso fue interrumpido por el chirrido de unas llantas de un vehículo que se paro al lado del nuestro, te separé de mi y por instinto te lleve a mis espaldas, la puertas de ese carro se abrieron y salieron cuatro hombres.

- Hola preciosa – dijo uno de ellos se llevo a la boca una lata de cerveza termino de un trago su contenido y la aventó a un lado - ¿quieres pasar un buen rato con nosotros? – me pregunto sin dejar de avanzar hacia mi – apreté la mandíbula pues tenía miedo pero no por mi sino por ti.

- Lo siento tengo algunas cosas que hacer será en otra ocasión – trate de sonar lo más tranquila que pude pero sabía no era así.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja ¿cómo ven chicos?, ¿la dejamos ir?

- No

- Por supuesto que no esta muy linda la palomita.

- Mmmm, creo que mejor te quedas preciosa tu y tu amiga que esta tras de ti.

- Nos las repartimos una para el cangrejo y el lobo y la otra para ti canelo y para mi ¿cómo ven? – les dijo a sus compañeros y entonces verdaderamente me aterré.

- Entra en el auto le dije y cierra las puertas – le dije de modo que solo ella pudiera oírme – mires lo que mires, vete no regreses para nada.

- Pero tu…

- Por favor… te lo suplico júrame por Dios que te irás.

- Pero…

Apreté tu mano contra la mía

- Por… favor – te dije con la voz quebrada pues tenía miedo que te hicieran daño – si te sucede algo no me lo perdonaría, por favor… por favor… las llaves están dentro si quieres hacer algo ve por ayuda - y por fin pareciste entender.

- Te lo juro – me dijiste y entonces corrí hacia el tipo y lo empuje con las manos tirándolo al suelo dos de sus acompañantes me sujetaron mientras los otros corrieron hacia ti pero tu ya estabas dentro y al escuchar el motor del vehículo sonreí, lo que pasara conmigo ya no me importaba porque tu estabas a salvo.

- ¡Te vas a arrepentir maldita zorra de mierda! – me dijo el tipo escupiéndome a la cara, el primer golpe se estrello de lleno en mi estómago dejándome sin aliento, el segundo fue una patada directa al rostro que me hizo probar mi propia sangre, alguien me tomo del cabello y lo jalo con fuerza obligándome a levantarme, unas manos toscas me rasgaron la blusa y el sujetador, cuando intente abrir los ojos sentí una bofetada que me hizo volver el rostro, alguien me estaba quitando los pantalones lastimándome al hacerlo, sentí varios pares de manos manosearme mientras intentaba zafarme de su agarre y entonces agradecí a Dios por haberme permitido alejarte de todo eso… mientras tu estuvieras a salvo ¿que importaba nada más? Me recostaron contra el piso las piedras se incrustaban con fuerza en mi espalda lastimándome, cerré las piernas con todas las fuerzas que me restaban, si querían poseerme les costaría su trabajo, primero tendrían que matarme para que accediera a algo. Entonces a lo lejos escuche las sirenas, sentí algo frio que se incrusto en el lado derecho de mi cuerpo y un correr de pies… el sonido de puertas de auto cerrándose rugir de un motor y las llantas chirriar contra el pavimento. Acto seguido pude escuchar claramente como una de las sirenas pasaba de largo y otra se detenía, abrí los ojos con dificultad y lo primero que vi fue a ti que corrías hacia mí, me lleve la mano a mi costado derecho y sentí la humedad, sabía que era sangre… el hígado ¿eh?... que suerte la mía recuerdo que pensé.

- Jade, Jade – tu voz, ese sonido hermoso – Jade, espera no te muevas la ambulancia esta cerca ¿la escuchas? – me preguntaste mientras colocabas tu mano bajo mi cabeza, quería responderte pero no pude hacerlo, solo sé que todo se obscureció.

Cuando desperté estabas a mi lado se te notaban unas grandes ojeras, la enfermera en turno me dijo después que no te habías separado ni un minuto de mi lado y que no habías dormido absolutamente nada y jamás en toda mi vida sentí tal agradecimiento, ni amor por nadie como lo sentí por ti. Después de ese incidente te mudaste conmigo a la casa que recién había comprado y desde ese entonces no te has separado de mi lado… y todos los días tengo la dicha de abrir los ojos y mirarte sonriente mientras acaricias mi cabello o delineas mis facciones con tus manos de seda.

- ¡¡¡¡Te Amooooooo!!!! – me gritas justo ahora que te he hecho llegar a la cima del placer me sujetas del rostro y haces que escale el completo de tu cuerpo hasta besar tu boca y me besas con frenesí y con ansias y con deseo y me abrazas tan fuerte, en verdad tan fuerte y amo besar tu boca, amo acariciarte por completo, amo hacerte el amor, amo todo, absolutamente todo de ti – un millón por tus pensamientos – me dices sonriendo.

- Pienso que eres la mujer más perfecta de todo el Universo.

- ¿En que quieres que cambie?

- En nada así eres perfecta

- ¿Lo dices en verdad?

- Nunca he hablado más en serio, no hay nada absolutamente nada que quiera cambiar en ti, tu eres sencillamente Perfecta.

- Jade – dices mi nombre y suena verdaderamente hermoso en tus labios.

- Lena – digo tu nombre y te abrazo a mi pecho – eres perfecta.

- Voy a hacerte el amor – me dices besando sutilmente mi cuello

- Eso si me dejo.

- Si no te dejas te amarro – me dices riendo entre mi cuello.

- De novicia a leader ¿eh? – me rio con fuerza.

- Espera a que saque el látigo y borraré esa risita de tus labios

- Pero si no soy masoquista

- No te preocupes yo puedo hacer que lo llegues a apreciar – me dices mientras mordisqueas mi oreja y susurras en mi oído como me vas a tomar.

- De acuerdo soy toda tuya.

- Lo sé – sueltas esa risita tuya tan característica y entonces me pierdo en el paraíso de tu cuerpo y en el mar de tu voz, que suena ronroneante y sexy.

Y mientras me pierdo en el océano de tus caricias no dejo de pensar que en verdad, en verdad eres un ángel y como tal entonces Dios existe porque estas aquí… en mi cama… en mi mente… en mi alma y en mi corazón.

Fin



Safe Creative #1006206634604

18 comentarios:

  1. Que lindo, la verdad soy muy creyente de Dios, no lo niego pero en realidad no me van mucho las religiones, dios ha de perdonarme por decir esto pero a veces creo que éstas solo buscan su conveniencia, si no fuera asi la religion no tendria que meterse en la politica de un país o por lo menos ese es mi pensar, pero bueno volviendo al fic me parecio muy lindo, entiendo muy bien las razones por las cuales Jade tenia esa creencia ya que la vida la trato mal, pero tambien voy de acuerdo con Lena en que dios te pone pruebas y al final siempre tiene tu recompensa, Lena es un ejemplo de ello, ya que como dices fue un angel que dios le envio a Jade para recompensarla por todo lo malo que pasó en su niñez y parece que Jade si que disfrutó de su regalo xDDD, bueno como siempre no tengo que decirte que me encantas tus historias y que soy adicta a ellas y solo quiero leer mas y mas, que estes bien, besos, Ciao.

    ResponderEliminar
  2. Todos tus relatos son SUPER. De verdad te felicito, escribes de una manera única. Siempre dejas con ganas de más. Eres increible, tienes el don de atrapar al lect@r. Desde Venezuela te digo que tienes en mi una gran admiradora.

    Ana.

    Besos...

    ResponderEliminar
  3. siempre me han inculcado la fe catolica, aun asi mis padres me han dicho qe soy libre de elegir ellos solo intentan lo mejor...mmm.. creo en dios.. mas no en qien hoy lo representa... ¬¬ ... no me gusta criticar "religiones"..es un tema qe nunca tendra fin.. jeje aun asi... fuera de eso y antes de nada! muy buen relato jeje, como siempre reflejando ese toqe tuyo! saludos qe estes super bien mi qerida shey un beso y sabes qe se te qiiieree un resto guapa!! ^^

    ResponderEliminar
  4. esta historia es muy bonita, yo tambien creo en Dios y es verdad que el nos pone pruebas pero a veces no las entiendo, por que se puede sufrir mucho,
    pasando a otro temas me gusta mucho como escribes y tambien quiero saber si vas a continuar con amor en preparatoria y cuando
    gracias

    ResponderEliminar
  5. Que hermosa historia y dura a la vez, no puedo decir que la religion me es indiferente pero no veo el inconveniente de amar a alguien a quien sirve a Dios, pues tengo el ejemplo de de Victoria, mi hermosa e inolvidable monja de mi colegio, pero bueno, esa es otra historia. Entiendo que cuando mas se necesita a Dios uno siepre cree que no esta, no se si sera asi o no, pero las cosas suceden igual con sus consecuencias buenas o malas. Para Jade en esta oportunidad pudo encontrar a su angel que comprendio que el amor no tiene porque restringirse a una religion, a un sexo o a una raza, simplemente cuando se siente se siente y no hay anda mas que hacer que disfrutarlo y compartirlo.
    Me encanto tu historia como siempre mi queridisima Sheilita y recuerda que siempre a tu lado estare.

    Un besote grande

    Me despido con mi espada y mi alma

    ResponderEliminar
  6. Perfecto relato, sublime one shot, de verdad que me encanto :).

    Felicidades, saludos ^_^

    ResponderEliminar
  7. Cielos que historia tan fuerte, tan profunda me dejastes completamente asombrada realmente me fascina por completo tu forma de escribir es verdaderamente encantadora. Al igual y como lo escribes en tu historia creo que el amor es el sentimiento más hermoso y poderoso que existe en el mundo es el regalo, la bendición y el don más maravilloso que Dios nos da, por eso creo que nadie puede ni debe decir, en realidad creo que ni siquiera pensar que Dios se enfadaría o se ofendería porque ames a otra persona ya sea del sexo opuesto o de tu mismo sexo todo lo contrario creo que él se alegra cada vez que dos personas son capaces de demostrase un amor sincero, honesto y puro. Quizás todo esto suene un poco cursi o ingenuo de mi parte pero es lo que pienso y siento, me da pena por todas aquellas personas que encajan el amor en solo dos colores cuando en realidad este es un arcoíris sin fin. Este personaje Lena me han gustado muchísimos por lo sincera que fue con sus sentimientos hacia Jade y en cuanto al personaje de Jade es realmente admirable ver como supera todas las cosas trágicas por las que pasó en su vida y abre su corazón a Lena.
    Mi queridísima Sheila cada vez que escribes de esta manera haces que me enamore más y más. Muchísimas gracias por deleitarnos cada día con tus maravillosas historias besos y abrazos de tu fiel seguidora, te aseguro que si te tuviera al frente te daría un gran y enorme beso de lo feliz que me haces con tus historias ˄_˄.

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Jeniferyma Gracias Guapa que linda por pensar de esa manera, eres realemente encantadora, que linda me hiciste sonrojar ¡Gracias hermosa! me hace feliz poder llenarte de este tipo de sentimientos. Al igual que tu el hecho de poder sentir amor, de querer dar hasta la vida por el bien de la persona que amas es sin duda el acto más grande de bondad. El amor no se mide por el tipo de cromosomas que tienes... se mide por lo que tienes para ofrecerte a ti misma y a la persona que has escogido amar. Estoy contenta por saberte siempre por estos lados preciosa Mil Gracias por comentar siempre Hermosa!!!! Y Me tomo el Besoooooo Gracias!!!!!!! Te Mando muchos, muchisimos más a ti guapa!!!!!!

    Mi querido anonimo mil gracias que bien saber que te ha gustado, espero que el resto te guste igual Te Mando Mil Besos!!!!!

    Mi querida whitewarrior hermosa, preciosa, Gracias guapa, me alegra saber que tienes buenos recuerdos, eso es importante en la vida, Gracias por estar conmigo Hermosa te lo agradezco en el alma!!!! Te Mando Mil Besos y abrazos!!!!!

    Mi Querida Petit Amor de mis amores que Bella y Hermosa, pues si es bueno tener el concepto de Dios porque la verdad a donde volteemos a ver siempre habrá esos defectos humanos que harán que nuestra confianza decaiga... es triste pero da pena ver que los pecados tientan hasta el más puro ¿no es así?... Te Mando mil Besos Hermosa petit Preciosa y Hermosa!!!!! Yo también te Quiero Muchisimoooo!!!!

    Mi estiamda/o anonimo por supuesto que seguire con Amor en preparatoria, nada mas deja me organizo y dejo la fecha ¿va? Gracias Por Leerme Te Mando Mil Besos y Muchisimos Abrazosssss!!!!

    Ana Guapisima y Bellisima!!!! Saludos a Venezuela!!!!! Hermoso País claro que siiii!!!! Vaya que genial!!!! la verdad me sorprende que tanta gente linda de otros países me siga Muchisimas Gracias Ana es un placer tenerte por acá espero que siga gustandote todo lo que vaya subiendo. Mil Gracias por estar por estos lares y disfrutar lo que voy subiendo!!! Millones de Besos y abrazos hasta Venezuelaaaaa!!!!! Gracias Ana!!!!!

    Mi querida Miyuki2103!!! Me alegra mucho saber que te ha gustado el relato y sip tienes toda la razon la religión como el agua y el aceite simplemente no deberían mezclarse como se dice a Dios lo que es de Dios y al césar pues lo que es del césar!!! pero en fin guapa como siempre no todo es tan bello como deseariamos. Te Mando Millones de Besos y Abrazos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. wow! una historia de amor envuelta en la religión realmente es muy provocador el tema, me ha gustado mucho, sin nombrar que en muchas cosas comparto lo que has escrito sobre la religión! sin duda muy buena historia te doy un 10 *o* xD

    saludos y abrazos Sheila ^^

    ResponderEliminar
  10. aahh!!!...*suspiro* definitivamente este dia ha sido espectacular,..primero no tengo clases,...y ademas de eso,..me deleito leyendo una de tus increibles historias,.. eres sensacional,... en serio eres taaan buena!!,..

    me encanta como reflejas los sentimientos de jade,.. y me encanta lo dulce de lena,..lindi,.lindo!!,.. sin duda alguna eres suuuper,..espero seguir leyendo mas historias tuyas,..es que eres fenomenal,...

    saluditos extremos,..besos espaciales,..abrasos intergalacticos,.. y unas hiperactivas felicitaciones!!!,...

    .♥♥♥.Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ,..bye,..bye,.. ¡¡Lui chick!!..,Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ.♥♥♥.

    ResponderEliminar
  11. ahhh!!! se me pasaba,..no digas esas cosa,..el que te lee piensa que no salgo del inter y que debo ser la peor estudiante del mundo,..jejeje,..

    bueno cuidate!!,..

    .♥♥♥.Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ,..bye,..bye..¡¡Lui Chick!!..,Ƹ̵̡Ӝ̵̨̄Ʒ.♥♥♥.

    ResponderEliminar
  12. jajaja....!!! Asi pues hasta da ganas de asistir a misa.. jejeje... Ijoles Sheila que buena historia como siempre, estas en todas las ramas.. jeje.. hablar de religion es igual que ponerse a discutir de politica, jamas se llegan a un acuerdo.. jeje.. Aunq la vd.. que importa.. SI personas como tu existen, es por que hay alguien bueno alla arriba, jajaja abajo o en cualquier lado...

    Besos Sheila...

    ResponderEliminar
  13. DIOS!! que comentarios tan mas largos..que e visto en mi joven vida de puberta m:m ..nunca habia visto este blog . pero viendo los comentarios diria que es excelente este blog
    =))))

    Solo queria decir que soy nueva en esto =DD

    ResponderEliminar
  14. yo creo que tus historias son realmente muy
    hermosas pero me intriga algo,¿no eres poeta?
    porque pareces,y eso me gusta de ti

    bueno chaooooo
    ojala que hagas un libro mejor ¿no lo crees?

    ResponderEliminar
  15. Que refrescante historia ::??? y que porque digo eso porque....
    -Creo en Dios con todo mi corazòn y Dios es amor
    -Creo en el amor de Dios a todos los seres....
    - DIOS = AMOR
    - HUMANOS = AMOR = DIOS
    el resto es el ser humano distorsionado ese amor y ese DIOS de AMOR que es EL...que el ve es nuestros corazones no nuestros sexo es el hombre que ve eso....viva el amor ..

    ResponderEliminar
  16. aiii este es muy lindo!!!!! me lo leyo mi novia por telefono!!! jajaja de veras qe escribes muy bienn me gusta mucho!! besoss

    ResponderEliminar
  17. me gusto mucho la historia tienes un gran talento en la escritura!... pero... por que tenian que ser dos mujeres? ese es un tema que está claramente expresado en la biblia desde el comienzo, en genesis 2:24 "por tanto, dejara el hombre a su padre y su madre, y se unirá a su esposa, y serán una sola carne" y muchos otros mas

    ResponderEliminar
  18. La verdad que me encanto la historia aun que hay partes que me traen malos recuerdo y lograron aserme sufrir debuelta.. pues lo unico que puedo decir es que esta hermoso el relato una vez que se termina de leer. Y aun que sigo sin creer en un final perfecto, me gusto muchisimo ;-*

    ResponderEliminar