martes, 6 de abril de 2010

AMOR EN PREPARATORIA Capítulo 10 Infierno 3da Parte




Karla mantenía su expresión de incredulidad, miraba atentamente a Esmeralda esperando algún signo que demostrara que todo lo que acababa de decir no era otra cosa más que una estúpida broma, sin embargo el rostro de la chica no se inmuto, se mantenía sereno y serio.

- Por… por el amor de Dios ella… ella es tu hermana – pudo decir al fin Karla que no dejaba de mirarla.

- Ay por favor – Esmeralda se dejo caer de espaldas y en su rostro se dibujo un claro gesto de disgusto combinado con fastidio – sabía que no debía decírtelo – se llevo las manos a la cara y resoplo en un ademán de quien sabe que tendrá que dar una larga, larga, larga explicación a una persona que jamás comprenderá un ápice de lo que se le está diciendo – a ver Karla – se sentó frente a ella y le miro penetrantemente con sus verdes ojos – te voy a explicar la dinámica familiar que tenemos y créeme – se llevo la mano a la frente tapando brevemente sus ojos – no espero que nos comprendas y mucho menos que nos entiendas pero en fin no quiero que me sigas viendo con esa cara de… por todos los cielos menos mal que no estamos en el oscurantismo mira que ya me veo a mi y a toda mi familia ardiendo en hogueras quemándonos con leña verde… Karla – sus cejas se fruncieron aún más - ¿quieres por favor quitar esa cara de espanto que tienes?, me estás haciendo sentir verdaderamente incomoda, el hecho de que mis costumbres familiares no sean iguales a las tuyas no significa que tenga que aguantar que me mires como si fuera una especie de monstruo.

- Yo – Karla sacudió la cabeza en forma negativa y cerro momentáneamente los ojos – lamento si te sientes así es solo que – abrió los ojos y le miro de nuevo.

- No, no, no, no tampoco me mires con esa cara de lastima por favor – respondió al tiempo que se dejaba caer de espaldas nuevamente y centraba su mirada en el techo – a ver Karla, escúchame bien lo que te voy a decir – se levanto de nuevo y esta vez tomo a su profesora de las manos – para empezar nadie ha abusado sexualmente de mi ¿ok?, he sido yo la que ha seducido a mi hermana porque simplemente… espera, espera, espera quita esa cara y no te quedes pensando en lo que te acabo de decir sígueme escuchando ¿ok? – le sacudió las manos y Karla solo asentó ligeramente con la cabeza – Al siempre me ha gustado desde que tengo uso de razón, ella siempre ha sido dulce y tierna conmigo inclusive a la hora de regañarme ella siempre es justa, siempre, siempre; ha sido una segunda madre, un segundo padre, mi mejor amiga, la mejor de las hermanas y una exquisita amante, a ver… - le soltó las manos – déjame ver cómo te explico para que me entiendas – para empezar he de contarte que mis padres no están casados viven en unión libre, mi padre tiene dos carreras es Psicólogo e Historiador, tiene un doctorado en Historia antigua y actualmente está estudiando Filosofía en Italia, mi madre es Psicóloga tiene el Doctorado en la materia y también su pasión es la Historia antigua por lo que también esta doctorándose en la materia pero ella lo esta haciendo en España, mis padres tienen el concepto de que los hijos no son impedimento para continuar las metas propias y nos han inculcado a mi hermana y a mí que debemos seguir tan lejos como nosotras mismas lo deseemos, por ejemplo Al es Psicóloga y actualmente esta haciendo su maestría y esta pensando en tomar literatura antigua por mi parte al terminar el bachillerato me iré a estudiar a Francia Psicología y como desde niña mi padre me ha contado maravillas de la historia Antigua tengo la firme intención de estudiar todo lo referente a la mitología griega la cual me parece fascinante…

- Si tienes los medios económicos para hacer eso ¿cómo es que estas estudiando en una escuela pública? – le interrumpió Karla mirándola extrañada.

- Bueno ese es otro tema te lo digo rápido – acaricio las piernas de Karla con sus tibias manos mientras le sonreía – Al me dijo que una escuela pública es un buen lugar donde iniciar para analizar a la gente, verás en las altas esferas sociales, todo es tan repetitivo – se encogió de hombros – lo único que escuchas es, pobre de mí como sufro porque mis padres no me hacen caso, soy drogadicto por culpa del abandono de mis padres, bebo para olvidar que mis padres no me quieren, bla, bla, bla, bla, casi todos sus males son causados – hizo comillas con sus dedos – “ porque sus padres no se preocupan por ellos”; en general la mayoría de ellos tratan de llamar la atención de sus padres bebiendo, drogándose, teniendo sexo, teniendo manías compulsivas al comer o gastar dinero o también siendo propensos a la bulimia y la anorexia es muy común ver eso tanto en hombres como en mujeres, la verdad es que es un panorama muy general ¿sabes? Muy circular como diría Al, es por eso que me dijo que si quería conocer la Psique humana en un mejor ángulo nada mejor que una escuela pública donde se ve gente más real ¿sabes?, más humana y menos materializada, donde los sentimientos son a veces más intensos…

- Entonces… tu…

- Sí, así es digamos que soy una chica de la alta sociedad, nuestra casa está en Lomas de Chapultepec la mejor zona residencial del Distrito Federal, aunque en lo personal no me gusta mucho pero bueno actualmente no vivimos ahí ya que imagina viajar de allá hasta acá solo para ir a la escuela uufff no ni loca lo haría así que Al y yo estamos rentando una casa cerca de aquí ¿sabes?, pero bueno volviendo al tema que nos concierne no creas que hemos vivido en el abandono total de parte de nuestros padres por el contrario estamos tanto tiempo juntos como podemos y llevamos una dinámica familiar realmente sana dime una cosa Karla – le miro directamente a los ojos – y se sincera conmigo ¿alguna vez pudiste contarle a tus padres absolutamente todo, pudiste alguna vez ser sincera con ellos y contarles hasta tus más obscuros deseos?

- Por supuesto que no – resoplo ligeramente molesta – mi padre trata de no pensar que soy lesbiana e imagina que algún día se me quitara y mi madre me apoya pero no tengo la suficiente confianza para contarle muchas cosas.

- Bueno esa es la diferencia que nos marca, mis padres saben absolutamente todo acerca de mí no les oculto nada y les consulto cuanta duda tengo.

- ¿Todo? – pregunto Karla elevando una ceja.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – Esmeralda se echo a reír de buena gana - si Karla ellos saben que Al y yo nos acostamos – si Karla se había sorprendido con las anteriores confesiones de Esmeralda esta vez casi se desmaya de la impresión.

- Tus padres ¿saben?... tus padres – sacudió la cabeza en forma negativa – tus padres…

- Sí, si, si, si, Karla mis padres lo saben.

- Pero… pero… pe…

- Me encanta cuando te quedas perpleja haces unas caras muy graciosas – le miro enternecida – mira Karla no te pido que ni siquiera trates de entendernos, somos una familia única y peculiar créeme, bueno no somos los únicos por ejemplo mis primos y sus familias piensan similar a nosotros, pero claro somos una minoría a comparación del resto del mundo; mmmm, mmmm, es que… ¡Dios! Tendrías que meterte en mi cabeza y en mi cuerpo para que pudieras entenderme ¡aaahh!, es un poco difícil explicártelo ¿sabes? Y más cuando haces tantas caras – se soltó a reír nuevamente, tan solo quédate con esto Karla mis padres y nosotras hemos aprendido a controlar las emociones, bueno yo aún estoy en ese proceso me queda todavía mucho que aprender.

- ¿Controlar las emociones?

- Así es, por ejemplo ¿Qué crees que sentiría Al si viera a Gustavo besando y acariciando a otra chica?

- Siendo tu hermana no me atrevería ni siquiera a imaginarlo porque con lo extraña que es no tengo ni idea de cómo actuaría.

- Pues te puedo decir que no se quedaría de piedra como lo hiciste tu cuando viste a Laura – Karla le sujeto en veloz movimiento de los hombros y le sacudió ligeramente fuerte.

- ¿Cómo.. cómo es que tu sabes?

- Con cuidado que si me rompes no creo que puedas hacer otra igualita a mi – le dijo Esmeralda tratando de soltarse de su agarre.

- Respóndeme ¿Cómo sabes eso? ¿Te lo dijo Al? – le pregunto con ansiedad.

- No, y no te lo diré si no me sueltas – le miro seriamente a los ojos – me estas lastimando suéltame por favor.

- Yo… - Karla reacciono y le soltó – perdona es que…

- Es que eres demasiado emocional – dijo mientras se sobaba los hombros – y si sigues así solo conseguirás sufrir inútilmente, aprende a controlarte, por un módico precio mi hermana podría enseñarte a ser más controlada para que no tengas que estarte disculpando, si que tienes fuerza en las manos ¿eh? Mmmm, ya sé que es lo que voy a hacer contigo – le miro seductoramente.

- ¿Cómo puedes pensar en…

- ¿Y por qué no? ¿crees que… - le abrazo y le tiro de espaldas se sentó a horcajadas sobre ella y descanso sus manos en los hombros de Karla – por haberte contado todo esto de mi ya no te poseería? – Karla elevo una ceja y le miro perpleja – ni lo pienses – descendió sobre ella y rozo sus rosáceos pezones contra los de ella, sonrío seductoramente y acerco su boca a la de Karla para llenarla de suaves besos que fueron correspondidos tenuemente.

- Espera – le pidió Karla – dijiste que me dirías….

- Oh sí, pero antes de decírtelo por favor respira profundamente – Karla hizo como le ordeno.

- Bien así está mejor, relájate un poco sea como sea lo hecho, hecho esta, efectivamente – dijo Esmeralda mientras tomaba los pechos de Karla entre sus manos y comenzaba a masajearlos con suavidad – yo te vi cuando descubriste a Laura, de hecho fui yo quien le dijo a mi hermana donde estaba Laura.

- Pero…

- Sssshhhh – le puso un dedo en los labios – déjame continuar – le pidió y Karla solo asentó con la cabeza no era la primera vez que la veía en uno de esos sitios llevaba cerca de un mes haciéndolo.

- Pero ¿con quién estaba?, ¿qué hacía?, ¿estaba siempre con esa chica o salía con otras? – la ansiedad en la voz de Karla era más que evidente.

- No soy tu detective Karla, ni me puse a espiarla exclusivamente a ella, así como ella se iba a divertir así yo hacía lo mismo.

- Pero… si, lo siento… es solo que… necesito saber… - le acaricio la mejilla con el envés de la mano.

- Lo lamento Karla lo único que te puedo decir es que ella iba a esos sitios y si efectivamente siempre la vi con esa chica pelirroja – Esmeralda había decidido no contarle que también le había visto con Dennis, sea como fuere estaba segura que un día Karla terminaría por descubrirlo por sí misma.

- Confié en ella – Karla cerró sus hermosos ojos, su semblante se entristeció y dejo escapar el llanto.

- El Amor es un sentimiento difícil de manejar – Esmeralda le beso la frente y recostó su cuerpo sobre el de ella – puedes perdonarle y pedirle que vuelva contigo – le susurro al oído – sin embargo ten en cuenta que la confianza no volverá a ser la misma y no la miraras ya como antes, no sé del todo como seas, pero haber aceptado acostarte conmigo tan pronto me habla de que eres una persona vengativa y por lo regular las personas vengativas son personas también rencorosas que no olvidan ni perdonan fácilmente…

- Estas… - sorbió la nariz – describiendo mi signo.

- Tonterías, las personas no están regidas por esas cosas, las personas somos lo que somos por las experiencias que vivimos día a día, tu eres el producto de la suma de todas tus vivencias… tan solo eso – le beso la mejilla dulcemente mientras le acariciaba la mejilla con la palma de la mano.

- Hablas de una forma muy…

- Si vas a decir madura – le dijo interrumpiéndola – no lo soy, simplemente comparto contigo algo de lo que mi hermana me enseña… el zoo humano es increíblemente variable y como tal tu eres única… y por ello estoy segura que un día encontraras a esa persona que estas ansiosamente buscando.

- Ansiosamente – musito Karla mientras abrazaba a Esmeralda.

- Ansiosamente – repitió Esmeralda, rozando sus labios contra los de ella – y por este día haré que la olvides – le beso profundamente, sin prisas, deleitándose en el sabor de esa boca que le correspondía sin ofrecer la menor resistencia.


****

Una nueva semana comenzaba, era lunes por la mañana y una fría brisa acariciaba el rostro de Karla mientras veía como Al y Esmeralda se alejaban por su jardín, Karla había decido pasar el fin de semana completo con Esmeralda y Al había estado de acuerdo; cuando las hermanas se habían ido volvió a entrar en su casa al cerrar la puerta se dirigió a la sala y recogió la caja vacía de pizza y los botes vacios de cerveza ligera que habían comido y bebido durante su idílico fin de semana; el cuerpo lo sentía ligeramente adolorido pues perdió la cuenta de la cantidad de veces que hicieron el amor. Sin mucho ánimo termino por arreglar el resto de la casa y al terminar subió a su cuarto y se encerró en el baño, lleno la tina con agua caliente y la templo se metió en ella y se quedo mirando fijamente el techo, en verdad odiaba el hecho de haberse enamorado de Laura, ahora había tal vació que sentía por momentos verdadero terror, se abrazo así misma mientras cerraba los ojos y lloraba, no sentía ningún consuelo, no sentía ninguna compensación, por el contrario se sentía más sola y abandonada que nunca…

- Laura… Laura… ¿por qué?... ¿qué fue lo que no te di?... ¿por qué…? Demonios… te odio… te odio… te odio porque te necesito… me siento tan sola sin ti… - el timbre se escucho haciendo que Karla abriera rápidamente los ojos y se levantara casi de un salto – ¿sería Laura? ¿podría ser ella? – el corazón le latió tan violentamente que pudo sentirlo golpeándole el corazón, salió de la tina y se enfundo su bata de baño y bajo a toda prisa su cabello aún escurría cuando abrió la puerta y esos ojos amielados le miraron interrogantes – Dennis – dijo mientras le miraba y su rostro expectante se contraía en una mueca de tristeza.

- Lo lamento – dijo Dennis fijando su mirada por un momento en el escote demasiado abierto que mostraba parte de los pechos de su profesora – he llegado en mal momento por lo que veo – Dennis miro al suelo sintiéndose un poco avergonzada por fijar su mirada donde no debía – supongo que la asesoría la dejaremos para otro día.

- No – dijo rápidamente Karla – pasa estaré contigo en un momento, siéntate a la mesa y por lo pronto revisa en que tema nos quedamos, bajaré contigo en cuanto me haya cambiando de ropa – Karla le dio la espalda y se encamino escaleras arriba mientras que Dennis que le miraba subir se molesto consigo misma por haberse avergonzado.

- Esa tipa es una descarada – dijo por lo bajo – mira que… abrir la puerta vestida de esa manera eso es no tener vergüenza… - se sentó a la mesa y abrió su cuaderno buscando la última página – ¿y así permito que sea mi tutora? – encontró la última página y leyó brevemente el tema en el cual se habían quedado – si no fuera porque Fuentes es un asco como profesor entonces… yo…

- ¿Ya sabes en que nos quedamos la última vez? – la voz de Karla la hizo sobresaltarse a lo cual Karla sonrió satisfecha.

- Ehh, no, aún no. – mintió.

- Bueno si dejaras de parlotear y te concentraras más en lo que se te pide no perderíamos tanto tiempo.

- Sería más conveniente si abriera la puerta correctamente vestida así no perdería yo mi valioso tiempo.

- ¿No te ha dicho tu mamá que a los mayores no se les responde de esa manera?

- ¿No se ha enterado que vivimos en pleno siglo XXI? – le respondió mirándole socarronamente – eso ya no se estila por si no se ha dado cuenta.

- Que pena – le respondió Karla – a mí todavía me toco una profesora que nos golpeaba las puntas de los dedos con el borrador si nos poníamos rezongones.

- Sí, eso debió de ser muy común en su tiempo cuando Porfirio Díaz era presidente, que bueno que en esta época existe la comisión Nacional de los Derechos Humanos, por cierto ¿se iba a pie a su casa o utilizaba carreta? – le sonrió burlona.

- Estas pasándote de lista mocosa

- Cuidadito que esa es agresión psicológica-verbal y puedo demandarla.

- ¡Pues hazlo! – elevo la voz – me tienes cansada con tus tonterías, es más te voy a pedir que te vayas de mi casa no quiero ser más tu asesora que lo sea Fuentes yo ya no quiero saber nada de ti – le señalo la puerta mirándola seriamente, su rostro se notaba verdaderamente enfadado.

- No tiene que pedírmelo créame rogaba por este momento – Dennis tomo sus libros y se encamino furiosamente rumbo a la salida mientras Karla iba a unos pasos detrás de ella – es una pésima profesora ¿lo sabía? – le dijo volviéndose a verla en el umbral de la puerta.

- Y tu una persona muy creidita niñita – Karla le cerro la puerta en plena cara y se recargo de espaldas en ella suspirando por lo bajo, cerro lo ojos y se quedo un momento así, por su parte Dennis se volvió de espaldas a la puerta y miro la calle bañada de luz, la fría brisa le erizo los brazos camino un par de pasos y se detuvo ¿Qué haría ahora?, aún faltaban algunas horas para ir a la escuela y ya había ido en la mañana al Gym ir a su casa significaba estar sola pues su mamá estaba trabajando y Andrea en la Universidad, no quería estar sola… Karla mientras tanto elevo la cabeza y miro el vació de su casa, no había ruido afuera en la calle y el silencio reinante en su casa de pronto se volvió abrumador… llamaron a la puerta con suaves golpeteos, respiro profundamente y se sintió ligeramente aliviada, se dio la vuelta y abrió la puerta.

- Nos quedamos en la Ley de Boyle se supone que íbamos a hacer unos ejercicios… - dijo mirando el rosal que crecía en el jardín de Karla.

- Bien… - dijo Karla haciéndose a un lado para que la chica entrara – entonces iré arriba a traerte la hoja de ejercicios para que los vayas resolviendo – dijo dándole la espalda.

- Lo siento – murmuro muy suavecito Dennis pero Karla la escucho y sonrió tenuemente.

- Yo…también – respondió en el mismo tono de voz, Dennis le escucho y al igual que Karla esbozo una sutil sonrisa.

Para ambas mujeres era sin duda un alivio estar acompañadas en ese momento aunque no se cayeran para nada bien pues la soledad era sin lugar a dudas un sentimiento aterrador.

****

Era por fin lunes y Laura sentía un nudo en el estómago que le había hecho volver el ligero desayuno que había tomado hacía apenas una hora, las manos le sudaban y sentía una angustia que no la dejaba en paz, en unas pocas horas vería de nuevo a Karla necesitaba ver la manera de acercarse a ella, necesitaba que la escuchara, tenía que confesar sus pecados para poder ser redimida y perdonada, estaba decidida a ser completamente sincera con Karla le hablaría de sus miedos, de sus inquietudes, platicaría con ella de lo que Dennis en su momento fue para ella, confesaría todo y para ello le entregaría su libreta le juraría que no habría más engaño, le prometería amor eterno solo a ella, únicamente a ella, se recostó sobre su cama y cerro momentáneamente los ojos e imagino la escena, sí, sí, ¡sí! todo tendría que salir bien, Karla le reclamaría un par de cosas pero después con lagrimas en los ojos se arrojaría a sus brazos y le diría que todo estaría bien que la perdonaba que la había extrañado tanto como ella, que esa chica rubia no significaba nada para ella y así como ella le perdonaba así le pediría Karla que la perdonase por haber estado con esa rubia desconocida y Laura le diría que todo estaba olvidado, y entonces Karla la besaría, ¡sí! La besaría como antaño, ¡no!, incluso sus besos serían más pasionales la acariciaría y entonces la volvería a subir a su escritorio, la desnudaría entre besos y caricias y entonces la haría nuevamente suya, sí, ¡sí!, ¡sí! Así tendría que ser, así sería; el timbre de la puerta le saco de su fantasía, se levanto de la cama y bajo sin mucha prisa, al abrir la puerta se soltó un pequeño gritito de emoción.

- ¡Tío Emilio! – se arrojo a sus brazos y le beso la mejilla – ¡cómo has estado? – le tomo de las manos y le sonrió – has engordado un poco ¿eh?

- Nada, nada sobrina, se dice has embarnecido un poco ¿cómo que engordado? Me ofendes niña ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja ¿dónde está mi hermana?

- Trabajando Tío en su consultorio como siempre.

- Bueno deja paso a dejar mis cosas y vamos con ella pero antes te llevo a comer una hamburguesa ¿se te antoja?

- Pues no tengo mucha hambre pero sí, estaría bien.

- ¿Aún tienen libre la habitación que esta junto a la tuya? – dijo mientras tomaba sus maletas y entraba en la casa.

- Sí, solo que a la base de la cama le hace falta el colchón.

- Sin problema después de comernos la hamburguesa vamos a comprarle uno.

- ¿Te vas a quedar con nosotros?

- Sí, tengo unas cosas que hacer por acá estaré unos seis meses quizá y después me regreso a manzanillo – subieron las escaleras y al pasar por la habitación de Laura su Tío miro de reojo el tiradero que tenía.

- A ver si ya vas limpiando tu habitación o por lo menos cierra la puerta que se ve horrible todo ese tiradero que tienes.

- Al rato la limpio – dijo Laura sonrojándose un poco.

- Ya conozco tus al ratos, a ver si esta vez si lo haces – entraron en la habitación contigua – justo como la recuerdo, todo muy bien – miro en derredor y suspiro complacido – me vas a tener que prestar tu baño porque no quiero estar bajando y subiendo las escaleras y tampoco quiero tomar el de tu hermano Román porque tiene un geniecito de los demonios, ¿sigue igual?

- Pues sí, solo mi mamá lo soporta.

- Bueno, vamos ya, ve por un suéter que hace frío, te espero en el carro – dijo mientras metía las maletas dentro del closet.

- Sí, Tío.

****

La tarde había llegado ya, era hora de la primera clase Karla se sentía nerviosa iba a paso lento rumbo el salón de clases de Laura, cierta ansiedad le estaba carcomiendo el alma, hacía una semana que no la veía y estaba más que segura que esta vez no faltaría a clases… sentía un nudo en el estómago y las manos le sudaban; a su lado pasaban corriendo algunos alumnos que esperaban ganarle antes de que ella entrara a clases… si tan solo esos chicos supieran que no tenía la más mínima intención de llegar rápido al salón para no enfrentarse a esa verde mirada que tanto daño le había hecho… camino despacio, sin ganas, sin deseos de llegar a tiempo… subir las escaleras que llevaban a la planta alta fue como escalar una gran montaña al llegar al último peldaño pensó en desistir, pensó en darse la vuelta y alejarse, sin embargo no podía permitirse que una relación fallida le impidiera realizar su trabajo, no podía darse el lujo de comportarse como una adolescente… ese tiempo había quedado atrás, por el contrario era hora de enfrentarse a lo que fuera y poner fin a todo ello. Camino el último trecho sintiendo una extraña mescolanza de tristeza, ansiedad, alegría y nerviosismo que le hicieron erizar la piel al entrar al salón, se resistió a mirar en derredor, no quería que Laura supiera lo desesperada que estaba por volver a ver su mirada.

- Bien chicos saquen sus libretas hoy vamos a ver el ciclo de Krebs también conocido como ciclo de los ácidos tricarboxílicos, necesito toda su atención porque no es nada sencillo, iré paso a paso hasta que cada punto quede entendido ¿de acuerdo?

- Sí profesora – respondieron los alumnos – Karla giro entonces el rostro para verlos y sus ojos se posaron en ese mar que fue su felicidad y su delirio, por un momento sintió perderse en esa profundidad aguamarina donde por un momento sintió ahogarse nuevamente, se quedo sin voz, sin habla, tan solo la miraba, veía en ese rostro ligeramente pálido a la mujer que le había arrebatado el alma y el pensamiento… esos labios rosáceos se entreabrieron y Karla tuvo que contenerse las ganas de correr a abrazarla y besarla… y sin embargo no pudo evitar dar un paso adelante mientras no dejaba de mirarla.

****

Hacia días que Iván miraba su celular y suspiraba tenuemente tenía ya un buen rato que no le hablaba a Karla se había sentido tan culpable por la depresión de Ana que dejo de lado a su mejor amiga se preguntaba como estaría, ¿qué habría pasado con esa chica?, ¿seguiría con ella?, ¿estaría bien?, ¿esa rubia ojiverde la estaría haciendo feliz?, se sentía culpable por ser tan mal amigo… ¿tanto tiempo y no podía darse siquiera el lujo de una llamada de cortesía?, ¿cómo podía siquiera considerarse su mejor amigo, si ni siquiera era capaz de mandarle un mensaje?

- Hola cariño – la voz de Ana le saco de sus pensamientos - ¿no deberías estar en clases?

- Hola guapa, que tal ¿cómo te va?

- Nada bien estos mocosos están insoportables, como ya se acercan las vacaciones de invierno.

- Ni lo digas hermosa esos monstruitos – levanto las manos la altura del pecho y abrió y cerro las manos haciendo un gesto de terror - están como poseídos.

- Eres un exagerado – Ana se rió por lo bajo y se acerco a él posando una mano sobre su hombro – te veo preocupado ¿te sucede algo?

- No, es nada.

- Si como no – le dijo sentándose a su lado – si no fuera nada no tendrías esa cara.

- Es… - dudo un poco antes de seguir – es que estoy preocupado por Karla – al escuchar ese nombre el entrecejo de Ana se frunció visiblemente.

- ¿Por qué te preocupas? Seguramente esta muy bien atendida por esa… – su tono de voz se agrio – niñita de 16 años.

- No seas tan dura con ella Ana, no fue culpa de Karla haberse enamorado de esa chica.

- ¿Por qué siempre estas defendiéndola Iván?

- Por que es mi amiga Ana, siento mucho si te lastimo el hecho de que lo de ustedes no funcionara pero ya es hora de que lo superes y lo dejes atrás, no puedes estar pensando en eso todos los días de tu vida…es...

- Ya basta Iván – Ana se levanto y le miro molesta – será mejor que te decidas ¿o estas conmigo o estas con ella?

- ¿Qué dices? – se levanto y recargo la mano sobre la mesa – es que no puedes pedirme eso ella es también mi amiga.

- ¡Una amiga que se acuesta con menores de edad!

- No estas al cien por ciento segura de ello Ana

- ¡Por favor! ¿crees que me chupo el dedo? ¿Qué nací ayer?

- Solo digo que… por favor Ana simplemente trata de seguir adelante.

- ¿Cómo puedes pedirme eso Iván? Invertí tiempo y esfuerzo en esa relación…

- Como todos lo hemos hecho alguna vez Ana, ¡por favor! ¡No eres la única persona en el mundo que en su vida invirtió su tiempo y esfuerzo en una relación fallida! – la sostuvo de los hombros.

- Pero… pero – sus ojos se anegaron en la grimas y la voz se le quebró – puse todo mi empeño en que funcionara, le di a Karla todo mi amor y ella simplemente lo hizo a un lado ¡y prefirió estar con esa niña!

- Tranquila – le abrazo – tu sabes que son cosas que llegan a pasar, a veces nos fijamos en quienes nunca se fijaran en nosotros – le beso su cabeza y le acaricio suavemente la espalda.

- Tonto – le golpeo suavemente el hombro – fuiste tu el que me hizo fijarme en ella.

- Lo siento – le susurro entre su cabello – por mi culpa has pasado un verdadero calvario.

- Esta bien – se soltó de su abrazo – solo por favor la próxima vez asegúrate de que le voy a gustar a la chica que me presentes – se limpio las lagrimas con el envés de la mano.

- Descuida estoy seguro que le encantarás a…

- Olvídalo – le dio la espalda y empezó a caminar rumbo a la puerta.

- En serio mi amiga ya te ha visto de lejos y dice que le gustaste mucho – Ana se detuvo y antes de abrir la puerta se volvió a verlo.

- ¿Lo dices enserio?

- Mi reina, nunca te mentiría en algo así – se acerco a ella y la tomo de la cintura mientras abría la puerta y salían de la sala de maestros – para empezar he de decir que te va a fascinar…

- Me da miedo cuando dices la palabra fascinar – le interrumpió – él le miro sorprendido y después de unos momentos ambos se echaron a reír.

- “Sí – pensó Iván – te ves linda cuando estas contenta y estoy seguro que Elena es lo que estabas buscando”

****

La profesora Adriana toco la puerta del salón haciendo que Karla volviera el rostro rompiendo el hechizo que la mantenía sujeta a esa verde mirada.

- Hola Karla ¿puedo hablar un momento contigo?

- Claro Adriana – respondió caminando hacia ella – ¿qué sucede? – le pregunto una vez que estuvo frente a ella.

- Acompáñame ¿quieres? tengo que decirte algo

- De acuerdo – se volvió a ver a la clase - muy bien chicos regreso en un momento vayan leyendo en su libro el capítulo 20, no los quiero ver afuera – y dicho eso cerró la puerta.

Laura se quedo mirando hacia la puerta el corazón le latía muy aprisa, sentía una extraña sensación de alegría que le recorría el pecho, ella la miró se perdió un momento en esos ojos azules, en esos océanos inmensos que eran el todo de su ser, ¡Sí!, ella se había dignado a mirarle, lo había hecho, en sus labios se formo una sonrisa muy tenue que poco a poco fue ensanchándose, había una oportunidad… ¡Sí!, ¡si la había!; sintió la vibración de su teléfono celular y eso la saco de sus pensamientos, lo tomo y leyó el mensaje. Que onda ¿cómo estas? Súper noticia amiga abren nuevo antro y ya me hice novia de la encargada, en la noche te marco para darte todos los detalles besos Gise su verde mirada recorría cada palabra una y otra vez y un gesto de tristeza se apodero de su rostro… era sin duda muy tentador, sí… sin embargo eso podría causarle más problemas… y ya no quería tenerlos… sin embargo… cerró el celular de golpe y lo guardo nuevamente en el bolsillo de su suéter, miro distraídamente el cielo a través de la ventana ajena al ruido que imperaba en el salón con todos los chicos caminando de un lado a otro y jugando entre ellos y las platicas que sostenían las chicas, ella estaba lejos de ese sitio debatiéndose internamente entre seguir conociendo ese mundo tan tentador o romper con él de una vez por todas para recuperar al amor de su vida.

Karla y Adriana ya habían bajado las escaleras, Adriana se mostraba pensativa lo cual incomodaba a Karla que tenía un extraño presentimiento y por un momento le sacudió la violenta idea de que con lo abiertas que eran las hermanas Duran quizá y la pequeña aventura que vivió con Esmeralda ya habría llegado a los oídos del director y quizá a las autoridades, se veía caminando esposada directamente a alguna de las delegaciones, siendo fotografiada por los periodistas que a ocho columnas en los periódicos del día siguiente tendrían encabezados como “Profesora seduce a sus estudiantes” o peor aún “sus padres las mandaban a estudiar, su profesora abusaba de ellas” o “alumna denuncia abuso por parte de su maestra” ; sintió que el estomago se le contraía al notar que efectivamente iban rumbo a la oficina del director, sus manos empezaron a sudar y de repente sintió un escalofrío recorrerle lentamente la espalda mientras una súbita sensación de terror le invadía el cuerpo, “ha llegado mi hora” pensaba y de repente aprecio esa sensación de libertad que nunca tomo en cuenta, miro fugazmente a los alrededores y aprecio la belleza de las jardineras, el azul limpio y brillante del cielo, hasta la fría brisa la sintió verdaderamente refrescante, a cada paso que daba le asaltaba la idea de echar a correr tan rápido como le dieran sus pies y seguir así hasta estar a salvo, no volver a su casa y simplemente desaparecer de la faz de la tierra, tomar una nueva identidad y volver a comenzar muy, muy lejos de ahí; ahora estaban a la puerta y Adriana la abrió.

- Después de ti – le dijo y Karla se quedo estática mirando el umbral entre su libertad y su prisión, un solo paso lo definiría todo - ¿Karla? – le pregunto Adriana mirándola extrañada.

- ¿He? ¡Oh! sí, perdona es que…estaba pensando el algo “en exactamente que cara debo de poner al enfrentarme a mis acusadores”

- Pasa – le pidió – y esta vez Karla a paso vacilante entro, lejos de encontrarse con todo el cuerpo de la policía esperando por ella simplemente vio al director junto a una chica gordita mucho más bajita que ella que le miraba con una sonrisa oreja a oreja.

- Profesora Karla – sonrió Antonio el director de la escuela – pase, pase quiero presentarle a la profesora Ana María será su suplente para los grupos K-L y G-J de esta manera usted tendrá más tiempo libre para dedicarse a las asesorías.

- ¿Suplente? – repitió sacudiendo la cabeza ligeramente como si no comprendiera que significaba esa palabra.

- Así es – sonrió – además la profesora necesita tomar experiencia en el ramo educativo.

- Pero entonces si tendré menos horas de clase eso significa que…

- No – le interrumpió Adriana – tu salario será el mismo lo que va a hacer la profesora es…

- Una competencia mi estimada profesora – le interrumpió el director, dejando a Adriana visiblemente sorprendida – como vera las plazas de maestros están escasas en estos tiempos y bueno como sabrá – dijo mientras caminaba entre ella y la nueva profesora – esta escuela aunque es pública tiene fama de tener una alta excelencia académica de tal manera que nos vemos en la necesidad de estar buscando el mejor de los potenciales por ejemplo usted ha venido a sustituir a Reyes que era antes el profesor de química y a nuestra querida profesora de Biología Inés la cual por cierto no regresara porque se ha mudado de estado me parece – se llevo la mano a la barbilla – que me dijo que se iba a vivir a Querétaro, de tal manera que – se detuvo y miro a ambas candidatas - no ha tenido que competir por su puesto como profesora en ambas asignaturas, así que… - miro a la nueva profesora esbozándole la mejor de sus amarillentas sonrisas.

- Que sea una competencia justa – dijo con entusiasmo Ana María acercándose a Karla con la mano extendida.

- ¡Esa es la actitud! que estamos buscando – aplaudió el director al ver como Ana María estrechaba la mano a una sorprendida Karla que aún no terminaba de asimilar lo que estaba pasando.

- No se me hace justo que Karla tenga que encargarse de las asesorías y encima tenga que competir en el rendimiento académico que…

- Bueno, bueno, bueno – dijo Antonio batiendo palmas suavemente – eso no será problema cada una de ellas puede hacerse cargo de una alumna para que sea más justo – el rostro de Ana María perdió la sonrisa – así que dígame profesora Ana María ¿desea tomar a la alumna que participara por el área de biología o prefiere a la que participara por el área de química?

- Bueno pues…

- Si a final de cuentas – le interrumpió Adriana –hay dos asignaturas libres ¿por qué no darle a ambas una?

- Bueno – Antonio se balanceo sobre sus talones – como sabrá profesora Adriana las horas que se le dan a cada asignatura son en realidad pocas y el salario de una sola asignatura en verdad es risible, es por eso que la profesora Karla tomo ambas materias ¿no es así profesora? – Karla solo asentó afirmativamente mientras su mente aún trataba de procesar la nada grata sorpresa que le acontecía.

- Director con todo el respeto que me merece – le dijo Adriana – no creo que sería conveniente que a estas alturas del partido cambiáramos a las profesoras, sea como sea las alumnas están acostumbradas al método de Karla y ella sabe que temas ha tocado y cuales no empezar con una nueva profesora podría atrasar a cualquiera de las dos.

- Bueno pero ¿entonces?

- ¡Que tal si tomo un grupo más? – dijo entusiasta Ana María – así de esa forma sería más justo.

- ¡Que excelente idea! – aprobó el director – veamos – tomo una hoja que estaba sobre su escritorio – ummm, me parece que le asignaré el grupo M-N profesora Ana María pero – le guiño un ojo – no será tan fácil es un grupo de puros muchachos.

- ¡Oh! No se preocupe profesor – dijo entre risitas – me encantan los chicos – le guiño un ojo.

- Eso me parece estupendo profesora – dijo riendo el director – pero – dijo un poco más serio – recuerde que en esta escuela mantenemos una firme y estricta regla de moralidad – así que si algún chico se le declara le pediré desde este momento que rehusé la oferta ¿de acuerdo? De lo contrario tendríamos que notificar a los padres y a las autoridades competentes.

¡Zaz! En ese momento el rostro de Karla se desfiguro en una mueca satírica de alguien que en verdad ha pecado de su suerte, esto era el colmo no solo iba a tener que pelear por su puesto de profesora sino que ahora tendría que seguir siendo la tutora de Laura y de Dennis, ¿por qué Ana María no habría dicho que se quedaría con la alumna de Química?... su sueño fugaz de que Dennis desapareciera de su vista simplemente voló ante sus ojos con pequeñas alitas de angelito.

- ¿Se siente bien profesora Karla? – Le pregunto el profesor.

- En verdad no Director esto ha sido – meneo la cabeza en negativo – muy repentino, aún estoy tratando de asimilarlo.

- Descuide profesora esto le animará para hacer su mejor esfuerzo estoy seguro, pues bien – dijo aplaudiendo dos veces fuertemente – que el mundo gira y camina a un ritmo que debemos de seguir así que profesora Ana María bienvenida a esta escuela haga su mejor esfuerzo y aquí tiene – le dijo extendiéndole una hoja – este será su horario solo tache los grupos de la profesora Karla y quédese con los grupos que se le han asignado y como el tiempo es oro pues por favor profesora Adriana y Karla presente a la profesora ante su grupo y usted proceda a su asesoría, resultados profesora Karla, resultados en la competencia de la cual ya tenemos fecha definitiva 11 de Mayo del siguiente año estamos muy cerca, muy cerca, así que a trabajar, vamos, ¡vamos!

Karla, Adriana y Ana María salieron de la oficina del director cada una metida en sus propias cavilaciones mientras Ana María hablaba hasta por los codos de lo maravillosa que le parecía la escuela, de las ganas que tenía de dar clase y de lo joven y atractivo que era el Director comentario ante el cual Adriana y Karla se miraron con un gesto de ¿Puedes creer lo que esta diciendo?; Karla sacudió ligeramente la cabeza para deshacerse de esa idea, miro un momento el cielo y no supo definir sus sentimientos por un lado se sentía tranquila porque vería menos a Dennis pero por otro se sentía triste de que le quitaran el grupo de Laura, eso significaba que ya casi no la vería y lo peor de todo es que no sabía exactamente como debería de comportarse cuando estuviera a solas con ella en las asesorías; y Ana María seguía hable y hable Adriana se sentía mareada con tanto parloteo y risitas tontas, gracias a Dios estaban a dos pasos de entrar al salón en el cual todos rápidamente tomaron sus lugares entre aventones y empujones.

- A ver Chicos – dijo enérgicamente Adriana – dejen de hacer tanto ruido y tomen sus lugares tranquilamente, los alumnos que ya estaban sentados miraron con curiosidad a la joven gordita que les miraba con aire divertido – Pongan atención todos – dijo Adriana – ella es la profesora Ana María y será de momento profesora sustituta para este grupo.

- ¿Sustituta?, ¿una profesora nueva?, ¿o sea que la maestra Karla se va? – empezaron a cuchichear los alumnos.

- Bueno ya a callar todos y pongan atención – palmeo Adriana sus manos – a partir de este momento la profesora Ana María les impartirá la clase de biología – el rostro de Laura se lleno de una nada grata sorpresa, miraba a momentos a Ana María y por otros a Karla que aún no se atrevía a fijar sus ojos en los de Laura por temor de volver a quedar prendada de ellos.

- ¿O sea que ya se va maestra Karla? – pregunto un chico.

- No – respondió Adriana en vez de Karla – la profesora seguirá dando clases, la profesora Ana María estará a prueba aún no sé cuánto tiempo ya se los diré más adelante y en base a su desempeño puede que se quede a trabajar definitivamente en la escuela, si eso llegara a suceder entonces la profesora Karla sería mandada a otro plantel.

- ¡Ay, no!, ¿en serio?, que mala onda, no ¿cómo creen? – empezaron nuevamente los murmullos pero esta vez más elevados mientras los alumnos se volvían a ver entre ellos.

- A ver chicos ya – volvió a aplaudir un par de veces Adriana para captar su atención nuevamente – quiero que sean amables con la profesora y presten mucha atención a su clase ya que al final les haremos una evaluación y dependiendo de cómo salgan en ese examen se decidirá quien de las dos se quedará como profesora titular en las materias de Biología y Química ya que como sabrán por materia tenemos 2 profesores por turno – pues bien los dejamos con su nueva profesora ¿Karla quieres decir algo?

- Sí, se acerco junto a ella y miro a todos sus alumnos mientras suspiraba triste – ha sido un placer tenerlos como alumnos, me he divertido mucho con ustedes y son unos alumnos estupendos, los extrañaré mucho y espero que se porten a la altura y sigan estudiando mucho como hasta ahora.

- No maestra no se vaya

- Sí , nos gusta mucho como nos da la clase

- ¿Por qué se tiene que ir?

- ¿No pueden mejor darle a la profesora otro grupo que no sea este?

- A ver chicos – dijo Adriana – son órdenes del Director.

- Ese viejo ojeis

- Alberto, no toleramos esas expresiones en esta escuela ya lo sabes – le regaño Adriana.

- Sí, lo siento maestra.

- Bueno chicos agradezco sus muestras de cariño, saben que el sentimiento es mutuo así que espero que me hagan sentir orgullosa de ustedes, estudiando mucho.

- Sí maestra – dijeron algunos mientras otros solo asentaban con la cabeza y hacían gestos de tristeza.

Karla tomo sus libros y antes de salir le dijo a Ana María que estaban por empezar a ver el ciclo de Krebs, tanto Karla como Adriana salieron del salón y Laura sintió una leve punzada en el pecho de dolor pues en verdad le dolía el hecho de saber que no tendría más a Karla en las clases.

- “ Mierda no me sé el ciclo de Krebs – pensó Ana María – ¿por qué no puse atención en mi clase de bioquímica?  ¡Bha! ¿Qué más da si me acuesto con el viejo del Director seguro tengo asegurado mi puesto en esta escuela” – Hola chicos – le saludo ofreciéndoles la mejor de sus sonrisas – ya saben mi nombre y pues bueno los iré conociendo por su nombre de lista y ¿por qué no empezar por un buen chiste? – se empezó a reír tontamente – ahí tienen a dos borrachos que se acuestan a dormir en una litera, y el borracho que está en la parte de arriba de la litera antes de dormirse comienza a rezar con Dios me acuesto, con Dios me levanto, la Virgen María, y el Espíritu Santo. En eso se cae la litera y el borracho que está en la parte de abajo le dice ¿Viste? ¡Eso te pasa por estar durmiendo con tanta gente!– la mayoría de los chicos se rieron algunos otros entre ellos Laura se limitaron a sonreír forzadamente.

Mientras eso ocurría Karla y Adriana bajaban por las escaleras, el semblante de Karla lo decía todo y Adriana se sentía ligeramente culpable.

- Lo lamento – dijo – en verdad que no sabía que el cabrón de Antonio iba a salir con sus estupideces.

- No te preocupes – le dijo Karla con una suave sonrisa que en nada animaba su triste expresión – me di cuenta de que también te agarro de sorpresa lo que dijo.

- Y vaya que si lo hizo… - meneo en negativo la cabeza y de repente se soltó a reír – ja,ja,ja,ja ¡por el amor de Dios! Que tipa más parlanchina ¿te diste cuenta que casi no respiraba de tanto que hablaba?

- Sí, - sonrío Karla sin mucho ánimo – jamás en mi vida me había topado con una tipa como esa tan habladora.

- Pero las cosas que decía ¿no se te hizo en verdad muy infantil y tonta?

- Ni que lo digas – le respondió Karla – Antonio ¿atractivo? – pregunto con una cara de franca repulsa.

- Aaaggghh ni lo repitas, para ver a ese hombre atractivo en verdad se tiene que estar muy urgida.

- Sí – Karla río sincera mientras sacudía la cabeza – ¿a donde vamos ahora?

- A informar de una vez al grupo M-N y después iremos G-J que es donde tengo clase en estos momentos.

- ¿En serio? – Pregunto mirando en dirección del salón de Dennis - ¿Y cómo es que no están afuera?

- ¡Oh! es que les he puesto un examen a libro abierto y no lo he puesto nada fácil – se soltó a reír – justo en ese momento vio salir a Dennis que llevaba en la mano una hoja – esa chica – sonrió mientras miraba a su alumna – es un verdadero encanto.

- ¿Dennis? – pregunto Karla con una franca cara de incredulidad - ¿Estas bromeando?

- Por supuesto que no es una chica sumamente inteligente y dócil; tu deberías saberlo ya que las estas asesorando.

- Una vez más ¿Bromeas? – le miro interrogante – es la chica más impertinente que he conocido en toda mi vida, además de tener ese ego suyo tan molesto y…

- Su excesiva confianza en sí misma y su alto grado de competitividad ¿eso ibas a decir?

- Pues me quitaste las palabras de la boca porque efectivamente eso iba a decir – Karla miro nuevamente a Dennis que iba camino a la oficina de Adriana.

- Eso mi estimada Karla va a hacer de ella una mujer de éxito, ella va a ser líder ¿sabes? Lo tiene todo para serlo y estoy segura que tu estas consciente de ello.

- Sí, la verdad es que ya lo había notado – dijo con resignación.

- Tienes que comprender que a esta edad ellos piensan que ya saben todo acerca de la vida y de cómo ser.

- Sí, también tengo que darte la razón en eso. Creo que yo a esa edad hice lo mismo y pensaba igual – Adriana se soltó a reír de buena gana.

- Perdóname Karla pero no te puedo imaginar de adolescente como Dennis, más bien imagino que serías como Laura, tranquila, sin muchos amigos y metida en tu propio mundo.

- Aah…¿eso… piensas? – pregunto mirando al suelo.

- Es que eres muy tranquila ¿sabes? y no sé te me haces como que muy obediente – Adriana respiro profundo y dejo la sonrisa de lado al llegar a la puerta del grupo M-N – pues ahora a darle la mala noticia a todos tus admiradores.

- Si claro – le respondió – no creo que me vayan a extrañar mucho.

- ¿Apuestas? – Adriana le guiño.

No hay que decir que la mayoría del grupo protesto e hizo pucheros por el cambio de profesora, lo que provoco que el corazón de Karla se llenara de agradecimiento pues nunca espero que en ambos grupos se portaran tan solidarios con ella, para cuando toco el turno del grupo de Dennis, esta solo podía mantener una franca sonrisa de felicidad la cual no oculto ni por un instante aún cuando el resto de la clase se mostraba triste al igual que los otros grupos, Karla miro disimuladamente a Dennis y por una fracción de segundo sus ojos se encontraron y ambas partes pudieron leer sin disimulo la clara alegría que esa situación les provocaba.

Por fin llego la noche, y en casa de Al esta llegaba después de un arduo día de trabajo.

- Hola hermanita – saludo Al a su hermana que miraba la televisión con aire de aburrimiento.

- Hola – volvió el rostro y le obsequio una dulce sonrisa.

- ¿Qué miras? – le pregunto mientras dejaba sobre la mesa su portafolios.

- El noticiero

- ¿Qué dice el mundo el día de hoy?

- Lo de todos los días que francamente la raza humana no debería de existir.

- Ja,ja,ja,ja,ja – se rio Al de buena gana mientras se acercaba a su hermana y deslizaba sus manos por sus hombros.

- ¿Cómo estas? – le pregunto al mismo tiempo que apagaba el televisor.

- Bien, hoy tuve tres nuevos pacientes y antes de salir de la oficina Gustavo fue a verme para despedirse de mí – Esmeralda volvió el rostro para mirarla.

- ¿Se va? ¿A dónde?

- Lo aceptaron para hacer su maestría en Oxford

- ¿En serio? – Esmeralda se levanto y Al se acerco al perchero para colgar su chamarra.

- Sí, así es – le respondió tranquilamente.

- Y ¿cómo te sientes? – Esmeralda se acerco a ella y la tomo de las manos.

- Muy bien preciosa – se acerco a su rostro y le beso suavemente los labios – ven – le dijo mientras la tomaba por la cintura y la conducía a la recámara - ¿sabes porque la mayoría de las relaciones fracasan?

- Supongo que por múltiples factores, como el dinero, la inmadurez en alguna de las partes... – respondió abriendo la puerta de su recámara.

- Bueno – al entrar Al cerro la puerta y se coloco tras la espalda de su hermana mientras sus manos le desabotonaban su blusa blanca – te diré que una de la principales razones es que – le dijo suavemente al oído provocando que a su hermana se le erizara la piel – comúnmente una de las parejas renuncia a algo ya sea a su carrera, a sus estudios, a su condición social, a su familia – le deslizo la blusa por sus brazos y esta cayó al suelo – y eso provoca que una de las partes se sienta frustrada al ver a la otra parte triunfar y realizarse – le beso sutilmente el cuello mientras sus manos se deshacían del bra con soltura – de tal manera que la relación se va envenenando con la envidia y el resentimiento – beso los hombros de su hermana mientras sus manos se depositaron sobre sus firmes senos y los acaricio suavemente.

- Aaahh – suspiro – eso se siente muy bien – llevo las manos a la cabeza de su hermana y la atrajo más hacía así, mientras Al le besaba la base del cuello y dejaba vagar una de sus manos rumbo al botón de la falda de su hermana – entonces – dijo jadeando suavemente – eso significa que…

- No tendremos jamás nada que echarnos en cara – dijo Al – verás hermanita – le dijo mientras la falda caía al suelo y una de las manos de Al viajaba dentro de la ropa interior de Esmeralda – el principal problema de la gente es que no comprende que las personas no son objetos que pueden considerarse de su propiedad, la mayoría de la sociedad considera que una vez metidos en una relación la persona es suya ¿no crees que es lo más ridículo del mundo?

- S..Sí que… lo creo – dijo sintiendo una creciente ola de deseo al tiempo que sentía los labios de Al deslizarse lentamente por su espalda mientras retiraba su ropa interior para dejarla finalmente desnuda.

- Deberías de ver cuanta gente se cela porque sus parejas tienen amigos y amigas – le dijo Al mientras se levantaba acariciando su mejilla contra la suave piel de su hermana – tal pareciera que una vez que han aceptado ser sus novias o novios todo debiera girar solo en torno a ellos o a ellas, sin embargo la parte contraria no quiere renunciar a sus amigos, ni a sus costumbres y esperan que simplemente la otra persona les trate con idolatría ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – se soltó a reír de buena gana mientras conducía a su hermana a la cama y la recostaba.

- Es muy triste esa actitud – sonrió Esmeralda mirando a su hermana desprenderse con sutileza de la ropa mientras la recorría con la mirada y le sonreía seductoramente.

- Más que triste es idiota e inútil, porque es el inicio del fin, empiezan las mentiras y los engaños, regularmente inicia una guerra de poder ¿sabes? – termino de desnudarse y subió a la cama acomodándose a un costado de su hermana, le acaricio los labios con el índice y lo sumergió lentamente dentro de la cálida boca de su hermana – por lo regular en las relaciones siempre hay un esclavo y un amo, una de las partes es por lo regular más dominante y va obligando poco a poco a su pareja a irse alejando de sus amigos, de su familia, de sus costumbres, de las cosas que les gustan – Esmeralda se acomodo de lado para estar frente a su hermana sin dejar de acariciar el índice de Al dentro de su boca y acaricio los pechos de su hermana que sonrió dulcemente ante tal caricia – ¿creerás – continuo Al – que hay personas tan enfermas que sienten celos de los hobbies de sus parejas? – le pregunto Al retirando dócilmente el dedo de la boca de su hermana.

- Lo creo – le respondió – en verdad que sí – acerco su boca a la de Al y entonces le beso intensamente mientras sus cuerpos se unían en un dulce abrazo.

- Entonces – dijo Esmeralda acariciando el rostro de su hermana – las relaciones son terriblemente disfuncionales.

- Solo cuando las personas no están bien emocionalmente, las personas sanas buscaran gente sana, las personas enfermas terminaran por caer con alguien tan enfermo como ellos o incluso más – le respondió Al mientras le acariciaba la cintura.

- Dame un ejemplo – le pidió Esmeralda al tiempo que recostaba a Al de espaldas y subía a su cuerpo.

- Por ejemplo – le dijo – imagina la siguiente escena “A” es una persona sana que un día conoce a “B” quedan en salir un diaaaaa – corrió la palabra al sentir la tibia lengua de su hermana recorrerle el cuello – y… en… entonces “B” mmm…dentro de una plática termina insultando a “A” apropósito con la firme intención de hacerle sentir mal al ver la falta de respeto de “B” “A” que sabe que no tiene porque aguantar eso se levanta cortésmente y se retira con la firme intención de nunca involucrarse con ese tipo de personas, pero un día “B” conoce a “C” que tiene una autoestima baja y entonces salen un día y “B” hace lo mismo con “C”, pero aún cuando “C” se siente herido por las palabras de “B” no lo deja sino por el contrario piensa que con ayuda de su amor podrá cambiarlo… mmmm aaahh… eres increíble – tomo el rostro de su hermana y volvió a besarle.

- Es una idea muy tonta y romántica creer que el poder del amor cambiara a las personas – le dijo Esmeralda dándole suaves besos en el rostro.

- Es la peor idiotez que el ser humano de hecho cree. Hay personas que gastan toda su vida tratando de cambiar a su pareja y terminan viejos y frustrados.

- Quisiera salir del tema un momento Al porque tengo una duda con respecto a Karla

- ¿Qué pasa con ella? – Al deslizo sus manos por la espalda de su hermana en suaves caricias.

- ¿Es mi imaginación? o Karla es demasiado…

- ¿Dejada?

- Sí

- No, no es tu imaginación – Al le atrajo hacia así y la beso fugazmente en los labios – ella quedo presa de una pésima relación donde fue la esclava, poco a poco esta dándose cuenta de que vale como persona y descuida con nuestra ayuda se encontrara y se valorara para que pueda iniciar esa relación que tanto esta buscando.

- ¿Sabes quién será?

- No, aún no, pero algo me dice que será muy interesante observar cómo se desarrollaran las cosas.

- Suficiente por hoy – le dijo Esmeralda colocándole un dedo sobre la boca – dediquémonos a lo que mejor sabemos hacer – bajo lentamente el rostro hasta casi tocar los labios de Al.

- Me parece… una… genial… idea… - Al atrapo la boca de su hermana y ambas se dedicaron a amarse como solo ellas sabían. 


11 comentarios:

  1. mmmmm.......me dejaste pensativa, nunca habia caido en cuenta lo destructivos que llegamos a ser cuando idealizamos tanto el amor, se que no se trata de madurez, sino de conocimiento propio, valor propio.....de autoestima.
    Me encanta esta historia....
    Hasta el prox
    bye

    ResponderEliminar
  2. O_O ooh pero qe historiiiaaa!! ... tengo qe decir qe en cierto modo los puntos de vista qe tienen Al y su hermana hacia el amor.. es un tanto cierto para mi, bueno... qe decir de esas dos.. haaay! jeje.. uuuh esperando maaaaas!! jeje simplemente no puedo dejar de leer tus historias!! son bueniisimas! :D

    saludos y un beso para mi escritora favorita! n_n

    ResponderEliminar
  3. en mi hulmide opinion, su comportamiento de laura, si estubo mal, pero como que no tiene nadie con quien hablar sus cosas, como dennis que tiene a su hermana a igual que esmeralda y pues karla a al y talvez a su amigo,,, pero bueno a esa edad de laura de todas maneras, ya tenemos el criterio suficienta para saber que esta mal y que esta bien,,,

    ResponderEliminar
  4. pues el comportamiento de al y esmeralda, desde sus puntos de vista, para ellas no esta mal, ya que crecieron de esa manera, esa forma de r y actuar, pues dice que la mayoria de su familia es asi, pues no es nada raro, para ellas, es igual como dicen su forma "arcaica" de karla, pues su entorno es asi, y para algunos la forma de ser de la familia es la adecuada.

    ResponderEliminar
  5. WoooooooooW!! Pero que hermanitas tan liberales, aunque no estoy muy de acuerdo con que tengan relaciones entre ellas, sin embargo me encanta su manera de pensar y de analizar a las personas, por otro lado me da un poco de pena con Laura se que se equivoco y de qué manera lo hizo la muy cof cof, pero no se vale la pobre no tiene a nadie a su lado que la ayude o la aconseje. En cuanto a Karlita que fin de semana tuvo que hasta amaneció adolorida de tanto trabajar JaJajajajajaja y por cierto que profesora tan loca es esa Ana María por eso es que el sistema educativo esta como esta jaja (espero no estar ofendiendo a alguna profesora que se pase por esto blog miren que es bromita ˄_˄), me mato de la risa cuando Karla le abre a Dennis y esta dirige su mirada a donde no debe ˵supuestamente˶ y luego cuando la corre cerrándole la puerta en la cara y esta se regresa mirando para otro lado porque no quiere estar sola fue divertidísimo, sería muy interesante que estas dos tuvieran una relación.
    Sheila querida como siempre maravillosa historia, sabes que soy tu fiel seguidora espero que el próximo capítulo lo puedas publicar pronto. Miles de Besos, abrazos y otras cositas que dejo a tu imaginación y vaya que es grande ˄_˄.

    ResponderEliminar
  6. Muchisimas Gracias por sus comentarios son hermosos!!! me alegra saber que la historia les hace sentir tantas emociones, millones de Gracias por regalarme parte de su hermoso tiempo para leer lo que escribo se los agradezco en el alma.

    Les quiero Muchisimo y les Mando Mil Abrazos!!!

    Mi querida Jeniferyma mira que tengo la imaginación bastante desbordante guapa xDDDDD Mil Besos y abrazos preciosa!!!!

    ResponderEliminar
  7. yo pienso q aqi no toda la culpa la tiene laura dennis tambien tiene gran culpa de todo y laura por seguir el juego lo digo xq laura al principio estaba enamorada de dennis y ella derepente le sale con q tiene novio y q nunca se figaria en chicas y ciando laura estaba muy enamorada de dennis y acepta a karla aparece dennis con sus celos y la besa y la empieza a confundir con todo eso ya q xmas q sea 100pre estuvo enamorada de dennis y verla asi tan serca ps sus sentimientos de cariño se empieza a confundir en amor y a diferencia de karla y dennis ella no tiene a nadie a quien decirle ese problema y pedirle consejo ya q en a unik en q confiaba era dennis y solo tien a un libro para desaogarce y a su familia no le iva a preguntar con lo homofobica y serrada q es ps no tuvo a quine acudir y a esa edad estamos tan confundidos q abeces pensamos q lo q esta mal esta bn aun sabiend q esta mal y tambien fue dennis quien la llevo a ese antro e iso q laura se interesara en ese mundo y cuando somos jovenes queremos descubrir nuevos mundos y dennis se lo puso en la palma de la mano claro q laura no actuo bn pero no la culpo ademas cuandp tenemos a un amigo q queremos tanto se nos ase tan dificil acerle daño aunq sea por su bn

    angie

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el comentario mi estimadisima angie, es cierto no toda la culpa es de Laura pero hay cosas en las que bueno veremos en que más lios se nos mete la niña.

    Te Mando mil besos Hermosa!!!!

    ResponderEliminar
  9. aber las historias son muy divertidas me que de boquiabierta con el insestuo creo q necesito madurar mas ya q tengo 15años y no quiero cometer esos errores me gusta tu historia sigu escribiendo XD X3 XD X3 XD

    ResponderEliminar
  10. me dio un poquito de miedo por lo Esmelalda y AL pero graxas porq q escribas significa q tienes una mente muy abierta y me la estas abrinedo ami poco a poco cada capitulo q leo me enseña algo y te agradesco por eso =D

    ResponderEliminar
  11. kawaiii esto me encanto =D

    ResponderEliminar