sábado, 3 de abril de 2010

AMOR EN PREPARATORIA Capítulo 10 INFIERNO 1ra Parte



Capitulo 10

Infierno…

Al llego dos horas más temprano de lo usual, le invite a que se sentara en la sala en lo que yo preparaba café en la cocina, me preguntaba a que se debía el motivo de que llegara más temprano de lo usual. No me sentía de un humor grato para conversar con ella durante mucho tiempo pues este era el cuarto sábado que Laura me cancelaba, la había sentido sumamente distante, ya solo la veía en la escuela y en las asesorías matutinas, inclusive no habíamos intimado en todo ese tiempo, empezaba a sentirme preocupada y con ganas de salir corriendo a buscarla para preguntarle si es que todo estaba bien entre nosotras.

- Huele bien – me dijo Al sacándome de mis pensamientos, me volví para verla.

- Sí, es café de Veracruz me lo trajo mi amigo Iván hace tiempo, en uno de sus viajes de placer que suele hacer por ese estado.

- Huy ¿un amigo guapo de buen cuerpo? – me sonrió mientras se acercaba hasta donde estaba la cafetera y aspiraba el aroma que despedía el café.

- Pues si es atractivo pero ya esta ocupado – sonreí al ver su gesto de falsa desilusión.

- Pero no me lo digas así – me dijo – ¿qué no ves que me partes el corazón? – se empezó a reír.

- Pero si tu ya tienes novio – le dije mientras tomaba un par de tazas y servía el café.

- Pues si pero eso no tiene nada que ver con que me guste alguien más, lo mismo con él.

- No te comprendo – le dije mientras salíamos de la cocina y nos íbamos a sentar en la sala - ¿qué tipo de relación llevas con tu novio?

- Una relación de tipo abierta ¿sabes?

- ¿De tipo abierta?, ¿eso significa que se van y se acuestan con quien desean? – le pregunte con cara de incredulidad.

- Algo hay de eso pero no lo es todo, mira antes de explicarte como se lleva una relación abierta, mejor dime cual es tu concepto sobre el amor.

- El amor es … - me sonroje se me hacía una pregunta algo rara – pues no lo sé un sentimiento que surge de dos personas que quieren estar juntas y compartir la vida, ¿o es algo diferente para ti? – le pregunte mientras me recargaba de lleno en el sofá.

- El amor es un concepto muy engañoso, te podría dar la definición de diccionario, incluyendo los elementos químicos que se desatan en el cerebro para llegar ese estado llamado amor, pero… aquí la cuestión es la siguiente – se acomodo sentándose de lado para mirarme a través de sus obscuras gafas que nunca se quitaba – como seres humanos cada uno de nosotros sentirá el amor de una forma única y especial, para algunos es una cruz de dolor, para otros un juego, una diversión, para otros el amor es sinónimo de sexo, para otros es un eterno romance tipo princesa que busca su príncipe azul, para otros el amor es lógica, para otros, locura, para otros desenfreno y lujuria, para otros es incluso la muerte, cada uno de los seres humanos que pueblan el mundo mira al mundo y a los sentimientos de forma particular y única.

- Ni que lo digas – le dije suspirando profundamente.

- La relación que yo llevo con mi novio no ha sido fácil, los dos nos hemos tenido que desafanar de los prejuicios que conlleva el enamoramiento por ejemplo yo sé que no soy dueña de él y él sabe que no es mi dueño, yo sé que él como ser único e independiente tiene su propia vida y sus amigos y su propio entorno así como yo llevo el mío, nos entendemos a nivel individuo ¿me comprendes?

- Creo que sí - le conteste mientras tomaba mi taza de café y bebía un poco.

- Una vez que hemos llegado a este punto ambos no sufrimos de celos porque lejos de la idea de la fidelidad comprendemos que si estamos juntos es porque nos complementamos bien en todos los niveles, cultural, emocional, personal, ambos estamos conscientes que el día que él o yo nos sintamos estructuralmente fuera de ritmo en la relación la terminaremos.

- ¿Así de fácil? ¿romperán y ya?

- ¡Pero claro! Lo peor que puede hacer cualquier persona es aferrarse a alguien que ya no quiere estar con una, mira cuantas mujeres y hombres vagan por el mundo rogando por relaciones que cada dos por tres terminaran en la basura, la soledad es el principal motor que envuelve a esas personas a aferrarse a algo que no tiene futuro, el miedo del ¿quien me va a querer? nos conlleva a cometer idioteces – el celular de Al timbro y ella lo contesto - ¿qué paso? ¿ya estas ahí? ¿y si paso como pensamos? Ok, si ya lo imaginaba, bueno espera ahí y cualquier cosa me hablas al celular vamos para allá.

****

Estábamos dentro de mi carro estacionadas en una de las calles de zona rosa, Al me había dicho que era necesario que viera algo que abriría por fin mis ojos, ella estaba sentada en el asiento del copiloto se le notaba seria y eso me incomodaba, tenía un tipo de presentimiento que me provocaba ansiedad y me oprimía el pecho.

- Puedes decirme ¿por qué estamos aquí?

- Te lo diría con mucho gusto pero dadas las circunstancias necesitaras de un impacto visual para creerlo – se llevo las manos a la nuca – además no quiero que empieces a refutarme y que empecemos a discutir por algo en lo que tendré al final la razón.

- Estas empezando a ponerme de los nervios.

- Y lo que falta – dijo esbozado una sonrisa de medio lado – creo que llegamos muy temprano.

- En verdad quisiera saber de que va todo esto, es mas si no me dices que pasa te juro que arranco el auto y nos vamos a la casa ahorita mismo.

- Nah, no lo harás – me dijo mirándome fugazmente a través de sus lentes obscuros – esto te interesa demasiado como para irte y dejar esto así.

No supe que decir, cada vez me sentía más incomoda con esta situación, ¿era una broma que quería gastarme?, tal vez quería que conociera a alguien, sea como sea no me quedaba más remedio que esperar pues en verdad había picado mi curiosidad, sea lo que fuere no había duda que tendría que esperar, solo esperaba no volverme loca de la ansiedad que empezaba a carcomerme el alma.

- El sujeto A confía ciegamente – me dijo Al mirando a través de la ventanilla - en el sujeto B motivo por el cual le da a guardar un tesoro invaluable para él y le pide que no se lo muestre a nadie y que lo guarde solo para si, el sujeto B acepta y A se va confiado pero… el sujeto B no cuida del tesoro de A y lo exhibe a todo mundo y deja inclusive que lo toquen motivo por el cual su brillo comienza a declinar entonces otro sujeto C va con A y le dice lo que esta haciendo B… en este punto Karla – se volvió a mirarme y aun cuando no podía ver sus ojos supe que me miraba intensamente – dime una cosa ¿cómo consideras el hecho de que C le diga a A lo que B hace?

- Pues… no sé déjame pensar – le dije y eche la cabeza hacia atrás, cerré los ojos y suspiré profundamente… tras meditar durante unos minutos me decidí a hablar – creo que si A deposito toda su confianza en B y este no corresponde lo que ha hecho C de contarle es bueno, de esa manera A puede ir a recoger lo que para el es tan importante, de hecho A quedaría en deuda con C por avisarle ¿no lo crees? – giré el rostro para verla y sonreí.

- Quedaría en deuda ¿eh?... – me dijo llevándose la mano a la barbilla – te voy a pedir que guardes eso último como una promesa.

- ¿Una promesa? – pregunte extrañada.

- ¿Puedes hacerlo?

- No entiendo ¿por qué una promesa?

- Ya lo sabrás… - me dijo sentenciosa – ¿lo guardaras como una promesa?

- De acuerdo – le conteste y ella sonrío

- Recuerda me has hecho una promesa – me dijo y siguió mirando hacia delante.

Ok, eso era el ápice de esta situación ahora si que me estaba impacientando.

- Necesito que me … - callé de golpe al ver que Al miraba hacia enfrente con demasiada atención tanta que inclusive se quito las gafas... más no vi sus ojos porque volví la vista al frente de inmediato… y sentí que todo mi sentido de la realidad se iba lejos… muy lejos… caía vertiginosamente en un remolino obscuro… no podía ser cierto… no podía ser verdad… por un momento todo se nublo… mi vista, mi razón, mis sentidos todo…

- Karla – me dijo Al y me toco el brazo ese fue el detonante me zafe de su toque con brusquedad

- ¡Qué demonios es esto! – le grite - ¡Qué demonios es esto? – ahí delante de mis ojos estaba Laura besándose en plena calle con una chica pelirroja… ¡No podía ser cierto! ¡Es que eso no podía ser cierto!... no me di cuenta en que momento salí del carro… tan solo escuchaba la voz de Al pero no entendía lo que decía… y de repente su mirada… Laura me miraba con sus ojos verdes esos ojos verdes que penetraban los míos, súbitamente sus ojos se agrandaron y fui testigo de su repentina palidez, la chica que estaba a su lado la sostuvo de los hombros… me detuve al ver como se desvanecía ante mis ojos, Al llego corriendo a su lado y ayudo a la otra chica a sostener a Laura… me quede de piedra… me quede completamente petrificada, todo daba vueltas a mi alrededor, la gente miraba pero no hacían nada por acercarse a ayudar, Al y la chica pelirroja tomaron a Laura casi cargando y pasaron junto a mi y sin embargo no podía moverme, el pecho me dolía, me era imposible casi respirar eral tal mi deseo de llorar que sentí que moriría ahí mismo… sin embargo todo parecía tan ajeno… Dios Mío ni siquiera me di cuenta de que caminaba rumbo al carro tomada del brazo de Al… estaba muriendo por dentro, sentí tal terror, sentí un miedo atroz que estaba destrozándome el alma y el corazón… no podía ser verdad, ¡no podía ser verdad!… ¡todo esto no era más que un maldito sueño!… ¡todo esto no era más que una malita pesadilla!… ¡Dios Mío! Quería despertar… quería despertar de ella… esto no podía ser cierto… Laura no podía haberme hecho eso… ¡no podía!… todo entre nosotras estaba bien… todo estaba bien… ¿por qué ahora?... ¿por qué sucedía todo esto ahora?... no era verdad… no era verdad… sorbí la nariz y Al me paso un pañuelo ¿estaba llorando?... ¿dónde estaba?... miré distraídamente por la ventanilla e íbamos en movimiento - ¿…a… a dónde vamos? – logre preguntar tenía la garganta tan apretada que casi me era imposible respirar…

- Necesitas tranquilizarte – me dijo – serénate que no eres una niña, esto te esta afectando pero necesitas hacer acopio de todas tus fuerzas, no puedes derrumbarte emocionalmente porque entonces te habrás perdido a ti misma.

No podía hablar, no podía hablar… Y ¡quería gritarle que me dejara en paz!, ¡quería gritarle que se callara! ¡que me dejara llorar mi dolor! ¡que me dejara morirme en ese momento!... y tras esa breve oleada de furia… me lleve las manos al rostro y llore, llore como nunca en mi vida lo había hecho.

No supe cuanto tiempo estuvimos en marcha… ¿cuánto tiempo había pasado?... ¿aún estaba en el auto?... ¿qué estaba pasando?...escucho voces y sin embargo no entiendo ni una sola palabra de lo que están diciendo… ¿qué estaba pasando?... ¿qué estaba pasando? Nos hemos detenido… escucho dos portazos pero no puedo levantar el rostro… no puedo dejar de llorar… me duele tanto la garganta… siento que no puedo respirar… ¡Dios! ¡Me cuesta tanto respirar… me duele… me duele el pecho… me duele tanto el pecho… tengo miedo… ¡tengo mucho miedo!… esto no puede estar pasando… esto no puede estar pasando… estoy soñando, estoy soñando… esto solo es un mal sueño… ¡Dios mío! ¡hazme despertar!... necesito despertar… por favor… por favor… porque Laura… Laura no puede estar haciéndome esto… ella no… por favor… por favor Dios te daré lo que me pidas… lo que me pidas pero no me hagas esto… por favor… por favor… despiértame ¡Despiértame!¡Despiértame!¡Despiértameeee!

- ¡Basta Karla! – Al le detuvo la mano que estaba golpeando con fuerza contra el cristal de la ventanilla – necesito que te serenes, solo conseguirás lastimarte – Karla levanto ligeramente la mirada, sus ojos estaban hinchados a causa del constante llanto, no entendía lo que Al le decía ¿a qué se refería con lastimarse?... ¿de qué demonios hablaba?... Karla solo era capaz de entender que Al estaba de rodillas sobre el asiento del piloto con la puerta abierta sosteniéndole con fuerza de la mano y sus ojos cubiertos por sus eternas gafas obscuras – es suficiente Karla – suavizo su voz… por favor… es suficiente.

- ¿Q..ué? – pudo apenas articular.

- Tranquila… tranquila ya nos vamos de aquí, ya nos vamos, necesito que te serenes – le acaricio el rostro con la palma de la mano – solo dame unos minutos, ahora tranquila, todo va a estar bien te lo prometo – paso sus dedos por su negra cabellera – todo estará bien – los ojos de Karla se llenaron nuevamente de lagrimas y una vez más escondió su rostro entre sus manos, dolía el pecho… dolía el corazón… dolía hasta la mismísima alma… dolía pensar y recordar… los momentos compartidos que venían a su mente dolían demasiado… todo… todo dolía tan intensamente que por un momento sintió que perdería la razón… por un momento sintió que perdería hasta la consciencia.

En su casa Dennis miraba a través de la ventana de su cuarto esperando a que Laura regresará a su casa, estaba enojadísima no podía hacer otra cosa que mirar fuera apretando entre sus manos una pelota ligeramente suave que según palabras de Andrea servía eficientemente para reducir el estrés y el enojo al apretarla, aventarla, tomarla de nuevo y volviéndola a apretar y aventar, sin embargo para Dennis que era la septuagésima vez que lanzaba la pelota directo a la pared con todas su fuerzas no funcionaba en absoluto, no hacía más que pensar una y otra vez en la charla que tuvo en la tarde con el hermano mayor de Laura a quien había topado en la tienda de la esquina.

- Hola Alejandro – le saludo Dennis con una enorme sonrisa.

- Hola peque ¿cómo estas?

- Bien ¿ya esta Laura en casa?

- No, no esta salió.

- Sí, se fue con Román ¿no?

- Emm, pues no peque Román esta encerrado como siempre en su cuarto y que yo sepa tiene un buen rato que no sale a ningún sitio con Laura.

- ¿En serio? Vaya entonces le he de haber entendido mal – Dennis sintió una ansiedad que le contrajo la boca del estómago – y… ¿qué tal te fue con Laura y con tu novia la vez que se fueron a comer?

- Pues no he llevado a Laura a comer con Ericka ¿ella te dijo eso?

- No sé – Dennis sintió por un momento una ansiedad que le hizo sentir que la sangre se le iba hacia los pies de golpe – quizás le entendí mal, eso fue hace casi cuatro sábados atrás.

- Pues no quizás si le entendiste mal porque no he salido con Laura desde hace un buen rato y ahora que lo mencionas sería bueno que saliera con ella más seguido ¿te vas para la casa Dennis?

- Eh, no, no yo…yo voy a comprar algo y después… después de aquí voy a pasar a la papelería “¿qué significa esto?” “¿qué significa todo esto Laura?”

- Bueno peque nos estamos viendo.

- Si Alejandro nos vemos.

Cuando el hermano de Laura se hubo ido Dennis se quedo un buen rato en su sitio tal parecía que se hubiera quedado clavada en ese lugar, por su mente solo se repetían las excusas de Laura para no salir con ella el día sábado “dejemos lo del sábado para el domingo que Román me va a llevar a que le ayude a buscar información en la Biblioteca central de Ciudad Universitaria” “aaahhh ¿este sábado que viene?, no es que tengo que ir con Alejandro a ayudarle a buscar un regalo para su novia”,”¿mañana sábado?, no creo poder voy a ir con mis hermanos a comer a casa del tío Fernando”, “el domingo te invito al cine porque el sábado Román me va a llevar a una tienda en Cuidad Universitaria a comprarme ropa”… Mentiras… todas y cada una de esas excusas no eran más que mentiras… Laura le había mentido, le había engañado… ¿pero porque razón?... ¿por qué razón le mentiría?... ¿Qué estaba pasando?, ¿Qué estaba sucediendo? Una súbita sensación de miedo se apodero de Dennis, y una oleada de brutales celos le nublaron por un instante el raciocinio ¿la estaba engañando?... ¿la estaba engañando? ¿había alguien más en la vida de Laura?... ¿pero quién?... ¿quién?... empezó a caminar sin darse cuenta, iba a paso firme haciéndose miles de preguntas a las cuales no podía encontrar respuesta, podía sentir los latidos de su propio corazón golpear fuertemente contra su pecho, de repente sintió una súbita irritación contra todo, el brillante sol que caía con fuerza sobre ella, el limpio azul intenso del cielo libre de nubes, la fría brisa que golpeaba su rostro, la gente que pasaba a su lado hablando con sus acompañantes, el ruido de los carros al pasar a un lado de la acera, el canto de las aves, todo ¡Todo era irritante y molesto!, todo era desagradable, todo era enfermizo y de repente se detuvo estaba a una casa de llegar a la vivienda de Karla, miro hacia todos lados y se pregunto ¿por qué había llegado ahí?... ¿qué estaba haciendo ahí?... ¿Laura estaría con ella?... pero pronto la respuesta le llego al ver a Karla saliendo junto con Al, subieron al auto de Karla y se fueron… Laura no estaba ahí… no estaba con ellas… ¿Dónde estaba Laura?... tomo su celular y le marco, la llamada fue remitida al buzón de voz, volvió a marcar, y volvió a marcar y una vez más y otra vez y otra vez y otra vez y una vez más hasta que dejo caer la mano pesadamente a un lado suyo.

- Laura… Laura… ¿dónde estas?...¿dónde estas?... ¿Por qué me has mentido?... ¡Dios! ¿con quién estas?... ¿qué es esta sensación tan horrible que me esta quemando por dentro?... ¿qué es esto que siento?

Dennis respiro profundamente y por octogésima vez lanzo con fuerza la pelota contra la pared mientras regresaba de sus recuerdos. Se levanto fue a recoger la pelota y la lanzo nuevamente contra la pared, una y otra y otra y otra vez hasta que ya no pudo soportarlo más y cayó de rodillas lloro largamente intentando por todos los medios encontrar una respuesta satisfactoria a lo que estaba pasando.

Al y Karla habían llegado a la casa, Karla mantenía las manos en el rostro y Laura seguía inconsciente en el asiento trasero, Al que mantenía las manos agarradas al volante las dejo caer sobre sus piernas echo la cabeza hacia atrás y suspiro profundamente antes de hablar.

- Se llama Giselle y es amiga de Laura, han estado saliendo cada sábado a las diferentes tardeadas que se organizan en zona rosa – Karla apretó los dientes y siguió con el rostro hundido entre sus manos – Giselle es una chica que brinda su compañía a mujeres adultas – Karla bajo sus manos y las apretó fuertemente contra sus rodillas.

- Bas…ta – murmuro Karla – no… no quiero saber… más.

- Lo lamento Karla – musito Al – pero no podía dejar que te ilusionaras de esa forma.

- Te…odio – susurro con voz audible – no tenías derecho a… no… no tenías derecho – se golpeo las piernas con los puños.

- Ya lo sé pero me has llegado a caer muy bien.

- ¿Qué… qué paso? – La voz de Laura hizo que ambas mujeres callaran, el ambiente se tenso en segundos, Al solo cerro los ojos sabía que no había necesidad de explicarle nada a Laura quién al incorporarse se dio cuenta del sitio donde estaban, un súbito terror le inundo el pecho al percatarse de lo que había sucedido – Kar…la

- Lárgate – dijo Karla levantando el rostro y respirando con dificultad.

- Yo… espera yo puedo… expli…

- ¡Que te largues! – grito con furia mientras cerraba los ojos y apretaba los puños sobre sus piernas – ¡no quiero verte nunca más!, ¡no quiero que vuelvas a dirigirme la palabra!¡no vuelvas a buscarme nunca!, ¡nunca! – las lagrimas surcaban su rostro sin piedad quemando su piel.

- Ya se ha ido – dijo Al en un suspiro.

- Laura – Karla abrió la portezuela del auto más Al la detuvo.

- Es suficiente Karla.

- ¡Suéltame! – le grito – tengo que alcanzarla

- ¿Con que propósito? - le espeto Al sosteniéndola del brazo fuertemente.

- ¡A ti que te importa? – le grito y se soltó de su agarre.

- ¿Crees que va a dejar de hacerlo? – le pregunto saliendo del vehículo también - ¿crees que eres lo suficientemente importante para ella como para no querer experimentar?, ¿Cómo para no querer conocer ese mundo? – camino tras ella hasta que la alcanzo y la volvió a tomar del brazo.

- Déjame – le dijo mientras se detenía y sentía una chuchilla taladrar su mente con cada pregunta que Al le había hecho.

- Tienes miedo Karla y por eso quieres ir a buscarla, tienes miedo de quedarte sola, porque has compartido muchas cosas con ella, pero quiero que te detengas no puedes ir y perdonarla solo porque tienes miedo de la soledad, ese es el peor error que cometen las personas, las engañan y después corren tras su único objeto de salvación porque no son capaces de valorarse, porque les da miedo el cambio, porque se sienten tan poca cosa que creen que si esa persona se va ya no habrá nadie más en el mundo que les ame y ese es su peor error, no voy a mentirte – le dijo al tiempo que la tomaba de la mano y la llevaba para su casa – te va a costar mucho trabajo desintoxicarte de esta relación, las personas de las que nos enamoramos son una droga y el alejarnos de ellas nos representan la misma agonía que para los drogadictos el recuperarse, lo que resta del día y esta noche será muy larga, pero no te preocupes estaré contigo.

****

Laura corrió hasta su casa, esto no podía estar pasando, no podía estar sucediendo, ¿cómo había sabido Karla que ella estaría ahí?, ¿cómo lo supo?, ¿por qué había pasado todo eso?... ¿Karla la había visto besarse con Giselle?... ¿cómo se le había ocurrido besar a Giselle en plena calle?... ¿qué iba a pasar ahora?... ¿cómo vería a Karla nuevamente a la cara?... la había perdido, la había perdido por completo, las lagrimas salían sin parar de sus ojos, la perdió y sabía que era para siempre. Llego a su casa y para fortuna de ella no había nadie tan solo una nota donde le avisaban que habían ido a cenar y que le traerían algo, se encerró en su cuarto a llorar su dolor, a maldecirse por haber perdido lo más valioso que había tenido en toda su vida y que había dejado atrás por unas cuantas horas de diversión cada semana, se quedo tumbada boca abajo en su cama hasta que después de mucho llorar se quedo completamente dormida.

A la mañana siguiente se despertó cerca de las 10 de la mañana los parpados le pesaban como lozas, el sol de la mañana le caía sobre la cara, sus ojos derramaron nuevamente lagrimas se dio la vuelta y se quedo dormida nuevamente, reinaba un completo silencio que fue roto por el timbre, Laura abrió los ojos con pesadez, no quería levantarse pero el maldito timbre no dejaba de sonar, se incorporo a como pudo sentía que cargaba consigo todo el peso del universo, bajo las escaleras cansinamente y al abrir la puerta Dennis entro con un claro gesto de disgusto.

- ¿Dónde estuviste ayer Laura? – se volteo para encararla y se sorprendió un poco por su aspecto tan desaliñado y al ver sus ojos ligeramente enrojecidos.

- ¿De qué estas hablando?

- Te marque al celular y no lo contestaste, ¿dónde estuviste?, ¿a caso lloraste?, ¿me has mentido?

- Dennis no te entiendo – le respondió Laura llevándose una de sus manos a la cara – ahorita no tengo cabeza para hablar contigo.

- Ok, ahora resulta que no tienes tiempo para hablar conmigo, se acabo Laura quiero que me digas ¿por qué me has estado mintiendo todo este tiempo?, porque me has dicho que sales con tus hermanos cuando no es cierto.

- ¿De que estas hablando Dennis? – Laura le miro a los ojos y al verle se sintió intimidada por el enojo tan grande que pudo percibir.

- ¿Fuiste de compras con Román?

- Cla… claro que fui – le respondió Laura y su voz tembló ligeramente.

- ¡Ah! ¿sí? No me digas – le respondió satíricamente - ¿y qué te compraste Laurita?, ¿me enseñas por favor?

- Es que ahorita no me siento bien – Laura empezaba a sentirse aterrada, esto no podía estar pasando.

- ¡Basta Laura! – le grito Dennis tomándola de los hombros y mirándole fijamente a los ojos - ¿Crees que soy idiota? – le pregunto con dolor - ¿por qué sigues mintiéndome?

- No… no estoy mintiéndote – Desvió la mirada se sentía descubierta, se sentía al borde de un precipicio faltaba solo un paso en falso para caer y no volver a levantarse jamás.

- Laura, ¡ya por favor!, deja de mentirme ¡ya basta! ¿dónde estuviste ayer?, ¿con quién estuviste ayer? Porque con Román no fue.

- Yo… yo – estaba atrapada su telaraña de mentiras estaba cayendo sobre ella y la estaban envolviendo de tal forma que era imposible ya salir de ellas.

- Por favor Laura – los ojos de Dennis se llenaron de lagrimas que se negaba a soltar – por favor – su voz se contrajo por el dolor que sentía - ¿qué he hecho mal?... ¿estas viéndote con alguien más?... ¿es eso? – sus lagrimas comenzaron a rodar y Dennis se mordió el labio con fuerza tanta que estuvo a punto de hacerlo sangrar.

- No, no es eso, en verdad que no yo… yo solo… - el teléfono celular de Laura se escucho Dennis apretó fuertemente los ojos y soltó a Laura, respiro profundamente y empezó a subir las escaleras.

- A… ¿A dónde vas? – le pregunto Laura sintiendo que el corazón se le escapaba del pecho.

- Arriba a contestar tu celular – le respondió sin mirarla, Laura se echo a correr en su dirección y al ver eso Dennis sintió que una furia enorme surgía de lo más profundo de su ser corrió escaleras arriba a una velocidad inusitada mientras Laura le gritaba que se parara que no lo hiciera, para cuando Laura hubo traspasado el umbral de la puerta Dennis tenía el celular en la oreja y su rostro se puso lívido en un instante, tras unos momentos dejo caer pesadamente la mano a uno de sus costados, miro a Laura con tanto dolor y por un momento cerró los ojos y sacudió ligeramente la cabeza levanto la mano nuevamente y miro el número y el nombre que aparecían grabados en el registro de llamadas… no había dudas… vio la carpeta de mensajes y al ver uno por uno sintió que el corazón se le detendría en cualquier momento… Laura solo era capaz de mirarla no se atrevía a acercarse, estaba llorando… estaba llorando porque no solo había perdido a Karla… ahora estaba perdiendo a la que alguna vez fuera el amor de su vida.

- Gise..lle … ¿todo este tiempo ha sido Giselle? – Dennis apretó con fuerza el celular de Laura y lo arrojo sobre la cama – ¿me has estado engañando con ella?

- No, yo te juro que…

- ¡¡¡No me jures nada!!! – Dennis camino hasta ella y la sostuvo de los hombros, la miro directamente a los ojos - ¿cómo pudiste hacerme esto?... ¿cómo pudiste hacerme esto a mí?... cuando yo no he hecho otra cosa que amarte – por sus ojos resbalaban sendas lagrimas que quemaban su piel como lava hirviente – ¡has preferido estar con esa imbécil que conmigo? ¡¡Demonios!! ¡Soy una estúpida por creerte! ¡no quiero saber nada más de ti! – le espeto a la cara y la aventó a un lado, Laura cayó al piso torciéndose un tobillo.

- No, no, no, no Dennis, por favor, por favor, espera… espera, no me dejes – Laura se levanto y solo consiguió lastimarse más, cojeo hasta llegar a la puerta de su recámara pero Dennis ya había bajado solo escucho la puerta cerrarse con fuerza.

El vacio lleno su cuarto… lleno su vida… se aferro con fuerza al marco de la puerta y lloro, lo había perdido todo, absolutamente todo.

****

Fue la peor semana de mi vida, estaba acabada, destrozada, angustiada, no había visto a Laura en una semana, ni en clases particulares, ni en la escuela, lo único que sabía es que estaría fuera de la escuela por una lesión en su tobillo, ni siquiera la molesta de Dennis se había presentado a las asesorías pero poco me importaba y hasta lo agradecía estaba más que segura que de haberla tenido aquí y si ella hubiera hecho cualquier especie de comentario estúpido no me hubiera controlado y hubiera descargado mi coraje en contra ella… menos mal que no estaba; la única que me había venido a visitar era Al aun cuando ya no la asesoraba, no tenía idea de cómo es que iba a pasar sus exámenes con lo cabezota que era para la química; sin embargo agradecía que ella tenía una cualidad excelente sabía escuchar maravillosamente bien y me daba buenos consejos, pero ahora habiendo llegado el fin de semana no sabía que hacer, afuera el sol brillaba con fuerza y el cielo estaba de un azul brillante y despejado… sin embargo poco me importaba, no me interesaba nada, odiaba haber terminado ya de revisar los trabajos de mis alumnos y de haber preparado ya el resto de los exámenes para terminar el semestre… ya había hecho de todo inclusive cambiar los muebles de un lado a otro, trabajar limpiando la casa hasta dejarla más que brillante todo con tal de poder olvidarme por momentos de Laura y del dolor que su traición ha dejado en mi corazón. Ya no sabía que más hacer… ya no sabía de que manera distraerme para olvidarla. Me tiré en el sofá y me cubrí el rostro con las manos, podía sentir nuevamente la necesidad de llorar. El timbre de la puerta me distrajo, me incorporé quedándome sentada un momento antes de decidirme a ir y abrir la puerta.

- Hola – me saludo Al quien venía acompañada por una chica que se ocultaba tras ella.

- Hola – le respondí sintiéndome intrigada por la persona que mantenía las manos sobre los hombros de Al y la cabeza pegada a su espalda impidiéndome ver su rostro.

- Pues espero que aun mantengas aquello que te pedí que guardaras como una promesa.

- ¿Promesa? – pregunte extrañada.

- Así es Karla – al decir mi nombre sonrío y se quito las gafas obscuras y quede impresionada al ver los ojos más hermosos que había visto en toda mi vida, eran grandes y de un color verde intenso francamente poco visto, al verlos recordé inmediatamente a una de mis alumnas.

- Es…meralda – y al decir ese nombre la chica que estaba tras Al alzo la cabeza y pude ver esa misma intensidad de color en los ojos de mi alumna que estaba sonrojada intensamente.

- Vaya que bien que ya no me tengo que presentar – me respondió Al – hermanita ve con Gustavo y dame una hora ¿de acuerdo? Traigan pizza y refresco ¿ok? Y ahora vete que tu maestra y yo tenemos mucho que hablar.

- Sí… - dijo tímidamente mi alumna – me quede en shock viendo a Esmeralda salir de mi patio y al volver la vista a Al esta me sonrío y me miro intensamente.

- Es hora de decirte quien soy ¿pasamos o te lo digo aquí afuera? – no le conteste solo me hice a un lado para que pasara, me quede de piedra viéndola entrar en la casa - ¿no te vas a quedar afuera, verdad? – su voz cargada de imperiosidad me hizo entrar y cerrar la puerta ella se recargo de espaldas al sofá, bajo ligeramente la cabeza y me miro sonriente – antes que nada me presento oficialmente contigo, mi nombre es Alejandra Duran Anderson y si soy la hermana mayor de Esmeralda y estoy aquí porque me debes un favor y pienso cobrártelo ya que me lo debes Karla – su sonrisa se esfumo de golpe y su rostro se torno serio – iré directamente al grano Teacher, Quiero que le hagas el amor a mi hermana.

- ¿Qu.. qué has… dicho? – me recargue en la puerta mirándola fijamente esperando que se riera en cualquier momento, buscando en sus ojos y en sus facciones algún signo de que todo ello no era más que una broma de mal gusto sin embargo la seriedad con la que me veía y la dureza de sus facciones me hizo temer que hablaba en serio.

- Hazle el amor a mi hermana – volvió a repetir, me quede fría, completamente helada, sus palabras parecían aún resonar en el aire y sus ojos seguían fijos en los míos y por más que seguía buscando algún atisbo de broma simplemente no encontré nada…

Sus verdes ojos fijos en los míos denotaban una seriedad absoluta, su rostro siempre alegre esta vez carecía de sonrisa inclusive su ceño estaba levemente fruncido; los segundos que se sucedían uno tras otro me parecían una eternidad, podía escuchar claramente el ruido proveniente del exterior y sin embargo dentro de la casa el silencio era abrumador.

- Estas… - pude al fin hablar – estas bromeando ¿verdad?

- ¿Me ves riendo? – me contesto seriamente y entonces mi mente fue un caos total “¿es que en verdad quería que yo le hiciera eso a su hermana?”

- Por Dios – dije después de unos segundos – ¿estás pidiéndome que yo le haga eso a TU HERMANA MENOR DE EDAD? – hice mayor énfasis en las últimas palabras.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – soltó una gran carcajada dejándome completamente anonadada pero por un pequeño instante más breve que el destello de un chispazo de luz me sentí aliviada - ¿pero que estas diciendo Teacher? Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja … ¿estas?... ja,ja,ja,ja,ja,ja ¿estas diciendo que moralmente lo ves mal? Ja,ja,ja,ja ¿tu? Ja,ja,ja,ja ¿Qué te has acostado con una niña de la misma edad que mi hermana? – y en ese momento esa breve sensación de tranquilidad desapareció total y completamente - ¡Por favor! Ja,ja,ja,ja,ja,ja ¡aaaaaaaahhh! – se controlo un poco y respiro profundamente y volvió a mirarme pero esta vez la comisura de su boca formaba una sonrisa de medio lado.

- ¿Pero por qué? – camine directamente hacia ella y la tome de los hombros – ya sé que… ya sé que hice eso con Laura pero… pero… esto… hacerlo así nada más con tu hermana.

- Nada de que hacerlo así nada más con mi hermana – me reclamo y su rostro perdió en segundos su sonrisa, me tomo de las manos y se soltó de mi agarre - ¿Por qué Laura accedió a acostarse contigo? – me pregunto de golpe mientras se iba a sentar al love-site?

- ¿Qué?

- Contéstame – dijo al tiempo que volvía a clavar su mirada en la mía - ¿por qué lo hizo?

- ¿Qué por qué lo hizo? … eso… ¿eso a ti que te importa?

- Me importa y demasiado – me respondió – así que respóndeme ¿por qué lo hizo?

- No, no te importa nada el porqué ella…

- ¡Lo hizo porque estaba enamorada de ti! ¡Carajo tanto trabajo costaba decir eso? – me dejo perpleja ella nunca había empleado ese tono de voz conmigo – hizo el amor contigo porque estaba enamorada de ti y por esa misma razón se lo harás a mi hermana porque ella esta enamorada de ti ¿entiendes?

- Pero yo no estoy enamorada de ella.

- No es necesario que lo estés – me respondió, suspiro profundamente y echo la cabeza hacia atrás cerrando sus grandes ojos.

- ¿Qué quieres decir con eso? – le pregunte y ella aun manteniendo sus ojos cerrados suspiro y sonrió de medio lado.

- Siéntate – me dijo – te contaré una historia – seguía manteniendo la cabeza hacia atrás y los ojos cerrados hice lo que me pidió y me senté en el sillón individual.

- Cuando iba en secundaria me enamoré de Gerardo mi profesor de matemáticas ¡Dios! Era un verdadero Adonis – dijo con entusiasmada voz – su cabello entre cano, sus ojos grandes y su piel morena sus labios perfectos y esa sonrisa que te derretía en un instante, sus enormes manos ¡Dios que manos más hermosas, fuertes, y cálidas! … su espalda y su pecho ancho y varonil uuuufff podías abrazarlo y tus manos nunca se tocaban, ¡aaahhh! En verdad era un Dios, él era mi Dios, no sabes me encantaba mirarlo, amaba escuchar su voz de trueno que me hacia erizar la piel, amaba absolutamente todo de él, lo amaba como una loca, le escribía poemas, le escribía canciones, versos, rimas en una palabra solo tenía ojos para él – sonreía mientras decía todo esto – y ya me conoces así que no te costará trabajo imaginar que obviamente le confesé mi amor y él me agradeció los sentimientos pero me dijo que era imposible que los correspondiera, eso me partió el corazón – su sonrisa se difumino – me deprimí pero no por eso deje de amarlo, todo lo contrario se convirtió en mi obsesión y mi único deseo; el primer año no tuve mucha suerte solo lo abarrotaba de poemas que siempre me ingeniaba para ponerlos en alguno de sus libros o le escribía notas en los exámenes – recupero su sonrisa mientras decía eso – pobrecillo – rompió a reír – seguramente lo paso muy mal pues te aseguro – por fin abrió sus ojos y ladeo la cabeza para mirarme – que nunca nadie lo ha acosado tanto como yo, para el segundo año ya no lo tuve a él como profesor, eso casi me rompe el corazón solo podía verlo de lejos cada vez que iba a alguno de los salones a dar clase sin embargo seguía escribiendo cartas de amor para él y como siempre pues encontraba la manera de que las recibiera, pero él seguía rechazándome por la diferencia de edad, el tenía en ese entonces 38 años y yo solo 14 así que efectivamente había una gran diferencia de edad pero ya sabes lo que dicen – me sonrío- la edad no es obstáculo ni barrera para nada, mi suerte llego justamente cuando estaba en tercero de secundaria tenía yo 15 años recién cumplidos cuando lo volví a tener como profesor y note que algo no iba bien en su vida, podía notarlo distante he ido como si cargase con un gran problema; y lo que más me sorprendió es que lo veía leyendo mis cartas en plena clase mientras nosotros resolvíamos algún ejercicio o examen y esta vez lejos de algún gesto de molestia notaba una hermosa sonrisa que me hacía esperanzarme de una forma inimaginable y un día - enderezo su cabeza y me mostro la sonrisa más esplendida que había visto en toda mi vida – al regresarnos un examen escrito en lápiz estaba un mensaje de él diciéndome que quería que me quedara después de que la clase acabara, ¡uufffff! No puedes ni imaginar la manera en la que mi corazón latió toda la clase me la pase contemplándolo y estaba maravillada y por supuesto terriblemente excitada tan excitada estaba que pensé que me había orinado encima ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – rompió a reír con ganas – bueno durante esa hora me la pase fantaseando en que me poseyera sobre el escritorio, alguna de las bancas, ¡el suelo mismo! Pero que me tomara y me hiciera suya.

- ¿Cómo podías pensar en semejante cosa siendo tu una niña?

- ¡Oh! vamos Karla – me miro como quien mira a un mentiroso – no me vas a decir ahora que tu nunca fantaseaste con hacer el amor con alguna de tus profesoras ¿no?

- Bueno… es… bueno… yo…

- Ya con eso es suficiente así que si sabes que si se piensa en sexo pues en mi multiplícalo por un millón, cuando todos salieron me pregunto que si tenía algo que hacer después de clases y como mis padres trabajaban todo el día pues ni cuenta se daban a qué hora regresaba yo de la escuela así que le dije que tenía toda la tarde libre y él me pidió que lo esperara sobre la avenida al salir de clases y créeme ¡claro que lo hice! Y mientras lo esperaba solo podía imaginarlo haciéndome el amor, no sabes estaba emocionada y ansiosa la espera había sido larga pero estaba segura que la recompensa sería maravillosa, él llego y me metí en su carro e inmediatamente le puse la mano sobre…

- ¡Qué hiciste qué?! – le miré con los ojos muy abiertos

- Dios Karla por favor contrólate mujer, digo no iba a desperdiciar esa oportunidad y además con eso quería confirmarle que estaba esperando obtener sexo con él, ya sabes lo que dicen y es muy cierto el hombre llega hasta donde la mujer lo permite y con eso le demostré que podía hacer conmigo lo que quisiera, no fuimos a un hotel porque obviamente yo era una menor de edad así que me llevo al departamento de su hermano, donde estaba viviendo ya que estaba separándose de su esposa quien lo traiciono con uno de sus compañeros de trabajo, en cuanto cerró la puerta me le eche encima y lo bese, lo acaricie bueno él tuvo que tranquilizarme y decirme que haríamos el amor pero que primero había que dejar algunas cosas claras, la primera de esas fue que debía quedar en completo secreto porque por eso podría ir a la cárcel y lo que lo detenía de acostarse conmigo era que podría ser indiscreta y no quería dejar solos a sus hijos por ir a prisión así que le perjure que nadie nunca lo sabría y la segunda fue que cuando se acabara nuestro idilio se habría acabado y que debía de aceptarlo, sin preguntas y sobre todo sin acoso, no voy a mentirte en este último punto si sentí un pinchazo en el corazón más sin embargo siempre me he considerado fuerte y aun cuando sabía que me costaría trabajo aceptar eso lo hice, y fue entonces cuando me pregunto que si podía hacer de todo conmigo y le dije que si, lo que deseara pero que entonces yo también podría hacer con él lo que deseara y él acepto. Y woow puedo decirte que fue el mejor sexo de mi vida, hicimos de todo, conmigo se atrevió a hacer cosas que no hacía con su esposa por ejemplo ¿sabías que a su esposa no le gustaba el sexo anal?

- ¿Qué te hizo qué cosa?

- Tranquila mujer lejos de dolerme estaba tan excitada que el dolor fue sumamente placentero ya que tenía unas manos muy hábiles.

- Ok, como que y es suficiente de tus aventuras sexuales ¿quieres decirme cual es el punto de que me cuentes todo esto?

- El punto es que fue la mejor experiencia de mi vida, nunca en mi vida fui tan desinhibida como con él, claro que lo soy pero esa emoción de la primera vez con la persona que tanto deseas es… es… - cerro las manos en un puño – más que increíble abrió las manos y se recargo de lleno en el sofá, su recuerdo lo mantengo vivo y satisfecho y además cuando tengo ganas de masturbarme basta con que recuerde la forma como me lo hizo y obtengo un placer indiscutible y el punto de todo esto es que quiero que mi hermana tenga el mismo recuerdo, no quiero que fantaseé sobre cómo pudo haber sido, sino que lo mantenga como un recuerdo satisfactorio, deberías de ver la cantidad de gente con la que trabajo y no hace otra cosa en las sesiones más que hablar de lo maravilloso que hubiera sido esto o aquello so se hubieran atrevido a llevarlo a cabo.

- ¿Qué sesiones? – le pregunte intrigada.

- A ver Karla – Al suspiro y me miro fijamente - ¿qué edad crees que tengo?

- Pues… no sé 23 quizás 24

- No, tengo 26 años pero me conservo bien – sonrío seductoramente – y gracias por la edad ¿Qué te tomas un cafecito, una copita? Ja,ja,ja,ja,ja – rompió a reír – mira Karla amo muchísimo a mi hermana, tanto como no tienes una idea me preocupo por ella y reviso sus tareas, estoy con ella tanto como me es posible y descubrí que tiene tu nombre escrito en cada hoja de cuaderno de cada materia menos en la tuya claro y en su cajón tiene miles de cartas de amor que no te ha entregado y las he leído y es tan hermoso lo que siente por ti que me atreví a venir y verte y analizar las probabilidades de que pudiera darse algo entre tu y ella, imaginaras porque tuve que usar los lentes obscuros, tenemos el mismo color de ojos y supe que si me mirabas te darías una idea de quien podría ser; soy de hecho Psicóloga tengo dos años ejerciendo la carrera, pero tuve que mentirte porque obviamente dando tu química y biología ¿Qué podrías enseñarme tu? – en cuanto dijo eso ahora entendía porque era tan mala para la química – perdonaras la mentira pero sabes que las relaciones homosexuales no son muy corrientes y en cuanto te vi me diste la impresión de ser heterosexual, sin embargo conforme vi la interacción que tenías con Laura supe de inmediato que habría una probabilidad; ahora bien no te pido que hagas de Esmeralda tu novia, tan solo quiero que le des un día, solo un día y que la hagas tan tuya como ella te hará suya.

- Pero yo… no puedo… yo no la amo

- El tampoco me amaba Karla – me miro fijamente a los ojos – pero eso no me importo porque mientras me tomaba y me hacia suya me estaba viendo a mi ¿entiendes? Me sonreía a mí, me susurraba palabras de amor al oído a mí, no quiero que ames a mi hermana solo que te brindes a ella un solo día nada más yo he hablado con ella le he dicho que llevara los mismos puntos que yo llevé con él, no decir nada de esto y sobre todo que será una vez y se acabo, ella me ha prometido que así sería, así que tienes nuestra palabra de que no te molestaremos después de que lo hayas hecho.

- ¿Pero ella? ¿estas segura de que es lo que ella quiere?

- Tiene fotos tuyas impresas en papel de las que ha sacado con su celular cuando estas en clase.

- ¿Qué?

- Quita esa cara mi hermana no es una acosadora ni nada por el estilo simplemente esta enamorada de ti.

- Pero tiene 16 años

- ¿Y qué? yo tenía 15 años

- Pero ¿no será solo que esta confundida? A lo mejor si le gustan los hombres pero…

- Nos tenemos tanta confianza que cuando ella me dijo lo que sentía me pidió tener relaciones con Gustavo.

- ¡Con tu Novio? – le pregunte exaltada.

- Tranquila ¿crees que permitiría que a mi hermana le hicieran daño? Estuve ahí todo el rato sin embargo no paso de que se besara con él y cuando le metió mano ella cortésmente le agradeció y con una sonrisa del tamaño del mundo me dijo que estaba completamente convencida de ser lesbiana, Gustavo y ella se llevan muy bien incluso esa tarde los tres nos pasamos el día abrazados viendo películas.

- Eso que me… dices ¿es cierto?

- Karla quita esa cara de espanto estamos en pleno siglo veintiuno.

- Pero eso no es razón para que….

- Mira prefiero mil veces que mi hermana haya tenido la confianza de pedirme que fuera Gustavo a que la hubiese encontrado con cualquier otro estúpido que le hubiese lastimado, le he inculcado a mi hermana la suficiente confianza para que me cuente todo lo que pasa por su cabecita, el sexo nosotros no lo vemos como la mayoría de la gente de esa forma morbosa y sucia, pecaminosa y oculta para nada Karla tienes que quitarte esa castración mental que desde niños nos imponen con las típicas frases de “eso no lo debe de saber un niño”, “tienes que llegar virgen al matrimonio” y las tan castrantes formas de darles libertades diferentes a los géneros humanos que si es hombre él puede “hacerlo” porque ni si quiera son capaces de decir “se puede acostar o tener relaciones sexuales con quien desee” tienen que emplear la palabra “hacerlo” y ¿por qué pude hacerlo? Pues ¡porque es hombre! O sea un ¡conquistador! Pero que una mujer se desarrolle sexualmente con varias parejas sexuales ni pensarlo porque entonces es una puta así de sencillo, admítelo Karla en nuestra sociedad las mujeres siempre estarán mil pasos atrás de los hombres porque la mujer aún tiene juzgado el con quien se acuesta, ¿sabes tu cuantas pacientes he tenido que me han dicho nunca he tenido un orgasmo? ¡Dios Karla es increíble! Son mujeres mentalmente castradas y emocionalmente afectadas inclusive en los países desarrollados se llega a dar este tipo de casos pero curiosamente en familias que provienen de culturas tercermundistas que consideran su cuerpo como una maquina de tener hijos y ya porque para eso se hizo el sexo, ¡o sea! ¡puedes creerlo? – Al hablaba con exaltación haciendo aspavientos con las manos y negando con la cabeza mientras en su rostro se notaba un claro gesto de desesperación y frustración – mira Karla – me dijo respirando profundamente y tranquilizándose un poco – no he venido a darte una clase de educación sexual ni quiero ni mucho menos espero que me comprendas porque intelectualmente hablando mi concepción del sexo y las formas de llevar una relación amorosa son en extremo diferentes a las tuyas lo único que quiero es que guardes una experiencia más en tu vida un día volverás el rostro atrás y recordaras a mi hermana como la única persona con la cual pudiste hacer cosas que jamás imaginaste y que lo disfrutaste ampliamente.

- ¿Pero cómo voy a…

- Lo harás – me dijo sentenciosamente interrumpiéndome en el acto – si es necesario recurriré a recordarte que si no fuera por mi aún seguirías engañada y en tu nube rosa de un amor que como verás no ha sido más que una falsa ilusión.

- ¡Como te atreves a decir que fue una ilusión! – me levante de sofá y ella hizo lo mismo y nos encaramos frente a frente – ¡tu no sabes nada de nosotras!

- ¡Sé más de lo que puedes imaginarte!, ¡sé que eres una cobarde! ¡con complejo de victima!¡siempre estas siendo victimizada!¡siempre cedes!¡sabes lo que quieres pero te da miedo dar el paso final para obtenerlo!, ¡tuviste que pedirle permiso a una niña de 16 años para hacer tu trabajo dejándole la responsabilidad de que fuera ella la que eligiera lo que TU DEBIAS HACER!, ¡Te crees responsable y lo eres hasta cierto punto pero la verdad es que en cuanto encuentras una relación te desprendes de tu madurez y dejas que la persona que es tu pareja tome el control de la relación!, ¡cada sábado te he visto conmigo, suspirando y viéndote la cara larga porque tu Laura se largaba y tu como buena noviecita en casa esperando a que te llamara o a que pasara de rápido a tu casa a decirte volví y nos vemos! ¿Qué clase de relación es esa?, en todo el tiempo que te conozco nunca te he visto marcarle a algún amigo tuyo, ¡te has embebido en una relación haciendo de ella el todo de tu existencia!, ¡no eres más que del trabajo a la casa y de la casa al trabajo!, ¡y para colmo de males! ¡a sabiendas de saber lo hermosa que eres te auto-boicoteas! – la escuchaba hablar pero era incapaz de pronunciar palabra alguna, estaba temblando de rabia, no podía creer que alguien pudiera hablarme de esa manera, quería decirle que se callara y que se largara de mi casa pero simplemente no podía hacerlo – ¡Eres hermosa, increíblemente preciosa digna de estar en las pasarelas pero dime tu! ¡Cuánto tiempo tuvo que pasar para que la metieras en tu cama?

- ¡Cómo iba a hacer eso siendo ella una menor de edad? – le pregunte exaltada – ¡no soy tan “liberal” como tu para….

- ¡Deja de ponerte trabas y excusas! ¡Sabes bien que si lo hubieras querido la hubieras llevado a la cama poco tiempo después de haberla conocido!

- ¡Ooooohhh! ¡Sí, sí, claro, claro! Como ¡TODAS las mujeres son lesbianas! ¡me la pude haber llevado sin complicaciones! – le dije tan sarcásticamente como me fue posible - ¡crees que todas las mujeres son lesbianas Psicóloga? – le pinche el hombro con el dedo mientras apretaba los dientes con fuerza,

- ¡Creo en el poder de la autoconfianza! – me espeto aventando mi mano a un lado – ¡en la seguridad de la persona como individuo! – me tomo del brazo y me giro de golpe y pude ver mi reflejo en el espejo de la vitrina que le daba a mi sala un efecto de profundidad, me miré un momento y desvié la mirada - ¡por qué no te miras?, ¡es que acaso no crees lo que dice el espejo de ti? – no quería verme al espejo, agache la cabeza - ¡por qué no eres capaz de aceptar que eres hermosa?, ¡mírate! ¡Desde que te conozco miras el espejo por breves segundos y escondes la mirada de tu propio reflejo!

- ¡Lo hago porque no soy hermosa!, ¡nunca lo he sido! – me solté de su mano y me lleve las manos al rostro.

- ¡Por qué? ¿por qué te lo decía tu ex pareja cada cinco minutos?

- ¡¡Sí!! – le grite y me deje caer de lleno en el sofá, me sentí desnuda, derrotada, apaleada por una verdad que odiaba pero a la vez reconocía como cierta, era verdad, era verdad, había perdido el control de mi misma, se lo había dado por completo a mi ex pareja cuando anduve con ella, que comer, que vestir, a donde ir, que hacer, todo absolutamente todo lo decidía ella y yo solo me dejaba guiar, no ponía peros ni protestaba, simplemente me dejaba guiar y todos los males de la relación los asumía como culpa mía siendo que no era así pero ¡era cierto! Siempre me sentí su víctima, siempre me sentí violada con sus múltiples agresiones y sin embargo nunca proteste, nunca me revele cuando hasta un perro a base de recibir tantas patadas es capaz de llegar a morder a su dueño y yo era patética y deprimente porque lejos de llegar a eso terminaba lamiendo la suela de su zapato minimizándome así todavía más, no podía soportarlo el dolor en mi pecho crecía y mi llanto se había vuelto convulsivo, ya no tenía control de mi, era capaz de escuchar mis propios lamentos, era capaz de sentir esa pérdida de la realidad que te envuelve por un momento y te hace querer estar muerta en ese momento, en mi mente le gritaba a Dios que me matase en ese momento porque el dolor era tan intenso que no podía más, ya no podía soportarlo más.

- Esta bien – me dijo después de un rato Al – todo esta bien – me tenía abrazada y apenas era consciente yo de que tenía mi rostro hundido en su pecho – no fue culpa tuya… escuchaba algunas de sus frases pero mis oídos los sentía tapados y tenía un dolor de cabeza que estaba matándome – no ha sido culpa tuya – era cierto todo lo que Al decía, pude haberme llevado a Laura a la cama desde el inicio pero me detenía yo misma y me pretextaba su corta edad cuando yo misma he sabido de maestros más viejos que yo que sostienen relaciones con sus alumnas a quienes les sacan una ventaja de hasta 30 años, deseaba a Laura, la deseaba en verdad pero era cierto que no quería llevar una relación seria con ella al inicio, era verdad, ¡era verdad! al principio me bastaba con tener al objeto de mi deseo así como tal como una mera ilusión, como una mera esperanza de que algún día se volvería realidad, yo podía leer esos pequeños gestos en ella que me daban el indicativo de que si seguía no obtendría un no por respuesta por eso yo misma me cerré a ella por tantos meses centrándola en los estudios y nada más porque me bastaba sentir amor y deseo y esperanza pero era incapaz de iniciar mi relación con ella cuando estaba tan recientemente separada de mi fracaso amoroso, era cierto muy internamente sabía que yo misma me auto saboteaba, también era verdad que aún cuando mi ex me repetía cada cinco minutos que ella era más hermosa que yo, que yo no era nada agraciada pero aún así sabía que podía serle atractiva a otra persona sin embargo tanto me repetía lo mismo que termine odiando verme al espejo porque cada vez que lo hacía podía escucharla decir “¿Qué tanto te ves?, estas horrible como siempre” o “¿Qué te quieres ver, lo fea que estas?”… me odiaba por seguir oyendo su voz, me odiaba por seguir siendo su víctima cuando ella ya no era parte de mi vida; ¡era verdad!, ¡era verdad! yo sabía que podía llevar una relación con Ana pero yo misma me lo negué porque no quería, ¡SIMPLEMENTE NO QUERIA UNA RELACION DE ESE PESO NI DE ESA RESPONSABILIDAD! Pude haber hecho algo con ella pero simplemente me negué y me ilusione con Laura con todas mis fuerzas porque a final de cuentas con ella tener mi espacio y mi libertad siempre sería una posibilidad, demasiadas responsabilidades tendría Laura por ser hija de familia, fiestas, compromisos con sus familiares y así yo… así yo podía echarle la culpa a ella, me diría a mi misma “no eres tu, es Laura que no se da tiempo para estar contigo” y de esa forma… de esa forma mi responsabilidad la menguaría y no me sentiría culpable… sin embargo no sucedió así porque me enamoré, en verdad me enamoré tan perdidamente de ella que quise tomar por primera vez mi responsabilidad por eso mi ansiedad de querer verla, de conocer todo de ella y de salir con ella porque sea como sea ella fue el impulso que llevo a mi corazón a sentir y a querer entregar todo de nuevo, porque por ella la esperanza de formar algo sólido se consolido en mi pensamiento como una piedra angular… porque en verdad la amaba… y sin embargo ella… ¡ella rompió mi fe y mis esperanzas e ilusiones!.. ¡ella me dejo por!... ¡por una estúpida chica pelirroja que además era chichifa?, ¡una sórdida vendedora de sí misma?, ¡se atrevió a cambiarme por esa idiota?... – mi tristeza se fue convirtiendo en coraje, en deseos de venganza contra ella, contra mi ex y hasta contra mi misma por ser tan estúpida e ingenua, me sentía llena de dolor y despecho para decir – Lo haré – le dije con la voz tan clara como me fue posible – voy a… hacerlo… haré el amor… con tu hermana.

- Gracias – le escuche decir y me abrazo más contra ella – no vas a arrepentirte.


****


Las lágrimas rodaban por mi rostro y seguían así sin parar… el pecho aún me dolía y me sentía incapaz de levantarme de la cama, hacía una semana que no iba a la escuela… y no me importaba en absoluto… ni siquiera me había bañado… agradecía a Dios por esa convención de Odontología a la cual había asistido mi madre en Puerto Vallarta… tan solo me había quedado con Andrea mi hermana que era un verdadero ángel me ha estado consolando desde entonces… y me ha repetido hasta el cansancio que ese chico era un idiota y que no merece mis lagrimas… ¡Cuánto me ha costado mentirle! ¡Cuánto me ha costado decir su nombre en vez del de Laura!, me di vuelta sobre la cama mirando fijamente la pared, me ardía la cara de tanto llorar, me dolía la cabeza y me dolía el pecho y el alma y me sentía tan vacía, tan sola, mi pequeña habitación se había convertido en un abrir y cerrar de ojos en un gigantesco desierto desolado, muerto… estéril… abandonado… no solo había perdido al amor de mi vida… sino que al mismo tiempo había perdido a mi mejor amiga… estaba abandonada de todo y de todos… mi única y verdadera amiga había sido Laura para mi todas las demás personas con las que interactuaba eran solo compañeros, solo eso… me di la vuelta y mire de lleno el techo, podía sentir el incesante llanto fluir de mis ojos y esta vez correr hasta el interior de mis oídos, me di la vuelta y miré el espantoso espacio de mi habitación perfectamente ordenada pues no me había levantado desde el día siguiente que descubriera el engaño de Laura… cerré los ojos y me tape la cabeza con las cobijas y deseé morirme en ese mismo instante, me sentía tan vacía… me sentía completamente sola… ¡Dios! Que sentimiento más ¡horrible! Nunca en mi vida me sentí como en ese momento, podía escuchar tenuemente el ruido de la calle… un mundo completamente vivo estaba detrás de mis paredes pero yo… yo ya no pertenecía a él… mi vida estaba repleta de fantasmas que me la recordaban y lo peor de todo es que aún cuando no la quisiera recordar ella estaba ahí, siempre en mis pensamientos y en mis recuerdos que me sobrevenían una y otra vez sin que yo pudiera evitarlo… eso estaba ¡matándome!, estaba a punto de volverme loca… ya no podía más, en verdad ya no podía más.

- Hola dormilona – la voz de Andrea me distrajo de momento, pero no me sentía con humor para conversar con ella - ¿sigues durmiendo?

- Sí, así que vete y déjame en paz por favor – le conteste debajo de mis cobijas.

- Para tu mala suerte no me iré – se sentó a un lado mío – sal de debajo de las cobijas necesito hablar contigo.

- No quiero hablar, quiero dormir, quiero morirme… quiero…

- No digas tonterías – me arrebato las cobijas de encima dejándome al descubierto.

- Por todos los cielos Dennis realmente apestas por favor sal de la cama y vete a bañar.

- No quiero – le respondí haciéndome un ovillo y enterrando mi rostro entre las manos – déjame sola – le pedí.

- ¿En verdad quieres que te deje a solas? – me pregunto mientras me tomaba de las manos e intentaba verme la cara - ¿no te ha asustado tanto silencio?

- ¿cómo lo sabes? – pregunte rápidamente quitando las manos de mi cara.

- Mi vida, ¿te olvidas que también he tenido mis desilusiones amorosas? ¿recuerdas a Moisés?

- ¿Tu novio de la preparatoria? – le pregunte recargándome sobre uno de mis codos

- Así es, ¿te acuerdas que tampoco salí de la habitación por una semana? – me sonrió y me agito el flequillo de la frente.

- Sí me acuerdo mi mamá me mandaba cada hora a preguntarte como estabas.

- ¡Ja!, ¿en serio? Quien lo dijera pensé que lo hacías porque estabas preocupada por mi – se cruzo de brazos mirándome ofendida.

- No seas tonta claro que estaba preocupada por eso iba a verte a tu cuarto – me incorporé y me senté con las piernas cruzadas – estaba preocupada porque no comías nada.

- Pues bueno yo estoy igualmente preocupada por ti así que aquí tienes – me dio un cubito envuelto en papel dorado – comételo.

- ¿Qué es?

- Te gustará ya lo verás

- De acuerdo – quite el papel y vi un cubito de chocolate suspiré y me lo lleve a la boca, lo comí bastante rápido porque desde la mañana no tenía nada en el estómago.

- ¿Te lo acabaste ya? – me pregunto

- Sí – le conteste – esta muy bueno

- Pues bien toma otro – dijo colocando el cuadrito en la palma de mi mano, estuvo así durante un buen rato haciéndome mención de sus relaciones fallidas y de la pena que eso le causo, cada vez que terminaba un chocolate ella me daba otro y así sucesivamente - Entonces le dije a Efraín ¿sabes que? a engañar a tu madre a mi no me ves la cara de tu idiota y le avente su ramito de rosas que me llevaba directo a la cara ¿te lo acabaste corazón?

- Sí – le conteste sintiendo la boca dulcísima.

- Toma otro – me dijo poniéndolo en la palma de mi mano.

- Ya no quiero tanto chocolate me ha dado sed.

- No te preocupes estoy preparada – se inclino un poco y me dio una botella de agua la cual casi le arrebate de las manos y por casi nada me acabo de un solo trago, cuando acabe de tomar el agua respiré ligeramente agitada por la boca repetidas veces.

- Tranquila mujer no te la bebas tan deprisa ja,ja,ja,ja,ja,ja

- Uuuffff – suspiré – gracias necesitaba tomar algo, pero ¿por qué me estas dando a comer tanto chocolate?

- ¿En serio quieres saber? ¿de verdad, de verdad, de verdad?

- Sí.

- Bueno te lo contaré todo si me dejas bañarte –me sonrió y me acaricio el cabello.

- Pero si hace años que no me bañas además ya estoy grandecita para eso.

- Anda si quieres saber entonces tienes que pagar el precio – me sonrió y me abrazo haciendo que perdiera el equilibrio y terminara con la cara en sus piernas.

- Esta bien, esta bien – le dije – pero deja levantarme – le pedí y curiosamente me sentí ligeramente de mejor humor.

9 comentarios:

  1. Carajo......perdón, pero enserio, me hiciste llorar.
    (snif,snif)
    Pobre karla, Laura desgraciada, se lo merece por.......!uy¡, no mejor lo dejo en punticos
    Ya hasta Dennis me da lastima, y ahora?....

    Pd:Alejandra esta loca, no?
    en fin, hasta el prox
    Bye

    ResponderEliminar
  2. Ahhhh...se me olvidaba, gracias por tu comentario del dibujo, me hiciste sonrojar.
    Y en serio, Sheila, que bien escribes.
    Creo que voy a crear un club de fans, de pronto al estilo Shizuru.
    ¿Alguien se apunta?
    ya veremos.....
    bye

    ResponderEliminar
  3. !!YO ME APUNTO..!!! ;-)...!!!, jijijiji.... cada quien busca lo que quiere no? y entonces todas tienen lo que buscaron..!! es decir nda pasa por que no se quiso.. eso veo que pasa con estas chicas.. como me copa esa Al.. jeje me recuerda ahh. jejeje basta..!! sheila ohhh gran sheila.. jeje muy alagadora ya.. entonces esto grandiosa.. mm!! no.. no sirvo para alagar jeje aqui tu siempre fiel lectora deseandote todo lo bueno

    ResponderEliminar
  4. eeeh!! yo tambien me apunto en eso del club de fans! jeje :D .. aaah se lo merece por jugar con una gran persona... ya qe (ok..ok.. es un FIC..) por qe como ella.. hay pocas...Al ante todo me solprende.. una vez mas digo yo consolaria a esa chica linda de nombre karla! sirve qe me de unas clasesitas de biologia...em..aunqe eso no tenga nada qe ver con mi carrera! xDD(okok..es un FIC) xD .. saludos hermosa escritora favorita! :D
    un beso...esperando como siempre la siguiente parte :D

    ResponderEliminar
  5. Gracias!!!!! un club tipo Shizuru que lindo Gracias Preciosas!!! Son lo Máximo!!!! Las quiero Muchisimoooooo!!!! Les Mando Millones de Besos!!!!! Guapas!!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya puedo comentar!!!!! yupiiiiiiii
    ME alegra que Laura haya pagado por sus pecados -_-. Ahora solo espero que Karla y Dennis puedan ser felices y rehacer sus vidas y que Laura acabe con gonorrea o alguna cosa asi... ¬¬ hija de mala praxis!!!
    Por cierto te odio... aunque llegue a las 6 de la mañana a casa enciendo el ordenador para ver si actualizaste... ¿que me has hecho? me has convertido en una yonky de tu blog

    ResponderEliminar
  7. Ya me sospechaba yo que esa Giselle seria la perdicion de Laura y al parecer no me equivoqué xDDD, que pena me da con la pobre de Karla, solo ha tenido decepciones amorosas en su vida, es mas hasta Dennis que no la soporto me da pena por todo lo que esta pasando, por kami que ese Laura se merece... umm ni siquiera sé que le deseo, espero que se queda bien sola por un tiempo a ver si aprende a no jugar con las personas, jaja y me parece super chistoso que Karla y Dennis piensen que Laura tenia esa clase de relacion con Giselle, ellas que de por si no se soportan cuando se enteren que Lau andaba con las dos al mismo tiempo se querran sacar los ojos xDDD, y bueno el personaje de Al tambien me intriga bastante, espero ver pronto mas de tus trabajos Sheila, que estes bien, bye.

    PSD: Yo apoyo a Mz, cada 10 minutos reviso tu blog para ver si has actualizado una historia ShizNat y nada, kami sama que me has vuelto adicta a ellas.

    ResponderEliminar
  8. Pero que capitulo tan fabuloso por fin se le cayó el teatrito a Laurita como dicen en mi tierra se quedo sin el chivo y sin el mecate por taruga, me has dejado sorprendida con que Al es hermana de Esmeralda y que liberal es esta chica al hacer todo esto para que su hermanita tenga su primera vez con Karla, en realidad me alegro de que Esmeralda se haya enamorada de Karla porque ha permitido que alguien ayude a Karla a entender que ella vale mucho y que no necesita que otra persona le diga lo que vale, me da un poco de pena con Dennis porque aunque se le cayó la venda de los ojos con Laura todavía no sabe lo de Karla y Lau, por otro lado que hace Alejandra dándole tanto chocolate a Dennis que no sabe que eso engorda XDDDDDD (aunque a mí me encanta el chocolate).
    Querida Sheila en serio me tienes completamente enganchada a esta historia y por supuesto sigo completa e irremediablemente enamorada de la misma, me encantan todos los puntos que tocas en ella son realmente fascinante. Gracias por regalarnos tu maravilloso trabajo.

    PD. Podrías explicarme para que eran las cartas de colores que no entiendo de que les sirvió esas pruebas a Al para pedirle a Karla que se acostara con su hermana tengo mucha curiosidad XDDD.

    ResponderEliminar
  9. Mi Querida MzDaRkGirL xDDDDD ja,ja,ja,ja siento que debería estar entonces en la lista de drogas prohibidas xDDDDDD naaahhh que lindo tu comentario preciosa, muñeca divina, gracias hermosa eres lindisima, me alegra saber que me sigues de esta manera eso es super nice.

    Mi dulcisima y hermosisima miyuki2103 xDDDDD que lindo saber que te gusta mucho como escribo y que constantemente estas aqui para ver si he subido algo nuevo gracias hermosura que dulce eres preciosa xDDDD je,je,je,je como la buena droga empezaré a venderme caro xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,aja,ja,ja naaaaaaaahhhhhh no es cierto. Gracias hermosa te mando mil Besos!!!!

    Mi encantadora, adorada y bellisima jeniferyma pues bien dejame comentarte que el secreto de tanto chocolate ya lo leeras en el siguiente capitulo que estoy apunto de subir y con respecto a lo de los colores mira hay una prueba Psicologica que una vez realizo una amiga de mi mamá que precisamente es Psicologa y en ese entonces me hizo la prueba de los colores, tiempo después me explico que con esa prueba se puede determinar que tan segura esta una persona de saber lo que quiere, por ejemplo Laura mostró una tremenda indecisión acerca del color que más le gustaba, sin embargo Karla y Dennis saben lo que quieren ya que apesar de tener la oportunidad de cambiar el orden de los colores no lo hicieron porque estan seguras de que color es su favorito y cual no. De tal forma que tenemos en Laura a una persona que aún se sigue buscando y tenemos dos mujeres que saben quien son y lo que desean. Nice ¿cierto? Te Mando Besos Preciosa!!!!!

    ResponderEliminar