miércoles, 10 de marzo de 2010

Pastel De Bodas Un Beso Para La Novia Cap. 5.1





V
La Boda… Un Beso para la Novia


V. I
El Templo


Natsuki camino lentamente por las calles de Kyoto, no sabía a donde ir ni que hacer el tiempo seguía su curso, el brillo de su hilo del destino era muy tenue, pero aún brillaba y eso significaba que aún había esperanza.

- ¿Por qué no puedo? – se preguntaba una y otra vez al tiempo que intentaba tomar el pedazo de hilo que colgaba tristemente de su dedo - ¿por qué si ya he aceptado mis sentimientos por ella?... tengo que lograrlo… - sus ojos se anegaron en llanto – ¡tengo que poder!, sino…sino…Shizuru…¡no puedo permitir que él se quede con ella! – decía intentando en vano asir el pedazo de hilo místico, al doblar en una esquina algo le imperio a levantar la vista y se topo de frente con un templo, se veía sumamente ruinoso, parecía abandonado, una extraña sensación se apodero de ella creándole una imperiosa necesidad de subir las viejas escaleras que conducían a ese templo. Al llegar a la cima noto que efectivamente todo estaba en ruinas, el lugar se veía completamente desierto siguió caminando, el silencio que imperaba en ese lugar era verdaderamente inquietante, demasiado tranquilo para el gusto de Natsuki que miro detenidamente la vieja construcción la cual parecía a punto de derrumbarse, un extraño brillo rojizo llamo su atención, sin pensárselo mucho se acerco poco a poco, al tocar la puerta esta se abrió de par en par y una rojiza luz brillante deslumbro a Natsuki obligándola momentáneamente a cerrar los ojos – pero que… - dijo al tiempo que abría lentamente los ojos - ¿qué es… que es esto? – pregunto mirando de lleno la habitación; una esfera de color rojo brillante se hallaba flotando al centro de la misma y debajo de ella había una especie de circulo dorado rodeado por una intensa luz plateada, el techo tenía un extraño color rojo violáceo y las paredes aledañas tenían un brillante color oro con extraños pentagramas dibujados al centro de las mismas.

- ¿Asombroso no es así? – una voz se escucho por todo el recinto, Natsuki volteo a todos lados pero no vio a nadie – hace mucho tiempo que no veía entrar a ningún mortal tras esas puertas.

- ¿Quién…? ¿Quién eres?

- Ja,ja,ja,ja,ja que falta de educación la mía, es cierto no me he presentado – Natsuki miro atentamente la esfera de luz y noto como una mano y un pie salían de la misma y eso le causo que casi se fuera de espaldas.

- ¿qui…¿Qui… ¿quién eres tu? – le pregunto mientras veía a un hombre descender de un salto del interior de esa gran esfera.

- Yo mi querida Kuga Natsuki soy el tejedor de destinos – el hombre le sonrió afablemente, era un anciano de cabello blanco hasta la mitad de la espalda con una larga barba blanca y una túnica color rojo con vivos en dorado en el cuello y en los puños.

- ¿Cómo…cómo sabes mi nombre?

- Yo he puesto ese hilo rojo en tu dedo meñique cuando naciste, sería extraño si no te conociera ¿no crees?

- Tu… has puesto esto en mi dedo

- En el tuyo y en el de todos y cada uno de los seres humanos de este mundo… Kuga Natsuki – el viejo camino dando vueltas en derredor de ella – te había elegido una hermosa pareja, sus almas estaban hechas la una para la otra, fortaleza, energía, espíritu, ¡nobleza!, ¡ah! Definitivamente Shizuru es una de mis chicas favoritas, te ha sabido proteger bien ¿cierto?

- Eh…mmm…sí – dijo con voz apagada y bajando la mirada.

- Es una pena que ya no vaya a ser para ti – dijo con tristeza y un dejo de molestia a la vez.

- ¿Cómo? – Natsuki quedo sorprendida - ¿ya no será para mi?

- El destrozado hilo que cuelga de tu dedo es prueba fehaciente de ello – el viejo levanto la ceja y meneo la cabeza en negativo - ¿qué pasa con la gente de hoy día? uno se esfuerza para encontrar a la mitad de su alma y ¿qué hacen? simplemente lo ignoran como lo has hecho tu, sea como sea para el resto de la gente tarde o temprano terminan encontrándose, sin embargo para tu mala suerte en tu caso ya no hay remedio,

- ¿Cómo? – pegunto Natsuki abriendo enormemente los ojos.

- Uno de mis descendientes ha elegido a la mitad de tu alma y a cortado tu hilo del destino uniéndolo a él, ahora le pertenece – el viejo suspiro – no hay nada que puedas hacer.

- Pero… pero – refuto Natsuki – eso no es verdad él mismo me ha dicho que si…

- No me lo digas, te ha dicho que si tu amor es lo suficientemente fuerte podrás arrancarle el hilo del destino, ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – se soltó a reír al tiempo que Natsuki apretaba su mandíbula y formaba puños con las manos.

- Deja de reírte y dime ¡cómo puedo recuperar a Shizuru? – Natsuki se acerco al viejo y quiso tocarlo pero no pudo hacerlo ya que una energía que manaba de él hacia imposible que se acercara.

- Ya te lo he dicho, mi nieto esta jugando contigo, no hay manera de que un mortal pueda poner sus manos sobre alguno de los hilos, él único que puede hacerlo soy yo y mis descendientes y hasta para ellos tiene un costo muy alto.

- ¿A que te refieres?

- Mi nieto – suspiro mirando el techo rojo violáceo – ha perdido la mitad de su vida por profanar su propio destino.

- ¿Qué? – Natsuki no podía dar crédito a lo que escuchaba.

- Su amor por Shizuru es en verdad genuino – cerro los ojos y suspiro – sin embargo ella no le pertenecía y hay que pagar ese precio por retar al destino de esa manera.

- Pero si tu voluntariamente – se volvió a ver a la chica – ofreces darle a mi nieto lo que resta de tu hilo entonces su vida no será truncada, aunque claro tu permanecerás sola por el resto de tu vida hasta que vuelvas a nacer y un nuevo hilo sea atado a tu meñique.

- ¿Darle voluntariamente lo que resta de mi hilo? – pregunto Natsuki meneando la cabeza en negativo - ¡cómo pretendes que haga eso?, ¡no dejaré a Shizuru en manos de ese tipo!

- ¿Tanto te aterra permanecer sola por el resto de tu vida? o ¿es que en verdad amas a Shizuru?, ¿qué es lo que realmente hay en tu corazón? – el viejo le miro seriamente.

- Yo… yo… - Natsuki miro sus manos el hilo seguía con su tenue brillo agitándose ligeramente de un lado a otro.

- El hilo del destino, el hilo rojo que conecta las almas y el corazón de los mortales uniéndolos a su otra mitad – dijo el viejo haciéndole una señal con la mano a Natsuki para que caminara a su lado, se detuvieron justo a un lado de ese extraño circulo dorado rodeado de una intensa luz plateada – hay dos clases de seres humanos, los que poseen el latido y los que poseen el maná … cada vez – dijo el anciano – que un humano que posee el latido nace – el dorado liquido fue perdiendo su color para dar lugar a la imagen de un recién nacido acostado en una cuna de hospital – se desprende un hilo de la esfera del destino – en ese momento de la esfera se desprendió un fino hilo de brillante color escarlata mismo que tomo el viejo y ató al dedo meñique izquierdo del recién nacido – una vez atado el hilo en el latido este se desprende y se sumerge en este portal que se encarga de unir el hilo al dedo izquierdo del humano que posee su maná, la imagen se difumino y dio lugar a otra en donde un niño jugaba con un perro en un parque el hilo se ató solo al meñique izquierdo del niño que no paraba de reír – y entonces el alma – dijo el anciano – está completa latido y maná unidos, es ahí donde nace esa esperanza en los corazones de los seres humanos, en la que saben que hay alguien que solo es para ellos, la otra mitad de su alma, o como algunos le llaman, su alma gemela – el viejo sonrió complacido.

- ¿A qué te refieres con latido y maná? – pregunto Natsuki recordando momentáneamente cuando era niña y jugaba con su cachorro al igual que ese niño.

- El alma esta compuesta por dos elementos básicos el latido que es la fuerza vital del alma y el maná que es quien la alimenta a lo largo de la vida mortal de los humanos, para cada latido hay un maná, ninguno es igual, cada uno es único en su especie y en su clase, yo coloque el hilo que cuelga ahora abandonado en tu dedo meñique lo que significa que tu tienes el latido y Shizuru es tu maná.

- ¿Shizuru… es… mi maná? – pregunto muy lentamente.

- Cuando conociste a Shizuru ¿tenías la necesidad de estar cerca de ella?

- Yo… - Natsuki frunció el entrecejo – yo... no sé… sí…

- ¿La buscabas constantemente aún cuando sabías que era quizás para algo sin importancia pero lo hacías porque de una forma extraña sabías que querías estar a su lado?

- Yo… - Natsuki se mordió el labio inferior, sus mejillas se ruborizaron tenuemente mientras fruncía el entrecejo – yo… - apretó las manos formando puños.

- Me preguntaste que ¿cómo podías recuperar a Shizuru?, esa respuesta la encontraras por ti misma; verás lo fuerte que es el maná… Kuga Natsuki, tu mana es una mezcla preciosa una fuente que parece nunca acabarse, bebiste de tu maná a proporciones gigantescas y en gran cantidad – el viejo frunció el entrecejo – y jamás le diste a tu maná un latido y aún con ello tu maná te siguió proveyendo de una fuerza inusitada…¿quieres recuperar a Shizuru?, pues entonces si eres capaz de recorrer el mismo camino espinoso que le hiciste caminar a lo largo de su estadía contigo y logras que ella te miré y te perdone….

- ¿Qué ella me miré y me perdone? – Natsuki se volvió a mirar al viejo del cual resplandeció una luz rojiza que le envolvió por completo, sus ojos se volvieron blancos.

- Vive Kuga Natsuki ¡¡¡EL CAMINO DE LA REDENCION!!! – Natsuki cerró los ojos con fuerza y sintió que todo a su alrededor se estrechaba al punto de no poder respirar siquiera.

- “Voy… voy… a morir – sintió que perdía el conocimiento.

- Camina a través de sus mismos pasos Kuga Natsuki… mira bien a tu maná… y si no eres digna de poseerle entonces yo mismo retiraré lo que resta de tu hilo y convertiré a Yusuke en el latido de Shizuru… todo depende de ti… vence o ríndete… - las puertas del santuario se cerraron… y Natsuki yacía inconsciente en un lugar sumamente conocido.



****

Shizuru estaba mirando de frente su vestido de novia, lo tomo entre sus manos y un gesto de dolor se formo en su rostro, al momento en que lo iba a arrancar del maniquí se llevo la manos a la cabeza pues repentinamente sintió un dolor inmenso que le nublo por un momento la vista, ahogo un grito cuando sintió una punzada atravesarle el corazón como si una daga filosa le estuviera asesinando, perdió el conocimiento cayendo al suelo llevándose consigo el maniquí que portaba su vestido de novia…


****

El sol brillaba con fuerza y el trino de los pajarillos en los árboles sumado al ruido de las voces y las risas de los estudiantes que caminaban despreocupadamente junto a ella le despertaron.

- ¿Dónde?... ¿Dónde estoy? – Natsuki abrió lentamente los ojos – el sol le deslumbro un poco – Es verdad yo… - se incorporó lentamente.

- ¡¡Shizuru – sempai!! – gritaron unas chicas provocando en Natsuki el volver el rostro violentamente para ver efectivamente a Shizuru rodeada de un grupo de chicas que le miraban con verdadera admiración – ¡waaaa es tan bonita! – dijo una chica mirándole con ojos de amor.

- Ara, ara – Shizuru sonrió a las estudiantes – me siento halagada de ser conocida por las alumnas de primer año – sonrió sincera.

- Shi…zu…ru… - Natsuki no podía creer lo que estaba viendo – dio un par de pasos, mientras sus ojos se anegaban en lagrimas – Shizuru – camino más rápido – Shizuru… - empezó a correr en dirección de su alma gemela.


****

Shizuru estaba en su cama de rodillas junto a ella estaba Yusuke tomándola de la mano y mirándola con suma ternura.

- Shizuru – murmuro Yusuke acariciándole la mejilla con sumo cuidado – regresa en ti mi amada Shizuru – se llevo la mano de la chica a los labios y deposito un suave beso en los dedos de su prometida.

- Yu…su..ke… - Shizuru despertó lentamente, no recordaba del todo que había sucedido pero si recordaba que se había desmayado, Yusuke le sonrió – ¿estas… triste? – pregunto Shizuru elevando la mano y acariciándole la mejilla con suavidad.

- Shizuru… - susurró Yusuke quedando sorprendido ante el gesto de su prometida.

- Tonto – Shizuru le sonrió – no debes de estar triste en dos días nos casaremos – se afianzo de la mano de su prometido y se incorporó lentamente, entrecerrando los ojos levemente pues un ligero dolor de cabeza le aquejo.

- No te incorpores tan rápido Shizuru – le miró con preocupación – hace un rato te has desmayado y…

- Ara, ara Yusuke es tan lindo – Shizuru por primera vez en lo que llevaban de conocerse le miro con un dejo de coquetería que provoco que Yusuke se ruborizara tenuemente – ¿estabas preocupado por mi? – le sonrió entrecerrando los ojos y regalándole un gesto de ternura se acerco a él lentamente entrecerrando los ojos – Yusuke será un marido maravilloso – le echo los brazos al cuello y por primera vez le beso dejando a Yusuke sorprendido.

- “¡Ah! Shi…zu…ru” – pensó el chico quien aún se sentía reticente a hacer cualquier movimiento que pudiera romper ese momento tan anhelado por él.

- ¡¡¡¡Shizuruuuuuuuuuuuu!!!!! – Natsuki corrió directamente a la chica que seguía sonriendo y mostrándose amable con las chicas de primer ingreso, Shizuru por un momento miró en dirección de Natsuki y un gesto de interrogación se formo en su rostro – “Shizuru esta mirándome, esta mirándome” – al llegar hasta ella y cerrar su abrazo entorno a la chica ojirubí sintió caer en un precipicio largo y obscuro pues le traspaso como si de un fantasma se tratará – esto no… puede… - le traspaso por completo quedando de espaldas a Shizuru, se quedo de piedra al percatarse de la situación.

- ¿Esa chica?... se ve tan… solitaria – murmuro audiblemente Shizuru haciendo que Natsuki volviera el rostro lentamente tan solo para ver a su joven yo de hacía 4 años caminar solitariamente por las jardineras – esa chica – murmuro una vez más Shizuru - ¿por qué siento que quiero conocerla más?

- Shizuru…¿qué esta pasando?... ¿qué esta pasando?... ¡Queee?????

- Bienvenida a tu reto Kuga Natsuki – la voz del viejo se escucho en todo derredor – he aquí lo que me has pedido, encuentra la salida por ti misma, incluyendo las respuestas que se hayan ocultas en lo más profundo de tu corazón pero hazlo pronto o….

- ¿o qué? – Natsuki miro hacia arriba una luz rojiza se materializo en el cielo abriendo un portal desde el cual miró el franco beso entre Shizuru y Yusuke – mentira… eso… eso no puede estar pasando… - Natsuki trago saliva al ver eso y meneo la cabeza en negativo – Shizuru no puede estar… ella no…

- Encuentra la respuesta Kuga Natsuki o en cuanto ella diga acepto el lazo que une a Yusuke y Shizuru será consagrado y no podrás recuperarla nunca… encuentra la respuesta Kuga Natsuki… - la voz del viejo se disolvió en el aire.

- ¡¡Es… espera!! – grito Natsuki pero fue demasiado tarde – la imagen se disolvio en el azul del cielo – Shizuru… Shizuru no puede… ella no puede – sintió por primera vez los celos apoderarse de su corazón… ¡maldición Yusuke no te saldrás con la tuya! ¡recuperaré a Shizuru! ¡¡Lo Jurooooooooo!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario