miércoles, 10 de marzo de 2010

Pastel De Bodas Un Beso Para La Novia Cap. 5.2

V.II
El camino de la redención


Natsuki miraba atentamente el lugar donde estaba, no había ninguna duda, era primavera y ese era su primer año en el Instituto Fuuka; Shizuru caminaba rodeada de un grupo de chicas que no dejaban de admirarle, Natsuki siguió de cerca los pasos de Shizuru, se veía tan desenvuelta y tan llena de confianza, en verdad tenía el aire de una princesa.

- “A veces esto es un poco cansado” – Natsuki se detuvo en seco y levanto la vista ¿había escuchado bien? – “estar rodeada de gente en ocasiones es un poco abrumador” – los ojos de Natsuki se abrieron desmesuradamente al ser consciente de que estaba escuchado los pensamientos de Shizuru – “esa chica… ¿por qué siento que necesita de mi ayuda?”

- Shizuru – las mejillas de Natsuki se ruborizaron tenuemente - ¿apenas verme ya sabías que necesitaba de ti? – apretó las manos formando puños y sintió un dolor en el pecho – y yo… ¿por qué nunca me di cuenta? – en ese momento todo en derredor se obscureció, temiendo volver a sentir esa opresión que le impido respirar cerro los ojos con fuerza, sin embargo al ver que nada sucedía los volvió a abrir lentamente; aún seguía estando al lado de Shizuru, pero el escenario había cambiado.

- ¡Ah! Esta colina, yo siempre venía a sentarme aquí para estar alejada de los demás – giro el rostro para ver a Shizuru mirar tiernamente a su yo cuatro años más joven.

- “Ara, ara pequeña Natsuki-chan” – Shizuru esbozo una dulce sonrisa – “no es bueno para ti estar tan sola” – pensó mientras veía el azulado cabello de Natsuki agitarse con el viento de primavera – “Me haré tu amiga Natsuki-chan y haré que en tu carita se refleje una hermosa sonrisa” – Shizuru sonrió y se dio la vuelta.

- Shizuru me miraba – susurro Natsuki mirando las espaldas de su yo joven – ella desde el inicio se fijo en mi… una chica tan simple y solitaria.

- Personalmente yo nunca me habría fijado en alguien como tu – Natsuki pego un grito y casi se cae de espaldas al ver al viejo junto a ella.

- ¿Qu.. qué haces aquí? – le pregunto Natsuki mirándole sorprendida

- Bueno fue mi error te envié demasiado lejos y no tienes tiempo de verlo todo, así que lo reduciré a lo esencial, así que prepárate porque será duro – Natsuki sintió que una vez más era arrastrada por una fuerza que le oprimía de tal forma que no le permitía respirar pero en esta ocasión al menos no se desmayo.

Cuando Natsuki abrió los ojos se vio a ella misma vestida aún con el uniforme de primero intentando abrir una puerta que llevaba a la dirección el lugar estaba bañado en color dorado y supo que era el atardecer.

- Maldición – dijo su yo cuatro años más joven – tengo que ver los expedientes que tienen archivados aquí estoy segura que algo se oculta en esta extraña escuela.

- Natsuki-chan – la voz de Shizuru hizo que a la joven Natsuki se le erizaran los cabellos haciendo una cara graciosísima.

- Fu… Fujino-san – Natsuki le miró con el rostro cubierto de sonrojo, volteo rápidamente hacia todos lados y al ver que solo era Shizuru la que paseaba por ahí soltó un suspiro de alivio – ¡Aaaaahhh! – se recargo contra la puerta que intentaba abrir.

- ¿Qué hacías Natsuki-chan? – Shizuru le sonrió - ¿estabas intentado quizá tener una reunión con algún novio, aprovechando que los directivos se han ido?

- ¡No digas tonterías! – vocifero Natsuki con una cara francamente graciosísima - ¡Cómo voy a perder mi tiempo de esa forma tan estúpida? – su rostro estaba sumamente sonrojado.

- ¡Aaah! Menos mal – dijo Shizuru llevándose la mano al pecho – por un momento pensé que Natsuki-chan se estaba convirtiendo en una chica mala.

- ¡No digas tonterías! – volvió a decir – es solo que… - su rostro se torno nuevamente serio.

- ¿Necesitas entrar a la oficina? – pregunto Shizuru sacando un juego de llaves – si quieres puedo abrir la puerta por ti,

- ¿Cómo es que tu? – Natsuki le miro con incredulidad.

- ¡Ah! – suspiro mientras pasaba junto a ella – no es nada solo le estoy haciendo un favor a Hitomi-san.

- ¿A la presidenta del consejo estudiantil?

- Sí, me ha pedido que guarde estos expedientes en esta oficina, ya has de saber que Hitomi-San por ser la presidenta del consejo estudiantil tiene acceso a todos los edificios de la escuela, ella lo hubiera hecho pero esta muy ocupada así que me ha pedido que le haga este favor.

- Ya – dijo Natsuki olvidándose momentáneamente de su ansiedad por revisar los expedientes que había tras esa puerta.

- Adelante Natsuki-chan – Shizuru le sonrió invitándola a pasar.

- Ah, em.. gracias – dijo Natsuki pasando y lo mismo hizo Natsuki del presente.

- “Ahora que lo pienso Shizuru siempre fue amable conmigo” – pensó Natsuki mientras veía a su yo más joven que miraba las estanterías con cierta ansiedad.

- ¿Podrías esperarme aquí Natsuki-chan?, aún tengo que traer otros expedientes, ¿te molesto si te dejo las llaves también?

- No – dijo Natsuki tomándolas y rozando ligeramente la mano de Shizuru quien sintió un trémulo calor provenir de su corazón.

- “¡Ah!, Natsuki-chan es tan cálida, que hace sentir a mi corazón feliz” – pensó Shizuru regalándole una sonrisa – bien Natsuki-chan enseguida regreso, cerraré la puerta, espero que no te moleste.

- No, no, esta bien.

- Gracias Nat…su…ki-chan – dijo en una pequeña cantaleta y le sonrió mientras cerraba la puerta, Natsuki traspaso la puerta como si de un fantasma se tratará y fue a situarse junto a Shizuru.

- “Natsuki-chan esta buscando algo, me pregunto si tendrá que ver con… esos extraños fenómenos que se han estado presentando en el instituto, sea como sea, quiero poder ayudarla tanto como pueda”

Natsuki y Shizuru caminaron por los pasillos mientras la luz dorada que bañaba el cielo poco a poco perdía su color para dar paso al negro de la noche.

- No sé que sea, pero el estar cerca de Natsuki –chan hace que mi corazón lata más y más deprisa. – dijo Shizuru cerrando los ojos y llevándose la mano al pecho, ante tales palabras Natsuki se sonrojo.

- Que cruel eres Fujino Shizuru – la voz de una chica provoco que Natsuki volviera el rostro, era Kuro-Hitomi

- Ah, Hitomi-san – Shizuru le sonrió.

- Aún no me he ido y tu ya estas cambiándome por una estudiante que prefiere perder el tiempo paseando a motocicleta que estar en sus clases.

- Ara, ara, ¿será posible que Hitomi-san este celosa? – Shizuru se rió por lo bajo.

- Que cruel eres – la chica sonrió de medio lado mientras se cruzaba de brazos y cerraba los ojos – sabes bien cuales son mis sentimientos por ti y aún así no tienes reparo en hacerme saber que nunca podré lograr nada contigo.

- Hitomi-san eres alguien a quién admiro y respeto – Shizuru se acerco a ella y le echo los brazos al cuello – quisiera poder corresponderte Hitomi-san, pero – Shizuru ladeo la cabeza a un lado – no puedo sentir lo que tu sientes por mi – ante tales palabras Natsuki abrió grandemente los ojos – así que ya que Hitomi-san será trasladada a Tokio le dejaré un recuerdo – le sonrió y sin decir una palabra presiono suavemente su labios contra los de la alta chica, Hitomi la ciño a su cuerpo y las lagrimas rodaron por sus mejillas.

- Shizuru – dijo Hitomi separándose lentamente de ella – realmente eres muy cruel – se enjugo las lagrimas con el envés de la mano y le sonrió tristemente mientras recargaba su frente contra la de ella - ¿serás mi sucesora? – le pregunto – creo que no hay nadie mejor calificada que tu.

- No – dijo Shizuru separándose lentamente de ella – si me convirtiera en la presidenta estudiantil tendría mi tiempo demasiado ocupado – Shizuru suspiro mirando a través de la ventana las primeras estrellas del cielo – “y no tendría la oportunidad de acercarme más a Natsuki-chan” – pensó – además – continuo Shizuru – creo que Haruka-san estará encantada de tomar tu lugar.

- Ni hablar – dijo Hotomi negando con la cabeza – me aterra el solo hecho de pensar que es lo que haría si llegara a tomar mi lugar, con seguro esto se volvería una anarquía total.

- Hotomi es muy mala al decir eso, es solo que Haruka-san tiene mucha energía – Shizuru se rió por lo bajo mientras tomaba los demás expedientes y los llevaba a su pecho.

- Shizuru – susurro Natsuki – ¿pero entonces porque fue que te convertiste en la presidenta estudiantil?

- Nos vemos mañana Hitomi-san Shizuru le sonrió y le dio la espalda.

- La chica que consiga tu corazón será muy afortunada Shizuru – susurro Hitomi – es una lastima que no sea yo – se dio la vuelta y se alejo a paso tranquilo, Natsuki se quedo viendo momentáneamente a Hitomi – sin lugar a dudas era una chica hermosa y muy inteligente; recordaba poco sobre ella ya que fue transferida a otra escuela no mucho tiempo después de que ella ingresara en su primer año de instituto, se volvió a ver a Shizuru y corrió hacia ella.

- ¿Por qué te convertiste en Presidenta del Consejo Estudiantil Shizuru? – pregunto una vez que estuvo junto a ella, pero suspiro al ser consciente que no obtendría respuesta ya que ella no era más que un fantasma en ese momento.

Shizuru llego a la oficina donde dejo a Natsuki y antes de que abriera la puerta la escucho vociferar desde dentro.

- ¡No me va a dar tiempo! – la voz de Natsuki se escuchaba irritada - ¡esto es demasiado para revisar! – Shizuru abrió la puerta muy lentamente para no hacer ruido.

- “Natsuki–chan se ve tan linda cuando esta irritada” – Shizuru cerro momentáneamente los ojos y sonrió, pero no dijo nada se limito a mirar a la chica que no dejaba de pasar hoja tras hoja de un expediente que tenia entre las manos.

- ¡Aaaahhh! – exhalo Natsuki dejando el expediente sobre la mesa – si tan solo tu viera más tiempo – volvió el rostro a la ventana y admiro las estrellas – la presidenta del consejo estudiantil tiene acceso a toda la escuela ¿eh?, Fujino-san tiene acceso a este tipo de sitios porque es amiga de Kuro-san… si yo fuera amiga de Kuro-san seguramente tendría la oportunidad de revisar partes de la escuela que están restringidas para estudiantes comunes como yo – suspiro con desanimo.

- “¿Amiga de Kuro-san, porque es la presidenta estudiantil y tiene acceso a toda la escuela?” – pensó Shizuru abriendo enormemente los ojos – “¿eso significa que si tomo el lugar de Hitomi entonces Natsuki se acercara a mí?” – cerro lentamente la puerta y se recargo en la pared elevando la vista al techo – “pero si me hago cargo de la presidencia estudiantil… entonces… ya no podré fundar el club de té que tanto he añorado” – bajo la vista al suelo y suspiro – sin embargo – sonrió suavemente – “si de esa forma puedo lograr que Natsuki este más tiempo a mi lado, entonces… entonces” – levanto la mirada y sonrió – “valdrá la pena echarme encima tanta responsabilidad… sí, quiero ayudarla tanto como pueda… Natsuki-chan… seré la presidenta del consejo estudiantil”

- Shizuru tu… - Natsuki le miro sorprendida – ¿te echaste encima toda esa carga solo para ayudarme? – sin desearlo las lagrimas rodaron por sus mejillas – ¿dejaste de lado algo que realmente querías tan solo por mí?, ¿Por qué Shizuru?... si lo único que he hecho es hacerte a un lado de mi vida constantemente… no importándome nada… no importándome tus sentimientos, ni siquiera el saber de porque me ayudabas tanto… tan solo tomando todo lo que pudiera convenirme de ti – en ese momento todo se oscureció y una vez más Natsuki viajo, esta vez se vio a sí misma y a Shizuru en la sala del consejo estudiantil, Natsuki se miraba realmente molesta.

- Lo lamento Natsuki-chan pero aún siendo la presidenta estudiantil no puedo acceder a esa parte de la escuela.

- ¿Pero por qué no? – Natsuki le miro molesta.

- No es cosa mía, esa parte esta destinada solo a personal que…

- Olvídalo – dijo Natsuki tomando su casco – ya veré la forma de entrar, es más que obvio que no siempre podré confiar en que me ayudes – uso un tono frío y descortés – salió de la sala dejando a Shizuru sola y con el rostro afligido.

- Natsuki-chan – susurro Shizuru al tiempo que dejaba escapar las lagrimas que se negaban a permanecer en sus ojos – lo siento tanto… en verdad que lo lamento tanto – su rostro tomo un gesto de desespero y golpeo de un puñetazo su escritorio – en su cara se formo un rictus de dolor que hizo tragar saliva a Natsuki.

- Shizuru – Natsuki camino hasta ella y quiso abrazarla pero sus manos simplemente la traspasaban y un sentimiento de impotencia se apodero de su ser - ¿cómo puede ser tan cruel contigo? lo lamento tanto Shizuru, en verdad que sí – el dolor en el pecho se acrecentó – me lastima tanto verte así y saber que soy yo la causa de tu llanto, no poder consolarte están frustrante y atormentante.

La escena se desvaneció y se vio envuelta una vez más en esa obscuridad, que parecía tragarle sin misericordia, poco a poco vio todas y cada una de las ocasiones en que Shizuru derramo lagrimas o se entristeció por su causa, cada vez el pecho le dolía más y más a veces era tan fuerte que tenía que apretarse el pecho con fuerza, “no soy tu amiga”, “no te importa a donde vaya”, “no te metas en mis asuntos”, “es cuestión mía”, “no necesito que me ayudes”, “déjame en paz”, “limítate a investigar lo que te he pedido, no me pidas que te explique nada”, “sé cuidarme sola”, “te he dicho que no”, cada una de estas frases le causaba dolor, y sin embargo siempre veía en Shizuru una sonrisa, un gesto amable o una palabra de aliento para ella, para las últimas imágenes en las que se mostraba recientemente declarándole su amor a Shizuru ya no podía sostenerse en pie el dolor en su pecho era demasiado intenso, tanto que estaba de rodillas apretando su pecho con ambas manos, sudaba copiosamente, mientras respiraba con dificultad.

- ¿Duele latido? – la voz del viejo se escucho en derredor – sí, apuesto que estas lista para rendirte y cederme voluntariamente el hilo que resta en tu dedo, si lo haces el dolor se desvanecerá, olvidaras por completo a tu maná, no habrá más tristeza, ni llanto, Shizuru será feliz al lado de mi nieto y tu vagaras por la vida sin recuerdos de tu maná; no extrañaras lo que no conociste así que no habrá perdidas… todo tendrá un orden natural.

- No pienso…aarrggg…mmmmppppffff… rendir…me – dijo elevando el rostro mientras sudaba sin cesar – en ese momento vio como Shizuru intentaba besarle y como ella misma interponía sus manos haciendo distancia entre ellas – aaaarrggghh – Natsuki cayó de rodillas respirando con dificultad se apretaba con verdadera fuerza el pecho el dolor era verdaderamente insoportable – una vez más Shizuru intentaba besarle y una vez más Natsuki le había rechazado, Natsuki abrió enormemente los ojos y grito de dolor.

- Todo ese dolor lo ha cargado tu maná, insulso latido ¿creíste a caso que podrías soportar tanto sufrimiento?... ¿tu?, un simple latido que necesita de su maná mismo que en este momento te esta olvidando – en el rostro del anciano se formo una sonrisa cargada de ironía – ese hilo que llevas en tu dedo a perdido un poco más de su brillo – le miro desafiante mientras Natsuki se hallaba tirada en el suelo con la mirada perdida y el rostro bañado en sudor con un rictus de dolor que mostraba sin lugar a dudas que no podía más – pareces un animal herido de muerte latido… un vulgar animal agonizante… ¿qué se siente cuando matan tu alma?... ¿a qué te sabe la agonía de tu maná?... ¿te sientes débil?... ¿sientes que te falta fuerza?... no es solo porque estas saboreando el dolor y el sufrimiento de tu maná… no… la verdad es que en este momento tu maná esta borrándote de su memoria, el beso que le ha dado a mi nieto es prueba fehaciente de ello.

- “Shi…zu…ru” – pensó Natsuki dejando escapar un nuevo grito que perforo el silencio del santuario.

- Que patética criatura yace a mis pies – dijo el anciano llevándose la mano a la cintura y desenvainando su katana – debería simplemente terminar con tu triste existencia, arrancarte lo que resta de tu hilo y desaparecerte de este mundo ¿no te parece bien?... estoy seguro que en este momento la palabra muerte suena en tu cabeza a libertad… a descanso y paz… ¿no es así?

- Te equi…vocas…no pue…do… morir aquí – la voz de Natsuki provoco que retrocediera un par de pasos.

- ¿Pero… cómo… cómo es que aún puedes hablar? – le viejo le miro sorprendido.

- Shi…zu…ru… - hablo cerrando los ojos con fuerza – Shizu…ru… ha soportado… todo este… dolor y… sufri…miento… que le he… causado – de sus ojos manaron sendas lagrimas que resbalaron por sus sonrojadas mejillas – si dejará que… me matases… entonces… - se incorporo con dificultad pero no por completo, con una mano apretaba con fuerza su pecho y con la otra se limpio la saliva que escurría por la comisura de su boca – sus ojos los mantenía entrecerrados y veía ligeramente borroso el entorno – entonces… no me lo perdonaría… nunca… si Shizuru… si Shizuru fue capaz de soportar esta… agonía… entonces… en…ton…ces tengo… tengo… que logarlo... no puedo escapar… tan fácilmente… dejando que me mates... además… tengo algo que… decirle a Shizuru – se tambaleo sobre si misma pero pudo mantenerse en pie, con su cuerpo ligeramente encorvado dio un par de pasos hacia el sorprendido anciano quien solo atino a guardar su katana - ¿y ahora hacia donde debo… continuar? – pregunto Natsuki ahogando un grito de dolor que amenazaba con brotar de su garganta.

- Parece ser que te he subestimado latido… si crees poder seguir entonces – señalo con su mano un sendero que lucia visiblemente escalofriante – vence al bosque del olvido.

- ¿El bosque del… olvido? – pregunto Natsuki mientras apretaba el puño con fuerza.

- Así es – dijo el viejo cerrando los ojos y llevando las manos tras su espalda – el bosque del olvido hará que se borré Shizuru de tu memoria por completo, te confundirá y te llevará al borde de la locura… no podrás distinguir entre la realidad y la fantasía… entre las mentiras y la verdad… irás con paso vacilante en un mundo irreal pero que a la vez será tan real que no sabrás hacia donde dirigir tus pasos – el viejo le dio la espalda – ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – rió estrepitosamente – esta será la última vez que te vea latido estoy seguro de ello pues nadie ha logrado salir del bosque del olvido, en cierta forma siéntete feliz ya que vivirás lo que resta de tu vida envuelta en un mundo de fantasía que será tan real que terminaras por perderte. Pero… si logras salir entonces quizás exista una posibilidad… adelante Latido un reto espera por ti ¿serás capaz de superarlo?... yo creo que no – se volvió a mirarla una última vez – por cierto latido tu maná está empezando a olvidarte lo más seguro es que el día de la boda ya ni siquiera exista el más mínimo recuerdo de ti.

- Voy a conseguirlo – dijo Natsuki con determinación – voy a recuperar a Shizuru.

- Lo dudo latido pero adelante… inténtalo el reto es tuyo, supéralo si te crees capaz – el viejo camino mientras se iba desvaneciendo en una luz rojiza violácea.

- Lo haré – dijo Natsuki con determinación, mientras caminaba a duras penas rumbo a la entrada del bosque del olvido – no me olvidaré de ti Shizuru, ¡jamás! 


1 comentario:

  1. Asiiiiii
    se me habia olvidado esta historia
    y de verdad me encanta pero ya quisiera una conti por fa

    ResponderEliminar