miércoles, 10 de marzo de 2010

Pastel De Bodas Un Beso Para La Novia Cap. 1



Autora: Sheila Segovia S. 

I
La Noticia

Natsuki caminaba lentamente por las jardineras del colegio, la brisa agitaba levemente su azulada cabellera, ya era nuevamente primavera y una rara sensación de nostalgia se apoderaba de ella, se detuvo bajo la sombra de un árbol y levanto la vista, el cielo estaba completamente despejado y los rayos del sol se filtraban a través de las ramas y las hojas de los árboles. Su vida había cambiado completamente desde el suceso del año pasado, las peleas se habían acabado, el mundo era nuevamente un lugar seguro y ella no lucharía ya nunca más… hacía un año que nadie le gastaba bromas… hacía un año ya que nadie le hacía sonrojar con algún dulce-pícaro comentario… hacia un año que Shizuru se había ido de su vida… Natsuki misma la había sacado de su vida…
1 año antes:
Shizuru preparaba su maleta, su rostro se notaba triste ella sabía que era hora de decirle adiós a lo que más amaba en este mundo, cada vez que metía algo dentro de la maleta sentía como si parte de su corazón se despedazara. Llamaron a la puerta, dejo a un lado su suéter, antes de abrir la puerta respiro profundamente y logro esbozar una sonrisa pero al abrir la puerta su sonrisa fue sustituida por una expresión de sorpresa.
- Natsuki…

- Hola… yo – volvió a un lado el rostro – solo quería desearte buen viaje.

- Gracias – musito levemente.

- Bueno yo…

- ¿Quieres tomar el té? – le acoto rápidamente

- Bueno verás…

- Esta sería la última vez – dijo Shizuru con un dejo de tristeza que opacaba su leve sonrisa.

- Es… está bien – dijo Natsuki sintiendo un extraño malestar al notar a Shizuru tan triste.
Natsuki se sentó en el suelo de frente a la mesita de café, siguió a Shizuru con la mirada quien se dirigió a la cocina para traer el té. Para Natsuki, Shizuru siempre había sido una persona a la cual calificaba de fuerte y dinámica, estaba segura de ser la única persona que la conocería de verdad, estaba segura de saber casi todo de Shizuru, sin embargo esa tristeza que afloraba en su rostro era algo demasiado nuevo, nunca la había visto llorar desde que la conoció y fue solo… aquel día que le vio llorar por ella… por su rechazo, pero… ¿qué podía hacer ella?... Nunca pensó que… pero muy en el fondo sabía que esa última afirmación no era del todo cierta… muy en el fondo… ella siempre supo que lo que miraba en esos rubíes era algo más que una simple amistad… y ahora no estaba lo que siempre afloro en ese rostro… aquellas sonrisas o aquellas miradas de comprensión; ahora lo único que podía observar era tristeza y un dejo de resignación que en verdad le molestaba.
- Mañana… - dijo tratando de parecer indiferente – mañana te irás ¿verdad?
Hubo un momentáneo silencio de parte de Shizuru que solo era llenado por el sonido del agua al caer dentro de la taza.
- Sí – dijo al fin – mañana regresare a Kyoto – su rostro se torno un poco más serio.

- Lo dices como si eso fuera un castigo – agrego rápidamente Natsuki encogiéndose de hombros y cerrando los ojos – deberías estar feliz, has terminado la escuela con altos honores, puedes ir a la Universidad que desees, en cambio yo – su rostro se descompuso en una mueca de disgusto – tendré que quedarme aquí no uno sino ¡dos años más! Y todo por…

- Toma – Shizuru coloco la taza delante de Natsuki – bébelo con cuidado está caliente – intento sonreír.

- Si… si gracias – musito sintiendo sus mejillas ruborizarse levemente.

- Extrañaré eso de ti – Shizuru le sonrío sincera.

- ¿Qué cosa? – pregunto Natsuki tomando la taza entre sus manos y observando el reflejo de su rostro en el humeante líquido.

- La forma como te sonrojas y desvías la mirada.

- Pues yo no extrañaré nada de ti – dijo secamente frunciendo el entrecejo.

Se produjo un momentáneo silencio que pareció ser eterno, el ruido de un avión que cruzaba por el cielo lleno el vació de palabras que simplemente se negaban a salir.
- Le he pedido – pudo al fin articular Shizuru – a Mai que te ayude con…

- ¡Yo no necesito ninguna clase de ayuda! – espetó Natsuki levantándose de la mesa tan rápido que derramo el té sobre la misma.

- Natsuki… – Shizuru le miro perpleja.

- ¡Deja ya de tratar de ayudarme! – le grito mirándole desde todo lo alto, su mirada estaba plagada de un coraje y una irá infinita - ¡Cuándo vas a entender que NO TE NECESITO?!, ¡No te necesito a Ti ni a nadie! ¡Te ha quedado claro?!

- Natsuki yo… yo no… - sus ojos se anegaron en lagrimas

- Si he venido es solo para asegurarme de que mañana te largas – dijo fríamente, provocando en Shizuru un calosfrió que le recorrió por entero, sintió como si toda la sangre de su cuerpo huyera de su cuerpo en rápida caída, dejándole solo un vacío frio y doloroso.

- Nat… - sus palabras murieron en sus labios Natsuki le dio la espalda

- Me alegra mucho que te largues – dijo mientras caminaba rumbo a la puerta – en verdad era un fastidio tenerte cerca de mí.

La puerta se cerró tras ella, no vio a Shizuru quedarse helada en su sitio durante horas con la mirada perdida, con ese gesto de dolor entremezclado con esa triste sonrisa dulce amarga que provocaba en su boca un sabor a hiel que le envenenaba hasta el alma, no le vio derramar sendas lagrimas que resbalaban por su rostro en franca caída una tras otra quemándole cual si fueran lava del más furioso y mortífero volcán sobre la tierra. No le vio morir de dolor, no le vio llevarse las manos al rostro para ahogar el grito que dejo morir dentro de su pecho. Simplemente no le vio más.

- ¡Corre Mikoto! – la voz de Mai le saco de sus recuerdos volteó el rostro para ver a su amiga correr hacia ella con una sonrisa en sus labios.

- ¡Hey Natsuki! – le grito saludándole con la mano ¿irás con nosotras al Karaoke? – se detuvo frente a ella.

- No – dijo secamente girando el rostro a un lado

- ¿Por qué estas tan…? – Mai suspiro mientras era tomada del brazo por Mikoto, así que ya lo sabes… - dijo con un tono lastimoso – Cuando recibí la invitación simplemente me negaba a creerlo – siguió hablando provocando en Natsuki una momentánea confusión - ¿Quién iba a decir que Fujino - san iba a casarse?, después de lo mucho que ella sentía por…

- ¿Qu… qué… qué dices? – se volvió violentamente hacia ella con los ojos muy abiertos.

- ¿Es que tu no…? – pregunto Mai confundida - ¡Oh! – dijo al comprender que Natsuki no sabía nada sobre la boda de Shizuru – perdona yo creí que…

- Shizuru… ¿Shizuru… va a casarse? – pregunto con incredulidad

- Bueno si pero creí que tu ya…

- ¿Shizuru… va a – Natsuki no entendía porque se sentía de esa manera, ¿qué era esa ansiedad que le recorría el cuerpo por entero?, ¿esa sacudida violenta que sintió moverla de su sitio? ¿Y esa sensación repentina de ardor en el estómago? – ella… va.. a casar…se? – sintió la boca secársele súbitamente y un amargo sabor le embargo la boca.

- Bueno mira… verás… - dijo Mai recriminándose mentalmente una y mil veces su falta de prudente discreción – pues… yo… - Mai no sabía cómo explicarle la llegada y la sorpresa que fue para ella recibir esa invitación.

- ¿Cuándo? – pregunto casi sin aliento.

- El… el sábado que viene – respondió Mai bajando suavemente su voz.

- Pero eso es en cinco días - miró a Mai directamente a los ojos

- Lo… lo sé – respondió girando el rostro a un lado y concentrándose en Mikoto quien se restregaba alegremente en su brazo.

Cuando regreso la vista hacia Natsuki notó como esta ya llevaba varios metros lejos de ella por un momento sintió el impulso de ir tras ella y brindarle su apoyo pero simplemente sus piernas se negaron a hacerlo porque sabía de antemano que no sabría siquiera que decirle, sacudió el flequillo de Mikoto y le sonrió tristemente.

- Mai… - susurró - ¿estás triste? – su rostro denoto preocupación.

- No… - dijo quedamente – vayamos al karaoke ¿quieres? – Mikoto asentó afirmativamente varias veces con la cabeza mientras le regalaba una hermosa sonrisa y un cálido abrazo restregando su rostro en el pecho de Mai.

- A estas alturas – susurro muy quedamente Mai – si dejaras de hacer eso – en verdad lo extrañaría – la tomo de la mano y antes de emprender el camino giró su rostro para ver la lejana silueta de Natsuki desaparecer tras una esquina. 

3 comentarios:

  1. estupendo... genial.. me gusta mucho tu historia.....

    ResponderEliminar
  2. Gracias!! mi estimado/a me alegra que te haya gustado!!! Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola señorita Segovia, la verdad es q no me gustan tanto los fanfics como las historias originales, y pues amor en prepa me tiene super enganchada, conti,conti...para dejar mi despiste, este fanfic me parece interesante y le daré una oportunidad...ya te diré...chau!!!

    NR

    ResponderEliminar