sábado, 6 de marzo de 2010

MIENTRAS DORMIAS Capitulo 1


Disclaimers: Los personajes pretence en su totalidad a Sunrise.

Autora: Sheila Segovia S.

Capitulo I

¿Te Vas?

La tranquilidad de esa jardinera había sido roto por las replicas de dos de las más poderosas ex-Hime, incluso las pacificas aves que posaban tranquilas sobre las ramas de los árboles echaron a volar estrepitosamente por el nuboso cielo.

- No, no, no, no y ¡NOOOOO! ¡NO le diré a Shizuru que me gusta! – Natsuki se cruzo de brazos mirando airadamente a Mai.

- Pero si tu misma lo has dicho

- ¡En sueños! ¡lo he dicho en sueños! ¡Tu me lo has dicho!

- Esta claramente demostrado que por nuestros sueños habla nuestro subconsciente – le sonrió mirándole burlona – así que es más que obvio que te gusta.

- ¡Por supuesto que No! – le sujeto de los hombros y le jaloneo con fuerza – ¡y esto debe de quedar solo entre nosotras! ¡nadie más debe saberlo!

- ¿Saber qué? – pregunto Mikoto que llegaba y abrazaba a Mai del brazo

- ¡Nada que te incumba! – le grito a Mikoto mientras se sonrojaba hasta la nuca.

- No es nada – dijo Mai sonriéndole a la chica que le abrazaba – es solo que mientras estudiábamos Natsuki se ha quedado dormida y ha dicho…

- ¡QUE NOOOOOOO! – gritó Natsuki mientras le tapaba la boca a Mai con ambas manos – No he dicho nada, ¡NADA! – decía mientras miraba a Mikoto con el rostro aún en brillante color carmín.

- Ara, ¿Qué sucede aquí? – ese acento puso rígida a Natsuki que trago saliva con dificultad mientras soltaba lentamente a Mai quien al verse libre de las manos de su agresora respiro copiosamente. Shizuru sujetaba con ambas manos delante de ella su portafolio escolar y saludo a las chicas con una dulce sonrisa.

- Shizu…ru – dijo casi mecánicamente al tiempo que le miraba con verdadero terror

- Natsuki – le sonrió – ¿me podrías acompañar un momento?

- Pues… yo no puedo porque estoy estu….

- ¡Hasta la vista Natsuki! – para cuando volvió el rostro Mai y Mikoto llevaban recorridos casi 100 metros de distancia.

- ¿Eh?... – la cara de Natsuki tenía un gesto graciosísimo mientras veía cada vez más lejos a su traidora amiga.

- ¿Natsuki? – esa voz le erizo la piel y lentamente volvió el rostro para mirar esos ojos que le estaban viendo con una traza de tristeza que trataba de esconderse tras una tenue sonrisa - ¿vamos? – le hizo un gesto con la mano invitándola a caminar a su lado.

- ¿De qué quieres hablarme Shizuru? – pregunto mientras se llevaba las manos a la nuca y la miraba de reojo.

- Te lo diré cuando lleguemos al sitio indicado – le sonrió y empezó a caminar, Natsuki le siguió.

Ambas chicas caminaban en silencio, el verde del follaje, el cielo ligeramente cargado de nubes, el canto de las aves y la ausencia de personas daban una sensación de paz infinita a su caminata, Natsuki miraba de vez en cuando a Shizuru, por momentos recordaba el sueño que había tenido y se ruborizaba levemente – en este sueño ella entraba a la sala del consejo estudiantil y veía a Shizuru mirando el ocaso bañada en una esplendorosa luz dorada al volverse para mirarla Natsuki solo fue capaz de pronunciar “Me Gustas Shizuru” palabras que salieron de su sueño directamente a su boca para ser escuchadas por Mai – se ruborizo, bajo los brazos y frunció levemente el entrecejo.

- ¿Falta mucho para llegar? – pregunto Natsuki resoplando mientras cerraba un momento los ojos.

- No, no falta mucho – respondió Shizuru sin mirarla y no dijo más.

Siguieron caminando un largo trecho en silencio y Natsuki comenzaba a sentirse un tanto cuando incomoda por el silencio entre ellas puesto que Shizuru siempre tenía algo que decir, le volvió a mirar de reojo y noto cierta seriedad no habitual en ese rostro que tantas veces contempló.

- Parece que este día no tienes mucho que decir – Shizuru no le contesto tan solo ladeo el rostro para verla y le regalo una tenue sonrisa que incomodo a Natsuki quien ladeo la cabeza para el lado opuesto con el fin de esconder el tenue rubor que le cubrió momentáneamente las mejillas.

Subieron por una ladera y por un momento Shizuru se adelanto un poco dejando atrás a Natsuki quien deslizo la mirada por el cuerpo de la chica que iba delante de ella, se sonrojo un poco y desvió la mirada no quería admitirlo pero era verdad que Shizuru era una chica preciosa, era perfecta en todo lo que hacía, hasta su caminar en ese tipo de terrenos era grácil y elegante, podía ser muy dulce como la vez que cuido de ella después del ataque de Nao o tan temible como el día que venció al Child de Yukino… parecía mentira que esa chica que iba delante de ella se hubiera derrumbado ante su negativa y aún así la siguiera queriendo… Natsuki podía sentirlo aunque Shizuru trataba de comportarse como si nada hubiera sucedido igual había momentos en que le expresaba claramente su gusto hacia ella y momentos dentro de los cuales la abrazaba pero algo había cambiado la notaba más distante, más temerosa y eso le molestaba porque si había algo que Shizuru no debía ni siquiera conocer era el miedo, Natsuki bajo la cabeza para centrar su atención en el camino y se dio cuenta de que Shizuru se encontraba llena de miedo… y sabía que ella era la causante de ese temor, se mordió el labio inferior al recordar el gesto de dolor y miedo en los ojos de Shizuru cuando se acerco a ella después de que escuchara las acusaciones de Yukino.

- Es aquí – la voz de Shizuru la devolvió a la realidad, al levantar la vista Natsuki pudo apreciar en su totalidad el instituto por entero.

- Es una vista preciosa, ¿no es así Natsuki? – le pregunto Shizuru al tiempo que se volvía para mirarla mientras se sujetaba el cabello con el envés de la mano para que no le cubriera la cara pues el viento estaba soplando con más fuerza.

- Sí – respondió Natsuki recorriendo con sus ojos el espléndido paisaje que tenía frente a ella, cuando volvió la vista vio a Shizuru sentada mirando hacia la nada se notaba claramente sumergida en sus propios pensamientos, Natsuki se sentó a un lado de ella - ¿qué querías decirme Shizuru? – le pregunto centrando su mirada en el exquisito perfil de la chica que estaba sentada a su lado.

- Te he pedido que vinieras – comenzó a hablar sin mirarle – para disculparme contigo – Natsuki abrió grandemente los ojos al escucharle decir eso ¿de qué tenía que disculparse Shizuru? – he sido muy insistente contigo – continuo hablando sin mirarle – aún cuando tu me has abierto el corazón y has sido sincera conmigo diciéndome que no puedes sentir lo mismo que yo siento por ti.

- “No es que no sienta nada por ti – pensó Natsuki sin dejar de mirar a Shizuru con un dejo de sorpresa – “es solo que … es que no sé… no sé que… siento en verdad”

- Natsuki ha sido buena conmigo – Shizuru sonrió tenuemente – siempre me permitió estar a su lado y ayudarle mientras se resolvía el misterio de las Hime y eso debe de bastarme – ladeo su rostro y miro fijamente a Natsuki

- ¿Qué quieres decir con eso? – pregunto Natsuki tensando un poco la mandíbula.

- He venido a despedirme de ti – le sonrió – la semana que viene me iré a estudiar arte en Italia me han ofrecido una beca completa.

- ¿Arte? – Natsuki le miró con la cara de interrogación más graciosa que había hecho en toda su vida.

- Hay muchas cosas que Natsuki no sabe de mi – el rostro de Shizuru se ensombreció y volvió la vista al frente – pero aún así Te Amo Natsuki – ante tales palabras Natsuki bajo su rostro y se sonrojo pero no dijo nada, el silencio reino entre ellas por un momento y Shizuru lo rompió – me ha parecido que este sería un lugar esplendido para despedirme de ti – dijo mientras se levantaba – desde aquí puedo ver todos los sitios donde estuve contigo, donde te conocí… desde aquí puedo guardar en mi mente un recuerdo que será el mejor de mi vida – volvió el rostro para mirar a Natsuki pero esta permanecía sentada mirando al suelo, su rostro denotaba una seriedad absoluta - ¿podrías solo por esta vez, tan solo por esta vez tomarme de la mano y mirar este paisaje conmigo? – le pregunto y le tendió la mano sin embargo Natsuki no le respondió siguió con la mirada fija en el suelo y su rostro completamente serio – ¿Natsuki? – le hablo Shizuru sin obtener respuesta, trago saliva y apretó sus manos formando puños, suspiro profundamente, cerró sus ojos un instante y miro de nueva cuenta el paisaje – te he traído…

- “¡Maldición! ¿qué pasa conmigo? ¿Por qué no puedo moverme? ¿por qué no puedo responderle?” – pensaba Natsuki mientras apretaba con fuerza los dientes.

- Mis libretas - continuo Shizuru – para que te sea más fácil repetir el año y cursar el siguiente, he dejado marcados los temas que debes de estudiar para los exámenes con esto espero que se te sea más fácil concluir tus estudios – Shizuru miro una vez más a Natsuki, suspiro profundamente antes de seguir – gracias Natsuki por haberme permitido conocerte y por regalarme aquel beso, estudia mucho… siempre te llevaré en mi mente y en mi corazón – Shizuru dio la media vuelta y se alejo dejando a Natsuki atrás.

- “¡Te vas!.. ¡Te vas! ¡te vas a otro país!... ¡vas a abandonarme!... ¡todos me abandonan!... ¡mi madre!... ¡Tu!...” – gritaba en su interior, las lagrimas fluyeron por su rostro y levanto la vista - ¡Shizuru! – grito al tiempo que se levantaba miro en todas direcciones pero se encontraba completamente sola, aún lado de ella estaba el portafolios que cargaba consigo Shizuru, lo tomo y lo abrazo a su pecho mientras cerraba los ojos y el viento agitaba su azulosa cabellera - ¿qué voy a hacer?... Shizuru… ¿qué voy a hacer sin ti?...


Continua en: CAPITULO 2

2 comentarios:

  1. wooooooooooooooooooooooooooowww!!!

    arte?? owoowoow!!!
    ShizuuruuU!!!

    COntinuaré leyendo...
    buen comienzo ;D

    ResponderEliminar
  2. Gracias Amane Guapa me alegra mucho que te este gustando Preciosa.

    Te Mando Mil Besos hermosisima!!!

    ResponderEliminar