martes, 23 de marzo de 2010

ENTRE LA RESPONSABILIDAD Y EL AMOR 2 da Parte




Natsuki estaba revisando unas cosas dentro del mausoleo cuando fue interrumpida por Mai.

- Así que aquí estas Natsuki Kruger – colocó las manos sobre la cintura – tu y yo tenemos que hacer algo – le guiño.

- ¿Mai? – le miró interrogante.

Natsuki respiraba con dificultad mientras entreabría los ojos el haber sido lanzada contra esa roca en verdad le había dolido.

- “Mierda, es muy fuerte, ¿qué haría Shizuru en una situación así?” – en ese instante Mai se abalanzó contra ella pero alcanzó a esquivar el golpe, la tomó de la mano y recargándose con su espalda la aventó lejos de ella.

- ¿Qué? –dijo Mai al verse volar por los aires – bien Natsuki será mejor ponernos en plan serio.

- “Tengo que hallar el momento justo” – pensó Natsuki mientras preparaba su Howling Silver Wolf.

- Así que lo has convocado veamos que tan bien te resulta Natsuki Kruger – murmuro Mai mientras miraba desafiante el cañón que apuntaba directo a ella.

- ¡No te servirá de nadaaaaaaaa! – le gritó mientras abría su círculo de fuego – sonrió mientras entraba a través del circulo de fuego y adquiría una velocidad cada vez mayor empezó un zigzag que preocupó por un momento a Natsuki.

- “Demonios si no se queda quieta no podré darle” – pensó al tiempo que movía el cañón de un lado a otro - ¡Rayos! – grito ¿Qué debería hacer? – se preguntó al saber que ya no tenía tiempo – “¡Eso es! su patrón de movimiento” – pensó al tiempo que observaba las ráfagas de fugo que dejaba tras ella… ahí, ahí, ahí esta su rastro – Mai se movió una, dos tres, cuatro, a punto de llegar estuvo cuando Natsuki soltó el disparo dando de lleno contra Mai que uso su escudo de fuego para repeler el golpe que más sin embargo le hizo perder equilibrio golpeando contra una roca y yéndose en picada al piso golpeando bruscamente contra el mismo.
Natsuki bajo en seguida y le ayudo a incorporarse.

- ¿Estas bien? – le pregunto al tiempo que la sostenía.

- No pensé que lo lograrías – dijo al tiempo que le miraba con un gesto de satisfacción y dolor.

- ¿Tan mala me consideras? – preguntó frunciendo el entrecejo.

- No es eso pero deberás tener cuidado ya supe que Shizuru- Onee-sama peleara contra ti.

- ¡Qué, cómo es que sabes eso? – le pregunto sorprendida.

- ¡Oh vamos Natsuki! Estamos en un Instituto sea como sea ahí todo se sabe – sonrió de buena gana – solo no vayas a confiarte Shizuru Onee-sama te amara mucho pero… -suspiró – también es una Otome y sabe las reglas que eso implica.

- Lo sé – dijo Natsuki – suspirando profundamente – “Te haré mía” – sus palabras volvieron a sus oídos – “esta vez seré yo quien te haga mía“– pensó con convicción.

Natsuki estaba en su habitación mirando su colección de ropa interior en el guardarropa, su rostro se mostraba serio pero sonrojado, nunca en su vida había vencido a Shizuru en nada, siempre era ella la que le derrotaba por completo hasta en sus más profundos y anhelantes deseos; sin embargo en esta ocasión deseaba ser capaz de poder llevarla a la cumbre más infinita del placer, necesitaba verla rendida ante sus pies, suplicante y deseosa de ella, si lograba hacerlo en ese nivel tan íntimo entonces eso significaría que podría vencerla en los demás aspectos solo una vez tan solo una vez quería ver en esos ojos rojos escarlata como sangre una muestra de debilidad.

- Esto – dijo Natsuki mirando una prenda en color rojo – que haga juego con tus ojos – su respiración se dilato al contemplar tan bella pieza de lencería – esto debe de quedarte bien, nunca lo he hecho yo así que como sea, como sea lo haré, puedo hacerlo y sobre todo deseo hacerlo – repaso la tela con sus manos con una suave caricia.

Shizuru miraba a través de la ventana la noche había llegado y se veía preciosa llena de estrellas, la luna brillaba en todo su esplendor. En verdad se encontraba pensativa, la pelea contra Natsuki no le agradaba para nada porque sabía que tenía que pelear en serio contra ella.

- Natsuki – suspiró al tiempo que contemplaba de lleno el cielo – ninguna estrella es más hermosa que tu – se llevo la mano al pecho – Te Amo tanto, en verdad tanto – el suave golpeteo sobre su puerta le hizo reaccionar – enseguida voy – dijo encaminándose a la puerta al abrirla se llevo una grata sorpresa – Natsuki – sonrió levemente pero al momento desapareció su sonrisa – te dije que no nos verí…

Sus labios fueron acallados por un beso, la empujo dentro de su habitación y cerró la puerta le recargo de lleno contra la pared y le sostuvo las manos sobre su cabeza, mientras profundizaba y suavizaba el beso.

- “Debo de mantener el control” – pensó al sentir una ola de excitación recorrerle el cuerpo por completo – “siempre me pierdo por completo en tu beso y tus caricias pero no esta vez” – le acometió con mayor intensidad mientras intentaba mantener fría la cabeza.

- “Natsuki, ¿qué sucede? hoy estas tan… hummmmm” - sintió esas manos deslizarse por su torso acariciándole tan lentamente que era en verdad agonizante, poco a poco Shizuru fue cediendo ante tales muestras de amor… Natsuki no lo sabía, no era consciente pero ella era vulnerable ante sus caricias, ante su mirada, ante sus palabras, Natsuki no lo veía porque lo tenía tan claro y tan enfrente de sí que esa cercanía le hacía completamente ciega a ese hecho irrefutable.

Natsuki le deslizó la lengua por el cuello lentamente, ¡aaaah! Se sentía tan bien la suavidad de esa piel que le incitaba a probar más de ella, se deslizo por su lóbulo apenas rozándole con la punta de la lengua.

- Natsuki – murmuró suavemente, se escuchaba excitada y eso provocó que la chica sonriera satisfecha de sentir el poder en sus manos.

- Voy a sentarme a la cama – le susurro al oído quiero que te desnudes ante mi.

- Nat… su…

- Shzzzzzzz – le silenció con un dedo no digas nada si escucho una sola palabra de tus labios me iré - ¿entendiste? – preguntó al tiempo que le deslizaba el índice por la mejilla pasando por su cuello y terminando en una furtiva caricia sobre su pecho; sonrió mientras miraba a Shizuru asentar con la cabeza.

Natsuki se sentó a la orilla de la cama se cruzó de piernas y dejo descansar sus manos hacia atrás, le hizo una seña a Shizuru con la cabeza y esta comenzó a quitarse la ropa ligeramente deprisa.

- No – le sentenció – hazlo lentamente – le indicó mientras sonreía, Shizuru estuvo a punto de decir algo pero de inmediato recordó que no tenía que hacerlo.

Fue torturante para Shizuru deslizarse la ropa tan lentamente y sentir el deseo de ir hasta Natsuki para hundirse de lleno entre sus piernas y repasar cada parte de ese sexo que la volvía loca, Natsuki prácticamente estaba comiéndose con los ojos a Shizuru, pero por primera vez estaba dominando sus apetitos, reprimiéndose el deseo de sucumbir ante esos ojos carmines que le miraban suplicantes, tan expectantes y tan llenos de ansiedad, una ansiedad que provocó en Natsuki una sutil sonrisa de satisfacción. Al quedar desnuda Shizuru le miró fijamente, Natsuki se levantó sutilmente y caminó a ella muy despacio se colocó tras sus espaldas y le deslizó las manos por su cuerpo, recorriéndola lentamente, muy suave con caricias desesperadamente lentas pero a la vez muy excitantes, sus manos temblaron y apresaron las suyas.

- No será así dijo serenamente – le deslizó la lengua por detrás de su cuello – suelta mis manos y mantente callada.

- Hummm – soltó Shizuru con los labios apretados.

- Es hora – sonrió – de que te pongas algo cómodo – se soltó de ella y tomando un bolso que traía consigo saco la preciada prenda de ropa y sonrió plenamente, se volvió a verla y le extendió la mano Shizuru se acercó a ella y tomo la delicada prenda entre sus manos.

- Pontela quiero verte con ella – le depositó un suave beso en los labios – yo también – le sonrió seductoramente – me pondré cómoda.

- N…

- Shzzzzz – le colocó el dedo en los labios una sola palabra y me iré – le sentenció mirándola seriamente a los ojos – ahora ve a esa esquina y cámbiate no te des la vuelta hasta que yo te diga.
Shizuru hizo como Natsuki le ordenó, se sentía embriagada de deseo y de una nueva expectación, nunca se imagino que Natsuki pudiera ser tan firme y tener tal control pues desde que eran amantes ella siempre llevaba las riendas y todo el control lo tenía ella y ahora estaba sucumbiendo ante esa nueva y fascinante forma de ser dominada… pero Natsuki la dominaba desde hacía ya mucho tiempo solo que esa chica no era consciente de ello; Shizuru quedo fría al escuchar los gemidos de Natsuki quien estaba tocándose así misma, quiso volver el rostro pero sabía que no debía hacerlo y menos con la amenaza que recién le hiciera y sobre todo por la actitud tan decidida que mostraba en ese momento la dueña de su corazón.

- Voltea – dijo Natsuki – Shizuru lo hizo y sintió el lento resbalar de su propio líquido por sus piernas, delante de ella tenía el más maravilloso de los espectáculos, a Natsuki vestida en una seductora lencería en color azul su cuerpo se transparentaba por entero, sus piernas estaban lo suficientemente abiertas permitiéndole ver sus tiernos pliegues lustrosos de un suave líquido transparente - ¿quieres un poco? – le preguntó abriendo con sus dedos un poco más ese agradable sitio; por la comisura de los labios se deslizó una apenas si perceptible línea de saliva al ver tan deseado sitio; asentó con la cabeza.

- Entonces ven – le extendió la manos – pero acércate poco a poco – le ordenó al tiempo que deslizaba sus dedos por su sexo lúbrico proporcionándose un poco de placer – “ahhh Shizuru – pensó – nunca había visto ese deseo en tus ojos, así, así, ven a mí y hunde tu boca, aaahhh esa deliciosa boca entre mis piernas” - al estar frente a ella se detuvo – arrodíllate – se sintió tan poderosa al ver a la gran Amatista bajo su dominio arrodillándose ante ella tan sumisamente que sintió de lleno el poder – ¿quieres? – le preguntó con la voz envuelta en seducción y en su propio deseo que seguía conteniendo; Shizuru solo asintió con la cabeza el rastro de saliva por su comisura le indicaba que en verdad la deseaba – ven – le dijo al tiempo que atraía su cabeza y la sumergía de lleno contra su sexo, el cual lamió desesperadamente como si nunca en su vida hubiera lo tomado.

- ¡¡Oohhmm!! ¡¡Asíiiiii hummmm!! Vamos no te detengas – sus manos firmemente sobre su cabeza apretándole contra su sexo.

- “Es delicioso” – pensó Shizuru – “es tan exquisito” "quiero probarte por siempre, hacer esto es tan placentero".

- ¡¡Aaaahhhh!! ¡¡más!! ¡¡Asi!!

- “Natsuki” – pensó al tiempo que sentía un tirón en su cabello que le hizo se pararse de ella.

- Aah, ahh, ahh… Shizuru – sonrió – déjame verte – se levantó lo mismo que Shizuru pero antes le encaminó hacia la pared recargándola de espaldas le besó profundamente probando el sabor de su sexo impregnado en esos labios, se deslizó sobre la tela dejando sus manos sobre los pechos de Shizuru envolviéndolos en suaves caricias mientras se deslizaba por encima de la tela con sus labios, su cuerpo temblaba con cada caricia, con cada rocé y ella lo disfrutaba al máximo, ella y solo ella podía proporcionar tal seducción, tal entrega y pasión. La giró contra la pared y estaba más que decidida a hacerla suya, a que llegara al final entre sus brazos – dime que me deseas – le ordenó.

- Te deseo… yo ¡¡hummmmm!! – exclamó al sentir de lleno los dedos de Natsuki introducirse sin permiso dentro de ella.

- ¿Me deseas? – le preguntó – dime ¿cuánto? – le sonrió al tiempo que le besaba en la nuca.

- Mu…cho – dijo entrecortadamente con la respiración sumamente agitada.

- Suplícame que te haga mía – le sopló al oído sintiendo su cuerpo estremecerse.

- Por favor… te… lo ruego…

- Otra vez, le dijo Natsuki pegando sus pechos a su espalda y adentrándose en ella profundamente.

- Te lo ruego…

- ¿Que me ruegas? - pregunto llevándola lentamente al piso.

- Hazme tuya – suplicó y Natsuki se sintió plena ahora ella tenia el control y se sentía tan bien, tan perfectamente bien.

Le desprendió de la ropa y ahora fue ella la que acometió contra ese cuerpo, besando sus pezones, mordiendo suavemente su piel, lamiendo cada parte de ese cuerpo con su lengua tibia y húmeda, sentirla así excitada al máximo sintiéndola suya por completo rendida a sus pies.

- ¿Quieres que te pruebe? – preguntó sintiendo el deseo poco a poco vencerla.

- Sí – le respondió

- Entonces ruégamelo.

- Te lo suplico Natsuki por favor… abrió lentamente las piernas dejando al descubierto su sexo bañado en el néctar más intenso de su ser.

- ¿Me quieres ahí? – pregunto al tiempo que deslizaba su lengua por su índice.

- Sí – rogó con una clara muestra de deseo en los ojos.

- Déjame ver mas – sonrió vencida totalmente al deseo, Shizuru separó sus pliegues con sus dedos y Natsuki se perdió por completo en ese mar de su entrepierna naufragando una y otra vez en ella introduciéndose dentro de su ser con sus dedos rebosantes de líquido suave que le permitían sentir esa exquisita suavidad, ese calor dentro de ella, Shizuru estaba al borde de la locura, esa forma de amar, esa fuerza y ese dominio le hicieron sentir tan pequeña y tan frágil que fue que entendió el porque de su preocupación por el duelo que se llevaría a cabo.

Natsuki estaba tan metida en ese sitio disfrutando cada embestida, cada roce de su lengua contra esa indefinible textura que no se percato del llanto que mano de los ojos de Shizuru.

- “No te quiero perder, no te quiero perder” - pensó - ¡¡¡aaaaaah, Nat… sukiiiiiiiiii!!! – exclamó al llegar a la cima más alta del placer, un orgasmo completamente nuevo que le hizo sentir el placer más intenso y el temor más profundo de su ser…

Continua en:

8 comentarios:

  1. Ya desia yo que clase de pelea seria
    jijiji
    Ojala la otra sea igual de intensa
    Espero conti
    Bye

    ResponderEliminar
  2. Que genia esta ya quiero contiiii

    ResponderEliminar
  3. sip yo tambien espero la conyi pronto, esque esta muy bueno sheila sama solo quiero animarte xq tu trabajo es exelente y agradecerte por poner esta conti

    saludos

    PD: el diario de maiiiiii XD

    ResponderEliminar
  4. Que te pudo decir, bueno creo que necesitó una ducha de agua fría no mejor helada XDDDDDDDD. Sigo diciendo que manera de escribir tan detallada, me tienes completamente enganchada a tu blog. Felicitaciones maravilloso trabajo espero la continuación pronto por favor la intriga e esta matando ^_^.

    ResponderEliminar
  5. solo puedo decir ... que este momento no era el adecuado para leer esto ..... deos necesito una ducha fria ....

    y quiero conti!!!

    ResponderEliminar
  6. wooow tus historias son realmente increibles! ese lemon... oh wow... me encantan este tipo de cosas, escribes tan bien!!
    me uno a tu club de admiradores pork realmente te mereces mil aplausos
    yo tambien necesito una ducha... hahahaha

    onegai publica contiiii!!
    por nosotroooos <3 <3
    muchos saludos, y felicitaciones a tus geniales historias
    una seguidora mas se apunta wiii

    ResponderEliminar
  7. hay esta super buenoppp uffff espero la conti pronto..
    ha y no sobra desirte que eres la mejor..

    ResponderEliminar
  8. espero la conti pronto
    va muyyy pero muyy.... no tengo una super palabra x el momento pero me encante esa forma des describir.... deja muchas cosas buenas que decir... conti
    conti!!!

    ResponderEliminar