sábado, 6 de marzo de 2010

Entre Celos Te Veas 5ta Parte


Shizuru se recostó de lleno sobre Natsuki retiro de forma gentil sus dedos del sexo aún palpitante de la chica rozándola suavemente.

- Aaahhh Shizuru – susurro – eres maravillosa

- Natsuki – acerco sus labios y le beso dulce y tiernamente mientas entrelazaba sus manos con las de ella – “Por favor Dios” – pensó – “Por favor que esta noche no acabe nunca” – sus lagrimas seguían en suave caída sobre sus mejillas, así como el dolor en su corazón.

El correr del agua fue lo que la despertó, abrió lentamente los ojos.

- ¿Shizuru? – preguntó incorporándose mientras se frotaba los ojos con el envés de la mano; su pregunta no tuvo respuesta, al sentarse sintió en su cuerpo ese dulce cansancio que le hizo ruborizarse tras recordar momentáneamente la noche anterior, se abrazo a si misma mientras esbozaba una tímida sonrisa al percibir el aroma de Shizuru impregnado como un suave perfume en su piel – aaaah Shi…zuru – susurró; levanto la vista y la centro en el vapor que salía por la puerta de baño que se hallaba entreabierta, se levanto y se encamino rumbo a ese sitió, al llegar a la puerta se detuvo sintió una especie de mal presentimiento que le hizo sentirse incómoda, su rostro reflejaba esa indecisión al momento de tomar la perilla y empujar hacia dentro, tenía miedo, sin embargo quería verla, necesitaba verla, empujo lentamente la puerta y entro recargándose en el marco de la puerta, pudo apreciarla en su totalidad, ahí estaba ella de pie frente a la regadera el agua le caía suavemente cual si fuera una cascada por todo su hermoso y perfecto cuerpo, el flequillo de su frente le cubría parte de su rostro sin embargo su semblante mostraba una enorme tristeza y eso provoco en Natsuki una profunda sensación de aprehensión motivo por el cual se llevo su mano al pecho, el miedo y la angustia se mostraron claramente en su rostro cuando Shizuru cerró las llaves, tomo la toalla envolviendo su cuerpo y al pasar junto a ella ni siquiera le miró. Natsuki se quedo helada ante esa actitud, tardo unos instantes en reaccionar y al volver el rostro pudo apreciar a Shizuru mientras secaba su cuerpo y comenzaba a vestirse, el corazón de Natsuki comenzó a latir tan deprisa que pensó que moriría ahí mismo, su cuerpo se crispó de un temor que provoco que el cuerpo completo le temblara, con paso inseguro se acercó poco a poco hasta ella – Shizu…

- No… Kuga…-san – le acoto Shizuru estando de espaldas a ella; Natsuki cayó de rodillas al escuchar su apellido, las lagrimas le brotaron como mares salados deslizándose por sus ruborizadas mejillas – lo lamento – dijo lentamente sus ojos se anegaron en lagrimas – lo lamento – repitió – pero… no puedo estar contigo como a ti te gustaría – finalizó; Natsuki abrió enormemente los ojos y un dolor insospechado le atravesó el alma como si de una espada se tratara… esas palabras la estaban matando y Shizuru sabía que así era… esas palabras estaban hiriendo a Natsuki de una forma cruel y… sin embargo… una voz en el interior de Natsuki le repetía una y otra vez que lo merecía… en aquella ocasión, sí, en aquella ocasión… no se escucho ningún llanto, solo un silencioso dolor convertido en resignación… en cambio esa lluviosa mañana… se escucho el llanto en su plenitud mientras la puerta se cerraba delante de ella.

En el cuarto de Mai esta salía del baño, al volver el rostro a un lado vio a Mikoto quien estaba vistiéndose, su torso estaba desnudo y Mai pudo apreciar que el pecho de la chica había aumentado en ese tiempo.

- Aaaahh – exclamo ahogadamente – Mi…ko…to – su rostro se ruborizo y el corazón le latió apresuradamente, le admiraba con tanta intensidad que Mikoto sintiendo esa mirada levanto la vista y al ver la forma como estaba siendo observada sintió que el rostro se le ruborizaba por completo.

- ¡Mai! – soltó de golpe Mikoto haciendo que esta saliera de ese trance en el que la dejo el ver a Mikoto de esa forma.

- ¿Qu… qué? – pregunto Mai ruborizándose por completo y desviando la mirada a un lado.

- ¡¡TONTA!! – le grito mientras salía corriendo de la habitación tomando su mochila apresuradamente.

- ¿Qué esta… pasándome? – Mai se dejo caer sobre la cama mientras se llevaba la almohada a la cara.

Shizuru estaba de regreso en su cuarto, el corazón lo tenía hecho pedazos sus manos formaban puños mientras en su rostro se reflejaba claramente el dolor, el coraje y la frustración que ese adiós sin palabras le dejo en el alma. Se acercó a la cama y miró a Naomi quien aún dormía, su mandíbula se tensó y apretó los dientes con fuerza y por un momento al observar el rostro de la chica que tenía frente así sintió que la odiaba, ¡sintió verdaderamente que la odiaba! Si no fuera por esa chica ahora mismo podría estar entre aquellos brazos maravillosos que le habían abrazado de una forma nunca antes sentida.

- Shi…zu…ru… - sa..ma – musito entre sueños y una cristalina lagrima rodó por su mejilla.

El rostro de Shizuru cambio súbitamente al observar ese diamante rodar por ese tímido rostro, aún en sueños ella era poseedora de ese corazón; se sintió vencida, derrotada, ante tan frágil muestra de amor, no era culpa de Naomi, no era culpa de ella, si había un culpable esa era ella… ella quien le dio cabida en su vida nuevamente aún cuando sabía que su corazón le pertenecía a Natsuki, si había una culpable esa era ella por no haber luchado más por el amor de la mujer que en verdad deseaba, que en verdad adoraba.

- “Es mi culpa” –pensó – “es mi culpa” – tomo con su dedo índice la lagrima que escapo de esos lindos ojos que aún se hallaban inmersos en el dulce sueño.

En la habitación contigua Natsuki estaba como ida, no entendía que es lo que había hecho mal, aún las lagrimas le escapaban de sus hermosos ojos, por un momento su mente quedo vacía de cualquier pensamiento, se abrazo a si misma y al bajar la cabeza pudo percibir el aroma de Shizuru que aún estaba impregnado en su piel, respiro con profundidad mientras cerraba sus ojos y lo dejaba grabado en su mente, levanto poco a poco el rostro y se formo en el un gesto decidido.

- No voy a perderte – dijo por fin - ¡¡No voy a perderte!! – se levanto de un salto apretando los puños con fuerza.

****

Era ya medio día y la lluvia por fin había menguado, Natsuki caminaba lentamente por entre las jardineras su mente era un verdadero caos, se preguntaba la forma de hacer entrar en razón a Shizuru, se preguntaba que era eso que la detenía de estar con ella, porqué se había alejado de ella, qué, qué, qué, qué, qué,???!!!!!!!!!, ¿qué era todo eso que estaba sucediendo? ¡queeeeé??????????!!!!!!!!!

- Hola gatita – la voz melosa de Nao le hizo salir de sus pensamientos al tiempo que volvía el rostro para ver a la chica pelirroja.

- Nao – dijo al tiempo que fruncía el entrecejo.

- Quiero hablar contigo de algo que estoy segura te interesa muchísimo – inclino la cabeza a un lado mientras sonreía.

- No tengo tiempo para tus estúpidos juegos, si vas a decirme algo puedes decírmelo aquí mismo – le miró con verdadero enfado.

- ¿De acuerdo? Si es así entonces no te diré nada – giro su rostro mostrando un claro signo de molestia.

- ¡Aarrgggg!, no tengo tiempo para tus tonterías, me largo – se dio la vuelta.
- En verdad eres estúpida gatita – dijo Nao esbozando una sarcástica sonrisa – lo que tengo que decirte involucra el futuro de la… ¿mujer que amas? – pregunto enarcando una ceja – eso… le dijiste a Mai ¿cierto? – Natsuki se quedo helada al escuchar eso – hummmm y yo que pensé que la única rarita aquí era la presidenta.

- ¿Qué diablos quieres decirme? – pregunto Natsuki volviendo el rostro lentamente y mirándole directo a los ojos.

- Así está mejor, pero… por favor busquemos un escenario un poco más tranquilo una nunca sabe ¿Quién podría estar escuchando, no es así? Ga…ti…ta. Mioouuu – le hizo un gesto con la mano.

- Te Odio – susurro mientas le seguía.

*****

- Shizuru – sama – dijo un chico – este es el rol de la limpieza para este mes ¿puedes verificarlo por favor?

- Sí, solo déjalo a un lado lo revisaré tan pronto acabe con esto.

- Si – se limito a decir el chico mientras salía – no sé qué pasa con ella se ve tan rara – dijo mientras caminaba por el pasillo.

- Ooh disculpa ¿esta Shizuru dentro? – pregunto Yukino al chico.

- Si, ella está dentro aunque se ve un poco diferente – contesto el chico yéndose.

- Gracias.

- “Natsuki… Natsuki… ¿Por qué no puedo sacarte de mi mente?, por más que lo intento, por más que deseo dejar de pensar en ti no puedo, en verdad no puedo, no después de…” - se ruborizo mientras por su cuerpo corría una descarga eléctrica que le hizo cerrar los ojos y las manos formando puños – “no, no puedo… eso… eso solo debe quedar en mi mente como si de un sueño se tratase pero…fue… tan cierto como el viento frío que se cuela por la ventana” – abrió lentamente los ojos fijándolos en el paisaje, miró atentamente el grisáceo cielo, sin duda alguna llovería pronto, se levanto encaminándose a la ventana – “Natsuki ¿te habrás abrigado bien?” .

- ¿Fujino – san? – pregunto Yukino mientras pasaba y corría la puerta – te eh traído la estadística de las detenciones que hemos tenido en estos últimos meses.

- Puedes dejarla sobre mi escritorio – respondió secamente – la revisaré más tarde.

- Fujino – san – dijo quedamente Yukino acercándose al escritorio y dejando los papeles sobre el mismo – me alegra que estés a solas porque hace tiempo que quiero hablar contigo – Yukino junto sus manos y miro hacia el suelo – esto… bueno… cuando…

- Esta olvidado – dijo Shizuru elevando su carmín mirada depositándola en el cielo – nos causamos un profundo dolor pero ya esta pagado.

- Fujino – san – levanto la mirada depositándola en las espaldas de Shizuru.
- Además de no haber sido por esa intervención quizás yo nunca le hubiera confesado mi amor, pero ahora … - volvió la vista a un lado – creo que lo mejor hubiera sido no haberlo hecho nunca.

- Fujino – san – Yukino apretó las manos y sus ojos se anegaron en lagrimas – por favor no digas eso… por lo menos… por lo menos fuiste capaz de mostrar tus verdaderos sentimientos y – en ese momento Shizuru se volvió para mirarla – y cual sea que haya sido la respuesta de Kuga-san para ti al menos ella sabe lo que hay en tu corazón, en cambio yo… yo nunca puede decirle que yo…

- Kikukawa-san tu… ¿no? – pregunto Shizuru al tiempo que Yukino negaba con la cabeza.

- Es que en verdad Suzushiro-san tuvo que estar ciega todo este tiempo para no darse cuenta de que estabas enamorada de ella – Shizuru suspiro por lo bajo camino hasta ella y le puso la mano sobre el hombro.

- Fujino-san – Yukino se ruborizo cuando recibió esa linda sonrisa.

- Creo que el que te quedes con la incertidumbre del saber que hubiera pasado es mejor al dolor del rechazo… que – Shizuru tomo un gesto de resignación – es lo que te hubiera esperado con ella ¿no piensas igual Kikukawa-san? – le sonrió.

- Fujino-san – Yukino medito un momento en esas palabras – no, no creo eso… - respondió por fin – porque aún con el rechazo…sí – se ruborizo – aun con ello mis sentimientos estarán con ella por siempre y si en su corazón no crece ningún amor por mi me siento feliz de que en el mío haya florecido un amor tan grande y sincero como el que siento por ella – sonrió.

- Entonces … - Shizuru le sonrió asentando igual con la cabeza - ¿Qué es lo que estas esperando?

- Fujino – san – Yukino le miro con el rostro sonrojado – tu… yo… - sonrió – lo que me has dicho es para que yo…

- Tengo cosas que hacer – dijo Shizuru soltándole del hombro – así que Kikukawa-san.

- Entiendo – respondió Yukino encaminándose a la puerta, antes de salir se volvió a verla – Fujino – san tu tampoco deberías darte por vencida – y dicho eso salió.

- Mi situación es muy diferente a la tuya… Yukino-san. – bajo su mirada plagada de tristeza.

****

- Suficiente Nao ya estamos suficientemente retiradas de cualquiera que pueda escucharnos – dijo Natsuki deteniéndose en seco.

- De acuerdo – dijo Nao volviéndose para verla.

- ¿De qué querías hablarme? – pregunto mirándola directamente a los ojos.

- Quiero que me hagas un favor.
- ¿Un favor? – pregunto extrañada.

- Así es gatita, quiero que alejes a tu amada Shizuru de Naomi – su voz estaba plagada de una impresionante seriedad – si no lo haces te juro que – saco su celular – publicaré estas fotografías en todas y cada una de las escuelas de Japón y te aseguro que si tu amada Shizuru se decide por fin a dejar esta escuela y seguir adelante tendrá que hacerlo en el extranjero pues nadie querrá tener a una persona que ah sido capaz de tener este tipo de conducta con una… alumna… ¿entiendes?.

- “Pero – Natsuki abrió enormemente los ojos – ¿cómo…cómo es que nos… tomo?”… - Eres…. – dijo apretando los puños, mirándola con furia y levemente sonrojada, mientras Nao se reía.

- Ya lo sabes – dijo de pronto – sino lo haces esto será publicado en todo Japón y tu sabes que no solo amenazo – se lamió el envés de la mano.

- ¡¡¡¡Tuuuuuuu!!!! – se abalanzo sobre ella dispuesta a arrebatarle el celular.

- ¡No seas estúpida!- dijo Nao al ver que se abalanzaba sobre ella.

Natsuki sujeto con fuerza por ambas manos a Nao quien le miro furiosa.

- ¿Pero qué demonios intentas? – pregunto Nao intentando soltarse.

- ¿Cómo te atreves a espiar a la gente? Serás… ¡serás!...

- ¡No seas idiota! - le gritó Nao - ¿Qué es lo que…piensas hacer?

- No caeré en tus estúpidos juegos… ¡voy a destruir esto de ser necesario! – empujo a Nao con fuerza haciendo que perdiera el equilibrio y con ello soltó el celular, Natsuki lo atrapo al aire y comenzó a buscar las fotografías que Nao decía tener.

- Imbécil – murmuro Nao por lo bajo – desvió discretamente la mirada a uno de los árboles desde el que se distinguió un tenue brillo plateado, en los labios de la chica se formo una singular sonrisa, Nao se levanto y camino lentamente hacía Natsuki quien tenía un gesto humorísticamente furioso al ver que las fotos que salían según apretaba el pequeño botón no eran más que de Nao lanzando besos y guiñando un ojo junto con su sonrisa que por cierto desquiciaba a Natsuki.

- “¡Pero qué demonios es todo esto?” – pensó Natsuki conforme miraba las fotos una tras otra.

- Oye gatita – la voz de la pelirroja le distrajo por un momento, fue entonces que Nao le echo los brazos al cuello y la beso.

- “¿Q.. Qu..Qué…?!!!” – pensó Natsuki al tiempo que el celular caía de su mano, sus ojos estaban enormemente abiertos, el gesto de sorpresa reflejado en su rostro lo decía todo –“¿Qu… qué signi…fica… es…to…?” – Pensó Natsuki mientras empujaba con cierta fuerza hacía atrás a Nao quien retrocedió un par de pasos.

Nao se mantuvo por un momento cabizbaja, apretó sus manos con cierta fuerza sobre su falda, Natsuki se sorprendió enormemente al notar que la chica lloraba.

- ¿Por.. por qué?, ¿por qué? – pregunto Nao levantando su rostro en el cual se mostraba un claro signo de dolor - ¿Por qué… Te… Amo… Tanto? – pregunto mirándola tristemente a los ojos.

- ¿Qu…qu…qué estas… diciendo… Nao? – Natsuki estaba atónita tras escuchar esas palabras.

- Natsuki – murmuro Nao dando un paso hacia ella, sin embargo Natsuki retrocedió.

- Yo – las mejillas de Nao se ruborizaron enormemente y un gesto de vergüenza combinado con tristeza se hizo presente en su rostro, se llevo las manos al rostro y comenzó a llorar cayó de rodillas mientras Natsuki le miraba impotente.

- Nao…- murmuro.

- Lo… sien…to – dijo Nao entrecortadamente.

- ¡Ah! – exclamo Natsuki, camino hasta ella y se arrodillo, le levanto el rostro con ambas manos – Nao yo…

- Natsuki – dijo, mientras le miraba con una ternura jamás imaginada, tanta que terminó por ruborizarse levemente.

Nao le tomo las manos y las bajo a sus piernas sosteniéndolas ahí sin soltarle, acerco su rostro al de ella y le beso, de forma sorprendente Natsuki se permitió ese beso, de alguna rara forma se sentía culpable de las lagrimas que Nao le mostrará y más culpable se sentía al saber que no podía corresponder al sentimiento que Nao le había confesado, el beso fue cálido, tierno y profundo, al separar su bocas una fina extensión de saliva se hizo presente deshaciéndose al instante, Nao le miró por un momento y recargo su cabeza sobre el pecho de la chica, Natsuki instintivamente le abrazo y le acaricio su pelirroja cabellera.

- Nao – le susurro – lo lamento pero yo…

- Shhhh – Nao colocó un dedo sobre sus labios y le beso nuevamente, Natsuki lo acepto, tras un breve instante Nao se separó de ella y su mirada descanso en la de Natsuki, el rostro de Nao poco a poco se torno de la tristeza al sarcasmo una sonrisa maliciosa afloro en sus labios – muy bien gatita – le dijo – ahora ya tienes dos buenas razones para hacer lo que te eh dicho.

- ¿Qué… dices? – pregunto Natsuki mientras permanecía de rodillas y Nao se levantaba encaminándose hacia uno de los tantos árboles que habían en la zona.

- ¿Lo tomaste todo? – pregunto Nao.

- Así es, lo fotografíe todo, eres impresionante Yuuki-san por un momento pensé que lo decías en serio, nunca vi una actuación como la tuya – respondió un chico saliendo de detrás del árbol llevaba puesta una ridícula mascara.

- ¿En serio? – Nao sonrió – gracias por el cumplido ahora vete y no olvides mandármelas ¿de acuerdo?, vete.

- Sí – respondió el chico corriendo en dirección contraria a ellas.

Natsuki solo miró la escena sabiendo de lo que se trataba pero no podía terminar de digerirlo del todo.

- Vaya que si eres ingenua Natsuki – sonrió - ¿en verdad creíste que estaba enamorada de ti? – se soltó a reír.

- Nao… tu… tu – se levanto mirándola desafiante - ¿qué esperas obtener con todo esto? – pregunto frunciendo el entrecejo.

- Ya te lo dije – le respondió – aleja a Shizuru de Naomi, si no lo haces le mostraré a tu amada Shizuru un acercamiento de nuestros besos ¿qué te parece eso? ¿es suficiente incentivo para ti?.

- Sshhhzzzzttsssss – chasqueo mientras le miraba molesta – no caeré en tus tretas – seguro es mentirá como lo que me dijiste hace un momento.

- Sabes bien que no miento – dijo desafiante mientras sacaba de entre sus ropas una fotografía – apretó los dientes mientras la miraba, tras un breve momento levanto la vista - ¡ya te lo dije! ¡aleja a la presidenta de Naomi o publicaré estas fotografías en todas y cada una de las escuelas y universidades de Japón – se acerco a ella y se la entrego – te estoy haciendo un favor – dijo y tras ello echo a correr en dirección opuesta a ella.

- Es…espera – le grito sin embargo Nao no le hizo caso.

- Maldición – dijo mientras le miraba correr - ¿qué se supone que significa todo esto? ¿cuál es su real propósito? – su mirada regreso al objeto que tenía entre sus manos, miró la fotografía y un gesto de extrañeza se hizo presente en su rostro a la vez que las palabras de Nao volvían a su mente - “te estoy haciendo un favor” - que favor más extraño, no… - se ruborizo – no me hubiera importado si mi imagen hubiera salido en esta fotografía – dijo al tiempo que miraba a Shizuru y debajo de ella una imagen completamente distorsionada a base de puntos en píxel. – Shizuru – susurro – solo… solo quiero que estés a mi lado, Shizuru – el viento agito sus cabellos mientras se llevaba al pecho la fotografía que Nao le entregará.

- Demonios – dijo Nao mientras escupía al suelo – que asco besé a Natsuki – apretó las manos formando puños – su rostro paso del coraje a la tristeza – Naomi – susurro mientras sacaba de entre sus ropas su verdadero celular y miraba una de las tantas fotografías – de esta forma te eh podido proteger, Natsuki no sabrá que eres tú, solo espero que al ver esa fotografía en verdad haga algo por recuperar a la presidenta. Tan solo me queda esperar.

- ¿Qué… qué te ha sucedido? – pregunto una familiar voz que le heló la sangre al tiempo que se volvía para mirarla.

- Na… Naomi – susurro mirándola de frente - ¿qué haces aquí?

- ¿Estás bien? ¿por qué tienes la ropa mojada? – se acerco a ella y le toco con la mano parte de su falda.

- Estoy, estoy bien – respondió ruborizándose levemente – solo eh resbalado y eh caído eso es todo – se soltó a reír mientras se llevaba la mano a la cabeza.

- Nao – chan – murmuro – te acompañaré a tu habitación para que cambies tu uniforme y mira – sonrió mientras le mostraba un par de cajas de almuerzo – podremos comer juntas.

- Naomi – el rostro de Nao se suavizo mientras le obsequiaba una tierna sonrisa.

****

Mikoto caminaba lentamente mirando el piso, no podía apartar su mente de esa mirada que le hizo sentir tan extraña, Mai la había visto por primera vez de una forma completamente diferente eso le hacía sentir una extraña mezcolanza de felicidad y tristeza, estaba tan metida en sus pensamientos que no se dio cuenta de que Natsuki venía en dirección de ella solo que Natsuki tenía la mirada completamente absorta en el cuerpo desnudo de Shizuru que mostraba esa fotografía.

- Ooouucchhh!!!! – exclamaron ambas chicas al chocar la una con la otra.

- Mikoto – dijo mientras guardaba rápidamente la fotografía entre sus ropas.

- Natsuki… lo… lo siento – dijo la chica mirando a un lado.

- No te preocupes, fue mi culpa venía distraída ¿viene Mai contigo? – pregunto mientas miraba el camino delante de ella.

- No –respondió secamente.

- ¿Qué sucede? – preguntó al notar la molestia en la voz de la chica.

- Nada – dijo Mikoto mientras apretaba las manos formando puños.

- ¡¡Aaaah!! ¿será que Mai te ah regañado? ¿por eso estas molesta? – pregunto Natsuki sobándole la cabeza.

- ¡Mai es una tonta! – exclamo dejando sorprendida a Natsuki.

- Mikoto – dijo Natsuki mirándola con preocupación ¿qué te sucede? – Mikoto le miro con los ojos anegados en lagrimas – Natsuki, Natsuki, Natsuki – repitió la chica mientras sus lagrimas corrían por sus mejillas y se abrazaba a su cuerpo, comenzó a llorar y Natsuki solo le abrazo no le pregunto nada, simplemente le dejo desahogarse entre sus cálidos brazos.

- Todo está bien – susurro – todo va a estar bien Mikoto.

****

Mai mientras tanto caminaba por uno de los pasillos de la escuela, tenía una extraña sensación en su mente que no le dejaba en paz, era algo semejante a la culpabilidad que sin embargo trataba de ocultarse tras otro sentimiento el cual aún no podía definir. Se detuvo en seco al ver a Tate caminar rumbo a ella.

- Tate – murmuro, trago saliva y se encamino hasta el.

- Tokiha –san hola – le sonrió el chico – ¿hummmm? ¿Pasa algo? – dijo al ver que no le respondió al saludo.

- ¿Puedo hablar contigo? – pregunto Mai seriamente.

- Por… por supuesto – le respondió el chico.

Ambos caminaron rumbo a la cafetería, al llegar se sentaron en una de las mesas, Mai le miró atentamente, el chico levanto una ceja y se ruborizo por completo.

- ¿Tokiha? - pregunto el chico.

- ¿Te gusta Mikoto? – soltó de golpe.

- ¿Qué? – pregunto el chico completamente sorprendido.

Natsuki sentía sus piernas un poco entumidas el agua le había mojado la ropa y Mikoto parecía no terminar de desahogar su dolor, así que le separó dulcemente.

- ¿Te parece bien si tomamos un té Mikoto?

- ¿Hummm? – le miro Mikoto limpiándose las lagrimas con el envés de la mano.

- Ven conmigo, te sentará bien – Mikoto solo asentó con la cabeza y Natsuki le tomo de la mano – Vamos Mikoto – se pusieron en marcha.

En el consejo estudiantil Shizuru estaba de pie mirando hacia la lejanía, su mirada estaba perdida de este mundo, donde quiera que estuviera sin duda sería bastante lejos, no era capaz de entender del todo que era lo que en verdad quería, deseaba tanto estar con Natsuki, deseaba tanto poder ir corriendo a ella y decirle cuanto la amaba; sin embargo estaba esa promesa y eso le hacía sentir obligada a cumplirla, en toda su vida, en toda su vida había cumplido con todas sus obligaciones y deberes, aún cuando varias personas cuestionaban su desempeño como Presidenta Estudiantil era más que obvio que sin Shizuru las cosas simplemente no funcionaban, Shizuru no era de las personas que le daban importancia todas las cosas, les daba la importancia a las cosas que en verdad debían ser atendidas, su nivel intelectual y su peculiar manera de observar las cosas le hacían tener el aprecio de todos los profesores de la escuela y de la mismísima directora, quien acepto gustosa que Shizuru estuviera por lo menos un año más fungiendo como Presidenta Estudiantil; fue un trato justo ya que ella sabía bien el motivo real que tenía Shizuru por quedarse un año más ahí.

- Me encanta la idea de que seas presidenta estudiantil un año más Fujino-san, sin embargo debo insistir que solo lo permitiré por este año, ya que no quiero que tú con la inteligencia que tienes desperdicies demasiado de tu tiempo, tienes ya varias solicitudes aceptadas de las mejores universidades en Japón.

- Lo sé – dijo Shizuru tomando un poco de su té – solo será por este año.

- Dime una cosa Fujino – san ¿Cuál es tu verdadera razón por quedarte un año más?

- ¿Es necesario decirlo? – sonrió Shizuru conservando sus ojos cerrados.

- Recuerda Fujino-san que el amor es una de las armas más poderosas de este mundo es cierto, que nos puede hacer lograr las cosas más increíbles, pero… también es verdad que es la venda más grande que nos puede cegar y alejarnos de las cosas que son importantes también. Si lo estás haciendo por amor… sería bueno que de una vez tuvieras claro que es lo que esperas de ella…
- Yo… no espero nada de ella – respondió Shizuru – lo dijo todo ese día, así que…solo deseo ayudarle, quiero irme sabiendo que logrará con facilidad graduarse de la escuela y que podrá seguir el camino que ella desee seguir.

- Si tus palabras son totalmente sinceras – dijo la directora mientras se sentaba tras su escritorio – me alegra haber escogido bien y haber podido confiar la escuela en tus manos mientras se sucedía el carnaval de las Himes.

- No lo hice del todo bien… me deje cegar por mi amor hacia ella y descuide la escuela y a todos cuando más necesitaban de mi.

- Está bien – dijo recargándose en la silla – el amor es una fuerza poderosa, tan fuerte es que nos puede convertir en esclavos sin voluntad – sonrió de medio lado - tenías derecho a tener un poco de autosatisfacción al sentir que la protegías.

- Autosatisfacción – repitió – sí, al final no obtuve otra cosa más que mi propia autosatisfacción.

El año ya casi llegaba a su fin y eso significaba renunciar por completo a Natsuki, sabía bien que no habría problema con Naomi ya que era una chica con suficientes medios económicos y si le pedía que se cambiara de escuela lo haría fácilmente, sin embargo el pensar en renunciar por completo a Natsuki, el pensar en decirle adiós para siempre, el no poder volver a verla nunca, el saber que no miraría nunca más esos ojos verdes, ese semblante que a veces contenía tantas emociones indescifrables en su rostro, pensar que nunca más podría tocar sus manos, acariciar sus mejillas, le partía el corazón en mil pedazos.

- ¿Tiene que ser así Natsuki?, ¿Tiene que ser así? – pregunto Shizuru con los ojos anegados en lagrimas – hubiera sido tan fácil si nunca me hubieras demostrado otra cosa que no fuera tu amistad, hubiera sido tan fácil… tan fácil…. Natsuki. – Las lágrimas resbalaron por sus mejillas mientras el frío viento contrastaba con sus cálidas mejillas.

****

- Tokiha ¿Qué estas… qué estás diciendo? Mikoto-chan, Mikoto-chan es solo una amiga, por… por supuesto que no me gusta.

- ¡Por qué dices eso? – le espetó Mai – Mikoto es una chica dulce, noble, es inocente y demuestra sus sentimientos de forma tan sincera que… que… - sus ojos se anegaron en lagrimas – deberías ser más considerado con los sentimientos de los demás – se levanto y dejo al chico completamente confundido.

- ¡Eeeh! ¿Tokiha? – grito el chico mientras veía como se alejaba.

- “Tonto… tonto” – pensó Mai – “Mikoto, ¿qué debería hacer?, me siento tan confundida”.

En la habitación de Natsuki esta se estaba cambiando de ropa mientras Mikoto miraba la taza de té que tenía en sus manos.

- ¿Me dirás que es lo que sucede Mikoto? – pregunto Natsuki exhalando un suspiro de bienestar.

- Nada – dijo sin entusiasmo.

- ¿Nada? – pregunto Natsuki sentándose frente a ella - ¿y por eso llorabas?

- Natsuki – dijo Mikoto mientras sus mejillas se ruborizaban.

- ¿Es por Mai?, ¿estás enfadada con ella?

- No lo sé – respondió mientras centraba su mirada en el contenido de su taza.

- Si estas enojada con Mai deberías decírselo ¿sabes? – Natsuki levanto la vista llevándola al techo – ella te quiere mucho.

- ¡No es cierto! – exclamo golpeando con el puño la mesa.

- Mikoto – Natsuki le miró extrañada – ella… ella quiere a Yuuichi-kun – sus ojos se inundaron de lagrimas – Mai… Mai ama a Yuuichi-kun y yo… y yo…

- Mikoto tu… - Natsuki le miro llorar sin saber que decir para consolarla, lo cierto es que se quedo sorprendida, aún cuando sabía que tarde o temprano eso sucedería.

- ¿Le has dicho lo que sientes por ella? – Pregunto seriamente.

- No – respondió Mikoto al mismo tiempo que negaba con la cabeza.

- ¿Sabes Mikoto? Creo que si no eres capaz de decirle a Mai lo que sientes por ella, será difícil para Mai adivinar tus sentimientos – quizás en otro momento te diría que dejarás de pensar en esas cosas… sin embargo, creo que lo mejor será que seas honesta con ella, lo mejor será que le dejes en claro tus sentimientos, tu amas a Mai ¿no es así Mikoto? – la chica solo asentó – entonces ve y díselo y yo iré con Shizuru y le diré todo aquello que siento por ella, porque yo Amo a Shizuru – sonrió ruborizándose.

- Natsuki

- Vamos Mikoto, esforcémonos por lo que queremos – dijo con un aire de seguridad – si no lo hacemos así, nunca lograremos lo que deseamos.

- Sí - dijo Mikoto animada por el entusiasmo que mostraba Natsuki.

En el cuarto de Nao, esta estaba cambiándose de ropa mientras Naomi calentaba té y el almuerzo.

- Ahhh! – suspiro Nao – te estoy haciendo perder las clases.

- No te preocupes demasiado por eso Nao-chan – dijo desde la cocina – solo será por esta vez, además la verdad es que… deseo hablar contigo.

- ¿Hablar? – pregunto Nao mientras se acercaba a ella - ¿de qué? – pregunto con un poco de temor.

- No has cambiado mucho Nao-chan – sonrió Naomi entregándole una taza de té.

- Naomi-chan – dijo con extrañeza.

- ¿Sabes Nao-chan? Tu y yo nos conocimos antes, fue una tarde de lluvia – Naomi se acerco a la ventana mientras Nao permanecía de pie a cierta distancia de ella mirándole sorprendida – te reconocí desde hace ya algo de tiempo ¿sabes?, pero creo que tu aún no te acuerdas de mí… tenía miedo de presentarme contigo por… - su voz se apago – lo que me contaste aquella tarde… ni siquiera – dijo tímidamente – sé como preguntar por el esta..

- Está bien – le acoto Nao – mamá… está bien, aún no despierta pero… está viva – dijo dando un par de paso rumbo a ella.

- Nao-chan tú… tú ¿te acuerdas de mí? – se volvió para verla. Nao dejo la taza sobre la barra de la cocina y camino hacia ella mientras respondía a su pregunta asentando la cabeza - Me alegra que tu mamá este bien Nao-chan – me alegra tanto saberlo – corrió a sus brazos y se quedo en ellos un rato, se sentía bien, se sentía sumamente bien el tenerla así. El cuerpo de Nao era muy cálido.

- Naomi-chan, me alegra tanto que te acuerdes de mi, en verdad me hace feliz saber que te acuerdas de mí.

Mikoto y Natsuki caminaban por el pasillo cuando Natsuki recordó que tenía que regresar por la fotografía que Nao le diera.

- ¡Oh! Mikoto eh olvidado algo en mi habitación tengo que volver, así que te veo luego ¿si?

- Si – contesto mirándole correr – ¡Natsuki! – le grito Mikoto, la chica volvió el rostro – no dejes que Naomi –chan te venza – Mikoto se volvió de espaldas a ella y echo a correr.

- ¿Naomi-chan? – pensó Natsuki al tiempo que recordaba las palabras de Nao – “Aleja a tu amada Shizuru de Naomi”, ¿Qué significa eso? ¿Naomi-chan? – Natsuki camino más lentamente – llego a su habitación se tiró a la cama y tomo la foto entre sus manos – su sentido común trataba de decirle que si, que era correcto eso que estaba pensando, pero ella se negaba a aceptarlo, miró la fotografía una vez más con sumo detenimiento, en un momento de distracción levanto ligeramente la vista y pudo apreciar que un cuadro se veía en esa fotografía - ¿Qué es esto? – dijo al tiempo que se sentaba de golpe sobre la cama y giraba lentamente el rostro hacia la pared, en donde obviamente no había nada – no – susurro – no… esto… esto no puede… esto no es… - miró la fotografía una vez más y después miró a la pared – no…- volvió a negar – se levanto de la cama y salió a la terraza – sin saber realmente porque, salto a la terraza contraria, la ventana estaba abierta así que entro, cayó de rodillas al ver en la pared el cuadro que aparecía en la foto – esto no… esto no…. – negaba mientras las lagrimas caían imparables por sus mejillas, todo fue tan claro como un día despejado, el ver esa noche a Nao saltando de terraza en terraza y la preferencia que mostraba Shizuru por Naomi, tal parecía que una venda hubiera caído de sus ojos - ¡esto no puede ser cierto! – miró la fotografía sabiendo que la chica que aparecía en ella no era otra más que Naomi – se levantó y salió fuera de la habitación, su mente estaba hecha un caos, lo único cierto que tenía en mente era el llegar con Shizuru y pedirle una explicación, necesitaba saber que todo eso no era más que una mentira, que todo era solo una treta de Nao, solo eso.

Conforme corría por los pasillos una sensación de agobio, de dolor y de vergüenza se apoderaban de ella, se sentía traicionada, sentía que esas palabras de amor, que esos momentos compartidos juntas no eran otra cosa sino una cruel farsa. Mientras se acercaba a la sala del consejo estudiantil, Takeda que le veía a lo lejos quiso acercarse a ella.

- Kuga- san oye…

- ¡¡No me molestes!! – grito Natsuki mientras sus lagrimas corrían sin detenerse por sus mejillas.

- Kuga- san – el chico quedo impactado no por su contestación, sino por el infinito dolor que pudo apreciar en los ojos de la chica que amaba.

- “Shizuru, Shizuru… por favor… por favor…. ¡por favor!” – pensó al tiempo que entraba de golpe en la sala.

- Nat… Kuga-san – Shizuru se sorprendió al verla, su respiración agitada, sus ojos anegados en llanto, su mano formado un puño fuertemente cerrado mientras se acercaba a ella a paso lento.

- Esto… - dijo Natsuki acercándose a ella – esto… - mordió su labio inferior hasta hacerlo sangrar – estiro su mano entregándole a Shizuru la fotografía.

- Esto…¿qué? – Shizuru tomo la fotografía entre sus manos - se ruborizo al ver de lo que se trataba.

- Mentirosa – dijo Natsuki mirándole con verdadero enfado - ¡¡Mentirosa!! – volvió a gritar – ¡dijiste que me amabas!, ¡dijiste que era yo a quien querías! – se llevó las manos al pecho. ¡por qué?! – Shizuru bajo la mirada, se había acabado cualquier esperanza por estar al lado de Natsuki, ahora solo restaba el golpe final, aquel que la alejaría para siempre de ella y al preparar la estocada final, no tuvo reparo en pensar en morir en ese instante. Shizuru comenzó a reír por lo bajo.

- ¿Y lo creíste? – pregunto levantando la vista y clavando sus carmesíes ojos en sus pupilas – ¿en verdad creíste que Te Amaba Kuga-san? – pregunto con tono lastimoso - ¿qué pudo hacerte creer semejante cosa? La verdad de las cosas es que solo jugué contigo, eso fue todo… ahora ya sabes la verdad.

El sonido del aire fue roto al estrellarse la mano de Natsuki con fuerza sobre la mejilla de Shizuru. Con tal fuerza le golpeo que le hizo sangrar el labio.

- Mentirosa… ¡¡Mentirosa!! ¡¡Mentirosa!! – le grito - ¿por qué?, ¿por qué?... ¡por qué?!!

- Se acabó Kuga-san – dijo Shizuru sin mirarla – ahora ya tienes la verdad.

- Te odio – dijo Natsuki - ¡¡¡¡¡¡TE ODIO!!!!!!! - salió de ese sitio corriendo con todas sus fuerzas. Al llegar a la entrada de la escuela vio su motocicleta, el casco estaba puesto en el asiento, llevaba las llaves consigo, monto en ella se mal-bien acomodo el casco y arranco a toda prisa, como si el cielo compartiera su dolor empezó a llover con fuerza, con tal fuerza que le nublaba por completo la vista, deseaba huir, huir tan lejos como pudiera, deseaba olvidar a Shizuru, lo estaba deseando con el alma, deseaba olvidar aquellas caricias nunca antes sentidas, aquellas palabras pronunciadas con tanto amor, deseaba olvidarla, deseaba que se esfumara de sus pensamientos, que se borrara de su piel el toque de sus manos, tan absorta estaba que… no lo vio venir… tan en su mundo estaba que no escucho el tocar desesperado del claxon… tan perdida estaba en su mundo que aún cuando su cuerpo voló por los aires no podía entender que era lo que acababa de pasar, sintió un golpe en todo su cuerpo y reboto como si este fuera de plástico, escucho un golpe sordo en su cabeza y el plástico de su casco voló en pedazos, de repente todo se obscureció ante sus ojos, solo pudo ver una imagen, era la imagen de una chica que le sonreía, que le miraba tiernamente con esos ojos carmín – Shi…zu… - la imagen se fue haciendo borrosa ante sus ojos… - el rostro de esa chica se difuminaba – Shi.. – murmuro – zu… ¿quién…? – esa imagen termino por hacerse humo en su memoria - ¿quién… era esa…chi…? – Perdió el conocimiento su cuerpo quedo tendido a la orilla del camino, las olas rugían con tal fuerza que parecía que el fin del mundo estaba cerca. Un cuerpo, eso era todo, un cuerpo yacía a la orilla del camino… y lejos de ese sitió un corazón lloraba con fuerza, una chica estaba agonizando en su alma, una chica por vez primera pensaba en romper una promesa… una chica de ojos color carmín… levantaba la vista al cielo mientras un terrible presentimiento le estaba angustiando el corazón… mientras a lo lejos era apenas perceptible el ulular de una ambulancia.

5 comentarios:

  1. nooooooooooooooooooooooooooooooooooo natsuki waaaaa T_T mi corazon muere por leer tales palabras pero pero pero waaaa escribes bien genial ases que realmente sienta todo lo que natsuki y shizuru sienten T_T seguire leyendo para acabar pronto esta dulce agonia T^T

    ResponderEliminar
  2. Que bella misao_asuka11 gracias por el comentario me alegra mucho que te haya gustado encanto. Te Mando Mil Besos Preciosa!!!!

    ResponderEliminar
  3. natsukiiiiiii!!!...(snif,snif)...
    eres increible,...haces que sienta el dolor de ambas,... no tienes idea de lo mucho que me gustan tus historias...simplemente me fascinan...
    creo que se por donde va,.. espero y me de chance de leerlo antes de ir a clases o no me podre consentrar pensando en ¿¿¿que habrá pasado???...

    besos, saludos, abrazos y un sin fin de felicitaciones!!

    .♥♥♥.¡¡Lui Chick!!.♥♥♥.

    ResponderEliminar
  4. Mi querida y bella Lui Chick muchisimas gracias por emocionarte de esa forma la verdad es que es genial para mi saber que te toco el alma guapa.

    Mil Gracias te mando un abrazoteeee!!!

    ResponderEliminar
  5. Que malaa.. me has echo llorar!! T__T.. voy a leer el siguiente a ver si se me pasa U_U!
    Por cierto... esta increiblemente bien! ^^

    ResponderEliminar