sábado, 6 de marzo de 2010

Entre Celos Te Veas 4ta Parte


La espalda de Naomi estaba recargada al pecho de Shizuru esta tenía las manos sobre los pechos de la chica de ojos color miel, los estaba acariciando en forma circular mientras le besaba el lóbulo de su oreja y le mordía suavemente.

- Aaaahhmmm… Shizu… hummmmm.

- Naomi, eres deliciosa – le susurro al oído provocando que la chica se excitara más.

- Shizu… hummm – no pudo hablar ya que la mano de Shizuru se deslizo por su vientre acariciándola suavemente para depositar su mano en su entrepierna acariciándola sobre su ropa interior.

- ¿Te gusta? – le volvió a susurrar al oído

S..í – contesto débilmente pues la excitación le estaba consumiendo.

- Estás tan húmeda Naomi te puedo sentir a través de la tela.

- ¡Hummmm, aaaaaamm!

- “¿Qué…qué estoy haciendo?” – se preguntó Natsuki al estar frente a la habitación de Shizuru su mano a punto de llamar a la puerta “en verdad ¿qué estoy haciendo?” – no lo resistió más y golpeo suavemente. Shizuru se separo de Naomi y tanto ella como su joven amante miraron hacia la puerta, Naomi volvió el rostro sus mejillas estaban encendidas al máximo y sentía que el corazón se le saldría del pecho. Shizuru al mirarla le tranquilizo con una sonrisa.

- Tranquila – le susurro al oído, se levanto se puso su ropa interior su camisón y encima su bata de noche.

- Espera Naomi no tardaré

Shizuru-sama – le tomo de la mano apretándosela levemente.

- No pasa nada tranquila – se inclino hacia ella y le rozo los labios.

Se escucho una vez más el golpeteo sobre la puerta.

- En seguida voy – dijo Shizuru acercándose, al abrir un rayo aluzo el pasillo y vio frente de si a Natsuki.

- Nat…¿Kuga- san? – pregunto mirándola a los ojos, su corazón comenzó a latir con mucha fuerza.

- Shizuru – susurro.

- ¿Qué es lo que…? – Natsuki no le dejo terminar la jalo fuera de la habitación, la puerta se cerro y la recargo de frente a la pared opuesta, sus manos le tomaron por los hombros obligándola a que la mirará.

- ¿Por qué?... hablo con un hilo de voz - ¡por qué?... necesito…necesito.

- Kuga-san.

- ¡Deja de llamarme así! – le espeto a la cara y las lagrimas rodaron por sus mejillas, la tomo de la mano y la llevo casi a rastras a su habitación, al cerrar la puerta la recargo sobre la misma y la beso, la beso desesperadamente deseando hallar en ese beso la respuesta que sus labios se negaban a darle.

- No – Shizuru – le separó de golpe – no… no sigas… por favor – volvió el rostro a un lado.

- ¿Por qué?... ¿por qué… dime por qué? – Natsuki le sujeto de los hombros haciendo que le mirara una vez más.

- No hay nada que decir – dijo Shizuru – ya eh dicho todo.

- No lo entiendo Shizuru – las lagrimas no dejaban de brotarle – no lo entiendo –bajo la cabeza y empezó a temblar – en verdad… que no lo entiendo – un rayo cruzo el cielo aluzando la habitación, Natsuki levanto el rostro y miró los carmines ojos de Shizuru, apretó con fuerza su mandíbula y le miró con coraje y frustración. – ¡Por qué no puedes ser sincera? ¡Por qué?!.

- ¿Sinceridad?... ¡Sinceridad?! – espeto de golpe Shizuru con los ojos temblando de lagrimas ¿Conoces a caso esa palabra?... ¡Por qué dices que me amas?! – Shizuru le miró de frente un relámpago aluzo el cielo y la habitación, entonces Natsuki pudo ver el dolor que se mostraba en el rostro de la chica que tenía de frente a ella - ¿Cómo fue que te diste cuenta de que me amabas?!, ¡cómo puedes decirme que me quieres si todo este tiempo no has hecho otra cosa más que intentar alejarme de ti con tus comentarios?! – apretó sus manos formando puños al recordar cada palabra dicha por Natsuki que le hacían entender que no podía esperar otra cosa de ella que no fuera su amistad, sus ojos se negaron a seguir conteniendo sus lagrimas y estas fluyeron por sus mejillas – la que no entiende nada aquí soy yo… ¡la que no sabe que pensar aquí soy yo!…¿por qué hasta ahora?... ¿por qué? – su voz se quebró en esa última pregunta. – ¡Por qué?! Sí con tus comentarios me hiciste siempre ver que lo que esperaba era solo un imposible – A su mente volvieron aquellas escenas en las que incluso sin ella insinuar nada, Natsuki le reiteraba su postura.

****
- ¿Presidenta del consejo estudiantil otra vez?
- Sí – respondió entusiasta.
- Pero si ya te graduaste.
- Lo sé pero me gustaría ayudarte además solo será hasta que te niveles en tus estudios.
- Humm menos mal – comento tras darle la espalda mientras Shizuru apretaba sus manos y su rostro se ensombrecía.

****
- Huele muy bien Shizuru, si decidieras dejar de tontear seguramente llegarías a ser una buena esposa
- Aaah – musito solamente mientras su rostro se embargaba de tristeza.

****
- Ese kimono te hace ver muy linda Natsuki – dijo Shizuru sonriente.
- Aaah…hummm – Natsuki se sonrojo y se miró al espejo – entonces… quizás los chicos piensen lo mismo.
- Sí… seguramente – Shizuru volvió el rostro a un lado para ocultar su dolor.

Tras recordar esas escenas Shizuru no fue capaz de mantenerse en pie cayó frente a Natsuki de rodillas llevándose las manos al rostro y llorando amargamente. Natsuki permanecía de pie mientras rememoraba al igual que ella aquellos días en los que hacia sufrir tanto a Shizuru con sus absurdos comentarios que no eran otra cosa más que la lucha infinita con ella misma por mantener ocultos sus verdaderos sentimientos.

- “Tenía miedo – pensó – estaba asustada porque me sentía a gusto a tu lado, es por eso que me comportaba contigo de esa forma… porque no quería admitir que te necesitaba a mi lado, porque me negaba a aceptar la felicidad que me provocabas al mirar tu sonrisa” – Natsuki bajo la mirada y observo a la chica que estaba a sus pies llorando todo el dolor que le ella le había provocado y eso le hizo sentirse la peor de las personas.

Naomi estaba debajo de las cobijas, al escuchar el rayo cerró los ojos y no pudo ver como Shizuru era jalada por Natsuki por lo que pensó que había salido. Sus manos las tenía posadas sobre sus oídos.

- Supongo que esta vez – susurro – no vendrás a consolarme ¿verdad Nao-chan? - su mente le llevo al pasado reciente. – “Cuando llegue a esta escuela nunca imagine que tu estarías aquí, cuando me presentaron frente a la clase ni siquiera volviste tu rostro para verme, sería por eso que me fije en ti, mirabas a través de la ventana y al contemplarte te me hiciste conocida pero no sabía de dónde, incluso cuando me dijeron que a partir de ese día me sentaría detrás de ti ni siquiera volteaste para verme, no fue hasta que leíste un párrafo de aquel libro en clases cuando reconocí tu voz y pude recordar a aquella niña que en una tarde tormentosa me reconforto… aahh Nao-chan desde ese día quise presentarme otra vez contigo pero no había oportunidad y luego recordé lo que me contaste de tu mamá y no sabía cómo iba a preguntarte sobre su estado de salud porque aún hoy no sé si es que sigue viva. Y ahora que nos hemos vuelto a encontrar ¿no te parece curioso la forma como nos hemos hablado?

Naomi caminaba rumbo a su salón cuando escucho un fuerte golpe que hizo que se acercara a la escalera ahí se encontraba Nao doliéndose del golpe que se había dado.

- ¿Te duele? – preguntó con suave voz – no debes correr y menos por las escaleras – le reprocho.

- Tu… - murmuro Nao – ooouuu – cerró los ojos ¿Qué estás haciendo? – le miró molesta.

- Solo te eh puesto mi pañuelo sobre tu herida - sonrió – ven, te ayudaré a levantarte. “ Me pregunto si hoy seré capaz de presentarme ante ella” – pensó Naomi.

- No necesito que me ayudes – Nao se sostuvo del pasamano y se levanto con dificultad.

- Déjame ayudarte – Naomi – le echo la mano en la cintura y paso el brazo de Nao por sus hombros – descuida el dolor te pasará en unos momentos es un reflejo que llega al cerebro producto de una descarga eléctrica al haber chocado tu rodilla contra el piso – solo te quedara levemente adolorido pero podrás caminar bien – sonrió – “Sigue teniendo ese carácter que note la primera vez que la conocí” - pensó Naomi.

- Pareces saber demasiado – musito Nao – mirándola con indiferencia.

- No es eso, mi padre es el mejor medico de toda Europa, por eso… - “ooh! – pensó callando de golpe – “¿será que con lo que eh dicho me recordará, será bueno preguntarle por su mamá?”

- ¿El mejor medico de toda Europa? – preguntó Nao sacándola de sus cavilaciones – Y ¿Qué hace una niña rica como tu estudiando en esta escuela?.

- Una promesa – dijo – y su rostro se ruborizo levemente – una promesa – repitió suavemente mientras Nao le miraba admirada de ver tan lindo rostro tan cerca de ella.

Ambas caminaron rumbo al salón de clases mientras lo hacían Nao solo pensaba en cómo sacarle provecho a la situación de conocer por fin a la amante de Shizuru aunque al ver a la chica algo le provoco que le hizo sentirse incómodamente tranquila y en un ambiente conocido.

- Será mejor que te vayas a tu salón las clases ya han iniciado – comento Nao separándose de Naomi.

- Mi salón es el mismo que el tuyo – sonrío por lo bajo.

- ¿Qué? – pregunto Nao un tanto cuanto desconcertada.

- Así que en todo este tiempo ni siquiera has notado que existo – murmuro Naomi tan bajo que Nao no le entendió.

Cuando llegaron al salón el profesor les castigo dejándolas fuera del mismo con un par de baldes de agua una para cada una y las puso a los costados de la puerta, parecían un par de guardias.

- No debiste haberme ayudado – dijo Nao sosteniendo con ambas manos el balde de agua – ahora estas también castigada.

- No importa – dijo Naomi mirando el agua de su balde – no podía dejarte así “además fue una excelente oportunidad para poder acercarme a ti” – pensó al tiempo que sonreía.

- Hummmm – suspiro Nao molesta – eres extraña - fijo su mirada en el ventanal mirando el cielo – “si logró hacer que esta chica” – pensó – hummmm pero yo no soy así” – miró de reojo a Naomi quien aún miraba el contenido de su balde su mirada seria le daba un toque hermoso, su cabello resbalo por su frente y le cubrió sus ojos – Oye – dijo Nao.

- ¿Ehh? – pregunto Naomi volviendo su rostro para verla - ¿sucede algo? – sonrió – “¿Te habrás acordado ya de mi?” – pensó mientras fijaba sus amielados ojos en ella

- No… - dijo Nao ruborizándose – “quería ver sus ojos – se dijo – ¿por qué sentí esta fuerte necesidad de seguir viendo sus ojos?”, “¿por qué pienso que es hermosa?.... - ¿Qué… sucede conmigo?”

Natsuki estaba de pie mirando el dolor de Shizuru, ese dolor que ella misma le había causado, recordaba sus palabras sus acciones y todas ellas tenía un objetivo en común hacerla sentir mal y culpable.

- “Te hice tanto daño, te dije tantas cosas – cerro con fuerza sus ojos y sus puños – y aun así, aún así tu…. Tu”… – se arrodillo frente a ella le tomo de los hombros para que la mirara – Shizuru – susurro casi sin voz – yo… yo… - por un momento sus palabras huyeron de su boca al ver el infinito dolor en esos ojos carmín de la mujer que tanto amaba.

Shizuru se levanto dejando a Natsuki de rodillas.

- Está bien – le dijo dándole la espalda – eso ya quedo en el pasado – se encamino hacia la puerta.

- “¡No! No te vayas” – pensó Natsuki –“no quiero que te vayas” – se levanto y corrió hacia ella resbalo un poco y choco contra su espalda sus manos terminaron sobre los pechos de Shizuru.

Shizuru entrecerró los ojos al ver las manos de Natsuki sobre sus pechos, su rostro se torno ligeramente molesto.

- “¿Es esto lo único que quieres Natsuki?” - pensó al tiempo que se volvía para mirarla a los ojos.

****

- Eh… Mikoto… a ti… ¿te gusta Tate? – pregunto por fin Mai, el corazón le latía desenfrenadamente mientras esperaba la respuesta de la chica que yacía en la otra cama de espaladas a ella – creo que – continuo diciendo al ver que no le respondía – no hay nada de malo en que te guste – frunció el entrecejo – como sea tu eres una chica y él… - su rostro tomo un gesto de resignación – es un chico así que… - calló por un momento - … Mikoto siempre creí que… yo… a ti…. – apretó las sábanas con fuerza hubo un instante de silencio se levanto de la cama avanzó hacia ella y le toco el hombro – así que… por favor… dime si…

- ¿Hummmm? – dijo Mikoto desperezándose lentamente - ¿Mai? – pregunto frotándose los ojos…¿qué suce…?

- ¿Estabas durmiendo? – le acoto Mai con una cara francamente graciosa, Mikoto se incorporo lentamente hasta sentarse y solo asentó como respuesta.

- Entonces eso… - le señalo con un dedo – significa que no…escuchaste nada de lo que dije? – Mikoto no le respondió solo se limito a verle con un gesto de extrañeza que decía todo para Mai por lo que bajo la cabeza suspiro y pensó – “soy una tonta”.

El rostro de Shizuru mostraba un enorme dolor conjugado con una muestra de coraje y frustración.

- ¡Qué es lo que quieres Natsuki? – le espetó a la cara - ¡qué es lo que quieres de mi?... ya no puedo darte nada… nada Natsuki todo te lo eh dado ya, así que por favor déjame en paz… - sus ojos se anegaron en lagrimas se dio la vuelta dispuesta a irse de una vez por todas.

Shizuru camino hasta la puerta estaba a punto de abrirla cuando Natsuki sujetándola de la mano la jalo hacia sí y la recargo de espaldas a la puerta se abalanzo a sus labios y le beso con fuerza, sus manos viajaban sobre su vestimenta.

- Nat..su – no podía siquiera terminar una frase, la boca de la chica que tenía frente a ella se lo impedía, la saliva corría por las comisuras de sus labios, las manos de Natsuki le habían despojado de su bata de noche y Shizuru tan solo estaba en camisón. Un rayo aluzo la habitación y Natsuki le observo, noto sus mejillas sonrojadas, la dureza de sus pezones visibles a través de la tela.

- Por favor – dijo Natsuki abrazándose a ella – por favor – repitió suavemente deslizándole las manos por el cuerpo, le quito el camisón dejándola por completo desnuda, le volvió a besar pero esta vez con dulzura, con amor, deposito sus manos sobre los firmes pechos de Shizuru acariciándolos suavemente su boca deslizándose por el cuello de la mujer que amaba, bajo a sus pechos al mirarlos sintió deseos intensos por probarlos, paso su lengua lentamente una y otra vez

- ¡¡Aaahhh!! – Shizuru sintió un escalofrío recorrerle por todo el cuerpo nunca imagino que el toque de Natsuki fuera tan cálido.
- Shizuru – susurro llevándose a la boca su pecho y succionándole una y otra vez le separo las piernas con su rodilla y deslizo la mano lentamente a través de su cuerpo hasta depositarla en su entrepierna, le acaricio sobre su ropa interior mientras seguía besándole los pechos una y otra vez, su mano llevaba un solo ritmo deslizándose suavemente hacia delante y hacia atrás – “Shizuru – pensó Natsuki – es verdad, eh sido la peor persona del mundo contigo, no tengo derecho siquiera a que me quieras todavía pero… pero… por favor, por favor, permite que te demuestre cuanto Te Amo… por favor – deslizo su lengua lentamente por su cuello.

- ¡¡Aaahh Nat…suki…!! es…pe...ra – suplicó – si continuas yo… hummmm – sus palabras murieron en la boca de Natsuki que beso desesperadamente rozando sus labios contra los de ella, profundizando y suavizando el beso, acariciando su lengua con la de ella, provocando que la saliva de ambas escurriera por las comisuras de sus bocas, aunque al principio Shizuru estaba resistiéndose termino por nublarse su sentido común debido a las sensaciones que estaban embargándole el cuerpo y el alma por entero, no se resistió más pues necesitaba de la mujer que tenía frente así, deseaba sentir su piel contra la suya su calor fundirse con el suyo, le despojo de sus ropas con celeridad - ¡¡aaahhh!! – gimió suavemente Natsuki al ser consciente de la premura con la que le desnudaba – Natsuki – murmuro Shizuru suavemente mientras terminaba de quitarle la ropa, cuando la miro desnuda la escudriño con sumo detenimiento como deseando grabar en su mente cada parte de su cuerpo, cada detalle, le miraba tan intensamente que Natsuki se ruborizo profundamente y se llevo las manos inconscientemente al pecho cubriendo su desnudez y volviendo su rostro a un lado presa de una incontenible sensación de vergüenza, Shizuru le tomo las manos y las retiro de su cuerpo para seguir admirándola, Natsuki termino por bajar la mirada sumamente avergonzada Shizuru entonces le levanto el rostro con sus manos y clavo sus carmesí en los ojos de Natsuki, lo que veía frente a ella era lo más hermoso que nunca había visto, esa mirada de Natsuki llena de una inocente vergüenza que le ruborizaba las mejillas y su mirada, esa verdadera mirada que poseía plagada de una increíble timidez que le hacía verse maravillosamente guapa – Eres hermosa Natsuki – susurro Shizuru.

- Aahhh – dijo quedamente, sonrió ligeramente, tomo la mano de Shizuru entre la suya y la llevo hasta su cama. Fue entonces que Shizuru le recostó sin dejar de besarla su cuerpo sobre el de Natsuki imprimiendo una suave presión, las manos de Natsuki abrazándole y acariciándole la espalda con suaves movimientos, Shizuru tomo el lóbulo de la oreja de Natsuki con su boca y le succiono suavemente – Me gustas –susurro a su oído y Natsuki gimió suavemente entremezclando el nombre de Shizuru. Se deslizo por su cuello llenándolo de suaves y firmes besos, paso sus labios y su lengua por los hombros de la chica que yacía bajo su cuerpo, Natsuki estaba presa de una profunda excitación que le nublaba el pensamiento, Shizuru la estaba volviendo loca con sus caricias, tan suaves, tan firmes y sus ojos ese deseo que podía claramente observar reflejado en ese mar carmesí cada vez que le miraba. – Por favor – suplico Natsuki tomando la mano de Shizuru entre la suya llevándola al lugar donde deseaba ser liberada, donde deseaba que le tocara y le hiciera lo que ella deseara – ¿Estás segura? – pregunto Shizuru mirándola seriamente a los ojos – por favor – fue la respuesta que obtuvo así que deslizo su mano dentro de ese mar líquido que abrazo sus dedos, era tan suave y estaba tan cálido que Shizuru no pudo evitar excitarse aún más y ser consciente de su propio deseo que se mostraba claramente a través de la humedad de su entrepierna que se incrementaba cada vez más, deslizo sus dedos lentamente por cada pliegue mientras su boca se deleitaba con los pechos de Natsuki que sabían tan dulces como la miel, los gemidos de Natsuki no hacían otra cosa más que incrementar el deseo de Shizuru por satisfacer a la mujer que amaba, retiro sus manos del sexo de Natsuki. Y le miro con profundidad – Te deseo – fueron solo dos palabras pero suficientes para incrementar el deseo de Natsuki – Necesito probarte – susurro Shizuru – y necesito que me pruebes – Natsuki se ruborizo al máximo al entender sus palabras – Shizu…ru – murmuro mirándole con los ojos un poco más abiertos – ¿No quieres…? – pregunto tímidamente – No, no es eso… - dijo volviendo el rostro a un lado – es solo que… sino te gusto… si no te agra… - Shizuru le calló con un beso al separar sus bocas un gran hilo de saliva les acompaño – Natsuki – dijo llevando sus dedos de regreso al sexo de la chica los empapo y se los mostró – en verdad deseo – dijo al tiempo que se metía los dedos a la boca – probarte – deslizo su lengua por sus dedos. - ¡¡aahh!! Shizu…ru – Natsuki asentó con la cabeza.

Shizuru se recostó sobre Natsuki de tal forma que su rostro quedo de frente a su entrepierna le separo las piernas con sus manos y trago saliva al ver el paraíso que tenía frente de si, acerco su boca lentamente separo los pliegues con sus dedos y hundió su boca en ese dulce néctar que estaba frente a ella – ¡¡¡¡aaaaahuuuummmm Shi… zuru…!!!! Gimió con fuerza sus caderas se movieron al ritmo de la boca de Shizuru, no podía entender esa caricia tan suave y cálida, esa sensación de ser acariciada de esa forma tan nueva, tan única, la lengua de Shizuru se deslizó por cada pliegue por cada rincón, la estaba probando y degustando por completo Natsuki se estaba deshaciendo en placer le sujeto las piernas apretándolas suavemente – Por favor – suplicó Shizuru liberándole un momento de su boca, Natsuki entendió el ruego de Shizuru, levanto el rostro y lo hundió en el sexo de la chica que le estaba amando de esa forma tan nueva – aaaaaaahhhhh!!!! Nat….suuu…kiiiii – gimió Shizuru al sentir la tibia lengua de la mujer que amaba. – “que suave… que… dulce, ¿por qué me eh negado todo este tiempo a sentir esto?” – se cuestiono Natsuki decidida a probar hasta el último rincón del cuerpo de Shizuru.

- Shizuru –sama está tardando demasiado ¿ le habrá pasado algo? – Naomi salió de entre las sábanas, la lluvia había menguado y ya solo se podía observar una tormenta eléctrica que dejaba mostrar a cada tanto tiempo las luces de los rayos y relámpagos – Shizuru-sama por favor no tardes – suplicó desde el fondo de su corazón y cerró los ojos intentando dormir.

- “Natsuki – pensó Shizuru – eres deliciosa, sabes tan bien, tan exquisitamente bien” – deslizo su lengua suavemente dentro de esa fuente donde manaba ese cálido néctar provocando que Natsuki se aferrara más al cuerpo de Shizuru; ambas chicas se acariciaban de tal forma que pensaron por un momento que perderían la razón. Shizuru era consciente de su propio placer y del que le estaba proporcionando a Natsuki y sabía que si seguía de esa forma pronto terminarían, así que se retiro gentilmente de ella.

- ¿Shizuru? – pregunto Natsuki extrañada al ver que se levantaba.

- Quiero verte al momento de acabar – le respondió acoplando sus caderas a las suyas.

- Shizu… ammmmhummm – no termino la frase al sentir esa suavidad entre sus piernas rozando con la suya. Deslizo su cuerpo en un entero movimiento que le permitía sentir completamente el sexo de la chica que amaba, se deslizo lentamente sobre ella una y otra vez, sus pechos se movían a un mismo ritmo – Me vas a volver loca – susurro Natsuki mirando el hipnotizante movimiento de los pechos de Shizuru.
- ¡¡¡¡Aaaaahhh!!!!!! Nat…suki - gimió Shizuru entrecerrando los ojos – eres deliciosa.

- Shizuru… hummmmmaaammmm - no te detengas por favor – suplicaba moviendo sus caderas al ritmo de las de Shizuru – se siente tan bien, se siente tan bieeennn aaaaahhhhhh Shi…zu…ru…

- Nat…su…ki aaaahhhmmmm Te Amo.

- Shizuru…. Shizuru – Los ojos de Natsuki se anegaron en llanto – Te Amo, Te Amo.

- Natsuki voy a… venirme.

- Shizuru yo… yo… también – se aferro con más fuerza a sus caderas haciendo mayor presión sobre sus sexos.

- ¡¡¡¡Aaaaahhh!!!!! Shizuru!!!! – exclamó Natsuki llegando a un profundo y largo orgasmo.

- ¡¡¡¡Huuummmmaaaaa!!!!!!! Natsuki!!!!!! – Shizuru se libero por entero, nunca en su vida había sentido un orgasmo como ese y sabia que nunca más volvería a sentir uno igual.

Shizuru se desplomo sobre el cuerpo de Natsuki, esta le abrazo mientras trataban de recuperar el aliento, Natsuki comenzó a acariciarle el cabello y la espalda mientras Shizuru enterraba su rostro en el cuello de Natsuki tratando de evitar pensar en el adiós que tendría que darle una vez que le liberara de su abrazo, sus lagrimas se deslizaron por sus mejillas, se sentía la mujer más feliz del mundo y la mas desdichada a la vez. Natsuki tenía un terrible presentimiento por eso no soltó a Shizuru de sus brazos ni siquiera cuando esta se quedo dormida abrazada a su pecho.

- “No Te perderé Shizuru – pensó - no importa que tenga que hacer, no te perderé, ya no podría vivir sin ti, no después de que me has hecho sentir viva entre tus brazos” – Te Amo – susurro en su oído – siempre eh sido una necia, terca y testaruda y tu siempre has estado a mi lado aún con lo difícil que soy, Te Amo Shizuru, Te Amo con toda mi vida – hundió su rostro en su sedoso cabello y cerró los ojos venciéndose al sueño pero sin soltarle.

- Yo – susurró Shizuru al sentir que los brazos de Natsuki se relajaban – También Te Amo.

Ambas se rindieron al sueño sus cuerpos permanecieron unidos en un dulce abrazo digno del amor de ambas.

Entre sueños Shizuru escucho el latir de ese hermoso corazón que latía tranquilo y rítmicamente, se escuchaba maravillosamente y ese calor, ¡ah! Ese calor que la envolvía por completo, que sensación más cálida estaba sintiendo, y esos brazos que seguían ciñéndola en el más hermoso de los abrazos, ¡ah! el aroma de ese cuerpo poseía tal perfume que se sintió en el paraíso, sí, el estar así entre sus brazos era el equivalente del nirvana, un cielo en la tierra, entreabrió lentamente los ojos su cabeza estaba apoyada contra el suave pecho de Natsuki, la habitación estaba iluminada pero por la ventana se podía apreciar aun la noche así que… aún… aún quedaba tiempo, aún… aún podía permitirse el disfrutar con todos sus sentidos de ese rato de dicha que le estaba siendo otorgada… sí… aún había tiempo, y a cada segundo que trascurría una sensación de felicidad le embargaba seguido de un profundo dolor que lastimaba como la muerte misma, levanto el rostro lentamente para evitar despertar a Natsuki y le observo dormir, su respiración era rítmica y tranquila, sus labios estaban ligeramente entreabiertos y su rostro estaba relajado, tenía un poco revuelto el cabello de su frente, Shizuru extendió lentamente su mano y se lo acomodo dulcemente, contemplo largo rato el rostro apacible de Natsuki deseaba grabar en su mente cada parte de el, cada detalle, deseaba no olvidar nada, nada, nada absolutamente nada de esa maravillosa expresión; y también deseaba que el día se detuviera en ese momento para toda la eternidad, ya no deseaba otra cosa más que permanecer al lado de la persona que más amaba en el mundo, sin embargo… sin embargo… sabía bien que eso no sería posible, su mirada se entristeció y sus ojos se anegaron en llanto, un llanto amargo que fluyo por sus mejillas cayendo sobre el rostro de Natsuki quien al sentir la humedad de esas lagrimas abrió lentamente los ojos para toparse con la más hermosa pero triste mirada que había visto en toda su vida,

- Shizu… - ese nombre murió en los labios de su poseedora quien le beso con desesperación, con una amarga desesperación, con un ruego de amor que provoco en Natsuki una triste aprehensión que hizo que le doliera como nunca en su vida el corazón, ese beso, ese beso estaba plagado de dolor, de tristeza, de desesperanza, de desconsuelo y de todo aquello que significaba sufrimiento, sin darse cuenta Natsuki comenzó a llorar era capaz de percibir cada emoción que Shizuru le estaba transmitiendo a través de ese beso, que acariciaba cada parte de su boca, que rozaba con suaves caricias sus lenguas, que acariciaba sus labios una y otra vez y que inclusive el líquido néctar de esa fusión resbalara por las comisuras de los labios de la chica que yacía bajo el cuerpo de Shizuru, la presión de su cuerpo contra el de Natsuki, sus pechos rozándose lentamente, sus manos acariciándose mutuamente fueron el detonante de una explosión de pasión que les llevo a un estado de éxtasis que les obligaba a explotarlo en el más profundo de los estados de la emoción humana, Shizuru entonces deslizo su lengua por el cuello de Natsuki provocando que esta se estremeciera a causa de la excitación que iba poco a poco en aumento – aaahhhhmmmm Shizuru – susurro suavemente echando la cabeza hacia atrás – Natsuki – susurro en su piel, deslizo sus manos por los pechos de la chica cuyas mejillas se mostraban encendidas en un hermoso carmesí, masajeo con delicadeza y ternura ese maravilloso par de pechos, intentaba grabar en su mente esa suave y firme textura que estaba sintiendo con todos sus sentidos, tomo los pezones entre sus dedos índice y pulgar en una dulce caricia que provoco que se irguieran, al estar totalmente duros los apretó hundiéndolos lentamente disfrutando del gesto que el rostro de Natsuki le ofrecía cuyos ojos estaban cerrados y su boca aun más abierta, su respiración agitada le confirmaba a Shizuru el placer que sus manos estaban prodigándole a la mujer que adoraba con toda su vida. Shizuru abrió su boca y metió dentro de la misma tanto como pudo del seno de Natsuki mientras con la otra seguía apretándole suavemente con sus dedos índice y pulgar. –“Te Amo Natsuki, Te Amo” – pensaba Shizuru al tiempo que succionaba una y otra vez ese seno que le sabía riquísimo. – ¡aaaaahuuuummm! ¡aaahhh! Shizu…huuumm… ru… - gimió Natsuki el calor entre sus piernas lo mismo que la humedad se había incrementado, la necesitaba, la deseaba, la quería sentir en todo su cuerpo, en su mente, en su vida, la necesitaba, la necesitaba por entero, por completo, para siempre. Shizuru tomo entre sus labios el pezón endurecido de la chica y lo jalo hacia sí, lo envolvió entonces con su lengua y lo lleno de caricias múltiples – “ necesito grabarme el sabor de tu piel – pensaba – necesito Natsuki, necesito… dejar mi amor en ti, grabar mi amor en tu cuerpo, Natsuki…mi Natsuki” – Shizuru aplicó el mismo método en el otro seno de Natsuki, para después pasar su lengua por los alrededores de ambos senos, la saliva de Shizuru le dejo completamente mojada, le soplo entonces ligeramente en los pezones haciendo que Natsuki curvara suavemente su espalda - ¡¡aaahhmmmm!! – exclamó al sentir esa brisa tan refrescante y cálida a la vez - aaah Natsuki – susurro Shizuru mirando sus expresiones faciales, sus labios esbozaron una ligera sonrisa de satisfacción y sus mejillas se ruborizaron enormemente al ver la hermosa súplica que miró en sus ojos y que segundos después explayo en suaves palabras –hazme tuya –fueron solo dos palabras que manaron de los labios de Natsuki y que provocaron en Shizuru una emoción incapaz de contener ni de expresar con palabras tan solo con el llanto que emano de sus ojos – Nat…suki . susurró mientras las lagrimas corrían por sus mejillas, Natsuki al verla se preocupo pensó que algo malo había dicho, quizás la había ofendido, sin embargo sus dudas se disiparon al contemplar esa sonrisa que le hizo sonrojar – Shizuru – susurro mirándole con todo el amor del mundo – Nat…su...ki – dijo lentamente mientras enlazaba sus manos en las de ella acerco sus pezones haciéndole suaves caricias contra los de ella – ¡¡¡¡aaahhh!!!! – exclamó Natsuki arqueando su espalda - ¿se siente bien? – pregunto Shizuru mostrando en su rostro el placer que sentía. – Aahhhh!!mmmm!!hummmm!! Shizuru… s..sí… se siente bien. – le respondió mirándole a los ojos. Shizuru bajo a su boca haciendo más presión sobre ella y besándole con amor, con desespero con pasión, Natsuki disfrutaba ver esos momentáneos puentes de saliva que Shizuru se llevaba con ella al dejar de besarla y volverla a besar de nuevo. Shizuru le soltó de la manos y la deslizo lentamente por el cuerpo de Natsuki hasta su entrepierna al hundir sus dedos dentro de ese mar líquido se sorprendió de la forma como le había mojado.

- Estas tan húmeda Natsuki – le susurró al oído – pasándole la lengua por el lóbulo de su oreja.

- ¡¡¡¡Aaaahh!!!! – gimió al sentir la suave y ligera mordida de Shizuru en su oreja – aahhmm!!!!! Shizuru…

- Natsuki eres exquisita – deslizó sus dedos lentamente por cada pliegue tocándola, acariciándola, presionado cada zona que hallaba a su paso, sin embargo Natsuki fue consciente de que Shizuru se detenía en cierto sitio intentando no ir más allá.

- Shizuru – le tomo el rostro con ambas manos y centro su mirada en sus ojos – Por favor… yo… - bajo un momento la mirada y se pauso – yo… - su rostro se ruborizo al máximo se mordió el labio inferior y haciendo acopio de ánimo y valor volvió su vista a esos ojos carmesí - quiero… quiero sentirte dentro de mi – soltó de golpe – quiero – sus ojos se anegaron en lagrimas – quiero ser tuya, quiero ser tuya Shizuru, quiero… quiero… sentir que estas en mi interior y que te pertenezco por entero y… y que de ninguna forma podría pertenecerle a nadie más – su rostro se enrojeció al máximo y su mirada mostró la clara vergüenza de haber dicho tales palabras. Shizuru le miro sorprendida y ruborizada y después su rostro se suavizo cerro momentáneamente los ojos dejando escapar las lágrimas de felicidad que anegaron sus ojos.

- ¿Realmente lo deseas? – pregunto suave y dulcemente

- Aaahh! Shizuru – susurro Natsuki al sentir como esos dedos se deslizaban lentamente en dirección a aquel sitio – le echo los brazos al cuello y le miro directo a esos carmesí.

- Sí – respondió – lo deseo.

La mirada de Shizuru estaba fija en ese maravilloso rostro sonrojado, cuya respiración acrecentada le excitaba cada vez más, sus dedos se movían lentamente rumbo a aquel sitio fuente del dulce líquido que había bebido hace unas horas, le toco, ahí estaba ya, así que fijo su vista en esos ojos verdes que se entrecerraron y la chica asentó ligeramente con la cabeza, el permiso estaba otorgado así que introdujo lentamente sus dedos dentro de esa suave cavidad – ¡¡¡¡¡¡¡aaaaahh!!!!!!!! gimió Natsuki apretó suavemente sus labios y cerro por completo sus ojos, su espalda se arqueo conforme Shizuru se adentraba más y más en ella, Shizuru estaba extasiada por la increíble suavidad que estaba sintiendo, que sensación tan nueva, tan maravillosa sentía en esa dulce presión que esa zona ejercía sobre sus dedos , Shizuru se embeleso al contemplar esa expresión que le estaba siendo entregada, otorgada solo para sus ojos, solo para ella, esos labios entreabiertos le invitaron a probarlos una vez más, así que la volvió a besar sus dedos entraban y salían de ella una y otra y otra vez, las caderas de Natsuki se movían a ese ritmo – huummmm, aammmhh – gemían ambas chicas Shizuru nunca en su vida se había sentido tan excitada y nunca su piel estuvo tan sensible a cada caricia que le imprimían las manos de Natsuki, los pechos de ambas rozándose una y otra vez sus lenguas jugando, acariciándose, deleitándose con cada beso, sus salivas mezcladas en una sola textura y en un solo sabor, Natsuki estaba disfrutando cada roce, cada movimiento de esos dedos que estaban dentro de ella, sí, Shizuru estaba dentro de ella, sintiéndola, amándola, provocándole ese mar de nuevas sensaciones nunca antes sentidas, se sintió tan feliz, tan completa, tan entera que no pudo evitar llorar, Shizuru al ver sus lagrimas se detuvo - Natsuki yo… ¿te eh lastimado? – pregunto con suma preocupación.

- No – respondió suavemente al tiempo que negaba con la cabeza y le sonreía – si lloro es porque me estás haciendo inmensamente feliz.

- Nat…su..ki – susurró Shizuru.

- Por favor… Shizuru – suplico Natsuki al tiempo que se asía a su boca nuevamente.

- Aahhhmm Nat…. Hummm – Shizuru se dejo envolver por ese beso y sus dedos volvieron a adentrarse en ella, así… de esa forma, sí… en suaves movimientos, siguiendo las caderas de Natsuki, se sentía bien, sí, muy bien, su textura, tan suave, tan mojada… Shizuru sintió en deseo incrementarse en ella, necesitaba ser liberada también, sin dejar de estar en ella, se sentó en la pierna de Natsuki mojándola con su líquido – ¡¡¡aaaaahhh!!! Shizuru – Natsuki se deleito con ese mar que resbalaba sobre su pierna – ¡¡¡oooohhh!!! Natsuki hummmm, ¡aaaaahhhh! Te Amo, Te Amo.

- Shizuru…hummmm, aaaaahhhh estas….hummm, estas aaahhh tan mojada – Natsuki contemplo el rostro de Shizuru las lagrimas que caían por sus mejillas, su respiración agitada su boca abierta sus ojos fuertemente cerrados sintiendo su propio placer – “aahh, Shizuru te ves tan hermosa…tan bonita” – sus ojos se posaron en el moviendo hipnotizante de sus pechos ese movimiento que le hacía aumentar la excitación – Te Amo Shizuru – dijo al tiempo que elevaba sus manos y atrapaba entre ellas esos pechos que se sentían deliciosamente suaves.

- ¡¡Aaahhhhmmmm Natsuki hummmmm!! – exclamó Shizuru al sentir las caricias que le estaba provocando.

Shizuru levanto su dedo pulgar para tocar el menudo músculo que había incrementado su tamaño con su rodilla imprimió más presión sobre su mano, ambas chicas estaban al borde del éxtasis, ambas buscaban mayor presión sobre sus sexos, sus sentidos elevados al máximo, sus corazones vueltos uno solo, y sus almas conjugándose en un solo ser. Shizuru se inclino sobre ella para poder besarla para sentir esa piel contra la suya para sentir el toque de sus pechos contra los de ella. Estar así en ella, estar de esa forma sobre ella, poseyéndola de esa forma le hacía sentir en la cima del mundo.

- ¡¡¡¡¡hummm Shizuru!!!!!!!! Por favor, sí, así, no… no te detengas, por favor.

- Natsuki – susurro acercando su boca a la de ella y le rozo los labios mordiéndole suavemente el labio inferior.

- ¡¡¡¡Aaahhhmmmmmm!!!!!! Shi… zuru – le abrazo más hacia sí necesitaba todo el peso de su cuerpo contra el de ella, necesitaba a Shizuru por completo, por entero.

- Natsuki hummm, me… estas, me estas volviendo loca ¡¡aaaaahhhhh!!.

- ¡Oohhmm! ¡¡Shizuru!! – sus movimientos iban en aumento tanto como su mismo deseo, la presión, los dedos de Shizuru estaban tan dentro de ella como podía mientras su propio sexo resbalaba sobre la pierna de Natsuki, con su dedo pulgar rozaba una y otra vez ese menudo músculo que se hallaba en el punto más alto de la estimulación.

- “Ahh! Natsuki, por favor, no me olvides – sus ojos manaron grandes lagrimas mientras sentía lentamente como el deseo incrementaba y estaba a punto de llevarle a la culminación – por favor, graba en tu mente esta noche, graba en tu piel la esencia de la mía… y perdóname por no poder estar a tu lado”

- Aaahhhhmmmm Shizuru… Shizuru estoy,,, ¡¡¡aaaahhh!!!! Vas a provocar que pierda la razón... se siente tan bien… voy a… ¡¡¡ohhhhhmmmm!!! ¡¡¡hummm!!!!

- “Mi Natsuki… que maravilloso es verte así”

- ¡¡Aaaahhh!! No puedo más… hummmm voy a, voy a… venirme,¡¡¡aaaahh si….sigue así por favor… por favor…!!!!

- Natsuki yo… yo también voy a… voy a…. venirme….¡¡¡¡aaaaaahhhh!!! ¡¡¡¡Natsuki Te Amooooo!!!!!!!!!

- ¡¡¡¡¡Shizuru Te Amooooo!!!!!!!!

Ambas chicas llegaron a un impresionante orgasmo sus espaldas arqueadas sus rostros mostrando el placer que sentían. Y en el rostro de Shizuru el correr de esas lagrimas que entremezclaban dolor y felicidad.

5 comentarios:

  1. woooooooooooooooooooooooooooooooooooooow!!!

    Co...co..como es qe naiiden ha comentado aki (?)

    omg! te lusiste con este capi ;D!!

    gracias <3

    ResponderEliminar
  2. Gracias Amane Preciosa me alegra mucho que te haya gustado.

    Te Mando Mil Besos preciosa!!!!!

    ResponderEliminar
  3. o.o waaaaaaaa llorare es genial pero a la vez increiblemente triste T____T siento el dolor de shizuru T^T

    ResponderEliminar
  4. que lindo comentario me alegra saber que te gusto Te mando mil besos!!!

    ResponderEliminar
  5. ToT...Amo esta historia...
    wuaaaa!! ojala y no tuvieran que separarse,....
    menos mal que no sufro de infartos xq ya hubiera muerto...
    es que hay algo en tus historias que me quita el aliento....
    honestamente te felicito,..me encanta!!!...
    espero que pase rapido la noche,..no podre dormir bien hasta que no termine de leerlo,..

    gracias por escribir..eres awesome!!!...
    besos, saludos, abrazos y muchisimas felicitaciones!!!

    .♥♥♥.cuidate!! se te quiere....♥♥♥.
    .♥♥♥.¡¡Lui Chick!!.♥♥♥.

    ResponderEliminar