sábado, 6 de marzo de 2010

Entre Celos Te Veas 2da Parte


El sol no tardaría en ponerse y la junta aun no legaba a su fin, Shizuru miraba su reloj una y otra vez, había pasado mucho tiempo y casi estaba segura de que le hizo sentirse triste y molesta pues esa junta no iba a ningún lado.

- Creo que – dijo Shizuru levantándose – será mejor continuar mañana de cualquier forma hay muchos puntos que debemos pensar de forma individual.

- Sí pero – dijo uno de los miembros nuevos del consejo – creo que es mejor terminar de una vez.

- ¿Terminar qué? – pregunto molesta Shizuru – no hay un consenso entre todos, cada cual tiene su propia opinión, así que lo más razonable será terminar esto mañana, una vez que analicemos los puntos de forma más tranquila, se acerco a la puerta y salió sin mirar atrás. Dentro de la sala del consejo se escucho un murmullo generalizado, era en verdad muy extraño ver a Shizuru enfadada,

Mientras tanto Natsuki miraba las nubes pasear tranquilamente por ese océano azul inmenso llamado cielo, miró su reloj distraídamente y suspiró. Naomi que esperaba a Shizuru le dio alcance cuando bajaba las escaleras del Instituto.

- Shizuru- sama – sonrió Naomi abrazándole – te extrañe mucho.

- Naomi-chan – Shizuru le sonrió gentilmente - ¿has estado esperándome todo este tiempo?

- Sí – dijo Naomi asentando igual con la cabeza – prometiste que comerías conmigo ¿lo recuerdas?.

- Es verdad – dijo quedamente – te prometí que te haría lo que desearas de comer. “entonces – pensó – no podía haber ido con Natsuki de cualquier forma” – suspiro levemente.

- Te sientes bien Shizuru-sama – pregunto Naomi mirándola con preocupación.

- Sí, no te preocupes – sonrió Shizuru – vayamos a casa.

- Sí – dijo – Naomi contenta.

Al llegar casi a la puerta donde esperaba Natsuki esta les vio, Naomi tenía a Shizuru tomada del brazo y Natsuki imagino entonces que Shizuru había olvidado su cita. Shizuru miraba a Naomi y no se había percatado de que Natsuki le miraba.

Natsuki se coloco el casco y monto en su motocicleta, en verdad se sentía celosa que de Shizuru prefiera estar con Naomi a estar con ella, justo iba a irse cuando a lo lejos vio que Mikoto corría en dirección a ella, Natsuki se quito el casco y vio a Mikoto pasar de largo junto a ella, llegar hasta Shizuru y Naomi hablar un momento con ellas y acto seguido se llevo a Naomi de la mano rumbo al Instituto. Shizuru miro a la salida y vio a Natsuki montada en su motocicleta con el casco en la mano, sus miradas se entrelazaron y el corazón de ambas comenzó a latir fuertemente y un fino rubor cubrió sus mejillas, Shizuru echo su cabello hacia atrás con su mano, ladeo la cabeza levemente mientras le sonreía dulcemente a Natsuki entrecerrando sus ojos. En el rostro de Natsuki de forma Natural se esbozo una enorme sonrisa, mientras contemplaba la belleza de Shizuru.

****

Natsuki manejaba a toda velocidad por la carretera que daba vista al mar, aún a grandes velocidades Natsuki conducía muy bien y Shizuru se sentía segura, su cabeza la tenía recostada sobre la espalda de Natsuki mientras miraba el lento atardecer que se pintaba de maravilla sobre el lienzo del cielo. Por fin Natsuki se detuvo en el mirador, ambas chicas bajaron, Natsuki se quito el casco y camino rumbo al barandal se detuvo un momento a observar el lento atardecer y sonrió pues el momento era el adecuado.

- Eh... Shizuru ¿sabes porque te eh traído aquí? - pregunto sin mirarla.

- No - respondió Shizuru caminando hacia ella con paso lento.

- Este sitio - dijo Natsuki sonriendo levemente - es muy importante para mí, aquí... mi vida termino un día y renació para vivir una soledad inmensa - sonrió amargamente - y aquí, volví a nacer, el día que mostraste tu amor hacia mí, aquí... dijiste - se volvió lentamente para ver a Shizuru - que me protegerías de quien quisiera lastimarme.

Shizuru sonrió y coloco su mano encima de la de Natsuki.

- Lo recuerdo - dijo Shizuru - acariciando el rostro de Natsuki con el envés de su mano.

- Si te traje aquí es porque hay algo que deseo darte - de entre sus ropas saco una pequeña caja la cual coloco en la mano de Shizuru, esta la miro extrañada y le hizo a Natsuki una pregunta sin palabras al mirarla - Espero que te guste dijo Natsuki ruborizándose lentamente mientras volvía su rostro para ver el infinito del cielo.

Shizuru abrió la caja y lo que contenía dentro era un collar adornado con un dije en forma de una gota de agua en color azul.

- Así... - dijo Natsuki sin mirar a Shizuru - como el agua da vida, así tú... me diste la vida a mí, yo... estoy muy feliz por haberte conocido - Shizuru miraba el collar que tenía entre sus manos se sentía un poco extrañada pues no creía que Natsuki pudiera hacerle un regalo como el que en ese momento le estaba haciendo.

- Es... hermoso - pudo decir por fin.

- ¿Puedo colocártelo? - Natsuki le miro sonriente.

Shizuru asentó con la cabeza Natsuki tomo el collar entre sus manos y se coloco tras Shizuru, un momento después ya se lo había puesto. Natsuki se abrazo a Shizuru y se quedo así durante unos momentos su rostro lo hundió en el suave y sedoso cabello de Shizuru, el calor que sus cuerpos despedían se sentía tan bien que por un momento Natsuki tuvo la impresión de que aquello que toda la vida había necesitado lo hallaba por fin en Shizuru.

- Shizuru - dijo de repente - ¿quieres ser mi novia? - lo dijo tan natural que hasta ella misma se sorprendió.

- Natsuki - Shizuru se dio la vuelta quedando frente de ella, Natsuki le miraba sorprendida y sonrojada por completo, no podía creer que ella misma hubiese dicho algo así - ¿te ah molestado lo que te eh preguntado? - pregunto Natsuki un poco avergonzada.

Shizuru no le respondió solo la miro a los ojos y le echo los brazos al cuello, Natsuki se maravillo ante la belleza de Shizuru, en verdad tenía que haber estado ciega para no darse cuenta de lo maravillosa que era la chica que tenía delante suyo. Shizuru entrecerró los ojo y acerco sus labios a los de Natsuki quien la sujeto de la cintura y la atrajo hacia sí, el corazón de Natsuki latía desenfrenadamente, su rostro se sonrojo aun más al atrapar la boca de Shizuru con la suya, fue un beso electrizante que se dejo sentir por todo su cuerpo, Shizuru la estaba besando de forma tan dulce, tan tierna y a la vez con una pasión desenfrenada, jamás en su vida se imagino que un beso pudiera contener tantas emociones, al separarse ambas estaba completamente sonrojadas y con la respiración levemente agitada.

- Shi..-zu..ru - murmuro Natsuki.

- Natsuki - susurro Shizuru.

Ambas se miraron a los ojos diciéndose mil palabras sin voz mientras las primeras estrellas aparecían sobre ellas en el inmenso firmamento.

****

Los subsiguientes días y semanas fueron mejores para Natsuki, Shizuru gastaba más tiempo con ella, y extrañamente siempre que Naomi estaba con Shizuru, Mikoto aparecía y se la llevaba. Todos los días Natsuki y Shizuru comían juntas y por las tardes siempre iban al mirador y se quedaban ahí platicando hasta que obscurecía y regresaban al Instituto. Una noche Shizuru al entrar en su dormitorio vio a Naomi sentada en medio de su cama. Estaba abrazándose sus piernas con la frente recargada sobre sus rodillas, se escuchaba que lloraba.

- Naomi - chan - Shizuru se acerco a ella - ¿qué sucede?

- ¿Por qué? - fue la tímida respuesta de la chica mientras levantaba el rostro para mirarla.

- Naomi - susurro Shizuru sabiendo lo que a continuación le recriminaría.

- ¿Por qué? – volvió preguntar Naomi – ¿Por qué estas más tiempo con ella que conmigo? – las lagrimas le anegaron los ojos – ¿olvidaste tu promesa Shizuru-sama? – sus ojos incapaces de resguardar las lágrimas que de ellos brotaban les dejaron escapar deslizándose silenciosamente por sus mejillas.

- Naomi – susurro Shizuru, desviando su mirada – yo… yo… - se volvió a mirarla mientras apretaba los puños con fuerza

En ese momento Naomi se levanto y le echo los brazos al cuello y antes de que Shizuru dijera cualquier cosa sus palabras murieron al atrapar Naomi su boca con la suya, le beso lenta y desesperadamente como tratando de hallar en esos labios la promesa que una vez le hubiera hecho. Los ojos de Shizuru se anegaron de lagrimas sabía que tenía que corresponder a ese beso, la tomo por la cintura y le correspondió, suplicando desde el fondo de su corazón que Natsuki le perdonara. El beso fue cálido y correspondido, Naomi se separo de Shizuru, y un fino hilo de saliva hizo por breves momentos un puente entre sus bocas.

- ¿Lo recuerdas Shizuru-sama?, - pregunto sin dejar de abrazarla - cuando éramos niñas nos conocimos como me llevabas 3 años siempre te trataba como si fueras mi hermana mayor, a pesar de mi débil condición, nunca me excluías de tus actividades todo lo contrario siempre estabas a mi lado cuidando de mi, siempre me sonreías y me dabas ánimos para seguir adelante, es por eso que aunque mí corazón se negaba a seguir viviendo yo lo obligaba a hacerlo porque no quería dejar de ver esa sonrisa, Shizuru-sama tu sonrisa – le acaricio los labios – un día que estaba en cama tras haber recaído viniste a verme, me sonreíste y me pediste que te contara lo que más me había impactado de la semana, en ese momento un dolor apretó mi pecho y sentí que moriría pero no deseaba que te dieras cuenta de ello y trate de no mostrar el dolor, sin embargo tú sabías que me dolía y me tomaste la mano y la apretaste suavemente y me volviste a sonreír, te conté entonces que a través de la ventana vi a un chico y a una chica que estaban besándose y te dije que tenías suerte que tu cuando crecieras con seguro tendrías un novio y sabrías lo que es un beso… sin embargo yo y fue justo en ese momento que el dolor de mi pecho se agudizo y ya no pude ocultar el dolor que me producía, fue entonces que tomaste mi rostro entre tus manos y me besaste, fue tan cálido, tan dulce, ¿sabes? Fue… mi primer beso – sonrió tímidamente.

- El mío también – susurro Shizuru con una sonrisa llena de melancolía.

- Me dijiste Shizuru-sama que tenía que recuperarme – porque yo te gustaba – su voz se quebró levemente mientas las lagrimas seguían su implacable travesía a través de sus sonrosadas mejillas – dijiste que si me recuperaba serías mi novia para siempre ¿lo recuerdas – le miró intensamente, Shizuru asentó con la cabeza mientras mordía su labio inferior - ¿olvidaste tu promesa Shizuru-sama?

- No – dijo Shizuru tomándola del rostro con ambas manos – y obsequiándole una dolorosa sonrisa – no la olvide, quizás solo fue el hecho de que por un momento miré hacia otro lado, solo… solo… eso… – acerco su rostro al de Naomi y le beso larga e intensamente – “Perdoname Natsuki”- dijo para sus adentros – “pero fue a ella a quien conocí primero y yo… yo… le hice una promesa” – le recostó lentamente sobre la cama sin dejar de besarla, mientras le retiraba la pijama que tenía puesta – con esto que haremos – le miro a los ojos – quedará sellado nuestro compromiso Naomi.

- Shizuru-sama – susurro.

- “Perdóname Natsuki, Por favor Perdóname” – cerro los ojos y hundió su rostro en el cuello de Naomi besándola lentamente, mientras sus manos se deslizaban por el cuerpo de la chica que yacía bajo el suyo.

Natsuki se recostó sobre la hierba su cabeza la apoyo sobre sus manos y miro el cielo tapizado de hermosas estrellas, esbozo una enorme sonrisa, y ahogo una pequeña risa. Mai se acostó de lado apoyándose sobre un brazo y observo detenidamente a Natsuki.

- En verdad Shizuru-san logra sacar todo lo bueno que hay en ti ¿verdad Natsuki? – pregunto Mai sonriente.

- ¿A qué te refieres? – pregunto Natsuki girando su rostro para verla.

- A que es la primera vez que veo tu rostro tan relajado y sonriente – se acostó como Natsuki, miro las estrellas por un momento y cerró los ojos.

- Creo que te sucede lo mismo con Yuuichi-kun ¿no es así Mai? – sonrió pícaramente – vamos sé que estas enamorada de ese chico.

- Enamorada ¿eh? – dijo Mai sin abrir sus ojos. Mikoto que estaba cerca de ellas sentada sobre una rama de un árbol al escuchar el nombre del chico frunció el entrecejo – Ta…te – dijo Mai suspirando profundamente.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja – se echo a reír Natsuki - ¿lo ves? Y te burlas de mi si tan solo con escuchar su nombre suspiras.

Mikoto de un salto bajo del árbol dio un último vistazo al cielo y a Mai y se encamino hacia su dormitorio y mientras lo hacía apretó los puños con fuerza.

- No sé – dijo abriendo los ojos lentamente – en verdad que es lo que siento por Tate.

- ¿A qué te refieres? – pregunto Natsuki acomodándose de lado para ver a Mai – pensé que tú… pensé que él… creí que ambos.

- Desde que todo termino siento que todo es distinto – suspiro tranquilamente – ahora que llevamos una vida normal me eh tomado más tiempo para pensar que es lo que realmente quiero ¿sabes? – Sonrió – te envidio a ti y a Shizuru porque sé que en verdad se aman y que saben bien lo que siente la una por la otra.

- Yo… - dijo Natsuki mirando el cielo – amo a Shizuru.

- Tu… amas a… Shizuru – dijo despacio Nao con una franca sonrisa en el rostro Nao desde hacía un rato estaba escuchándolas – Vaya, vaya, vaya, eh esperado mucho para obtener mi venganza y ahora tengo la mejor de las oportunidades – sonrió maliciosamente mientras se encaminaba a los dormitorios – veamos que está haciendo la presidenta en estos momentos.

Shizuru se aferraba a la boca de Naomi mientras se deleitaba en la humedad que bañaba sus dedos que acariciaban, rozaban, tocaban y hacían presión sobre cada punto sensible de aquellos pliegues que parecían suaves pétalos de rosa. La intensidad como Shizuru besaba a Naomi era demasiado penetrante para la chica que estaba bajo de ella, Naomi separo de golpe su boca de la de Shizuru provocando que finas gotas de saliva cayeran sobre el rostro de ambas. Naomi entre abrió sus ojos respiraba profundamente y miro a Shizuru con su boca entreabierta respirando con profundidad, sus mejillas sonrojadas, el sudor corriéndole en finas gotas a través de su frente y mejillas, poso sus ojos sobre una gota de saliva que estaba en la mejilla de Shizuru, tomo el rostro de la chica entre sus manos y le atrajo hacia sí, le limpio con su lengua.

- ¡¡¡Aaahh!!! Naomi – dijo Shizuru cerrando sus ojos ante esa caricia.

Naomi se estremeció al escuchar a Shizuru y el haber probado su piel fue algo en verdad excitante, lo volvió a hacer y esta vez deslizo su lengua por toda su mejilla llevándola hasta el cuello de Shizuru. Naomi se dio la vuelta quedando sobre Shizuru, el rostro sonrojado de Naomi, sus labios entreabiertos respirando agitadamente observo con detenimiento el cuerpo que tenía frente así, era tan hermosa, tan maravillosa, su cuerpo parecía un infinito universo, lleno de misterios, con una timidez hermosa tomo los pechos de Shizuru entre sus manos trago saliva al sentir esa suavidad, los apretó suavemente, su rostro denotaba una singular sorpresa entremezclada con un infinito amor, acaricio ese perfecto par de pechos con una delicadeza inusitada, con una devoción digna de un amor como el que ella sentía por Shizuru.

- Aaaahhmmmm – Shizuru se sonrojo y cerró sus ojos.

- Shi…zu…ru… - susurro Naomi bajo su cabeza lentamente, su cabello cubrió su hermoso rostro, su boca quedo a milímetros del endurecido pezón – Yo… - dijo suavemente – quiero… probarte – acto seguido paso su cálida lengua repetidamente por el pezón humedeciéndolo con su saliva, lo tomo entre sus labios y lo jalo suavemente, arrancando de la boca de Shizuru varios gemidos que se entre mezclaban con el nombre de la chica que estaba experimentando lo que era proporcionarle placer a la chica que amaba.

- Aaaahhhmmmm – gimió Shizuru – “Ahora recuerdo – pensó – te vi una mañana de primavera sentada bajo aquel árbol de cerezo” – Naomi deslizo sus mano lentamente sobre el cuerpo de Shizuru – “tu flequillo se movía al compás del viento, tus ojos fijos sobre aquel libro… nosotros jugando a la pelota a varios metros de ti” – Naomi deslizo su mano en aquel sitio, no tenía la habilidad de ella, así que solo deslizo de arriba abajo sus dedos bañándose de ese líquido tibio y suave que se sentía extremadamente bien – “la pelota llego a tus pies, dejaste tu libro a un lado y la tomaste entre tus manos la miraste con esa mirada triste, como sabiendo lo que era ese objeto pero sin saber realmente lo que era divertirse con ella” – Naomi bajo poco a poco depositando suaves besos por su vientre hasta llegar a su entrepierna, separo suavemente los pliegues con sus manos y se animo a probarle – “me acerque a ti y al ver tus ojos, esa dulce y triste mirada supe que no quería separarme de ti, es por eso… es por eso que yo.. yo…” – Shizuru le tomo el rostro entre sus manos, Naomi le miro con vergüenza y extrañeza Shizuru le sonrió de esa forma tan especial la atrajo hacia sí y la beso suavemente, se dio la vuelta quedando sobre ella – Me gustas – le dijo mirándole con los ojos trémulos de lagrimas – te prometí que serías mi novia para siempre – dijo – y así será le volvió a besar.

- Vaya, Vaya, Vaya - dijo por lo bajo Nao mientras miraba la escena con una franca sonrisa en su rostro – sonrían para la cámara – murmuro saco una fotografía tras otra sabiendo que tenía entre sus manos todos los ases de la partida.

Shizuru tomo a Naomi de tal forma que sus caderas se acoplaron a las de ella, el movimiento fue perfecto, los pechos de ambas chicas se movían a un mismo ritmo lo mismo que sus caderas, el roce de sus sexos se sentía delicioso, una suavidad difícil de explicar, cada vez un poco más rápido haciendo más presión y en el rostro de ambas chicas se vislumbraba el placer que se reflejaba en sus gestos. Llegaron a la cima explotando en un orgasmo impresionante sus cuerpos cubiertos de sudor, sus respiraciones agitadas y Shizuru dejo caer su cuerpo sobre el de Naomi. Hundió su rostro entre el cuello de la chica y no pudo evitar llorar, pues sabía que era a Natsuki a quien amaba y eso le partía el corazón.

- Bien – dijo Nao dando la vuelta – suficiente, por hoy ya tengo todo lo que necesitaba – salto al balcón de al lado con suma facilidad.

- ¿Nao? – se pregunto Natsuki al mirar como esa chica saltaba de un balcón a otro - ¿qué estaría haciendo? Juraría que venía del balcón de Shizuru – aún cuando se quedo con la duda prefirió deshacerse de esa idea – llego hasta su cuarto y antes de entrar – se acerco a la puerta de Shizuru iba a tocar pero se arrepintió al ver la hora en su reloj, solo se recargo sobre la puerta - buenas noches Shizuru – susurro – Te Amo.

Shizuru dormía con Naomi sobre su pecho ambas habían caído rendidas. Natsuki por su parte entro a su habitación y se recostó sobre la cama, deseaba que la noche pasara rápido para poder ver la sonrisa de la chica que amaba.

****

Mikoto dormía tranquilamente, Mai se acerco a ella le retiro el cabello de su frente y le deposito un beso.

- Duerme bien – susurro, le acaricio la mejilla y le sonrió.

Se tendió sobre su cama y miro el techo mientras se pasaba la mano a través de su cabello, tenía muchas cosas en las cuales pensar y muchos sentimientos que dilucidar antes de tomar cualquier decisión.

A la mañana siguiente Shizuru se despertó al sentir el beso de Naomi, esta le miraba radiante y sonriente, se notaba verdaderamente feliz, Shizuru le sonrió y le beso en la frente.

- Te prepararé el desayuno – dijo – es casi hora de que te vayas a clases.

- No es necesario Shizuru-sama – sonrió - ya lo eh hecho yo, ven quiero que lo pruebes – le jalo de la mano levantándola de la cama.

- Espera – sonrió Shizuru – necesito vestirme, me daré un baño y enseguida estaré contigo.

- De acuerdo – dijo Naomi sonriente.

El agua caía sobre el rostro de Shizuru confundiéndose con sus lagrimas llevo sus manos a su rostro y lloro profusamente, se había dado cuenta de lo que había hecho, había lastimado de la forma más cruel a la mujer que verdaderamente amaba y le estaba haciendo daño a Naomi al aceptar la responsabilidad de su promesa. Sin embargo ya no había marcha atrás, odiaba el momento en el que Natsuki le había confesado sus sentimientos, Shizuru ya había aceptado el solo ser su amiga y al llegar Naomi supo que a pesar de no amarla con el tiempo quizás recordaría ese amor que alguna vez tuvo por ella pero ahora…. Ahora todo era diferente y ahora debía de matar el amor que sentía por Natsuki de una forma o de otra.

Shizuru salió del baño envuelta en una toalla blanca el agua escurría por su rostro se acerco a la ventana y entreabrió la cortina el cielo se miraba azul intenso, ninguna nube a la vista el sol brillaría con fuerza sería un día hermoso sin duda, sin embargo su corazón y su alma se hallaban completamente abrumados.

- Shizuru – sama – la voz de Naomi le saco de sus pensamientos – si no te vistes se te hará tarde.

- ¿Eh? – Shizuru volvió el rostro, Naomi pudo darse cuenta de la tristeza que embargaban los ojos de Shizuru se quedo sorprendida – Shi…zu…ru… - sama – dijo en voz baja - ¿sucede algo? – pregunto con incertidumbre.

- No… no pasa nada – Shizuru volvió la vista al cielo negó con la cabeza y disfrazo su tristeza tras el velo de una hermosa sonrisa, sin embargo sus ojos no dejaban de contener un infinito dolor – enseguida me vestiré – sonrió - ¿por qué no vas desayunando?

Naomí sacudió su cabeza – No, No – dijo – te esperaré – su rostro levemente ruborizado mostraba una gran convicción.

- De acuerdo entonces no tardaré demasiado – dijo Shizuru mientras Naomi asentaba con la cabeza.

Natsuki se hallaba vestida, desayuno rápidamente, abrió las cortinas de su habitación y miro el cielo, sonrió satisfecha seguro hoy sería un buen día pensó; sobre la mesa se hallaba el almuerzo que había preparado y que esperaba compartir con Shizuru, miró el reloj y suspiró aún faltaba mucho para que se reunieran, empero para las clases ya casi era hora, así que salió a toda prisa con una franca sonrisa en el rostro. – Shizuru – dijo mirando el almuerzo – ya tengo ganas de verte – bajo corriendo las escaleras bañándose con la luz del sol matutino.

- ¿Te sientes bien Mikoto?- Mai miraba preocupada a Mikoto quien estaba colocándose los zapatos - ¿Te irás sin desayunar? – pregunto Mai.

- Sí… - respondió secamente sin siquiera voltear a verla.

- Pero…

- Me voy – le acoto Mikoto saliendo de la habitación.

- Mi…ko…to… - murmuro Mai volviendo el rostro a la mesa donde había quedado el desayuno y su almuerzo - no comprendo Mikoto ¿Qué te sucede? – suspiró con resignación y se alisto para salir.

Mientras terminaba de desayunar Nao dio un vistazo de nuevo a las fotos que había tomado con su celular, sin duda había sido un golpe de suerte que la cortina se hallara entreabierta.

- Bonito cuerpo – dijo mirando a Naomi – la presidenta no está nada mal – sonrió maliciosamente - ¿qué pasaría si publicara estas fotos por toda la escuela? – se echo a reír estrepitosamente – no sería una mala idea – se dijo así misma, en ese momento miro detenidamente el rostro de Naomi, la miró con sumo detenimiento – en verdad… está enamorada de Shizuru – dijo inconscientemente al darse cuenta de lo que había dicho cerro con fuerza su celular – ¡y a mí que demonios me importa si está o no enamorada de ella! – tomo sus cosas y salió de su cuarto.

Antes de salir de la habitación Naomi se abrazo a Shizuru, le miro a los ojos y le regalo la mejor de sus sonrisas, Shizuru correspondió a su gesto sonriéndole de la misma manera, pero sus ojos, sus ojos seguían mostrando esa enorme tristeza, desconcertando de esta forma a Naomi.

- Me voy - dijo Naomi depositando un suave beso sobre los labios de Shizuru – Naomi salió corriendo de la habitación, se sentía inmensamente feliz y a la vez profundamente desconcertada.

Shizuru cerró la puerta y cayó de rodillas sus lagrimas fluyeron de sus ojos de forma incontenible.

- Natsuki… yo… yo… - murmuro.

Nao esperaba en las escaleras a que Natsuki apareciera tomo el celular decidida a mostrarle a Natsuki el amor que Shizuru sentía por ella, miró una vez más las fotografías y no pudo evitar volverse a centrar en esa expresión que contenía el rostro de Naomi.

- “Debe ser – pensó – maravilloso que alguien te miré de esa forma… con tanto amor… con esa devoción” – estaba tan metida en sus cavilaciones que ni cuenta se dio que Natsuki paso a un lado de ella. Se escucharon las campanadas de aviso del reloj y no tuvo más remedio que ir a clases. Mientras corría escaleras abajo tropezó y cayó al suelo – oouuchhh- se dolió – maldita sea – mascullo entre dientes al ver que se había hecho una herida en la rodilla.

- ¿Te duele? – pregunto una suave voz – no debes correr y menos por las escaleras – le reprocho la chica que tenía frente a ella.

- Tu… - murmuro Nao – ooouuu – cerro los ojos ¿Qué estás haciendo? – le miró molesta.

- Solo te eh puesto mi pañuelo sobre tu herida - sonrió – ven, te ayudaré a levantarte.

- No necesito que me ayudes – Nao se sostuvo del pasamano y se levanto con dificultad.

- Déjame ayudarte – Naomi – le echo la mano en la cintura y paso el brazo de Nao por sus hombros – descuida el dolor te pasará en unos momentos es un reflejo que llega al cerebro producto de una descarga eléctrica al haber chocado tu rodilla contra el piso – solo te quedara levemente adolorido pero podrás caminar bien – sonrió.

- Pareces saber demasiado – musito Nao – mirándola con indiferencia.

- No es eso, mi padre es el mejor medico de toda Europa, por eso…
- ¿El mejor medico de toda Europa? – preguntó Nao – Y ¿Qué hace una niña rica como tu estudiando en esta escuela?.

- Una promesa – dijo – y su rostro se ruborizo levemente – una promesa – repitió suavemente mientras Nao le miraba admirada de ver tan lindo rostro tan cerca de ella.

Dentro de la aula Mikoto miraba a través de la ventana sin prestar atención a la lección del maestro, su mente se encontraba en las batallas que había vivido hasta hace poco y en el rostro de Mai, cuando esta sonreía, cuando se hallaba triste, cuando se enfadaba, sonrió suavemente, “sé que estas enamorada de ese chico” – la voz de Natsuki hizo mella en sus oídos - “Ta…te” – la voz de Mai – Mikoto apretó sus manos formando puños y en su rostro se reflejo un profundo dolor.

- No debiste haberme ayudado – dijo Nao sosteniendo con ambas manos el balde de agua – ahora estas también castigada.

- No importa – dijo Naomi mirando el agua de su balde – no podía dejarte así.

- Hummmm – suspiro Nao molesta – eres extraña - fijo su mirada en el ventanal mirando el cielo – “si logró hacer que esta chica” – pensó – “hummmm pero yo no soy así” – miró de reojo a Naomi quien aún miraba el contenido de su balde su mirada seria le daba un toque hermoso, su cabello resbalo por su frente y le cubrió sus ojos – Oye – dijo Nao.

- ¿Ehh? – pregunto Naomi volviendo su rostro para verla - ¿sucede algo? – sonrió Naomi.

- No… - dijo Nao ruborizándose – “quería ver sus ojos – se dijo – ¿por qué sentí esta fuerte necesidad de seguir viendo sus ojos?”, “¿por qué pienso que es hermosa?.... ¿Qué… sucede conmigo?

- ¿Mandaste a llamarme Shizuru? – Natsuki sonrió ampliamente al entrar en la sala de juntas escolares.

- Así es – respondió Shizuru sin emoción en su voz y con la mirada fija en su computadora.

- Gracias – dijo Natsuki – y se acerco a su escritorio apoyo las palmas sobre el mismo y sonrió – tenía ganas de verte – dijo ruborizándose levemente.

- Seré breve – dijo Shizuru – cerrando su lap top – quiero pedirte un favor – levanto lentamente la vista hasta posarla en los ojos de Natsuki.

- Lo que desees – respondió Natsuki – su rostro se torno serió al ver la resolución que había en los ojos de Shizuru.

- No te cruces más en mi camino – soltó despacio.

Natsuki dio un paso atrás mientras su rostro pasaba de la sorpresa al desconcierto.

- ¿Qué… di…jis…te? – pregunto Natsuki sin poder creer lo que había escuchado.

- No hay porque repetirlo – dijo Shizuru seriamente mirando hacia la ventana – ahora sal de mi oficina y de mi vida – abrió nuevamente su lap top y centro su mirada en la pantalla, empezó a escribir – se le había hecho un nudo enorme en la garganta, tenía deseos de llorar y de gritarle que no se fuera que no la abandonara… pero… ya había tomado una decisión y tenía que ser fuerte.

Natsuki estaba de pie con los ojos muy abiertos, no podía entender, ¡no quería entender aquellas palabras!, no era verdad se repetía, ¡no era verdad! Se repetía una y otra vez ¡¡¡¡no era verdad!!!! sus labios formaron una amarga sonrisa y las lagrimas le resbalaron lentamente por sus mejillas.

- Por… fa…vor… - dijo en un hilo de voz – dime que es mentira – suplicó.

- Oh! ¿Sigues aquí? – pregunto Shizuru levantando su rostro y mirándole fríamente, no había rastro de emoción ni en su voz, ni en su mirada.

- Shi…zu…ru… - dijo sorprendida Natsuki, quedándose helada ante su actitud.

- Yo – dijo volviendo la vista a un lado – no tengo más que decirte – frunció el ceño.

- No… - dijo Natsuki – meneando la cabeza en negativo – no… lo… en…ti…en…do.

- No hay nada que entender – soltó Shizuru de golpe, no pudo evitar un gesto de dolor – ahora – dijo recuperando su compostura – por favor tengo muchas cosas que hacer – se volvió a mirarla y ¡le sonrió! con esa sonrisa tan característica de ella – así que Kuga – san ¿puedes irte? - le extendió la mano invitándola a salir.

- ¿Ku…ga? – La estocada final había sido dada, Natsuki no pudo más, se llevo las manos al rostro y cayó de rodillas frente a ella llorando profusamente ¿Qué estaba pasando?, ¿Qué era todo aquello?, ¿Por qué? – cientos de preguntas taladraban su mente aguijoneándole sin piedad y luego esa sonrisa… otra vez esa sonrisa… y su voz… su voz… levanto el rostro de golpe al escuchar la puerta correrse y cerrarse con fuerza.

- Shi… zu…ru… - dijo y miro lentamente en derredor y se dio cuenta de que estaba sola, ahora en verdad que estaba sola – se abrazo a si misma con fuerza y no pudo evitar que un miedo enorme se apoderara de ella, era el vacío de la soledad que la estaba envolviendo de nuevo entre sus fríos y mortecinos brazos y el llanto siguió brotando de sus lindos ojos, mientras su corazón lentamente se hacía pedazos.

Shizuru al salir de su oficina camino lo más rápidamente posible, deseaba estar sola, deseaba que nadie ni nada le molestara, sus lagrimas resbalaban sin piedad por sus mejillas, su rostro reflejaba una cruel amargura… “ esta hecho – se decía – está hecho” – cerro sus puños con fuerza y sintió un nudo enorme en la garganta que le hacía difícil respirar, había enmudecido al ver a Natsuki caer de rodillas frente a ella, estiró su mano pero Natsuki no la vio y el rostro de Shizuru se lleno de un infinito dolor al verla así, dejo su mano extendida mientras miraba a Natsuki romper en ese llanto infinitamente amargo, se odio a si misma por causarle ese dolor, tuvo que salir de ahí porque de otra forma hubiera corrido a sus brazos y le hubiera suplicado perdón…pero… no podía hacerlo, ya no había vuelta atrás, le pertenecía a Naomi… esa promesa… ese amor que una vez sintió la obligaba a tener que olvidar a la chica que una vez al volver el rostro miró y cuyos ojos verdes clavaron sobre su corazón un amor intenso y completamente nuevo, cuando la vio… en aquella ocasión por vez primera todo el mundo ante sus ojos desapareció, a la única que miraba era a Natsuki, su rostro endurecido, su ceño siempre fruncido, su mirada llena de soledad, coraje, rabia y frustración… y que sin embargo si se le ponía atención, si en verdad se le ponía atención podía oírse claramente aquel grito angustioso de dolor en el que pedía un silencioso auxilio… estaba tan sola que su verdadera esencia quedo escondida en algún lugar apartado de su mente y de su corazón y solo Shizuru pudo verlo y aún cuando todo el mundo se hacía a un lado, Shizuru se acercaba cada vez un paso a ella aunque en ocasiones tuviera que retroceder dos. Nadie veía en Natsuki lo que Shizuru era capaz de ver, de observar, solo ella podía ver a la verdadera Natsuki solo Shizuru.

Al salir del edificio tropezó con Mai.

- ¿Fujino – san?

- ¿Tokiha – san ? – pregunto al mirarla

- ¿Sucede algo? – le dijo al ver sus lagrimas.

- No – respondió rápidamente – no es nada, se limpio los ojos con el envés de su mano – si me disculpas Tokiha- san.

- Shizuru – murmuro al ver que ella se alejaba - ¿qué sucederá?

Natsuki se levanto y con paso vacilante se acerco al escritorio de Shizuru, su lap top estaba cerrada y sobre ella se encontraba el regalo que Natsuki le diera, con la mano temblorosa lo tomo y se le quedo mirando, sus lagrimas golpearon contra el dije, Natsuki cerró los ojos con fuerza y con su otra mano golpeo con fuerza sobre el escritorio.

- ¡¡¡¡No lo entiendo!!!! – grito con fuerza, dejo caer medio cuerpo sobre el escritorio, su rostro estaba sobre la lap top y sus lagrimas seguían fluyendo como un interminable río que corriera rumbo al mar.

Shizuru camino por entre las jardineras sin rumbo fijo su ceño fruncido mostraba su coraje, su dolor y su frustración, se recargo en el tronco de un árbol mientras su rostro miraba a lo lejos el jardín donde por vez primera le dirigió la palabra a Natsuki.

- ¿Por qué, Natsuki? – pregunto con la mirada vacía - ¿Por qué hasta ahora me demuestras que me amas? – si tan solo… - bajo la mirada y sonrió irónicamente – si tan solo me hubieses dicho… - levanto la mirada al cielo mientras su mente la llevaba unos meses atrás.

- Fujino –sama – dijo un chico – tiene una llamada.

- Shizuru levanto el rostro – ¿una llamada? – pregunto extrañada.

- Si – dijo el chico – dijo llamarse Tsukira Naomi.

- Tsu..kira - dijo Shizuru al tiempo que abría enormemente los ojos al escuchar ese apellido.

- Si – dijo el chico y se retiro.

- Naomi – dijo quedamente y se dirigió a la otra oficina.

- Hola – contesto Shizuru.

- Shizuru-sama – dijo una tímida voz.

- Nao…mi – dijo Shizuru sorprendida.

- Yo… - dijo Naomi – yo… lo logré Shizuru-sama – Naomi sostenía el auricular con ambas manos y su cabello cubría su rostro.
- Naomi, ¿estás bien? – pregunto dulcemente Shizuru.

- Si… estoy bien… me eh recuperado por completo, inclusive, inclusive hago deporte.

- ¿En verdad? – pregunto sonriente Shizuru.

- Sí – dijo Naomi – ruborizándose – Shizuru-sama yo… te eh llamado porque… - un momentáneo silencio se hizo presente mientras Naomi? buscaba las palabras adecuadas.

- No te esfuerces demasiado – dijo Shizuru – solo déjate llevar por las palabras.

- Shizuru –sama – dijo tímidamente – por cuestiones de trabajo de mis padres viviremos en Japón y tengo que ir a la escuela… yo… me enteré de que tu… bueno de que estas en esa escuela - bajo la mirada – sé que ah pasado mucho tiempo y antes de tomar cualquier decisión… quisiera saber si tu… - calló por un momento.

- Naomi…yo – susurro Shizuru mirando por la ventana, Natsuki andaba por el camino acompañada de Mai, Shizuru le observo atentamente.

- Shizuru-sama – dijo Naomi – si tienes a otra persona… no iré a tu escuela, solo… - trago saliva – solo me gustaría saber si es que tienes a alguien que Te Ame – Naomi sujeto con más fuerza el auricular esperando la respuesta de Shizuru.

- Naomi… – dijo Shizuru.

- ¡Oh! – dijo – mis padres me llaman debo colgar pero si no te molesta me gustaría llamarte por la tarde ¿puedo hacerlo?.

- Sí, por… por supuesto que sí – respondió Shizuru.

- Gracias Shizuru-sama.

Al colgar el teléfono Shizuru se acerco a la ventana y miro a Natsuki, le observo atentamente, su sonrisa, el largo de su cabello, su forma de moverse y sonrió, sin embargo su sonrisa se hizo nada al recordar que Natsuki solo la miraba como a una amiga. Al medio día Shizuru se topo con Natsuki en el camino.

- Natsuki – chan – sonrió Shizuru

- Hola Shizuru – dijo Natsuki abriendo su libro – tengo dudas con este problema de matemáticas y quiera saber si me puedes ayudar a resolverlo.

- Por supuesto que sí – sonrió – no me ah dado tiempo de almorzar así que ¿te parece bien si comemos antes de resolverlo?

- Ser presidenta escolar en verdad te deja sin demasiado tiempo libre ¿eh? – suspiro – de acuerdo vayamos.

Se sentaron bajo la sombra de un árbol donde se podía ver la academia perfectamente bien.

- ¿No te parece que caminamos mucho, Shizuru? – pregunto Natsuki claramente cansada.

- Pero la vista desde aquí es maravillosa ¿no te parece? – le sonrió.

- Bueno – dijo encogiéndose de hombros – no importa el sitio siempre y cuando me ayudes.

- Por favor – dijo Shizuru – tomando un emparedado y ofreciéndoselo a Natsuki – come conmigo.

- Gracias – dijo Natsuki mientas lo tomaba, sus dedos inintencionalmente se rozaron – Natsuki se ruborizo levemente y mostró un ligero malestar que hizo sentir triste a Shizuru.

- En este semestre han entrado muchos rostros nuevos – comento Shizuru tratando de romper el incómodo silencio que se hizo.

- Sí – contesto Natsuki – hay mucha gente nueva.

- Es lindo ver que las chicas de este nuevo semestre son encantadoramente guapas ¿cierto? – Shizuru sonrió y dio una mordida a su emparedado.

- En verdad Shizuru – dijo molesta Natsuki – no sé hasta cuando vas a cambiar – si no fuera porque eres la mejor en todas las materias yo no…

- En… verdad – dijo Shizuru acotándole y bajando ligeramente la mirada y mordiéndose discretamente el labio inferior.

- En verdad Shizuru – dijo Natsuki sin mirarla – deberías intentar cambiar – Nao no ah dicho nada pero los rumores sobre ti no han disminuido.

- Rumores ¿eh? – se empezó a reír por lo bajo – no me imagino viviendo mi vida en pos de lo que diga o deje de decir la gente sobre mi Natsuki – chan – se volvió para mirarla – ¿en verdad, es tan importante lo que diga la gente? – pregunto con un dejo de amargura en su voz.

- Shi… zu…ru… - dijo lentamente Natsuki sintiéndose un poco estúpida de sus propios comentarios.

- Nadie puede decir nada de mí – dijo Shizuru elevando la vista y mirando el suave movimiento de las hojas que acariciaba el viento – porque… la única persona que me interesa está muy lejos de mi alcance – volvió lentamente la vista hasta posarla sobre los verdes ojos de Natsuki.

- ¿Eeehh? – Natsuki se ruborizo ante sus palabras y sobre todo por esa mirada llena de una súplica que Natsuki no supo o más bien no quiso entender del todo – Shizuru – dijo ruborizada – yo no – bajo la mirada y empezó a jugar con sus manos – yo te aprecio – la mirada de Shizuru se lleno de una increíble tristeza – me has ayudado mucho y siempre estas al pendiente de mi pero yo…no… - Shizuru apretó sus manos formando puños.

- Ni siquiera una ligera esperanza ¿eh? – dijo Shizuru relajando sus manos, miro al cielo y ahogo el llanto que se formo en sus ojos, sonrió ampliamente y se volvió a mirar a Natsuki con esa sonrisa maravillosa – Solo estaba bromeando Natsuki-chan, déjame ver ese problema ¿quieres?.

- Aaaahh!!! – suspiró Natsuki – por un momento en verdad creí… - empezó a reír mientras se llevaba la mano a la cabeza – me alegra que solo estuvieras bromeando.

- Tu libro – Shizuru sonreía mientras estiraba su mano – “¿en verdad – pensó Shizuru – te sentiste mejor pensando que era una broma? Natsuki… Natsuki” – Shizuru lloraba por dentro, mientras por fuera le obsequiaba a la mujer que amaba una sonrisa y una seriedad absoluta a la hora de enseñarle el procedimiento de cómo resolver ese problema – “Naomi – pensó Shizuru – tengo la respuesta”.

3 comentarios:

  1. me estas matando... esta suuuper....
    simplemete me encantan tus historias,...
    pobre,..no solo natsuki sino tambien shizuru,..
    si te soy sincera, no se cual personaje me gusta mas,..eres increiblemente genial...
    y lo mejor de todo es que esta historia ya esta terminada si mas no me equivoco,..asi no quedo picada,..xD...

    bye,bye..besos, saludos y abrazos...

    .♥♥♥.¡¡Lui Chick!!.♥♥♥.

    ResponderEliminar
  2. Mi dulce Lui Chick eres un encanto de niña definitivamente. Te Mando Muchos Besos Preciosa!!!

    ResponderEliminar
  3. Increible, simplemente no dejo de asombrarme por tus historias, las amo, llore con este capitulo. Es maravillosa la forma en la que escribes, te admiro michisimo!!!!

    Atte. Saori-chan n///n

    ResponderEliminar