sábado, 6 de marzo de 2010

Entre Celos Te Veas 1ra Parte


Hola Mis adorados Fan's Pues bien esta Portada la hizo mi querida amiga Maribel alias Son Goku, te recuerdo con cariño amiga, espero que estes muy bien, gracias por esta linda Portada, Me Encantó!!!!

Autora: Sheila Segovia S.

Haber sido una Hime parecía como un sueño lejano algo casi irreal, ahora todas eran estudiantes comunes y corrientes sin ninguna habilidad especial, Natsuki tuvo que volver a repetir el año por sus constantes faltas y Shizuru le hizo compañía siendo nuevamente por arreglos de la escuela la presidenta del consejo estudiantil, ahora ambas vivían en los dormitorios escolares una al lado de la otra Shizuru le preparaba el desayuno, la comida y la cena y estaba atenta a ayudarle diariamente con sus actividades escolares, la última vez que tuvieron algún tipo de contacto físico fue en el karaoke donde Shizuru la abrazo un largo rato, para Shizuru estaba bastante claro que Natsuki a pesar de quererla nunca lo haría como ella le amaba así que poco a poco se hacía a esa idea para no ser una molestia para Natsuki; a medio año entro una chica nueva de nombre Naomi Tsukira fue presentada ante el consejo estudiantil.

- Muy bien Tsukira – chan - dijo Shizuru sentada tras su escritorio yo misma te presentaré en tu nueva clase y bienvenida a nuestra escuela – le sonrío sincera.

- Gracias, estoy contenta de estar aquí sempai

- Shizuru… esta bien si solo me llamas por mi nombre – se levanto y llego hasta ella - ¿nos vamos?

- Sí – sonrío la chica.

Mientras caminaban por los pasillos Naomi tomo la mano de Shizuru y la apretó fuertemente, Shizuru le sonrío y sostuvo la pequeña mano con firmeza, al dar la vuelta en una esquina se topo con Natsuki quien al ver la manera como iban tomadas de la mano no pudo esconder una mueca de extrañeza.

- ¿Shizuru? – pregunto intrigada.

- Natsuki - sonrío y siguió su camino sin decir nada más, Naomi solo le miro y siguió sin darle importancia.

- Espera – Natsuki se sorprendió de la ansiedad que noto en su propia voz – camino hasta ellas y mal bien sonrió a la chica – ¿ella es? – miro a Naomi y después a Shizuru.

- Su nombre es Tsukira Naomi, es una nueva estudiante recién trasladada y la llevo a su clase.

- Huuummmm – Natsuki levanto una ceja y con las manos en la cintura les observo con cuidado – y dime Shizuru ¿desde cuándo llevas a las alumnas de nuevo ingreso de la mano hasta su clase?

- Hummm – se llevo la mano a la barbilla – pues creo que desde que son tan encantadoramente lindas como ella – le acaricio la mejilla con el envés de su mano, Naomi sonrío ruborizada y se recargo sobre el brazo de Shizuru cerrando sus ojos color miel y suspirando levemente.

- Shi…zu…ru – Natsuki cerro los puños y puso una cara claramente celosa – no tienes que ser tan directa.

- Ahora si nos disculpas Natsuki tengo que llevarla a su clase.

- Eehh, recuerda que te espero en la biblioteca al terminar las clases – se dio media vuelta.

- Lo siento Natsuki no puedo, hoy tengo que instalar a Naomi – chan en su nueva habitación.

- De acuerdo como quieras – dijo estando de espaldas a ella pero con el entrecejo bastante fruncido.

- Shizuru – sama – dijo Naomi viendo como se alejaba Natsuki.

- Vamos que ya tendrías que estar en tu clase.

Se presento a la Joven de cabello castaño y ojos color de miel en la misma clase de Mikoto, al momento congeniaron y se llevaron bien, Shizuru regreso a sus actividades escolares y Natsuki miraba en su clase las nubes blancas caminar lentamente al paso del viento por el azul cielo de esa mañana, suspiro sin darse cuenta y bajo la mirada posándola en su cuaderno en una de las esquinas escribió el nombre de Shizuru y al darse cuenta lo borro lo más rápido posible casi rompiendo la hoja.

- “¡Esa… esa Shizuru no va a cambiar nunca!” – pensó y su rostro cambio de molestia a tristeza, tanta que termino recostada sobre su pupitre mirando de nueva cuenta el azul del cielo – Shi...zu...ru – susurro.

El día no pinto bien para Natsuki, tuvo que estudiar sola en la biblioteca y no tuvo quien le explicara los temas que no comprendía, extraño a Shizuru que siempre tenía para ella las respuestas a todas sus preguntas y la grata paciencia de soportar su carácter tan explosivo dándole a cambio una grata sonrisa, por la tarde recibió en su celular un mensaje de Shizuru disculpándose con ella por no poder acompañarla a comer, y encima eso… era la primera vez en lo que iba del año que no comerían juntas, paso el día completamente sola y muy molesta. Por la noche al llegar a su departamento imagino que Shizuru estaría preparándole la cena como todos los días.

- Hummm me pregunto cuándo dejará de hacerlo – se pregunto por lo bajo sin estar convencida de su propia frase porque si bien al principio le era molesto, a final de cuentas había llegado a apreciar con sinceridad la compañía que Shizuru sin pedirle nada a cambio le ofrecía – Perdona por llegar tarde me entretuve en la biblioteca más tiempo de lo pensado – decía mientras se quitaba los zapatos. Por respuesta solo obtuvo un enorme silencio. – ¿Shizuru? – volvió a preguntar asomándose a la cocina – es extraño – dijo – a esta hora ya está preparado todo – volvió a la entrada y metiéndose los zapatos, salió de la habitación, se detuvo justo a la puerta de al lado y toco un par de veces.

- Voy en seguida – escucho y a los pocos segundos Shizuru abría la puerta con su adorable sonrisa – Natsuki, que tal, ¿cómo estás? Adelante pasa.

- Sí, Gracias – dijo entrando enseguida, iba a quitarse los zapatos cuando escucho.

- Shizuru – sama prometiste que me lavarías la espalda.

- ¿Naomi? – pregunto Natsuki con una franca cara de extrañeza que le causo gracia a Shizuru - ¿Qué hace ella aquí?

- Será mi compañera de cuarto – no hay habitaciones libres y bueno a ti no te agrada tener compañía, así que se quedará conmigo.

- Pero… - miró en dirección al baño.

- Shizuru – sama – se volvió a escuchar - ¿Dónde dormiré?

- Mañana trasladaran una cama extra a la habitación, así que supongo que esta noche dormirás conmigo.

- ¡¡Que bien!! – dijo con gran entusiasmo.

- ¿Quieres quedarte a cenar con nosotras? – se volvió a verla sonriendo.

- No, Gracias Shizuru, ya eh cenado.

- ¡Shizuru – sama! – volvió a gritar Naomi.

- Si me disculpas Natsuki – dijo suspirando – ya voy – dijo en voz alta.

- Ve, yo cierro la puerta – y dicho esto salió de la habitación cerrando la puerta tras de sí, se recargo en la misma unos momentos con una franca cara de tristeza que parecía decirlo todo.

Llego a su habitación, fue a la cocina y calentó agua para prepararse una sopa instantánea, mientras esta hervía, se acerco a la ventana y miro la luna en todo su esplendor, por primera vez en su vida se sintió verdaderamente sola, y en cierta forma celosa, por la preferencia que Shizuru mostraba hacia Naomi.

- ¿De qué me quejo? – ahora vuelvo a ser completamente libre – esto es lo que estaba buscando, además yo nunca podría corresponderle a Shizuru como ella lo desea, es mejor que busque a alguien más – lo curioso de todo su monologo era que ni ella se creía sus propias palabras.

El agua comenzó a hervir y le saco de sus pensamientos, fue a prepararse la sopa, y la dejo en la mesa y se fue a acostar a la cama miro fijamente el techo preguntándose internamente porque se sentía de esa forma.

****

Los días transcurrieron fastidiosamente lentos para Natsuki, era en verdad molesto el no poder concentrarse en las clases por solo estar pensando en ella y en su amiguita como le decía, nunca tenía oportunidad de hablar con Shizuru a solas de una u otra forma era impresionante ver como siempre aparecía Naomi y se llevaba tan fácilmente a Shizuru que esta ni siquiera ponía reparo alguno, eso exacerbaba los nervios de Natsuki a tal extremo que terminaba lastimándose las manos tras darle batalla a los inocentes y nada culpables arboles que se atravesaban en su camino.

Esa tarde en particular Natsuki termino yendo al restaurante donde aún trabajaba Mai, Natsuki se sentó en una de las mesas de la esquina y al verla Mai se acerco a ella.

- Hola Natsuki – Mai le sonrió – hace tiempo que no te veo - ¿y Shizuru? – pregunto mirando en ambas direcciones.

- Ella no vendrá está muy ocupada atendiendo a su….

- Oh, ya la veo – le interrumpió Mai - ¿y esa chica quién es? – le pregunto al ver que Naomi no soltaba a Shizuru del brazo.

- Pero es que es muy obvio ¿no? – dijo Natsuki con un claro gesto de irritación – con seguro es la chica con la que anda.

- Bromeas – dijo Mai mirándola y sonriéndole para tranquilizarla – seguro es solo una fan de ella, Shizuru es muy guapa y tiene infinidad de admiradores y admiradoras, además ella te ama ¿no es así?.

- ¡De qué demonios hablas! – dijo cerrando los puños mirándola de tal forma que casi la asesina – Yo no soy como ella y por mi me da igual que este con quien se le pegue la regalada gana.

- Sí, sí – dijo Mai agitando las manos frente de ella para que se tranquilizara – de acuerdo, como tú digas pero – su voz se torno seria mientras se volvía a mirar a Shizuru y Naomi – no crees que es mejor ser honesta contigo misma.

- ¡Eh? – Natsuki le miró.

- ¿Sabes Natsuki?, Shizuru daría la vida por ti, pero también quizá se está dando cuenta de que es mejor seguir su propio camino, porque es probable que piense lo mismo que tu… solo que yo no creo en verdad que lo que digas sea cierto. Si sigues por ese camino ¿sabes ya lo que perderás? –le miro tranquila y serena – bueno tengo que seguir trabajando cuando quieras ordenar por favor avísame.

Natsuki no dijo nada, las palabras de Mai le cayeron como un impresionante balde de agua fría, solo atino a levantarse y salir por otra de las salidas para no ver a Shizuru ni a Naomi, de momento necesitaba digerir las palabras que Mai le había dicho.

Regreso a la escuela y volvió al jardín donde había conocido por vez primera a Shizuru, acaricio una de las flores, recordando los sentimientos que en ese momento le imperaban y el dulce regaño que Shizuru le dio por intentar acabar con la frágil vida de aquella inocente flor. “¿Sabes ya lo que perderás?” la voz de Mai volvió a su mente. Natsuki se dirigió la sombra de un árbol y se tumbo al pasto, sus manos bajo su cabeza mirando las hojas agitarse lentamente con el viento y los rayos del sol filtrarse de forma parsimoniosa a través del follaje y el fondo azul intenso de ese cielo inmenso y maravilloso, su mente le trajo recuerdos todos ellos de Shizuru, su sonrisa, su apoyo en clases y durante sus sesiones de estudio, su agradable presencia mientras le preparaba la cena, las noches en que ambas se sentaban al balcón a mirar la luna y a tomar el té, mientras platicaban de distintos temas todos ellos interesantes para Natsuki. Una sonrisa sincera afloro de sus labios.

- ¡¡Oh!! – exclamo una chica – haciendo que Natsuki se levantará y mirará al jardín.

Era Naomi quien se había clavado una espina en su dedo índice, al haber querido tomar una rosa, Shizuru le tenía tomada la mano y le beso en la herida.

- Suficiente – mascullo Natsuki entre dientes, llena de celos, se levanto rápidamente y con paso firme y decidido llego hasta ellas a Naomi ni siquiera la miró y tomando a Shizuru de la mano se la llevo de aquel sitio casi arrastras, dejando perpleja a Naomi con su actitud y a Shizuru bastante desconcertada.

- Oye Natsuki ¿A dónde me llevas? – pregunto Shizuru.

- Donde pueda hablar contigo en privado.

- ¿De qué quieres hablar? – volvió a preguntar.

- Ni una palabra más – se limito a decir Natsuki.

Shizuru sonrió le fascinaba ver a Natsuki con esa franca cara de molestia, se le hacía tan linda.

****

Natsuki abrió la puerta de su dormitorio jalando dentro a Shizuru, se quitaron los zapatos y Shizuru se adentro en la habitación la cual obviamente mostraba que Natsuki no era una chica para vivir sola, la mesa estaba llena de envases vacíos de sopa instantánea.

- No te has alimentado bien últimamente ¿verdad Natsuki? – dijo tomando uno de los envases y juntándolo con otro.

Natsuki permaneció en silencio un tenue y fino rubor cubrió su rostro.

- ¿De qué querías hablarme? – Pregunto sin mirarla mientras seguía limpiando la mesa – Sin embargo Natsuki permaneció en silencio – se volvió a mirarla y supo que al menos durante un rato ella no diría nada hasta que organizase las ideas de su mente – descuida puedo esperar – se limito a decir mientras seguía en su labor.

Natsuki le miró en silencio, notando cada uno de sus movimientos, la gracia de su cuerpo al caminar, incluso su cabello seguía el ritmo de su cuerpo, agitándose ligeramente, el silencio permaneció, fue tan largo e intenso que Shizuru se sintió ligeramente incomoda al sentir la mirada persistente de Natsuki, se noto con un ligero rubor en sus blancas mejillas, el tiempo seguía y la habitación se mostraba poco a poco más y más en orden, Natsuki deseaba que se detuviese, que dejara de hacer todo eso y aprovechara la ocasión para insinuársele, para que le diera una ligera muestra de que aún estaba interesada en ella, pero no fue así, Shizuru continuo como si nada arreglando la habitación. El corazón de Natsuki se lleno de una profunda tristeza, se sabía culpable de la actitud de Shizuru, después de ese día en el karaoke no la volvió a tocar, si estaban juntas siempre había unos centímetros de distancia entre ellas, ya no le insinuaba nada y recordó en ese momento las palabras de ella. “Si estoy a tu lado no te molestaré, así que permíteme quedarme junto a ti, sé que no me corresponderás nunca así que prometo no serte importuna”. Una mujer de palabra, esa era Shizuru, se lo dijo y lo cumplió. Y sin embargo Natsuki ahora al ver a Shizuru así a solas se sintió arrebatada por el deseo intenso de correr a ella y abrazarla fuertemente y por ese instante comprendió la dolorosa resistencia que Shizuru había tenido que soportar ante la barrera que ella misma había creado. Se sintió devastada al darse cuenta de lo cruel que había sido con Shizuru y ver que esta seguía con ella a su lado sin reprocharle nada.

Shizuru terminó de arreglar la cama de Natsuki y se quedo paralizada al sentir el abrazo de Natsuki tras su espalda, estaba llorando y la sujetaba fuertemente, su cuerpo tan unido al de ella como deseando fundirse y ser un solo ser.

- ¿Natsuki? – pregunto Shizuru sorprendida girando ligeramente la cabeza.

- Shhh, no digas nada – dijo entre ligeros gimoteos – por favor… perdóname, perdona mi egoísmo y dime que me amas, por favor, dime que aún soy la persona más importante en tu vida, por favor perdona mi egoísmo, todo este tiempo has estado conmigo a mi lado sin pedirme nada a cambio, entregándome todo lo bueno de ti…. Y yo…. Y yo…

- No es necesario que digas nada – dijo Shizuru – lo he hecho porque me gustas, porque con tan solo verte me eh conformado.

- No – le interrumpió – Shizuru por favor, dime que me perdonas aunque yo misma no sea capaz de hacerlo. Te Amo Shizuru, amo todo de ti, tu forma de moverte, tu forma de ser, tu sonrisa, tu mirada, amo todo absolutamente todo de ti, si tu ya no me amas, lo comprenderé, aunque…

Sus palabras murieron en su boca pues Shizuru se dio la vuelta y calló su boca con un beso, un beso lleno de amor, de pasión, de felicidad, de tristeza, un beso que mostraba todos y cada una de las emociones contenidas en su ser, fue un beso largo, tierno, apasionado, conjugado con las lagrimas de ambas, Natsuki se rindió a ese beso y se entrego en el con una fuerza avasalladora, entregándose por vez primera de una forma total y plena. Era cálido, era gentil y a la vez tan lleno de fuerza, sí, nunca la había nadie besado de esa forma, nunca había sentido tal textura dentro de su boca, que suave, que sabor tan indefinible con palabras estaba degustando, que forma de ser acariciada tan nueva y maravillosa, su rostro pleno de un sonrojo total, Natsuki comprendió por vez primera el significado del primer beso, de aquel que es el verdadero, de aquel beso que entregas sin la menor resistencia, en el que te dejas guiar de forma plena y total, en el que das hasta tu alma, Shizuru estaba volcando todo su amor en ese beso y Natsuki lo estaba aceptando por entero, a tal grado que sintió que sus piernas no le sostendrían por mucho tiempo, Shizuru la tenía sujeta de la cintura con ambas manos, así que eso la hacía sentirse segura… eso era, llego a ella como un rayo de luz, siempre fue Shizuru, siempre fue ella su fuerza, si luchaba cuando era una Hime era para Shizuru, para protegerla, pero ello no era más que una mentira, pues era ella misma Natsuki la que tenía a Shizuru como templo, como guarida, como su hogar, pues siempre terminaba yendo hacia ella, no importando que pretexto fuera siempre terminaba yendo a donde Shizuru estuviera, ella sabía que Shizuru la protegería, esa verdad le hizo desprender lagrimas intensas, pues a pesar de saberse tan necesitada de ella siempre le rehuía, estaba enfrascada en su propio mundo egoísta disfrazada de una falsa fortaleza. Se abrazo a ella con fuerza y la tiro sobre la cama.

- ¿Natsuki? – pregunto desconcertada Shizuru.

- ¿Cómo… cómo… puedes amarme así?... Cuando yo, cuando yo te eh hecho… - levanto el rostro para mirarla a los ojos, sus lagrimas seguían en interminable caída por sus sonrojadas mejillas, mojando el rostro de Shizuru.

- Natsuki… - susurro Shizuru entrecerrando sus ojos, en un imprevisto movimiento la dejo bajo ella.

- Shi..zu..ru.

Shizuru le acaricio la mejilla con el envés de su mano y le aparto el cabello de la frente con dulzura, acerco sus labios y deposito sobre su frente un beso tierno, sincero, pleno. Los ojos de Natsuki se abrieron enormemente al ser consciente de lo que eso significaba.

- Naomi estará preocupada por mi tengo que irme – se levanto acomodando sus ropas.

- Shizuru – el corazón de Natsuki golpeaba su pecho con tal fuerza que pensó por un momento que moriría.

- No puedes – dijo Shizuru de espaldas a ella – darle de comer a un naufrago un banquete cuando apenas ha sido salvado y ha estado varios días o semanas sin comer, eso podría matarle… no es necesario que te explique el significado de mis palabras, sé que me entiendes.

Natsuki volvió el rostro a un lado, le comprendía bastante bien, sin embargo se hallaba terriblemente asustada, nunca en su vida había sentido tal miedo, ¿significaba a caso que Shizuru no estaba segura de sus sentimientos?... tenía miedo, en verdad tenía miedo, no quería perderla, no deseaba perderla…

- Shizuru – susurro - ¿Me amas?...

No hubo respuesta, la puerta se cerro y tras ella Shizuru se alejo, de un salto salió de la cama y corrió a la puerta, al abrirla Shizuru ya no estaba, cayó de rodillas con el rostro envuelto en llanto, sus manos sobre el piso formando puños, no quería perderla, no deseaba perderla, no lo haría. “Naomi estará preocupada por mí”, esas palabras le taladraban la mente de una forma bastante cruel… ¿Por qué tenía que preocuparse por esa chica?.... ¿Por qué?.... Shizuru era suya, solo suya… y no permitiría a nadie entrometerse entre las dos.

Shizuru por su lado se hallaba en su cuarto, con el rostro cubierto de llanto, abrazándose así misma…

- Eso ah sido muy cruel Natsuki… ¿por qué tan de repente…?.... ¿por qué?... yo no quiero…. Yo lo que deseo…. Lo que realmente anhelo… es en verdad saber si es amor… ¿es amor?... ¿es solo pasión?... si solo es pasión… no lo quiero… Natsuki… yo lo que deseo de ti es… tu amor…

Llego la noche, Naomi dormía en su cama, mientras Shizuru miraba la luz de la luna filtrarse dentro de su cuarto, su mente solo giraba en torno al beso que aún quemaba con fuerza sus labios. Natsuki tenía la mirada fija al techo, sus pensamientos eran para Shizuru, se preguntaba que la detenía de ir tocar a su puerta y sacarla de ahí y llevarla a un lugar apartado donde pudiera demostrarle en verdad lo que sentía por ella, o bien tomarla ahí mismo… se sintió avergonzada de sus propios pensamientos, si en esa oportunidad Shizuru había dimitido ¿qué le garantizaba si quiera poder tener la oportunidad de besarla?... Se dio la vuelta sobre la cama mirando de frente a la pared que les separaba…

- Te Amo – susurro – tocando la pared – voy a demostrártelo.

****

A la mañana siguiente Natsuki se levanto temprano, cosa inusual en ella, arreglo su cama y casi terminaba cuando llamaron a su puerta.

- Recibí tu mensaje – dijo Mai bostezando - ¿por qué querías verme tan temprano? – dijo mientras pasaba y se quitaba los zapatos.

- Necesito que me hagas un favor – le dijo mirándola impresionantemente seria.

- ¿Pasa algo?... – pregunto Mai preocupada.

- Quiero… quiero que tu… humm… ¿me enseñarías a cocinar? - su rostro se ruborizo.

- T..ú…tú… tú… tú ¿quieres aprender a cocinar? – pregunto Mai mirándola sorprendida y señalándola con un dedo.

- Suficiente – dijo Natsuki - ¿vas a ayudarme o a mirarme así todo el día? – se cruzo de brazos.

- Perdona, perdona – se llevo la mano a la cabeza – es solo que me has sorprendido… bien – sonrió – hagámoslo.

Baste decir que la cocina quedo como campo de batalla, y aun con todo y la ayuda de Mai el almuerzo no tenía una pinta muy agradable que digamos, sin embargo, ambas se hallaban felices, Natsuki por hacer por una vez algo para alguien con sus propias manos y Mai porque solo le había dado las instrucciones y Natsuki había puesto todas sus ganas porque saliera bien.

- Se lo darás a Shizuru-san ¿verdad? – dijo golpeándole el costado con el codo, sonriendo de una forma pícara, mientras Natsuki veía ambas cajas en sus manos con una dulce sonrisa.

- Eso… eso no debe interesarte – se sonrojo por completo.

- ¿Sabes? –dijo con seriedad – me alegra mucho que hayas abierto los ojos.

- A mi… también me alegra haberlo hecho, tengo que hacer algo más Gracias por ayudarme – le sonrió sincera.

- Trataré de ayudarte lo más que pueda – dijo Mai sonriendo.

El tiempo transcurrió lentamente mientras Natsuki trataba inútilmente de concentrarse en un problema de matemáticas que no podía resolver no porque no supiera sino porque no hacía otra cosa que mirar el reloj, sentía que los minutos se hacían horas, horas interminables y luego estaba el puesto de Shizuru, muchas veces no tenía tiempo libre con sus múltiples actividades así que nada le garantizaba que estuviera libre a la hora del almuerzo. Con todo esto en mente siguió intentando concentrarse.

Por fin llego la hora del almuerzo, Natsuki fue lo más rápido posible a la oficina del consejo estudiantil, llevaba ambas cajas de almuerzo en sus manos y se encontraba impresionantemente nerviosa, para empezar ¿cómo le pediría que comiera con ella, después de lo ocurrido ayer?, aún con ese miedo encima llego a la puerta de la oficina del consejo estudiantil y la abrió poco a poco y ahí estaba Shizuru sentada tras el escritorio con la mirada seria y fija sobre unos papeles, tan solo de verla el corazón de Natsuki comenzó a latir con mucha fuerza y su rostro se ruborizo ligeramente.

- Bien – dijo – tengo que hacerlo – justo iba a entrar cuando escucho la voz de Naomi dentro de la oficina.

- Shizuru – sama ¿en verdad no te importa?

- Por supuesto que no – contesto Shizuru levantando la vista – me alegra saber que tienes ya una buena amiga.

- Si – dijo Naomi – entonces me voy, pero comeremos juntas ¿verdad?

- Si – sonrió Shizuru recargando su rostro en el envés de sus manos – te haré lo que más te guste.

- ¡Siiii! – dijo entusiasta mientras se dirigía a la puerta.

Natsuki se escondió tras una de las esquinas, mientras miraba a Naomi salir e irse en dirección contraria a donde ella se hallaba, suspiro y miro su almuerzo, levanto la mirada al techo y se pregunto porque Naomi siempre estaba cerca de Shizuru y sobre todo porque Shizuru se lo permitía, y luego le haría lo que ella deseara de comer, ni siquiera se planteaba la posibilidad de comer con ella como antes. Sin embargo no podía desistir, se había prometido asimisma demostrarle que la amaba y no era tiempo de huir, se dirigió de nueva cuenta a la puerta y la abrió lentamente, Shizuru estaba concentrada en su trabajo y ni cuenta se dio de la presencia de Natsuki.

- ¿Shizuru? – pregunto Natsuki sacándola de sus pensamientos.

- Ah, hola Natsuki – Shizuru le saludo con la mano con una linda sonrisa.

- Hola – dijo ruborizada – me alegra mucho que estés aquí, me preguntaba si te gustaría comer conmigo – y dicho eso – coloco las cajas de almuerzo sobre el escritorio.

- ¿Eso es? – pregunto Shizuru extrañada.

- Ah, bueno, no soy tan buena cocinera, pero yo….

- ¿Lo hiciste tu? – pregunto sorprendida.

- Ujum – dijo y sonrió ligeramente - ¿podríamos ir afuera?

- Sí – dijo Shizuru sonriente, sus mejillas ligeramente sonrojadas, no podía caberle aún en la cabeza que Natsuki hubiera preparado algo por si misma que no fuera una sopa instantánea que extrañamente por alguna razón dejaba a veces ¡cruda!

Salieron del edificio y Natsuki la llevo al jardín donde se habían conocido, se sentaron bajo la fresca sombra de un árbol y de inmediato Natsuki le entrego su caja de almuerzo, al abrirla Shizuru noto inmediatamente su no muy agradable presentación pero poco le importo ya que estaba sorprendida de que Natsuki siquiera hubiera intentado hacer el almuerzo.

- Se ve muy bien – dijo Shizuru con tenedor en mano no pudiendo contener un ligero temblor - lo has hecho tu misma ¿verdad?.

- Si – dijo Natsuki asentando igual con la cabeza – espero que te guste – se ruborizo.

- Seguro – dijo Shizuru mientras se llevaba un bocado a la boca – ¡esto esta!..esta - dijo bastante sorprendida – ¡delicioso!

- ¿En… en verdad? – pregunto con entusiasmo Natsuki con una cara llena de felicidad, era difícil ver a Natsuki con semejante rostro tan alegre.

Natsuki le miraba comer su rostro esbozaba una cálida y gentil sonrisa, se sentía tan plena por el sentimiento que le inundaba el pecho de ver que Shizuru aceptaba lo que se había esmerado en prepararle, ahora conocía el verdadero significado de la frase “Es más hermoso dar que recibir” Shizuru por mucho tiempo estuvo ofreciéndole todo de sí misma sin pedirle nada a cambio y ahora era turno de corresponder a su gentileza, haría lo mismo, le ofrecería todo de ella sin pedirle nada a cambio, sería sin duda difícil para ella demostrarle el completo de sus sentimientos, no era de ese tipo de chica pero por ella, Sí, solo por ella, lo intentaría, le miró comer dulcemente y Shizuru se terminó todo absolutamente todo lo que le preparo.

- ¿No vas a comer tú? – le pregunto Shizuru.

- ¡Eeh! – dijo sorprendida Natsuki, era cierto tan embelesada estaba observándola que ni cuenta se dio de que no había comido – Sí, sí, comeré inmediatamente.

- Natsuki – se rió Shizuru – parece que estas en las nubes – siguió riendo.

Natsuki se quedo embelesada mirando a Shizuru reír de esa forma ¿Por qué?, ¿por qué nunca había notado lo bella que Shizuru se veía cada vez que sonreía?, Sí, deseaba ver por siempre esa sonrisa, deseaba ver por siempre ese rostro tan lleno de gentileza, de belleza, de amabilidad, sí, deseaba siempre, y por siempre estar a su lado. Tomo un bocado y se quedo completamente fría.

- Shi…zu...ru… ¿cómo puedes decir que esto te ah gustado? – Por increíble que parezca confundió la sal con el azúcar – en verdad esta horrible.

- Shhh – Shizuru coloco su dedo índice en los labios de Natsuki mientras le sonreía - para mi a estado delicioso, porque me lo preparaste tu con tu mejor esfuerzo ¿no es así Natsuki? – le tomo las manos entre las suyas y deposito un tierno beso en ellas – Me voy tengo asuntos que arreglar, gracias por la comida – sonrió y se levanto dándole la espalda se dirigió con paso seguro y firme de regreso a la oficina.

- Espera – dijo Natsuki – corrió hasta ella, Shizuru volvió el rostro y Natsuki le deposito un beso en la mejilla se abrazo a ella y le susurro al oído – necesito hablar contigo después de clases te espero a la salida de la escuela, por favor dime que vendrás.

Shizuru se toco la mejilla, sus mejillas ruborizadas encajaban perfectamente con el paisaje tras sus espaldas. Solo atino a sonreír tímidamente y asentó con la cabeza.

- Bien – dijo Natsuki sonriendo – entonces nos vemos a la salida – se dio la vuelta y echo a correr, ni ella misma sabía porque corría pero se sentía increíblemente bien.

El resto de la tarde todo mundo murmuraba sobre Natsuki, verla sonriendo de la nada y de tan buen humor no era nada, pero absolutamente nada normal, un par de chicos se acercaron a ella aprovechando su buen humor, le invitaron a salir… un silencio seguido de su rostro tornándose más serio les indico a los chicos que por ese momento lo iban a pasar muy mal cosa que obviamente paso. Natsuki tomo sus cosas y salió tranquilamente del salón con su habitual gesto de mal carácter dejando atrás a los dos chicos tumbados en el suelo sobándose sus cabezas.

- Par de idiotas – murmuro mientras salía del salón de clases.

Llego a la salida y se recargo sobre su motocicleta, miró pasar a todos los alumnos que salían de la clase, al cabo de un rato ya todo mundo se había ido, ella seguía esperando a Shizuru. Al poco rato salió Mai quien iba fuertemente agarrada por Mikoto.

- ¡Ah!, Natsuki ¿cómo estás?

- Bien – se limito a decir mientras miraba al edificio de Shizuru.

- Si esperas a Shizuru está en una junta así que tardara.

- ¡Ah!, es eso – dijo sonriendo suavemente – pensé que se había olvidado…

- Bueno, nos vemos tengo que ir al trabajo, ven Mikoto ¿has sido una buena chica hoy? – pregunto Mai mientras se alejaba junto con Mikoto.

- Te esperaré Shizuru – sonrió Natsuki – no me iré porque tú y yo tenemos una cita.

4 comentarios:

  1. Sabias q con este Fic me inicie en el mundo del Fanfic(sobretodo en el ShizNat)? Si fue mi primer fic, y me gusto tanto q lo busque por toda la web, xq en el foro donde lo lei estaba muy incompleto y asi gracias a ti comence a encontrar otros foros y bla, bla...aqui me tienes, ahora soy una viciosa gracias a ti, sin mensionar lo mucho q me pervertiste, yo era una pobre santa y ahora...
    Asi q este fic es mi biblia!
    Gracias Dios/a!!

    ResponderEliminar
  2. xDDD pero mi querida Valerys23 que conste que en este blog he puesto claramente el (si quieres ser pervertido da clic) xDDDDDDD Pues Guapisima hermosisima Muchisimas Gracias por enamorarte de mi forma de escribir y pensar en mi fic como una biblia xDDDD que cosas más linda. Muchisimas Gracias por seguirme creeme en este sitio me siento súper agusto porque puedo publicar sin censura y en el Foro que Amo y Adoro no se puede uno explayar demasiado aunque con otra historia que tengo que se llama Amor en Preparatoria xDDDD ya me estoy psando de explayadora (si es que existe esta palabra, que no verdad) xDDDD pero mientras la mudo para este espacio dejame darte las gracias por estar conmigo y seguir de cerca mis historias.

    Mil Besos Guapa!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. No, claro q no existe esa palabra, asi q tu explayate tranquila q creo q la mayoria de l@s q llegamos hasta aqui ya estamos perdid@s y no hay vuelta atras, solo nos queda mirar al frente e ir por mas...jeje

    PD: Ahora tendre q leer Amor en Preparatoria, mira el esfuerzo q hago solo por ti...xDDD

    ResponderEliminar
  4. Mi Bella Valeys23 Muchisimas Gracias por el ánimo y espero que Amor en Preparatoria te guste también lo voy a ir subiendo de a poco a poco en lo que lo edito le quito los errores de dedo que me suelen acompañar demasiado de repente xDDDD ja,ja,ja,ja pero bueno. Ojala siga llenando tus espectativas.

    Te mando un Beso Enorme Guapisima!!!

    ResponderEliminar