lunes, 29 de marzo de 2010

AMOR EN PREPARATORIA Capítulo 8 MENTIRAS 1ra Parte


Capitulo 8

Mentiras

La visita a casa de Julián fue muy diferente a lo que yo esperaba, nos recibió de muy buen humor, lejos de tratar su problema nos dedicamos a recordar los viejos tiempos; note que Julián a pesar de verse un poco tenso, sonreía y bromeaba como antaño lo hacía, quien no se mostraba del todo a gusto era Iván que a ratos trataba de llevar la platica hacia el punto por el cual estábamos ahí, el deseaba saber que pasaba con el “novio” de su hermano pero Julián lo evadía constantemente y le decía y repetía que no tenia nada de que preocuparse que todo lo tenía solucionado, me lleve a Iván a la cocina y le pedí que dejará de atosigarlo para que hablara él se enojo conmigo, pero logre tranquilizarlo al hacerle ver que debía de tener confianza en Julián porque dentro de todo se notaba en él una seguridad que me hacia sentir un poco más tranquila, lo que si logramos fue que prometiera que cualquier cosa que pasara no se olvidara de que estábamos ahí para apoyarlo y protegerlo; nos despedimos de él y le di un aventón a mi mejor amigo a su escuela.

- Tengo que decirte algo – le dije sonriente mientras conducía.

- ¿Es la niña rubia?

- ¿Cómo supiste? – le miré por un segundo sorprendida.

- Bueno en primer lugar, regresa la vista al frente y en segundo lugar me enteré por Ana.

- ¿Por Ana?

- La pobrecita era un interminable mar de llanto, me siento tan mal por ella – dijo mirando a través de la ventanilla de su lado – fue idea mía que intentara conquistarte.

- También fue culpa mía por no haber puesto un alto a ese intento, le di falsas esperanzas.

- Supongo que me tocará a mi tratar de animarla un poco – dijo él sin mirarme – pero dime ¿Qué tal las cosas con ella?

- ¡Muy bien! – le respondí con demasiado entusiasmo – aún no puedo creer que tengo novia – sonreí plenamente.

- Es tan hermoso verte sonreír así de nuevo, estoy seguro que ella será el trampolín para que….

- ¿Cómo que trampolín? – le miré de soslayo - ¿qué quieres decir con eso?

- Bueno amor, es una niña a final de cuentas no pen…sa…rás que… ¡Oye no!, No Karla no me digas que esperas que esa niña sea tu pareja de por vida ¿o si?

- ¿Por qué no? – le inquirí sintiéndome molesta.

- Karla, amor, mi vida, ella tiene ¿Cuántos? ¿17?

- 16 – le corregí empezándome a sentir molesta.

- Tu lo has dicho Karla 16

- ¡No te entiendo Iván!, ¿no hace meses me decías que algo pasaría entre esa niña y yo?, ¿no estabas insistiendo con la idea de que me volviera a enamorar?

- Sí, pero no para que pensarás hacer tu vida de pareja con la primera chica que te dijera que si.

- ¿Cuál es el problema en que la elija a ella?

- Que es muy joven Karla, yo estoy feliz de que ames de nuevo, de que hayas tirado esas barreras que impedían que abrieras el corazón nuevamente, pero no quiero que te ilusiones con ella ya que es muy joven, aun le queda un mundo por conocer Karla ¿entiendes?

- Pero lo va a conocer conmigo.

- ¡No!, tu le vas a Mostar algo del mundo, le enseñaras una parte solamente, le ayudaras a madurar al haberse enamorado, y después le dejaras marchar para que ella siga su camino, para que viva las experiencias que tenga que vivir, yo sé que estas enamorada de ella y que la amas y que le has entregado tu corazón porque te conozco pero debes de ser conciente de que no durara toda la vida.

- ¿Por qué no? – sentí la voz quebrárseme - ¿por qué no Iván? – apreté con fuerza el volante.

- Karla… sé lo duro que fue tu relación anterior, se el dolor que te causo esa tipeja, se que ahora que estas amando de nuevo estas volviéndote adicta a esa niña, lo puedo ver en tu mirada, lo puedo percibir… esa niña es…

- Se llama Laura – le acote sintiéndome frustrada.

- Ok, ok, Laura ella no es tu tabla de salvación ¿entiendes?, ella no va a aliviar el sufrimiento que aun llevas dentro de ti, ni sanará todos los miedos que aún te atormentan… no dejes sobre los hombros de esa niña una relación seria, no dejes sobre los hombros de esa chica una relación adulta porque ella aún no lo es

- ¿Qué es lo que quieres, que me divierta solo con ella y ya?, ¿qué pase solo un buen rato y después la bote?, ¿eso es lo que estas insinuando?

- No, Karla claro que no, lo único que quiero que tengas en cuenta, lo único que deseo es que no te ilusiones demasiado con ella, solo no proyectes una vida de pareja seria a largo plazo porque ella apenas va en preparatoria, le falta la Universidad, le falta conocer muchísima gente, interactuar con cientos de personas, y en una de esas puede conocer a alguien con quien…

- Cállate quieres, eres un estúpido, no sabes lo que estás diciendo, ella me quiere ¿oíste?, ella me ama y ella es mía, ¿entiendes? ¡es mía! – golpeé el volante con las manos – no sabes nada de nosotras.

- Sé de ti… sé que estabas deseando enamorarte de nuevo, sé muy bien que deseabas a alguien que te brindara lo que nunca tuviste en esa otra “relación” si se le puede llamar así a eso que viviste… sé muy bien que no has aceptado a Ana porque te lleva un par de años, ¿tienes miedo de enfrentarte a alguien de tu edad, o un poco más grande?, ¿crees que tienes 17 todavía?

- Cállate de una buena vez por todas Iván, tu escuela esta en la siguiente cuadra bájate antes de que te diga algo de lo que después pueda arrepentirme.

- Karla, maldición… ya hablaremos cuando dejes de ponerte a la defensiva – se bajo del vehículo y lo vi alejarse, no se volvió a verme – sus preguntas resonaban en mi mente y me molestaban demasiado ¿qué podía saber él lo que yo necesitaba?, ¿qué podía saber todo el dolor y el tormento que viví al lado de Nancy… ¡qué podía saber él?... no deseaba llorar y sin embargo no pude evitarlo, estaba ahogándome en una irá infinita… si tan solo el tiempo pudiera volverse atrás… si tan solo tuviera la oportunidad de nunca haberla conocido esa noche… si tan solo pudiera… si tan solo pudiera…

Estoy ahogándome entre espinas que azoran mi corazón, viviendo dos amores al mismo tiempo, ella maravillosa y madura, amable y gentil, me hace temblar cada vez que me toca, cada vez que me besa… estoy muriéndome por dentro… Dennis tan ocurrente y dulce, tan viva, tan divertida siempre alegre y despreocupada… ¿Dennis ó Karla?... ¿Karla ó Dennis?... ¿a quién debo entregarle por completo mi corazón? y seguí escribiendo en mi libreta confidente, desahogando mis pecados en sus blancas e inmaculadas paginas, confesando mis culpas, vaciando de mi mente hasta el más minúsculo de los recuerdos, muriéndome por dentro y a la vez viviendo tan intensamente como el último destello del atardecer… Karla… Dennis… Amante… Amiga… Maestra… Compañera… Honesta… Sincera… ¿y yo?... ¿y yo?... ¿Qué era yo?... cerré la libreta y me desvestí… ella estaba esperándome, escuchaba el agua caer y la melodía de su voz cantando al unisonó del compacto que se reproducía en mi pequeño audio system la voz de la vocalista y la de ella cantando a un mismo ritmo “God has a plan for us all, I´ve been touched by the hand of god, My sordid tale, his lie's are blasphemy…” ¿cuál será el plan que Dios tiene para mí?... ¿qué será de nosotras tres?... y mientras buscaba las respuestas me uní a ella en un abrazo y el agua de su cuerpo fue mojando el mío y el dulce de su voz llenando mis oídos y la música entrando por cada poro de mi ser y sus manos encendieron mis sentidos y en sus labios me perdí, era una pecadora, era una traidora, era una falsedad andante, una mentira constante y la música seguía su melodioso ritmo mientras mi cuerpo se estremecía con sus caricias y mi alma se llenaba de su voz… y las letras seguían resonando en mi cabeza y sus palabras me taladraban el corazón con cada Te Amo pronunciado de sus labios… y mi mente se volvía un caos… para no pronunciar su nombre… y así Karla se hundía en el momentáneo olvido de la pasión, del sudor, de la lujuria vuelta un placer interminable y del cual empezaba a sentirme adicta… se sentía tan bien… se sentía maravillosamente bien…..

****
- Laura… - sonreí - … ya quiero verte…

Miro el azul de cielo, limpio y claro, enorme e interminable, es maravilloso y abrumador… ¿hace cuanto que no me detenía a ver ese mar infinito?... lo logré ¿no es así?, salí de una relación abrumadora e infrahumana… pude alejarme de la Mujer que me atormento por siete largos años… no puedo volver el tiempo atrás para evitar conocerla, para evitar todo ese dolor y esa depresión que por tanto tiempo se apodero de mí… y pensé que nunca más estaría capacitada para amar de nuevo… pero ahora estoy feliz, ahora tengo una razón para volver a sonreír… pues Laura está y estará a mi lado… ya no voy a temer ¿qué podría temer ahora?... la vida no me fue fácil… perdí siete de los mejores años de mi juventud… pero ahora la vida me paga con creces el dolor sentido en el pasado, ahora esta Laura conmigo, sí, ella estará conmigo para toda la vida… ¡toda la vida!... por fin la había encontrado… por fin el destino me sonreía.

- Te ves muy contenta Karla.

- Hola Adriana – le salude de muy buen humor – sí me siento muy bien ¿sabes? – entramos al salón de profesores.

- Me alegro mucho que así sea y dicho sea de paso y sobre todo antes de que se me olvide, necesito que ya te pongas de acuerdo con Dennis sobre las asesorías para…

- Estaba pensando que… honestamente…

- Espero que no me vayas a decir que no puedes con las dos – me miró con aprensión.

- Bueno es que mira…

- Por favor Karla… por favor, eres de lo mejor que tenemos y no quiero despreciar el trabajo de Fuentes pero honestamente… bueno tu sabes cómo es él… por favor ¿podrías hacer un esfuerzo?

- De acuerdo – me rendí ante su petición, sea como sea si deseaba tener un futuro con Laura antes que nada tenía que ganarme un lugar fijo y estable de otra forma ¿cómo iba a mantenernos? – muy bien tu ganas como sea el chiste es ganar las competencias ¿no es así?

- Por lo menos una, por lo menos una Karla – me miró con cierta ansiedad.

- Está bien, está bien, deja ya de preocuparte mi primera hora será con ella y tendremos laboratorio, me la quedaré después de la clase, no importa si pierde la siguiente ¿o sí?

- Déjame ver quién le sigue después – camino a un costado mío y miro en la pared contigua donde estaban los horarios de los grupos – estará bien – me dijo tras un momento – la siguiente clase será con Raúl así que le avisaré, no te preocupes por eso, puedes tenerla las dos horas que tendrá de Matemáticas.

- De acuerdo, entre más pronto mejor – suspiré para mis adentros intentando justificar el fastidio de tener que estar con ella más de lo que las clases requerían – Oye - me detuve antes de salir – pero eso si te lo advierto esa mocosa es francamente irritable y demasiado…

- ¡Hey! – me dijo alzando la mano para que me callara – cuando aceptaste este trabajo Karla debiste de haber sabido que los adolescentes son de lo más difíciles de sobrellevar porque aun están buscando su propia identidad, tengo un chico que la semana pasada se denominaba así mismo un Darketo de corazón y ahora dice que el Hip Hop es su vida – se encogió de hombros – no soy su maestra favorita después de que hable con él y trate de ayudarlo a definirse emocionalmente pero…

- Disculpa – le interrumpí - ¿eso que tiene que ver con…?

- Tan sencillo como esto Karla, todos nuestros alumnos ya se sienten adultos capaces de resolver sus problemas y sienten que son más listos y más inteligentes que todos nosotros, si Dennis se muestra irritada ante ti es porque sabe que tu estas más preparada que ella, es una clase de envidia natural en el adolescente y tu eres más inteligente que eso, así que dime ¿vas a dejar que una niña te moleste?

- Ok, ok, entiendo el punto – me coloque las gafas de sol y salí – “sin embargo si seguía jodiéndome con su actitud inmediatamente se la pasaría a Fuentes”.

Al entrar al laboratorio, todos los alumnos se sentaron de inmediato en sus respectivas mesas de trabajo, me quite las gafas y sonreí sutilmente al escuchar varios suspiros, bien sé que tengo muy buena pinta y que muchos chicos tienen un cierto enamoramiento hacia mi persona, pero aun con ello… bueno ¿qué podemos hacer?, sutilmente miré en derredor y vi a Dennis mirándome desde la mesa del centro, era curioso se notaba ligeramente diferente, tenía en su rostro una extraña sonrisa que no podía definirla como arrogante era más bien sincera y sé notaba muy relajada, muy diferente a la última vez que la vi.

- Bien chicos vayan recogiendo el material para la practica de ahora voy a ir anotando el procedimiento que tienen que seguir en el pizarrón y mientras ustedes trabajan quiero que me pasen sus cuadernos para revisarles los ejercicios que les deje la última clase.

- Profesora ¿nos va a hacer también examen semanal hoy? – pregunto una chica de nombre Esmeralda, esa chica me caía en variedad ya que del grupo de Dennis fue la primera de la cual me aprendí el nombre pues sus ojos eran de un verde tan intenso que inmediatamente relacione con su nombre, eran inclusive más verdes que los de Laura.

- No, la práctica de hoy nos llevará básicamente las dos horas así que se los aplicaré el próximo viernes.

- ¡Bien, aun tengo tiempo para estudiar! – dijo otro chico.

- ¡Oh!, es una pena – dijo Esmeralda ruborizándose inmediatamente al notar como sus compañeros la miraban con ojos asesinos.

- Bueno ya está bien – palmee el escritorio un par de veces – vayan llenando sus papeletas.

Mientras unos iban a recoger el material de laboratorio otros me entregaban sus cuadernos, cuando Dennis me dejo el suyo le pedí que después de clases se quedará conmigo, ella me miro un poco interrogante pero no quería decirle más nada, la clase transcurrió tranquilamente de vez en cuando me acercaba a las mesas para ver el avance en el experimento, como siempre solo el equipo de Dennis y el equipo de Esmeralda estaban llevando a bien el procedimiento de la práctica.

- Muy bien Esmeralda – le dije posando mi mano sobre su hombro, la sentí crisparse ante mi contacto, pobrecita seguro le asuste – el procedimiento está bien hecho pero te voy a pedir que dejes que tus demás compañeros participen también, eres una buen líder pero – le palmee un par de veces la espalda – tienes que dejar que los demás hagan la parte que les corresponde.

- Huy no, no maestra por nosotros que ella lo haga – dijo Damián riéndose por lo bajo – si a ella le gusta hacerlo todo ¿Quiénes somos nosotros para quitarle su diversión?, los otros cuatro chicos asentaron con la cabeza, la chica bajo el rostro y pude ver que se ruborizaba nuevamente.

- ¡Oh! ¿en serio? – le pregunte a Damián – pues bien tú y tus compañeros terminaran el resto de la practica y tu Esmeralda ven conmigo – la lleve a mi escritorio y llame a Dennis.

- ¿Sí? – pregunto Dennis mirándome primero a mí y después a Esmeralda.

- Dennis quiero que integres a Esmeralda a tu equipo.

- ¿Qué? – preguntaron las dos al unisonó.

- Pero profesora – Esmeralda se inclino colocando sus manos sobre el escritorio, su rubio y lacio cabello se deslizo hacia delante enmarcándole su nacarado rostro – es que ¿por qué?

- Porque – y vaya que me dolió decir lo siguiente – tienes madera de líder, pero no sabes dirigir a un equipo, no sabes delegar responsabilidades, en cambio Dennis parece tener esa habilidad innata – la comisura de los labios de Dennis se curvo en una tenue sonrisa de satisfacción, no me agrado del todo pero ¿qué podía hacer? Ante todo lo que más importaba era el desarrollo académico de los estudiantes – así que quiero que la observes y así mismo quiero que aprendas de ella.

- Pero ¿no lo estoy haciendo bien? – pregunto mirándome con cierto desconcierto al tiempo en que se enderezaba nuevamente.

- No es que no lo estés haciendo bien Esmeralda el hecho es que…

- El hecho es que terminas haciendo tu sola el trabajo que le corresponde a todo tu equipo – me interrumpió Dennis, Esmeralda se volvió a verla y yo me quede francamente molesta ante su repentina intervención – si las practicas fueran individuales no habría problema pero el hecho es que son en equipo y desde que empezamos no he visto que dejes participar mucho a tus compañeros más que en el pásame el matraz, o pásame la balanza, o pásame la pipeta pero no te preocupes yo te enseñaré como ser una buena líder esbozo una gran sonrisa de satisfacción.

- Toma tus cosas y pásate a la mesa de Dennis – le indique y tu quédate un momento por favor y sal conmigo.

Una vez fuera del laboratorio me volví hacia ella y con la mirada más seria que pude le hable.

- Te voy a pedir que no me vuelvas a interrumpir nunca mientras yo esté hablando.

- Pero no dije nada malo ¿o sí? – enarco las cejas mirándome directamente a los ojos.

- Me interrumpiste y eso es una gran falta de respeto – me erguí en toda mi altura – no quiero que lo vuelvas a hacer.

- A final de cuentas iba a decir lo mismo ¿no es así?

- No vuelvas a interrumpirme nunca, ahora regresa a tu mesa y sigue trabajando – me miro de lleno a los ojos y no se movió de su sitio, escuche unos pasos detrás de mí y Dennis desvió momentáneamente sus ojos de los míos.

- Puedo… por favor ir al baño antes de volver a mi mesa – giro su rostro a un lado.

- Adelante – le dije sintiéndome triunfante – solo no te tardes demasiado – entre al laboratorio de nuevo.

La pesada, sangrona, mamona… y todos los calificativos despreciables que se le puedan adjudicar se metió al laboratorio cerrando la puerta de un portazo, camine hacia la esquina del laboratorio y su mano tomó fuertemente la mía.

- Oye Laura

- Cállate – me dijo enojada mientras literalmente me arrastraba al baño de las chicas – ¿qué pasa contigo? – me pregunto mientras entrabamos a uno de los sanitarios que era el más amplio y cerraba la puerta.

- ¿De qué hablas? – le pregunte zafándome de su mano.

- No te hagas, escuche como le hablaste a la maestra de biología.

- A mí me da química – le mire molesta.

- Lo que sea Dennis, escúchame bien quiero que seas amable con ella.

- ¡Qué? ¿por qué haría eso?

- Porque me da clases a mí y… “mierda porque es mi novia y no quiero que te portes tan jodidamente altiva con ella”…  no quiero que se la tome conmigo al saber que tu eres mi mejor amiga.

- ¿Si el problema es conmigo? ¿por qué se la tomaría contigo?

- ¿No puedes ser amable con ella?

- ¡Es que no comprendes que la vieja esa me cae mal?

- Cállate ¿quieres?, habla más bajo – mira si me vas a crear problemas con la maestra entonces terminamos.

- ¿Qué? – me tomo de los hombros – no entiendo Laura ¿por qué problemas?

- ¡Va a pensar que soy como tu! – le dije quitándome sus manos de encima.

- Laura… - su voz se apago

- Será… será mejor que tu y yo ya no…

- No, no, no – me abrazo – haré lo que quieras, lo que me pidas.

- ¿En verdad?... ¿lo que yo te pida?

- Sí, lo que tu quieras solo no me alejes de ti.

- Entonces - me separé de ella y le miré a los ojos – no seas grosera con ella y solo limítate a un trato de alumna-maestra ¿si? No hables de otra cosa con ella que no sea lo de las clases y lo del concurso ¿lo harás?

- Pero… ¿a caso querría yo saber algo más?, ¿por qué me pides eso si no me interesa su vida en general?

- ¿Lo prometes?

- No entiendo nada pero… está bien lo prometo.

Tome el rostro de Dennis entre mis manos y la bese, ella me recorrió lentamente el cuerpo con sus manos, si no hubiera sido por el miedo que me da que Karla le de clases a Dennis no me hubiera ido a asomar al laboratorio para ver como iban las cosas, ya no podía concentrarme en mis otras clases, mi mente solo giraba en torno a lo que podría pasar si Karla se enteraba de lo mío con Dennis y viceversa, sé que debo de escoger, ¡sé bien que debo de escoger a alguna de las dos!, pero no puedo decidirme por cual y menos cuando Dennis me besa así y me toca así… se puso de rodillas, levanto mi falda y retiro mi ropa interior, ¡Dios! Se sentía tan bien, se sentía muy bien, me olvide de todo mientras ella me llevaba a tocar el cielo con las puntas de mis dedos.

Dennis ya había tardado demasiado, y a pesar de que me molestaba su forma de querer llevarme la contraria no me sentía del todo incomoda sin su presencia, todo lo contrario era agradable no tener que estarle viendo la cara, aunque en las siguientes dos horas tendría que estarla soportando, me arrepentí de haber pensando en ella porque casi al instante abrió la puerta y entro al salón, ni siquiera me miro tan solo se dirigió a su mesa y empezó a trabajar, salí del laboratorio un momento aun me sentía molesta y lo que menos quería era verle la cara a esa mocosa engreída.

- Karla – escuche mi voz en cuanto salí del laboratorio y Laura me hizo señas para que me acerca a ella – Laura – esboce una enorme sonrisa al ver esos hermosos ojos verdes.

- ¿podemos hablar un momento a solas?, será rápido lo prometo

- De acuerdo – dije en voz baja entremos al laboratorio de biología – abrí la puerta y la hice pasar a ella primero una vez dentro cerré y la tome por la cintura inmediatamente la bese, tenía tantas ganas de probar su boca que me deleite besándola profundamente.

Sus besos intensos y profundos me hacían casi desfallecer, era increíble la forma como me podía dominar con tan solo un beso, ¡Dios mío! Me iba a volver loca con todo esto, por un lado Dennis y por otro lado Karla, ¿qué iba a hacer? Aun cuando no lo deseaba me separé lentamente de ella.

- ¿Cómo… cómo te va con Dennis? – le pregunte acariciándole la mejilla.

- Dios es una fastidiosa – resoplo con molestia.

- ¿Crees que llegaras a ser su amiga?

- ¡Bromeas? – levanto tanto la voz que inmediatamente le tape la boca con mi mano.

- Shhh – le mire con apremio.

- Perdona – dijo bajando la voz - ¿qué pregunta es esa amor? , por supuesto que no, entre menos la trate mejor, créeme me dedicaré a asesorarla y punto.

- ¿En serio? – pregunte con una sonrisa.

- Claro que lo digo en serio… ¿por qué la pregunta?

- Es que… pues… “no quiero que te hagas su amiga porque no puedo ni imaginar lo que pasaría si te enteras de que ella y yo somos más que amigas”… porque como sea es mi amiga y todo va y se lo cuenta a mi mamá y si ella dice que tu eres una pésima persona pues entonces mi mamá insistirá para que sea mi hermano Román quien me de clases y no tu.

Karla levanto una ceja y me observo con cuidado, por un momento me sentí desnuda ante su mirada, la forma como me miraba me decía que no creía lo que le estaba diciendo.

- No veo relación en lo que preguntas y me dices Laura ¿qué tiene que ver una cosa con otra?

- Bueno… - empezaba a sentir mi pecho cubierto de sudor, ¿qué podía decir ahora?

- ¿Qué pasa Laura? – me tomo la barbilla con la mano y me observo detenidamente ¿ y ahora que podría decirle?

- Pa…sa… pasa… - empecé a llorar – pasa que no quiero que te hagas su amiga y que después me digas que te gusta más ella que yo – me abracé a su pecho rogando con todas mis fuerzas a Dios para que me creyera.

- Amor, Laura – me separo dulcemente - ¿crees que Dennis me podría gustar siquiera un poquito?

- S…í … si – dije limpiándome la nariz con la manga de mi suéter.

- Pero mi vida – me abrazo tiernamente – ella nunca, óyeme bien nunca jamás en toda la vida podría interesarme ni siquiera un poquito, ni una pizca amor.

- ¿En serio?

- En verdad amor, te lo juro, créeme para mi entre menos la trate mejor, mucho mejor para mí.

- Gracias – le abracé sintiendo que una gran carga se libraba de encima de mis hombros, por ahora todo estaba bien así.

****

Julián se miraba ligeramente nervioso pero al mismo tiempo se sentía tranquilo, era hora de que él le diera una lección a Román… camino escaleras arriba sabia que estaría en la biblioteca al llegar al piso de ciencias lo miro sentado concentrado en un libro se acerco lentamente a él.

- Román – este levanto la vista visiblemente molesto

- ¿Qué quieres basura? – ante su respuesta Julián se amedrento ligeramente.

- Necesito verte hoy en mi casa hay algo de lo que necesito hablarte.

- Puedes decírmelo aquí mismo

- Será mejor que te lo diga en mi casa – Román lo miro entrecerrando lo ojos y después ofreciéndole una mueca de desprecio regreso la vista al libro que leía.

- De acuerdo maricón como quieras te veo más tarde.

- Te voy a pedir que dejes de usar ese tono conmigo y que dejes de insultarme porque no estas en condición de hacerlo – por vez primera le hablo firmemente sin temor en su voz.

- Yo te llamaré como se me pegue la gana – levanto la vista y frunció el ceño - ¿has entendido ma…ri..cón?

- A la mierda contigo – y Julián se alejo de él dejando a Román ligeramente sorprendido ante esa respuesta.

****

Por la noche Dennis se quedo nuevamente en casa de Laura y ella estaba impaciente por escuchar de Dennis lo que Karla le hubiera dicho.

- Pues quedamos en que ella me daría clases extra todos los días después del receso y todos los días de once de la mañana a una de la tarde, porque a ti te da clases a las diez, ella decía que necesitaríamos dos pero le demostré que no cuando le pedí que me pusiera un ejercicio difícil, lo escribió en el pizarrón y no es por presumir pero lo resolví de volada – coloco la cabeza bajo sus manos mientras cruzaba una pierna en el aire.

- ¿Y qué te dijo ella? – le pregunto Laura al tiempo que levantaba una ropa que tenía tirada en el piso.

- Pues nada, me dijo que estaba bien hecho y que le agradaba la idea de que no tuviéramos que tener una asesoría tan estricta – se volvió a ver a Laura – atrás de ti esta una calceta tirada Lau a un lado de la pata izquierda de tu escritorio.

- Gracias aunque esta no era mi idea de que me ayudaras a recoger mi cuarto, se supone que me ayudarías con las manitas y los piecitos, no que estarías recostada en mi cama sin hacer nada.

- Je,je,je,je es que desde esta posición te puedo indicar donde están todas aquellas cosas que estando de pie las dos, pasaríamos inadvertidas como esa escurridiza calceta que ya se estaba dando a la fuga.

- ¿A la fuga?, no me digas ¿le estaban saliendo patitas?

- Oh Sí era una calceta mutante ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – le avente la calceta y cayó justo en su boca.

- Guacalaaaaaa – se levanto inmediatamente y empezó a escupir.

- Ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja – esta vez yo fui quien se rió – ya sé como levantarte ja,ja,ja,ja,ja.

- Muy graciosa… no te ofendas pero la verdad es que te huelen los pies ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja

- Sigue de chistosita y el siguiente que te meteré en la boca será el calcetín de Alejandro.

- Guacaaalaaaaaaaa – hizo un claro gesto de asco – no me lo tomes a mal pero tu hermano si esta grave ¿te acuerdas de la vez que llego y se quito los zapatos? en segundos apesto toda la sala.

- Siiiiii ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja . recuerdo que saliste corriendo y te vomitaste sobre el rosal de mi mamá ja,ja,ja,ja,ja,ja,ja

- Aaaggghhh no me lo recuerdes que se me revuelve el estómago.

Ahí estaba yo con Dennis en mi cuarto, pasándomelo genial a su lado, porque todo parecía más fácil con ella todo lo sentía increíblemente sencillo, teníamos tantas cosas de las cuales acordarnos y reírnos y aun con todo ello no podía decidirme por ella, pues esos ojos azules intensos y maravillosos me seguían arrebatando mil y un suspiros… por ahora todo estaba bien confiaba en que Dennis hablaría lo menos posible con Karla y viceversa mi gran mentira, mi gran falsedad y sin embargo empezaba a remorderme menos, como sea mientras tuviera controlada la situación lo más seguro es que no se darían cuenta ninguna de las dos de mi engaño… y si necesitaba confesar mis culpas tenía mi libreta, mi preciada libreta para desahogar mis culpas… ahora que lo analizaba fríamente… era emocionante… por una lado Dennis… por otro lado a Karla… las tenía a ambas… y de algo estaba segura… ninguna de las dos me quería perder… sí, eso es ninguna de las dos me quería perder… ambas me amaban y yo las amaba a las dos… tenía un vinculo con Karla, ¿qué se sentirá, pedir aquello que ella me pidió a mí?... ¿qué se sentirá enlazar a una vida a la mía, por mi propia voluntad?... solo había una manera de saberlo…

- Dennis…

- Sip dime Lau

- ¿Quieres ser mi novia?...

- ¿Qué?...

****

Dennis me miro sacudiendo un poco la cabeza como en un intento de comprender lo que le acababa de decir.


- Eso… eso significa que… - de repente su rostro se ilumino con una gran sonrisa tan radiante que dudo haber visto antes algo igual en ella - ¡Dios! Eso significa que puedo terminar definitivamente con Armando y estar solo contigo como antes ¿verdad? – se acerco a mi tomándome de las manos y mirándome directamente a los ojos.

- Pues… “¡Maldición! Lo había olvidado ¡el estúpido de Armando! Si Dennis dejaba a Armando entonces ella querría estar todo el día conmigo y si eso sucedía no tendría espacio ni privacidad para ver a Karla… muy bien Laurita muy bien hecho ¿y ahora?... ¡rayos! Tenía pocos segundos para solucionarlo ya que su sonrisa se estaba difuminando al ver mi repentina mudez” - … pues... no… es decir, no quiero que… osea… que…

- No te entiendo – se soltó de mis manos y su expresión mostro un claro y obvio desconcierto.

- Me refiero a que sí quiero que seas mi novia, pero… osea…

- Si soy tu novia no puedo ser novia de Armando al mismo tiempo Laura.

- “Claro que puedes yo lo soy de Karla y ahora tuya” - pensé - No me malentiendas – le dije – sí quiero que seas mi novia pero si dejaras a hora a Armando entonces…

- Ya no quiero estar con él Laura, Te Amo a ti ¿entiendes? – me sostuvo de los hombros

- Si lo dejas – me solté de sus manos y me senté a la orilla de la cama – entonces…

- Entonces estaremos más tiempo juntas Lau – me dijo al tiempo que se arrodillaba frente a mi depositando sus manos en mis piernas.

- “Y eso es justo lo que no necesito, por más que me guste estar contigo” – pensé – mira Dennis… “si le iba a decir algo tenía que ser algo convincente y bueno” … mi mamá no ha objetado el hecho de que te quedes a dormir conmigo porque sabe que tienes novio, Alejandro ya me ha dicho “Dios mi hermano hace un tiempo que ni lo veía” me ha dicho que me estas ganando y que haber cuando tengo yo un novio, lo mismo me dice Román “¡Ja! Román ni me pela desde hace días que tiene pinta de pocos amigos que ni me le acerco”

- Laura – me miro de lleno a los ojos buscando algo que no supe definir – Te Amo – sonrió tiernamente al decirme esas palabras – eres lo único que quiero que se quede aquí – se señalo el corazón – estar con Armando me duele, me incomoda cuando me quiere abrazar, no me gusta estar con él.

- Si lo dejas entonces tendrías que estar menos en mi casa, se vería extraño… que…

- ¿Sabes? – su rostro se torno triste y dejo descansar su cabeza en mis piernas – a veces todo lo que me dices me parece tan ilógico… quiero verlo desde tu punto de vista pero…

- ¡Es que no puedes comprenderme! – le espeté molesta y comencé a llorar ese era mi último recurso si no funcionaba entonces sí que empezaría a preocuparme - ¡Sabes como es mi familia!, ¡sabes el miedo que me da que se enteren de lo nuestro! ¡sabes… sabes!... – me lleve las manos a la cara.

- ¡Oh! Laura, por favor, por favor no llores, no llores, perdóname – se incorporo y me abrazo – soy una estúpida, soy una imbécil, no quise hacerte llorar es cierto olvidaba que tu familia es bastante… bueno… tienes razón pero ya no llores… por favor…

- “Dennis… no quería ser así, no deseaba ser así con ella, engañarla de esta forma, pero ¿qué podía hacer?... sí, la amaba pero no podía elegirla solo a ella… porque también deseaba a Karla, Dios mío las deseaba a las dos… las necesitaba a las dos… eso era ya un hecho, no podría estar sin Dennis pero tampoco sin Karla…" - Entonces – le dije abrazándome a su cuerpo - ¿me comprendes?... ¿me dejarás de insistir en eso?...

- Te lo prometo, esperaré ansiosa el día que me digas que puedo romper definitivamente con Armando – me levanto y hundió su rostro en mi cuello – pero en un futuro ya cuando las dos seamos adultas nos iremos lejos, lejos de tu familia y de la mía y entonces… entonces viviremos sin escondernos de nadie ¿lo prometes?

- Lo prometo – le dije… aun faltaba mucho tiempo para ello, así que podía prometerlo y le regale una sonrisa al tiempo que me limpiaba las lagrimas, lagrimas llenas de una falsedad que a pesar de quemarme la piel no hacían mella en mi alma. Era curioso en ese momento comprendí el poder del llanto, me había funcionado con Karla y ahora con Dennis… sin duda es un arma que vale la pena usarse, me recosté sobre la cama, la casa era solo para las dos y sabía bien que podíamos hacer el amor.

****

Julián esperaba en su departamento de vez en cuando caminaba hacia el ventanal de su sala para ver hacia la calle, esperaba verlo acercarse, tenía grabada cada frase que le diría al traidor de su novio, sí ahora era su turno, ahora era el momento preciso para sacar de su alma todo el dolor que Román le había causado, era su oportunidad para humillarlo, para tratarlo como una basura, ahora tenía el poder para hacerlo la fatua imagen del hombre perfecto se había desmoronado y él ahora podía sentirse más alto, más elevado, ¡por fin Román dejaba de ser el hombre intachable! Tras una última mirada por la ventana volvió a la sala, encendió el televisor y manualmente sintonizo el canal del noticiario y se recordó así mismo que tenía que conseguirse un nuevo control remoto, se dirigió a la cocina, se sirvió una taza de café y fue a sentarse en su sillón favorito, no podía evitar que su boca se curvara en una sonrisa al saberse poseedor de todos los ases en esta partida que la vida le ofrecía.

Paso quizás una hora desde que se sentó a mirar el noticiero cuando el timbre de la puerta se escucho, se levanto de un solo impulso y rápidamente apago el televisor mientras se acercaba a la puerta a pasos agigantados, estaba sudando de las manos, quizás era la emoción pero quizás a la vez era el temor que le provocaba enfrentar esa dura mirada, se detuvo un instante antes de abrir y respiro con profundidad para serenar su emoción y su nerviosismo. Abrió la puerta y ante él estaba Román mirándolo fijamente.


- Hazte a un lado – le dijo mientras lo empujaba y entraba al departamento – pues ya estoy aquí, ¿Qué putas quieres?

- Para empezar deja de tratarme de esa manera, y no te vuelvas a dirigir hacia mí en ese tono de voz.

- ¿Qué? – le pregunto Román haciendo una mueca de fastidio – a ver basura si te trato de esta forma es porque tu me estas llevando a eso, con tu actitud, con tus marranadas y tus puterias.

- ¿Marranadas?... ¿puterias? – pregunto Julián extendiendo las manos al aire y dejándolas caer fuertemente contra sus propias piernas – a ver, a ver… ¿Cuáles marranadas y puterias?

- Hazte pendejo imbécil ¿no te acostaste con la puta de tu novia?

- ¡Una sola vez! – le objeto Julián.

- ¿Y eso qué? Bastó que lo hicieras una vez putito ¿o cuantas querías hacerlo?

- ¿Te atreves a tratarme así? ¿tu?... ¿eh?

- Pues claro Basura que me atrevo a tratarte como se me pegue mi regalada gana, tu eres una porquería de ser humano, un pedazo de mierda ¿Qué no te has visto en un espejo? ¡ubícate imbécil! Mírame idiota un putero de hombres quisieran estar conmigo, tienes suerte de que me haya rebajado a estar con alguien tan pinche y puto feo como tu pedazo de mierda – le decía haciendo aspavientos con sus manos y reflejando en su rostro tal ira y coraje que por un momento Julián sintió que el corazón se le partiría de dolor – eres un…

- ¡Ya basta! – le grito y de una zancada llego hasta él, sujetándolo con fuerza de los hombros - ¡Deja de insultarme! ¡Cállate ya! ¡Cállate ya! ¡Dices que soy una basura, que soy un mierda! ¡Entonces porque putas estás conmigo?

- ¿Qué no es obvio? – le pregunto con sarcasmo – por lastima ojete de mierda – le dejo caer las palabras como hirientes cuchillas – ¡mira mi color de piel! – le espeto al tiempo que se soltaba de sus manos – ¡mira el color de mis ojos! ¡checa mi apellido! ¡tienes mucha suerte de tenerme! ¡Soy más inteligente que tu! ¡tendré un mejor trabajo que tu! ¡porque soy mejor que tu en todo! ¡oíste! ¡En TODO!

- ¡Tan bueno eres que con una sola cogida te has embarazado a tu novia!!???? – le soltó un puñetazo que lo hizo caer de bruces contra el suelo – se abalanzo sobre él a patadas estaba ciego de coraje - ¡Tu el intachable! ¡Tu el que siempre tiene la razón! – Román solo atinaba a cubrirse con las manos hecho un ovillo sobre su propio cuerpo - ¡No me la creo que de una sola cogida te hayas embarazado a tu novia! – se agacho a recogerlo sujetándolo con fuerzas de la ropa para ponerlo en pie - ¡Levántate imbécil! – le grito mientras buscaba verle la cara - ¡Tu flamante novia nos ha contado la de veces que se han acostado! ¡Y su penuria por abortar el hijo que espera de ti! ¡Porque la tratas igual que a mí! – lo aventó al piso nuevamente - ¡Mierda! ¡Qué demonios sucede contigo? ¡Qué quieres de ella? ¡Qué quieres de mi? ¡Estoy cansado! ¡Estoy Harto!

- ¿Emba…razada? – pregunto Román al tiempo que intentaba sentarse mientras se abrazaba las costillas con una mano - ¿de qué… demonios hablas?

- ¡Oh! No lo sabías claro está – se arrodillo frente a él – y lo sujeto con fuerza de la camisa – con gusto te lo repito Tu… Novia… Esta… Embarazada.

- Em...ba...razada – dijo mientras su rostro se contristaba.

- Estoy cansado de ti Román – lo soltó – estoy cansado de esta situación ¿qué es lo que somos?... – levanto las manos llevándoselas a la cabeza - ¿somos novios?, ¿somos amantes?... ¿unos mentirosos?... ¡qué Mierdas somos?

Román no dijo nada se medio sentó en el piso mirando hacia un lado escupió un par de veces limpiándose la sangre de la boca con su antebrazo, Julián se sentó en el love site mirando fijamente al hombre que acababa de golpear, su corazón se contrajo de dolor, se sintió plenamente confundido y un repentino mar de arrepentimiento le sacudió el alma.

- Al final de cuentas ese era el plan – soltó lentamente Román mientras se incorporaba poco a poco – te lo dije, te dije que si estabas conmigo tendrías que aceptar lo que te impusiera ¿no es así?

- Lo sé – soltó Julián recargándose de lleno en el sofá – pero nunca me imagine tanta vileza de tu parte.

- No te quejes ahora – Román se levanto por completo y se recargo en el sofá – te dije que cubriríamos las apariencias.

- Ya no quiero nada contigo – soltó Julián al tiempo que cerraba los ojos y jalaba su cabello hacia atrás.

- ¿Qué?

- Ya te lo he dicho… ya no quiero nada contigo – le soltó mientras se levantaba y se encaminaba hacia la puerta.

- ¿Qué dices?

- Ya me oíste – le dijo al tiempo que abría la puerta – puedes irte ya te he dicho lo de tu novia ahora por favor sal de mi casa y de mi vida para siempre, no quiero volverte a ver nunca.

- Oye no – dijo Román visiblemente angustiado – por favor esto podemos arreglarlo

- ¿Arreglar qué?

- No, papi no se puede acabar así – su tono de voz era angustioso.

- Si que se puede, claro que se puede, tu no me necesitas, puedes tener al hombre que se te pegue la gana ¿no es así? – una sacudida de tristeza invadió su alma – entonces no me necesitas, además me tratas peor que la basura estoy cansado, créeme muy cansado – sonrió tristemente.

- No, no por favor, por favor, no puedes dejarme – se acerco dificultosamente hasta él de sus ojos dejo escapar el llanto.

- Ya no insistas – le dijo al tiempo que retiraba la mano de Román que buscaba su mejilla – ya no sé que siento por ti… estoy muy cansado Román solo vete… tan solo vete…

****

Habían pasado ya casi dos semanas desde que comencé a darle clases particulares a Dennis, la facilidad con la que esa niña resolvía los ejercicios me dejaba sorprendida, era muy hábil y tenía una lógica propia de un alto coeficiente intelectual, me alegraba que así fuera pero aún con todo eso muy dentro de mi tenía la esperanza de que algún otro alumno o alumna la superara para que su ego terminara por tierra. Ese día en particular llamaron a mi puerta justo a la mitad de la explicación de un ejercicio, se me hizo extraño que alguien viniera a visitarme entre semana a esas horas, cuando abrí la puerta vi a una chica de cabello castaño obscuro, tez morena clara sus ojos estaban cubiertos por unos lentes de sol obscuros, tenía bonita figura y venía acompañada al parecer de su novio, en cuanto la chica me miró me sonrió y me extendió la mano.

- Hola ¿qué tal? ¿eres Karla y das clases en la preparatoria de aquí cerca?

- Sí soy yo ¿y tu eres?

- ¿Qué tal? – me repitió – mi nombre es Alejandra pero preferiría que me llames simplemente Al y bueno tu no me conoces ni yo a ti pero mi mamá fue con una doctora de aquí cerca y bueno le comento que le estas dando clases particulares a su hija de química y biología y justo estoy necesitando asesoría ya que actualmente estoy cursando la carrera de química fármaco bióloga en la FES de Cuautitlán y hace tres semestres que reprobé química I por lo que si no la paso entonces no podré inscribirme al cuarto semestre, es que voy por bloques ¿ves?

- Sí, si entiendo – le dije regalándole una sonrisa – lleve el mismo sistema cuando estudie

- Entonces ¿me comprendes, verdad? – me dijo al tiempo que me extendía un billete de $200 pesos – mira te pagaré esto por cada clase que me des, solo quiero que me ayudes con estequiometria

- Y si sabes matemáticas dale una mano también que la necesita – se rió el chico que la acompañaba

- Ya Gustavo no me molestes – le dijo riéndose y le soltó un beso en plena boca - ¿entonces? - se volvió a mirarme.

- Pues… “bueno necesitaba todo el extra que me fuera posible conseguir, digo a las finales el dinero nunca era bueno dejarlo de lado, la cuestión sería el tiempo” … todo depende ¿de cuánto tiempo estamos hablando?

- Oh no te preocupes por eso solo serán tres veces por semana y solo necesito un mes es decir doce clases en total, pero eso si tiene que ser temprano no te puedo asegurar que será un horario fijo porque también trabajo ¿ves?

- Entiendo – le dije – bueno pues estará bien ¿Cuándo quieres empezar?

- Si te parece empezaremos mañana a las diez de la mañana

- Oh bueno es que a esa hora también tengo otra estudiante

- No te preocupes no te molestaré con ella ¿si? Es que créeme no puedo a otra hora.

- De acuerdo – le dije

- Nos vemos mañana y gracias – la chica se despidió de mi lo mismo que su novio, les miré irse abrazados y contentos y por un momento me sentí triste de que no poder hacer lo mismo con Laura.

- Ya terminé – escuche la voz de Dennis y una sensación de molestia invadió mi cuerpo.

- ¿Terminaste? – le pregunté al tiempo que cerraba la puerta y me encaminaba hacia ella – pero si apenas te estaba enseñando el desarrollo del…

- Fue muy fácil – me dijo torciendo la boca en una mueca de fastidio – se lo he repetido un sinfín de veces es muy fácil para mí la química.

- Déjame ver – tome la libreta y comencé a ver el desarrollo del ejercicio – era increíble pero realmente lo hizo bastante bien lo que obviamente resultaba bastante irritante.

- ¿Qué quería esa chica?

- No es de tu incumbencia – le dije al tiempo que le escribía un nuevo ejercicio mismo que superaba en dificultad el otro - ¿crees poder con este? – no puede evitar esbozar una sonrisa que claramente sentí burlona.

- A ver – me dijo tomando la libreta de mi mano y escudriñando lo que acababa de escribir – pues – bostezo – no le veo mucha dificultad será sencillo solucionarlo.

- Bueno espero que lo tengas listo para mañana por hoy es todo

- Gracias a Dios – me dijo al tiempo que se levantaba y tomaba sus cosas – por cierto el café sigue siendo pésimo – me dijo mirándome con un claro gesto de desaprobación.

- Descuida para la siguiente clase te puedes traer el tuyo.

- Sin duda lo haré

- ¡Oh! ¿sí? Pues eso sería genial – le apunte mientras me encaminaba a la puerta y la abría – nos vemos después – mal bien le sonreí mientras le miraba salir.

- Sí, nos vemos después pero no porque quiera - le oí susurrar eso ultimo.

Cerré la puerta y por un momento me sentí tranquila y en paz, esa mañana Laura había venido a su asesoría y bueno en vez de asesoría terminamos acostadas, me era difícil resistirme a ella, toda Laura era maravillosa, sus verdes ojos al mirarme me hacían sentir una especie de deseo incontenible, a veces me dolía amarla así de intenso, porque sabía que a final de cuentas aun faltaba mucho para poder tenerla conmigo para siempre como lo deseaba, no había tenido la oportunidad de hablar con ella con profundidad, ante eso me asuste un poco, tenía que ser diferente lo mío de lo que había sucedido con Ana y su profesora; no podía seguir entregándome a la necesidad física de tenerla conmigo, nuestra relación sería diferente, sería diferente, nueva y única, no solo sería tener sexo, tendríamos largas platicas, la llevaría de paseo algunos fines de semana y nos conoceríamos más, después en un futuro no muy lejano, ella y yo viviríamos en nuestro hogar y viviríamos una vida plena y maravillosa. Con este pensamiento me sentí mejor y por primera vez me sentí muy contenta, tanto que sentí que el pecho me reventaría de felicidad.

****

- ¿Cómo esta Karla?

- No lo sé no la he visitado últimamente, no desde que se enojo conmigo – respondió Iván

- ¿Hablaste con ella de la relación que tiene con esa niña?

- Sí

- ¿Y como se lo tomo?

- No muy bien –Iván dio un trago a su refresco.

- Me preocupa – dijo Ana mientras suspiraba.

- A mí también me preocupa – le dijo Iván mientras miraba hacia la calle a través del cristal del restaurante donde se hallaban.

- Aún no puedo creer que le gusten las niñas – dijo con molestia.

- Lo que no puedes, ni quieres entender, ni aceptar es que una niña te haya podido derrotar – Iván sonrió de medio lado.

- Eso no es verdad – replicó con molestia – lo intente todo para estar con ella tu lo sabes.

- Pero no fue suficiente – giro el rostro para mirarle

- No lo entiendo – su ceño se frunció – hice de todo para lograr que me amara y…

- Quizás ese fue el problema

- ¿Cómo?

- Sí, quizás la presionaste mucho mira – hizo a un lado su plato y descanso las manos sobre la mesa – no puedes presionar a Karla porque ella sufrió de muchísima presión en su relación anterior, en verdad Nancy que fue su pareja pasada le dejo muy mal ¿entiendes?, no es culpa suya que se sienta atraída hacía esa chica, para nada es su culpa.

- No te entiendo Iván… dices de que no es su culpa pero es que – se llevo la mano a la frente ahogando el llanto.

- No llores Ana – le tomo de la mano – es culpa mía que estés así, aquí el único culpable soy yo debí haber previsto que algo así sucedería…

- No lo entiendo Iván

- No necesitas entenderlo

- ¡Claro que lo necesito! – exclamo en un grito ahogado apretando la mano de Iván al tiempo que bajaba la mano de su frente - ¡Claro que necesito esa explicación! ¡tu viniste a alterar mi mundo con tu necedad en que debía conocer a tu amiga! ¡Tu eres entonces el que me debe esa explicación y no ella!

Iván le miro atentamente, el rostro de Ana estaba descompuesto en un gesto de tristeza, irá y frustración, se notaba que luchaba por no dejar escapar el llanto, era cierto él había insistido demasiado en que Ana le conociera, estaba tan deseoso de ayudar a Karla a amar de nuevo que nunca se puso a analizar el estado en que Nancy había dejado a Karla… era tan lógico que Karla no quisiera nada con alguien mayor que él simplemente lo ignoró… ahora iba a violar la confidencialidad de Karla como precio a su imprudencia.

- Esta bien – le dijo mostrando serio su semblante – si eso es lo que quieres te contaré el pasado de Karla pero no aquí, al salir del trabajo iremos a mi casa Andrés esta de viaje así que tendremos toda la noche para hablar ¿de acuerdo?

- De acuerdo – le contesto.


****

La miraba moverse, su esplendida figura podía captar mi atención sin ninguna dificultad, sus movimientos siempre precisos, perfectos, sin duda Karla era una mujer extremadamente hermosa y sensual y pensar que ella era solamente mía, sonreí para mis adentros al ver a todos los chicos que se la comían con los ojos, si tan solo supieran que únicamente yo sabía a que sabían sus besos, que era yo la que había respirado ese aroma tan exquisito de su piel, si tan solo supieran que solo yo había podido explorar ese Universo maravilloso que era el todo de su cuerpo, me relaje en mi asiento y tan solo me concentré en comérmela con los ojos, nunca hubiera imaginado tener la suerte de estar con una mujer así, bueno nunca me hubiera planteado el hecho de estar con alguna mujer, me pregunto desde cuándo sería así… ¿habré nacido con esta inclinación? ¿es herencia de mi padre? ¿y los hombres sería posible que alguno me atrajera de esa forma? volví el rostro para ver a los chicos y ninguno de ellos se me hizo atractivo a la vista, traté de imaginarme con alguno de ellos en la cama e instintivamente sacudí la cabeza, definitivamente no me apetecía estar con ninguno.

- Muy bien chicos – dijo Karla con esa voz tan firme – como tarea quiero que resuelvan los cuestionarios de las páginas 78 y 79 de su libro y les informo que en el siguiente examen tomaré solo una pregunta de las cuarenta y cinco que resolverán y les repito que solo una será la que venga en su examen.

Algunos como siempre protestaron pero a la mayoría les dio gusto al salir de clases me obsequio una sonrisa y ¡Dios sentí que me derretiría! ¿cómo era posible que tuviera tal efecto sobre mi?, tome mi mochila y seguí tras ella sabía que podía saltarme la clase de literatura así que no habría problema, había aprendido a ser discreta a la hora de ir con ella a los laboratorios, primero iba yo a los baños esperaba unos tres o cinco minutos y de inmediato al salir iba al laboratorio.

- Hola amor – se acerco a mi recargándome en la puerta del laboratorio con nuestro peso la puerta se cerró, me beso largamente, adoraba cuando me besaba de esa forma, sus labios, el sabor de su saliva, la tibieza de su boca era sin lugar a dudas un elíxir afrodisiaco que encendía cada parte sensible de mi ser.

- Huuummmm te ex..trañe hummm – le dije entre el beso, me separé lentamente de ella y me recargue de lleno en su pecho mientras le dibujaba círculos en el hombro – ya tenía ganas de verte.

- ¿En serio? - me levanto la cara con la mano y me sonrió, su rostro perfecto era indudablemente maravilloso, sus grandes ojos azules parecían dos zafiros hermosos iluminados por la tenue luz del sol que se filtraba a través de las ventanillas del laboratorio – quisiera que este sábado vayamos a algún sitio – me volvió a sonreír y fue como si el paraíso se hiciera presente ante mis ojos - ¿te gustaría ir al cine y de ahí a comer y después a caminar al parque?.

- Sí, claro que sí – me abracé a ella – tu sabes que nada me gusta más que pasar el tiempo contigo.

- Laura – escuche mi nombre de sus labios y me sentí inmensamente feliz – entonces esta decidido – se separo de mi y nos miramos a los ojos – el sábado será solo nuestro.

- Ya quiero que llegue el fin de semana – me paré de puntas sobre mis pies y ella volvió a besarme y entonces me estremecí y agradecí a Dios por esa oportunidad.

****

El maestro Raúl no vino a clases por un lado no me agradaba ya que Armando no dejaba de estar a mi lado, acariciándome el cabello, queriéndome tomar de la mano, me era ya casi insoportable estar con él, simplemente no comprendía por qué no podía estar solamente con Laura como antaño, me arrepentí tanto de haber aceptado estar con él, incluso sus versos mal escritos y sus cartas de amor ya estaban cansándome; me dolía verlo intentar acercarse nuevamente a mí, procuraba deshacerme de él diciéndole que tenía mucho que estudiar, incluso prefería la compañía de la profesora de Química a soportarlo pero bueno que este día iba a tener que soportarlo de alguna manera, Armando me abrazo y realmente me sentí molesta y triste… Esmeralda estaba en su lugar hojeando una revista que me llamo la atención aproveche para dejar a Armando.

- Hola Esme ¿Cómo estas?

- Hola – me miro ligeramente extrañada y no era para menos casi no hablaba con ella.

- ¿De qué trata tu revista?

- Es una revista de ocio, te dice los lugares que puedes visitar en fines de semana y las actividades en los teatros, museos, habla de los conciertos a celebrarse en fin.

- ¿Me la dejas hojear?

- Pues… - pareció dudar un poco – de acuerdo toma

Empecé a hojear el índice y vi algo que me llamo la atención había una parte que decía Gay inmediatamente me dirigí a esa sección y woow que lo que vi fue increíble, había reuniones de grupo para lesbianas, gays, travestis, bisexuales en fin vi un anuncio en particular que me llamo la atención que decía que había una tardeada para chicos y chicas no mayores de 18 años para el próximo sábado y eso me pareció estupendo, memoricé la dirección ¡amén de mi buena memoria!

- Pues está muy interesante tu revista gracias por enseñármela – casi corrí a mi lugar para apuntar la dirección antes de que se me olvidara, estaba segura que Laura estaría tan emocionada como yo, ya deseaba que llegara la noche para poder decírselo.

- ¿Quieres que vayamos a la cafetería? – me pregunto Armando.

- No voy a… voy a … oh sí tengo que revisar un ejercicio de química me lo encargo la maestra para mañana.

- Ah bueno… entonces me voy con los chicos a las canchas.

- “¡¡¡¡síiiiiii!!!!!” Diviértete, mientras termino esto.

- Ok, te veo en la siguiente clase.

****

Era maravilloso estar entre los brazos de Karla, hubiera deseado que me hiciera suya ahí mismo pero sabía que eso era imposible, sin embargo me encantaba que me acariciara de esa forma, me gustaba mucho sentir sus manos recorrerme el cuerpo por entero, sin embargo estaba cerca mi siguiente clase y sabía que debería volver a clases.

- Te voy a prestar mi libro de biología – me dijo susurrándome al oído - ¿sigues sin encontrar el tuyo?

- Sí, no lo encuentro estoy segura de que esta en mi casa pero … no sé donde

- No te preocupes por eso te prestaré el mío contestas el cuestionario y me lo devuelves el sábado que vayamos a pasear, por cierto ¿crees que haya algún problema con tu familia?

- No, no creo que haya problemas simplemente les haremos creer que tendremos una asesoría exhaustiva o algo así.

- De acuerdo Amor te espero en mi casa a eso de las doce del día ¿si?

- Sí, ahí estaré – le di un último beso y me despedí de ella sintiéndome como entre nubes.

****

Erika terminaba de revisar a una paciente cuando Alejandro entro con un claro gesto de satisfacción y contento.

- ¡Adivina que! – dijo al tiempo que cerraba la puerta

- ¿Qué sucede Alejandro?

- Pues mira…emm… - se quedo en silencio al ver a la mujer que les miraba atentamente.

- Pues bien señora González pase a la farmacia a recoger sus medicamentos ya le indique la forma en que se los tomará y nos vemos en una semana, ¿de acuerdo?

- Oh sí, gracias doctora – dijo la señora mientras se levantaba y se encaminaba a la puerta que cortésmente Alejandro abrió para ella, al salir Alejandro se abalanzo a los brazos de su novia la abrazo muy fuerte e inclusive la cargo.

- ¡¡Amor!! ¡Acabo de atender a mi primer paciente gay! - sonrió enormemente y le beso fuertemente en la mejilla - ¡pude soportar toda la consulta!, ¡inclusive lo ausculte!

- ¡Estoy muy contenta Mi cielo! ¡Te felicito! ¡este ha sido un gran paso!

- ¡Lo sé estoy muy contento! Ya estamos progresando ¿verdad?

- Sí Amor lo estás haciendo muy bien Te Amo Alejandro.

- Y yo a ti… yo a ti – le beso larga y sutilmente sintiéndose el hombre más afortunado del mundo por tenerla a ella como su futura esposa.

****

Esa noche me toco estar en casa de Dennis, su hermana iba a regresar muy tarde de una fiesta y su mamá se iba a quedar en casa de su hermana, de tal forma que la casa sería solo de las dos, preparamos la cena, vimos un rato televisión y nos metimos a bañar, me gustaba más el baño de su casa porque tenía tina y podíamos bañarnos juntas, era relajante estar con ella en el agua, nuestra piel tomaba una nueva textura, hicimos el amor en el agua y fue completamente nuevo, me sentía completamente relajada, me sentía contenta recostada en su hombro acariciando la perfección de sus pechos que indudablemente ya estaban más grandes que los mios.


- Tienes un cuerpo muy bonito Dennis.

- ¿Te parece?

- Si, siempre has tenido una figura preciosa

- Tu me gustas más – me levanto el rostro con su mano – eres increíblemente hermosa y tus ojos ¡Dios, Como me gustan tus ojos! – en ese momento su mirada tomo un chispazo de vida - ¡Laura! – me dijo emocionada – ¡Adivina qué he encontrado!

- Pues no lo sé pero por tu cara es algo muy bueno.

- ¡Y si lo es!

- ¡en serio? ¿de qué se trata? – su emoción me estaba contagiando.

- En la escuela una chica de mi salón estaba mirando una revista y wooow encontré una sección donde vienen solo reuniones y lugares donde la gente gay se reúne y encontré que va a haber una tardeada solo para chicos y chicas como nosotros ¡imaginate! ¡estar en un sitio donde podamos besarnos sin que la gente nos vaya a juzgar!

- ¡Eso suena genial! Y ¿Cuándo será y dónde? – en verdad esa idea me estaba agradando.

- ¡Será en la zona rosa y empezará el sábado a partir de las 12 del día hasta las 6 de la tarde!, yo paso por ti a eso de las once para llegar desde que inicie.

Me miró con ojos expectantes, esperando mi respuesta… ahí estaba yo debatiéndome entre aceptar o ir con Karla, las dos opciones eran tan tentadoras, pero si aceptaba ir con Dennis ¿cómo le diría a Karla que no iba a ir con ella?, ¿o si le decía que no a Dennis, qué pretexto podría ponerle?... ¿qué es lo que iba de hacer?

*******

Sábado 7:30 pm:

- No me salgas con esas cosas Laura, no se me hace correcto.

- Yo no hice nada malo no sé de qué te quejas.

- ¿Te parece poco haberle dado tu número celular?

- No es para tanto

- ¿Qué no es para tanto?, ¿te hubiera gustado que yo hubiera aceptado números telefónicos de otras chicas? O que yo…

- Es suficiente ella dijo que quería ser nuestra amiga

- ¿Nuestra? – pregunto con ironía – si no dejaba de mirarte de una forma que no me agrado para nada.

- No sabía que te lo tomarías así ni que eras tan celosa.

- No son celos, es solo que se supone que somos novias – dijo en tono bajo mientras seguíamos caminando rumbo a nuestras casas – y existe algo que se llama fidelidad, digo mi hermana nunca ha engañado a su novio y viceversa.

- ¿Tu como lo sabes?

- Porque ella me dice todo y siempre me ha hecho hincapié en que cuando se tiene una relación una se debe de mantener en ella.

- ¡Oh! no me digas, no me digas Dennis ¿entonces lo que hiciste conmigo cuando…?

- Eso - me interrumpió – es diferente Laura además ya te dije que quiero romper con él para estar solamente contigo ¿qué no entiendes que esa situación no me agrada?

- Ok – empezaba a irritarme - ¿qué es lo que quieres? ¿qué vayamos a mi casa y le diga a mi homofóbica familia que eres mi novia? ¿eso quieres?...

- Laura – me interrumpió y me jalo hacía una jardinera que tenía juegos infantiles y me sentó en un columpio – lo único que quiero es estar contigo y solo contigo, y nada más contigo ¿entiendes?, para mi es bastante molesto tener que engañar a Armando, es más no sé por qué insistes en que siga siendo su novia, si puedo ser completamente discreta para estar contigo ¿sabes?... ¿por qué Laura?... ¿por qué tengo que pretender que tengo novio para dormir en tu casa?... digo antes lo hacía y no había problema…

- Pero no lo hacías tan seguido ¿entiendes?

- Bueno pero ¿Y? además puedo romper con él y pretender que aún tengo novio digo ¿qué va a hacer tu mamá, ir a la escuela a verificar si efectivamente lo tengo? – levanto las manos y sonrió de medio lado.

- ¿Por qué no me comprendes Dennis?... “¡Dios! ¡Todo lo que dices tiene una lógica tan aplastante que hasta a mí mis propias palabras me resultan infantiles y ridículas!, pero no puedo Dennis, ¡no puedo! Si no estuviera Karla en mi vida todo sería más fácil contigo, todo sería más sencillo, pero esta ella… esta ella y no puedo dejarla de lado así nada más” – Escúchame bien Dennis por favor, por favor, me da miedo lo que pueda pasar, ¿por qué no me comprendes? – esta vez las lagrimas fueron genuinas – por favor… no quiero perderte y no sé lo que pasaría si se dan cuenta de nuestra mentira… por favor…

- No Laura no llores… por favor no llores… es solo que yo… es que… ¡Dios! – se llevo las manos a la cabeza jalándose el cabello para después dejar caer sus manos con aplomo sobre sus caderas – está bien, está bien… tienes razón quizás no puedo entenderte porque afortunadamente no tengo una familia como la tuya y pues… ¡Oh! Dios mío Laura te juro que trato de entenderte, te juro que lo intento pero… no te ofendas… pero a veces creo que… - sé quedo un momento en silencio volvió el rostro a un lado y meneo la cabeza negativamente mientras se mordía el labio inferior – bueno ya – suspiro profundamente – dejemos eso de lado por el momento ya te hice una promesa… pero eso sí con respecto de este día… mira Laura creo que ha sido un error haber ido a ese sitio

- ¿Por qué?

- Porque todas las chicas de ahí parecían lobos al acecho ¿qué no te diste cuenta? – me dijo con irritación en su voz.

- ¿Pero lo dices porque Giselle me pidió mi número telefónico?

- ¡Pues claro! Ella y el resto de chicas que no dejaban de presentarse contigo… es que en verdad ya te lo dije ¿te hubiera parecido bien que yo les hubiera dado mi teléfono también?

- No, pero es que ¿de qué otra forma conoceremos gente?... ¿cómo haremos amigas, si no nos relacionamos?

- Bueno a mí me dio la impresión de que esas chicas querían relacionarse contigo de otras formas… de muchas formas menos la amistosa.

- No lo tomes así Dennis – me levante y le indique con un gesto que debíamos continuar el sol ya se había metido por completo - ¿qué vamos a hacer?, ¿no crees que es bueno hacer amigas?...

- No es que no quiera que tengas amigas, es solo que ¡Por Dios! Nunca imagine que fuera así… es decir… no sé no me gusto para nada ese sitio – se quedo un momento en silencio reflexionando seguramente las palabras que quería decirme… estábamos a solo un par de cuadras para llegar a la casa, me detuve un momento y le miré directo a los ojos.

- Dennis… Dennis… Te Amo Dennis y me agrado mucho ir contigo a ese sitio, en verdad me divertí – hizo un gesto de molestia porque sabía que mis palabras no le estaban agradando mucho – ahora conocemos un poco de ese mundo ¿no te parece? – ella suspiro como respuesta mientras su rostro reflejaba una clara mueca de desacuerdo – fue divertido bailamos, platicamos con otras chicas…

- Oye, oye… querrás decir platicaste porque lo que soy yo me limite a ver como te divertías con esas chicas, en especial con Giselle – su tono irónico me molesto.

- Mira Dennis ¿sabes qué?

- ¿Qué?

- Ya me cansé de esta discusión, lo que voy a hacer es quedarme callada y digas lo que digas no te responderé quiero llegar a casa y olvidarme de este desagradable asunto y de tus celos tontos – comencé a caminar de nuevo.

- No son tontos, no me sentiría así si no le hubieras dado tu número celular y si no hubieras bailado con ella y por cierto no dejaba de pegársete al cuerpo, por un momento pensé que terminarías por cargarla… es que en verdad Laura imagine que sería diferente pero creo que esa gente no tiene una clara idea de lo que es…

- Ya no levantes la voz ¿quieres? Estamos afuera de mi casa y creo que mi mamá esta dentro.

- Está bien, está bien lo siento, pero insisto en que no debemos volver a esos sitio.

- Ok, ¿quieres dejarlo hasta ahí? Me voy ahora te veo mañana.

- Pero es que

- Te veo mañana Dennis – le dije cortante me miro molesta pero no dijo nada más solo se dio la vuelta.

Al abrir la puerta mi mamá salió de la cocina y me hizo gestos con la mano para acercarme a ella hasta la cocina.

- Oye hija vino tu profesora – me dijo al tiempo que se secaba las manos con una pequeña toalla.

- ¿Mi profesora? – sentí que el mundo se desplomaba sobre mí de una forma aplastante.

- Sí, me dijo que te presto un libro y que lo necesitaba para hacer un examen así que le dije que pasará como no sabía a que hora volverías le dije que si deseaba lo podía buscar y esta arriba en tu cuarto.

- ¿Qué? – sentí la sangre de mi cuerpo precipitarse a mis pies, deje a mi mamá con la palabra en la boca mientras mis pies corrían escaleras arriba hacia mi habitación… estaba aterrada, no recordaba donde había dejado mi libreta y si ella la había… - al entrar me quede muda ahí estaba ella sentada sobre mi cama… y en sus manos tenía la libreta abierta… mis pecados… mis secretos… mis miedos… mi engaño… todo estaba ahí… entre sus manos… ella levanto la vista en cuanto abrí la puerta, sus ojos azules… esos profundos mares estaban mirándome sorprendida… sentí mi rostro ruborizarse como nunca antes y un gran pánico atravesó mi corazón el cual latía desenfrenadamente… sus labios se entre abireron…

- Laura… - y por un momento mi nombre me pareció muy lejano… me pareció tan extraño… como si llamara a otra persona… sentí que todo daba vueltas… sentí que todo esto no estaba pasando… no podía estar pasando… era como estar rodeada dentro de un sueño… un sueño sin explicación ni lógica… un sueño que vertiginosamente se convertía en pesadilla… miré la libreta en sus manos y una vez más sus ojos… ahí estábamos las dos... calladas en medio de una gran tensión…


8 comentarios:

  1. O.O OMGGGGGGG esto vaaaa geniaaaaliiisiimo!! maldita laura!!!! no merece a la bellisima de karla ... aunqe hubieran sido bonita pareja! ya qe la otra la hizo sufrir!!! animo! aki seguimos por mas!! :D besos

    ResponderEliminar
  2. Mi querida y bellisima Alternative Culture, gracias corazón por tan lindas expesiones, me encanta saber que te gusta tanto mi historia guapa.

    Te Mando Montones y montones de besos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Laura merece que Karla le pegue una patada en el culo y la mande a volar ¬¬ me cae como un tiro

    ResponderEliminar
  4. A veces se me olvida que en realidad uno a esa edad no sabe que es lo que quiere, no digo que acepte lo que hace laura, pero es solo una mocosa queriendo ser grande.
    hummmmm
    Hasta el prox
    besos

    ResponderEliminar
  5. me doy cuenta de que simpre en esa etapa de la vida simpre somos asi aa bueno baya creo que es algo muy natura en la vida, ejjejeje solo asi aprendemos de los errores que cometemos y maduramos atravez de amargas esperiensias y que las personas que nos quieren asrian lo imposible para que uno no esperimetara tan dolorosas lecciones que da la vida pero solo asi clesemos como personas y como seres humanos suspiro por que en la vida para creser se neccita tambien caer jajjaja ironico, cremos solo cuando cometemos errores y entendemos de ellos somo capases de creser jajajaj hayy bueno

    ResponderEliminar
  6. me doy cuenta que aveces cuando esperamos mucho de una persona nos decepciona ojala que laura aprenda la leccion porque me esta empezando a caer mal, pero creo que a partir de ahora las cosas no le van a salir tan bn.......

    ResponderEliminar
  7. Pobre Karla, se enamoró de una pendeja que no sabe lo que quiere.

    Me encantó como narras la historia Sheila. Te felicito. Hace tiempo una historia no me atrapaba de la manera en que la tuya lo hizo. Un gran abrazote.

    ResponderEliminar
  8. ohh wow o.o
    me estresa tanto Laura ><
    Karla no merece sufrir por su culpa, debería haberle dicho la verdad desde el comienzo :/, y así Karla no se hubiera enganchado tanto como hasta ahora y aaaarg!! me da pena ke sufra y ke todo lo ke tiene planeado con Laura no sea lo mismo ke lo ke piensa esta tipa ><.
    Améee la forma en ke se defendió Julián, estoy feliz por él C:
    En fin... tu historia es muy buena y atrayente, me encanta como narras *----*, gracias por compartirla ^^

    ResponderEliminar