martes, 23 de marzo de 2010

AMOR EN PREPARATORIA Capítulo 5 UNA NUEVA ETAPA PARTE 3


Estaba corriendo en dirección a mi casa, estaba corriendo y no sabía porque estaba haciéndolo, solo era consciente que iba esquivado cuanta persona se atravesaba en mi camino, el viento helado me hizo semi-reaccionar y me detuve a la puerta de mi casa; estaba segura que ella se preguntaría el porque salí corriendo de esa forma, abrí la puerta cuidadosamente y me deslice por la sala para ir rápidamente a las escaleras y subir con cuidado para que no notaran que había salido, mientras subía una pregunta se agolpo una y otra vez en mi mente ¿Por qué huí?, ¿por qué huí?; entre a mi habitación y me metí al baño me desnude sin prisas con la mente semi en blanco, recordando tan solo esas palabras “se mi novia”, eso me dijo ella “se… mi… novia…” ¿Qué significaba eso?, ¿qué significaba ser novia de alguien? ¿qué debía hacer como novia de alguien? Y ahora que lo pensaba ¿le dije si? ¿le dije no?, ¿le dije algo? o ¿solo huí?, abrí las llaves para templar el agua que deje caer libremente por mi cuerpo, me lleve las manos a la cara al ser consciente de lo tonta que me comporte ¿Qué sucedería ahora?, ¿Qué pasaría ahora que había huido de esa forma?, mire mis manos por un momento y note que estaba temblando, recordé su beso y sentí que el temblor corrió a mis piernas, fue una sensación que no puedo describir del todo con palabras; ¿y ahora qué debía hacer?, ¿qué iba a pensar Karla de mi y de mi actitud, si yo no era capaz de entenderme a mi misma?.

Me quede largo rato sintiendo el agua caer imparable por mi cuerpo, sin saber qué hacer o pensar.

*****

Iván llego a la casa de Ana estaba realmente preocupado, la había escuchado del otro lado de la línea completamente hecha un mar de llanto, basto que tocara la puerta para que Ana le abriera enseguida como si estuviera tan solo esperando por él, al mirarlo le echo los brazos al cuello y hundió su rostro en su hombro y se soltó a llorar amargamente, él la sostuvo entre sus brazos y la llevo dentro de la habitación por la forma como lloraba estaba seguro de que no faltaría algún curioso que se asomara a ver la escena. La llevo a la sala y le hizo sentarse, se separo lentamente de ella y le miro a sus tristes ojos grises.

- ¿Qué sucede preciosa? – le pregunto dulcemente y ello provoco que Ana se soltara a llorar de nuevo con fuerza – desahógate – le susurro entre su cabello – llora todo lo que desees, estoy aquí contigo – le abrazo dulcemente mientras percibía el dolor que en verdad le estaba embargando.

- Iván – dijo entre ligeros gimoteos – Iván…

- Ssshhhh – le abrazo más fuerte – no digas nada solo libera tu dolor - la sostuvo entre sus brazos mientras ella se aferraba a él – “¿qué paso Ana?, ¿fue Karla?”

- Iván – susurro Ana como leyendo sus pensamientos – Karla…Karla es una ¡Idiota! – siguió llorando entre sus brazos

- ¿Qué paso? – le pregunto intrigado.

- Pasa que ya sé porque era tan distante conmigo, pasa que ya sé porque nunca tenia tiempo para mi excusándose en las actividades escolares que decía tener – le golpeo el hombro con el puño – pasa que a tu mejor amiga le gustan las niñas – dijo con coraje – así es – levanto el rostro mirándolo indignada.

- ¿Pero qué estás diciendo? – pregunto confuso.

- Esa niña – apretó su mandíbula – esa niña es su amante.

- No puede ser cierto – Iván la sostuvo con firmeza de los hombros – debe ser un error ella le da mucho peso a las relaciones a des edad no le gustan.

- Pues eso no era lo que parecía – soltó sarcástica – Iván – le miro con dolor – la estaba besando a esa niña, la beso.

- ¿De que niña hablas? – le pregunto un poco exasperado

- De su alumna Iván ¿De quién más iba a ser? De esa niñita rubia a la cual ella asesora.

Iván abrazo a Ana no quería ser descortés al mostrar la alegría que esa noticia le traía.

- “¡Por fin Karla!, ¡Por fin te has decidido a amar de nuevo!” – pensó con infinita alegría tanta que sintió que sus lagrimas se rodarían – “lo lamento Ana pero Karla es lo que más quiero en este mundo después de mi hermano y no me importa si es esa niña rubia la que la va a hacer feliz, lo único que puedo hacer en este momento es dejar que llores sobre mi hombro todo lo que desees todo cuanto quieras y una vez que hayas terminado de llorar pedirte que la olvides porque una vez que Karla ah entregado el corazón es imposible que pueda amar a alguien más” – e Iván seguía pensando mientras sostenía a su amiga entre sus brazos, sé sabía culpable de su dolor pues él le insistió en que la conociera. Sin embargo nunca creyó que fuera posible que Karla terminara amando a su joven alumna.

*****

Miré con intensidad el techo de mi recámara, me sentía la persona más baja del mundo, la había besado, había besado a mi alumna y ¡Dios! ¿cómo me atreví a pedirle que fuera mi novia? – me lleve las cobijas al rostro me sentía terriblemente avergonzada - ¿cómo la vería de nuevo a la cara?, ¿cómo podría nuevamente mirar a cualquier alumno de nuevo?, lo que hice no tiene nombre, en verdad no sabía ya ni que pensar y aunque ella me beso, aunque pude sentirla temblar entre mis brazos, aún cuando pensé que yo le gustaba, Laura solo huyo, se soltó de mis brazos y corrió, no me dijo nada, ni una palabra salió de sus labios, pero ese temor que vi reflejado en su rostro, creo que es algo que no podré olvidar – me di la vuelta sobre la cama - ¿cómo debo comportarme ahora?, ¿qué debo de decir?, ¿qué debo de hacer?, ¿debería renunciar?, quizás eso sea lo mejor una persona como yo no debería impartir clases, y menos cuando se termina enamorando de una niña… ¿qué… qué es lo que acabo de… decir?... – el corazón me latió con muchísima fuerza y mis ojos se anegaron en llanto – estoy… estoy – sentí como una tenue sonrisa afloro en mis labios – estoy enamorada de Laura – me solté a llorar – no importa cuántas barreras interpuse, no importa cuántas veces me dije a mi misma que era imposible, no importa todas esas veces que intente alejarte de mi mente a fin de cuentas, venciste todas mis defensas y ahora – me lleve la mano al pecho – ahora estas aquí y no importa que tenga que hacer – cerré los ojos con fuerza – tengo que matar ese amor que siento por ti.

*****

Perdida en mi inconsciente miraba la serie de Kiria, de un tiempo para acá salía un tipo de ojos azules y cabello azul como los de Kiria y tan fuerte como ella que estaba salvando de tanto en tanto tiempo a Suzuki, tal parecía que era la versión de Kiria pero en masculino, me molestaba ver la forma como Suzuki le miraba con tanta admiración y me daba tristeza ver el coraje que se veía reflejado en los ojos de Kiria cada vez que era Matsumoto el que la salvaba y no ella, sin embargo en vez de acercarse a Suzuki solo suspiraba y se alejaba dejándolos a solas.

- ¡Eres una estúpida! – grite de forma inconsciente – si sigues así, teniendo dudas la vas a perder… la vas a… – llego a mi mente como si alguien me hubiera quitado una venda de los ojos, tenía ya por fin en claro mis miedos y mis temores, toda mi vida viví rodeada de una negativa contra las relaciones sobre el mismo sexo, mi propia familia se burlaba de ello y odiaba eso, si se enteraban de lo que sentía por Karla seguramente me correrían de casa, me odiarían y no podría soportarlo, tenía miedo porque no sé de qué forma Dennis sabía lo que sentía por Karla y si hacia un comentario fuera de lugar como era su costumbre mi familia indagaría hasta sacarme la verdad y más siendo un tema tan delicado como ese. Sin embargo ¿qué iba a ser? Tenía algo muy seguro y eso era que me gustaba Karla, en verdad la quería, en verdad la quería y no deseaba perderla, no iba a hacerlo por lo que pensara mi familia, además… además... sería un secreto ¿verdad?, sería un secreto entre ella y yo nadie más lo sabría, nadie más – con este ultimo pensamiento me deje vencer al sueño.

*****

Amanecía una vez más y Julián era una vez más victima de las vejaciones de Román.

- Eres en serio patético Julián – le decía Román mientras este se vestía.

- ¿Por qué? – le pregunto el moreno hombre desde su cama con la vista clavada a las sabanas.

- Y todavía lo preguntas estúpido – dijo sarcásticamente – ayer con tus aires de ofendido te vas pendejo y me dejas ahí a medio camino.

- No es verdad tú te adelantaste – le contesto mientras apretaba las sabanas con sus manos.

- Y solo por eso te vas ¿no? estúpido.

- Solo quisiera saber porque me tienes que insultar a cada rato.

- Porque si no entiendes estúpido, tienes tan poco cerebro que en serio no eres capaz de captar nada, en vez de cerebro tienes mierda en la cabeza yo creo – se soltó a reír mientras Julián contenía las lagrimas que gritaban porque les permitiese escapar de sus tristes ojos – en serio eres patético y sabes que nos vemos después tengo que ir a la casa a cambiarme de ropa y – dijo sentenciosamente – cuidadito y no vayas a la escuela ¿me has entendido? No me vayas a salir con las chingaderas de que estas deprimido pendejo ¿oíste?.

- Si – respondió secamente sintiendo un nudo enorme en la garganta.

Román salió dejando a Julián abatido en el alma, las lagrimas las seguía conteniendo, quería ser fuerte, deseaba ser fuerte anhelaba que sus palabras ya no lo siguieran hiriendo de esa forma. Pasaron quizás dos minutos cuando el timbre de su puerta le hizo levantarse, seguro sería Román que habría olvidado algo, cada paso era verdaderamente cansino, se sentía al borde de la desesperación. Al abrir la puerta las lagrimas que contenía terminaron por desbordarse como un río sin control y se abrazo fuertemente a aquel que era su única fortaleza.

- Julián – musito su hermano - ¿Qué sucede chiquito? – y las palabras dulces de Iván terminaron por derrumbar al fuerte chico que ahora se sentía más indefenso que un gorrioncillo.

Para Iván las lagrimas de su hermano eran invaluables y estaba seguro que la persona que lo había hecho llorar así sería el tipo rubio con mirada de engreído que había visto salir.

*****

Esa mañana para Karla fue la más aprensiva de su vida pues Laura no fue a su asesoría, se sentía desolada por su comportamiento para con su joven alumna, estaba tan angustiada que ni siquiera desayuno, solo miraba el reloj una y otra vez, una y otra vez, pareciera un juego cruel de las manecillas del reloj que se negaba seguir marcando el tiempo, aún con todo y su pensamiento de esa noche, aún con ella deseaba verla por lo menos, poder contemplar su belleza tan solo eso. Mientras tanto para Laura era casi igual pues había tenido que acompañar a su mamá al súper ya que ni Alejandro ni Román venían aun. Fue una mañana aprensiva para ambas sin embargo el tiempo sigue su curso y fue entonces que llego la hora de las clases.

Llegue a la escuela sola porque Dennis se fue antes de que pasara por ella, seguro aún estaría molesta por la discusión de ayer, contemple la explanada llena de alumnos que iba de aquí para allá cada uno metido en su mundo o compartiéndolo con alguien más, a lo lejos vi al tío recargado de espaldas contra un árbol besándose con su novia. Seguí caminando hacia el salón la verdad de las cosas era que necesitaba ver a Karla perderme una vez más en la profundidad de su mirada. Al llegar al salón otra vez me toco en una orilla, me preguntaba si me miraría como en aquella ocasión, me senté de lleno y miré a través del ventanal, recapitule ese beso intenso que me dio y sentí ruborizarme al tiempo que mi cuerpo tembló. Los alumnos entraron uno seguido de otro y eso solo podía significar que Karla venía y el corazón, el corazón empezó a latirme con mucha fuerza tanta que juro que era capaz de escuchar mi propio latido.

Karla entro vestía un hermoso conjunto de 3 piezas, pantalón de vestir, chaleco y saco en color Arena su blusa blanca de mangas largas se hizo notoria al quitarse el saco y dejarlo sobre la silla de su escritorio, no miro en derredor como siempre lo hacía se dedico a pasar lista sin mirar a nadie y toda la clase nos las dio de espaldas mientras escribía y dibujaba sobre el pizarrón del salón. Si hacía preguntas las hacia dirigidas es decir a través del nombre de la persona, y de todos los que menciono ni una sola vez se dirigió a mí. Empecé a temer a temer mucho, porque no quería perderla y me odie con fuerzas por mi cobardía, ahora no sabía que tenía que hacer para poder mirarla de nueva cuenta a los ojos. La clase se fue en un momento se había acabado tan rápido fueron las 2 horas más cortas de mi vida, ella tomo sus cosas y salió del salón sin embargo se olvido de su saco que quedo sobre el asiento de la silla, parecía que nadie se dio cuenta de ello así que me levante aprovechando que todos hicieron lo mismo me deslice rápidamente hasta el escritorio y tome el saco entre mis manos y salí de ahí antes de que nadie dijera nada. Me asome al barandal y vi que se dirigía a los laboratorios, recordaba que esa hora ella la tenía libre y era mi clase de literatura la que seguía así que no habría problema con mi maestra Adriana, baje casi volando las escaleras, cuando llegue a la planta baja le miré entrar en el Laboratorio de Química, sentía que el cuerpo completo me temblaba por entero y con paso rápido me dirigí hasta allá me lleve su saco al pecho y pude percibir ese delicioso perfume que ella parecía manar con naturalidad de su cuerpo.

Eso había sido todo di la clase a Laura y no fue fácil obligarme a no mirarla pero lo pude lograr, sin embargo deseaba tanto, en verdad quería tanto que ella… - me detuve de mis pensamientos al ser consciente de que abrían la puerta del laboratorio.

- ¿Quién? – pregunte al tiempo que me quede azorada al ver a Laura entrar y cerrar la puerta recargándose en ella me miro por un momento y sus mejillas se pintaron en un rojo profundo estiro su mano hacia mí con el saco en ella.

- Se te ah olvidado en el salón – me dijo tímidamente.

- Laura – susurré mientras me levantaba sabía que tenía que ser fuerte agradecerle y pedirle que se retirara a sus clases.

- “Era mi oportunidad” – pensé al tiempo que la veía acercarse a mi – cuando la tuve de frente le eche los brazos al cuello dejando caer su saco al piso y le bese desesperadamente y tan torpe pero en verdad tratando de demostrarle todo el amor que sentía por ella me aferre a su boca y de su cuerpo al principio no me correspondió pero no me importo porque si ese iba a ser mi último beso entonces no dejaría de besarla hasta que ella me hiciera a un lado.

- “Laura… que…” – la ceñí de la cintura en verdad en verdad deseaba tanto ese beso, tanto, le empecé a marcar un nuevo ritmo en el beso, más lento más intenso y la sentí vibrar entre mis brazos y supe entonces que me amaba como yo a ella, nos separábamos lo mínimo tan solo para respirar, acaricie sus labios con los míos, probé cada rincón de su boca tan lentamente que en verdad era una caricia placentera que más sabia a suplicio.

- Por favor – susurro entre el beso – hummm, Kar…la… - se separo suavemente de mis labios y descanso su rostro contra mi pecho – dime que aún está en pie tu propuesta.

- Laura… - susurre entre su rubia melena.

- Nadie más lo sabrá - dijo mientras me abrazaba con fuerza – será un secreto solo entre nosotras dos que tu y yo somos… novias. – dijo con tanta seguridad que sentí el lento resbalar de mis lagrimas al tiempo que le abrazaba con fuerza.

- Sí – le respondí – nadie más lo sabrá. 

 Continuara en: Capítulo 6 SENSIBILIDAD

14 comentarios:

  1. OMG!! pero si es qe cada vez se pone mejor y yo me hago mas fan tuya! n_n mejor blog no puede haber ^^ animo qeridisima sheila! aqi seguimos fieles a ti! =).. besos! n_n

    ResponderEliminar
  2. aaaw sin son tan lindas las dos, pero baba por Karla <3 quien fuera Laura >.< que envidia poder tener a esa mujer *¬* jajaa xDD

    Sheila besos para ti n.n sigue así con el blog.

    ResponderEliminar
  3. Wiiii, como me gusta cuando se quieren!!!! ^^
    Todos deven quererse siempre!!!!!
    Corto pero intenso :D
    Realmente te esta quedando genial ^^

    ResponderEliminar
  4. las tima que fuera tan corto pero estubo genial ya quiero leer el siguiente

    ResponderEliminar
  5. Por Diosssssss
    Que historia, me tenias con el corazon en la mano, esta super buenisima
    Plis Quiero el prox y pronto =)

    ResponderEliminar
  6. super................estas muy linda la historia, ya kiero leer la continuacion.......te felicito, escribes super dindo............:p

    ResponderEliminar
  7. Con cada capitulo que publicas me enamoro más de esta historia, cada vez que la leo no se me siento como si estuviera presente en cada escena de verdad me fascina, espero que publiques el próximo capitulo pronto. Como siempre Sheila maravilloso trabajo Milllllllll Besosssssssssssss ^_^.

    ResponderEliminar
  8. DIOS!!! puse deben con V!!!!! deBerias matarme T_T
    Te juro que fue porque están al lado

    ResponderEliminar
  9. hola
    recien leeo tu historia
    dejame decirte que me encanta
    como escribes
    realmente exepcional
    continuala plis ^^

    ResponderEliminar
  10. Gracias dulce Avril_watson me alegra mucho que te este gustando, gracias por tu comentario hermosa y claro!!!! como el conejito rosa xDDDDDDDDDDD y sigue y sigue y sigueeeeeeeeee y seguiré escribiendo esta y más!!!!!!

    Te Mando Millones de Besos Hermosa!!!!!!!

    ResponderEliminar
  11. woww mw encanta tu fanfic
    me envuelve tanto tu historia que no puedo dejar de leerla
    apenas descubri el blog me puse a leerla
    mañana sigo porque ya son las 2y 23 de la mañana y tengo u
    voy a seguir con juicio la historia porque me encanto
    bye besos

    ResponderEliminar
  12. segunda vez que leo este capitulo y no lo puedo crees aqui estaba tan emocionadisima por el relato, pero ahora mi favorita es Dennis jajaja igual me sigue emocionando y no había notado pero hay muchos detalles similares entre los relatos con Dennis y Karla y Laura y Karla, pero amo a la pareja # 1 jajaja fan ^^ D&K

    ResponderEliminar
  13. exacto hay mucha similitud entre KyL y KyD pero mis favoritas son DENIS y KARLa.. Diossssss como las amo! estoi enamorada de Dennis

    ResponderEliminar
  14. Donde se consigue las profas como Karla D:
    Por que nunca me toca una profa asi! D': u.u
    Why Yisus! Why?¡?¡?¡

    ResponderEliminar