jueves, 18 de marzo de 2010

AMOR EN PREPARATORIA Capítulo 2 KARLA



Capítulo 2


KARLA


Al día siguiente me levanté cerca de las 10:30, mamá me dejaba dormir hasta tarde porque sabía que me desvelaba mucho con la tarea, me di un baño y bajé a desayunar, como todos los días mis dos hermanos mayores ya se habían ido. Alejandro el mayor es médico y trabaja en el Sector Salud, no nos vemos mucho porque casi siempre dobla turno y los fines de semana se la pasa durmiendo en su cuarto, Román estudia la licenciatura en química así que tampoco nos vemos mucho porque él seguido sale con sus amigos, todo el día se la pasa en su facultad y llega tarde a la casa, solo concordamos algunos fines de semana, mi mamá es doctora y trabaja en un consultorio particular, le va bien y solo trabaja las horas que ella quiere por eso tiene tiempo para nosotros, mi padre también era médico pero en un viaje que hizo a Baja California se metió en problemas por defender a una señora de su marido que la estaba amenazando con una pistola, el sujeto disparó matando a mi padre instantáneamente bueno eso es lo que me ha dicho mi madre, cosa que considero de lo más fantasiosa y tonta pero cuando niña realmente lo creí, sin embargo una vez escuché a Alejandro decirle a Román que mi padre se fue con otro médico, cosa que traumó a mi madre y por ello inventó que se había muerto porque para ella así era mi padre había muerto el día que sacó sus cosas de la casa, él no se hizo cargo de nosotros por lo que Alejandro pasó a tomar su lugar como mano derecha de mi madre y parece indiferente a la partida de mi padre sin embargo Román parece aún extrañarlo alguna vez lo vi llorar por él cuando ambos éramos niños. Desde ese momento entendí, la repulsa que a mi madre le causa ver a dos hombres o mujeres juntas y todos seguimos su ejemplo, o al menos eso creía yo.

- Hola hija.

- Que tal mamá ¿cómo dormiste? - le pregunté mientras tomaba un yogurt del refrigerador.

- Bien y ¿tu, te desvelaste mucho?

- Un poco pero terminé todo lo que tenía que hacer.

- A propósito ¿compraste el libro de química?

- No, se me olvidó pero hoy sin falta lo compro.

- No dejes pasar tiempo si no después nos va a costar trabajo conseguirlo.

- Sí no te preocupes hoy lo compro, mmm ¿qué hay de desayunar? Tengo hambre.

- ¿Te preparo unos huevos con jamón? - me preguntó mientras abría el refrigerador y sacaba unos jitomates y el jamón.

- Sí, pero hazme unos cuatro huevos tengo muchísima hambre.

- Solo dos, mejor ve a la panadería y compra pan porque tus hermanos acabaron con todo el que había.

- Esos tragones inconscientes - me molesté ya que siempre hacían lo mismo.

- Anda hija ve, por que ya es tarde.

- Sí, dame el dinero.

Al salir de la casa me encontré con Andrea la hermana mayor de Dennis, la cual estaba terminando su carrera como Administradora de empresas un trabajo al cual yo no le veía gran futuro a menos que tuviera su propia empresa pero bueno me daba gusto y envidia verla ya terminar una carrera profesional.

- Hola Laura - se acercó a mí y me beso en la mejilla.

- Andrea hola ¿ya te vas?

- Sí tengo que ir a la biblioteca a recabar unos datos - miró la hora en su reloj.

- Espero que los consigas rápido.

- Lo mismo espero, oye mira que bueno que te veo, porque Dennis tiene problemas para terminar su tarea de literatura ¿podrías ayudarla?

- Sí, solo voy por unas cosas, desayuno y voy con ella.

- Gracias te lo agradecería mucho. Bueno me voy porque se me hace tarde - se despidió de mí besándome la mejilla de nuevo.

- Cuídate.

- Sí gracias, hasta luego.

Me encaminé hacia la panadería de la esquina casi no comprábamos ahí porque el que atendía era un homosexual y mi madre y mis hermanos lo odiaban le decían el "jotito panadero" apodo puesto por mi hermano Román mi madre nos prohibía comprar ahí, pero ese día yo no tenia ganas de caminar dos cuadras más para ir donde se hallaba la otra, sin embargo cuando iba a cruzar la puerta el solo verlo arreglado como si fuera una mujer me dio asco y decidí hacerle caso a mi madre además quien sabe que cosas podría contagiarnos el maricón ese. Al cabo de un rato regresé a la casa, desayuné y fui a casa de Dennis, su mamá ya se había ido, trabaja como odontóloga en el andador 4-C donde tiene su consultorio al lado del de mi madre.

- Hola Laura.

- Hola Dennis - nos besamos en las mejillas como siempre.

- Pasa, y dime ¿a qué debo el honor? - me dijo socarronamente.

- Ja, ja, que simpática te has vuelto - le dije - Bueno Andrea me dijo que tienes problemas con Literatura por eso vine a ayudarte.

- ¡Ah que bien!, ¡que bien!, Porque todavía no termino mis ejercicios de matemáticas - subimos a su cuarto.

- ¡Que bárbara!, pues ¿a qué hora te dormiste anoche?

- Como a las once porque estuve hablando con Armando.

- Te dije que tener novio era una perdida de tiempo - meneé la cabeza negativamente.

- Oh, bueno ¿ya vamos a empezar?

- Esta bien, es tu vida.

- Bueno ya ¿me viniste a ayudar o a sermonear?

- A ayudarte desde luego - entramos a su habitación, ella se sentó en el escritorio y yo en su cama, que aun estaba sin tender.

- Bueno pues olvidémonos de Armando y empecemos. - Se volvió para verme - ven la maestra nos dejo...

- No me digas - le interrumpí - un resumen del primer capítulo de la obra de Dante.

- Sip, así es - me guiñó.

- Tienes suerte de que ya lo haya hecho y de que tenga buena memoria - le sonreí.

- Y tú - dijo al tempo que se levantaba y se aceraba a mí - tienes suerte de tener a una amiga que te quiere mucho - sonrió y me abrazó dejando caer el peso de su cuerpo sobre el mío lo que me ocasionó perder el equilibrio y caer de espaldas a la cama.

- ¡Uuuoopppsss! - exclamé mientras Dennis levantaba su rostro dejándolo a centímetros del mío y me veía sonriente.

- Que débil te has vuelto Laura no puedo creer que mi peso te lograra tirar.

- No soy débil - le miré a los ojos sintiendo el rubor cubrir mis mejillas.

- Menta... - acercó más su rostro al mío.

- ¿Qué?

- Dije que tu aliento huele a menta... es... el enjuague bucal que usas ¿no?... - sonrió mientras cerraba sus ojos y aspiraba profundamente.

- Café... - fue lo único que atine a decir, pues su actitud me estaba volviendo loca, además de que no podía retirar mis manos de su espalda, era como si algo invisible nos hubiera atado.

- ¿Cómo? - abrió sus ojos mirándome con extrañeza.

- Tu... tu aliento... hueles rico a... a café.

- Ah sí, lo había olvidado - se levantó, yo me quedé aún recostada casi sin respiración - te encanta el café, sí Laura, mira - señaló hacia el escritorio - ahí esta mi taza ¿quieres que te prepare uno? - me preguntó sonriente yo aún seguía acostada lo que hizo me dejó perpleja y confundida.

- No, no te molestes, además me sabría mal por el enjugue tu sabes - me incorporé un poco.

- Como quieras - se llevó la mano a la barbilla - ¿sabes? Aún no puedo creer que te haya tirado con tanta facilidad, en verdad te estas debilitando.

- No seas boba, fue solo que me agarraste mal parada - me levanté de la cama y alisé mi ropa.

- ¡Ah! ¿sí? - me dijo.

- Por supuesto.

- Entonces...

Cuando me di cuenta, de nuevo Dennis estaba sobre mí riéndose a carcajadas.

- ¿Lo ves? de nuevo te tiré - me decía entre risas mientras se incorporaba un poco y me veía a los ojos.

- Eso no es justo estaba distraída - le reproché pero sin soltarle la cintura, el tenerla así me producía una sensación indescriptible.

- Bueno - me dijo al tiempo que se levantaba de encima de mí - dejémonos de juegos y terminemos la tarea - se encaminó hacia el escritorio - por cierto ¿puedes tender la cama por favor?

- ¿Qué?... ¿No se te ofrece algo más?

- Bueno, ya que estas tan dadivosa, al rato que terminemos me puedes ayudar con los trastes, je, que linda en ofrecerte Laura.

- De nada - le dije mientras pensaba - "yo y mi gran bocota".

Después de lo acontecido no hablamos mucho, terminé su tarea, arreglé un poco su alcoba mientras ella terminaba los ejercicios de matemáticas, cerca de las doce de la tarde me fui a casa para arreglarme antes de irme a la escuela... a la una pasé por Dennis y nos fuimos... durante el camino platicamos de todo un poco, siempre con relación a los maestros que nos caían mal y de las crecientes parejas que se estaban formando en torno a nuestros respectivos salones de clases.

- Yo creo que tu y el Tío formarían una linda pareja.

- ¿Qué?

- Si, mira ¿cuántos años tiene?

- 24 años y yo solo 16.

- Bueno ¿y qué? para el amor no hay obstáculos, ni edades...

- Dennis... por favor, quedamos que no me dirías más nada respecto a los novios... y además lo quiero pero solo como amigo.

- De acuerdo... esta bien.

Supe que se molestó porque ya no me dijo nada más hasta llegar a la escuela.

- Bueno ahí viene Armando nos vemos luego.

- Sí... - le dije molesta - que te diviertas jugando a la noviecita.

- Laura ¿vas a empezar? - me dijo molesta.

- Hola Laura... - Armando me sonrió mientras se acercaba a Dennis.

- Hola Tonto - le respondí bastante enfadada yéndome rápidamente de ese sitio.

- ¿Qué? - fue lo único que alcance a oír que dijo.

Ese día tuve matemáticas, física, literatura, y a las cinco de la tarde un receso de media hora... como la escuela no es muy grande vi a Dennis y a Armando juntos de camino a la cafetería... y yo sola... completamente sola... me era extraño no estar con Dennis, siempre había sido mi amiga y ahora tenía que compartirla con otra persona... me encontraba sentada en una de las bancas que esta junto a la dirección y una voz me sacó de mis pensamientos.

- Laura.

Volví el rostro para ver de quien se trataba y miré a mi maestra de literatura, la vi sonriente.

- Ven - me dijo - Quiero platicar contigo.

No niego que al principio me dio un poco de miedo, ya que el día anterior no había entrado a su clase y me temía una fuerte reprimenda de parte suya. Pero su sonrisa me hizo dudar que se tratara de algo así.

- Y bien ¿por qué esa cara tan triste? - me preguntó mientras entraba a su oficina.

- No es nada... cosas... ya pasaran...

- Anda siéntate, me gustaría que me contarás que cosas ya pasaran - me dijo sonriente.

No sé que me sucedió en esos momentos con ella, su sonrisa se me hizo realmente encantadora, tal vez de su rostro no era muy bella pero tenía un cuerpo increíble, y una sonrisa que podía sacar a cualquiera de su tristeza, me senté frente a ella, por un momento me apené y bajé la vista, lo que estaba sintiendo no era nada normal y eso me asustaba, sin querer comencé a morderme las uñas como siempre lo he hecho cada vez que me pongo nerviosa.

- ¿Qué te causa ansiedad Laura?

- ¿Eh? - le miré con el dedo aún en la boca.

- ¿Qué te causa ansiedad?, no es muy normal que te muerdas las uñas, ¿a qué se debe tu ansiedad? - me volvió a preguntar mientras posaba su barbilla en el dorso de sus manos.

- ¿Ansiedad?... mmmm... no, no creo tener ansiedad... - por mi bien y antes de que siguiera insistiendo con lo de las uñas deje de hacerlo, me senté derecha y le miré a los ojos, esos hermosos ojos obscuros en los cuales por un momento sentí que me perdería, por lo cual volví a bajar la mirada.

- Es la primera vez que te veo sin tu amiga Dennis, hace unas horas me enteré de que Armando es su novio.

- Sí, lo sé, ese estúpido... - ¡Dios! Eso lo dije sin querer solo salió, miré a mi maestra para ver su reacción ante ese comentario.

- Así que de ahí viene tu ansiedad - me dijo sin dejar de verme.

- ¿Qué? - le miré extrañada.

- Mírate tu misma solo te dije lo de Dennis y de inmediato te llevaste los dedos a la boca.

Me quedé atónita ¡era cierto! y ¡ni cuenta me había dado!, apenada baje la mano y suspiré tan hondo que mi maestra me vio con curiosidad.

- Dime Laura ¿te molesta que Dennis tenga novio?

- Bueno no me enfada, es solo que por él a lo mejor y pierde clases y eso no me gustaría.

- Entonces ¿te preocupan sus estudios?

- Sí, bueno, sé que ella es muy inteligente pero creo que ese Armando es un burro y tal vez la lleve por un mal camino.

- Aparte de Dennis tienes ¿otros amigos?

- No, bueno el Tío es mi amigo y le hablo a muchos del salón, pero solo Dennis es mi amiga.

- Deberías tratar de interactuar más con tus demás compañeros y compañeras, estas en la edad de tener muchos amigos, de divertirte, claro sin olvidar tus estudios, imagínate el día que Dennis y tu vayan a la Universidad ya no estarán juntas y debes empezar a relacionarte más con la gente, no es bueno que estés todo el tiempo sola - tocó su frente con la punta de sus dedos.

- Sí, creo que tiene razón, trataré de hacerlo.

- Bien es un buen comienzo, verás que eso te ayudará bastante en lo futuro.

- Me retiro maestra porque aun no he comido.

- Adelante, nos vemos mañana en clases - abrió su portafolios y saco unos fólderes.

Al salir de su oficina empecé a razonar sus palabras, era verdad que desde siempre Dennis y yo habíamos estado juntas, solo ella y yo compartiéndolo todo pero ahora ella me abandonaba y me dejaba sola, me sentí traicionada, sin embargo no podía dejar de quererla, caminé hacia la cafetería faltaban escasos 15 minutos para el termino del receso, y mi siguiente clase era química, lo que me hizo recordar que tenía que comprar el libro, fui a la biblioteca no me llevo más de 5 minutos comprarlo, bien ya lo tenía ahora si comprendería mejor al maestro porque había veces que no captaba las ideas que decía, al salir de ahí fui a la cafetería, al entrar no me fijé y tropecé con otra chica la cual me tiró su café encima.

- ¡Cielos, te quemaste? - me preguntó preocupada.

- No, no, upss!, je, era mi mejor blusa - dije mientras revisaba la mancha.

- Lo lamento no fue mi intención - dijo la joven mujer - por favor - dijo apenada - sentémonos en aquella mesa.

Hice como ella me dijo, en su momento no me di cuenta pero era una mujer muy alta ¿cuánto mediría, casi 1.80?, al llegar a la mesa me invitó a sentarme y con ello olvidé lo que pensaba, cuando me hube sentado le miré por un momento, sin duda tenía mucho más edad que yo tal vez tenía unos veintitantos años, cosa que no me sorprendió pues el Tío tenía 24 años, el color de su cabello era oscuro como la misma noche le llegaba poco más abajo de sus hombros parecía una suave cascada, sus ojos eran grandes color azul, un azul tan profundo como el mar, su nariz delineada, su boca mediana de labios rojos, la tez canela de su rostro contrastaba con un ligero rubor que le cubría sus mejillas, sus manos perfectamente cuidadas y vestía muy formal, zapatos de planta baja negros, pantalón de vestir negro y saco del mismo color, su blusa blanca lisa, dejo sobre la mesa un portafolios negro y tomó varias servilletas las cuales estaban en una mesa adjunta y comenzó a tratar de limpiar la mancha de mi blusa, eso me pasaba por andar sin el suéter.

- No es necesario que hagas eso - le dije mientras le sonreía - fue solo un accidente, no te preocupes, ya la lavaré.

- En verdad no te molesta? - me preguntó ruborizada todavía.

- Descuida, eso le sucede a cualquiera, además fui yo quien no se fijo - sonreí tranquilamente y por supuesto la pregunta de siempre surgió en mis labios - ¿cómo te llamas?

- Karla y ¿tú? - me extendió la mano.

- Laura, me da gusto conocerte Karla - le estreché la mano, ella me dio un firme pero suave apretón - y ¿qué estudias? Pregunté de lo más natural.

- Nada.

- ¿Cómo? - creo que puse cara de tonta pues ella se rió.

- Sí, sucede que hace un año me titulé ¿sabes?

- ¿Titulada? - pregunté curiosa.

- Sí, así es - me respondió de lo más natural - soy licenciada en Biología - me sonrió.

- ¡Oh!, eso quiere decir que tu, digo que usted, es, es...

- Profesora, sí así es - me sonrió dejándome ver la blancura de sus dientes.

- ¡Oh!, cielos disculpe usted - bajé la mirada apenada, era una profesora y yo le había hablado como si fuera una estudiante más.

- ¿Usted?, y ¿disculpas? Pero ¿de qué? si fui yo quien te derramó el café sobre tu mejor blusa, además esta bien, puedes hablarme de tu, aún no eres mi alumna para que me trates de usted - se agachó un poco para verme la cara.

- Emm, oomm, bueno, si, si en verdad no le molesta - levanté la mirada solo para ver una sincera y hermosa sonrisa - "pero que hermosa es" - pensé.

- ¿Sucede algo? - me preguntó mirándome con curiosidad.

- No, no nada - desvié la mirada dejándola vagar por los alrededores de la cafetería - ¿y que materia imparte? - pregunté sin mirarla.

- Biología y Química - me respondió - ¿me permites un momento?

- ¡Eh? - volví a mirarla ella solo sonrió mientras se levantaba - sí, si por supuesto - dije casi balbuceando.

- Enseguida regreso - dijo alejándose de la mesa, me miré las manos en las que jugaba una servilleta la cual tenía ya casi rota.

"Qué mujer más linda" ese fue el primer pensamiento que se me vino a la mente, bueno últimamente las chicas están llamando poderosamente mi atención, cosa que por un instante me descontroló, sin embargo no pude hundirme más en mi cavilación ya que Karla volvió y depositó frente de mí un sándwich y un refresco de cola.

- Oye esto no es necesario.

- Acéptalo por favor, es una manera de compensarte por tu blusa.

- De acuerdo gracias... - me animé un poco y trate de sacar conversación - y ¿cómo es que no te vi el semestre pasado?

- Lo que sucede es que vine a sustituir a Reyes ¿lo conoces?

- No, apenas este semestre empezamos con química llevamos apenas dos clases.

- Bueno el profesor Reyes acaba de Jubilarse y es por eso que tuve la oportunidad de entrar a trabajar y también doy biología porque la profesora Inés se ha ido de incapacidad por lo de su embarazo ¿sabes?

- Ya, entonces tal vez me des química el semestre que viene. Y como la profesora Inés me da clases pero dices que se ha ido de incapacidad ahora serás tu quien nos de biología ¿cierto?

- Sí, es probable... ¿en qué grupo estas? - posó los codos sobre la mesa y recargó su barbilla en el dorso de sus manos.

- En el K-L.

- Ya veo, por lo visto biología si te daré - sonrió - la materia de Química te la imparte Fuentes ¿verdad?

- Sí, así, es - le sonreí - ¡oh! - exclamé recordando mi clase de química - es verdad tengo clase y ya son - mire mi reloj - suspiré - más bien tenía clase de química.

- Disculpa, no quería que perdieras esa clase, ¿quieres que te acompañe a tu salón? Le diré que estuviste conmigo y de esa forma te dejará entrar.

- No, no sé si lo conozcas pero es muy puntual y no deja entrar a nadie a clase después de que él esta adentro y menos aún cuando esta dando la clase - volví a suspirar - en ese momento recordé - ¿No tienes alguna clase?

- No, los Martes tengo dos horas libres ¿sabes? - por un momento me miró atentamente y después miró el libro que tenía yo a un lado sobre la mesa.

- Ven - me dijo mientras se levantaba - toma tus cosas.

Pobre chica todavía de que le tiro el café encima la dejé sin su clase de química, Laura tomó el refresco y lo metió en su mochila; es una jovencita agradable y muy bonita sin duda, su rubia cabellera le llega hasta casi la mitad de su espalda, en sus ojos verdes aún puedo ver la inocencia propia de la juventud, el sonrojo le cubre por completo sus mejillas debido a la blancura de su piel y ahora que le miró de pie frente a mí veo que le saco un buen tajo en cuanto a la altura. En una mano lleva el sándwich y en la otra su libro de química y en su espalda su mochila.

- Anda sígueme - le dije.

Salimos de la cafetería, pasamos por la explanada en la que todavía muchos chicos y chicas seguían caminando y platicando entre ellos, a pesar de ya haber comenzado de nuevo las clases, una gota de lluvia cayó en el dorso de mi mano.

- Parece ser que lloverá - le comenté.

- Sí, el cielo esta muy cargado de nubes negras - en el semblante de Laura se dibujó una leve sonrisa.

- Por lo visto te gusta este tipo de clima.

- Sí, el aire tiene un aroma a melancolía ¿no lo crees? - suspiro viéndome a los ojos.

- Melancolía, ¿eh? - sonreí meneando la cabeza en forma negativa - pero si a tu edad... bueno para empezar ¿qué edad tienes? - le pregunté.

- 16 años y... ¿usted?

- ¿Usted? - le pregunté sonriente.

- Bueno es que ahora ya sabes que seré tu alumna.

- Haré un trato contigo solo tu podrás hablarme de tu ¿te parece bien? - le guiñé.

- De acuerdo... - dijo un tanto apenada - ¿qué edad tienes?

- 25 años - salimos de la explanada y nos dirigimos a los laboratorios.

- 25 - dijo tras una pausa - que bien y ya estas titulada, espero estarlo igual cuando llegue a tu edad.

- Si estudias lo suficiente lo estarás créeme - le contesté sin mirarla.

Por fin llegamos a la entrada de uno de los laboratorios saqué mi llavero y tomé una llave, la metí en la gastada cerradura y dando un par de vueltas y jalando un poco hacia mi la puerta la abrí y le invité a pasar, prendí las luces, el laboratorio se iluminó por completo, las ocho mesas de madera pintadas de color negro rayadas por los mismos alumnos y mostrando claros signos de quemaduras provenientes de algunos ácidos y de la flama de los mecheros se veían limpias, las llaves de agua en color azul y las de gas en color amarillo se hallaban perfectamente cerradas, el piso se veía recién barrido y los bancos acomodados perfectamente seis en cada mesa, las paredes blancas, los dos estantes del fondo del cuarto perfectamente cerrados, los vidrios de los mismos limpios permitiendo ver los frascos de diversos tamaños los cuales contenían diversos fetos de animales embebidos en formol para su conservación. Aún lado del pizarrón se hallaba una puerta blanca que tenía una saliente de al menos 20 centímetros justo a la mitad, esta puerta podía abrirse según la necesidad, solo la parte de arriba o bien la parte de abajo. Dejé mi portafolios sobre el escritorio, mientras Laura miraba todo a su alrededor como si fuera esa la primera vez que entraba en ese laboratorio.

- Pues bien siéntate por favor - le dije mientras sacaba de mi portafolios un gis y el borrador.

- Sí - me contestó sentándose en la tercera mesa.

- Ya te imaginaras lo que haremos ¿no es así?

- Me darás clase - dijo sonriente - mientras abría el libro en la primera página.

- Así es... - le sonreí.

12 comentarios:

  1. ¿Cómo haces para que me encante todo lo que escribes? La verdad es que tengo ganas de leer todas las continuaciones de todas tus historias y todos tus FF!!!!
    Has creado un monstruo jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Uuuyy...!! que bueno me encanta...!! sabes, en verdad eres buena.. que digo buena..!! ESTUPENDA..!!! ya te abras dado cuenta que que sigo todos tus cap.. jijiji me gusta mucho..!! este espacio en verdad.. arigato..!! un abrazo fuerte, fuerte, fuerte... y con mucha ternura!!! ;-)
    PD: ya se cual es mi droga aora jijijii

    ResponderEliminar
  3. aaaaaa por favor continua con esta historia quiero saver que va apasar necesito saver que ba aseguir ayer cuando leeia tu blog pense que alo mejor ablia atra chava implicada en esta historia y por lo que veo asi sera que lindo en serio quiero mas me muero por saver que va apasar

    ResponderEliminar
  4. hermosa princesita no crei que me gustara esta historia pues porque mmmm para ser sincera le coloco mas cuidado a shiznat pero ahhhhhh eres magnifica diosssss que mujer tan talentosa y bella, me tienes atrapada con todas tus historias XD
    te dejo un besote hermosita, talentosa, preciosa, divina, maravillosa mujersota, gracias por todo sigue asi
    att:nena_chan

    ResponderEliminar
  5. Karla <3 Dios como amo a esta mujer *.* y sigo leyendo esta historia, decidí leerla por cuarta vez =D

    Sheila siempre agradecida por su talento y mas por compartirlo con todas nosotras, en serio muchas gracias.

    Aquí estaré esperando las continuaciones de las historias, así que ánimo con el blog ^^

    Besos gigantes y abrazos para ti Sheila <3

    ResponderEliminar
  6. que sera un triangulo amoroso o sera que la maestra la ayuda a asectar eso semtimientos ¿con quien se quedara laura? ¿que pasara? que emosionante quiero mas ya lo e leeido mas de 3 veses

    ResponderEliminar
  7. Mi querida MzDaRkGirL me alegra haber creado un mounstro en ti (aja,ja,ja,ja,ja,ja,ja viveeee, viveeeeeeeeeee ) xDDDDDDDD naaah ja,ja,ja,ja,ja Bellisima gracias por tus comentarios son lindisimos Te Mando Mil Besos hermosa!!!

    Hola guapisima Anedemi, yep ya me he dado cuenta que sigues todas las historias que publico Gracias guapa!!! y mil gracias más por el abrazo ricooo ya tenía ganas de un yo te mando otro a ti y mi Besos hermosa!!!

    Gracias alexygeo me encanta tu entusiasmo, me alegra que esta historia te haya atrapado yeeeaahhh, aaah, es tan lindo muchas Gracias Hermosa!!!

    Hola nena_chan hermosa, me alegra que también te gustara este historia mil gracias por leerla y ojala también te logre atrapar como las de Shiznat, muchas gracias por el beso yo te mando o otro y otros mil besos más Guapa!!!

    Mi estimaditsitzma Al3 como estas mi amigatzatza del almatzatza que bien que este por acá acompañandome en esta nueva etapa blogspotera xDDDDD Gracias reina por tus comentarios, je,je,je, yo sé que me amas yo también te quiero mucho, también te mando besos y abrazototes Hermosa!!!

    Gracias hermosas por sus comentarios ustedes son lo máximoooo!!!

    ResponderEliminar
  8. Ah! Esto esta cada vez mas interesante, ya me atrapaste de nuevo con tus historias...
    Voy a aprovechar q hay dos capi mas y a seguir leyendo...^^

    ResponderEliminar
  9. esta historia la lei hace mucho tiempo en un foro yuri, y justamente hoy la queria leer para ver si ya habian mas contis y me alegro de que si...
    ahora esta historia se parece muxo a algo que pasa en mi escuela jeje

    ResponderEliminar
  10. me encanto y me dijo insierta continuala onegai

    ResponderEliminar
  11. You're so cool! I don't think I've read through a single thing like that before. So nice to discover someone with some unique thoughts on this topic. Seriously.. many thanks for starting this up. This website is something that is required on the web, someone with a bit of originality!

    My homepage http://www.xxxsexymilfs.com

    ResponderEliminar
  12. En que momento y con que justificación la 1a persona pasó a ser 3a????

    ResponderEliminar